•    En una encuesta por redes sociales, se puso 'en jaque' el desempeño de los gobernadores donde evaluaron varios aspectos como la confianza que les tiene la población

•    Entre los peores gobernadores se encuentran Rutilio C. Escandón Cárdenas, de Chiapas; Alejandro Murat Hinojosa, de Oaxaca; Cuitláhuac García Jiménez, de Veracruz; Cuauhtémoc Blanco Bravo, de Morelos; y liderando la lista, Miguel Barbosa Huerta, Puebla.


No siempre la confianza que tiene la sociedad hacia sus líderes es la mejor, tal es el caso de Miguel Barbosa Huerta, quien fue considerado como el peor gobernador del país durante marzo, reveló una encuesta realizada por Arias Consultores y Revista 32.

De acuerdo a la encuesta realizada en redes sociales donde participaron 12 mil 492 usuarios, se puso 'en jaque' el desempeño de los gobernadores al frente de cada estado. En esta se evaluaron varios aspectos como la confianza que les tiene la población, la entrega de apoyos sociales, el turismo, la disminución de la corrupción, la economía, la seguridad en el estado, entre otros.

Recientemente, el gobernador de Puebla fue criticado por declarar que los ricos son quienes están en riesgo de contraer Covid-19, pues "los pobres estamos inmunes".

Así como esta, no es la primera vez que sus palabras generan gran polémica, sólo basta recordar lo que dijo luego de quedar al frente del estado tras la muerte de quien era mandataria de Puebla, Martha Erika y su esposo Moreno Valle: "Me robaron, pero los castigó Dios".

Entre los peores gobernadores se encuentran Rutilio C. Escandón Cárdenas, de Chiapas; Alejandro Murat Hinojosa, de Oaxaca; Cuitláhuac García Jiménez, de Veracruz; Cuauhtémoc Blanco Bravo, de Morelos; y liderando la lista, Miguel Barbosa Huerta, Puebla.

Pero, así como existe la "lista negra" también está la otra parte, "los mejores", entre los que destacan Jaime Bonilla Valdez, de Baja California; Omar Fayad Meneses, de Hidalgo; Francisco J. García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Quirino Ordaz Coppel, de Sinaloa; y el más sobresaliente, Carlos Mendoza Davis de Baja California Sur.

Otra de las cosas que también calificaron fue la confianza que tienen los mexicanos hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador para enfrentar la pandemia del coronavirus, donde más de la mitad están convencidos de su labor.

Los estados en donde menos se confía en el Presidente son: Querétaro, Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México y Veracruz, por su parte, donde aún prevalece la confianza se encuentra Durango, Guerrero, Estado de México, Campeche y Oaxaca.

En el país, los municipios que menos aprueban las acciones de su gobernador para combatir al Covid-19 son: Ciudad de México, Chiapas, Puebla, Morelos y Veracruz. Mientras que los cinco estados donde las aprueban son Sinaloa, Tamaulipas, Guanajuato, Baja California Sur e Hidalgo.

El Sol de México
Nayeli Párraga
Ciudad de México
Domingo 14 de junio de 2020.


Reprueban a Barbosa y Rivera también en Mitofsky

Así se ubican en estudios de las empresas México Elige y Arias Consultores

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, es el que peor ha enfrentado la contingencia por Covid-19 y su gobierno es el peor evaluado del país, de acuerdo con encuestas de México Elige y Arias Consultores.

Con un respaldo del 43.4 por ciento de los encuestados por México Elige, el mandatario poblano es el peor evaluado al comparar las estrategias sanitarias de los 32 gobernadores y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tras un par de semanas con críticas en México y otros países por sus polémicas frases, el gobernador emanado de Morena cayó al último sitio de aprobación en medio de la contingencia.

Para los encuestados el exsenador no tiene un buen manejo de la crisis sanitaria, luego de exhibirse asimismo por afirmar que los pobres son “inmunes” a la enfermedad.

A esto se suman sus recomendaciones, como la de comer un “caldo de pollo” cuando se padece Covid-19 o, que la “vacuna” contra este es “un plato de mole de guajolote”.

Organizaciones civiles han reprobado las frases del gobernador de Puebla por considerar que con ellas mal informa y confunde a la población, lo cual pone en riesgo la salud pública.

Lo supera Cuauhtémoc Blanco

Barbosa Huerta ahora está por debajo del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien tiene un respaldo del 46.5 por ciento.

A ambos los rebasan los también morenistas Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz, con 50.7 por ciento, así como Claudia Sheinbaum Pardo, de la Ciudad de México, con 50.9.

El priísta Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México, es el 5 peor evaluado con un respaldo de la población del 52.4 por ciento.

Los tres con mejor puntuación son: el panista Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur, con un apoyo del 86.5 por ciento; la priísta Claudia Pavlovich Arellano, de Sonora, con 84.9 y el panista Mauricio Villa Dosal, de Yucatán, con 84.7 por ciento.

De los peores gobernadores

El respaldo al gobierno de Barbosa Huerta también se encuentra por los suelos, ya que se ubica como el tercer peor gobernador del país en la encuesta de México Elige, con un aval de solo el 27.7 por ciento.

Por debajo de él se encuentra el perredista Silviano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, con 26.4 y Cuauhtémoc Blanco Bravo, de Morelos, con 24.7.

Barbosa Huerta a su vez es superado por Alfredo del Mazo Maza, que tiene un respaldo del 29.9 por ciento, así como del también priísta José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima, con 33.6 por ciento.

Los primeros lugares de aprobación son para los panistas Francisco Domínguez Servién, de Querétaro, con un respaldo a su gestión del 72.1 por ciento y Omar Fayad Meseses, de Hidalgo, con 71.4, así como para la priísta Claudia Pavlovich Arellano, con 68.8.

La encuesta de México Elige se realizó por internet del 31 de marzo al 5 de abril a 25 mil 863 personas mayores de 18 años.

Su nivel de confianza es del 95 por ciento y el margen de error es de más menos 0.8 por ciento, de acuerdo con la encuestadora.

El peor gobernador para Arias Consultores

Por otro lado, la encuesta de Arias Consultores pone otra vez a Barbosa Huerta como el peor gobernador del país, con una aprobación de tan solo 3.7 por ciento de un total de 100.

En este estudio el mandatario poblano también se encuentra por debajo de sus pares de Morelos y Veracruz, Cuauhtémoc Blanco Bravo (5) y Cuitláhuac García Jiménez (6.4), mientras que por encima de ellos se encuentra el priísta Alejandro Murat Hinojosa, de Oaxaca, con una calificación de 13.5.

El reporte contempla la evaluación de servicios públicos y percepción ciudadana, pero en todos está reprobado el morenista.

El 82.8 por ciento considera que Barbosa Huerta no inspira confianza, contra el 10.5 que opinó que sí y el 6.8 que no sabe; el 82.1 señaló que no ha mejorado la obra pública con su gobierno, pero el 5.3 cree que sí; el 89.8 dijo que no ha mejorado el servicio de salud, mientras que el 9.1 percibe lo contrario; el 93.9 advirtió que no ha mejorado la economía ni el empleo y el 89.2 consignó que la seguridad pública tampoco.

Para este informe se realizaron 12 mil 492 encuestas a través de internet del 22 al 25 de marzo y los resultados tienen una confiabilidad del 95 por ciento, según la encuestadora.

Reprueban a Barbosa y Rivera también en Mitofsky

A pesar de estar preso el alcalde de Tehuacán, Felipe Patjane, supera en aprobación a Claudia Rivera


El gobernador Miguel Barbosa Huerta y la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, también quedaron entre los peores gobernantes del país en la encuesta más reciente de Mitofsky.

La encuestadora de Roy Campos puso en los últimos lugares al mandatario de Morena en su ranking mensual de marzo, igual que las encuestas de México Elige y Arias Consultores dadas a conocer el lunes.

De acuerdo con Mitofsky, Barbosa Huerta es el octavo peor gobernador del país con una aprobación de apenas el 30.1 por ciento.

El 69.3 por ciento reprueba su gestión, mientras que el 0.3 por ciento de los encuestados dijo que “no sabía”.

Con este resultado el exsenador se colocó en el lugar 25 de 32, es decir, que cayó un lugar entre un mes a otro, ya que en febrero ocupó el sitio 24 con 29.4 por ciento de aprobación.

A pesar de esto el reporte de marzo indica que su calificación es “media”, ya que las de los demás gobernantes también es pobre, pues el primer lugar, que ocupa el panista Mauricio Vila Dosal (gobernador de Yucatán), tiene una aprobación de solo 60.6 por ciento, es decir, que duplica la del mandatario poblano.

La aprobación de Barbosa Huerta se encuentra por debajo de la del priísta Alejandro Murat Hinojosa (gobernador de Oaxaca) que es del 30.9 por ciento.

A la vez supera al panista Javier Corral Jurado (que gobierna Chihuahua), con un respaldo del 28.3 por ciento.

Va cayendo Barbosa

La tendencia indica que Barbosa Huerta continúa cayendo en el ranking, pues en diciembre ocupó el décimo lugar, con 40.9 por ciento, pero en enero llegó al 16 con 37.7.

En enero sufrió su peor caída hasta ahora, al llegar al lugar 24 con 29.4 de aprobación, mientras que en marzo tuvo un alza raquítica de siete décimas, pero no le alcanzaron para subir y, al contrario, cayó un escalón más.

Para el reporte de marzo se aplicaron 41 mil 865 encuestas en todo el país a mexicanos mayores de 18 años con acceso a internet.

Rivera entre las peores ediles

A la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, tampoco le fue bien en el ranking de alcaldes publicado este lunes por Mitofsky.

La morenista quedó en el lugar de 100, con una aprobación del 15.4 por ciento, lo cual se considera una calificación “muy baja”.

De acuerdo con la encuesta, el 83.3 por ciento reprueba su gestión, mientras que el 1.3 “no sabe” o no contestó.

Hasta preso Patjane rebasa a Rivera

En el ranking se incluyó a Tehuacán por ser la segunda ciudad más importante del estado, pero destaca que el alcalde Felipe Patjane Martínez (preso desde noviembre) está dos lugares arriba de Rivera Vivanco.

El presidente municipal (también de Morena) detenido por uso ilícito de funciones, se encuentra en el sitio 93 con una aprobación del 20.3.

El 79 por ciento de los encuestados rechazó su administración y el 0.7 no supo qué responder.

e-consulta
Héctor Llorame
Puebla, México
Martes 07 de abril de 2020.


México Elige hizo el estudio según el cual el gobernador de Querétaro es el mejor evaluado.


El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta se ubicó entre los seis gobernadores peor evaluados, según una encuesta de la organización México Elige.

Barbosa registró 34.4 % de aprobación en el ejercicio para el que se entrevistó a 17,192 mexicanos mayores de 18 años de edad.

El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, resultó con una aprobación del 65.3% y es el mandatario estatal mejor evaluado.

El segundo lugar correspondió al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel (63.7%), y el tercer puesto para el mandatario de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis (56.2%).

En total hay cinco gobernadores con un nivel de aprobación superior al del presidente Andrés Manuel López Obrador (52.7%). Claudia Pavlovich, de Sonora (53.8%), y Rutilio Escandón, Chiapas (53.3%) completan la quinteta .

En el extremo opuesto de la medición, están los seis gobernadores con los niveles más bajos de aprobación por parte de sus habitantes son: Luis Miguel Barbosa, de Puebla ( 34.4 %), Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León (32.3%), Alfredo del Mazo, Estado de México (28.4%), Cuauhtémoc Blanco, en Morelos (27.8%),  Ignacio Peralta, Colima (21.6%), y en el fondo, Silvano Aureoles, de Michoacán (18.8%).

La vitrina metodológica de México Elige reporta que el estudio se realizó del 4 al 9 de febrero, entre 17,192 mexicanos de 18 años de edad en adelante, con acceso a Facebook. El margen de error es 0.7 % con un nivel de confianza del 95%.

e-consulta
Puebla, México
Lunes 9 de marzo de 2020.


La coalición Todos Por México (PRI) encabezó las ofertas a ciudadanos.


Nueve millones de mexicanos aceptaron vender su voto a un partido político en la jornada electoral del 1 de julio, reveló la encuesta Democracia sin pobreza 2018.

Pero la mayoría de los votantes consultados no fue seducida por la corrupción. 15 millones de mexicanos (17.3% de los encuestados) rechazó algún regalo, servicio, favor o trabajo ofrecido por un partido político, de acuerdo con la encuesta elaborada por la firma Data PM, patrocinada por la organización Acción Ciudadana contra la pobreza.

“Los partidos ofrecieron, en promedio, 500 pesos en la calle, y 15 millones los rechazaron”, comentó Alberto Serdán, coordinador de la organización en conferencia de prensa.

El documento detalló que las ofertas se hicieron a 29.9 millones de votantes elegibles, que es el equivalente a 33.5% de los encuestados.

La coalición Todos Por México (PRI, Panal y Partido Verde) ofreció sobornos a 5.3 millones de votantes elegibles; Por México al Frente (PAN, PRD y MC), a 4.9 millones; La alianza Juntos Haremos Historia, 600,000 ofertas por votos. 19 millones habrían recibido ofertas de múltiples partidos o no respondieron en la consulta.

La encuesta representativa de la lista nominal (89.1 millones) consultó a 1,253 ciudadanos mayores de 18 años cara a cara en los 32 estados del país.

El levantamiento ocurrió del 6 al 26 de junio de 2018. Su margen de error teórico es de +-2.9 puntos con un nivel de confianza estadístico del 95%.

Forbes
Arturo Solís
Ciudad de México
Jueves 28 junio de 2018.


El líder de Morena cuenta con el 48% de los votos, 20 puntos más que Ricardo Anaya, mientras que José Antonio Meade tiene el 20%


Andrés Manuel López Obrador afronta el último mes antes de las elecciones mexicanas con una sustancial ventaja sobre sus rivales. El líder de Morena cuenta con un 48% de intención de votos, según el promedio de sondeos y ha aumentado su ventaja hasta 20 puntos con Ricardo Anaya, que cuenta con un 28%. El candidato del PRI, José Antonio Meade, sigue tercero, con un 20%.

De acuerdo al modelo electoral de EL PAÍS, López Obrador tiene un 92% de probabilidades para ser elegido presidente el próximo 1 de julio; el candidato de Por México al Frente –la coalición del conservador PAN y los progresistas PRD y Movimiento Ciudadano- un 9% y Meade, un 1%, es decir, solo se impondría una de cada 100 veces.

La ventaja de López Obrador es clara. Ni siquiera los dos debates que se han celebrado hasta ahora, el terreno en el que peor se desenvuelve el tres veces candidato, han mermado su posición en las encuestas. No es normal que se produzca un vuelco electoral que haga perder 20 puntos al candidato puntero. Sirve de referencia una estadística deportiva: ahora mismo una derrota de López Obrador sería más rara que ver fallar un penalti a Cristiano Ronaldo. No obstante, la victoria del candidato de Morena tampoco es una certeza: los sondeos aún podrían moverse y hasta el último día habrá espacio para una sorpresa.

Estos pronósticos se calculan a partir de encuestas, usando la metodología de nuestros modelos electorales para Francia, Reino Unido o España. Los modelos convierten las encuestas en predicciones probabilísticas después de estudiar la precisión histórica de miles de sondeos. En el caso de México, el modelo asume un error medio de 3,5 puntos por candidato, que es mayor ahora porque faltan semanas hasta el 1 de julio. El margen de error todavía ronda los 15 puntos para un candidato con el 40% de votos. López Obrador es favorito, pero no tiene garantizada su victoria.

López Obrador cuenta con otros datos a su favor. El primero es la tendencia positiva en los sondeos. El candidato de Morena ha subido siete puntos en las encuestas desde marzo. Eso ha hecho que sus opciones de victoria aumentasen también desde el 79% —nuestra primera predicción del día 31 de marzo— hasta el 92% actual.

Mientras, sus rivales no terminan de cerrar la distancia y la segunda plaza sigue en disputa. El mejor momento para Meade fue poco después de ser designado por el presidente, Enrique Peña Nieto, como el candidato del PRI. No obstante, la mala imagen del partido y el Gobierno actual, ha pesado mucho en toda la campaña. El último debate, en el que el aspirante priista se mostró más sólido que sus rivales, no ha traído una mejora muy grande en los sondeos. Por su parte, Ricardo Anaya, que inició el año al alza, se ha estancado en los últimos meses. Si el primer debate le sirvió para marcar distancias con Meade, el segundo, celebrado hace dos semanas en Tijuana, no fue fructífero para Anaya.

El último mes ha sido particularmente bueno para el candidato de Morena, que podría estar subiendo otro escalón. Las cuatro encuestas más recientes en nuestro promedio —de Parametria, Reforma, Ipsos y Demotecnia— lo colocaron por encima del 50% de votos. En mayo las encuestas de Reforma y Parametria le dan subidas de 4 y 9 puntos. Ricardo Anaya y José Antonio Meade, mientras tanto, aparecen planos o pierden apoyos.

Una de los factores a los que recurren tanto Anaya como Meade para decir que la batalla electoral no está resuelta es al número de indecisos. Tampoco los datos en este caso son malos para López Obrador, porque no hay tanto como podría parecer. En la última encuesta de Enkoll, que publicó La Silla Rota, un 33% de los mexicanos dice que aún no sabe por quién votará. Pero la mayoría en ese grupo declarará preferencia por algún candidato. Los indecisos absolutos (que no saben por quién votarán ni declaran preferencias) seguramente no superan el 14% del censo. Esas personas, además, tienen propensión a no votar. Hay que recordar que la cifra de encuestados que reconocen que es probable que no voten apenas llega al 20%, aunque la abstención real suele superar el 35%.

¿Cuál es la esperanza de Ricardo Anaya en este último mes? Su baza pasa por coordinar el voto contra López Obrador. Hasta el momento ha conseguido el apoyo de la élite empresarial, que ha desistido de apoyar a su favorito, Meade, para decantarse por Anaya. Esta élite, además, ha lanzado duros ataques contra López Obrador en las últimas semanas. Pero de nuevo los sondeos ofrecen cierta tranquilidad al candidato de Morena. Los datos sobre segundas opciones limitan el flujo potencial de votantes saltando de José Antonio Meade a Ricardo Anaya. Según cifras de la empresa Demotecnia, si la elección fuese entre López Obrador y Anaya, los votantes de Meade se repartirían casi a partes iguales. Es decir, hay un sector del PRI que se siente más cómodo con la victoria de López Obrador que con un triunfo del expresidente del PAN, el tradicional partido opositor en México. Eso limita los efectos coordinación. Entre los votantes del candidato del PRI habría un 40% que tiene a Anaya como segunda opción, pero eso solo supone el 8% de todos los votos. Aunque todos ellos decidiesen votar por Anaya al final —cosa poco probable—, serían insuficientes para hacerle ganar.

La derrota de López Obrador, en caso de producirse, vendría seguramente por dos vías. Una posibilidad es que se produzca un cambio brusco en las encuestas durante el final de campaña. En ese caso lo veríamos en los últimos sondeos. La otra opción es que la sorpresa llegue el día de la elección y que el recuente demuestre que las encuestas estaban muy erradas. Eso no es imposible —ocurrió, por ejemplo, con el plebiscito colombiano en 2016, cuando las encuestas fallaron por 15 puntos—, pero no es algo frecuente. Por eso nuestro modelo mantiene a López Obrador favorito al 92%.

Metodología del modelo. Las predicciones las produce un modelo estadístico basado en sondeos y en su precisión histórica. El modelo es similar al que usamos en Francia, Reino Unido o Cataluña. Funciona en tres pasos: 1) agregar y promediar las encuestas en México, 2) incorporar la incertidumbre esperada, y 3) simular 20.000 elecciones presidenciales para calcular probabilidades.

Paso 1. Promediar las encuestas. Nuestros promedios tienen en cuenta docenas de sondeos para mejorar su precisión. Los datos han sido recopilados en su mayoría por la web Oraculus.mx. El promedio está ponderado para dar distinto peso a cada encuesta según tres factores: el tamaño de la muestra, la casa encuestadora y la fecha.

Peso por muestra. Las encuestas con más entrevistas reciben más peso, según una ley decreciente (pasado cierto umbral, hacer más entrevistas aporta poco).

Efecto de la casa encuestadora. La mayoría de encuestadoras tienden a dar mejores resultados a un candidato de forma sistemática. Es algo razonable: si usan métodos e hipótesis diferentes, es normal que sus desviaciones sean constantes. El problema es que estos efectos mueven el promedio artificialmente a corto plazo. Una opción para evitarlo es calcular los «efectos casa», la desviación sistemática de cada encuestadora con cada candidato. Después, al promediar las encuestas, sustraemos (parte de) esa desviación del dato de la encuestadora.

Encuestas repetidas. Ponderamos a la baja las encuestas repetidas de un mismo encuestador. La idea es sencilla: no queremos que una empresa que haga muchas encuestas domine el promedio. Al calcular el promedio en una fecha, la encuesta más cercana de cada encuestador tiene peso 1, y el resto un peso reducido.

Peso por fecha. El último factor es el más importante: queremos dar más peso a las encuestas recientes al calcular el promedio. Para conseguir eso asignamos pesos a los sondeos según una ley decreciente exponencial (por ejemplo, en este promedio una encuesta de hace 15 días recibe la mitad de peso que una encuesta de hoy). También definimos una franja de exclusión y eliminamos completamente las encuestas con más de 60 días de antigüedad.

Paso 2. Incorporar la incertidumbre de las encuestas. Este es el paso más complicado y más importante. Necesitamos estimar la precisión esperada de los sondeos en México. ¿De qué magnitud son los errores habituales? ¿Cómo de probable es que se produzcan errores de 2, 3 o 5 puntos? Para responder esas preguntas hemos estudiado cientos de encuestas en México y miles internacionales.

Calibrar los errores esperados. Primero he estimado el error de las encuestas en México. He construido una base de datos con encuestas de cinco elecciones desde 2000 —incluyendo las tres presidenciales. El error absoluto medio (MAE) de los promedios de encuestas en México ha rondado los 3 puntos por partido o candidato. Eso significa que fueron habituales desviaciones de 3 o 4 puntos y que el margen de error se acerca a los 8 puntos. Pero tres elecciones son pocas para extraer conclusiones fuertes, especialmente si miramos el acierto de los sondeos en la región. Nuestro análisis de 24 votaciones en Latinoamérica eleva el error MAE a 4 puntos. Por eso, queriendo ser cautos, nuestro modelo asume un MAE de 3,5 puntos para México.

Esos errores dependen al menos de dos cosas: del tamaño del candidato/partido y de la cercanía de las elecciones. Para tener en cuenta esos dos factores hemos recurrido a la base de datos de Jennings y Wlezien, recientemente publicada en Nature. Hemos analizado los errores de más de 4.100 encuestas en 241 elecciones de 19 países occidentales. Así hemos construido un modelo sencillo que estima el error MAE del promedio de votos estimado por las encuestas para cada partido, teniendo en cuenta: i) su tamaño (es más fácil estimar un partido que ronda el 5% en votos que uno que supera el 30%), y ii) los días que faltan hasta las elecciones (porque las encuestas mejoran al final).

Distribución. Para incorporar la incertidumbre al voto de cada partido en cada simulación utilizo uno distribución multivariable. Uso distribuciones t-student en lugar de normales para que tengan colas más largas (curtosis): eso hace más probable que sucedan eventos muy extremos. La ventaja de esa hipótesis la explica Nate Silver. El nivel de curtosis lo he estimado con la base de datos. Luego defino la matriz de covarianzas de estas distribuciones para que i) la suma de los votos no sobrepase el 100% (una idea de Chris Hanretty), y ii) consideren correlaciones entre candidatos cercanos (tomando datos de duelos cara a cara y de segundas opciones). Por último, hay que escalar la amplitud de las matrices de covarianza para que las distribuciones de voto que resultan al final tengan el MAE y la amplitud esperados según la calibración.

Paso 3. Simular. El último paso consiste en ejecutar el modelo 20.000 veces. Cada iteración es una simulación de las elecciones con porcentajes de voto que varían según la distribución definida en el paso anterior. Los resultados en esas simulaciones permiten calcular las probabilidades que tiene cada candidato de ganar.

Por qué encuestas. El modelo se basa por entero en encuestas. Existe la percepción de que los sondeos no son fiables, pero a nivel nacional fallaron por pocos puntos incluso con Trump y con el Brexit. En otras elecciones recientes dieron menos que hablar porque estuvieron acertados (Francia, Países Bajos, País Vasco, Galicia, Cataluña). Pese a la creencia popular, lo cierto es que las encuestas no lo han hecho mal últimamente. Las encuestas raramente son perfectas, pero no existe una alternativa que haya demostrado mejor capacidad de predicción.

El País
Kiko Llaneras
Javier Lafuente
Madrid / México
Lunes 5 de junio 2018.


Una encuesta del diario Reforma que da 52 % de las preferencias de voto al candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador frente al 26 % del conservador Ricardo Anaya generó una nueva polémica entre partidos rumbo a los comicios del 1 de julio en México.

En el sondeo, publicado este martes en portada, se afirma que López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), obtendría 52 % de los sufragios si hoy se celebraran elecciones.

Más abajo está Anaya, del Partido Acción Nacional (PAN), con 26 %; José Antonio Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), con 19 %, y el independiente Jaime Rodríguez, "el Bronco", con 3 %.

En las elecciones a diputados federales, Morena también cosecharía 42 % de los votos, se indicó en esta encuesta realizada en viviendas del 24 al 27 de mayo a 1,200 electores y con un nivel de confianza de 95 %.

"La encuesta de hoy del Reforma nos obliga a redoblar esfuerzos. No aflojar el paso. Viene a la memoria aquella consigna de cuando comenzamos en Tabasco: ¡Compañero, escucha, en la hamaca no se lucha!", dijo hoy López Obrador en Twitter.

El coordinador estratégico de la campaña de Anaya, Jorge Castañeda, aseguró a la emisora Radio Fórmula que, aunque en su equipo no ignoran los resultados de la encuesta de Reforma, es "temerario" asegurar que la elección del 1 de julio está definida y que el proceso ya terminó.

"No me voy a hacer tonto" si otras encuestas confirman que Anaya cayó después del segundo debate entre candidatos presidenciales efectuado el 20 de mayo y López Obrador subió, dijo, pero pidió esperar al resultado de otros sondeos.

"Esta encuesta y esta casa encuestadora me parece más una parte de estrategia del equipo de López Obrador que un reflejo de la realidad. En las encuestas hay que ser serio; mil casos no te representan la realidad del país, y parece más un instrumento de propaganda", dijo Armando Ríos Piter, vocero del equipo de campaña de Meade, en declaraciones a Radio Fórmula.

El 1 de julio están llamados a las urnas 89 millones de personas para elegir al presidente de México, los diputados, los senadores, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de Ciudad de México, entre otros 3,400 cargos.

EFE
Ciudad de México
Miércoles 30 de mayo de 2018.

Morena y Andrés Manuel López Obrador se mantienen en primer lugar como partido y candidato, ya con Meade incluido; el ejercicio, cara a cara, fue llevado a cabo por EL UNIVERSAL / Buendía & Laredo

Después del destape de José Antonio Meade como precandidato del PRI para la Presidencia de la República, El Universal/Buendía&Laredo llevó a cabo una encuesta cara a cara en vivienda del 1 al 4 de diciembre. La preferencia electoral por partidos refleja cambios muy pequeños respecto a la encuesta de noviembre. Morena se mantiene como el partido más votado con 24% de las preferencias (-1 respecto a noviembre), el PAN, con 18% se mantiene en segundo lugar (-1) y el PRI registra 16% por tercera medición consecutiva.

Al considerar las posibles alianzas, el Frente Ciudadano por México (FCM) conformado por PAN, PRD y MC se encuentra empatado con la alianza Morena-PT con 27% de las preferencias. La hipotética alianza PRI-PVEM se encuentra 8% por debajo de los punteros. Estos datos no consideran candidatos, sino únicamente partidos políticos.

En cuanto a las opiniones de los partidos se observa un repunte en las opiniones positivas del PAN (32% en noviembre contra 38% en diciembre), el PRI tuvo una ligera caída al pasar de 25% a 23% que tiene una opinión favorable del partido y el PRD presenta una ligera mejoría al pasar de 23% a 26%. Morena alcanza mayor porcentaje de opiniones positivas, con 40% (dato idéntico al mes pasado).

En las opiniones negativas no se observa cambio superior a 4% para partido alguno. El PAN pasa de 41% a 37%, el PRI de 58% a 61%, el PRD de 48% a 46% y Morena, de 32% a 30% del mes anterior.

En esta ocasión, la Encuesta Nacional El Universal/Buendía&Laredo incluye a José Antonio Meade en la serie de conocimiento y opinión de los aspirantes a la Presidencia de la República. Se observa un crecimiento de 6% para el precandidato del PRI para situarse con 28% de reconocimiento de nombre. Se mantiene López Obrador como el más conocido con 96%, le sigue Margarita Zavala con 75%, Ricardo Anaya 67%, Miguel Ángel Mancera 64% y El Bronco con 34%.

Las opiniones de los respectivos aspirantes muestran que López Obrador tiene un balance de opinión de +12 con 44% de opiniones favorables y 32% de opiniones negativas. Margarita Zavala cuenta con un balance de +6 (29% opiniones positivas y 23% de negativas), el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera presenta un balance favorable de 8% (26% tiene una buena opinión de él mientras que 18% tiene una opinión mala o muy mala). Ricardo Anaya, el presidente del PAN, tiene un balance de -2 (23% positivo y 25% negativo) y, finalmente, José Antonio Meade tiene un balance de -1 con solo 9% de opiniones favorables y 10% de opiniones desfavorables.

Aunado al reconocimiento de nombre, en esta ocasión medimos el conocimiento visual de los respectivos aspirantes. 93% dice haber visto la imagen de López Obrador, pero sólo 71% dijo correctamente el nombre del candidato de Morena. La imagen de Margarita Zavala es reconocida por 58%, de los cuales 28% dijo el nombre correcto. Algo similar ocurre con Mancera, 61% ha visto su imagen y 26% menciona el nombre correcto. En cuanto al presidente del PAN, 61% dice reconocer la imagen, pero un porcentaje considerablemente inferior (17%) dijo el nombre correcto. Para los últimos dos aspirantes que se incluyeron, el porcentaje que dijo el nombre correcto fue de 13% para Meade y 12% para Jaime Calderón.

 Finalmente, se presentaron tres escenarios a los encuestados. Los primeros dos asumen que se concreta el Frente Ciudadano por México mientras que en un tercero se presentan candidaturas independientes del PAN, PRD y MC. En el primer careo, con Ricardo Anaya como candidato del FCM, López Obrador se mantiene como el aspirante puntero con 31% de las preferencias, Anaya en segundo lugar con 23% y José Antonio Meade con 16% como candidato del PRI-PVEM. Los candidatos independientes conseguirían 14% de las preferencias (10% para Margarita Zavala y 4% para El Bronco).

Al cambiar al candidato del FCM, los resultados son casi idénticos. AMLO como candidato de Morena-PT sigue en primer lugar con 32%, Mancera en segundo con 22%, Meade 15% y los independientes 11% y 3% respectivamente para Zavala y El Bronco.

El último escenario, sin FCM, registra 30% para López Obrador, 18% para Anaya como candidato del PAN, 16% para Meade del PRI-PVEM y 5% para Mancera como candidato del PRD. En este escenario, Margarita Zavala obtuvo 9% y El Bronco 3%.

 El Universal
Ciudad de México
Miércoles 6 diciembre 2017.


Las entrevistas supuestamente se realizaron en un “universo” de mil personas y todos los demás datos demoscópicos son omitidos

Ciudad de México. - Si las elecciones para gobernador de Puebla fueran hoy, el candidato de la coalición PAN, PT, Panal, PC y PSI, José Antonio Gali Fayad, obtendría el triunfo con una amplia ventaja de 8.1 puntos porcentuales sobre su más cercana contendiente, la abanderada Blanca Alcalá Ruiz, de la alianza PRI, PVEM y PES.

El panista obtiene 29.3% contra 21.2% de la priísta en la intención de voto, según la encuesta de EL UNIVERSAL aplicada del 28 al 30 de mayo.

La tendencia se confirma al tomar en cuenta a los votantes probables, en donde la diferencia es de 10.1 puntos porcentuales, pues José Antonio Gali tiene 44.5% en la intención del voto, mientras que Blanca Alcalá 34.4%.

En tercer lugar, está Abraham Quiroz Palacios, de Morena (11.1%), seguido de la perredista Roxana Luna Porquillo (6.3%); el quinto sitio le corresponde a la candidata independiente Ana Teresa Aranda Orozco (3.4%) y en la última posición se encuentra José Juan Espinosa Torres, de Movimiento Ciudadano (0.3%)

Asimismo, 61.3% de los ciudadanos encuestados se dijo seguro de votar por el partido o candidato elegido, mientras que 24.9% señaló que aún puede cambiar su decisión de cara a los comicios del próximo 5 de junio.

De los seis candidatos, la más conocida es la priísta Blanca Alcalá Ruiz (85.5%), después Antonio Gali Fayad (77%), seguido de Ana Teresa Aranda (36.3%), Roxana Luna Puerquillo (33.7%), Abraham Quiroz (32.8%) y por último José Juan Espinosa (16.9%).

Sin embargo, quien obtuvo mayor porcentaje en la opinión buena o muy buena sobre el candidato fue Antonio Gali, quien aventaja con 39.7%; en segundo lugar, se ubica Abraham Quiroz, con 35% y en tercer puesto la abanderada independiente Ana Teresa Aranda (30.6%), seguida muy de cerca por Roxana Luna, con 29.2%, y la priísta Blanca Alcalá, con 25%; finalmente se posiciona José Espinosa, con 16.8%.

Quien se percibe más cercano a la gente y es considerado mejor preparado para gobernar es Gali Fayad, seguido de Blanca Alcalá Ruiz.

Al menos 37% de la población indicó que no posee una segunda opción, 25.2% no declaró su preferencia y tan sólo 7.2% considera al PAN, 6.6% al PRI, 5.9% al PRD y 4.4% a Morena como una alternativa a su voto.

De los mil entrevistados, 76.9% está bien informado sobre el día en que serán las elecciones para renovar al gobernador y 22.4% no sabe o señaló una fecha incorrecta.

Abanderado panista tiene más de 8 puntos de diferencia respecto a la priísta Blanca Alcalá; ambos son los más conocidos; en un lejano tercer lugar está Abraham Quiroz, de Morena.

El Universal
Ciudad de México
Miércoles 1 de junio de 2016.

De los 12 estados donde se elegirá gobernador, Veracruz y Puebla tienen especial relevancia.

De acuerdo a la encuesta del GCE, el PRI podría perder en ambos estados.

De acuerdo a la última encuesta sobre preferencias electorales levantada por la consultora Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), el PRI ganaría en ocho estados en las elecciones del 5 de junio, pero perdería Veracruz.

De los 12 estados donde se elegirá gobernador, Veracruz y Puebla tienen especial relevancia. En el primer caso, Veracruz es la tercera entidad con más votantes del país y ha sido siempre gobernada por el PRI; en el segundo caso, Puebla es la quinta entidad con más votantes y es actualmente gobernada por el PAN.

De acuerdo a la encuesta del GCE, el PRI podría perder en ambos estados. Pero sin duda, la derrota más significativa para este partido sería la de Veracruz. Allí, el 24% de los encuestados votaría por el candidato panista Miguel Ángel Yunes, contra 19% de personas que votarían por el priista Héctor Yunes.

Si bien sólo existe una diferencia de cinco puntos porcentuales, ésta se agranda notablemente en la desaprobación hacia los candidatos.  

Ante la pregunta “¿Por cuál candidato nunca votaría para gobernador de su estado?”, casi el 48% de los encuestados respondieron que por el priista Héctor Yunes, contra 12% del panista.

Este escenario se repite en los 12 estados. Los candidatos priistas son los que acumulan más votos negativos, siendo Héctor Yunes (VER, 47.8%), Alejandro Murat (OAX, 39.5%) y Mauricio Góngora (QROO, 34.3%) los más desaprobados.

Balance final

De los nueve estados donde gobierna actualmente el PRI, mantendría seis y perdería Veracruz, Quintana Roo y Tlaxcala.

De los tres estados donde gobiernan otros partidos, el PRI recuperaría Oaxaca y Sinaloa, mientras que el PAN mantendría Puebla.

Metodología

El Gabinete de Comunicación Estratégica levantó encuestas híbridas en el mes de abril en los 12 estados.

Se diseñó una muestra de 1,600 encuestas, (800 en vivienda y 800 telefónicas), distribuidas de manera proporcional al tamaño de los municipios y dentro de éstos se realizó de manera aleatoria a ciudadanos mayores de 18 años.

La encuesta arroja un nivel de confianza de 95% y un error teórico de ±2.46%. Para consultar todos

El Informador
María José Villanueva
Guadalajara / C de México
Viernes 22 de abril de 2016.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) encabeza las preferencias electorales en la renovación de la Cámara de Diputados.

Ciudad de México.- De acuerdo con distintas encuestas publicadas este miércoles, el PAN ocupa el segundo lugar, mientras que el PVEM, Morena y PRD se disputan la tercera posición.

Según el periódico El Universal, el PRI tiene el 28.8 por ciento de las preferencias electorales, seguido del PAN, con 24.7 por ciento. En tercer lugar ocupa al PRD, con 11.7 por ciento, seguido del Partido Verde Ecologista de México, con 9.2 pro ciento, y del Movimiento Regeneración Nacional, con 8.8 por ciento.

Aparte, el periódico El Financiero publica una encuesta elaborada por la casa Parametría que da al PRI 31 por ciento de las intenciones de voto, seguido del PAN, con 25 por ciento.

El PRD obtendría 11 por ciento, Morena 9 por ciento y el PVEM 8 por ciento.

En tanto, Consulta Mitofsky difundió que el PRI tiene el 32 por ciento de las preferencias; el PAN, 23.9 por ciento; el PRD, 17.2 por ciento, Morena, 9,8 por ciento, y el PVEM, 5.9 por ciento.

Proceso
Ciudad de México
Miércoles 3 de junio de 2015.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter