Libro publicado por primera vez en Puebla en 1877 por Narciso Bassols, en librerías a partir de mayo

La nueva edición de “La cocinera poblana y el libro de las familias”, un antiguo recetario mexicano publicado por primera vez en Puebla en 1877 por Narciso Bassols, es decir hace 140 años, forma parte del interés que ha mostrado la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Ediciones de Educación y Cultura, a través de la Colección Legados, por difundir y preservar el patrimonio histórico, cultural y artístico de nuestro país y de Puebla. En el caso que nos ocupa, se trata de un valioso recetario de cocina que se ha convertido con el paso de los años en uno de los más preciados testimonios de la cultura culinaria poblana y, con ello, de una parte relevante del tesoro gastronómico nacional.

Su reedición en este año de 2017, respaldada por la BUAP, tiene un significado particular: con esta publicación La Cocinera Poblana –que con la coedición de 1901, realizada por las casas editoriales de Narciso Bassols y de Herrero Hnos. trascendió del siglo XIX al XX– vuelve a alcanzar un nuevo siglo, refrendando la calidad de su exquisitas y variadas recetas que hoy ponemos a disposición de los maestros de cocina, cocineras y cocineros, y ante todo, de los paladares contemporáneos que gustan de la maravillosa cocina criolla de Puebla y de nuestro país.

Como se verá más adelante al leer este libro, las recetas que integró Narciso Bassols a su recetario no son todas originarias de Puebla. Sin embargo, el conjunto tan diverso de platillos, venidos unos allende el Atlántico, y otros recogidos de la tradición familiar de nuestro país y nuestro estado, dan cuenta fiel de la riqueza gastronómica que animó las mesas de las familias poblanas durante décadas. En este sentido puede decirse que La Cocinera Poblana es, por cuanto al libro y su contenido, la concreción de un mestizaje que fundió en sus fogones naturaleza, arte y gustos culinarios de varios mundos y geografías.

Para la BUAP y su Facultad de Administración es muy grato participar en la publicación de esta obra, contribuyendo desde la Licenciatura en Gastronomía –con su planta de catedráticos– a la recreación de un variado menú de platillos tradicionales de Puebla. Estamos seguros que este libro contribuirá nuevamente, como lo hizo en siglos anteriores, a poner al alcance de las familias mexicanas las maravillas de nuestra más antigua cultura gastronómica. A.E.O.

CONTENIDO

  1. Presentación
  2. Agradecimientos
  3. Elogio de La Cocinera Poblana

Por Ricardo Moreno

4.Anexo

Relación de recetarios antiguos de cocina

(México siglos XVII-XX).

Por Adriana Guerrero Ferrer

  1. Platillos poblanos. Algunos botones de muestra

Por Catalina Pérez Osorio y Académicos de la Licenciatura en Gastronomía de la BUAP.

  1. Recetario completo:

La Cocinera Poblana o el Libro de las Familias.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 15 de abril de 2018.


El secretario de Seguridad Nacional estadounidense, John Kelly, emitió un par de memorandos insólitos el 20 de febrero. Son un plan de batalla para la “fuerza de deportación” que el presidente Trump prometió crear durante su campaña.

La razón por la que memorandos son insólitos es porque dan marcha atrás y descomponen políticas migratorias sensatas, y por cómo pretenden volver a la maquinaria de deportaciones más extrema y espeluznante, sin mencionar cara, para el detrimento de valores estadounidenses.

Una recapitulación rápida: el gobierno de Obama reconoció que millones de migrantes no autorizados, especialmente aquellos con hijos ciudadanos y vínculos fuertes con sus comunidades y con el país, merecían tener la oportunidad de quedarse y de regularizar su situación. Sus políticas se concentraban en deportar a criminales peligrosos, que fueran amenazas a la seguridad nacional y a quienes recién hubieran cruzado la frontera de manera ilegal.

El secretario Kelly se deshizo por completo de esas provisiones. Convierte en prioridad para la deportación a prácticamente cualquier persona que pueda ser deportada. Quiere a todos, empezando con quienes hayan sido condenados por algún crimen, sin importar cuán pequeño haya sido o qué tan antiguo. La proporcionalidad, la discreción procesal, la idea de que algunas condenas son injustas, los principios detrás de un impulso a las reformas judiciales… todos esos conceptos ya no aplican.

Los blancos de deportación ni siquiera tienen que ser criminales. Pueden haber sido sencillamente acusados de algún crimen –es decir, mantener la presunción de inocencia– o haber hecho algo que lleve a un agente migratorio a creer que esa persona pueda posiblemente enfrentar algún cargo.

Kelly incluyó una provisión amplia para que agentes de la Patrulla Fronteriza o del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), e incluso policías locales o ayudantes de alguaciles, puedan detener a quien crean pueda ser “un riesgo a la seguridad pública o nacional”. Esa es una receta para que se den abusos policiales y discriminación racial, una posibilidad aún mayor si el congreso autoriza la solicitud de Kelly de fondos para contratar otros 10.000 oficiales del ICE y 5000 agentes de la Patrulla Fronteriza.

Quiere, en sus palabras, una “explosión” en la contratación de jueces migratorios y funcionarios que revisen casos de asilo. Quiere más centros de procesamiento y de detención, lo que probablemente ha hecho salivar a la industria de prisiones privadas por las ganancias que se acercan.

Kelly también quiere reforzar programas que permitan a oficiales de la policía locales y estatales actuar como encargados de hacer cumplir las leyes migratorias. Los llama “un multiplicador de fuerzas altamente exitoso”, lo que es cierto si lo que quieres es una red de arrastre policial. Cuando cualquier encuentro con un policía local se puede convertir en el preludio de la deportación, los migrantes no autorizados temerán y evitarán a cualquier oficial. Y cuando los agentes locales y estatales sin entrenamiento en materia migratoria de repente pueden decidir quién se queda y quién se va, el riesgo de cometer injusticias es profundo.

Al igual que los peligros para el debido proceso. El procedimiento actual permite que haya deportaciones inmediatas, sin audiencias judiciales, para migrantes atrapados cerca de la frontera o que ingresaron de manera reciente. Pero Kelly hace notar que la ley le permite acelerar la expulsión de migrantes detenidos en cualquier parte del país que no puedan demostrar que han estado ahí “continuamente” por al menos dos años. El secretario se queda así con la posibilidad de saltarse el debido proceso con una política de “enséñame tus papeles” vigente de costa a costa.

Planea publicar datos de crímenes cometidos por migrantes no autorizados e identificar a las jurisdicciones locales y estatales que no cooperen con las fuerzas migratorias federales. ¿Por qué? Para promover la idea falsa, como lo ha hecho Trump de manera vergonzosa, de que los migrantes son un riesgo particular para la seguridad y para castigar a las llamadas ciudades santuario que, por razones de decencia y de mantener el orden público, quieren desconectarse del ICE.

Así es como se han vuelto armas los despotriques de Trump sobre bad hombres y terroristas extranjeros violadores: con burocracia.

Kelly prometió antes de ser confirmado al cargo que sería responsable del cumplimiento de políticas que fueran defendibles. Pero los migrantes tienen razón en estar asustados por su posicionamiento repentino junto con el nativismo de Trump. También tienen razón en estar asustados los estadounidenses que creen que el país está, o debería estarlo, comprometido a la ejecución sensata y proporcional de las leyes, y que debe ser acogedor para los migrantes y respetuoso de los hechos.

El País
Madrid, España
Miércoles 22 de febrero de 2017.

René Delgado       

Pese a la resistencia de la administración y los partidos en acordar un Pacto de Salida para garantizar la próxima elección presidencial, vale insistir en el punto dado el creciente deterioro de la situación... y vale, sobre todo, señalar que si a esas entidades no les interesa pactar, hay vigor y experiencia social para impulsar e imponer ese acuerdo.

La campaña presidencial es de los actores políticos dominantes, ni qué. El voto y la elección no, son de la ciudadanía y es preciso asegurarlos. Es menester crear las condiciones mínimas de estabilidad y certeza a fin de evitar que la crisis colapse la elección 2018.

***

Pese a la evidencia y al menos hasta ahora, ni la administración ni la oposición panista y perredista se han interesado en crear las condiciones necesarias para que la próxima elección presidencial se desarrolle en un marco de libertad, seguridad, civilidad, estabilidad y paz.

La administración pareciera actuar sin tino en el día con día, rebota, titubea y sucumbe indiferente ante la perspectiva de lo que puede ocurrir si continúa la pérdida de confianza y credibilidad en las instituciones, la división en el gabinete, el repunte de la violencia criminal y social, la ausencia del Estado de derecho, la creciente polarización entre distintos sectores sociales y, a la vez, frente a la propia administración, en el marco de la complicada situación económica y financiera.

A su vez, panismo y perredismo concentran su energía y esfuerzo en mejorar su posicionamiento de cara a la elección presidencial, considerar una posible alianza e intentar dilucidar, cuanto antes y a como dé lugar, quién debe abanderarlos en la contienda.

No les importa en qué condiciones llegar, sólo llegar al concurso electoral bajo la idea de conservar, recuperar u ocupar la residencia de Los Pinos aunque ello no suponga conquistar el gobierno.

***

Curiosamente, Andrés Manuel López Obrador es el único dirigente y candidato que advierte el riesgo de ir a los comicios como están las cosas, pero lo advierte como ajeno a él. Endosa la tarea de garantizar la competencia a la administración, casi a título de hagan lo necesario para que mi llegada sea de lo más tersa posible.

Lo advirtió el 26 de junio en el mitin de apoyo a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, al recomendar al presidente Enrique Peña Nieto: "... en este último tercio de su mandato integre y encabece un Gobierno de transición que permita entregar el mando en el 2018 en un ambiente de tranquilidad y de paz social, por el bien del pueblo y de la Nación".

Y, antier, con tufo de soberbia, anticipó que ante la posible derrota del grupo en el poder y su consecuente triunfo "no habrá represalias ni persecución para nadie". Sólo le faltó pedir que le den las gracias por anticipado.

López Obrador no ve por qué él tendría que impulsar esas condiciones de paz y tranquilidad. Su misión es salvar al país al ocupar la Presidencia de la República, no antes.

***

Ante esa actitud indiferente de "los profesionales de la política", conviene no perder de vista dos cuestiones.

Una, el vigor de distintos grupos sociales que, de variada forma -incluso, encontrada-, claman por una cultura política distinta, sellada por el derecho, la legalidad y la civilidad. Y, dos, los esfuerzos realizados en el pasado por personalidades y grupos para, desde la sociedad, reorientar el desarrollo político, social y económico desde la óptica del equilibrio, la justicia y la igualdad.

Ese vigor y esa experiencia pueden invertir los términos de la política: repudiar el acuerdo cupular e impulsar la participación social en la elaboración de un pacto que garantice la elección presidencial y el próximo gobierno.

***

Desde hace ya tiempo, distintos organismos no gubernamentales, centros de estudios, asociaciones civiles y movimientos sociales se han empeñado en defender o impulsar causas del interés nacional -derechos humanos, rendición de cuentas y transparencia, combate a la corrupción, reenfoque de la política antidrogas y de seguridad, derechos de minorías, gasto eficiente de los recursos públicos...

El resultado de esa acción ha sido variopinto pero, al margen de logros y derrotas, llama la atención el esfuerzo focalizado en el exclusivo ámbito de interés de esos grupos y, por lo mismo, la desarticulación del esfuerzo conjunto. A partir de una acción concertada, plural y conjunta, esos grupos podrían impulsar una propuesta nacional de corto plazo. Frente al deterioro de la situación, convendría tender puentes entre ellos, elaborar e impulsar una agenda en la perspectiva de garantizar la próxima elección presidencial, imponiendo a la élite política ese pacto.

***

En el pasado reciente, personajes y personalidades del ámbito empresarial, social, intelectual, sindical o, incluso de la misma política, se empeñaron en impulsar acuerdos o agendas frente al peligro de la ingobernabilidad política o del continuismo económico sin desarrollo. En 1994, el Grupo San Ángel; en 2005, los promotores del Acuerdo de Chapultepec.

Hay, en esos esfuerzos, una experiencia que convendría revisar y revitalizar para expropiar la política de quienes se consideran dueños de ella.

***

Hoy, comienzan a oírse voces de la sociedad que, más allá de su predilección por tal o cual precandidato o partido, comienzan a señalar la importancia de acordar las condiciones necesarias para garantizar la elección del próximo jefe del Ejecutivo y el gobierno de la República.

Si a la administración, los partidos y los precandidatos no les interesa asegurar eso, en la sociedad hay el vigor y la experiencia para pensar y diseñar ese Pacto de Salida e imponerlo a la cúpula política.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Reforma
Sobreaviso
René Delgado
Ciudad de México
Sábado 13 de agosto de 2016.

La Editorial UDLAP presentó en Profética Casa de Lectura el libro “Ciencia sin complicaciones” del catedrático de la Universidad de las Américas Puebla y Premio Estatal de Ciencia y Tecnología en la modalidad de Investigación 2013, Miguel Ángel Méndez.

La presentación estuvo a cargo del también científico Ricardo Quit, quien señaló que esta obra da por resultado una interesante propuesta de acercamiento a los impactos e interrelaciones entre la ciencia con la educación, sociedad y política, en cuanto a las maneras como entendemos y vemos los problemas de desarrollo y retraso, proximidad y lejanía, comunidad y paradigmas en ciencias y tecnología.

Por su parte, el autor señaló que debemos sembrar la semilla del gusto por hacer investigación y reflexionar que la ciencia no es tan complicada, sino que es una actividad cotidiana donde hay oportunidad para divertirse, aprender, reflexionar y crear cambios. Asimismo, hizo un llamado para que las autoridades apuesten por la investigación como una herramienta para resolver problemas, ya que la ciencia además de brindar soluciones logrará con el paso de los años convertirnos en un país competitivo.

Ciencias sin complicaciones, es por demás un libro necesario a medida que se aceleran los procesos sociopolíticos y tecno-económicos en México, y en donde las distintas visiones de comunicación y comprensión social de la ciencia son poco precisas a falta de una perspectiva de divulgación y aproximación adecuadas. Siendo de esta manera, una conversación directa, franca y clara entre autor y lector, en torno a temas y preocupaciones relevantes, como lo reconoce el prólogo del Premio Nobel de Química, Roald Hoffmann.

Ciencias sin complicaciones se encuentra de venta en Profética Casa de Lectura y en todas las librerías de prestigio del país.

Puebl@Media
Cholula, Puebla
Jueves 21 de mayo de 2015.

Ológrafo

07 Ene 2015

Víctor Manuel Juárez

Sirvan estas primeras líneas del año que comienza para honrar al último de los tres gigantes del periodismo nacional del pasado y del presente siglo. La madrugada de éste lunes 7 de enero partió a su última misión especial el enorme Julio Scherer García, director general de aquel gran Excélsior que dirigió con valentía frente al poder absoluto del presidencialismo; creador y fundador de la revista Proceso, pero sobre todo mentor de las mejores generaciones de reporteros-reporteros que ha dado éste país. Murió a poco más de un mes de la partida de su gran amigo y cómplice Vicente Leñero.

Aún lo recuerdo en el tercer piso de Reforma 18 con sus enormes manazas palmeando y arengando a los jóvenes que queríamos ser reporteros de su prodigioso diario: “Vaya don Víctor –me dijo con su alentadora voz de mando absoluto—averigüe, investigue, indague, pregunte y coteje datos. Y si su nota es buena, se la publico”. Así fue y me dio la oportunidad de iniciar mis primeros pasos como reportero de policía en la primera de noticias de Excélsior. De ahí para adelante --pensé soñador—todo depende de mí y mi aplicación. Empero, vendría el golpe contra Excélsior perpetrado por el gobierno de Luis Echeverría y los sueños se pulverizaron.

Encabezados por Julio Scherer García y Manuel Becerra Acosta y frente a la violencia desplegada por los sombrerudos de Regino Díaz Redondo, quienes nos obligaron a punta de pistola y metralleta a replegarnos en la redacción de Excélsior, donde reunidos todos los reporteros con nuestros líderes votamos por dejar las instalaciones de Excélsior, antes de que hubiese heridos, y enfilarnos al desempleo. Habíamos perdido Excélsior y el patrimonio forjado por nuestros padres.

Pero paradojas de la vida y reveses al poder absolutista. De ese lamentable hecho contra la libre expresión nacerían dos publicaciones emblemáticas y más dolores de cabeza para los señores del poder: El semanario Proceso y el diario unomásuno. Julio y Manuel no estarían juntos y cada uno de los gigantes emprendería su propia aventura.

Julio gracias por todo. Tus enseñanzas tu bonhomía. Te extrañaremos y quedamos ciertos que con tu partida, la de Vicente y la de Manuel, los tres gigantes irrepetibles, quedamos en la orfandad periodística. Han dejado un gran vacío, imposible de ocupar. Simplemente no hay quien. Hasta siempre.

Inicia un año más e ilusamente pensamos que la pesadilla del 2014 quedará atrás con tan sólo brincar de un año a otro, que una vuelta más al sol cambiará mágicamente las cosas. Pero no, pese a nuestros buenos deseos y grandes propósitos, la realidad se empeña en decirnos que tenemos muchos pendientes y otros problemas que empiezan a sumarse para hacer del presente 2015 un año muy complicado.

Tenemos aún abiertos los expedientes de Ayotzinapa, más de 100 días y los jóvenes de la normal rural no aparecen ni vivos ni muertos y la procuración de justicia se muestra lenta, errática y poco convincente; Tlatlaya y el accionar del Ejercito es otro tema más de violación de derechos humanos, pues hay evidencias de que por lo menos ocho personas fueron ejecutadas luego de los enfrentamientos; San Fernando y el asesinato de más de 70 migrantes por grupos criminales. Tamaulipas, Michoacán y Guerrero son entidades sumamente calientes y las acciones estatales y federales por recuperarlas del crimen organizado y devolverles la paz y la tranquilidad que demandan sus habitantes han sido poco efectivas. Un grave problema de inseguridad, tema de la agenda en las pláticas entre Peña Nieto y Obama, nada más.

Por si fuera poco es un año de elecciones donde se renovarán gubernaturas, congresos y municipios. En riesgo están las elecciones en Guerrero pues tanto normalistas como integrantes de la Ceteg han amenazado con impedirlas. Los partidos en contienda deberán hacer un gran esfuerzo por llevar a los ciudadanos a las urnas ya que el desprestigio de la clase política –cuestionada por actos de corrupción—pronostica un gran abstencionismo.

El año inicia también con una impensable caída de los precios del petróleo por debajo de la barrera de los 40 dólares y una aguda depreciación del peso frente al dólar. Síntomas económicos que junto con el gasolinazo no auguran buenos meses. A la crisis política y social se suma la económica.

Así, a groso modo el panorama general y que para los chilangos las cosas tienen más aderezos de crisis. La vida en rosa que nos quiere hacer creer se vive en la capital el Gobierno del Distrito Federal no es tal. A los problemas de movilidad, seguridad y servicios ya señalados en éste espacio se suma en el 2015 el asunto del remplacamiento que tendrá un costo; la obtención de la nueva tarjeta de circulación con chip, trámite en el que los automovilistas pierden hasta una semana ante la burocracia del GDF.

De frente el año electoral, Miguel Ángel Mancera quiere recuperar los puntos perdidos por las medidas impuestas y de un carácter totalmente impopulares, aplicadas en el 2014. Así ha incrementado el presupuesto para programas sociales en siete mil 210 millones de pesos, para ganar la simpatía de adultos mayores, madres de familia y jóvenes. Difícilmente, él y el PRD podrán retener posiciones en el Distrito Federal. La ciudadanía está desencantada de su administración y le pasará la factura.

Ni con la mega rosca de reyes de mil 440 metros de largo y las dos horas invertidas para repartirla, se revertirán los daños provocados por el impopular Hoy doble no Circula y el daño para 600 mil automovilistas; los perjuicios económicos para los miles de taxistas que deben pintar sus autos de rosa; el efecto en los bolsillos al incrementar la tarifa del metro en un 70 por ciento. Y si no veremos la recomposición de fuerzas al interior de la Asamblea.

Así pues, todos los problemas del 2014 siguen ahí, más los que se acumulen en el presente año.

Las elecciones de julio pasarán miles de facturas.

Agencia Quadratín
Víctor Manuel Juárez
Ciudad de México
Jueves 08 de enero de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter