Washington.- La cadena televisiva estadunidense CNN demandó el martes al gobierno de Donald Trump por suspender la acreditación de su corresponsal jefe en la Casa Blanca, Jim Acosta, tras un airado intercambio con el mandatario durante una rueda de prensa.

"CNN presentó una demanda contra la Administración Trump esta mañana en la Corte de Distrito de Washington DC", indicó la cadena informativa en un comunicado, señalando que "la revocación ilícita" de la acreditación de Acosta viola derechos garantizados en la Constitución estadounidense.

"La revocación equivocada de estas credenciales viola los derechos de libertad de prensa de la Primera Enmienda de la CNN y de Acosta, y sus derechos de la Quinta Enmienda al debido proceso", señaló.

CNN dijo que pidió al tribunal federal una orden de restricción inmediata que requiera la devolución del pase de Acosta.

Según la cadena, de no presentarse la demanda, las acciones de la Casa Blanca crearían un "peligroso" precedente para cualquier periodista que cubra a funcionarios.

La Casa Blanca suspendió el pase de Acosta después de un altercado ocurrido el miércoles pasado con el presidente, quien calificó al periodista de "persona grosera y terrible" después de que éste rechazó sus órdenes de entregar el micrófono durante una rueda de prensa.

Acosta siguió preguntando, mientras una joven pasante de la Casa Blanca intentó en vano quitarle el micrófono, y el gobierno de Trump calificó de "comportamiento indebido" de parte del periodista.

Sarah Sanders, la portavoz de la Casa Blanca, aseguró que el periodista "colocó sus manos" en la joven y publicó un video editado de tal manera que dramatiza la escena.

AFP
Washington, DC. EU
Martes 13 noviembre 2018..


Los estadounidenses votan en gran número este martes en unas elecciones de medio mandato determinantes, la primera prueba electoral para la controvertida presidencia de Donald Trump, quien se arriesga a perder la mayoría en el Congreso.

Cualquier pivote del electorado que lleve a un avance de la oposición puede hacer trastabillar el programa de gobierno de Trump, por lo que hay mucha expectación en la decena de distritos que pueden determinar si son los demócratas o los republicanos quienes se quedan con las cámaras legislativas.

Las cadenas de televisión mostraban largas colas de personas que esperaban para sufragar en algunos centros de votación. Un indicio del interés que generan estos comicios es que al menos 38 millones de votos anticipados ya habían sido emitidos en los estados que permiten esta modalidad, un 40% más que en las elecciones de medio mandato en 2014, según el experto de referencia Michael McDonald, de la Universidad de Florida.

Las cifras de la participación no están centralizadas por una única autoridad electoral, pero en Texas, Nueva York o en Maryland los electores o escrutadores interrogados por la AFP parecían sorprendidos por la afluencia.

Si bien el nombre de Trump no figura en las papeletas, estas elecciones se consideran una suerte de referéndum sobre su presidencia.

En los comicios están en juego las 435 bancas de la Cámara de Representantes, 35 escaños en el Senado, 36 gobernaciones, además de varios cargos locales como alcaldes, jueces y sheriffs.

Consciente de los riesgos, Trump organizó mítines hasta la hora última de la campaña. "La agenda republicana es el sueño americano", dijo el lunes en Misuri.

Eloísa Álvarez, una votante de Miami destacó que esta elección era "muy importante".

"Creo, que como lo han estado diciendo las cadenas de la tele, se trata de un referéndum sobre la presidencia de Trump", explicó Álvarez.

Contento por el crecimiento económico y la caída del desempleo, James Gerlock, de 27 años, votó por los republicanos en Chicago.

"A mí me encanta la desregulación y lo único que quiero es que todo siga moviéndose así", dijo.

- Sondeos favorables para los demócratas -

Para los demócratas esta es una oportunidad de frenar el poder de un presidente al cual acusan de provocaciones racistas y de atizar las divisiones con tal de ganar votos.

En casi dos años de gobierno desde su sorpresiva victoria en 2016, el caótico e imprevisible Trump ha contado con mayoría en las dos cámaras del Congreso.

Pero eso podría cambiar si se cumplen los pronósticos y los demócratas se quedan con el control de la Cámara de Representantes, mientras que se prevé que los republicanos conservarán la mayoría en el Senado.

Desde hace dos años, "la gente se manifestó, se movilizaron, pero esta es su primera oportunidad de expresarse", explicó Diane Vogel, una votante demócrata que emitió su sufragio en Arlington, en las cercanías de Washington.

- Una "invasión" de migrantes -

La campaña estuvo marcada por violentos incidentes: el envío de paquetes con explosivos a prominentes líderes opositores y la masacre en una sinagoga en Pittsburgh donde murieron 11 personas.

Para consternación de muchos de sus correligionarios republicanos, en la última semana el mandatario -en lugar de destacar sus logros- prefirió centrarse en un duro discurso -que algunos califican de racista- en el que ha denunciado la inmigración ilegal como una "invasión".

A pocos días de las elecciones, Trump envió a más de 4.800 efectivos a la frontera con México y sugirió que si los migrantes centroamericanos que marchan por miles en caravanas hacia Estados Unidos tiraban piedras a los agentes, éstos podrían responder con tiros, aunque después se retractó.

En medio de la expectación, las agencias de inteligencia y seguridad emitieron una advertencia frente a la amenaza de las injerencias extranjeras, asegurando que hasta ahora no había ningún indicio de que la infraestructura electoral hubiera sido comprometida.

- ¿Cómo se comporta el electorado latino? -

Estas elecciones también marcan el debut de nuevos rostros que han irrumpido como grandes promesas en el panorama político.

Una de ellas es la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, que se encamina a convertirse en la mujer más joven en ser electa para la Cámara de Representantes.

Dejó a todos boquiabiertos cuando se impuso sorpresivamente en las primarias demócratas en septiembre en el distrito del Bronx y de Queens, y ahora la joven de origen puertorriqueño, que se define como socialista, se transformó en el símbolo de una ola de mujeres demócratas pertenecientes a minorías que están revolucionando a la élite del partido.

En estas elecciones, la comunidad latina, que constituye la minoría más grande del país con 59 millones de personas, podría batir récords de representación.

La interrogante es cómo se comporta este voto, de unos 29 millones de personas, ante la retórica contra la inmigración de Trump, que en las elecciones de 2016 fue apoyado por un 30% del electorado latino.

AFP
Washington, DC, EU
Martes 6 de noviembre de 2018.


El tiroteo deja seis heridos al margen del atacante, cuatro de ellos policías

La policía arrestó este sábado a un hombre que abrió fuego en una sinagoga de Pittsburgh, una de las principales ciudades del Estado de Pensilvania, y mató a al menos 11 personas, según anunciaron las autoridades. Hay seis heridos, dos de gravedad. El centro religioso El árbol de la vida celebraba el sabbat, el día sagrado en la semana judía, cuando comenzaron los disparos. El presidente Donald Trump denunció el "acto antisemita" y defendió un endurecimiento de las leyes relacionadas con la pena de muerte. La fiscalía presentará cargos contra el tirador por cometer un delito federal de odio.

Las autoridades identificaron al atacante como Robert Bowers, una persona sin antecedentes delictivos. No revelaron su edad, pero fuentes policiales citadas por medios de comunicación informaron de que es un hombre blanco de 46 años. El tirador tiene heridas de bala, pero su condición es estable.

Bowers entró a la sinagoga a las 9.54 de la mañana (hora de la costa Este estadounidense) equipado con un rifle de asalto y tres pistolas. Entre los fallecidos, no hay ningún menor, según las autoridades. El tirador estuvo alrededor de 20 minutos en el centro religioso. Cuando iba a marcharse, fue confrontado por la policía, que logró detenerlo. Hubo un intercambio de disparos. Cuatro agentes resultaron heridos.

“Se estaban celebrando servicios en la capilla cuando oímos un ruido muy fuerte en la zona del vestíbulo”, explicó Stephen Weiss, de 60 años, al periódico local Tribune-Review. La sinagoga, con capacidad para más de un millar de personas, se encuentra a unos 10 minutos del centro de Pittsburgh, en un barrio de clase media llamado Squirrel Hill donde reside un gran número de miembros de la comunidad judía que quedó en estado shock. Todos los vecinos fueron llamados a permanecer en casa. El tirador se atrincheró en la sinagoga e intercambió disparos con la policía, pero acabó entregándose, según explicó Erika Strassburger, concejal de distrito.

En un evento con granjeros en Indianápolis, Trump calificó el tiroteo de un “acto antisemita”. “No pensaría que esto podría ocurrir”, dijo. “Condenamos el antisemitismo y cualquier otra forma de mal. Nos juntamos como un solo pueblo estadounidense”.

“Los sucesos en Pittsburgh son bastante más devastadores de lo que parecía en un principio. He hablado con el alcalde y el gobernador para informales de que el Gobierno está y estará a su lado todo el tiempo”, había escrito antes Trump en su cuenta de Twitter. Antes de partir hacia Indiana, se digirió a la prensa para defender la pena de muerte ante situaciones como esta. “Deberíamos trabajar en reforzar las leyes relacionadas con la pena de muerte”, dijo el presidente de EE UU, y añadió: “Cualquiera que haga algo así a personas inocentes que están en un templo o en la iglesia debería pagar el máximo precio por ello”.

"Estoy viendo los acontecimientos que están ocurriendo en Pittsburgh (Pensilvania). Las fuerzas de orden público están en la zona. La gente de la zona de Squirrel Hill [el barrio de la sinagoga] deben permanecer bajo techo. Parece que hay muchas víctimas. Cuidado con un francotirador en activo. ¡Que Dios bendiga a todo el mundo!"

Trump también recalcó su postura habitual ante tiroteos masivos como el de este sábado y es que el fácil acceso a las armas que tienen los ciudadanos en EE UU no es responsable de estos sucesos. Al revés, resaltó el hecho de que las víctimas no estaban protegidas. “Quizá las cosas hubieran sido distintas si hubiera habido alguien armado”, subrayó. “Ver este tipo de tiroteos desde hace tantos años es una pena”. “Es algo terrible, terrible, lo que está pasando en nuestro país con el odio. Hay que hacer algo”, añadió.

Creciente polarización

El tiroteo supone otra sacudida en la campaña de las elecciones legislativas que EE UU celebra el 6 de noviembre y que están marcadas por la polarización política y social en el país. El ataque de Pittsburgh tuvo lugar al día siguiente de que la policía detuviera al sospechoso de haber enviado alrededor de una docena de paquetes bomba a destacados demócratas y otras personalidades detestadas por la ultraderecha estadounidense.

La matanza de Pittsburgh encendió las alertas por el auge del antisemitismo. La policía de Nueva York ordenó desplegar agentes para vigilar los centros judíos y las sinagogas en la ciudad. Los judíos son año tras año el grupo religioso más castigado en los crímenes de odio, según las estadísticas que elabora el FBI. El último informe, de noviembre de 2017, señaló que los judíos sufrieron más de la mitad de los delitos del año anterior relacionados con la religión. Otro estudio, de mayo pasado, realizado por el Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la Universidad de California, señaló que los judíos sufrieron el 19% de todos los crímenes de odio contabilizados en 2017.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se declaró desolado por el suceso y expresó la solidaridad de todo Israel con la comunidad judía de Pittsburgh. El gobernador del Estado de Pensilvania, Tom Wolf, calificó el suceso de “tragedia absoluta”. “Mis pensamientos ahora mismo están con las víctimas, sus familias y en asegurar que las fuerzas del orden disponen de todos los recursos que necesitan”, dijo.

El País
Amanda Mars
Washington DC
Sábado 27 de octubre de 2018.


 Tegucigalpa. -  Honduras vive una de sus peores crisis migratorias, la más álgida desde que el pequeño país latinoamericano retornó a la democracia en la década de 1980, tras férreos gobiernos militares y azotado por fenómenos naturales como el huracán Fifí en 1974, que dejó entre 3.000 y 10.000 víctimas y que obligó a muchas familias a huir del país.

Lo que parecía una tímida convocatoria de caminata hacia la frontera con Guatemala en redes sociales y grupos de WhatsApp, que inició con 160 personas la mañana del 12 de octubre, luego aumentó a 800 y al día siguiente a 1.200, acabó siendo una auténtica y azarosa aventura migrante de hondureños hacia el norte el continente, dejando detrás una vida de peligros, hambre, enfermedad y criminalización.

Ahora la caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano y que poco a poco ha sido mermada por el hambre, la enfermedad y la desilusión.

El tema migratorio cobra singular relevancia en Estados Unidos donde el 6 de noviembre se celebran elecciones de medio término y donde, sin duda, ambos partidos quieren sacar ventaja de la actual situación.

Donald Trump ha hecho lo imposible amenazando en Twitter a los gobernantes de Centroamérica con cortar la ayuda económica si no hacen algo al respecto y fortaleciendo su dura postura ante la inmigración.

Analistas consideran que el control republicano de la Cámara de Representantes, y quizás del Senado también, luce vulnerable ante las deprimentes imágenes en la frontera, que podrían incidir decisivamente en la campaña.

Al salir desde la localidad de San Pedro Sula el 13 de octubre, los migrantes eran impulsados por su deseo de alejarse de la pobreza y la violencia que sufren en su país de origen, según dijo a Xinhua, Bartolo Fuentes, un periodista y exdiputado del Partido Libertad y Refundación (Libre) quien está en el ojo del huracán y sobre quien pesa una seria acusación por organizar la caravana, lo cual podría llevarlo a la cárcel.

"No soy coyote (traficante de personas), soy un periodista, participé en marzo o abril pasado en México de una caravana de migrantes, era una actividad organizada por mexicanos, ellos orientaron a la gente y me sumé", dijo.

Fuentes confesó que posteó algo en el Facebook a finales de septiembre para que en vez que la gente se vaya en pequeños grupos como sucede a diario en Honduras, esté atenta a que es mejor que abandone el país en grupos grandes, para evitar asaltos y otros peligros en el camino.

"No estamos tan tranquilos, aquí le hacen a uno un cocodrilo de un conejo, son terribles. Hay una actitud de la policía que trata como criminal al que se va y a la gente que les ayuda", acotó en una entrevista telefónica con Xinhua.

A 13 días desde que partió de Honduras, 4.353 personas han retornado a Honduras, los últimos 270 en un vuelo que llegó a San Pedro Sula la noche del jueves, según cifras oficiales ofrecidas por el propio gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández.

Cerca de 1.700 han solicitado asilo en México y otros siguen su travesía, pese a las llagas en sus pies, las enfermedades, deshidratación y de tener su piel curtida por el largo camino.

Hasta ahora los intentos de frenar la caravana no han resultado del todo exitosos, pero sin duda los puestos de control en las fronteras, los campamentos utilizados para descansar entre Honduras y Guatemala y sobre todo el cansancio han hecho que muchos decidan regresar a su patria.

Sin embargo, en Honduras el caldo de cultivo sigue siendo el mismo que impulsa a más personas a organizar nuevas caravanas: pobreza, violencia, falta de empleo y temor a las pandillas.

El gobierno de Estados Unidos y el de Honduras han afirmado que existen grupos radicales de la oposición detrás de las caravanas, sin que hasta ahora haya pruebas contundentes y se abra un nuevo frente de confrontación con partidos políticos.

Pese a todo, la idea de unirse a nuevas caravanas o marcharse de forma individual está en la mente de muchos hondureños que desde décadas sueñan con un futuro mejor y con romper el círculo de pobreza que predomina en miles de sus hogares.

Xinhua
Olman Manzano
Tegucigalpa, Honduras
Sábado 27 de octubre de 2018.


La caravana recorrió más de 700 km desde la hondureña San Pedro Sula, de donde partieron el 13 de octubre, y muchos de ellos ya están en Tapachula, una pequeña ciudad de poco más de 300.000 habitantes en el sureño estado mexicano de Chiapas

Ciudad Hidalgo. - Miles de migrantes hondureños avanzan este domingo por México hacia Estados Unidos, desafiando la advertencia del presidente Donald Trump de hacer todo para "detener la embestida" en la frontera sur.

La caravana recorrió más de 700 km desde la hondureña San Pedro Sula, de donde partieron el 13 de octubre, y muchos de ellos ya están en Tapachula, una pequeña ciudad de poco más de 300.000 habitantes en el sureño estado mexicano de Chiapas. Entre los migrantes se cuentan muchas mujeres con sus bebés y niños.

La mayor parte de la caravana migrante, integrada al comienzo por más de 4.000 personas según los organizadores, logró cruzar ilegalmente el río fronterizo entre Guatemala y México y evadir la vigilancia de cientos de policías mexicanos sobre el puente internacional, por donde solo se permite el paso a mujeres y niños.

El grupo que avanza en México -custodiado por helicópteros y la policía- está formado por unas 3.000 personas, según cálculos de la AFP y organizadores. Unos 1000 quedaron atrás: algunos decidieron esperar en la frontera para ingresar legalmente a México y otros desertaron debido al temor o al cansancio.

"Nadie nos va a detener, si ya nos aventamos al río y ya hicimos de todo para llegar hasta acá, no nos detienen", dijo Aarón Juárez, de 21 años, un taxista hondureño que caminaba con dificultad debido a las llagas en sus pies junto a su esposa y su bebé de meses hacia Estados Unidos, su destino final. Si llegan habrán recorrido al menos 3.000 km a pie.

- "Detener la embestida"-

El presidente estadounidense aseguró que está haciendo todo lo posible para "detener la embestida de migrantes ilegales a nuestra frontera sur". "Esas personas deben primero solicitar asilo en México, y si no lo hacen Estados Unidos los rechazará", escribió el mandatario en Twitter.

"Debo pedir, en los términos más enérgicos, a México que frene esta embestida, y si no es capaz de hacerlo llamaré al ejército estadounidense y CERRARÉ NUESTRA FRONTERA SUR", había advertido el jueves el presidente.

La caravana ha sido fuertemente criticada por Trump, quien ha amenazado a Guatemala, Honduras y El Salvador con quitarles la ayuda financiera si no contienen la migración ilegal.

"Esto no es una migración normal, es un éxodo (...) Es gente que no está dispuesta a volver a su país", afirmó Rodrigo Abeja, de la organización Pueblos Sin Frontera.

Honduras es uno de los países más violentos del mundo, con una de tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, superando ampliamente el promedio mundial de un país sin guerra. Siete de cada diez hondureños viven en la pobreza, según el Banco Mundial.

- "No hay futuro" en Honduras -

Un grupo más reducido permanecía varado en el puente internacional fronterizo esperando ingresar legalmente a México, aunque el acceso era a cuentagotas y dando prioridad a mujeres y niños. Un centenar de ellos entonaba cánticos cristianos para levantar el ánimo.

"Aquí voy a seguir esperando, no hay futuro para nosotros en Honduras", dijo a la AFP Selvis Rivas, de 41 años quien espera conseguir asilo con su hijo de 16.

Cinco mujeres, ubicadas primeras en la fila para pasar al lado mexicano, responden "¡No!" a coro cuando se les pregunta si quieren regresar a Honduras.

Gobernación de México informó el sábado que ya recibió 640 solicitudes de refugio en el paso fronterizo.

El gobierno hondureño acusó a la oposición política de convocar a la caravana para provocar 'ingobernabilidad' en el país. La canciller María Agüero mencionó como instigador a Bartolo Fuentes, exdiputado del partido Libertad y Refundación (Libre), coordinado por el expresidente y líder de la izquierda hondureña, Manuel Zelaya.

Pero Fuentes aseguró a la AFP que lo que hizo fue reproducir en su Facebook un afiche --que no sabe quién divulgó en varias redes sociales--, invitando a la "Caminata del migrante" con un slogan: "No nos vamos porque queremos, nos expulsan la violencia y la pobreza".

AFP
Tapachula, Chiapas
Domingo 21 octubre de 2018.


El presidente estadounidense aseguró que el “asalto” que se está viviendo en el sur de su país es “mucho más importante” que los tratados comerciales

A medida que avanza una caravana de migrantes hondureños hacia Estados Unidos, también se eleva el tono de las amenazas de Donald Trump. El presidente estadounidense recurrió este jueves su artillería más pesada y amenazó a México con enviar a las tropas militares a la frontera y cerrarla. Además, lanzó una granada. El republicano sostuvo que la situación en el sur del país, “incluidos los elementos criminales y las drogas”, le importan “mucho más” que el USMCA, el nuevo acuerdo comercial pactado entre EE UU, México y Canadá, que aún debe ser firmado por los tres países para entrar en vigor.

Los cerca de 3.000 migrantes, en su mayoría hondureños, iniciaron el pasado sábado una ruta hacia EE UU para solicitar asilo alegando razones de seguridad. Desde el primer momento, el secretario de Estado Mike Pompeo advirtió de que no se los recibiría. El martes la máxima potencia mundial subió el tono. Trump informó a través de Twitter que si el gobierno de Honduras no detenía a su gente iba a cortar las ayudas económicas “con efecto inmediato”. Más tarde, la amenaza ya corría para Guatemala y El Salvador. El posible castigo es sorprendente dado que el objetivo de esas ayudas es precisamente mejorar las condiciones laborales y de seguridad para que los ciudadanos no decidan emigrar.

Los cancilleres y vicecancilleres de los tres países se reunieron este miércoles en Tegucigalpa para analizar la crisis migratoria, con la participación de un enviado especial del presidente mexicano, Manuel López Obrador. México, en un intento por controlar la crisis, ha movilizado a decenas de policías a lo largo del río Suchiate, la frontera natural entre ambos países para deportar a los inmigrantes irregulares. Pero eso no es suficiente para Trump, que este jueves le arrojó a su vecino el golpe más fuerte: "Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi ningún control sobre su población, debo pedir a México que detenga este avance, y si no lo logra, llamaré a los militares ¡y CERRARÉ NUESTRA FRONTERA SUR!". Enseguida amenazó con anular el tratado comercial que tardaron tres meses en alcanzar para reemplazar al TLC.

La nueva crisis migratoria ocurre en la víspera de la visita Pompeo a México, prevista para este viernes. El encuentro estará marcado por la situación en la frontera entre ambos países. Trump quiere evitar que se repitan las escenas de marzo, cuando otra caravana con cientos de familias salió de Chiapas y fue disuelta a su llegada a Ciudad de México por una amenaza del republicano. El responsable de Exteriores de Washington se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray y el secretario de Relaciones Exteriores del próximo Gobierno, Marcelo Ebrard, anunció el Departamento de Estado.

Las autoridades guatemaltecas no tienen un registro sobre los hondureños que han pasado por la frontera en la caravana, pero cerca de 3.000 migrantes habían sido atendidos en el refugio dirigido por la Pastoral de Movilidad Humana de la Iglesia Católica.

La caravana y las amenazas llegan a menos de tres semanas de las elecciones legislativas del 6 de noviembre, donde los republicanos se juegan mantener la mayoría en el Congreso. Trump ha instado a sus compañeros de partido a que hagan de la inmigración un tema central en las últimas semanas de campaña y a que culpen a los demócratas por no haber aprobado una ley de inmigración más estricta. Una ley, aprobada en los últimos días del Gobierno del republicano George W. Bush, impide la deportación inmediata de menores indocumentados que no sean de Canadá o México.

El País
Antonia Laborde
Washington, DC.
Jueves 18 de octubre de 2018.


Una investigación del rotativo señala que el presidente creó junto a sus hermanos sociedades falsas para esconder dinero. Cifra en 413 millones actuales el dinero recibido por su padre

Un artículo de The New York Times publicado este martes señala a Donald Trump como artífice de parte de las estratagemas fiscales con las que ayudó a su padre, el constructor Fred Trump, a evadir impuestos en los años 90. Una de las maniobras consistió en la creación de empresas falsas junto a sus hermanos. Citando una amplia investigación sobre más de 100.000 documentos fiscales y judiciales, entre otros, correspondientes a varias décadas, el rotativo cifra en 413 millones de dólares (en valor actual) la cantidad de dinero que el republicano recibió de su progenitor a lo largo de su vida.

Charles J. Harder, abogado de Donald Trump, envió un comunicado al Times recalcando que las acusaciones de "fraude y evasión fiscal son falsas al 100%". El republicano causó revuelo durante la campaña electoral de 2016 al no hacer pública su declaración de la renta, como suelen hacer los candidatos presidenciales, lo que agravó las suspicacias sobre sus prácticas empresariales y fiscales.

Trump amasó parte de su fortuna a base de fraude fiscal, según ‘The New York Times’ La riqueza de Trump se rebaja en 400 millones de dólares desde que es presidente
Trump nació ya rico. Su padre era un adinerado promotor inmobiliario que comenzó construyendo viviendas en Queens y en Brooklyn y la primera andadura del mandatario en el mundo de los negocios tuvo lugar en las empresas de su padre. El hijo, fascinado por el lujo neoyorquino, dio el salto a Manhattan y comenzó a impulsar esos rascacielos con su nombre. Y en aquella época, tanto el hoy presidente como sus hermanos siguieron recibiendo dinero de los progenitores.

Según el Times, Fred y Mary Trump transfirieron en total a sus vástagos más de 1.000 millones de dólares (reales) de fortuna que, con los impuestos a donaciones y herencia del 55%, hubiesen supuesto 550 millones de dólares para el fisco, pero solo pagaron 52,2 millones (sobre el 5%).

Los primeros ingresos llegaron muy temprano para Donald Trump, a los tres años, cuando recibió el equivalente a 200.000 dólares al valor actual. A los 8, según el artículo, ya era millonario, a los 17 se hizo con un edificio de apartamentos de 52 viviendas y, cuando se graduó en la universidad ya recibía lo que hoy sería un millón de dólares anual. Al llegar a la cuarentena, la paga anual ya era de cinco millones.

Si bien los padres eran generosos, la investigación del Times muestra que el republicano también echaba una mano en lo que podía. Mucho del dinero recibido llegó a sus manos porque estaba ayudando a evadir impuestos. Creó junto a sus hermanos empresas falsas para ocultar estas donaciones y ayudó a su padre a obtener deducciones fiscales ilegales por millones. También, según el artículo, colaboró con sus progenitores en diseñar una estrategia para depreciar las propiedades inmobiliarias de forma de que lograse un considerable ahorro en impuestos.

La Casa Blanca insistió este martes a través de su portavoz, Sarah Sanders, en que Trump comenzó su imperio con un préstamo de un millón de dólares de su padre que el hoy presidente devolvió. Ahora, afirmó, su fortuna alcanza los 10.000 millones, si bien unas valoraciones de Bloomberg lo reducen a 2.800 millones. Si ese primer millón prestado del que habla Trump se hubiese invertido en el índice S&P de la Bolsa de Nueva York, el botín sumaría 1.960 millones.

El País
Amanda Mars
Washington DC EU
Martes 2 de octubre de 2018.


Donald Trump cuenta con recursos lingüísticos tan ilimitados como variados para insultar y burlarse de sus rivales. Sin embargo, cuando quiere insultar a negros y a mujeres parece que su mente es unidireccional

Un seguimiento de la página web Trump Twitter Archive que analiza los tuits de Trump muestra que el presidente de Estados Unidos ha utilizado las palabras "tonto" y "estúpido" en 236 ocasiones desde 2011, y en 14 ocasiones desde que llegó a la Casa Blanca en enero del año pasado.

Ha insultado a hombres y a mujeres, negros y blancos. Sin embargo, mientras que cuenta con un amplio repertorio de insultos para personas como James Comey, John McCain y Mitt Romney, cuando se trata de denigrar a afroamericanos, como la congresista Maxine Waters o el presentador de televisión Don Lemon, solo insulta su inteligencia.

"Trump lanza idénticas críticas a los atletas negros, a los periodistas negros y a los congresistas negros", tuiteó la semana pasada Peter Wehner, que ha trabajado para tres presidentes republicanos: "Ataca su inteligencia. Ya no se molesta en disimular sus impulsos racistas".

Este año Trump ha indicado en siete ocasiones distintas que Waters tiene un cociente bajo, a menudo en mítines muy concurridos, el último en Ohio, donde no dudó en afirmar ante una multitud que lo animaba que la congresista es "una persona con un cociente intelectual alarmantemente bajo". No parece tener ninguna opinión sobre su personalidad o las medidas que impulsa.

De hecho, no es la primera vez que Trump se burla del cociente de inteligencia de un individuo. Cuando en junio, en el transcurso de la ceremonia de entrega de los premios Tony, el actor estadounidense Robert De Niro exclamó "Fuck Trump", el presidente se limitó a afirmar que "Robert De Niro, un individuo con un cociente intelectual muy bajo, ha recibido demasiados golpes en la cabeza de boxeadores durante los rodajes".

En 2015 también se preguntó por qué el Washington Post da trabajo a periodistas con un bajo cociente intelectual e insinuó que el gobernador de Texas, Rick Perry, "debería estar obligado a pasar un test de inteligencia". Ahora Perry es el Secretario de Energía.

Sin duda, sus alusiones al cociente intelectual de Waters son las más frecuentes. Michael Cornfield, profesor adjunto de gestión política en la universidad George Washington, en Washington, ha indicado que "el valor estratégico es obvio: Waters es un demonio que tiene los cuatro requisitos para movilizar a los seguidores de Trump: negra, mujer, de izquierdas y con un discurso muy directo".

Sin embargo, se trata de una táctica a corto plazo y muy arriesgada. Si los Demócratas consiguen hacerse con el control del Congreso, Waters es la que está mejor posicionada para quedar al frente del Comité de Servicios Financieros. Es decir, Waters podría investigar los informes financieros de Trump el mismo día que asumiera el cargo.

En cuanto a tonto, una palabra que prácticamente no han pronunciado los presidentes que lo han precedido, es una de las preferidas de Trump. Hace cinco años, mucho antes de que insultara a Lemon, distinguió al comediante Bill Maher con el título del "hombre más tonto de la televisión".


Donald J. Trump

@realDonaldTrump
 Lebron James was just interviewed by the dumbest man on television, Don Lemon. He made Lebron look smart, which isn’t easy to do. I like Mike!

22:37 - 3 ago. 2018
180 mil
183 mil personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads

A principios de este año, y en referencia al exdirector del FBI James Comey, indicó que "o está muy enfermo o es muy tonto". A Comey le ha dedicado un amplio repertorio de insultos, que a menudo nada tienen que ver con su cociente intelectual.

Sin embargo, a Lemon ya lo ha llamado tonto en tres ocasiones distintas, la última la semana pasada. Aprovechó la ocasión para insultar a un jugador de baloncesto afroamericano: "Lebron James ha sido entrevistado por el tipo más tonto de la televisión, Don Lemon. Consiguió que Lebron pareciera inteligente, algo que no es fácil. ¡Me gusta Mike!"". este polémico tuit ha sido retuiteado unas 50.000 veces, mucho más que cualquier otro tuit de Trump con la palabra tonto.

El periodista de la CNN reaccionó en un directo: "Afirmar que los afroamericanos son tontos es una de las primeras mentiras de la historia del racismo de este país y también del presente. Decir que los negros tienen una menor capacidad intelectual. El presidente insulta de forma repetida a los negros y a las mujeres".

Los ataques de Trump contra los afroamericanos se enmarcan en un contexto determinado: el apoyo que dio al movimiento que cuestionaba que Barack Obama hubiera nacido en Estados Unidos, los errores morales que ha cometido cuando ha tenido que juzgar y referirse a los actos violentos que cometieron los supremacistas blancos en Charlottesville el año pasado, en el estado de Virginia, y también el hecho de que la mayoría de altos cargos políticos y judiciales designados por Trump son hombres y blancos.

En un artículo publicado la semana pasada, el columnista del New York Times Charles Blow, que es afroamericano, indicó que creía que "las frecuentes alusiones a la capacidad intelectual de las mujeres y de las minorías muestra sus prejuicios de género y raciales, unos prejuicios que son ampliamente aceptados y que tienen una larga tradición".

De hecho, Trump ha reservado a las mujeres algunos de sus insultos más personales, innecesarios e indignantes. De Kirsten Gillibrand, senadora demócrata por Nueva York dijo: " Es alguien que venía a mi oficina a implorar para que contribuyera a su campaña no hace mucho (y haría cualquier cosa para conseguir donantes). En referencia a la presentadora de Fox News Megyn Kelly afirmó que "le salía sangre por todas partes".

El hombre más poderoso del mundo no ha dudado en describir a la presentadora y escritora Mika Brzezinski como alguien "tonta de remate, loca, bajo cociente intelectual, sangrando a chorros tras un lifting facial, se colapsó mentalmente mientras hablaba conmigo, loca y muy tonta, muy insegura, no muy brillante, neurótica y llena de un odio feroz".

"El uso del lenguaje y el limitado vocabulario de Trump son una manifestación más de su tendencia a seguir unas normas no escritas de comportamiento que habían respetado los presidentes anteriores. Estúpido, tonto. Incluso terminas echando de menos algunos de los insultos de Richard Nixon y el vocabulario de Lyndon Johnson".

Sin embargo, como se constata en los mítines, es obvio que con estos insultos Trump logra conectar con sus votantes. El profesor David Crystal, un lingüista del Reino Unido que ha escrito la Enciclopedia de Cambridge del Lenguaje, indica por email que lo que es interesante es "escuchar una forma de hablar que asociamos con conversaciones informales o de bar, pero no con un alto cargo público. Probablemente este es el motivo por el cual Trump consigue atraer a muchos votantes, ya que huye de los discursos cultos de su predecesor. Habla como nosotros. Esto es lo que he oído decir a muchas personas".

The Guardian
David Smith
Washington, EU
Traducido por Emma Reverter
Domingo 26 de agosto de 2018.


Exdirectores de la CIA y otra media docena de exjefes de los espías más importantes de Estados Unidos emitieron una condena sin precedentes contra el presidente Donald Trump, luego de su decisión de poner en la lista negra a su colega John Brennan.

En una declaración, los exjefes de la agencia de inteligencia CIA nombrados por presidentes republicanos y demócratas, incluidos Robert Gates, George Tenet, Porter Goss, Leon Panetta y David Petraeus, denunciaron la decisión de Trump de despojar a Brennan de su autorización de acceso a información confidencial.

"La acción del presidente con respecto a John Brennan y las amenazas de acciones similares contra otros exfuncionarios no tienen nada que ver con quién debe y no debe tener autorizaciones de seguridad, y todo tiene que ver con un intento de reprimir la libertad de expresión", señala el comunicado.

Al describir la decisión de Trump como "inapropiada y profundamente lamentable", señalaron: "Nunca antes habíamos visto la aprobación o la eliminación de autorizaciones de seguridad utilizadas como herramienta política, como se hizo en este caso".

Dos de los firmantes del comunicado -el exdirector de inteligencia nacional James Clapper y el exdirector de la CIA Michael Hayden- están, según Trump, en una lista de personas que podrían perder su autorización.

Esta semana, Trump resolvió que se le retire al exdirector de la CIA Brennan -un firme crítico del presidente- la autorización de acceso a información clasificada. Ese beneficio ahora revocado es históricamente otorgado a altos funcionarios para acceder a información delicada y confidencial, incluso después de que dejan el cargo.

El jueves, en una columna publicada en el diario The New York Times, Brennan -que hasta enero de 2017 era el guardián de los secretos estadounidenses- dijo que Trump "está desesperado por protegerse a sí mismo y a otros allegados a él" en el marco de la investigación oficial sobre los vínculos de su equipo de campaña y Rusia.

El fiscal especial Robert Mueller investiga la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y una posible colusión entre Moscú y el equipo de campaña de Trump, un tema que se discute persistentemente en el ambiente político y mediático de Estados Unidos.

Trump admitió en una entrevista con The Wall Street Journal que su decisión se debió a la postura crítica de Brennan y sus comentarios sobre los vínculos de su equipo de campaña electoral con Rusia.

El respetado exalmirante William McRaven, quien comandó el ataque del grupo SEAL de la Armada estadounidense que mató a Osama bin Laden, criticó duramente al presidente.

"Con sus acciones, nos ha avergonzado a los ojos de nuestros hijos, nos ha humillado en el escenario mundial y, lo peor de todo, nos ha dividido como nación", dijo.

Pero la mayoría de los aliados republicanos de Trump han defendido la medida o se han negado a condenarla públicamente.

El viernes, Trump dijo que probablemente eliminaría la autorización de seguridad al funcionario del Departamento de Justicia Bruce Ohr, quien ha sido blanco de los partidarios del magnate republicano, en parte porque su esposa trabajó para una compañía que produjo un dossier alegando que Rusia tenía pruebas incriminatorias contra el ahora presidente.

"Bruce Ohr es una desgracia. Sospecho que me lo quitaré de encima muy rápido", declaró Trump a la prensa.

AFP
Washinton, EU.
Sábado 18 agosto 2018.


 
 Washington.-El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este domingo con cerrar el Gobierno si el Partido Demócrata no apoya su reforma inmigratoria, que incluye la construcción de un muro en la frontera con México.

"Estoy dispuesto a 'cerrar' el Gobierno si los demócratas no nos dan los votos para seguridad fronteriza, lo que incluye el muro. ¡Debemos deshacernos de la lotería (de visados), de capturar y liberar, etc., y establecer finalmente un sistema de inmigración basado en el MERITO! Necesitamos que grandes personas lleguen a nuestro país", dijo a través de su cuenta de Twitter.

La amenaza llega después de otro tuit en horas previas del domingo en el que resaltó que "hay consecuencias cuando la gente cruza la frontera ilegalmente, tengan o no hijos" y que "muchos están utilizando a los niños para sus siniestros propósitos".

Trump respondía así a los ataques contra su política de separación de las familias de inmigrantes indocumentados, que ha dejado a miles de niños separados de sus padres.

La polémica ha hecho que muchos legisladores republicanos se hayan distanciado de la agenda de Trump y ha paralizado el avance en el Congreso de su reforma inmigratoria, una de sus principales promesas electorales en la campaña de 2016.

El Gobierno estadounidense ha sido cerrado en ocasiones en los últimos años, principalmente debido a la falta de acuerdo político en el Congreso sobre el presupuesto.

Xinhua
Washington DC, EU.
Lunes 30 de julio 2018.


Página 1 de 11

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter