Usará Ejército la fuerza si ocurre otro caso como el de Acajete

Muere joven herido presuntamente por militares en Acajete, Puebla, denuncian

No es población civil, es escoria social al servicio del crimen organizado y hampones locales

La determinación la tomó la SEDENA para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas.


La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sostuvo que en la confrontación de ayer entre pobladores y militares en Apango, municipio de Acajete, no hubo lesionados, pero los pobladores aseguran que dos personas resultaron heridas, y una de ellas, Enrique N, de 22 años, falleció tras recibir un disparo en la cara.

En un boletín, la Sedena reconoció que cuando los soldados fueron rodeados por aproximadamente 150 pobladores, quienes les lanzaron palos y piedras, hicieron disparos al aire para obligar a los lugareños a dispersarse. Sin embargo, subrayó, ningún civil o militar resultó herido.

Hoy, los pobladores aseguraron que sí hubo dos heridos, entre ellos un joven de 22 años de edad, quien murió poco después del enfrentamiento, cuando fue llevado a un hospital de la zona.

La confrontación entre soldados y pobladores ocurrió la tarde del lunes 9, cuando que los militares custodiaban una bodega y los pobladores intentaron recuperarla.

En ese sitio, según un comunicado emitido este martes por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), se localizaron vehículos con reporte de robo, así como diversas mercancías sustraídas.

Los familiares aseguraron que la víctima fatal sólo se había acercado al lugar por curiosidad, pero fue alcanzado por una bala. La madre sostuvo que su hijo era comerciante, originario de San Antonio Tlacamilco, y tenía pocos días de haber regresado de Mérida, Yucatán.

Según los pobladores, los disparos que hicieron los soldados no fueron al aire, como aseguró la Sedena en su boletín, sino que apuntaron de manera directa contra las personas que se encontraban en el lugar de los hechos.

Ante la ocurrencia de un delito y en los casos en los que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el país, y sean objeto de una agresión se actuará en su defensa legitima (SEDENA).

Hasta ahora las autoridades estatales no han emitido ningún reporte que confirme la muerte del joven por el enfrentamiento entre civiles y soldados.

De acuerdo con el subsecretario de Desarrollo Político, David Méndez Márquez, hay localidades de Puebla, como ocurrió en Acajete, donde los pobladores defienden a los grupos delincuenciales que se asentaron en la zona por el robo del huachicol.

Eso, dijo, se generó en los gobiernos panistas de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad, luego de que se desatendió la problemática y se permitió que creciera, sobre todo en la Sierra Norte de Puebla, San Martín Texmelucan y el Triángulo Rojo.

Usará Ejército la fuerza si ocurre otro caso como el de Acajete

Tras las agresiones que sufrió el pasado lunes por parte de pobladores, entre ellos algunos delincuentes, en el municipio de Acajete, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) advirtió que el personal del Ejército usará la fuerza, si se llega a presentar otro caso de esta índole.

Mediante un comunicado fechado el 9 de septiembre en la Ciudad de México, aseguró que la determinación la tomó para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, quienes se encargan de garantizar la seguridad y paz del país.

Sin embargo, la Sedena señaló que, en caso de utilizar la fuerza y su gradualidad, los elementos lo harán con estricto apego al orden jurídico vigente y a los Derechos Humanos.

“La Secretaría de la Defensa Nacional hace del conocimiento de la sociedad, que ante la ocurrencia de un delito y en los casos en los que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el país, y sean objeto de una agresión se actuará en su defensa legitima conforme a los principios del uso de la Fuerza y su gradualidad, para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los derechos humanos”, detalló en un comunicado.

Sobre el enfrentamiento ocurrido el pasado lunes en la junta auxiliar Apango de Zaragoza del municipio de Acajete, la corporación federal reconoció que el personal militar realizó detonaciones de arma de fuego al aire para dispersas a los más de 150 pobladores que los agredieron.

De acuerdo con las investigaciones, el pasado domingo el personal del Ejército Mexicano localizó una bodega que presuntamente almacena vehículos y mercancía robada, en la junta auxiliar Apango de Zaragoza.

En consecuencia, los militares decidieron quedarse a resguardar el inmueble, en lo que la autoridad les otorgaba una orden de careo para abrirlo.

Sin embargo, la tarde del lunes un grupo de unos 150 pobladores, encabezados por supuestos delincuentes dedicados al robo de camiones de carga en carreteras, acudieron al lugar para exigirles a los agentes federales que se retiraran.

Como se negaron, los agredieron con palos y piedras, por lo que los militares detonaron sus armas de fuego al aire para dispersar a la turba, lo cual fue difundido mediante un video.

Ante la agresión, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal desplegó un operativo por tierra y aire para controlar la situación en el lugar, donde no se reportaron personas lesionadas ni detenidas.

Tras enfrentamiento, el personal se retiró durante la madrugada del martes de la bodega, la cual hasta el cierre de esta edición se encontraba sin resguardo debido a que los pocos policías estatales que se encontraban sólo acudieron al predio durante la presencia de los medios de comunicación para posteriormente concentrarse en la Presidencia auxiliar.

En el lugar, únicamente se pueden observar los sellos de aseguramiento que les colocaron las autoridades federales para su posterior cateo, el cual no supuestamente no ha sido realizado.

Proceso /Milenio
Ciudad de México
Andrés Sánchez Pastén
Martes 10 de agosto de 2019.


El secretario General de Gobierno (SGG), Diódoro Carrasco Altamirano, anunció que el Ejército Mexicano continuará en Puebla el próximo año sumado al combate a los robos de hidrocarburo, de trenes y en carreteras.

Y es que refirió que de manera anual el gobierno estatal renueva el convenio de coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), para que el personal castrense pueda continuar en la entidad.

“La permanencia militar está en Puebla, nosotros no tenemos ningún problema, tenemos un convenio que se firmó a principios de este año con la Secretaría de la Defensa Nacional, el gobernador y el general Cienfuegos para que podamos mantener los cuerpos de apoyo de la Policía Militar fundamentalmente en el combate a robo de combustibles, en el combate a robo de trenes y en el combate y vigilancia de carreteras”, dijo.

Apenas el pasado 1 de diciembre el gobernador Antonio Gali Fayad indicó que en este mes culmina el convenio que permite que mil 500 elementos de la Policía Militar se encuentren en Puebla, sin embargo, adelantó que solicitaría al secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, extender este periodo.

“Ahorita tenemos el convenio hasta diciembre, voy a hablar con el general Cienfuegos para ampliarlo, obviamente no podemos bajar la guardia de nuestros mil 500 elementos de la policía militar, está trabajando la Gendarmería, está trabajando también la Policía Federal sobre todo en los patrullajes en las diferentes carreteras, no se espera mayores elementos”, dijo el mandatario estatal en ese entonces.

Con respecto a los delitos que está combatiendo el Ejército Mexicano en Puebla, hay que destacar que de enero al 17 de diciembre se detectaron 979 tomas clandestinas, se realizaron mil 649 operativos, se decomisaron cuatro millones 771 mil 367 litros de combustible robado, se detuvieron a 724 presuntos delincuentes y se decomisaron dos mil 494 vehículos.

Por lo que respecta al robo de trenes de carga en Puebla, el propio Carrasco Altamirano ha reconocido que este delito se incrementó cuando el estado se vio impactado por las tormentas tropicales y por los dos terremotos de septiembre, sin embargo, dijo que en el mes de octubre no se tuvo ningún caso.

Ha informado que en Puebla transitan diariamente 35 trenes, de tal suerte que en el periodo enero-octubre circularon 10 mil 500 por la vía férrea del estado; en el mismo periodo hubo 138 incidentes, lo que representó un total de 0.46 por ciento de los casos reportados a nivel nacional.

Sobre el robo en carreteras, el titular de la SGG ha comentado que en Puebla, de enero a octubre de 2017, se denunciaron mil 264 robos y que se presentan aproximadamente 4.21 incidentes al día, lo que representa 0.000029  por ciento en relación a los vehículos que transitan diariamente por la autopista México-Puebla.

El Sol de Puebla
Aldo Miguel Martínez
Viernes 22 diciembre 2017.

El funcionario de Pemex encargado de cuidar los ductos, el general Eduardo León Trauwitz, dispone de cuantiosos recursos y del apoyo absoluto de la Sedena; por eso llama la atención que en este sexenio haya crecido tanto el delito de robo de combustible en distintos puntos del país.

Desde el inicio de su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto puso al militar de sus confianzas, Eduardo León Trauwitz, al frente de la seguridad de Pemex. Jefe de escoltas de Peña desde el Estado de México, el ahora general ha tenido grandes beneficios en este sexenio: ascendió de grado militar más pronto que sus contemporáneos, amplió la influencia de su oficina en la empresa pública y obtuvo una fuerza de 2 mil 500 elementos del Ejército y la Marina para su principal tarea, la vigilancia de los ductos de gasolina.

Aunque no es el primer jefe castrense a cargo de la seguridad de las instalaciones de Pemex, el general León Trauwitz ha sido el principal encargado de combatir la "ordeña” de combustible, que viene desde el gobierno de Felipe Calderón pero que se ha agravado en el de Peña Nieto.

El Ejército ha sido el principal apoyo del general de Infantería para esta tarea. Pero también ha contado con cuantiosos recursos materiales y económicos, incluidos dos aviones que según los legisladores del PAN terminaron destinados al uso de la Presidencia de la República.

Además, de acuerdo con el reporte de la cuenta pública de 2015 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), otros aparatos aéreos comprados para el combate del robo de combustible fueron usados por el entonces director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, sin que se haya comprobado que fue para la "movilidad táctica y estratégica” de funcionarios para la toma de decisiones de "seguridad nacional”, según reportó la reportera Jesusa Cervantes (Proceso 2107).

Aunque el nombre del general León Trauwitz ya se había hecho visible a principios del sexenio, ya que el 31 de enero de 2013 una poderosa explosión destruyó tres niveles de la torre B-2 de Pemex, en la Ciudad de México, el cargo del jefe militar surgió de nuevo en medio de las revelaciones de una probable ejecución extrajudicial de un civil a manos de la Policía Militar (PM), durante una confrontación armada con presuntas bandas dedicadas al robo de gasolina, el pasado 3 de mayo en Palmarito, Puebla.

La PM se ha convertido en la apuesta del secretario de la Defensa Nacional (Sedena), el general de división Salvador Cienfuegos, para mantener la participación de los militares en tareas de seguridad pública, a pesar de su escasa experiencia. Por ello, de la mano del Congreso busca reformar la ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos para que vayan más allá de las funciones de vigilancia que ahora realizan.

Del choque ocurrido en el llamado Triángulo Rojo del robo de gasolina en Puebla, sólo se conocía la versión del Ejército de que efectivos de la PM fueron atacados en dos ocasiones. En la primera, según dijo, con niños y mujeres como escudos humanos. Pero una semana después, el miércoles 10, el periódico Cambio de Puebla dio a conocer un video en el que se ve la ejecución de un civil cuando estaba sometido por los policías castrenses.

El general León Trauwitz pertenece al arma de Infantería. Pero sus posiciones más importantes las ha logrado fuera de la Sedena, al lado de Peña Nieto. Comandante de tropa en sólo dos ocasiones y asesor de mando en dos zonas militares y en una región militar, es maestro en seguridad nacional por el Centro de Estudios Superiores Navales (Cesnav) de la Secretaría de Marina.

Su carrera militar dio un giro cuando logró integrarse al Estado Mayor Presidencial (EMP) como coordinador de seguridad presidencial cuando Vicente Fox llegó a Los Pinos. Con Felipe Calderón estuvo a cargo de la seguridad de los jefes de Estado y de Gobierno visitantes hasta que en 2010 pidió licencia al Ejército para irse al Estado de México a cuidar al entonces gobernador Enrique Peña Nieto, a quien después también resguardó durante la campaña presidencial.

Como escolta del entonces gobernador, cobró en la Secretaría de Seguridad Ciudadana del estado, según su propia declaración de servidor público ante la Secretaría de la Función Pública, en la que sin embargo evitó dar a conocer su patrimonio.

Cuando Peña ganó la República de la República promovió a León Trauwitz, que apenas tenía dos años como coronel, a general brigadier. El nombramiento, que recibió en noviembre de 2012 con el aval del mandatario saliente Felipe Calderón, generó molestia en varios mandos militares, ya que no cumplía con los cuatro años requeridos para el ascenso.

Además, Peña lo colocó al frente de la Gerencia de Servicios de Seguridad Física de Pemex, cargo que a un año de haber llegado transformó y elevó a Subdirección de Salvaguardia Estratégica (SSE), responsable de la vigilancia, supervisión y la seguridad física de las instalaciones de la ahora denominada empresa productiva del Estado.

Desde ahí, ha tenido el control de cuantiosos recursos para enfrentar a los llamados huachicoleros, dedicados al robo de gasolina en la red de ductos de Pemex.

De acuerdo con una entrevista publicada por en el número 488 de la revista Armas, del bimestre marzo-abril del año pasado, para esa tarea siempre ha tenido el apoyo de militares: "El espíritu de esta subdirección a mi cargo es recibir personal militar que se haya retirado dignamente, ya sea del Ejército, la Fuerza Aérea o la Armada de México, o personal que haya causado baja también de las Fuerzas Armadas”.

Explicó: "Hoy tenemos desplegados permanentemente más de 2 mil 500 elementos de las Fuerzas Armadas y de Pemex a lo largo de 60 mil kilómetros de ductos, quienes se encuentran permanentemente combatiendo este ilícito”, que según sus propias estimaciones pasó de 19 mil millones de pesos a 30 mil millones al año.

Quién vigila al vigilante.

Proceso
Jorge Carrasco Araizaga
Reportaje Especial
Ciudad de México
Domingo 14 de mayo de 2017.


Una investigación periodística señaló que miembros del Ejército de México que trabajaban para un cártel del narcotráfico estuvieron involucrados en la desaparición y posible masacre de 43 estudiantes en Ayotzinapa.

Una nueva investigación periodística divulgada el viernes señaló que miembros del Ejército de México que trabajaban para un cártel del narcotráfico estuvieron involucrados en la desaparición y posible masacre de 43 estudiantes, uno de los crímenes más sonados de los últimos tiempos en el país.

En un adelanto de un libro de próxima aparición, la periodista Anabel Hernández asegura que militares estaban encargados de recuperar heroína por un valor de dos millones de dólares que iba en dos autobuses que fueron tomados por un centenar de estudiantes la noche del 26 de septiembre del 2014.

La periodista se basa en varias entrevistas con un narcotraficante de la ciudad de Iguala, en el empobrecido estado de Guerrero, donde esa noche desaparecieron los 43 estudiantes de magisterio, parte del centenar que llegó a Iguala y tomó los autobuses para llevárselos a una protesta en la Ciudad de México.

"Quien encabezó la operación para rescatar la droga fue el mismo Ejército", señaló la periodista citando a su fuente en un adelanto de los primeros capítulos del libro "La verdadera noche de Iguala", publicados en el sitio de Internet Aristegui Noticias.

"En el momento en que los militares rescataban la droga de los autobuses, los normalistas (estudiantes) a bordo se habrían dado cuenta de lo que estaban extrayendo de los compartimientos, imprevisto que detonó súbitamente la necesidad de desaparecerlos para no dejar testigos", señala el relato.

La Secretaría de la Defensa Nacional no emitió de inmediato ningún comentario sobre la acusación contenida en el adelanto del libro. Tampoco ninguna otra entidad del Gobierno mexicano.

El capo narco, al ser notificado de la pérdida de la heroína, pidió al coronel José Rodríguez Pérez, comandante del 27 Batallón del Ejército en la zona, que recuperara la droga a como diera lugar, señaló la publicación.

Los narcos de la zona, conocidos como Guerreros Unidos, habrían contado con la complicidad además de policías municipales de Iguala y localidades vecinas, así como policías estatales de Guerrero y federales, según la investigación.

Todas estas corporaciones policíacas, así como miembros del Ejército, han sido llamados a declarar este año, luego de que un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señalara serias fallas en la investigación y que a su juicio existían varias instancias de seguridad involucradas en la desaparición de los muchachos.

Sin embargo, la fiscalía federal aún no ha emitido ninguna conclusión sobre el caso y sólo se ha identificado un pequeño fragmento de hueso de uno de los estudiantes.

Reuters
Ciudad de México
Viernes 25 de noviembre de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter