La empresa de envío de dinero Western Union cerrará sus puertas en Cuba, luego de entrar en vigor una prohibición por parte de la administración del presidente estadunidense Donald Trump. La situación dejará a muchas familias sin esta alternativa para obtener ingresos familiares y a la isla sin una de sus fuentes de divisas.


La Habana.- La empresa de servicios financieros Western Union cerró este lunes en Cuba, forzada por las presiones de la administración de Donald Trump, privando a miles de cubanos de recibir remesas de sus familiares en Estados Unidos.

"Gobierno de EU único responsable de que cesen hoy (lunes) las remesas por Western Union", tuiteó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

La interrupción de las operaciones de la Western Union cierra las "vías oficiales y más seguras para el envío de remesas" desde Estados Unidos y estimula "la ilegalidad", dijo el diario Granma, periódico del gobernante Partido Comunista.

El cierre en Cuba obedece a la medida tomada en junio por el departamento de Estado de incluir a Fincimex, contraparte local de Western Union, en una lista de más de 200 empresas cubanas que asegura son gestionadas por militares de la isla, y con las cuales ninguna entidad estadnidense puede tener negocios.

La productora artística Celilia Castiñeira, de 69 años, considera que el cierre de las 407 oficinas de Western Union en Cuba daña, sobre todo, al pueblo cubano.

"Los perjudicados somos nosotros, al gobierno (cubano) no le perjudica, bueno puede que algo, pero los perjudicados somos nosotros, los que recibimos dinero de la familia", declaró Castiñeira a la AFP.

Sin embargo, otros cubanos ven el cierre como algo temporal, pues conocen que el presidente electo Joe Biden ha dicho que las primeras medidas que tomará respecto a Cuba serán la restitución de las remesas familiares y de los viajes de estadounidenses a la isla.

"En enero él (Donald Trump) tiene que irse y entonces esto cambiará", dijo Franciso Limonta (81), que recibe remesas de sus hijos.

Durante su mandato, la administración Trump ha dictado más de 130 medidas adicionales para reforzar el bloqueo que Washington aplica contra Cuba desde 1962, algunas de las cuales, como la suspensión de remesas familiares, afectan directamente a la población.

Esos envíos de dinero, estimados en unos 3 mil 500 millones de dólares anuales, son un importante sostén para muchas familias en la isla, y la segunda entrada de divisas al país, después de la venta de servicios médicos y por delante del turismo.

El economista Ricardo Torres, del Centro de Estudios de la Economía Cubana, sostiene que "otra vez, sin ser un sustituto perfecto, (...) la apertura del aeropuerto (de La Habana), y la llegada de los vuelos va a ser un alivio en ese sentido, porque el dinero va a venir físicamente".

AFP
La Habana, Cuba
Martes 24 de noviembre de 2020.


Miles de mensajes telefónicos interceptados por la DEA sitúan entre diciembre de 2015 y febrero de 2017 el periodo de colaboración entre el exjefe del Ejército mexicano y el narco

El primer día de los 14 meses entre diciembre de 2015 y febrero de 2017 en los que, según la DEA, trabajó para el Cartel de los Beltrán Leyva, no pudo comenzar mejor para Salvador Cienfuegos. En la encuesta publicada en portada esa mañana en un periódico nacional era, junto al secretario de Marina, el mejor valorado del Gobierno. Por aquel entonces, Cienfuegos tenía 68 años y el hombre que lo había convertido en secretario de la Defensa, Enrique Peña Nieto, llegaba a la mitad de su mandato. En la calle, había más 90.000 soldados desplegados y el número de homicidios se estabilizaba. El presidente había logrado también elevar ligeramente su popularidad al pasar del 34% al 39% y, aunque era uno de los mandatarios peor valorados en su tercer año de gobierno, comenzaba a repuntar tras dos años desoladores, marcados por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

El 8 de enero de 2016, los Reyes Magos le hicieron otro regalo tardío a un Gobierno necesitado de éxitos: la cabeza de Joaquín El Chapo Guzmán. Salvador Cienfuegos apareció en los noticieros de todo el país junto a Peña Nieto en el patio de Palacio Nacional para anunciar la recaptura del capo más buscado del mundo. La imponente planta del general, enfundado en el traje verde olivo con cuatro estrellas, destacaba sobre la del mandatario priista y su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, o el jefe de la Marina, Francisco Soberón, cuyo equipo de élite había sido responsable de la captura.

Cienfuegos había pronunciado la frase que más le gusta a un militar: “Misión cumplida”. Los meses posteriores, esos en los que la DEA dice que el general no era el general sino El Padrino, transcurrieron entre tediosos actos protocolarios y las habituales denuncias sobre abusos a los derechos humanos de sus hombres además de viajes al extranjero, como el que realizó entre el 29 de febrero y el 5 de marzo a Toulouse y Roma para “estrechar vínculos de amistad” con sus homólogos europeos.

Mientras esto sucedía, en un pequeño Estado del este del país, Nayarit, un orondo fiscal, Edgar Veytia, hacía dos años que había llegado al cargo. Según se supo después, ajeno a las miradas de todo el mundo, desde ahí estaba organizando sus primeros trasiegos de droga en los que envió a Estados Unidos heroína, cocaína, metanfetamina y al menos una tonelada de marihuana, como confesó en una corte de Nueva York. Paradójicamente durante la semana que Cienfuegos pasó en Francia e Italia, en México se contabilizaban 68 muertos diarios- ahora ronda los 100- pero dos ciudades de Nayarit aparecían entre las cinco más pacíficas de México, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Tras el regreso de Cienfuegos al país, el 16 de abril de 2016, sucedió algo inédito. Según la DEA estos meses son el punto álgido de sus maniobras delictivas, pero el militar de cuatro estrellas reunió a todos los soldados de su ejército para exigirles “que no se convirtieran en delincuentes”. El motivo era responder a un video viralizado en redes sociales sobre los hechos ocurridos en Ajuchitlán (Guerrero) cuando militares y policías torturaron a una detenida, dejándola al borde de la asfixia. El general reunió frente a una pantalla a 25.000 soldados para expresar sus disculpas. Al acto incorporó a 130.000 uniformados reunidos en todos los cuarteles y a 1.500 militares en retiro, quienes escucharon el mensaje. El Ejército llevaba un mes en la diana por sus reiteradas violaciones a los derechos humanos. “En nombre de todos los que integran esta gran institución ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad agraviada por este inadmisible evento”, dijo Cienfuegos aquel sábado de abril.

La realidad era que a los abusos se sumaba el hecho de que el Ejército estaba matando más que nunca. En mayo de 2016 diversas ONG habían denunciado el sangriento índice de letalidad de la gente de Cienfuegos. Si bien a nivel mundial el promedio era de cuatro heridos por cada muerte, según la Cruz Roja, los militares mexicanos mataban a ocho enemigos por cada herido. El caso de la Marina era aún peor: 30 muertes por cada herido. “Se trata de ejecuciones sumarias”, dijo Paul Chevigny, profesor retirado de la Universidad de Nueva York, a The New York Times.

La tercera caída de El Chapo cambió la dinámica dentro del Cartel de Sinaloa. Comenzaron las disputas internas entre Aureliano, el hermano del capo y conocido como El Guano, y sus hijos, quienes intentaban quedarse con las riendas de la organización. Esto desató un aumento de la violencia en todo el país y, sobre todo en Sinaloa, que en enero de 2016 contabilizó 86 homicidios y en septiembre rebasó los 160. Para el verano, México superó los 2.000 asesinatos mensuales, una marca que hasta el día de hoy no se ha logrado disminuir.

La inteligencia militar de aquellos años, hoy está en entredicho, justificó el baño de sangre en Sinaloa como una batalla entre capos. Los miembros de Sinaloa no solo luchaban entre sí, también lo hacían para borrar la influencia de células del cártel de los hermanos Beltrán Leyva en Badiraguato, tierra natal de el Chapo Guzmán. Finalmente, los sinaloenses triunfaron dejando en la zona una profunda huella de violencia que obligó a cientos de familias a migrar a otras regiones.

El viernes 30 de septiembre, un grupo de sicarios emboscó a un convoy del ejército en Culiacán que escoltaba una ambulancia que transportaba a un pistolero de El Guano. En el ataque murieron cinco soldados y otros diez fueron heridos. El general Cienfuegos viajó a Sinaloa horas después y anunció que “vamos con todo y la fuerza necesaria”, dijo para inyectar ánimo a la tropa de la novena Zona Militar, la base de operaciones desde donde se coordinaba la destrucción de laboratorios y plantíos de marihuana y amapola. “Esta dolorosa pérdida no nos hará bajar la guardia, no nos amedrentan”, dijo a la tropa.

El Gobierno de Peña Nieto atribuyó el ataque a Juan Francisco Patrón Sánchez, el H-2, un violento criminal que había roto con el cartel de Sinaloa tras secuestrar a un empresario de Mazatlán (Sinaloa). Tras su marcha, se había unido a los rivales, los Beltrán Leyva y la guerra en la sierra de Sinaloa se extendió más allá de las fronteras del Estado. La vecina Nayarit, donde el gordo Veyta hacía de las suyas facilitando el trasiego de droga, fue uno de los que más afectados. El H-2 y sus hombres lo habían convertido en su bastión.

Estados Unidos cree que el H-2 logró formar su propia estructura y que “traficó con cientos de armas de fuego y cometió horribles actos de violencia, entre ellos la tortura y el asesinato”, se lee en la acusación. Según la Fiscalía es en estos meses de 2016 cuando se fragua la relación entre el capo y el general mexicano. Miles de mensajes interceptados de teléfonos BlackBerry indicaron a la DEA que Cienfuegos evitó, a cambio de sobornos, hacer operativos que afectaran al H-2. También auxilió a estos narcotraficantes a “expandir el territorio controlado” a Mazatlán, un importante puerto del Pacífico, “y al resto de Sinaloa”.

El H-2 había encontrado en Nayarit, gracias al fiscal Veyta, hoy encarcelado en Estados Unidos, la protección que necesitaba. Juan Francisco Patrón solía enviar mensajes donde exigía al funcionario “procesar” a rivales. El eufemismo era otra forma de decir borrar del mapa a los adversarios. En pocos años, el reino del terror impuesto por el fiscal hizo que las desapariciones pasaran de 48 personas a 339.

La Fiscalía de Nueva York sostiene que el triángulo formado por Cienfuegos, Veytia y el H-2 organizó desde el Pacífico trasiegos de droga que introdujeron a Estados Unidos al menos un kilo de heroína, cinco kilos de cocaína, 500 gramos de metanfetaminas y una tonelada de mariguana.

Mientras la violencia aumentaba, Cienfuegos jugaba a la política y al doble discurso. En diciembre, el general sorprendió al endulzar los oídos de todos aquellos que se habían quejado de los excesos de las fuerzas armadas. “¿Quieren que estemos en los cuarteles? Adelante. Yo sería el primero en levantar no una, las dos manos para que nos vayamos a hacer nuestras tareas constitucionales”, dijo ante periodistas. La inusual afirmación era un anzuelo que pretendía agitar al Congreso, quien debía discutir una polémica Ley de Seguridad que diera a los soldados un marco jurídico para ocuparse de las tareas de seguridad.

Para ese entonces, Patrón Sánchez, el capo violento y discreto, se había convertido en uno de los 122 objetivos principales de la Administración de Peña Nieto. Las autoridades le atribuían al menos 150 homicidios haber convertido a Mazatlán en una de las ciudades más violentas del país.

A finales de 2016 el triángulo delictivo saltó por los aires cuando la Marina, y no el Ejército, dio con el H-2. El grupo de élite de la Armada siguió durante semanas los pasos del capo y finalmente, el 8 de febrero de 2017, un reguero de cinco homicidios cometidos en un barrio popular de Tepic, la capital de Nayarit, permitió a los marinos acorralar al narcotraficante. Un día después, el 9 de febrero, se puso en marcha la Operación Barcina, un espectacular despliegue de fuerza. El país entero se llevó las manos a la cabeza al ver las imágenes de un helicóptero MI-17 sobrevolando un domicilio sobre el que dejó caer chorros de plomo al ritmo de 500 balas por minuto. 13 sicarios murieron esa noche. Entre ellos Patrón Sánchez, de 40 años, según confirmó entonces el fiscal Veytia, quien aún era autoridad y cuando nadie sospechaba que la trama llegaba hasta el general que salía con Peña Nieto en las fotos. El 28 de marzo de 2017, 41 días después de haber anunciado la muerte de su socio, Veytia fue detenido en California y posteriormente se declaró culpable. Su casa, en un lujoso fraccionamiento de Tepic, fue quemada y vandalizada con frases como: “Perros traidores, puro H2″.

Unos meses después de su detención, a finales de mayo de 2017, Jim Mattis, secretario de Defensa de Donald Trump recibió a Salvador Cienfuegos en el Pentágono. La cumbre de jefes del ejército para América del Norte fue una palmada en el hombro para un general que, según la DEA, había estado colaborando con los cárteles de la droga. Fue el sarcástico epílogo a los 14 meses que terminaron con el triángulo delictivo que desangró el país y con el secretario más valorado del gobierno.

El País
Jacobo García
Luis Pablo Beauregard
Ciudad de México / Madrid
Domingo 18 de octubre de 2020.


•    La DEA anuncia la detención en su territorio de más de 700 integrantes del grupo criminal mexicano. El Departamento de Justicia aumenta la recompensa por su líder, El Mencho

•    El Cartel Jalisco aparece ahora como enemigo número uno del Gobierno de Donald Trump, tomando el lugar que una vez ocupó el cartel de Sinaloa.

Los tiempos han cambiado en el mundo norteamericano del hampa. Con El Chapo Guzmán fuera de juego y sus viejos aliados detenidos, escondidos o disminuidos, la justicia de Estados Unidos apunta ahora al Cartel Jalisco Nueva Generación, CJNG. La agencia antidrogas del Gobierno, la DEA, ha anunciado esta mañana la captura de más de 200 presuntos integrantes de la organización en suelo estadounidense, solo este miércoles. Al mismo tiempo, el Departamento de Justicia ha aumentado el monto de la recompensa que ofrece por información sobre el líder del grupo, Nemesio Oseguera, alias El Mencho. A partir de hoy ofrece hasta 10 millones de dólares.

En conferencia de prensa conjunta, el director interino de la DEA, Uttam Dhillon y el fiscal general adjunto, Brian A. Benczkowski, han informado de que las detenciones de hoy culminan una operación que se ha gestado durante los últimos seis meses. En ese tiempo, el número de detenidos asciende a más de 700, solo en Estados Unidos, y la cantidad de droga decomisada a más de 20.000 kilos, la mayoría de metanfetaminas. Las autoridades también interceptaron 22 millones de dólares al grupo criminal.

Bautizada como Proyecto Python, la operación supone un cambio en la lista de intereses de las agencias de seguridad de Estados Unidos, todo a pocos meses de las elecciones presidenciales. El Cartel Jalisco aparece ahora como enemigo número uno del Gobierno de Donald Trump, tomando el lugar que una vez ocupó el cartel de Sinaloa. Tras la condena el año pasado de Joaquín Guzmán y antes de Dámaso López, uno de sus principales colaboradores, la organización de Sinaloa cayó presa de una guerra intestina. Facciones que una vez estuvieron bajo el amparo de Guzmán, López o el desaparecido Ismael Zambada, alias El Mayo, pelean entre sí desde hace años.

El Mencho se convierte así en la persona más buscada por la justicia estadounidense, que le acusa de liderar una empresa criminal de manera continuada desde 2007, de conspirar para importar y distribuir cocaína y metanfetamina en Estados Unidos y usar armas de fuego, entre otros delitos.

Dillon ha recordado que la justicia detuvo hace un mes al hijo de El Mencho, Rubén Oseguera, alias El Menchito, por tráfico de drogas y uso de armas de fuego. La DEA considera que El Menchito era el segundo al mando del CJNG. A finales de febrero, ha añadido, las autoridades capturaron a su hermana, Johanna Oseguera, a quien Dillon ha señalado como una de las principales lavadoras de dinero de la organización.

Tanto él como Benczkowski, de la oficina del fiscal general, han insistido en la peligrosidad del CJNG. Dillon incluso ha recordado el ataque con lanzacohetes del CJNG contra un helicóptero del Ejército en México en mayo de 2015, que acabó con la vida de ocho militares y un policía federal. Entonces, los choques entre el Gobierno mexicano y el grupo de El Mencho fueron constantes y muy violentos. Desde 1 de mayo, criminales y autoridades se enfrentaron en distintos puntos de Jalisco, incluida Guadalajara, la capital, además de la carretera que va a Puerto Vallarta, el principal punto turístico del estado.

El País
Pablo Ferri
Washington, EU.
Miércoles 11 de marzo de 2020.


La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó este viernes que en un ataque contra la ciudad siria de Duma en 2018 fue utilizado cloro contra la población civil.

El esperado informe rechazó de plano las objecciones del principal aliado del régimen sirio, Rusia, y aseguró que está probado que dos proyectiles cargados con ese gas tóxico cayeron en un bloque de casas en Duma en abril del año pasado.

Las potencias occidentales, lideradas por Estados Unidos, acusaron en días posteriores al régimen del presidente sirio Bashar al-Asad del ataque, y lanzaron ataques aéreos contra instalaciones militares en represalia.

"Hay indicios razonables del uso de un agente químico tóxico como arma el 7 de abril de 2018" afirma el texto.

"Este agente químico contenía cloro", añade.

La organización con sede en La Haya ya informó en julio que los primeros indicios apuntaban a ese uso de armas prohibidas, que según fuentes locales, avaladas por la OPAQ, causaron la muerte de al menos 43 personas.

El informe no confirma en cambio las acusaciones de que en el asedio a Duma se utilizaron agentes nerviosos, más mortíferos.

El informe no emite ninguna hipótesis sobre los responsables del ataque, porque cuando inició sus investigaciones la OPAQ no tenía capacidad para investigar la autoría, algo que ahora ya puede, tras una reforma de sus reglas.

Rusia rechazó el informe y aseguró que el uso de armas químicas fue un "montaje" de los rescatistas voluntarios en Siria conocidos como "Cascos Blancos".

El equipo de la OPAQ llegó a sus conclusiones tras recoger muestras de siete lugares distintos en Duma, semanas después del ataque, así como testimonios directos, análisis balísticos y biomédicos de expertos.

"Dos cilindros amarillos, utilizados para almacenar gas" fueron hallados en la escena del ataque, uno de los cuales atravesó el tejado de un edificio, explicó la organización.

AFP
Duma, Siria
Viernes 01 de marzo de 2019.


Diez años después del regreso a la democracia, los archivos microfilmados de los principales órganos de inteligencia de la dictadura de Pinochet fueron quemados en las afueras de Santiago. Mientras, el Ejército negaba su existencia ante el requerimiento de jueces que investigaban causas de derechos humanos.


Santiago – Un caluroso día de comienzos del año 2000, una mujer y dos hombres ingresaron a la Escuela de Inteligencia del Ejército en la localidad de Nos, en la orilla sur de Santiago.

Llevaban bolsas con películas de microfilme arrancadas de sus cartuchos. En silencio comenzaron a desenrollar las cintas y arrojarlas a un horno encendido. Repitieron la rutina hasta que no quedó nada.

Eran decenas de miles de imágenes de documentos: los archivos microfilmados de los principales órganos de inteligencia de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990): la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) y su sucesora, la Central Nacional de Informaciones (CNI), responsables de la mayoría de los crímenes durante su régimen.

Con el retorno a la democracia y la disolución de la CNI en 1990, sus agentes, bienes y archivos pasaron a la Dirección de Inteligencia del Ejército, DINE. Los cartuchos de microfilme quedaron bajo la custodia de su Departamento de Contrainteligencia, en una bóveda especialmente climatizada en el subterráneo. Allí permanecieron durante una década, mientras el Ejército negaba su existencia ante el requerimiento de jueces o detectives que investigaban causas de derechos humanos.

“Para mí ha sido un misterio lo que pasó con esos archivos”, dijo el exministro de la Corte de Apelaciones Alejandro Solís, quien investigó casos de derechos humanos y hoy es coordinador de la Unidad de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa. “Preguntaba a los militares dónde habían quedado y nadie sabía. Esa siempre fue su posición oficial”.

En 2015, citados a declarar ante la justicia en la causa por el homicidio del expresidente Eduardo Frei Montalva en 1982, algunos oficiales y empleados civiles del Ejército comenzaron a revelar lo sucedido ese verano de 2000 en los hornos de Nos. The New York Times tuvo acceso a estas declaraciones, enterradas en los sesenta tomos del expediente Frei.

Por muchos años se especuló que el director de la DINA, el general Manuel Contreras —fallecido en 2015—, había hecho copias de la documentación y la había enviado fuera del país o la había guardado en alguna otra parte en Chile. Las Fuerzas Armadas siempre han alegado que no tenían información porque había sido quemada, legalmente, antes de que Pinochet abandonara el poder. Al disolverse en 1977, la DINA traspasó sus bienes y la mayoría de sus agentes a la CNI. Exigentes de la CNI han dicho a la justicia que recibieron los archivos de la DINA y procedieron a microfilmarlos.

Varios testigos coinciden en que cada rollo de microfilme contenía unas 2500 imágenes. Sin embargo, según Surrey, cada cartucho de microfilme podía guardar ‘fácilmente hasta 10.000 documentos, dependiendo de su tamaño o grado de reducción’.
La CNI contrató a la subsidiaria en Chile de la empresa multinacional Kodak, una de las tres compañías que ofrecía servicios de microfilmación en el país. Kodak Chile tenía el monopolio de la cartera CNI y, paradójicamente, también de la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago, la principal organización de defensa de los derechos humanos durante la dictadura.

Kodak les vendió equipos de microfilmación e insumos, hizo la mantención y reparación de los equipos, capacitó a los agentes sobre cómo usarlos y les dio charlas sobre cómo resguardar la información. Según el exejecutivo de ventas de Kodak Chile a cargo de ambas carteras, Willy Surrey, los equipos que tenía la CNI eran de alta velocidad, capaces de procesar grandes volúmenes de documentos y permitían búsquedas automáticas. Comenzaron a microfilmar en 1977.

La quema de los microfilmes a inicios de 2000 se produjo antes del regreso a Chile del exdictador desde Londres, donde llevaba más de un año bajo arresto domiciliario a la espera de un procedimiento de extradición a España. Credit Reuters
“Nunca vi los documentos originales que microfilmaban”, aseguró Surrey en una entrevista telefónica. “Cuando hacíamos capacitación, usaban fotocopias de los documentos donde tachaban en negro los nombres u otra información sensible”.

Entre los documentos que Surrey recuerda que la CNI microfilmaba había carpetas con fichas de personas, cédulas de identidad, fotografías, planos y recortes de diarios. Cada carpeta correspondía a una persona o hecho de relevancia, dijo.

El suboficial Raúl Otárola, del departamento de Microfilm de la División de Informática de la CNI, atestiguó que luego de la microfilmación los originales en papel eran devueltos a sus unidades para su destrucción.

Cuando llegó a ese departamento en 1983, agregó, escuchó de parte del empleado civil Juan Crisóstomo, encargado de codificar la documentación, que años antes el exdirector de la DINA había retirado los “únicos tres rollos de microfilmación relativos al caso de Orlando Letelier”, el ex canciller chileno asesinado en un atentado con auto bomba en Washington en 1976. Otárola no aceptó una solicitud para entrevista.

En una conversación telefónica, Crisóstomo negó haber dicho eso y aseguró que lo único que se microfilmaba en la CNI eran archivos administrativos. “No tengo idea de qué pasó con la información de inteligencia o de operaciones”, dijo.

De acuerdo con las declaraciones judiciales, a fines de 1999 el director de inteligencia del Ejército, el general Eduardo Jara, le ordenó a la entonces jefa de la sección Archivo del Departamento de Contrainteligencia de la DINE, la mayor Mercedes Rojas, revisar los microfilmes por si contenían información relacionada con derechos humanos.

Meses antes, en agosto, el gobierno había convocado a una mesa de diálogo con las Fuerzas Armadas para ver la manera en que entregaran información sobre el destino de los desaparecidos. Los resultados de la mesa, que se prolongó durante diez meses, fueron un fiasco, pero dentro del Ejército ya sonaban las alarmas.

Rojas dijo haber pasado un par de horas al día durante dos meses mirando los aproximadamente cincuenta rollos. El material era irrelevante, estaba ocupando espacio en la bóveda y no servía para nada, le informó a su superior.

Jara le instruyó, verbalmente, incinerarlo todo. Fue entonces que Rojas pidió ayuda a dos de sus subalternos, el suboficial Luis Zúñiga y el cabo Osvaldo Ramírez. Les ordenó sacar los rollos de celuloide de sus cartuchos y meterlos en bolsas, y los tres partieron a Nos. Fue escogido ese lugar en las afueras de la capital, señaló Ramírez al tribunal, “más que nada para no contaminar el aire de Santiago”.

Rojas dijo que no quedaron duplicados y según Ramírez también se quemaron las copias de seguridad. Tampoco se dejó acta de incineración.

Varios testigos de la CNI y la DINE interrogados por la justicia coinciden en que cada rollo de microfilme contenía unas 2500 imágenes. Sin embargo, según Surrey, cada cartucho de microfilme podía guardar “fácilmente hasta 10.000 documentos, dependiendo de su tamaño o grado de reducción”.

Jara, el exdirector de inteligencia —quien rechazó una entrevista—, declaró ante la justicia que rindió cuenta del hecho al entonces jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Patricio Chacón. No se ha podido confirmar desde dónde provino la orden de destruir los rollos de microfilme y, más allá de su responsabilidad de mando, cuál fue el grado de participación del entonces comandante en jefe del Ejército, ya fallecido, general Ricardo Izurieta, sucesor de Pinochet.

La quema a inicios de 2000 se produjo a las puertas del regreso a Chile del exdictador desde Londres, donde llevaba más de un año bajo arresto domiciliario a la espera del procedimiento de extradición solicitado por la Audiencia Nacional de España. En ese lapso, en Chile se habían acumulado más de 300 querellas criminales en su contra.

Tal vez lo único que quedaría de los archivos de la represión, además de lo que, hipotéticamente, se habrían llevado algunos oficiales a la casa, son las fichas resumen de cada expediente que era microfilmado.

Según explicó a la justicia el coronel retirado Ricardo Yáñez, exjefe del Departamento de Computación de la CNI, antes de que las carpetas fueran microfilmadas se elaboraban fichas resúmenes digitalizadas de sus contenidos. Estas fichas se guardaban en un “computador central” antes de que los expedientes fueran microfilmados. Al menos hasta 1987, cuando Yáñez dejó la CNI, dijo, las fichas resúmenes aún estaban en ese computador central, cuyo destino se desconoce.

“Sería extraordinario contar con esos documentos porque podríamos aclarar el destino de los cerca de mil detenidos-desaparecidos y resolver muchos crímenes”, afirma Luis Henríquez, exjefe de inteligencia de la Policía de Investigaciones y jefe de primer equipo de investigación de la policía en causas de derechos humanos. “Pero, lamentablemente, por lo mismo creo que los destruyeron”.

The New York Times
Por Pascale Bonnefoy
Martes 31 de octubre 2017.


Se acabaron las rotaciones: Rafael Márquez no tiene dinero y su carrera futbolística pareció llegar a su fin.

Rafael Márquez acostumbrado a los reflectores por sus logros deportivos, está envuelto en la peor situación de su carrera, al ser señalado por estar vinculado con una organización delictiva.


El Departamento del Tesoro congeló sus cuentas bancarias en EU tras acusarlo de prestanombres del capo Raúl Flores. De manera automática, Hacienda hizo lo mismo con sus cuentas en México.

Márquez no puede ir ni al cajero y, según fuentes cercanas a la familia, ayer no tenía efectivo ni para el gasto de su casa.

El Atlas lo separó del plantel hasta que arregle sus problemas legales, para lo cual le deseó mucha suerte.  La Femexfut, de igual manera extendió su aliento, pero nada más.

Y sus dos principales patrocinadores, Nike y Gillette, le informaron que se verán obligados a cancelar su patrocinio por las restricciones de la OFAC, de acuerdo con allegados al jugador.

Los procesos legales que enfrentará el michoacano, según expertos, pueden alargarse meses, incluso años, por lo que esto podría ser el fin de su carrera en las canchas. El anhelo de retirarse tras jugar su quinto Mundial está en entredicho.

La directiva del Atlas le propuso al michoacano terminar su relación laboral, argumentando que no tenían manera para pagarle, pues las cuentas del futbolista en México están congeladas.

El dinero y propiedades de Rafa están comprometidos incluso si se encuentran en otro país, pues si Estados Unidos tiene acuerdos y tratados con esos países, también las cuentas son congeladas, bajo la llamada Ley Patriot.

Las cuentas de su mamá Rosa Alicia Álvarez y de su hermana también quedaron inhabilitadas.

Y la ramificación de su vinculación con Raúl Flores ya llegó a sus patrocinios personales, pues tanto Nike como Gillette le informaron desde anoche que ya no seguirían apoyándolo.
Y todo por querer comprar un equipo

El intento por comprar un equipo en la ahora extinta Primera División A en el 2008 fue la primera pieza que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos encontró para indagar el nexo entre Rafael Márquez y Raúl Flores.

En el acta de la asamblea extraordinaria de accionistas del Club Deportivo Morumbí A.C., celebrada el 24 de junio de ese año, quedó registrada la integración del futbolista a la asociación.

"El todavía presidente en funciones (Flores Hernández) manifestó a los presentes que ha invitado a la presente asamblea a los señores Rafael Márquez Álvarez y Miguel Ángel Zepeda Espinoza, toda vez que con anterioridad y en repetidas ocasiones ambos le habían manifestado su deseo de pertenecer a la asociación", se lee en el documento, del cual CANCHA tiene una copia.

En el acta se indica que ambos futbolistas debían aportar 3 millones de pesos en 10 días para formalizar su integración a la asociación, Márquez como secretario y Zepeda como tesorero.

Tras esta acción, Flores Hernández renunció a la asociación y a la presidencia, y asignó a su hijo, Raúl Flores Castro, en su lugar, quien aportó un capital de 6 millones 500 mil pesos.

En la Asamblea de ese año de la Primera A, el entonces presidente de la rama Enrique Bonilla avisó a los demás equipos que el grupo de Márquez, Zepeda y Flores entraría con un equipo en Tepic, de acuerdo con un directivo que estuvo presente y pidió el anonimato. Sin embargo, el enviado de Coras no llevaba completo el cuaderno de cargos que se debían cumplir.

"Fue por eso que no lo dejaron inscribir el equipo", recuerda la fuente.

Cancha
Juan Raúl Rivera
Guadalajara, Jalisco
Viernes 11 de agosto de 2017.


En diciembre pasado, las exportaciones del País al mercado estadounidense crecieron 1.51 por ciento anual, aunque en el acumulado de 2016 hubo una disminución de 0.76 por ciento, la primera desde 2009, según cifras del Departamento de Comercio.

En 2009, el valor de las ventas de México a Estados Unidos descendió 18.18 por ciento anual, en un periodo en el que se resintieron los estragos de la crisis financiera que estalló en ese país el 15 de septiembre de un año atrás, después de la quiebra de Lehman Brothers.

De enero a diciembre de 2016, la economía estadounidense importó desde México mercancías por un valor de 294 mil 151 millones de dólares.

En tanto, las importaciones del País desde Estados Unidos fueron 230 mil 959 millones de dólares, valor 2.03 por ciento inferior al registro de 2015, año en el que también presentaron una baja.

Una reducción más elevada en las compras al exterior que en las exportaciones se materializó en un superávit comercial de México con Estados Unidos por 63 mil 192 millones de dólares.

Este valor fue 4.17 por ciento más grande que el contabilizado en 2015 y llevó a que el desequilibrio comercial estadounidense con México acumulara 3 años consecutivos.

Por su monto, el superávit comercial del País con Estados Unidos (déficit para la Unión Americana) ocupa el cuarto lugar entre los desequilibrios del comercio estadounidense.

Cabe destacar que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho México los está "matando en comercio" y quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El mayor déficit comercial de Estados Unidos fue en 2016 con China por un valor de 347 mil 38 millones de dólares, seguido por Japón, con 68 mil 938 millones, y Alemania, con 64 mil 865 millones.

Por otro lado, sólo en diciembre, la economía mexicana exportó a Estados Unidos 23 mil 504 millones de dólares y realizó importaciones por un valor de 19 mil 110 millones.

Por ello, la balanza comercial favoreció al País por 4 mil 393 millones de dólares, pero la cifra resultó 5.26 por ciento por debajo de su nivel de diciembre de 2015.

Entre tanto, al considerar el total de bienes y servicios, durante 2016, Estados Unidos mostró una reducción de 2.29 por ciento en sus exportaciones y de 1.81 por ciento en las importaciones, variaciones que se reflejaron en un déficit comercial global por 502 mil 252 millones de dólares.

AP
Ernesto Sarabia
Ciudad de México
Miércoles 8 de febrero de 2017.


Datos de 51 millones de beneficiarios en riesgo por hackeo; ‘Se debe esclarecer hackeo a México’

Ciudad de México— La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) se infiltró en computadoras de la Secretaría de Gobernación (Segob), de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otras instituciones y dependencias de 48 países más.

De acuerdo con registros de la propia NSA, servidores de Rusia, China, India y Suecia también fueron hackeados.

La intrusión estadounidense fue revelada por el grupo de hackers The Shadow Brokers, que en agosto pasado violó la seguridad cibernética de la NSA y sustrajo registros que dan cuenta que EU espió a alumnos y maestros mexicanos y de otras naciones.

Por la intrusión cibernética de agosto pasado contra la NSA fue detenido Harold T. Martin III, un excontratista de la agencia, quien fue acusado por espionaje.

El pasado 20 de octubre, fiscales federales de EU que llevan el caso señalaron en un documento presentado ante la Corte que el robo de información a la NSA fue “impresionante por longevidad y alcance”.

Es la segunda vez que se da cuenta de este tipo de hackeo estadounidense en México. Excélsior dio a conocer en febrero de 2015 que EU espiaba a nuestro país, desde 1996, a través de computadoras personales, hecho denunciado por la compañía Kaspersky Lab.

Diversas universidades y servidores de gobiernos, incluídos los de México, fueron vulnerados por NSA para realizar espionaje, según documentos hechos llegar por el grupo de hackers The Shadow Brokers, de los cuales Excélsior tiene copia.

En la lista dada a conocer ayer aparecen los servidores de las secretarías de Gobernación (Segob), dependencia encargada de la política interna del país, y la de Desarrollo Social (Sedesol), que maneja los nombres de beneficiarios de los programas sociales del país.

Los papeles hechos llegar de manera electrónica también muestran que fueron vulnerados los servidores de la UNAM, así como los de universidades de Tsinghua y Xidian, en China, entre otras, para espiar los perfiles de los alumnos y maestros, entre otros temas.

La noche del domingo 30 de octubre, los hackers comenzaron a filtrar diversos documentos bajo una publicación titulada “Trick or Treat (Truco o travesura)”, donde se reveló una nueva lista de direcciones IP y dominios que la NSA habría vigilado en los últimos años.

La información revelada por The Shadow Brokers incluye 306 dominios y 352 direcciones IP de 49 países, entre ellos México, Rusia, China, India y Suecia.

Inclusive el conocido hacker, Mustafa Al-Bassam, también dio por bueno el hackeo y puso en su cuenta de Twitter parte de los documentos filtrados.

El proceso

En agosto pasado, este grupo hackeó los servidores de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos y filtró una serie de documentos donde se demostraba espionaje de la NSA a varios países, por lo que fue detenido Harold T. Martin III, un excontratista de la agencia, quien fue acusado por espionaje.

El pasado 20 de octubre los fiscales federales que llevan el caso señalaron en un documento presentado ante la corte que el robo de información a la NSA fue “impresionante por longevidad y alcance”.

El caso del robo de documentación clasificada de Harold T. Martin III es el segundo caso reportado dentro de la NSA, después que el excontratista Edward Snowden hiciera públicos en junio de 2013, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post, documentos clasificados altamente secretos sobre programas de vigilancia masiva PRISM y XKeyscore.

Vale señalar que en México es la segunda vez que se reporta este tipo de espionaje, y en esta segunda ocasión tampoco se han reportado reacciones por parte de los funcionarios locales.

Top 10 del espionaje

Entre los diez principales países seleccionados para ser espiados por la agencia estadounidense figuran China, Japón, Corea, España, Alemania, India, Taiwán, México, Italia y Rusia.

La última filtración ha sido firmada por los mismos hackers.

La mayoría de los servidores afectados ejecutaba Solaris, un sistema operativo basado en Unix de Oracle, mientras que algunos ejecutaban FreeBSD o Linux.

Cada servidor comprometido era supuestamente el objetivo de INTONATION y PITCHIMPAIR, nombres de código dados para los programas de hacking de los ciberespías de la NSA.

Los documentos también contienen referencias a una lista de herramientas con grupos de ecuaciones previamente trabajadas, que incluyen palabras como Dewdrop, Incision, Orangutan, Jackladder, Reticulum, Patchicillin, Sidetrack y Stoicsurgeon.

Las herramientas mencionadas podrían ser implantes del software de hackeo, herramientas o exploits utilizados por el grupo de expertos.

Excélsior
Ciudad de México
Martes 01 de noviembre de 2016.


El dispositivo avisará al usuario cuando las señales de radio no autorizadas entren o salgan del teléfono

Edward Snowden eligió un hotel con siete salidas cuando eldiario.es fue a Moscú a entrevistarle, en marzo. Así, si ocurre algo o alguien da la voz de alarma avisando de que se encuentra allí, escapa rápido. Aunque nosotros dejamos los teléfonos móviles en conserjería, los periodistas que se reunieron con él en Hong Kong hace tres años no tuvieron tanta suerte. El ex agente de la NSA les pidió que metieran en el congelador los aparatos. ¿El motivo? Bloquear cualquier tipo de señal de radio que pudiese activar los micrófonos o las cámaras de los dispositivos.

Snowden no tiene móvil. "Desde 2013, no he sido capaz de tener un smartphone como la gente normal", le cuenta a Wired. Como una idea que le haya estado dando vueltas en la cabeza desde entonces, el whistleblower ha presentado junto a Andrew "Bunnie" Huang, un ingeniero eléctrico del MIT, los bocetos de una carcasa para iPhone 6 que avisará cuando el teléfono esté transmitiendo datos a través de la red móvil, wifi o Bluetooth sin nuestro permiso.

No solo eso: la carcasa contará, además, con una alarma que podrá programarse para que suene si detecta cualquier tipo de actividad relacionada con las ondas de radio del teléfono. De momento está en pañales, pero Huang y Snowden ya han bautizado el sistema como "motor introspectivo". La carcasa conseguirá monitorizar las señales eléctricas que el iPhone recibe y después manda a sus antenas internas para de esta forma saber "cuándo están transmitiendo las radios del teléfono", cuentan los dos ingenieros en el borrador de proyecto.

En la presentación del dispositivo, que tuvo lugar el pasado jueves en el MIT Media Lab de Cambridge, Snowden y Huang también dijeron que estaban considerando añadir un botón para apagar el iPhone "de cuajo". Esta característica en inglés se conoce como kill switch y lo que haría es apagar el iPhone inmediatamente si el sistema detecta que el teléfono está enviando o recibiendo señales de radio sin nuestro consentimiento.

Sin nuestro consentimiento o después de activar el modo avión. Aunque la mayoría de teléfonos en este perfil desactivan el wifi, el Bluetooth y la red móvil, Snowden y Huang aseguran que no podemos confiar totalmente en la característica. "Confiar en el modo avión de un teléfono que ha sido hackeado es como confiar en un borracho que te dice que está suficientemente sobrio para conducir", ilustran con un ejemplo los ingenieros.

Pensando en los periodistas

"Un buen periodista en el sitio correcto en el lugar correcto puede cambiar la historia", dice Snowden. Bajo el propósito inicial de diseñar una carcasa antiespionaje, el exanalista de la NSA también habla de la intención de proteger a los periodistas que se encuentran en zonas de conflicto y hacer así sus comunicaciones más seguras. De esta forma se podrían evitar muertes como la de la corresponsal del Sunday Times, Marie Colvin, que perdió la vida en Siria hace cuatro años cuando las fuerzas pro Assad localizaron su posición tras hackearle el teléfono.

"Desafortunadamente, los periodistas pueden ser traicionados por sus propias herramientas", explican Huang y Snowden en el documento. Un teléfono infectado con el malware preciso puede seguir enviando datos incluso estando apagado, y ni que decir tiene que también puede enviar su ubicación. "Puedes pensar que las radios de tu teléfono están apagadas y que no están diciendo a nadie dónde te encuentras, pero sigue existiendo un riesgo", cuenta Huang a Wired.

Snowden dijo en la presentación del jueves que lleva pensando en la carcasa desde finales del año pasado, cuando contactó por primera vez con Huang vía Signal. Y eso que nunca se han visto cara a cara.

Características técnicas

A simple vista, el dispositivo recuerda en apariencia al de una batería externa y contará con una pantalla en blanco y negro. Se conectará al iPhone a través de la ranura de la tarjeta SIM, que irá ubicada directamente en otro punto de la carcasa.

Los microcables del dispositivo conectarían directamente con la placa base del teléfono. Serían capaces de leer las señales eléctricas que llegan a las antenas del iPhone y que usan sus radios, incluyendo el GPS, el Bluetooth, el wifi y la red móvil.

El sistema actuaría identificando cada tipo de señal y analizándola, para después informar al usuario de qué tipo de onda está siendo transmitida. Si apagásemos el receptor Bluetooth y el teléfono aun así siguiese recopilando y enviando datos a través de esa frecuencia, la carcasa nos informaría de ello. Y lo mismo para el wifi, la red móvil y el resto de ondas de radio.

Aunque de momento es solo un diseño académico, Snowden y Huang no descartan fabricar un prototipo el año que viene que desembarque en China. El "motor introspectivo" tiene código abierto y operará en un entorno seguro. Pero incluso si no lo fabrican, la idea ya está lanzada.

El Diario
David Sarabia
Madrid, España
Martes 26 de julio de 2016.


Movimiento del narcotraficante obedeció a obras en el penal donde estaba, dijeron autoridades.

Las autoridades mexicanas trasladaron este sábado al narcotraficante desde el penal del Altiplano en el Estado de México, a otra cárcel de máxima seguridad en Ciudad Juárez, en la frontera con EE.UU.

La Secretaría de Gobernación informó que el traslado de Guzmán Loera al Cefereso de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue a causa de distintas obras que se realizan en el penal del Altiplano, para reforzar la seguridad del inmueble.

“El traslado del interno se dio en razón de distintas obras que se realizan en el Cefereso número 1 para reforzar la seguridad del penal”, indicó Gobernación a través de un comunicado

Añadió que el traslado se realizó en pleno apego a los derechos humanos de Guzmán Loera.
 
Además, agregó, el traslado fue oportunamente comunicado a los distintos jueces de amparo y en materia de procesos penales federales, para la continuación debida de las causas penales y juicios de amparo correspondiente.

El movimiento de Guzmán a otra prisión desató rumores sobre su posible extradición al vecino país.

"Se lo llevaron a Ciudad Juárez de madrugada", había afirmado a la agencia Efe una fuente oficial. "No podemos confirmar si es para extraditarlo o para otra situación, aunque es más fuerte el rumor de que es para extraditarlo. Es fuerte el rumor de que hay un dispositivo

El capo, que fue capturado en enero pasado y estaba recluido en el penal de máxima seguridad de El Altiplano a 90 km de la capital, llegó en la madrugada al aeropuerto de Ciudad Juárez, fuertemente vigilado por unos 150 policías federales que llegaron poco antes en tres aviones de la Comisión Nacional de Seguridad.

El "Chapo" fue trasladado en un helicóptero de la terminal aérea al Centro Federal de Readaptación Social No 9, ubicado en el sur de Ciudad Juárez. Aunque está cárcel no está clasificada entre las prisiones de máxima seguridad de México, tiene un área destinada a reos de alta peligrosidad y es "una de las más seguras", indicó la fuente.

De acuerdo con reportes de la prensa mexicana, el penal de Ciudad Juárez se encuentra resguardado por militares, mientras que el camino que conduce a la cárcel también es fuertemente vigilado.

El exlíder del cártel de Sinaloa protagonizó en julio de 2015 una espectacular fuga de la cárcel de El Altiplano, de donde huyó por un túnel de 1,5 km que él mismo mandó construir desde la regadera de su celda hacia el exterior de la cárcel.

Uno de los abogados del narcotraficante, Juan Pablo Badillo, dijo que el equipo de defensores tampoco sabía los motivos del cambio de reclusorio. "Son decisiones del Gobierno", dijo telefónicamente. "Al parecer esta madrugada se hizo esta operación. Es lo único que sabemos", añadió.

EFE, AFP y REUTERS
EL UNIVERSAL
Ciudad de México
Sábado 7 de mayo de 2016.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter