A pesar de que Andrés Manuel López Obrador se perfila como el ganador de la elección Presidencial con poco más de la mitad de las preferencias, el 55 por ciento de los ciudadanos prevé que el país saldrá dividido después del primero de julio.

Al cierre de las campañas, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia conserva una ventaja de más de 20 puntos porcentuales sobre el abanderado del Frente por México, Ricardo Anaya, quien se mantiene en segundo lugar.

Así lo registra la última encuesta nacional de Grupo Reforma y Grupo Radio Centro a mil 200 ciudadanos con credencial para votar vigente, realizada del 20 al 24 de junio.

La dinámica de la elección parece haberse definido desde la finalización de las precampañas, en donde la batalla por el segundo lugar entre el PRI y el PAN abrió un espacio para el crecimiento de López Obrador y frenó una posible alza de Anaya.

La intención de voto hacia José Antonio Meade no alcanzó los 20 puntos porcentuales en ningún momento de la campaña.

AMLO ha mantenido su ventaja cuando se le compara con Anaya y Meade en términos de atributos positivos. Según los entrevistados, destaca como el aspirante que combatiría la corrupción, el más capaz para gobernar y el que mejoraría la economía y la educación en el país.

No obstante, los recientes mensajes de contraste en las campañas parecen haber surtido efecto contra el morenista, ya que por primera vez sobresale como el candidato que puede desestabilizar al país y el que representa un peligro para México.

Seis de cada 10 mexicanos manifiestan que es más deseable garantizar la salida del PRI de la Presidencia que evitar la llegada de López Obrador.

La mayoría de la población considera que el tabasqueño será el ganador de la jornada electoral y la misma proporción de entrevistados identifica a Anaya como el candidato que podría derrotarlo.

Morena y sus aliados rondan una potencial mayoría en la Cámara Baja al sumar el 43 por ciento de las preferencias, mientras que el PAN y sus aliados se perfilan para conformar la segunda fuerza en diputados con el 30 por ciento.

Reforma
Lorena Becerra
Miércoles 27 Junio 2018.


Después de 29 años de militancia en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), la exgobernadora de Zacatecas, Amalia García Medina anunció que deja las filas de dicho instituto político.

“Lamentablemente los objetivos y valores que le dieron autoridad y cohesión al PRD se han desdibujado, siendo sustituidos por intereses que tienen que ver con el beneficio personal. Que el gran debate de ideas que constituía una de sus fortalezas, ha sido sustituido totalmente por acuerdos para el reparto de cuotas”, expuso García Medina en su carta de renuncia.

Adelantó que no se unirá a las filas del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) al tener discrepancias con Andrés Manuel López Obrador.

También criticó la alianza del PRD con el PAN en aras de impulsar la candidatura de Ricardo Anaya.

“Me resulta inadmisible que se propongan construir un gobierno con quien fue partícipe relevante en ese golpe a nuestro país”, dijo en referencia a Anaya.

Refirió que apoyará la candidatura de Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) en la Ciudad de México, ya que representa una opción “clara y coherente”.

Proceso
Ciudad de México
Lunes 26 junio 2018.


El partido Morena confirmó que la Comisión Nacional de Honor y Justicia determinó cancelar la candidatura a la alcaldía de Atlixco de Juan Antonio Villarroel García, luego de que se confirmó que abandonó su campaña para acudir al mundial de futbol de Rusia 2018.

Aunque el nombre de Villarroel aparecerá en las boletas este domingo 1 de julio, el dirigente estatal de Morena, Gabriel Biestro, dijo que los sufragios que se emitan serán para el candidato sustituto por el mismo cargo: Eleazar Pérez Sánchez.

Tras el partido de futbol México-Alemania, en las redes sociales se divulgó una foto en la que aparece Villarroel en las gradas del estadio Luzhniki, pero ya desde antes existía un conflicto al interior de Morena por la candidatura a la alcaldía de Atlixco.

Biestro aseguró que Villarroel desde un principio tenía la encomienda de desestabilizar a la coalición Juntos Haremos Historia en Atlixco y que, prueba de ello, es que igual que se fue a Rusia en plena campaña, también se fue a España cuando se desarrollaba la contienda interna del partido, e incluso firmó su renuncia a la candidatura.

Después impugnó en tribunales su supuesta renuncia, pues aseguró que su firma había sido falsificada.

Aparte de esto, indicó que existe el antecedente de que el candidato ahora sustituido había abierto la posibilidad de declinar a favor de sus contrincantes del PAN, y que incluso uno de sus operadores promovió públicamente el voto a favor de Martha Erika Alonso, candidata a la gubernatura por la coalición Por Puebla al Frente.

En las campañas internas, Pérez Sánchez, quien ya fue alcalde de Atlixco, acusó a Villarroel de ser persona cercana al exgobernador panista Rafael Moreno Valle.

Por ello, la coalición Juntos Haremos Historia había decidido, desde el arranque de las campañas, registrar la candidatura de Pérez Sánchez, pero a mediados de junio Villarroel obtuvo un fallo a su favor por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que confirmaba su candidatura.

Su contrincante Pérez Sánchez impugnó este fallo, pero el IEEP procedió en pocas horas a confirmar el cambio de candidato, por lo que las boletas electorales se imprimieron con el nombre de Antonio Villarroel.

Biestro dijo que el interés de Moreno Valle por Atlixco, más que favorecer al PAN, es facilitar el triunfo de Antorcha Campesina en esa localidad, debido a los acuerdos políticos que tiene con esa organización a cambio de que apoyen la candidatura de su esposa Martha Erika Alonso, postulada por la coalición Por Puebla al Frente a gobernadora.

Al aparecer la foto del candidato en Rusia, la dirigencia estatal de Morena llevó el caso a la Comisión Nacional de Honor y Justicia del partido, que dictaminó que su candidatura tenía que ser cancelada y además lo inhabilitó para ocupar cualquier cargo de elección en esta contienda.

“(Esta conducta) se califica de dolosa, al haberse acreditado y evidenciado de manera pública el abandono de su encargo y responsabilidades como candidato por Morena en reiteradas ocasiones, toda vez que intervino la voluntad y ánimo de ejecutarse en detrimento de la normatividad de este instituto político nacional”, señala el fallo emitido por la comisión.

Pérez Sánchez dijo que el pasado viernes hicieron la petición oficial al Instituto Estatal Electoral de Puebla (IEEP) para que se sustituya la candidatura, pero hasta este lunes no se había emitido un acuerdo para formalizar el cambio.

Por su parte, Villarroel García impugnó ante la Sala Regional de la Ciudad de México del TEPJF la determinación del partido de quitarle la candidatura.

Mediante el juicio de protección de derechos político electorales, el quejoso busca la restitución de la candidatura. El folio del expediente es SCM-JDC-825/2018 y está radicado en la Sala Regional de la capital del país.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Lunes 25 junio de 2018.


El candidato independiente a la alcaldía de Palmar de Bravo, Ángel Morales Ugalde, quien había sido secuestrado el 18 de mayo, fue rescatado ileso por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla, publicó El Universal.

El abanderado es hermano de Pablo Morales Ugalde, ex edil de Palmar de Bravo detenido en 2017 por sus vínculos con bandas delictivas dedicadas a la extracción ilegal gasolina.

Las autoridades poblanas detallaron que Ángel Ugalde fue rescatado en Puebla capital y no se pagó un solo peso tras el secuestro que sufrió el mes pasado.

Reforma
Puebla, México
Lunes 25 junio 2018.


Los recursos del PRI en las presidenciales: de Cambridge Analytica a la politización de la justicia

Ciudad de México.- Haciendo uso del poder y de los recursos del gobierno, el oficialista Partido Revolucionario Institucional ha aprovechado algunas de las instituciones más importantes de la nación en un intento por cambiar el rumbo de las elecciones presidenciales del 1 de julio, de acuerdo con ex oficiales del partido y observadores electorales independientes.

El procurador general —nombrado por el presidente— ha acusado públicamente a uno de los principales candidatos de oposición de delitos graves sin ofrecer mucha evidencia del presunto crimen. Y el tribunal electoral, cuyos integrantes fueron nombrados por el Congreso dominado por el PRI, ha sido criticado por varias decisiones polémicas que han marcado la campaña.

No es nada nuevo en la política mexicana que haya tácticas de juego sucio, pero las acciones tomadas por el PRI presentan una escalada por parte del partido oficialista para influenciar una elección.

A principios del año pasado, ante muy malos números en encuestas para el voto presidencial, la —ahora extinta— Cambridge Analytica se acercó al partido. Ofreció ayudar al PRI a ganar tal como lo había hecho con Donald Trump, según la propuesta de 57 páginas que redactó la compañía y que fue vista por The New York Times.

El PRI revisó esa propuesta durante meses, y al final decidió que no necesitaba pagar millones de dólares a alguien externo para una campaña sucia. El partido podía hacer eso por sí solo. Sin embargo, como una muestra de las medidas extremas a las que el priismo está dispuesto para afianzar su posición en el poder, le pagó de cualquier manera a Cambridge Analytica… para que no colaborara con ningún otro partido, de acuerdo con dos personas con conocimiento directo de las negociaciones.

Esa decisión tomada a principios de 2017 fue el inicio informal de lo que, para algunos, ha sido un periodo alarmante del mal uso de recursos del gobierno para fines electorales.

“Lo que están haciendo es tomar la poca credibilidad y confianza que hay en nuestras instituciones y tirándola a la basura”, dijo Ignacio Morales Lechuga, ex procurador general mexicano en los años noventa, cuando el PRI también estaba en el gobierno. “Deja entrever el débil Estado de derecho que tenemos aquí y señala un deseo de hacer lo que sea para mantenerse en el poder”.

La Procuraduría General de la República (PGR), que anunció en febrero la investigación contra el candidato opositor Ricardo Anaya, no ha presentado cargos ni ha ofrecido evidencia, lo que ha despertado quejas de que la única pretensión con la pesquisa es que el partido gobernante dirija el resultado electoral.

Mientras que el tribunal electoral ha rechazado dos auditorías de gastos indebidos por parte del PRI, revirtió una decisión que intentó regular un mecanismo para la posible compra de votos y permitió que estuviera en la boleta un candidato presidencial cuya campaña fue acusada de amaños, una decisión que los encuestadores creen podría restarle votos a la oposición.

Más allá de eso, los fondos destinados a observadores electorales se desplomaron, mientras que el gasto en tarjetas de regalo y otros servicios públicos ha aumentado en los últimos meses. Esas tácticas han sido usadas desde hace mucho tiempo para conseguir los votos de personas pobres en México, según observadores.

Por más de setenta años, el PRI ha dominado la política del país. Ahora, pese a los esfuerzos recientes, parece encaminado a una derrota contundente en las elecciones de julio como resultado de los escándalos de corrupción y los niveles históricos de violencia.

La búsqueda frenética por parte del partido de una ventaja en las elecciones son las que llevaron al PRI a discusiones con Cambridge Analytica, cuyos detalles no habían sido reportados antes.

La propuesta de la empresa comenzó a circular en 2017, cuando Enrique Ochoa aún era presidente del PRI y buscaba soluciones para que su partido no se desmoronara. Para entonces, Cambridge Analytica, una consultora de datos que usó la campaña de Trump antes de la elección estadounidense de 2016, ya se había establecido en México para buscar negocio. El PRI era la opción más obvia: era el partido más grande y necesitaba ayuda desesperadamente.

El presidente Enrique Peña Nieto tenía los peores índices de aprobación que cualquier presidente en un cuarto de siglo; Cambridge Analytica le prometió al PRI lograr una remontada sorpresiva.

En su presentación por 7,2 millones de dólares al PRI, la empresa prometió mejorar la imagen del partido y destruir la de su principal competencia, Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas. “Con técnicas similares a las empleadas en contra de Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016”, Cambridge Analytica prometió “una poderosa estrategia de campaña negativa para socavar” a López Obrador.

La propuesta incluía un componente “de optimismo” para cambiar las percepciones negativas del partido gobernante; la táctica era sencilla:  una “campaña anti López Obrador”.

“No hay mejor ejemplo de esto que Hillary Clinton”, dice la consultora en su propuesta. “La puntera que muchos pensaban tenía una ventaja inalcanzable y que gastó mucho más que su rival republicano, fue derrotada justamente de este modo”. La empresa incluso mostró bosquejos de cómo la campaña de “Clinton corrupta” podrían verse con un enfoque anti-AMLO.

Pero los funcionarios del PRI decidieron que ese tipo de focalización de electores que la empresa dijo haber usado en Estados Unidos no iba a funcionar en México, según las personas con conocimiento de las discusiones. Los datos de los votantes mexicanos, dijeron, no estaban suficientemente desglosados.

Cambridge Analytica estuvo bajo un intenso escrutinio después de las revelaciones de que había explotado la información de decenas de millones de usuarios de Facebook sin su consentimiento expreso y se declaró en bancarrota en mayo.

La empresa rechazó hacer comentarios sobre las negociaciones con México; el PRI, por su parte, negó tener relación alguna con Cambridge Analytica.

Sin embargo, el partido usó una serie de estrategias mediáticas, a instituciones de procuración de la ley y a órganos judiciales que controla, de acuerdo con observadores electorales independientes y exintegrantes del partido.

En febrero, la PGR anunció una investigación contra Ricardo Anaya, uno de los candidatos de oposición que va mejor en las encuestas que el candidato priista. Lo acusó de lavado de dinero y después publicó un video de Anaya en las oficinas de la procuraduría (en una reunión que solicitó el mismo candidato).

Cuando Anaya criticó la publicación del video, la PGR defendió su decisión al decir que lo hizo “derivado del interés público mostrado por los medios”. Los críticos destacaron que el gobierno no había publicado grabaciones similares para otras investigaciones que los medios han seguido muy de cerca, como la desaparición de 43 estudiantes. La PGR niega estar usando su posición para influir en las elecciones.

Las tácticas del PRI han desatado una reacción violenta. Varios mexicanos destacados —incluidos académicos, activistas y exfuncionarios— han exhortado públicamente al presidente a que deje de intervenir en las elecciones. Un poderoso consorcio de empresas hizo lo mismo.

“Cuando cruzas una raya así en este país realmente ya no queda nada que te detenga”, dijo Gustavo de Hoyos Walther, director de ese grupo gremial, la Coparmex.

Pasarse de esa raya es algo que ocurre con frecuencia en la política mexicana y va más allá de un partido en una elección. Pero De Hoyos y otros han alertado sobre el efecto que tiene en las instituciones mexicanas.

Los fondos para observadores electorales han disminuido 81 por ciento en comparación a la última elección presidencial, en 2012, de acuerdo con un estudio reciente del grupo Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Y muchos mexicanos dicen que la autoridad electoral más importante del país se ha visto comprometida: el tribunal especial encargado de supervisar a las autoridades electorales y, en última instancia, de validar la votación. A casi cada paso del camino este tribunal ha fallado en contra de lo dictaminado por los reguladores responsables de salvaguardar la integridad del voto.

Un caso que causó furor fue el de Jaime Rodríguez, un candidato presidencial particularmente extravagante apodado el Bronco.

Para conseguir estar en la boleta como independiente, Rodríguez entregó casi 900.000 firmas, pero el Instituto Nacional Electoral encontró que más de la mitad eran fraudulentas, por lo que dictaminaron que no cumplía los requisitos para ser candidato.

Entonces el tribunal electoral, cuyos integrantes fueron designados en 2016 por el Congreso de mayoría priista, revirtió la decisión al considerar que el Bronco no recibió un trato justo.

La decisión fue objetada en todo México. Rodríguez Calderón es gobernador con licencia y, como López Obrador, se presenta como alguien ajeno al sistema que puede enfrentarse a los intereses de quienes lo componen. Los expertos dicen que su presencia podría restarle votos a López Obrador.

Otra decisión contenciosa por el tribunal electoral involucra el uso de tarjetas prepagadas entregadas a los votantes.

Según la ley mexicana, esas dádivas no son ilegales a menos que sean usadas por el partido explícitamente para conseguir votos. Estas tarjetas son usadas en todos los niveles del gobierno y por prácticamente todos los partidos políticos. Pueden usarse para un almuerzo gratis o despensas de 25 dólares.

Pero en los últimos años su uso durante periodos electorales se ha vuelto innegable: una y otra vez los ciudadanos han denunciado que les prometieron esos beneficios a cambio de su voto.

Sucedió durante la elección de 2012, en la que Peña Nieto llegó al poder. Y en 2017, cuando el PRI ganó las elecciones en los estados de Coahuila y de México, los reguladores investigaron gastos cuestionables durante las campañas. Realizaron auditorías y anunciaron en julio pasado que habían encontrado irregularidades en el gasto de publicidad, pagos a organizadores de campo y en monederos electrónicos.

Las repercusiones podrían haber sido graves; esos hallazgos pueden invalidar una elección. Pero, antes de que sucediera eso, el tribunal electoral descartó las auditorías y dijo que eran inválidas.

“El tribunal resuelve siempre conforme a derecho”, indicó. “Nuestras sentencias y los datos estadísticos son una prueba de ello: en este proceso, ninguna de las fuerzas políticas ha sido o se ha favorecido por las resoluciones en una manera desproporcional”.

La polémica respecto al tribunal surgió de nuevo. En septiembre, los consejeros electorales anunciaron que regularían con mayor firmeza el uso de los monederos electrónicos durante la contienda de 2018. Y fueron aún más lejos: declararon que el gasto en programas sociales estaba siendo manipulado para fines electorales.

Sin embargo, ese esfuerzo regulatorio fue frenado antes de que pudiera empezar, por el mismo tribunal electoral.

A los analistas les preocupa que las decisiones del tribunal ya han tenido un efecto en la elección, al permitir que el gasto en campaña no sea monitoreado.

Por ejemplo, en las afueras de Ciudad de México, los muros de muchos hogares lucen capas de pintura nueva y camiones con tinacos están llegando a comunidades con escasez de agua, cortesía de los partidos políticos en busca de votos.

Con frecuencia, el gasto del gobierno aumenta en programas para el combate del hambre o para ayudar a los pobres; dichos programas son transformados en máquinas de compra de voto durante los años electorales. Este no es la excepción. Los gastos totales en los principales programas sociales mexicanos se dispararon un 20 por ciento en los primeros cuatro meses del año, de acuerdo con el grupo de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Sin embargo, pese a todos esos esfuerzos, las ganancias han sido marginales para el partido gobernante, que aún parece encaminarse a una derrota contundente en julio. El candidato José Antonio Meade está en un distante tercer lugar en encuestas.

De hecho, las acciones priistas parecen haber surtido el efecto contrario y posiblemente terminaron por ayudar a López Obrador.

“El uso de oficinas, recursos e instituciones públicas para propósitos electorales es tan visible en esta campaña y apunta hacia el flanco más débil de nuestra democracia”, dijo Guillermo Cejudo, profesor de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), una universidad en Ciudad de México.

“Desafortunadamente”, añadió, “las instituciones de procuración de justicia son herramientas usadas por la élite económica y política no para defender y proteger a los mexicanos, sino para golpearse el uno al otro con un palo”.

The New York Times
Azam Ahmed
Danny Hakim
Paulina Villegas
Ciudad de México
Lunes 25 de junio de 2018.


Al cerrar campaña en Puebla, pide AMLO apoyar a todos los candidatos de Juntos Haremos Historia


Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, pidió a sus simpatizantes de Puebla votar por todos los candidatos del frente Morena-PT-PES, para terminar con el control que ejerce el PAN sobre el estado.

En particular, solicitó el apoyo a favor del abanderado a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien concluyó campaña con la visita de López Obrador a la capital poblana, donde liderazgos vinculados a Acción Nacional promueven el voto diferenciado para dar ventaja a su abanderada, Martha Érika Alonso Hidalgo

“Quieren quedarse con los gobiernos estatales, quieren tener las cámaras de Senadores, de Diputados, para estarnos haciendo contrapeso, para evitar que se hagan los cambios y continúe la política mafiosa que se aplica aquí en Puebla y en todo el país, por eso les digo voto parejo”, manifestó.

En la Plaza de la Victoria, ubicada en la zona monumental de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, López Obrador también convocó a los ciudadanos a cuidar el voto de Juntos Haremos Historia, inscribiéndose como representantes de casilla, así como aprovechar los últimos días de actividades proselitistas para convencer a sus más cercanos a respaldar el proyecto de país que impulsa.

En tanto, Miguel Barbosa confió que se alzará con el triunfo en la elección del 1 julio, pese a que Alonso cuenta con el respaldo de un “poder mafioso” que ejerce el esposo de la candidata de la coalición Por Puebla al Frente (PAN-PRD-MC), el ex mandatario local Rafael Moreno Valle Rosas, a quien acusó de intentar perpetuar su control sobre la entidad.

La Jornada de Oriente
Mónica Camacho
Ciudad de Puebla, México
Sábado 23 de junio de 2018.


Considera que "el poder es humildad; el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud, cuando se pone al servicio de los demás"


El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, señaló que de ganar el próximo 1 de julio, su gobierno sería austero.

En su primer acto de cierres de campaña regionales que realiza este día, consideró que "el poder es humildad; el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud, cuando se pone al servicio de los demás".

Acompañado por el candidato al Senado por esta coalición, Gonzalo Yáñez, dijo que para conseguir este objetivo se terminaría con los lujos en el gobierno y así generar recursos.

En este sentido, reiteró que el objetivo del movimiento que encabeza es combatir la corrupción y, de esta manera, generar mayor presupuesto que permita impulsar actividades productivas, como en el campo nacional.

En el evento, donde también estuvo presente el coordinador regional de campaña, Marcelo Ebrard Casaubón, agregó que en Durango se sembrarían 100 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, que generarían 40 mil empleos.

López Obrador insistió, además, en que "se va a apoyar al campo, se va apoyar a los productores, ya es un compromiso, se van a fijar precios de garantía para los productos del campo".

El abanderado de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social reiteró que de obtener el triunfo en las elecciones buscaría garantizar el derecho de los jóvenes al estudio y al trabajo, mediante el otorgamiento de becas, para que puedan continuar con su desarrollo.

Luego de este evento, el candidato presidencial se dirigirá a Zacatecas, donde sostendrá otro cierre de campaña regional y posteriormente viajará a Aguascalientes.

Notimex
Durango, México
Jueves 21 de Junio de 2018.


El líder de Morena aumenta su ventaja en 23 puntos respecto a Anaya y su coalición podría obtener el control total de las dos cámaras

A pocos días de la elección presidencial en México, la ventaja de Andrés Manuel López Obrador en las encuestas no deja de crecer y, al menos sobre el papel, se antoja definitiva. El tres veces candidato roza el 50% de los votos, según el último promedio de sondeos; ha aumentado su ventaja hasta los 23 puntos sobre Ricardo Anaya, que rondaría el 27%. José Antonio Meade se quedaría alrededor del 20%. Las miras se centran ahora en ver si el apoyo a López Obrador se traduce también en un respaldo a su partido, Morena y a su coalición con el ultraconservador Encuentro Social y el Partido del Trabajo, en el Congreso.

En la medida en que López Obrador se ha ido consolidando como el puntero en las encuestas, su discurso ha virado hacia la necesidad de tener también el máximo apoyo en las dos cámaras –diputados y senadores-, para recabar todo el poder posible. De lograrlo, el golpe en el tablero político mexicano sería absoluto. De mantenerse la coalición firme después de la elección –hay dudas de que el conservador PES se sume a todas las decisiones de Morena-, López Obrador podría sacar adelante todas sus iniciativas.

Los datos de los sondeos indican que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) podría ser el más votado en los dos casos y que su coalición con Encuentro Social (PES) y el Partido del Trabajo (PT) podría conseguir la mayoría en las dos cámaras. El triunfo no solo sería para el partido de López Obrador; la formación ultraconservadora obtendría un apoyo sin precedentes en el Congreso mexicano, una irrupción que preocupa a los defensores de los derechos civiles ante un eventual retroceso en los mismos. López Obrador ha insistido en que el PES ha asumido el programa de Morena, pero no hay garantías de que, una vez en el poder, la alianza se mantenga.

Las encuestas del voto para diputados colocan a Morena como el partido más votado, con cerca del 40% de votos, y la suma con PES y PT eleva sus apoyos hasta el 45% o 46%. ¿Cuántos diputados lograría la coalición con esos votos? Nuestra estimación, tomando en cuenta las particularidades del sistema electoral mexicano, dice que Morena, PT y PES rondarían los 260 escaños y podrían lograr una mayoría en la cámara (que consta de 500 miembros).

Esta estimación, no obstante, es una aproximación y el resultado real podría desviarse. Por un lado, tenemos que contar con la imprecisión típica de los sondeos, pero además se suman los efectos del sistema electoral, que no son fácilmente predecibles. La ley mexicana determina que 300 diputados se eligen en distritos uninominales por mayoría relativa. Eso suele dar ventaja al partido más votado porque introduce un sesgo mayoritario (el partido puntero puede ganar muchos distritos con un margen estrecho de votos). Conscientes de esto, las coaliciones se coordinan y en muchos distritos presentan un único candidato que aglutine todas sus fuerzas.

Este sesgo mayoritario complica las predicciones de diputados porque es difícil anticipar su magnitud. No es ni constante ni lineal. En el cálculo anterior hemos asumido un efecto pequeño en favor de Morena y sus socios de coalición, pero si el efecto fuese mayor —como ha ocurrido en el pasado con las victorias del PRI—, la suma de Morena, PES y PT podría superar los 280 diputados.

Los 200 diputados restantes se eligen con repartos proporcionales y son más fáciles de predecir, aunque el sistema electoral también introduce incertidumbres, como el mecanismo contra la sobrerrepresentación. Según lo establecido en el artículo 54 de la Constitución del país, ningún partido podrá tener más de 300 diputados ni un porcentaje de diputados mayor en ocho puntos a su porcentaje de votos. En 2012 y 2015, por ejemplo, el PRI superó el umbral de sobrerrepresentación y fue necesario restarle diputados y recalcular el reparto siguiendo la ley. Nuestros cálculos indican que Morena podría no superar ese límite, lo que de nuevo beneficia sus expectativas de escaños.

La situación en el senado es similar. La suma de Morena, PT y PES ronda el 46% de votos en las encuestas, mientras que las coaliciones alrededor del PAN y del PRI suman el 33% y el 21% de los votos, respectivamente. En este caso el efecto mayoritario del sistema es menor —porque de los tres senadores que elige cada estado, hay uno que se reserva a la primera minoría. Aun así, la coalición alrededor de López Obrador tiene opciones para conseguir la mitad de los senadores y controlar la cámara.

En definitiva, la coalición alrededor de López Obrador no tiene asegurado el control de las dos cámaras —porque las encuestas pueden estar sobrestimando sus fuerzas y porque podrían no ser competitivos en distritos uninominales—, pero tiene opciones reales de lograrlo.

La elección presidencial

A 10 días de que México celebre la mayor votación de su historia –más de 3.000 cargos públicos en juego-, todas las miras se centran en López Obrador. De acuerdo al modelo electoral de EL PAÍS, el líder de Morena tendría ahora un 95% de probabilidades de ser elegido presidente. Ricardo Anaya ganaría un 4% de las veces y José Antonio Meade menos del 1%.

Para calcular esta predicción hacemos un promedio de encuestas y tenemos en cuenta su precisión histórica. La metodología que seguimos es la misma que usamos con elecciones en Francia, Reino Unido, España, o hace apenas dos semanas, Colombia. Nuestros análisis indican que el margen de error de los sondeos ronda ahora los 12 o 13 puntos. Por eso López Obrador es un favorito claro: porque sería raro —o infrecuente— ver un vuelco electoral que haga perder 20 puntos al candidato puntero.

Estimación de diputados y senadores. Para la estimación de diputados hemos tomado un promedio de seis encuestas recientes (de Berumen/Ipsos, Parametria, El Financiero, Gii360, Consulta Mitofsky y Reforma). A partir de esas encuestas estimamos los diputados por mayoría relativa y representación proporcional, tomando en cuenta los límites que marca la Constitución. Para la estimación de senadores seguimos un proceso análogo a partir de tres encuestas de (de Berumen/Ipsos, Parametria y Gii360). Estos cálculos son una aproximación y están sujetos a márgenes de error elevados.

Metodología del modelo de la elección presidencial. Las predicciones las produce un modelo estadístico basado en sondeos y en su precisión histórica. El modelo es similar al que usamos en Francia, Reino Unido o Cataluña. Funciona en tres pasos: 1) agregar y promediar las encuestas en México, 2) incorporar la incertidumbre esperada, y 3) simular 20.000 elecciones presidenciales para calcular probabilidades.

Paso 1. Promediar las encuestas. Nuestros promedios tienen en cuenta docenas de sondeos para mejorar su precisión. Los datos han sido recopilados en su mayoría por la web Oraculus.mx. El promedio está ponderado para dar distinto peso a cada encuesta según tres factores: el tamaño de la muestra, la casa encuestadora y la fecha.

Peso por muestra. Las encuestas con más entrevistas reciben más peso, según una ley decreciente (pasado cierto umbral, hacer más entrevistas aporta poco).

Efecto de la casa encuestadora. La mayoría de encuestadoras tienden a dar mejores resultados a un candidato de forma sistemática. Es algo razonable: si usan métodos e hipótesis diferentes, es normal que sus desviaciones sean constantes. El problema es que estos efectos mueven el promedio artificialmente a corto plazo. Una opción para evitarlo es calcular los «efectos casa», la desviación sistemática de cada encuestadora con cada candidato. Después, al promediar las encuestas, sustraemos (parte de) esa desviación del dato de la encuestadora.

Encuestas repetidas. Ponderamos a la baja las encuestas repetidas de un mismo encuestador. La idea es sencilla: no queremos que una empresa que haga muchas encuestas domine el promedio. Al calcular el promedio en una fecha, la encuesta más cercana de cada encuestador tiene peso 1, y el resto un peso reducido.

Peso por fecha. El último factor es el más importante: queremos dar más peso a las encuestas recientes al calcular el promedio. Para conseguir eso asignamos pesos a los sondeos según una ley decreciente exponencial (por ejemplo, en este promedio una encuesta de hace 15 días recibe la mitad de peso que una encuesta de hoy). También definimos una franja de exclusión y eliminamos completamente las encuestas con más de 60 días de antigüedad.

Paso 2. Incorporar la incertidumbre de las encuestas. Este es el paso más complicado y más importante. Necesitamos estimar la precisión esperada de los sondeos en México. ¿De qué magnitud son los errores habituales? ¿Cómo de probable es que se produzcan errores de 2, 3 o 5 puntos? Para responder esas preguntas hemos estudiado cientos de encuestas en México y miles internacionales.

Calibrar los errores esperados. Primero he estimado el error de las encuestas en México. He construido una base de datos con encuestas de cinco elecciones desde 2000 —incluyendo las tres presidenciales. El error absoluto medio (MAE) de los promedios de encuestas en México ha rondado los 3 puntos por partido o candidato. Eso significa que fueron habituales desviaciones de 3 o 4 puntos y que el margen de error se acerca a los 8 puntos. Pero tres elecciones son pocas para extraer conclusiones fuertes, especialmente si miramos el acierto de los sondeos en la región. Nuestro análisis de 24 votaciones en Latinoamérica eleva el error MAE a 4 puntos. Por eso, queriendo ser cautos, nuestro modelo asume un MAE de 3,5 puntos para México.

Esos errores dependen al menos de dos cosas: del tamaño del candidato/partido y de la cercanía de las elecciones. Para tener en cuenta esos dos factores hemos recurrido a la base de datos de Jennings y Wlezien, recientemente publicada en Nature. Hemos analizado los errores de más de 4.100 encuestas en 241 elecciones de 19 países occidentales. Así hemos construido un modelo sencillo que estima el error MAE del promedio de votos estimado por las encuestas para cada partido, teniendo en cuenta: i) su tamaño (es más fácil estimar un partido que ronda el 5% en votos que uno que supera el 30%), y ii) los días que faltan hasta las elecciones (porque las encuestas mejoran al final).

Distribución. Para incorporar la incertidumbre al voto de cada partido en cada simulación utilizo uno distribución multivariable. Uso distribuciones t-student en lugar de normales para que tengan colas más largas (curtosis): eso hace más probable que sucedan eventos muy extremos. La ventaja de esa hipótesis la explica Nate Silver. El nivel de curtosis lo he estimado con la base de datos. Luego defino la matriz de covarianzas de estas distribuciones para que i) la suma de los votos no sobrepase el 100% (una idea de Chris Hanretty), y ii) consideren correlaciones entre candidatos cercanos (tomando datos de duelos cara a cara y de segundas opciones). Por último, hay que escalar la amplitud de las matrices de covarianza para que las distribuciones de voto que resultan al final tengan el MAE y la amplitud esperados según la calibración.

Paso 3. Simular. El último paso consiste en ejecutar el modelo 20.000 veces. Cada iteración es una simulación de las elecciones con porcentajes de voto que varían según la distribución definida en el paso anterior. Los resultados en esas simulaciones permiten calcular las probabilidades que tiene cada candidato de ganar.

Por qué encuestas. El modelo se basa por entero en encuestas. Existe la percepción de que los sondeos no son fiables, pero a nivel nacional fallaron por pocos puntos incluso con Trump y con el Brexit. En otras elecciones recientes dieron menos que hablar porque estuvieron acertados (Francia, Países Bajos, País Vasco, Galicia, Cataluña). Pese a la creencia popular, lo cierto es que las encuestas no lo han hecho mal últimamente. Las encuestas raramente son perfectas, pero no existe una alternativa que haya demostrado mejor capacidad de predicción.

El País
Kiko Llaneras
Javier Lafuente
Ciudad de México
Miércoles 20 junio de 2018.


El abanderado presidencial de Juntos Haremos Historia llamó traidores a los que le negaron el uso del Zócalo.

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador anunció que Belinda y Eugenia León estarán en su evento de cierre de campaña en el Estadio Azteca, el 27 de junio.

"Voy a adelantarlo, va a estar en ese evento festival, va a estar Belinda, Eugenia León", dijo en un mitin en Ciudad del Carmen, Campeche.

En tanto, el abanderado presidencial de Juntos Haremos Historia llamó traidores a los que le negaron el uso del Zócalo.

Por otro lado, López Obrador regañó públicamente a los dirigentes locales de Morena, PT y PES en Campeche, a quienes culpó de que la coalición no se haya concretado en ese Estado.

Reforma
Ciudad de México
Jueves 14 de junio de 2018.


En un video que circula en las redes sociales, donde presuntamente aparece Juan Barreiro, hermano menor del empresario queretano, Manuel Barreiro, quien le compró una nave industrial a Ricardo Anaya en 54 millones de pesos, éste describe cómo el panista queretano pidió a un grupo de empresarios queretanos apoyo económico para financiar su campaña presidencial, además de que con otras operaciones obtendría 80 millones de pesos.

En el video, que dura 5 minutos con 23 segundos, Juan Barreiro describe que Anaya Cortés les compartía información para la adquisición de tierras a bajos costos para que después costarán muchos más, "a través de él (Anaya) se hicieron muchos parques industriales".

La pieza multimedia comienza con la leyenda: "Ricardo Anaya no solo 'lavó' dinero para enriquecerse, sino también para financiar su campaña política. Lleva años traficando influencias con un grupo de empresarios".

En las imágenes aparecen extractos en audio y video de tres presuntas reuniones, entre una empresaria argentina y Juan Barreiro, donde cerrarían un negocio inmobiliario, pero describen que la mujer prefirió permanecer en el anonimato.

En la primera parte del video, Juan relata a la empresaria argentina que su hermano mayor se llama Manuel, y le describe que hay temas que se tienen que manejar con mucha delicadeza y se observa que la charla es en una mesa sobre la que hay una copa con vino tinto y una botella de agua.

En un segundo extracto de la pieza, Juan relata que son tres hermanos. El mayor se llama: Manuel, él (Juan) es el de en medio y tienen otro menor que vive en Barcelona, España. Detalla que Manuel es dueño del pent-house de Corporativo Blanco que actualmente es el edificio más popular de Querétaro para las inversiones.

Agrega que Manuel Barreiro es dueño de 13 parques industriales, "él trae fondos de otros lados y desarrolló aquí en Querétaro. Él vive en Canadá, bueno, vive en Miami, realmente, ahorita está en Canadá y viaja".

VÍNCULO CON ANAYA

Juan Barreiro detalla que cuando él llegó a Querétaro era una ciudad muy pequeña y creció con la mayoría de las familias acomodadas esta ciudad y "todos mis cuates, dice, están en posiciones muy bien".

La empresaria argentina cuestiona si el candidato a Presidente es uno de sus amigos, en este caso refiriéndose a Ricardo Anaya. Juan responde que sí, "se le metió muchísimo dinero ahorita para que gane".

"Se acercó por dinero, este, se hizo algo para hacerle llegar dinero en cuanto a unas bodegas. Este, se le dijo, okey, tenemos estos terrenos, se hizo un crédito como mencionado hasta ahorita. Okey, ya, nosotros lo vamos a poner, te hace un crédito, tú me lo vas a ir pagando… se va a incrementar el valor que tú tienes, y a la hora en que lo vendas te vas a ganar 80 millones (de pesos) para que te los guardes en tu bolsa", relata presuntamente Juan Barreiro.

La empresaria extranjera también cuestionó para qué serían esos recursos y Juan Barreiro responde que eran para la campaña.

Además, relata que no es lo único que se ha hecho con Anaya Cortés, pues a través de él se hicieron "muchos parques industriales, se cambiaron, se compraron tierras. Él (Anaya) tenía, él sabía… ´Oye, pues se van a, abrir estas tierras a la venta, este, ¿te interesa? ´, ´sí´. Entonces, él pasaba la información de primera mano, cuando se hacía la licitación, y ´okey, aquí está el dinero de golpe´. "Entonces, de que la tierra costara uno, se cambiaba a que costara 30 y se desarrollaba".

De acuerdo con información de El Universal de 2017, informó que las expropiaciones de terrenos que hizo el entonces gobernador de Querétaro, Francisco Garrido Patrón (2003-2009) beneficiaron directamente al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, y su familia política, debido a que les permitieron comprar tierras a costos bajos y después revenderlas en grandes cantidades.

Unos segundos después en el video se escucha como Juan dice: "Este, y bueno, ahora que llegó (Anaya), pues dijo: ´oye, pues es que voy a necesitar lana, este´, ´Okey, ¿Cuánto vas a necesitar? ´, le preguntaron. ´Pues, ahorita, de entrada, dame tanto, ¿no?", detalla.

La mujer relata que los recursos se pasaban de una empresa a otra en distintos países del mundo para poder "lavar y no pagar". Juan Barreiro define que él tiene cómo hacerlo, y dice que si le depositan la cantidad, él lo mete a una casa que se dedica específicamente a eso, pero le pide mucho cuidado porque no pueden mover muchas cantidades porque están revisando todo.

"Lo que se hizo a través de mi hermano, no estaba a nombre de mi hermano, no estaba y bueno, hasta que llegaron con mi hermano". Cabe recordar que después de la denuncia de "lavado" de dinero, autoridades de la PGR ubicaron a Manuel Barreiro en Canadá.

La mujer consulta si no es muy tarde para invertir plata en Ricardo Anaya, Juan, responde que nunca es tarde para hacer algo, pero en este momento es complicado hacerlo porque está todo muy revisado, pero "siempre hay formas de hacerle llegar el dinero".

El video finaliza con la interrogante: ¿Qué pasaría sí Ricardo Anaya gana la Presidencia?

"Y sí queda, pues éste candidato, se nos abren las puertas, pero para lo que queramos, entonces con eso, nos vamos al cielo", finalizan las imágenes y audios que circulan en las redes sociales.

ANAYA REVIRA

Ante la publicación del video y el portal web anteriormente citado, el candidato presidencial por el Acción Nacional, Ricardo Anaya, publicó un video en redes sociales donde responsabilizó a Enrique Peña Nieto de tanto de su seguridad como la de su familia.

Por otra parte, el candidato también acuso al Ejecutivo de estar detrás del video en el que se le señala de lavar dinero para financiar su campaña.

El candidato señaló que otro motivo para atacarlo es haber denunciado un pacto entre Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

“Peña Nieto le ayuda a Andrés Manuel López Obrador atacándome a mí y López Obrador ya se comprometió a perdonarle todo”, señaló anteriormente.

El Siglo de Torreón
Ciudad de México
Viernes 8 de junio de 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter