Abren investigación por trata de personas en penal de San Miguel en Puebla

La Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CDHP) inició una investigación contra directivos y personal del Centro de Readaptación Social de San Miguel por señalamientos de trata de personas al interior del reclusorio.

La directora del penal, Yazmín Márquez Rodríguez, es parte del grupo de funcionarios que llegó al gabinete del gobernador Rafael Moreno Valle, por recomendación del ahora exsecretario de Seguridad Pública, Facundo Rosas Rosas.

En un comunicado, la CDHP informó que ayer personal del organismo realizó una visita al reclusorio para entrevistar a las internas quienes, a través de los medios de comunicación locales, denunciaron que eran obligadas a prostituirse con presos de alto nivel económico.

“Derivado de una nota periodística, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla determinó iniciar de oficio una investigación por presuntos hechos de prostitución dentro del Centro de Reclusión Social de Puebla en San Miguel”, explicó el organismo.

Luego agregó que realizará las investigaciones “que sean necesarias y determinará conforme a derecho lo que corresponda”.

La nota periodística que mencionó la CDHP se refiere a la denuncia de una interna del penal de San Miguel, quien asegura que ella y otras presas fueron llamadas al área de Control del Centro Carcelario. Ahí, el jefe de Seguridad y Custodia, Víctor Hugo García Rosales, les propuso que se prostituyeran con presos “solventes” y que las autoridades les darían protección.

Según esa información, publicada en “Intolerancia Diario”, Marco Antonio Galván Ramírez, subdirector de Seguridad y Custodia del Penal, les dijo a las internas que no era prostitución lo que les proponían, sino que era “una forma de ayudarlas” para que tuvieran un ingreso.

Además, les ofrecieron toda la protección de las autoridades del penal.

Apenas hace dos semanas, elementos del Ejército Mexicano detuvieron a Marco Antonio Estrada López, director de la Policía Estatal de Puebla, y a Tomás Méndez Lozano, encargado del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), por estar involucrados en el robo de combustible y de vehículos, así como por dar protección a bandas delincuenciales.

Ambos funcionarios estaban bajo el mando directo de Facundo Rosas Rosas, quien renunció el martes pasado supuestamente para dar paso a las investigaciones que lleva a cabo tanto la PGR como la PGJE por la corrupción al interior de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que estaba a su cargo.

De acuerdo con denuncias que han presentado policías estatales a través de las redes sociales, existen otros mandos medios de esa dependencia, que llegaron con Rosas Rosas, que están vinculados con esta red de protección a grupos de delincuentes.

Proceso
Intolerancia
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Domingo 2 de agosto de 2015.

Tras ser secuestrado de su tribu en el Congo en 1904, el joven pigmeo fue recluido en la jaula de los orangutanes del Zoológico del Bronx, en NY

En 1904, en uno de los capítulos de la historia que más avergüenzan a la humanidad, Ota Benga, un joven pigmeo congolés, fue llevado a Estados Unidos para ser presentado en una exposición antropológica y terminó siendo exhibido en un zoológico.

La periodista estadounidense Pamela Newkirk acaba de presentar su libro "Spectacle: The astonishing life of Ota Benga" ("Espectáculo: La increíble vida de Ota Benga") donde, basada en documentos históricos, cuenta la triste historia de este joven congolés.

Antes de su odisea, el joven de 23 años, de no más de metro y medio de altura y de dientes afilados de manera artificial, vivía en un bosque cercano al Río Kasai, en el Congo Belga.

En 1904, el estadounidense Samuel Phillips Verner fue enviado a África para buscar pigmeos que serían exhibidos en la Exposición Universal de Saint Louis. Con la ayuda de traficantes de esclavos, secuestró a Ota Benga y a otras ocho personas de su tribu.

Verner contó más de una historia sobre cómo llegó a Ota Benga. Dijo que lo rescató del cautiverio de una tribu caníbal que había matado a su esposa e hijos. También aseguró que lo había comprado por una libra de sal y un rollo de tela.

En la Exposición Universal, Ota Benga fue presentado como "El verdadero africano salvaje". El joven tenía los dientes afilados según la tradición de su tribu en el Congo.

Esta característica fue utilizada por los promotores de la exposición para vender al público un espectáculo que contaba con Ota Benga como protagonista: sus afilados dientes, según ellos, le servían para despedazar a sus víctimas. Cuando los visitantes llegaban ante su jaula, el congoleño les entretenía disparando flechas o confeccionando esteras y hamacas, de acuerdo con el "Daily Mail".

La vida de Ota Benga se hizo más trágica dos años después de llegar a Estados Unidos, cuando Verner lo vendió al Zoológico del Bronx, en Nueva York. Allí fue alojado en la casa de los monos.

Un boletín del zoológico lo describía como una bestia exótica.

Tenía que dormir junto a un orangután amaestrado, con el que se trenzaba a golpes y hacía de cuenta que hablaba en un lenguaje gutural. Era toda una puesta en escena para entretener al público, ante quien también era presentado como el "eslabón perdido", como la prueba de que el "hombre evoluciona del mono".

"Pigmeo Africano Ota Benga, 23 años, altura de 4 pies y 11 pulgadas, peso de 103 libras. Traído desde la ribera del río Kasai, Estado Libre del Congo, Centro Sur de África por el Dr. Samuel Phillips Verner. Exhibido cada tarde durante septiembre", informaba el letrero ubicado frente a su jaula, según recordó el New York Times el 10 de setiembre de 1906.

Acosado por los visitantes, la conducta de Ota Benga se volvió violenta y a finales de setiembre de 1906, pasó a estar custodiado por el clérigo negro James H. Gordon, quien lo llevó a un orfanato.

En el lugar le enseñaron cómo comer y a hablar inglés. Se le devolvieron los dientes a su forma original y se le empleó en una fábrica de tabaco, donde sus compañeros comenzaron a llamarle 'Bingo'. Luego fue llevado a Lynchburg, Virginia, donde fue cuidado por una familia.

Quería regresar a su país, pero en el Congo ya no tenía una casa dónde volver. Ya no tenía familia.

Unos años después, cuando tenía 32 años y sintiéndose preso entre dos mundos, Ota Benga se disparó un tiro en el corazón con una pistola que había robado.

Fue enterrado en una tumba sin nombre en Lynchburg, y así acabó su triste historia.

El Universal
Ciudad de México
Jueves 4 de junio de 2015.

La época colonial y el comercio de esclavos transatlántico de siglos pasados dejó una huella reconocible en el mapa genético de las actuales poblaciones de América

Científicos han aplicado un nuevo método para estudiar el genoma de las poblaciones locales que permite identificar con precisión aquellos rasgos que proceden de ancestros europeos y africanos

La época colonial y el comercio de esclavos transatlántico de siglos pasados dejó una huella reconocible en el mapa genético de las actuales poblaciones de América, según revela un estudio publicado en la revista Nature Communications.

Científicos de la universidad británica de Oxford han aplicado un nuevo método para estudiar el genoma de las poblaciones locales que permite identificar con precisión aquellos rasgos que proceden de ancestros europeos y africanos.

La investigación ha comparado el ADN de más de 2 mil 500 individuos del continente americano con material genético de personas del resto del mundo para reconstruir el pasado de los habitantes de la región.

Los autores del estudio, liderados por el científico Cristian Capelli, han determinado que la población del Caribe muestra más rasgos procedentes de África que la del resto del continente, un dato consistente con las evidencias históricas sobre el comercio de esclavos en las islas al sureste del Golfo de México.

El análisis genético establece además que el grupo étnico Yoruba, procedente del oeste de África, es el que mayor huella genética ha dejado en la población americana, lo que confirma los registros que apuntan a que esa región aportó gran parte de los esclavos que cruzaron el Atlántico.

En cuanto a los europeos que dejaron su huella en América, el rastro genético de los españoles es el más representado en el ADN de la actual población americana, que también contiene trazas de poblaciones del sur de Europa como italianos, franceses, búlgaros griegos y rumanos.

Desde el norte de Europa también han contribuido a la actual mezcla genética en América las poblaciones de las islas británicas, Noruega, Alemania y Austria.

El estudio especifica que se ha identificado la firma genética de ancestros vascos en Suramérica, lo que corrobora la emigración en los siglos XVI y XVII desde el norte de España a países como México, Cuba, Chile, Perú y Colombia.

"El movimiento de personas hacia las Américas ha puesto en contacto a diversas poblaciones, por lo que los genomas americanos contemporáneos son el producto de complejas mezclas", señala el estudio.

La investigación concluye que "la gestación genética de América se ha modelado a partir de la era colonial y de la trata de esclavos".

EFE
Oxford, Inglaterra
Martes 24 de marzo de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter