•    Tom Wolfe: Punto final al viejo nuevo periodismo

•    Tom Wolfe: Un icono lleno de contradicciones

•    Tom Wolfe, gran intérprete de la sociedad estadounidense, muere a los 88 años.

•     Cáustico y brillante, creó escuela con sus artículos y triunfó con 'La hoguera de las vanidades'.

Thomas Wolfe era un icono. Su vestimenta, a mitad de camino entre el dandi y el clown, según quien la juzgara, era reflejo adecuado de las contradicciones de su estilo.

Tom Wolfe, el dandi de traje blanco que revolucionó el oficio de cronista en los sesenta, murió el lunes en Nueva York a los 88 años. Cáustico, brillante, demoledor, narró con audacia la sociedad estadounidense tanto desde la realidad como desde la ficción, con libros de gran éxito (La hoguera de las vanidades o Elegidos para la gloria) y artículos de leyenda. Su agente literario, Lynn Nesbit, informó del fallecimiento a causa de una infección, sin aportar más detalles. Con Wolfe se va uno de los últimos precursores del nuevo periodismo, ese club de reporteros que decidió aplicar a la prensa las técnicas de la novela.

Nació en 1930 en Richmond, la capital del Estado de Virginia, y era nieto de un carabinero confederado. Se doctoró en estudios americanos por Yale y, tras comenzar trabajando de redactor de un periódico de Massachusetts llamado Springfield Union, a mediados de los 60 dio el salto a revistas como New York y Esquire. Se lanzó entonces a explorar nuevas formas de narrativa periodística.

Un reportaje de Gay Talese de 1962, sobre el boxeador Joe Louis, le abrió esa veta: vio que se podían contar las noticias, las historias de la calle, de otra forma. Así comenzó a cultivar unos textos preciosistas en las descripciones, que desarrollaban los personajes y jugaban con el punto de vista. Importó, en definitiva, las fórmulas de la literatura de ficción a la crónica de los hechos. Junto a Talese, Truman Capote o Joan Didion, cimentó un nuevo estilo que plasmó en el libro El nuevo periodismo. En 1987 dio el salto a la ficción con La hoguera de las vanidades, su obra más conocida y aún considerada como la gran novela de Nueva York, que, a partir de un joven triunfador que atropella a un chico negro en el Bronx, cuenta las cloacas de la metrópolis.

Escribía con bisturí y mala sombra. Así diseccionó sin piedad la opulencia cínica de Nueva York en La hoguera, los conflictos raciales de Atlanta (en Todo un hombre) o, ya en su última etapa, descuartizó Miami para hablar de la inmigración (en Bloody Miami). Así se pronunciaba también sobre cualquier asunto político o social de actualidad, mordaz, penetrante. “Un intelectual es alguien que sabe sobre un asunto, pero que, públicamente, solo habla de otras cosas. Y cuando [ Noam] Chomsky empezó a denunciar públicamente la guerra, ¡de repente se convirtió en un intelectual! Aquí un intelectual tiene que indignarse sobre algo”, apuntó en una extensa entrevista con EL PAÍS, en 2005.

Su actitud literaria y vital, de pura sátira, le granjeó críticas y adversarios, como recuerda su legendaria enemistad con el también periodista y escritor Norman Mailer. Wolfe pisó muchos callos. Uno memorable fue el de la crónica de 1970 en The New York Magazine titulada Estas veladas radicales chic, en la que relató cargado de ironía la fiesta que Leonard Bernstein y unos amigos de la crema estadounidense habían organizado en la elegante casa del compositor en Manhattan, un dúplex de 13 habitaciones ubicado en Park Avenue, con el fin de recaudar fondos para los Panteras Negras. El texto destrozó a sus protagonistas y la expresión radical chic se popularizó. Según Wolfe, le empezaron a llamar conservador a partir de entonces. “Muchos me preguntaron: ‘¿Cómo pudiste hacerles quedar mal?’ ¿Yo? ¿Acaso invité yo a los Panteras Negras a mi casa para que me entretuviesen? Lo hicieron ellos, porque pensaron que era muy chic”, decía en otra entrevista en 2014.

Burla de todo lo establecido

Había crecido en un ambiente religioso y conservador, no tenía problemas en defender su voto a George W. Bush y la decisión de atacar Irak ni en burlarse de todo lo establecido. Llevaba casado desde 1978 con Sheila Berger, que fue directora de arte de la revista Harper, con la que tuvo dos hijos. En los últimos años vivía bastante retirado de los focos en su lujoso piso del Upper East Side, pero nunca, ni en sus últimas apariciones, se le podía ver sin esos elegantes trajes blancos y sombreros, marca de la casa.

La puntuación hiperbólica y el uso histriónico de las onomatopeyas han envejecido peor, pero su forma de narrar la vida, en textos de largo aliento, prolijos en detalles, y aun así llenos de energía, es adorada en las facultades de periodismo, donde El nuevo periodismo sigue siendo un manual de referencia. El nuevo-nuevo periodismo, el que empezaba a adaptarse a la revolución digital, sin embargo, no acababa de gustar a Wolf de los últimos años, quien lo veía sinónimo de prisas y brevedad, incompatibles con su concepción del relato. También abominaba del uso de la primera persona.

Otros cambios sorprendían al viejo Wolfe. En 2013, en una presentación en Barcelona de su libro Bloody Miami, alguien preguntó por una posible independencia de Cataluña. “Si Nueva York tiene un alcalde blanco [Bill de Blasio] casado con una intelectual afroamericana que antes decía que era lesbiana y con un hijo con peinado afro quiere decir que el mundo está cambiando y también os podría pasar a vosotros”, dijo.

Y más sorpresas sacudirían Estados Unidos años después. Tom Wolfe ha muerto con Donald Trump, un personaje tan prototípico de La hoguera de las vanidades, la encarnación pura del yuppie Sherman McCoy, sentado en la presidencia de Estados Unidos. Es un epílogo perfecto para la sátira de Wolfe.

Un icono lleno de contradicciones

Tom Wolfe deploraba la pusilanimidad de los novelistas contemporáneos

En plena resaca del éxito de su obra más conocida, La hoguera de las vanidades (1987), Tom Wolfe publicó su manifiesto sobre el arte de escribir novelas: como dejaron sentados los grandes del género, Charles Dickens, Honoré de Balzac o Émile Zola, se trataba de adentrarse en los escondrijos del sistema social y, con la ayuda de una pluma y un cuaderno, documentarse. Deplorando la pusilanimidad y el ombliguismo de los novelistas norteamericanos contemporáneos, invocó el ejemplo de Zola, quien en 1884 descendió a las minas de Anzin a fin de documentarse para escribir Germinal: “Se necesita un batallón de zolas para adentrarse en este país tan salvaje, extraño, imprevisible y barroco, y reclamar lo que nos pertenece. Si los novelistas no hacen frente a lo obvio, la segunda mitad del siglo XX pasará a la historia como la época en que los periodistas se adueñaron de la riqueza de la vida norteamericana usurpando los recursos de la literatura”. Al poner en práctica sus ideas, Wolfe revolucionó la expresión periodística de su tiempo.

Reducido al máximo, el entonces naciente Nuevo Periodismo consistía en reconocer que, como verdadero intérprete de los nuevos tiempos, el periodista tenía la obligación de imprimirle al lenguaje de la no ficción el rigor y la perfección artística hasta entonces reservados al discurso novelístico. Ha transcurrido más de medio siglo desde entonces, pero la lección de Wolfe y quienes junto a él gestaron tal cambio, sigue vigente. Doctor en literatura por Yale, el escritor sabía perfectamente lo que hacía. Se inició en el periodismo haciendo reportajes para The Washington Post. En 1962 se trasladó a Nueva York, donde sus colaboraciones para el Herald Tribune, lo convirtieron —para bien y para mal, nunca le faltaron enemigos— en el centro de atención de los círculos literarios del país. Su singularísimo estilo —lenguaje delirante, ingenio maléfico y burlón, una perspicacia inigualable para llegar al fondo de personas y cosas, un dominio magistral de la sátira y la ironía— crearon escuela. Las revistas más prestigiosas del país, Esquire, New York y Rolling Stone compitieron ferozmente por su firma. Wolfe llegó hasta el fondo en la disección de fenómenos de gran complejidad: la generación beat; la cultura de las drogas; los Panteras Negras; la contracultura de los años sesenta; la carrera espacial; el mundo del arte, la lacra inextirpable del racismo; la vida universitaria. Sus títulos, muchos de ellos trabalenguas intraducibles (The Electric Kool-Aid Test, The Pump House Gang, Radical Chic & Mau-Mauing the Flak Catchers, Mauve Gloves and Madmen, Clutter and Vine), etiquetaban a la perfección su estilo: delirante, único y, pese a sus muchos imitadores, irrepetible.

Provocativa y demoníaca, su risa daba al traste con todo. Sobre todo, Thomas Wolfe era un icono. Su vestimenta, a mitad de camino entre el dandi y el clown, según quien la juzgara, era reflejo adecuado de las contradicciones de su estilo. Como novelista, su triunfo fue desmesurado, aunque cada título despertó menos interés que el anterior. Para muchos, su primera novela, Lo que hay que tener (1979), sigue siendo la mejor. La que más proyección le daría fue sin duda La hoguera de las vanidades (1987). Lo que vino después: Todo un hombre (1998), Soy Charlotte Simmons (2004), Bloody Miami (2012), evidencian una progresiva pérdida de fuerza.

Desde las páginas del The New Yorker, John Updike lo fulminó sin contemplaciones, pero jueces tan severos y respetables como Norman Mailer o Harold Bloom supieron ver en él a un novelista de talento. Probablemente, fue Mailer quien lo diagnosticó mejor al señalar que el problema consistía en que Wolfe había optado por escribir mega-best-sellers, y estaba condenado a padecer las consecuencias.

El País
Amanda Mars
Eduardo Lago
Washington, DC. EU.
Martes 15 de mayo de 2018.


El fundador de Facebook comparece en el Capitolio para dar explicaciones por el masivo robo de datos por parte de Cambridge Analytica.


El fundador y máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica este martes por primera vez ante el Congreso de Estados Unidos para dar explicaciones por el escándalo de Cambridge Analytica y la fuga masiva de datos de usuarios de la red social, un conflicto que se suma y combina con la difusión de propaganda rusa en las elecciones presidenciales de 2016. La imagen Zuckerberg, de 33 años y paradigma del sueño emprendedor americano, vive horas bajas ante la mayor crisis de esta la compañía. "No hicimos lo suficiente", admitió el empresario a los legisladores, "fue mi error y lo siento", recalcó.

Hasta ahora, el empresario nunca había comparecido en el Capitolio. La estrella de Silicon Valley, un multimillonario acostumbrado a vestir con camisetas de manga corta, siempre había delegado a sus subordinados la tarea de ofrecer explicaciones a los legisladores, pero estos días se pasea por Washington con traje, corbata y cara de circunstancias. Se encontró con unos legisladores duros, republicanos y demócratas, que le cuestionaron por todo lo ocurrido, así como por la fiabilidad de sus explicaciones.

Una pregunta del republicano John Thune resumió bien el estado de ánimo, una inquietud general: "Después de 10 diez años diciendo que podían haberlo hecho mejor, ¿qué hay de diferente en la disculpa de hoy? ¿Por qué deberíamos confiar en que Facebook hará los cambios necesarios para asegurar la privacidad de la gente?", inquirió. Zuckerberg respondió insistiendo en el aprendizaje de los errores y en que reforzarían los controles.

El detonante de la audiencia de este martes es el caso de Cambridge Analytica: la consultora tuvo acceso a los datos de 87 millones de usuarios sin que ellos lo supieran, un botín informativo que se utilizó con fines electorales. Sirvió al equipo electoral de Donald Trump para poder conocer mejor y segmentar a los votantes en su carrera a la Casa Blanca, por un parte, y fue explotado por las plataformas partidarias del Brexit en el Reino Unido, por otro. Facebook habló primero de 50 millones de cuentas afectadas, pero la semana pasada elevó la cifra. Además, por boca del propio Zuckerberg, admitió que los perfiles de la mayoría de su ingente comunidad de miembros —2.200 millones— era vulnerable a ataques de este tipo.

“No hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se utilizasen también para hacer daño. Eso incluye las noticias falsas, la interferencia extranjera en las elecciones y los discursos del odio, así como los datos privados y los desarrolladores. No tuvimos una visión lo suficientemente amplia de nuestras responsabilidades y eso fue un gran error. Fue mi error y lo siento. Yo empecé Facebook, yo lo dirijo y yo soy responsable por lo que ocurre aquí”, afirma el empresario en su declaración inicial en el Capitolio, según el texto difundido el día anterior.

Porque, aunque el escándalo de Cambridge Analytica haya provocado estas audiencias, Facebook y otras grandes tecnológicas como Twitter o Google llevan más de un año en el centro del debate en Washington. Las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 pusieron sobre la mesa el uso perverso de las redes sociales para difundir informaciones falsas, fomentar la división y -en el caso de la trama rusa- intentar favorecer la victoria electoral de Trump.

Zuckerberg comparece ante dos órganos del Congreso estadounidense, el Comité Judicial del Senado este martes y el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de representantes al día siguiente, miércoles. Sin embargo, ha rechazado acudir al Parlamento británico para dar explicaciones, algo que ha molestado enormemente a los legisladores de Reino Unido.

La compañía se halla inmersa en una gran crisis de reputación. Las acciones han caído un 14% en Bolsa en las últimas tres semanas, la campaña #deletefacebook (en español, #borrafacebook) causa estruendo más allá de los efectos reales y algunos analistas creen que la red puede ser objeto de multas millonarias. Mientras, según un sondeo de la plataforma Axios, su popularidad ha caído 28 puntos en cinco meses, el doble que otras tecnológicas castigadas por el conflicto de la propaganda y las elecciones.

El pasado octubre un directivo Facebook admitió en el Senado que una compañía vinculada al Kremlin llamada Internet Research Agency, ubicada en San Petersburgo, había realizado hasta 80.000 publicaciones en su plataforma entre enero de 2015 y agosto de 2017. Unos 29 millones de usuarios habían tenido acceso a estos contenidos, que se viralizaron de forma que alcanzaron a 126 millones de usuarios (la primera estimación eran tan solo 10 millones).

Al principio, el fundador de Facebook quitó importancia al papel de la red social en la difusión de noticias falsas. “Creer que influenció las elecciones de alguna forma es una idea bastante loca”, llegó a decir, pero los números fueron haciéndole cambiar de parecer. En paralelo, los servicios de inteligencia publicaron un informe en el que daban por seguro que el Kremlin había tratado de interferir en las presidenciales y que la propaganda a través de redes sociales era una pata de esta estratagema.

Al margen del mea culpa general, la compañía ha empezado a notificar lo sucedido a millones de usuarios afectados por el robo de datos por parte de Cambridge Analytica. También ha anunciado la creación de una comisión independiente que investigará “los efectos de las redes sociales en las elecciones y la democracia”.

Las medidas a tomar para evitar el robo de datos, por complejas que parezcan, plantean menos problemas de fondo que lo que las redes sociales pueden hacer para controlar el flujo de propaganda o informaciones apócrifas, un asunto que entra de lleno en la libertad de expresión. La compañía ha alegado muchas veces que no puede convertirse en “árbitro” de la verdad.

El País
Amanda Mars
Washington, DC, EU.
Martes 10 de abril de 2018.


Matías Romero, Oaxaca.- Una caravana de migrantes centroamericanos que provocó las iras del presidente estadounidense estaba detenida el martes en una arena deportiva en el sur de México sin manera de llegar a la frontera con Estados Unidos, al tiempo que Donald Trump volvió a amenazar a México con tuits.

“La gran Caravana de Gente desde Honduras, que está cruzando México y acercándose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’ debe ser detenida antes de llegar”, escribió Trump. “La fuente de beneficios del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) está en juego, lo mismo que la ayuda exterior a Honduras y otros países que lo permitan”.

La caravana que llegó a tener 1,150 personas o más se detuvo hace días en la población de Matías Romero, en el estado sureño de Oaxaca.

El martes, los miembros del grupo _principalmente hondureños_ que venían marchando por los costados de caminos y vías de tren se detuvieron a preparar sus pobres desayunos con alimentos donados.

Funcionarios de inmigración les daban asesoría para solicitar visas mexicanas de tránsito o humanitarias.

Aunque el domingo unos 200 hombres abandonaron al grupo y subieron a un tren rumbo al norte _quizá con la intención de llegar a Estados Unidos_, parecía improbable que el resto reanude su marcha antes del miércoles o jueves. Estas personas quizá subirán a autobuses que los lleven hasta el último punto del trayecto de la caravana, un simposio sobre derechos de los inmigrantes en el estado de Puebla, en el centro del país.

Irineo Mújica, director de Pueblo Sin Fronteras, el grupo activista detrás de esta reunión simbólica anual, dijo que la caravana continuará su travesía solo hasta la ciudad de Puebla, al sureste de la Ciudad de México, “pero no en la magnitud masiva”. Después del simposio, algunos migrantes podrían continuar su viaje a la capital de México, donde es más fácil solicitar asilo. Mújica dijo que entre 300 y 400 de los migrantes aseguran que tienen parientes en territorio mexicano y por ende consideran permanecer en el país al menos temporalmente.

Aunque había reportes de que México quería poner fin a la caravana, prácticamente había terminado. Los participantes carecían de equipo para marchar en masa hasta la frontera con Estados Unidos.

Las caravanas “Estaciones de la Cruz” se realizan anualmente en el sur de México desde hace unos 10 años. Comenzaron como procesiones breves de migrantes, algunos con ropaje bíblico y cargando cruces, como protesta de Pascuas contra los secuestros, extorsiones, golpizas y asesinatos que padecen muchos migrantes centroamericanos al cruzar México.

Las partes organizadas de las caravanas generalmente no sobrepasan el estado de Veracruz, sobre la costa del Golfo de México, pero algunos participantes, individualmente o en pequeños grupos, continúan en autobús o camión hasta la frontera.

Los eventos de este año aparentemente tuvieron más repercusión en Estados Unidos, y Trump ha emitido tuits que han enfurecido a México, que en años recientes ha detenido y deportado a cientos de miles de migrantes centroamericanos antes de que puedan llegar a la frontera.

“México hace muy poco, si no es que nada, para detener a las personas que cruzan a México por su frontera sur, y después a Estados Unidos. Se ríen de nuestras tontas leyes de inmigración. Deben parar el enorme flujo de drogas y personas, o yo pararé su fuente de liquidez, el TLCAN. ¡Necesito el muro!”, escribió Trump. “Con todo el dinero que ganan de Estados Unidos, esperemos que impidan a las personas que pasen a través de su país e ingresen al nuestro, al menos hasta que el Congreso modifique nuestras leyes de inmigración”.

El secretario de Gobernación (Interior), Alfonso Navarrete Prida, rechazó esas exigencias.

“Actuamos con absoluta soberanía en el cumplimiento de nuestras leyes”, dijo el lunes Navarrete Prida. “Sí, desde luego actuaremos.... con estricto cumplimento de nuestra ley migratoria, sin presión alguna de país alguno”.

En un comunicado emitido el lunes por la noche, el gobierno de México indicó que unos 400 participantes en la caravana ya habían sido enviados de vuelta a sus países de origen.

“Bajo ninguna circunstancia el gobierno de México promueve la migración irregular”, se afirma en el texto de la Secretaría de Gobernación.

Hizo notar que México considera estas caravanas anuales como “una manifestación pública que busca llamar la atención sobre el fenómeno migratorio y la importancia del respeto a los derechos de los migrantes centroamericanos”. Al gobierno estadounidense se le ha informado totalmente de la situación, agregó.

La secretaría dijo también que, a diferencia con las caravanas realizadas en años anteriores, “en esta ocasión autoridades migratorias mexicanas han procedido, conforme a la legislación correspondiente, a ofrecer la condición de refugio en los casos en que así proceda”, pero insinuó que no depende de México evitar que la gente continúe hasta Estados Unidos para solicitar asilo.

“No compete a este gobierno ejercer decisiones migratorias de Estados Unidos o de cualquier otra nación, por lo que serán las autoridades competentes de la Unión Americana las que decidan, de ser el caso, autorizar o no el ingreso a su territorio de los integrantes de la caravana que lo solicitaran”, añadió.

Navarrete Prida conversó el lunes con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen.

Nielsen tuiteó luego que la conversación se refirió concretamente a la caravana anual de migrantes. “Trabajando con funcionarios mexicanos de cara a la caravana extranjera anual ilegal. Explorando todas las opciones”, escribió.

México suele detener a centroamericanos, a veces en cifras que igualan a las de Estados Unidos. Las deportaciones de extranjeros bajaron de 176,726 en 2015 a 76,433 en 2017, en parte debido a que se cree disminuyó el número de los que llegan a México, y aumentó el de los que solicitan asilo en el país.

México aceptó 3,223 solicitudes de asilo efectuadas en 2016, y 9,626 presentadas el año pasado están en trámite o recibieron luz verde.

AP
Matías Romero, Oaxaca, Mx.
Martes 03 de abril de 2018.


San Diego– Los traficantes de drogas necesitan servicios de teléfonos de usos múltiples confiables, y el empresario de Vancouver Vincent Ramos está acusado de suministrarles precisamente eso a organizaciones delictivas de todo el mundo.

No son Blackberries comunes y corrientes.

Los aparatos eran totalmente rehechos y los componentes que manejan desde las llamadas hasta las fotos y el acceso al Internet eran reemplazados por un sistema de mensajes altamente encriptado, que transmitía las señales a través de sistemas codificados de Panamá y otras naciones, garantizando que los traficantes podían hacer sus cosas sin que las autoridades pudiesen intervenir sus comunicaciones, de acuerdo con los investigadores.

El fundador y CEO de Phantom Secure Vincent Ramos fue detenido en Bellingham, estado de Washington, y espera juicio. Cuatro socios suyos permanecen prófugos, de acuerdo con la Secretaría de Justicia.

El arresto fue producto de una campaña de investigadores de Estados Unidos, Canadá y Australia para desbaratar las organizaciones que facilitan las comunicaciones de los narcos. Las autoridades de Panamá, Hong Kong y Tailandia también ayudaron, señalaron los investigadores.

El FBI cree que hay 20 mil de estos teléfonos especiales en circulación, que dieron a la empresa canadiense unos 80 millones de dólares desde el 2008, según los fiscales.

La mitad de estos aparatos serían usados por delincuentes en Australia.

Y también los emplea el cartel de Sinaloa en México, de acuerdo con los investigadores.

Ramos fue acusado de asociación para delinquir y de conspirar para facilitar la distribución de drogas. Su empresa es acusada a su vez de esconder sus bienes en sociedades fantasmas y en monedas virtuales como los bictoin.

Las autoridades afirman que este es el primer caso de su tipo.

"El encausamiento de Vincent Ramos y sus socios es un hito en el crimen transnacional", afirmó el director del FBI Christopher Wray en un comunicado.

En las últimas dos semanas unos 250 agentes de todo el mundo allanaron 25 viviendas y las oficinas de los socios de Phantom Secure, incluidas instalaciones en Los Ángeles, Miami y Las Vegas, según los fiscales. Se confiscaron servidores, teléfonos, computadoras, drogas y armas. También se tomó el control de más de 150 servidores que usaban los clientes de Phantom, cuentas bancarias y propiedades en Los Ángeles y Las Vegas.

Los cuatro socios de Ramos encausados con él en San Diego son Kim Augustus Rodd, de Tailandia; Younces Nasri, de Dubai, y Michael Gamboa y Christopher Poquiz, ambos de Los Ángeles.

Phantom Secure ofrecía sus servicios abiertamente a "empresas y ejecutivos", pero los investigadores dicen que no cualquiera podía obtener uno de sus aparatos. Un nuevo cliente debía ir recomendado por otro ya existente y se lo sometía a una revisión de antecedentes.

De ser aceptado, se le daba un apodo, como "The.killa", "narco", "elchapo66", "knee_capper" o "leadslinger".

Los Blackberries emplean redes codificadas de Panamá, Hong Kong y otros países con fama de que son reticentes a colaborar con las autoridades de otras naciones. Los servidores son a su vez ocultados detrás de una serie de redes.

Los teléfonos de Phantom pueden comunicarse solo con aparatos de la misma empresa.

Si un teléfono caía en manos de las autoridades, se podía solicitar a Phantom Secure que borrase toda su información, indicaron las autoridades.

Seis meses de servicio costaban entre 2 mil y 3 mil dólares.

Todos los aspectos de los teléfonos de Phantom están pensados para impedir que sean penetrados por las autoridades. Los investigadores, no obstante, habían logrado infiltrarse en una banda que usaba los teléfonos e incluso había conseguido que le diesen uno después de que el capo de la banda, Owen Hanson, un ex jugador de fútbol americano, lo recomendase.

Hanson fue detenido a fines del 2015 y cumple en estos momentos una condena a 21 años de prisión por liderar una banda que traficaba drogas y organizaba apuestas ilegales.

Tras su arresto, Phantom trató de borrar toda la información de su aparato, pero la orden no le llegó al teléfono.

La banda de Hanson quedó al mando de Marc Emerson, detenido en marzo del 2017 después de cargar 194 kilos de cocaína en un camión, según los investigadores. El conductor del camión les dijo a las autoridades que la información del teléfono desaparecería si Emerson no daba señales para cierta hora, y así sucedió.

Investigadores de Estados Unidos y Canadá fueron tendiendo un cerco sobre Phantom Secure. En una ocasión un agente preguntó por teléfono a un empleado de la firma si se podía hablar de venta de drogas en los aparatos y este le respondió que "sin ningún problema" porque usaban servidores de Panamá "a los que nadie tiene acceso", dicen los fiscales.

Otra vez un gente encubierto le pidió a Phantom que borrarse la información de un teléfono porque alguien había sido detenido y había que hacer desaparecer cierta "evidencia". El representante de la empresa borró la información de ambos.

En febrero del 2017 varios agentes encubiertos que se hacían pasar por narcos de alto nivel se encontraron con Ramos en Las Vegas y le dijeron que estaban expandiendo sus operaciones en Sudamérica y Europa. Hablaron abiertamente de su negocio ilegal y dijeron que necesitarían rastreadores de GPS en caso de que tuviesen que localizar soplones para ejecutarlos, indicaron los investigadores.

Ramos dijo que podía suministrarles todo ese equipo.

Los agentes compraron diez aparatos y suscripciones por seis meses, por un total de 20.000 dólares, de acuerdo con documentos legales.

En junio del año pasado los agentes usaron un aparato de Phantom para comunicarse con un presunto traficante canadiense conocido como "La Cabra" y terminaron arrestando a Saysana Luangkhamdeng, a quien le encontraron 24 kilos de ecstasy en su vehículo. El hombre se declaró culpable.

Associated Press
San Diego, California EU
Lunes 19  de marzo de 2018.

   
Cientos de miles de personas se manifiestan en las grandes ciudades de EE UU contra el machismo y las políticas conservadoras de Trump. Un año después de la primera movilización, la mira está puesta en las elecciones legislativas de 2018.

Miles de personas se manifestaron este sábado en Washington, Nueva York, Los Ángeles y decenas de las ciudades más importantes de Estados Unidos para protestar contra las políticas conservadoras de Donald Trump al cumplirse un año de su llegada a la Casa Blanca y, también, de una primera Marcha de las Mujeres que, entonces no se sabía, sería el primer símbolo de un tremendo vendaval feminista a escala global. Entre camisetas con el rostro de la Princesa Leia, la heroína de la Guerra de las Galaxias, citas históricas de Eleanor Roosevelt y múltiples referencias al pussy (en español, coño) -‘Poder pussy’, ‘Este pussy tiene garras’, ‘Soy la única dueña de mi pussy”-, la protesta mostró su músculo a lo largo del estanque reflectante del monumento a Lincoln de la capital estadounidense. Se trata de un lugar cargado de simbolismo, donde Martin Luther King pronunció el famoso discurso del “Tengo un sueño”.

Pero más que de sueños, la joven Jamie Albaum hablaba de quejas esta mañana, frente a la escalinata. “La igualdad entre hombres y mujeres ya está escrita en las leyes, pero no es real en la práctica, y yo estoy aquí luchando por eso”. Albaum, de 22 años, es de las que creen que 2017 fue parteaguas en el movimiento feminista, que sí va a marcar un antes y un después en las reivindicaciones contra la discriminación o el acoso. Cuando se le pregunta si teme que una ola de puritanismo pueda acabar por abrirse paso entre tanta protesta el arqueo de sus cejas sobresale de las gafas de sol: “El acoso a las mujeres es un problema muy grave en los trabajos, hay muchas mujeres con problemas, ese es su problema, no hay caza de brujas”.

La del año pasado en Washington fue una de las manifestaciones más masivas de la historia americana, convocada para protestar por la llegada al poder de un candidato que se había caracterizado por sus pronunciamientos racistas y machistas y con serias acusaciones de acoso detrás. La de este sábado resultó mucho menos multitudinaria, pero con una agenda muy clara: derrotar a los republicanos en las elecciones legislativas de 2018. Emily‘s List, una organización de EE UU que promueve la participación de la mujer en la política, afirma que desde las elecciones presidenciales unas 25.000 mujeres han acudido a ellos interesadas por presentarse a algún cargo electo cuando en todo ese año 2016 solo lo hicieron 920. La resistencia contra Trump parece menos febril, pero más organizada tras 12 meses de políticas sociales regresivas en asuntos como el aborto, los derechos LGTB o inmigración.

“Agárrales por las legislativas”, rezaba una pancarta, parafraseando las frase que Trump dijo en la grabación de un programa televisivo una década atrás, en referencia a que podía hacer con las mujeres gracias a su fama y su poder: “Puedes hacer lo que quieras, agarrarlas por el coño”.Hay quien ve en la Marcha de las Mujeres la semilla de lo que ha sido el movimiento Me too (Yo también) contra el acoso. En Nueva York, Tarana Burke, quien creó el lema hace más de una década, arengó a los manifestantes: “Somos más fuertes que el miedo”, clamó, “los hombres de calidad no temen a la igualdad”.

La protesta congregó a 400.000 personas por las calles de Manhattan. “Había mucha rabia por la llegada de Donald Trump” el año pasado, recuerda Katherine Siemionko, una de las organizadoras, “pero ahora ya no es por él, es por nosotros”. Eso explica que la Marcha de las Mujeres se haya convertido en un fenómeno global y que las manifestaciones, como ya ocurrió hace un año, se reproduzcan en distintas ciudades del mundo a lo largo del fin de semana.

“Las mujeres se levantaron porque se dieron cuenta de que no hay igualdad y entendieron que necesitaban actuar rápido”, dijo Siemionko, “porque esta administración no va proteger sus derechos más básicos. Tampoco los derechos de los inmigrantes, de la comunidad LGBTQ+, de los discapacitados o de la gente de color”.

Nueva York es desde hace décadas la casa de estas comunidades. Es la metrópolis más diversa del país y la que presume de ser la abanderada de la igualdad. La ciudad de los rascacielos se convirtió así tras la victoria Trump en el gran eje de la resistencia contra las políticas que emanan de Washington. “Vuestras leyes destruyen los sueños de millones”, denunciaba otra de las pancartas.

En Nueva York, al término de la protesta se organizó un evento que tenía como objetivo recaudar fondos ayudar a las mujeres con aspiración política a presentar sus candidaturas a cargos públicos. “El próximo paso son las urnas”, insisten desde VoteRunLead.

El País
Sandro Pozzi
Washington / Nueva York
Sábado 20 de enero de 2018.


Avianca ya había cancelado vuelos a Nueva York los días 4 y 5 de enero por "Ciclón Bomba" que azota la costa este de Estados Unidos.

Avianca anuncia nuevas cancelaciones y aplazamientos con destino a Nueva York el 6 y 7 de enero por la tormenta invernal de Grayson, que azota la costa este de Estados Unidos. La aerolínea había cancelado y aplazado vuelos desde el miércoles 3 de enero.

La reducción de visibilidad, los vientos y las precipitaciones de nieve ha limitado las operaciones aéreas a lo largo de la semana. Lea también "Tras "ciclón bomba", un frío ártico se apodera del noreste de EE.UU."

Ante la situación, la aerolínea ha programado vuelos adicionales los días 8 y 9 de enero para contrarrestar las afectaciones del fin de semana.  

Los viajeros con vuelos programados desde y hacia Nueva York y Newark entre el 3 y el 11 de enero, podrán hacer cambios de fecha de viaje, sin pago de penalidad para volar hasta un mes después de la fecha de afectación. Por otro lado, quienes desistan de viajar podrán solicitar el reembolso de su dinero.

Otra alternativa que ofrece la aerolínea sin cobro de penalidad es el cambio de ruta a Boston y a Washington D.C.

El aeropuerto Jhon F. Kennedy (JFK), una de las principales puertas de entradas al país, suspendió operaciones el 4 de enero por sufrir una de las tormentas más intensas de la temporada.  Los aeropuertos La Guardia, que recibe vuelos nacionales, y Newark, en New Jersey, que también sirve a vuelos de Nueva York, cancelaron operaciones el mismo día.

Hace pocas horas la Autoridad Portuaria del JFK informó a través de la cuenta de Twitter @JFKairport que, “están trabajando diligentemente con la Administración Federal de Aviación, las aerolíneas y los operadores de terminales individuales para limitar la llegada de vuelos al aeropuerto JFK hasta que haya puertas de embarque adecuadas que permitan manejar la acumulación de vuelos tras la recuperación de vuelos programados luego de la tormenta del jueves”.

EFE
Nueva York, EU.
Sábado 6  de enero 2018.


Zbigniew Reket fue rescatado en el océano índico por guardacostas tras haber vivido una odisea.

Un marinero polaco de 54 años fue rescatado el 25 de diciembre frente a la isla francesa de La Reunión tras haber pasado siete meses a la deriva en el océano Índico, según dijo él, reportaron los servicios de salvamento marítimo.

La embarcación improvisada del marinero Zbigniew Reket fue avistada por un velero que alertó a los servicios de rescate.

La gendarmería francesa abrió una investigación para determinar las circunstancias de este incidente.

Según la Sociedad Nacional de Salvamento Marítimo, el hombre indicó que se encontraba a la deriva desde hacía siete meses, después de haber salido al mar en mayo en las Comoras, islas al sureste de África.

Su destino era Sudáfrica, donde pretendía buscar trabajo.

Su embarcación, un bote de rescate que él mismo preparó, se averió rápidamente, relató.

Sin medios para comunicarse ni instrumentos de navegación –él mismo los habría roto– y con provisiones para solo un mes, el hombre contó que estuvo a la deriva entre las Maldivas, Indonesia y la isla Mauricio antes de ser rescatado frente a La Reunión.

Con su gato como única compañía, afirma que sobrevivió comiendo medio sobre de sopa china al día, a veces aderezada con lo que pescaba.

También precisó que después de haber pasado diez años en Estados Unidos, viajó a India en 2014 para comprar su embarcación.

Su intención era navegar hasta Polonia, pero su bote perdió el mástil y quedó a la deriva hasta las islas Comoras.

El hombre, cuya embarcación se averió al llegar a la costa, permaneció varios meses en el archipiélago de las Comoras, donde reparó su barco, antes de volver a hacerse al mar en mayo.

Ni a EE. UU. ni a Polonia

Asistido por la asociación de Gentes del Mar, dice que no puede volver a Estados Unidos, ya que su permiso de residencia expiró. Tampoco pretende volver a Polonia. Ahora espera poder reparar su embarcación y quedarse algún tiempo más en la isla La Reunión.

El caso del polaco y otros más de los que se conocen suscitan dudas, como ocurrió con José Salvador Alvarenga, el salvadoreño que habría sobrevivido 14 meses a bordo de un bote navegando a la deriva en el océano Pacífico.

Su historia sorprendió a todo el mundo, en especial a los médicos que lo atendieron, quienes sospecharon de su relato, aunque luego se sometió a una prueba de detector de mentiras, la cual determinó que todo lo que vivió fue verdad.

De acuerdo con lo que narró en varias entrevistas, Alvarenga sobrevivió más de un año en la barcaza, alimentándose de peces, gaviotas y todo aquello que pudiera capturar con sus manos.

De todas maneras, la más famosa de todas estas historias es la de Luis Alejandro Velasco Sánchez, retratado en el libro de Gabriel García Márquez, 'Relato de un náufrago'. El hombre sobrevivió diez días en el mar a la deriva y fue nombrado héroe de Colombia.

AFP
Saint - Denis de la Reunión
Lunes 01 de enero de 2018.

 

  • La reforma promulgada por Trump, que entrará en vigor el 1 de enero, ha generado temores en México, debido a que puede perder competitividad en la atracción de flujos de inversiones del exterior.

 

El gobierno de México y el sector empresarial del país acordaron establecer tres mesas de trabajo para delinear acciones y monitorear los efectos de la reforma fiscal de Estados Unidos, promulgada hoy viernes por el presidente Donald Trump.

El secretario (ministro) de Hacienda, José Antonio González Anaya, se reunió con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, informó hoy el organismo cúpula en un comunicado.

"Durante la reunión, las partes decidieron crear tres mesas de trabajo para monitorear el impacto de la reforma y diseñar medidas que permitan mantener el dinamismo de la economía y la inversión en México", explicó el CCE.

La primera mesa acordará medidas para impulsar en el ámbito financiero, en tanto que la segunda estudiará acciones de corte fiscal para promover la inversión, detalló el organismo.

La tercera abordará medidas económicas para aligerar la carga administrativa de las empresas, agregó.

"Estas mesas deberán operar bajo las premisas de mantener un sano balance fiscal y no incrementar la deuda en el país", indicó el CCE.

El presidente estadounidense promulgó este viernes la reforma fiscal que incluye un recorte por 1,5 billones de dólares y una iniciativa de gasto para mantener al gobierno federal en funcionamiento hasta el 19 de enero de 2018.

Se trata de la mayor enmienda al código fiscal estadounidense desde 1986 que, entre otras cosas, recortará el impuesto de sociedades de 35 a 21 por ciento.

Hacienda y el CCE coincidieron en que México debe ser prudente y no reducir impuestos a costa de elevar los niveles de endeudamiento público.

"El objetivo es generar los incentivos necesarios para atraer inversión en todos los sectores de la economía", precisó el CCE.

La reforma promulgada por Trump, que entrará en vigor el 1 de enero, ha generado temores en México, debido a que puede perder competitividad en la atracción de flujos de inversiones del exterior.

 Xinhua
Ciudad de México
Viernes 22 diciembre 2017.


La senadora Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en el Comité de Justicia de la Cámara alta de Estados Unidos, reveló este domingo que el Senado recopila información sobre un posible delito de obstrucción a la justicia cometido por el Presidente, Donald Trump.

"El Comité de Justicia tiene también una investigación en marcha que involucra una obstrucción a la justicia y lo que estamos empezando a valorar es construir un caso (específico) de obstrucción a la justicia", declaró Feinstein en una entrevista del programa Meet the press de la cadena NBC.

Con dicha declaración, la legisladora dio a conocer el nuevo rumbo que podrían tomar las audiencias realizadas en el Senado, con el objetivo de aclarar la posible veracidad de la llamada trama rusa, que es también objeto de investigación por parte del Buró Federal de Investigación (FBI).

Los argumentos de quienes consideran que el presidente intenta obstaculizar la investigación se vieron reforzados este sábado después de que el propio Mandatario escribiera en Twitter que había despedido a su entonces asesor de seguridad, Michael Flynn, al saber que había mentido sobre el tema al FBI.

Con el mensaje, el Presidente buscaba condenar las acciones de Flynn, quien el viernes se declaró culpable ante el tribunal de haber mentido tanto al vicepresidente, Mike Pence, como a la agencia de investigaciones sobre una serie de reuniones mantenidas con representantes del Gobierno ruso.

Sin embargo, Donald Trump dejó entrever que, en el menor de los casos, era conocedor de los hechos y que optó por distanciarse del problema en vez de por comunicárselo a las autoridades.

Asimismo, la legisladora señaló el despido en mayo del entonces director del FBI, James Comey, como otra señal de que el Mandatario ha intentado obstaculizar la investigación.

"Lo veo en la actitud hiperfrenética de la Casa Blanca, con comentarios cada día, con continuos tuits. Y lo que me parece más importante es lo que pasó con el despido del director Comey, que creo que fue porque no estaba de acuerdo con hacer la vista gorda en la investigación de la trama rusa", valoró Feinstein.

La investigación dirigida ahora por el Fiscal especial Robert Mueller ha supuesto la imputación de cuatro personas: el propio Flynn, el ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, su número dos, Rick Gates, y el ex asesor George Papadopoulos, quien también se declaró culpable de haber mentido sobre sus vínculos con Moscú.

"Creo que esta (obstrucción a la justicia) se puede ver en las imputaciones; en las cuatro imputaciones y en las confesiones de culpabilidad que han tenido lugar, así como en los comentarios que se están haciendo", concluyó Feinstein.

EFE
Washington, Estados Unidos
Domingo 03 diciembre 2017.


Al menos 26 personas murieron y más de 20 resultaron heridas después de que un hombre dispara en el interior de la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, Texas, informaron autoridades locales.

El Gobernador del estado, Greg Abbott confirmó el número de decesos de personas entre 5 y 72 años, lo que lo convierte en el tiroteo más mortífero en la historia del estado.

El agresor, quien fue abatido por la Policía poco después realizar al ataque, disparó contra las personas que se encontraban al interior del lugar cerca de la 11:30 horas (tiempo local).

El Presidente estadounidense, Donald Trump, informó que estaba al pendiente del suceso desde Japón, donde realiza la primera escala como parte de su gira por Asia.

"Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón", escribió el Mandatario en Twitter.

Al lugar acudieron varios vehículos de Policía y servicios de emergencia, además de que varias víctimas fueron llevadas en helicóptero a los hospitales más cercanos.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) informó que solo se reporta la participación de un agresor, aunque se investigan otras posibilidades.

Reforma
Texas, Estados Unidos
Domingo 5 noviembre 2017.

Página 1 de 11

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter