El país decreta el estado de excepción tras un seísmo que se ha registrado en la zona costera y se sintió en Quito. Hay más de 1.500 heridos

La naturaleza volvió a golpear de lleno una de las zonas más pobres de América Latina. Un terremoto de magnitud 7,8 en la escala Richter arrasó el sábado por la noche gran parte de Ecuador y ha provocado una tragedia aún impredecible. Al menos 235 personas han muerto y más de 1.500 personas han resultado heridas. Otras tantas permanecen bajo los escombros. Los equipos de rescate no han logrado llegar a las zonas más afectadas hasta un día después del sismo. Nadie duda que con el paso de las horas la cifra de fallecidos seguirá creciendo. Ecuador se encuentra en estado de excepción.

Eran las 18.58 hora local cuando la tierra tembló en el noroeste del país, en la provincia costera de Esmeraldas, fronteriza con el sur de Colombia. El sismo, el peor en las últimas tres décadas en Ecuador, se sintió en todo el país. El epicentro se produjo en el océano Pacífico a una profundidad de 20 kilómetros, a 28 de la costa ecuatoriana y a 173 de la capital, Quito. Casi 200 réplicas, algunas de una intensidad de hasta 6,1 grados, se han producido desde entonces y se podrían seguir sintiendo en los próximos tres días. Se trata de uno de los peores terremotos que ha sufrido América Latina en la última década, después del que en 2007 golpeó a Perú (casi 600 muertos) y en 2010 a Chile (más de 150 fallecidos) y la catástrofe de Haití de ese mismo año, con más de 300.000 muertos.

“Los daños son graves y tenemos decenas de muertos”, auguró el presidente, Rafael Correa, el sábado por la noche, previendo la tragedia que se avecinaba. Por entonces se contabilizaban 77 muertos. El siguiente parte multiplicó por tres esa cifra. La costa, el corazón turístico nacional e internacional del país, fue la zona más golpeada. Algunos de los lugares más pobres del país, destruidos. Los equipos de rescate no pudieron llegar hasta pasado casi un día del terremoto. Las comunicaciones eran imposibles ante el colapso de las carreteras. El alcalde de Pedernales, uno de los pueblos más afectados, pidió, en un grito desesperado, ayuda para la localidad. “No son algunas casas o edificios, es toda la ciudad”, aseguró.

El Gobierno ecuatoriano trató de afrontar la tragedia como pudo. Las redes estaban hasta ayer domingo saturadas e interrumpidas, lo que generaba una gran confusión al impedir a la gente comunicarse con sus familiares. Correa, de visita oficial en El Vaticano en el momento en que se produjo el terremoto, tenía previsto regresar este domingo por la tarde a Ecuador. El mandatario anunció que 10.000 militares y 4.600 policías habían sido movilizados. El Estado destinará 300 millones de dólares para la emergencia y Correa aseguró que cuenta con una línea de crédito de 600 millones de dólares a través de organismos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). La comunidad internacional anunció su solidaridad y respaldo inmediato a Ecuador. Algunos países vecinos, como Venezuela y Colombia, fueron los primeros en enviar ayuda.

Los informes del Instituto Geofìsico indican que el terremoto se produjo por el choque entre la placa nazca y la placa sudamericana, que desplazó una aspereza (ruptura de falla) que a su vez liberó la energía o presión acumulada en forma de onda sísmica. A raíz de este movimiento, otras fallas han comenzado a ajustarse y esto ha ocasionado más de un centenar de réplicas durante la madrugada de este domingo.

Manta, Portoviejo y Pedernales (provincia de Manabí) están entre las más afectadas. Las víctimas reportadas provienen, sobretodo, de estas localidades costeras. Manta, con 226.000 habitantes (el 16,5% de la provincia), es el segundo puerto marítimo del país y una ciudad en crecimiento con edificios de viviendas en el borde de la playa que poco a poco van desplazando las viviendas de pescadores de antaño. Portoviejo en cambio es una ciudad de costa interna en la que viven 280.000 habitantes (el 20% de Manabí) y que se dedica mayormente al comercio y a la reparación de vehículos y motocicletas. Sus casas son más modestas de apenas dos plantas o tres plantas.

La tercera ciudad más afectada y donde todavía no han llegado los organismos de socorro es Pedernales, que tiene 55.000 habitantes (el 4% de la provincia). Su población se dedica a acoger el turismo que llega a sus playas. Hay algunos hoteles en la línea de playa, pero tampoco son edificios muy altos.

Los pobladores de las localidades afectadas por el terremoto buscaron refugio para pasar la noche mientras continuaban las réplicas. El alcalde de Portoviejo, Agustín Casanova, señaló que muchos vecinos se acercaron al aeropuerto de la localidad para tratar de salvaguardarse. Casas derrumbadas, servicios públicos y clases escolares suspendidas, personas vagando fuera de sus viviendas… La fotografía a la que se enfrenta Ecuador resulta devastadora.

La noche en el aeropuerto

Los pobladores de las localidades afectadas por el terremoto buscaron refugio para pasar la noche mientras continuaban las réplicas. El alcalde de Portoviejo, Agustín Casanova, señaló que muchos vecinos se acercaron al aeropuerto Los Perales. "El centro de Portoviejo ha sufrido graves daños y en las zonas rurales también", dijo Casanova a la televisión Ecuavisa. "Han colapsado los servicios públicos".

Casas derrumbadas, servicios públicos suspendidos y personas fuera de sus viviendas eran la tónica durante la noche en las localidades de Manta, Chone, Pedernales o Bahía de Caráquez.  El alcalde de Manta, Jorge Zambrano, según el diario El Telégrafo, dijo que la ciudad registra serios daños de infraestructura. Entre las estructuras afectadas está la torre de control del aeropuerto, según la televisión pública.

En la costa sur del país, a 365 kilómetros de Pedernales, en Guayaquil, también colapsaron al menos seis estructuras, entre edificios e infraestructuras públicas.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, informó al diario El Telégrafo que cinco viviendas resultaron afectadas en la capital y se sufrieron cortes en el suministro eléctrico, pero las vías de la capital funcionan con normalidad, al igual que el aeropuerto de Tababela. Rodas señaló que hubo daños en la iglesia de La Magdalena, así como deslizamientos de tierra. En varios puntos de la capital, varios ciudadanos informaron en las redes sociales de fisuras en paredes de las viviendas, así como rotura en vidrios de hoteles y casas por el temblor.

El País
Soraya Constante
Pedernales / Guayaquil
Domingo 17 de abril de 2016.

De ese total, 16 personas fallecieron en la ciudad de Porto Viejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los reportes preliminares

Quito. - Un seísmo de magnitud 7,8 se registró este sábado en la provincia costera de Esmeraldas, en el noroeste de Ecuador, informó el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional. Al menos 28 personas han muerto como consecuencia del terremoto, informó el vicepresidente del país, Jorge Glas. El Gobierno ha declarado el Estado de Excepción.

De ese total, 16 personas fallecieron en la ciudad de Porto Viejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los reportes preliminares.

Glas indicó que no se ha declarado alerta de tsunami, pero sí una "alerta de movilización" preventiva para que los ciudadanos se alejen de la costa en las provincias de Santa Elena, Manabí y Esmeraldas.

El temblor, que se sintió también fuerte y largo en Quito, ocurrió a las 18.58 hora local (23.58 GMT) y tuvo su epicentro en una zona costera entre las poblaciones de Muisne y Pedernales, a unos 10 kilómetros de profundidad.

En Quito se han producido cortes de luz en varias partes de la ciudad tras el temblor. "Representa una muy grande energía sísmica liberada", dijo Hugo Yepes, técnico del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional. Según Yepes, el movimiento sísmico tiene relación con la zona de contacto entre las placas de Nazca y Sudamericana, donde se generan frecuentemente terremotos, por lo que "era el sitio más probable" para que ocurriera.

El Centro de Alertas de Tsunamis en el Pacífico (PTWC) de EEUU redujo la posibilidad de un tsunami solo a las costas de Ecuador tras el terremoto. El PTWC informó en su página web de que ola de 0,3 a 1 metro sobre el nviel del mar son posibles en algunas costas de Ecuador.

Con anterioridad, el PTWC había alertado de que era posible que el tsunami produjera ese tipo de olas también en una veintena de naciones del Pacífico.

Sentido en Colombia

En Colombia se sintió en ciudades como Cali, Pasto y Popayán, sin que haya de momento reporte de víctimas, según la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD). En algunos barrios de Cali, capital del departamento de Valle del Cauca, se han registrado cortes de electricidad y los bomberos de la ciudad informaron de agrietamientos en construcciones, entre ellas la Clínica Colombia, pero nada de gravedad.

El director de la UNGRD, Carlos Iván Márquez, dijo al Canal RCN que el sismo fue "muy fuerte pero profundo" y se sintió en los departamentos de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y en el eje cafetero, en el centro del país.

"Hemos hecho un barrido a nivel general y no se tiene ningún reporte por el momento de afectación", agregó el funcionario.

Un sismo de 7.8 grados y varias réplicas sacuden al Ecuador

La noche de este sábado 16 de abril del 2016 se registró un fuerte sismo que fue sentido en Ecuador. El Instituto Geofísico señaló que se trató de un movimiento telúrico de 7.8 grados, con epicentro en la Costa ecuatoriana, entre Pedernales, Santo Domingo y Esmeraldas.

En Guayaquil y Quito varios sectores se quedaron sin energía eléctrica. Los peores estragos se vivieron en Esmeraldas en donde la gente salió despavorida a las calles. En el barrio La Tolita 1 la gente entró en pánico debido al estruendo de un estallido aparentemente en las instalaciones de la Refinería.

Varios sectores se quedaron sin energía eléctrica. En Quinindé, la situación es similar. El miedo invade a la población. Una casa se desplomó en las afueras de la urbe. Todavía no hay una evaluación oficial.

Reportes aseguran que el remezón causó fuertes efectos en el norte de Pedernales y en Muisne.

En el sector de la avenida González Suárez, en el norte de Quito, los habitantes de los edificios bajaron a Valle y ahí comentaron las experiencias vividas en sus hogares.

Sebastián Solórzano, habitante de uno de los edificios del sector, hablo de que, en su departamento, en un cuarto piso, sintió con más fuerza el sismo. "Se cayeron cuadros y también portarretratos de las repisas". Él dijo que esperaría hasta las 20:00 para retornar a su hogar.

Muchas personas de este sector prefirieron quedarse en el exterior por miedo réplicas. Hay reportes de que el sismo se sintió también en Colombia.

EFE
El Comercio
Quito, Ecuador
Sábado 16 de abril de 2016.

La aplicación de la normativa para fijar los aranceles reducirá 20 puntos porcentuales en la matrícula. Ramírez reitera que las universidades privadas deberán devolver los excesos cobrados.

Las universidades privadas son definidas como espacios sin fines de lucro en el artículo 89 de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES). En el mismo cuerpo legal se especifica que todos los recursos deberán ser reinvertidos y que en el pago de aranceles se deberá tomar en cuenta la realidad socioeconómica de los estudiantes.

Pero esto no siempre ocurre en Ecuador y las universidades privadas, como la UDLA y la PUCE de Quito, han elevado sus costos perjudicando a varios alumnos que han tenido que dejar la carrera. Con el fin de asegurar que los jóvenes concluyan el ciclo de pregrado fue expedido el reglamento de regulación de aranceles, establecido y aprobado por el Consejo de Educación Superior (CES).     

En el caso de la UDLA, sus autoridades reconocieron el error en el alza de la matrícula y han dicho que devolverán los valores en notas de crédito para ser usados en pagos posteriores.   

¿El reglamento reúne las voces de todos los actores de la educación superior privada?

La norma fue ampliamente debatida y dialogada con las autoridades y estudiantes. Sacamos un reglamento provisional en 2014, estableciendo que no se podía subir los aranceles más allá de la inflación. Lo que hemos notado también es que la matrícula en el sistema de educación superior público ha crecido en alrededor de 140 mil alumnos. Pero no es importante solo el incremento sino que la educación se ha democratizado, el 20% de los ingresos corresponde al sector más más pobre, como indígenas y afroecuatorianos.

¿Esa democratización también ha incluido a las universidades privadas?

No, en las universidades particulares no se da el proceso de democratización y sigue existiendo una elitización, principalmente por la barrera económica del ingreso. El 70% de la matrícula viene del 30% más rico de las familias del país.   

¿Cómo explicamos esas cifras a nivel general y de la región?

En promedio, las familias pagan hasta $ 5.400 por año en las universidades privadas. Esto convierte a Ecuador en el país con los cobros más altos en función de los ingresos de un hogar. Es decir que terminan pagando hasta el 86% del ingreso per cápita en la educación privada, un porcentaje altísimo en comparación con los otros países de la región, donde se registran gastos del 30% y el 40% de los ingresos per cápita.  

¿Cuál fue el papel de los alumnos en la construcción del nuevo reglamento?

Se mantuvieron conversaciones con los jóvenes y los dirigentes de las universidades, ya que hubo denuncias públicas. Como Consejo de Educación Superior actuamos para evitar potenciales deserciones debido al incremento en los aranceles, prevenir futuros endeudamientos, ya que por financiarse la carrera muchos han pedido préstamos. También con el reglamento se evita la ampliación de los tiempos de educación, es decir si debían terminar en 4 años, como no tenían dinero para solventar la carrera lo hacían en 5 o 6 años, alterando así la planificación de vida y sus ingresos.

¿La normativa permitirá entonces una planificación real del costo de la carrera?

Efectivamente, era importante regular el tema para que no existan abusos en los cobros. La matrícula no podrá exceder el 10% de los aranceles al año, y los derechos no podrán ser mayores al 10% de la matrícula.
Además, los derechos deben estar en función de los servicios que dan las instituciones. Ahora el estudiante puede planificar en función de la información de la que dispone. Los alumnos nuevos tampoco pagarán más, al menos que la universidad presente una justificación y esta sea aprobada por el CES.   

¿El rubro por derechos o servicios elevaba el costo de la matrícula de forma significativa?

Algo que es importante es que los derechos por uso de laboratorios o titulación, antes cobrados, dejan de ser obligatorios. Ninguna universidad puede aumentar el costo de estos derechos, habíamos evidenciado que existían hasta 40 aranceles distintos, lo que elevaba el costo de la carrera.

¿Cuánto se ahorrará entonces un estudiante con la normativa aprobada?

El reglamento implica una reducción de 20 puntos porcentuales en la matrícula y las familias pagarán hasta el 75% menos en el rubro de derechos. Por ejemplo un estudiante universitario que, en promedio, con todos los derechos incluidos, pagaba $1.400 por semestre, con este reglamento pagará alrededor de $250. Esto va a impactar favorablemente en el hogar.

La justificación de los dueños y rectores de las universidades privadas, para la elevación de la matrícula y aranceles, siempre fue el mejoramiento de la infraestructura. ¿Cómo se controlará esto?

El reglamento es claro y establece que el cobro de las universidades tiene que ser en función del costo promedio de las carreras ponderado por la matrícula, y dentro de esto se pueden incluir las mejoras en la institución a lo largo de algún tiempo. No puede ser eso trasladado a un solo momento como han hecho algunas universidades. No es que se limita la posibilidad de hacer mejoras, sino que esto debe estar incluido en el costo promedio a cobrar.

¿La resolución que se tomó en el caso de la UDLA sienta un precedente para el resto de universidades en el país?

Claro que genera un precedente en la sociedad ecuatoriana porque claramente se expresa la devolución de los excesos cobrados a los universitarios. Se ejecuta la normativa para garantizar que la educación sea un derecho y se establece que las universidades no pueden tener fines de lucro.
También queda constancia de que cuando se violan las normas y se afectan los derechos de los estudiantes, existe una institución como el CES que está allí para salvaguardar los intereses de los jóvenes, a fin de que puedan continuar con su educación.

¿Ahora es el turno de la UDLA de fijar el monto a devolver a los estudiantes?

Ellos van a fijar el monto a devolver, pero lo deben hacer en el marco que señala la regulación. Es decir no podían subir más allá del porcentaje de la inflación de 2014. No es que van a devolver $100 o $50; porque en este caso la matrícula excedió los límites establecidos por el CES y obviamente deberán devolver en función del cumplimiento de la norma. La UDLA tiene un plazo hasta el 19 de este mes, para presentar el plan de devolución de los dineros cobrados excesivamente en este segundo período de 2015.

¿Cómo pueden denunciar los estudiantes en caso de nuevos abusos en las universidades?
Hemos establecido el mecanismo de denuncias a través del correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y mediante lo recibido pedimos información a las universidades y así tomamos las decisiones. Este organismo pidió datos sobre el incremento de aranceles y matrículas a 13 de las 27 universidades privadas del país. (I)

El Telégrafo
René Ramírez
Quito, Ecuador
Domingo 13 de septiembre de 2015.

Página 2 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter