•    Los indiciados pertenecerían a la organización criminal liderada por alias 'Guacho'  

•    "Tenemos información que sí, a través de Guacho, hay otra estructura y que existiría ese nexo con los carteles mexicanos": Cesar Merizale, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas

Quito.- El ministro del Interior, César Navas, señaló este domingo 15 de abril de 2018 que desconocen el paradero de los cuerpos del equipo de prensa del Diario EL COMERCIO secuestrado en la zona fronteriza con Colombia y asesinado en cautiverio.

"No se conoce con exactitud dónde están los cuerpos", dijo Navas en una rueda de prensa en la que señaló que "hay un proceso que se está llevando a cabo con organismos internacionales para poder determinar esto", dijo Navas.

El Gobierno ecuatoriano informó ayer que el Comité de la Cruz Roja aceptó la delegación para recuperar los cuerpos del periodista Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años).

El equipo de prensa llegó a Esmeraldas el 25 de marzo y un día después fue secuestrado por grupos disidentes de las FARC, según dijo Ortega desde su cautiverio en un vídeo que circuló en la prensa colombiana.

En la rueda de prensa, Navas detalló las acciones de control que se han registrado en la zona fronteriza desde el pasado viernes, cuando se confirmó el asesinato del equipo periodístico y señaló que, entre otras actividades, hubo 91 allanamientos a viviendas en la zona de Mataje.

Señaló que en los operativos se encontró armamento artesanal y también antiaéreo que "puede derribar un helicóptero", y apuntó que se detuvo a nueve personas para investigaciones, de las cuales ocho están siendo procesadas, y de ellas, una tiene medidas sustitutivas porque está en estado de gestación.

Según Navas, los detenidos fueron trasladados a diversas cárceles del país.

De su lado, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, César Merizalde, corroboró que desde el viernes, cuando se confirmó el asesinato del equipo de prensa, se reanudaron las operaciones, "conjuntamente en acciones coordinadas con las Fuerzas Armadas de Colombia".

El comandante de Policía de Ecuador, Ramiro Mantilla, comentó que se han realizado distintos operativos en la zona fronteriza en los últimos meses, y que hasta el momento se ha detenido a 43 personas, presuntamente pertenecientes a una organización liderada por alias 'Guacho', incluido en la lista de los más buscados en Ecuador.

El secretario Nacional de Comunicación, Andrés Michelena, pidió unidad al país para afrontar la situación y subrayó en la rueda de prensa que "el enemigo está fuera, el enemigo del Ecuador es Guacho", dijo.

En la comparecencia ante la prensa, Navas reiteró que el grupo que secuestró al equipo de prensa "nunca" tuvo la "voluntad de negociar" y añadió que mañana habrá una reunión del eje de seguridad y cancilleres de Ecuador y Colombia, en Quito.

Asimismo, dijo que también llegarán esta semana delegados de Fuerzas Armadas y Policía de Colombia con los que se establecerá un plan de seguridad en la frontera.

 Ante mensajes que circulan en redes de supuestas advertencias de eventuales ataques a otras ciudades de Ecuador, Mantilla comentó que "no han existido amenazas serias" tras la captura de nueve personas en la zona fronteriza en operativos realizados en semanas pasadas.

Por su parte, Merizalde apuntó: "la amenaza siempre va a existir, nuestras fuerzas hacen todo lo posible en control fronterizo y acá en el interior, pero la amenaza puede existir al interior del país".

Consultado sobre si tras alias 'Guacho' hay alguien con nexos con carteles mexicanos, el ministro del Interior pidió que se consulten detalles a las autoridades colombianos, pero enseguida agregó: "Tenemos información que sí, a través de Guacho, hay otra estructura y que existiría ese nexo con los carteles mexicanos".

Por otra parte, Michelena comentó que el jefe de Estado, Lenín Moreno, ha pedido una investigación para "averiguar quiénes permitieron que esta permisividad del narcotráfico afecte ahora al ecuatoriano".
 
EFE
El Comercio
Quito, Ecuador
Domingo 15 de abril de 2018.

La gastronomía hoy es noticia y trasciende todos los ámbitos. Ofrece también reminiscencias literarias

Pablo Neruda fue un poeta de pasiones y sensaciones. Se sabe que cultivó la sensualidad de la comida y que plasmó en su poesía sus propios gustos y apetitos, al margen, desde luego, de su credo político.

Ironía aparte, fue en "Odas elementales" que  Neruda nos indujo al culto a la sencillez y a las apetencias profanas. El poeta había abandonado la introspección y el intimismo melodramático para explorar el mundo exterior, vinculado con sus sentidos. Ese tránsito hacia el sibaritismo y las inquietudes terrenales se empieza a vislumbrar ya en "Residencia en la tierra".

Para algunos, más que gourmet, la avidez del poeta desciende pantagruélicamente hasta el nivel de la glotonería. Sin visos de autocomplacencia, Neruda nos da referencias de sus dilecciones y debilidades en su célebre autorretrato: "Por mi parte, soy o creo ser [...] creciente de abdomen [...] amigo de mis amigos [...] investigador de mercados [...] monumental de apetito.".

Fiesta en la mesa

Neruda no solo es un amador desorganizado, sino además un amante de la buena mesa. En "Odas elementales" desciende a la simpleza de un niño que se asombra ante las cosas más simples. Hace una festividad del aceite y el pan, se deslumbra ante el caldillo de congrio y las esencias de la cocina chilena.

El rito del banquete en el poeta da inicio con las metáforas enraizadas a la comida. Oda a la cebolla, al tomate o a la alcachofa operan como puentes entre el hombre vivo, ávido de alimento y la naturaleza rica y en permanente ofertorio. Con los versos consagrados al tomate, nos introducimos en el sacrificio inexorable en la cocina: "Debemos, por desgracia, asesinarlo:/se hunde el cuchillo/en su pulpa viviente,/ es una roja víscera/ un sol fresco/ profundo, inagotable...".

El ingrediente se reúne con otros luego para fabricar la buena sazón: "se casa alegremente/ con la clara cebolla,/ y para celebrarlo/ se deja caer aceite,/ hijo/ esencial del olivo,/ sobre sus hemisferios entreabiertos,/ agrega/ la pimienta/ su fragancia...".

El hedonismo, transmutado en  entusiasta panteísmo, lo lleva a concederles versos a ingredientes que para el vulgo no son más que materia prosaica, poco inspiradora para el trance poético. Las odas les transmiten, no obstante, un aire peculiar de objetos sagrados a los elementos.

En "Oda a la cebolla", Neruda nos proyecta las imágenes de una cebolla que relumbra como una joya: "luminosa redoma/ pétalo a pétalo/ se formó tu hermosura,/ escamas de cristal te acrecentaron/ y en el secreto de la tierra oscura/ se redondeó tu vientre de rocío". La comida es sabor, pero también imágenes, curvas, líneas, redondeces y matices.

Comiendo en Hungría

Neruda y Miguel Ángel Asturias escribieron sin solemnidades un libro al que titularon "Comiendo en Hungría" (1969). Ambos habían llegado a Budapest en 1965 y quedaron maravillados con las extrañas combinaciones de sabores.

La historia del libro comienza en el fabuloso Alabárdos, restaurante de belleza gótica, en la zona tradicional de Budapest. Es un libro que explora, que huele, que festeja a la páprika y al tokaj, que receta, que reseña restaurantes y que celebra la buena comida como el buen vivir.

Es también el intercambio de sensaciones entre dos creadores. Entre la devoción y la gula, el poeta y el novelista se detienen en el pörkölt, salsa de deleite, se asombran por el pescado. Para ambos escritores cada comida en Hungría es una celebración de amigos, una fiesta, la consagración de la vida. La obra incluye, para mayor detalle, un vocabulario abreviado de las comidas, bebidas, tabernas y restaurantes húngaros. Asturias escribe fascinado: "La cocina húngara es siempre un experimento, un ensayo, una aventura gloriosa y de aquí que la sazone el mejor de los condimentos: la sorpresa".

Poeta omnívoro

Bien podrían extrapolarse a toda la vida de Neruda, incluido su apetito formidable, las frases que trazó sin darse tregua en sus memorias (“Confieso que he vivido"): "Yo sigo trabajando con los materiales que tengo y que soy. Soy omnívoro de seres, libros, acontecimientos y batallas. Me comería toda la tierra. Me bebería todo el mar".

El Comercio
Lima, Perú
Raúl Mendoza Cánepa
@@rmendozacanepa
Sábado 14 de marzo de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter