Los Ángeles– Primero, fueron las llamadas de personas ansiosas, inmediatamente tras la elección de Trump. Después, la gente comenzó a formarse desde la madrugada y a atiborrar la sala de espera del consulado de México en esta ciudad.

Eran mexicanos que venían a renovar pasaportes que no habían usado en más de una década. Desesperados, interrogaban a los abogados sobre qué podían hacer que pudiera ayudar a sus posibilidades de quedarse. Tramitaban la ciudadanía mexicana para sus hijos, en caso de que fueran deportados y la familia entera tuviera que reubicarse.

Cuando el consulado empezó a recibir reportes de que decenas de mexicanos estaban siendo arrestados por agentes migratorios la semana pasada, inmediatamente despacharon a abogados a los centros de detención federales en el centro de Los Ángeles. Los funcionarios consulares revisaban religiosamente las redes sociales para, en la misma medida, intentar conseguir información y desmentir rumores infundados. En un caso, ayudaron a un hombre a quien los agentes migratorios habían mandado a la frontera para su deportación a que regresara a Los Ángeles para una audiencia frente a una corte.

Son momentos muy demandantes para los 50 consulados mexicanos en todo Estados Unidos. Con la promesa de Trump de adoptar una mano dura contra los migrantes que viven de manera ilegal en Estados Unidos y una orden ejecutiva que expandió la definición de personas consideradas prioridad para la deportación, los mexicanos que viven en el país como indocumentados están cada vez más en vilo.

Y los consulados se están movilizando para ayudar. Como representantes del gobierno mexicano, pueden proveer apoyo en cuestiones legales y recursos a las personas y familias que lidian con asuntos migratorios. Alrededor de la mitad de los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos son de origen mexicano.

Mientras tanto, la relación entre México y Estados Unidos está en su peor punto en años. Después de la deportación en Arizona de Guadalupe García de Rayos, de 35 años y madre de dos ciudadanos estadounidenses, el gobierno mexicano advirtió a sus connacionales de una “nueva realidad”. Urgió a la “comunidad mexicana entera a tomar precauciones” y estar en contacto con el consulado más cercano.

Los funcionarios mexicanos dicen que intentan que las familias que ya viven en Estados Unidos puedan mantenerse unidas. También hay preocupaciones económicas de por medio: los mexicanos que viven en el extranjero envían más de 25 millones de dólares en remesas a su país de origen y la mayoría de ese dinero viene de Estados Unidos, de acuerdo con el Banco Central de México.

Quizá nadie está tan ocupado actualmente como Carlos García de Alba, el cónsul general en Los Ángeles, una de las oficinas diplomáticas más grandes del país. Ha empezado a capacitar a todos sus empleados en servicios legales básicos y espera contratar a muchos más abogados migratorios. Aun así, en los últimos meses, García no sabe bien cómo balancear el proveer más servicios a connacionales preocupados y el intentar calmarlos.

“No queremos provocar ni sentir una paranoia”, dijo García en una entrevista. “Hay una suerte de psicosis, la gente está muy asustada. Hasta ahora no hemos tenido nada realmente distinto a lo que vivimos durante los últimos años, pero el ambiente ha hecho que la gente sienta pánico y esté realmente asustada. Quieren saber qué va a pasar y cómo protegerse”.

El gobierno mexicano estableció una línea telefónica de 24 horas para ayudar a contestar cualquier pregunta que tengan los mexicanos en Estados Unidos. En enero, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que destinaría 50 millones de dólares para costear abogados en cada consulado que ayuden a las personas que enfrentan órdenes de deportación. Los consulados también han empezado a distribuir volantes con información sobre qué hacer si alguien es abordado por agentes migratorios, con consejos como no abrir la puerta si no hay una orden judicial o no hablar con los agentes sin la presencia de un abogado.

Los funcionarios del servicio exterior mexicano que han estado durante décadas en Estados Unidos dijeron en entrevistas que han detectado una mayor ansiedad entre los migrantes indocumentados y que este es el ambiente más hostil hacia los mexicanos que podían recordar, lo que aumenta tanto la urgencia como la dificultad de hacer sus trabajos.

Atemorizados por la retórica y los rumores, algunos consulados han oído de migrantes que toman medidas drásticas para evitar a las autoridades, como dejar de llevar a sus hijos a la escuela, renunciar a sus trabajos o vender sus hogares a cambio de efectivo.

Durante las últimas semanas, el consulado mexicano en Los Ángeles ha recibido más gente que busca de información y asesoría. Credit Jenna Schoenefeld para The New York Times

Por otro lado, para muchos migrantes acudir ante el gobierno mexicano para pedir ayuda no está entre sus primeras opciones.

“Hay un sentimiento inherente de vulnerabilidad si eres indocumentado en este país, y esa vulnerabilidad te lleva a alejarte de cualquier cosa que tenga que ver con el gobierno”, dijo Carlos González Gutiérrez, el cónsul general en Austin. Estima que la mitad de los 200 mil migrantes viviendo en esa región de Texas son indocumentados. “El primer reto para nosotros es asegurarnos de que los migrantes entiendan que el consulado es un lugar seguro donde pueden recibir información verídica”.

Como otros cónsules, González ha intentado disminuir los miedos con visitas frecuentes a estaciones de radio y televisión en español para ofrecer información que funcionarios estadounidenses no estarían dispuestos a compartir. Ha sido cuidadoso en enfatizar que las operaciones de detención y deportación hasta ahora se han enfocado en ciertas personas en vez de redadas masivas como las que muchas personas temen. Pero también destacó que varias personas sin antecedentes penales han sido detenidas.

Por ahora, la mayoría de los consulados están a la defensiva. En varios casos de la semana pasada los agentes migratorios estuvieron “indispuestos para proveer a nuestros connacionales con la opción de hablar con el consulado y cumplir con la obligación de notificarnos”, dijo un funcionario mexicano que pidió mantener el anonimato porque la situación está bajo investigación. Bajo la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, un tratado internacional de 1963, a cualquier ciudadano de otro país se le debe ofrecer ponerse en contacto con su consulado en caso de ser detenido.

Felipe Carrera supervisa el departamento de protección en el consulado de Los Ángeles, donde decenas de abogados ayudan en casos migratorios. Durante años, la oficina ha enviado a abogados al centro federal migratorio para revisar quiénes están detenidos y para hablar con hasta 15 personas al día. Apenas minutos después de que Carrera escuchó rumores de varios arrestos la semana pasada, desplegó a varios abogados para que hablaran con la mayor cantidad de mexicanos posible.

“Nuestro propósito principal es encontrar si ha habido violaciones al debido proceso”, dijo Carrera. “La gente necesita saber que tiene derechos constitucionales. Queremos que sepan sobre la Quinta Enmienda y que sean asesorados de la manera apropiada sobre qué pasa si se llegan a declarar culpables”.

Claudia Franco, la cónsul general de Phoenix, dijo que ahora pasa la mayoría de sus días dando apoyo psicológico a los migrantes, así como respondiendo preguntas básicas y escuchando atentamente a sus temores. “Queremos que la gente considere los peores escenarios para que esté preparada y tenga un plan”, dijo. La línea telefónica de 24 horas, basada en Tucson, recibió más de mil 500 llamadas la semana del 13 de febrero, más del doble del promedio de llamadas que recibía antes de la toma de posesión de Trump.

Los consulados en todo el país dijeron que los pedidos de asistencia legal también se han disparado durante los últimos dos meses; algunos vienen de personas que recibieron órdenes de deportación desde hace años que nunca fueron ejecutadas. Otros tienen condenas penales por haber usado identificaciones apócrifas y otros son elegibles para visas especiales por ser víctimas de abuso doméstico y de otros crímenes.

“La mayoría de la gente no entiende cuáles son sus opciones legales”, dijo Javier Díaz de León, el cónsul general en Atlanta. “Hay una buena cantidad de personas que no tiene realmente un recurso legal, pero es preferible que lo sepan antes de ser detenidos para poder tomar la decisión más sabia”.

Ante la posibilidad de que la gente sea deportada, también hay muchos que han recurrido a tramitar la ciudadanía mexicana para hijos nacidos en Estados Unidos. La oficina de Díaz de León recibía alrededor de quince solicitudes diarias para tramitar la doble nacionalidad, cifra que ha aumentado al doble desde la elección presidencial.

“Quiero hacer algo, lo que sea para sentirme más segura y menos atemorizada”, dijo Mónica Sánchez, de 26 años y quien llegó hace una década a Los Ángeles desde Morelia. “Todos queremos ayuda para controlar lo que podamos, tener algo de poder”.

The New York Times
Los Ángeles, Calkifornia
Viernes 17 de febrero de 2017.


•    "Muro Humano, Puente entre Naciones" fue una iniciativa convocada por senadores de todos los partidos políticos de México

•    Senadores mexicanos llevaron este viernes a la misma línea fronteriza con Estados Unidos su rechazo al muro del presidente estadounidense Donald Trump, con una valla humana descrita como "emotiva" por el legislador izquierdista Armando Ríos Piter.


Ciudad Juárez.- "México es mucho más que un muro" y ante el discurso de Trump, demostrará "que los valores humanos se llevan en el espíritu y el corazón", dijo Ríos Piter a Efe al llamar a la unidad de México durante la formación del "Muro Humano, Puente entre Naciones".

La valla formada hoy por ciudadanos, legisladores de todos los partidos políticos y autoridades de Ciudad Juárez y El Paso (Texas, EE.UU.) "demuestra que tenemos futuro y lo vamos a encontrar", sentenció.

El legislador dijo que el muro humano fue un "acto emotivo" que cumplió el objetivo de dejar claro que la unidad nacional debe entenderse ya de forma distinta porque "no puede ser más a partir de la figura de un solo personaje por más que se trate del presidente de la República".

Destacó que la participación de ciudadanos con personajes de distinto origen político "nos da la claridad de que el muro de piedra y cemento es un absurdo solamente digno de alguien del tamaño o de la visión de Estado que tiene Trump".

La iniciativa "Muro Humano, Puente entre Naciones" fue convocada por senadores de todos los partidos políticos de México en protesta contra las políticas hostiles de Trump, quien ha ordenado la construcción de un muro en la frontera entre ambos países, prometido hacer que México pague su costo, y recrudecido la política contra los migrantes.

En Ciudad Juárez, en el norteño estado de Chihuahua, la iniciativa convocó a más de mil asistentes en una valla hombro con hombro, mano con mano a lo largo de varios kilómetros justo en el punto de la valla fronteriza con Estados Unidos.

"Queremos decirle a Trump que somos hermanos, que para nosotros no existen los muros", dijo a Efe Rosa Martínez, una residente de Ciudad Juárez que se sumó a la iniciativa.

Participaron además el gobernador de Chihuahua, Javier Corral; el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada; el alcalde de El Paso, Oscar Leeser, y el excandidato presidencial mexicano Cuauhtémoc Cárdenas.

Corral pidió a los habitantes de ambos lados de la frontera poner por delante el valor de la amistad y la unidad y "con las manos entrelazadas ratificar su deseo de seguir siendo una comunidad binacional".

Ramón Galindo, subsecretario del Gobierno de Chihuahua, dijo que los que formaron este muro humano "estamos aquí en una expresión de amistad, de buena vecindad y compañerismo; una relación de siglos que no se va a enturbiar por posturas extremas de nadie".

A su vez Leeser, el alcalde de El Paso, destacó que su urbe y Juárez son una misma ciudad y llamó a trabajar por mejorar la vida de las personas en ambos lados de la frontera.

Cárdenas, candidato presidencial mexicano en 1988, 1994 y 2000 y actual coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno de la Ciudad de México, aseguró que un muro "nunca va a separar a dos pueblos amigos".

Aunque México y Estados Unidos tienen diferencias en torno a las políticas migratorias y comerciales, han comenzado un diálogo que México quiere que sea integral e incluya todos los temas, entre ellos comercio, migración, seguridad y tráfico de drogas, armas y efectivo.

En materia migratoria, México ha pedido respeto a los derechos de los mexicanos residentes en ese país y deportaciones ordenadas y coordinadas de los inmigrantes ilegales mexicanos en Estados Unidos.

EFE
Ciudad de México
Sábado 18 de febrero de 2017.


Washington.- Negocios de todo Estados Unidos cerraron hoy por la protesta del "Día sin inmigrantes", un espontáneo boicot contra la políticas migratorias del presidente Donald Trump que ha contado con el apoyo de empresarios y vecinos en numerosos puntos del país.

Un gran número de empresas de construcción, restaurantes, servicios de cuidado de niños o supermercados cerraron hoy sus puertas para demostrar a Trump que, sin el trabajo inmigrante, Estados Unidos quedaría paralizado y sus comunidades privadas de una parte integral de su vida diaria.

Inmigrantes en ciudades como Washington, Boston, Filadelfia o Los Ángeles abandonaron sus puestos de trabajo, se negaron a comprar o a tomar el transporte público, para disociarse por un día de la economía estadounidense y demostrar su importancia.

"Es una protesta de ausencia, no de presencia. Algo puede tener tanto o más impacto que una marcha al uso", explicó hoy a Efe el profesor de Sociología de la Universidad Americana, Ernesto Castañeda, en Mount Pleasant, el barrio hispano de Washington por excelencia.

En la capital estadounidense, inmigrantes salvadoreños, colombianos, indios o coreanos se sumaron a una huelga nacida de manera espontánea para protestar contra las medidas de Trump que quieren poner fin a las llamadas "ciudades santuario", acelerar las deportaciones de indocumentados y prohibir la entrada a refugiados.

Mount Pleasant era hoy un barrio en silencio, solo interrumpido por los asistentes a "La Casa", un centro comunitario donde se ha aprovechado el parón laboral para explicar a los inmigrantes sus derechos si son detenidos o interrogados en las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que se han intensificado.

Algunos supermercados colgaban hoy el cartel de "cerrado por huelga general", mientras que los colegios han recibido hoy masivas llamadas de padres reportando que sus hijos (nacidos o educados en Estados Unidos pero de raíces inmigrantes) se encuentran enfermos y no asistirán a la escuela.

"He traído a mi hija para que aprenda que hay que luchar para que se nos respete", señaló una dominicana que quiere mantener su nombre en el anonimato y que fue a "La Casa" con su hija, una estudiante de primaria que se maneja mejor con el inglés que con el español.

Según la emisora de radio local WAMU, al menos dos escuelas bilingües de Washington han cerrado hoy en Washington por un acuerdo entre padres, maestros y empleados, quienes llevan su carácter de inmigrante como una medalla.

Edwin Fernández y sus cinco compañeros (como él, centroamericanos) que trabajan en un puesto de comida rápida no acudieron hoy a trabajar y, según cuenta, el dueño del negocio fue el primero que les preguntó si querían cerrar para protestar contra Trump.

El famoso restaurador español José Andrés decidió cerrar hoy la mayoría de sus restaurantes en la zona metropolitana de Washington, locales muy populares y situados en puntos de gran circulación de personas.

"En solidaridad con los muchos inmigrantes en nuestra plantilla que se han mostrado deseosos de participar en el Día sin Inmigrantes, ThinkFoodGroup cerrará la mayoría de sus restaurantes en la zona de Washington", explicó la empresa de Jose Andrés en un comunicado.

Fuera de Washington, hubo actos de protestas en numerosos puntos del país, como en Massachusetts, donde el Museo Davis, en la Universidad Wellesley, descolgará o ocultará 120 obras, el 20 % de su colección permanente, que han sido creadas o donadas por inmigrantes.

En Los Ángeles (California), las escuelas han pedido a los alumnos y profesores a no ausentarse masivamente, ya que podría paralizar todo el sistema público de enseñanza.

Según la Oficina del Censo, Estados Unidos ha visto un crecimiento histórico de población inmigrante y, según los datos más recientes de 2013, un 13 % nació en el extranjero, equivalente a más de 41 millones de personas.

Ese número es aún mayor si se incluyen los nacidos en Estados Unidos de padres inmigrantes, cuyo carácter ha quedado definido irremediablemente por los vínculos a dos o más países y la diversidad cultural.

Trump ha firmado una orden ejecutiva para privar de fondos a las ciudades que deciden no utilizar sus recursos de seguridad para colaborar con las autoridades federales, encargadas de inmigración, y entregar a los indocumentados que viven en sus vecindarios.

Decenas de alcaldes de las principales ciudades del país se han negado a ceder y comprobar el estatus migratorio de sus vecinos o entregarlos a las autoridades migratorias, por temor a crear un ambiente de paranoia que paralice sus comunidades por el miedo.

Además, Trump ha pedido reforzar las agencias del Departamento de Seguridad Nacional encargadas de deportar a inmigrantes, algo que ya ha comenzado con el aumento de las redadas del ICE de todo el país, que ha afectado no solo a personas con antecedentes, sino a inmigrantes con faltas leves o sin ninguna deuda con la ley.

La orden de acelerar la construcción de un muro en la frontera con México o la suspensión del programa de refugiados o de la emisión de visado en siete países (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen) de mayoría musulmana también se han sumado a las razones que han puesto a inmigrantes y estadounidenses en pie de guerra contra Trump.

EFE
Washington D.C. EU.
Jueves 16 de febrero de 2017.


•    Académicos del MIT y de las universidades de Harvard, Pittsburg, Princeton, Yale y Nueva York, entre otras, han signado el pronunciamiento


Ante la “política agresiva” de Donald Trump, 475 académicos integrantes de universidades e instituciones de educación superior de Estados Unidos signaron un pronunciamiento en apoyo a la UNAM, y a nuestro país en general.

El texto publicado en inglés en la página web del Instituto de Investigaciones Filosóficas (IIFs), titulado Filósofos estadounidenses contra las políticas de Trump hacia México, consta de 165 palabras y declara ‘el fuerte repudio de las políticas del gobierno estadounidense’.

“Esta política se basa en una retórica cada vez más xenófoba que distorsiona nuestros profundos vínculos históricos, económicos, culturales y académicos. Estamos profundamente preocupados por el hecho de que ya están en marcha planes para la construcción de un muro en nuestra frontera bajo la premisa de que los propios mexicanos pagarán por ello. Se trata de una amenaza inaceptable, un acto de profunda falta de respeto, y una agresión directa a un socio económico histórico y a un querido amigo”, se lee en el pronunciamiento.

El documento es signado por académicos estadounidenses, algunos de ellos provenientes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de las universidades de Harvard, Pittsburg, Princeton, Yale y Nueva York.

Iniciativa

Trabajamos con los académicos estadounidenses en muchos sentidos; gran parte de nuestras investigaciones requieren del análisis y la discusión de sus publicaciones. Los invitamos constantemente a seminarios y conferencias, y vamos para allá a exponer nuestros textos. En eso consiste básicamente el trabajo de los filósofos, en escribir, discutir y analizar ideas, dijo Pedro Stepanenko Gutiérrez, director del IIFs y coautor de la iniciativa.

“Es estratégicamente conveniente solidarizarnos también nosotros con los estadounidenses que padecen a su presidente y no fomentar un nacionalismo que cierra las filas en contra de todos los norteamericanos”, subrayó.

Moisés Vaca Paniagua, investigador del IIFs y otro de los coautores del pronunciamiento, comentó que se pidió una muestra de solidaridad, en particular a la comunidad filosófica en la Unión Americana.

“La investigación de la UNAM tiene vinculación con las universidades de EU; en todas las entidades la respuesta fue interesante, pues en menos de cuatro días juntamos las firmas. Esto muestra el disenso interno en aquel país”.

Afectaciones académicas

Para Stepanenko aún es pronto para saber cuáles son las repercusiones, pero lo que es un hecho es que algunos académicos de Estados Unidos se organizan para organizar eventos, congresos y coloquios de ese territorio y realizarlos en otro lado, pues muchas personas no pueden asistir por las restricciones migratorias.

Las restricciones afectan los vínculos, los proyectos compartidos y a los estudiantes por la posible reducción de becas. “Puede ser un daño profundo a largo plazo que tenemos que resistir conjuntamente en ambos países”, concluyó Vaca Paniagua.

Puebl@Media
Ciudad de México
Miércoles 15 de febrero de 2017.


Registros telefónicos y llamadas interceptadas muestran que miembros de la campaña de Trump tuvieron contactos reiterados con funcionarios de inteligencia rusos.

Registros telefónicos y llamadas interceptadas muestran que miembros de la campaña presidencial de Donald Trump y otros de sus asociados tuvieron contactos reiterados con funcionarios de inteligencia rusos en el año previo a la elección, informó el martes el diario New York Times, citando a cuatro fuentes.

Las agencias de la ley e inteligencia de Estados Unidos interceptaron las comunicaciones cerca de la misma fecha en la que descubrieron evidencia de que Rusia intentaba interferir en la elección presidencial mediante ataques informáticos al Comité Nacional Demócrata, dijeron tres de cuatro funcionarios estadounidenses retirados y activos, según el Times.

Las agencias de inteligencia luego buscaron averiguar si la campaña de Trump se coludió con los rusos en los ataques informáticos y otros esfuerzos para influir en la elección, dijo el diario.

Los funcionarios fueron entrevistados en las últimas semanas y dijeron que no han visto evidencia de tal cooperación hasta el momento, agregó el periódico.

No obstante, las comunicaciones interceptadas alarmaron a las agencias de inteligencia y seguridad de Estados Unidos, en parte debido a la cantidad de contactos que se produjeron mientras Trump hablaba favorablemente sobre el presidente ruso, Vladimir Putin.

Los llamados interceptados son diferentes a las conversaciones grabadas el año pasado entre el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, y el embajador de Moscú en Washington, Sergei I. Kislyak, dijo el Times.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios de Reuters sobre la noticia del Times.

El diario informó que los funcionarios dijeron que las comunicaciones interceptadas no se limitaron a funcionarios de la campaña de Trump e incluyen a otros asociados del magnate republicano.

Por el lado ruso, los contactos también incluyeron a miembros del Gobierno ruso fuera de los servicios de inteligencia, dijeron los funcionarios al Times. Todos los funcionarios activos y retirados hablaron bajo condición de anonimato debido a que la investigación en curso es secreta, informó el periódico.

REUTERS
The New York Times
Nueva York, Estados Unidos
Miércoles 15 de febrero de 2017.


El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa llamó hoy a todas las comunidades hispanohablantes a que se movilicen en solidaridad con los hablantes de español en Estados Unidos y también con países como México, que han sido "claramente agraviados" por el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En declaraciones a los periodistas tras el acto de presentación del proyecto "El valor económico del español", Vargas Llosa argumentó que conviene defender a las lenguas "cuando enfrentan algún peligro", como "es el caso del español en EU", donde "ha echado raíces muy profundas" y "hay por lo menos 50 millones de hispanohablantes que no quieren renunciar a su idioma".

Sobre si cree que Trump constituye una amenaza en este sentido, el escritor hispano-peruano señaló que "hay unos síntomas muy preocupantes, que derivan de alguna manera de la situación difícil en que se encuentra la comunidad hispanohablante en Estados Unidos".

"Yo creo que todas las comunidades hispanohablantes deberíamos movilizarnos en solidaridad no solamente con ellos, sino con países que han sido claramente agraviados por el nuevo Mandatario norteamericano, como México", recalcó.

El español "es hoy día una lengua invulnerable", precisó el premio Nobel, "pero las instituciones, los Estados que representan esa enorme comunidad de sociedades que hablan español deberían movilizarse cuando un peligro, como clarísimamente está ocurriendo en nuestros días, se cierne sobre nuestra lengua".

En cuanto a si desde España se ha hecho lo suficiente por defender este idioma, Vargas Llosa cree que no, que "ningún país hispanohablante ha hecho lo que debería haber hecho", aunque "afortunadamente los idiomas se defienden solos".

"Ahora, es muy bueno que reciban en un determinado momento un apoyo, porque ello les da mayor fortaleza, solidez y garantizan su expansión", añadió.

EFE
Reforma
Madrid, España
Lunes 13 de febrero de 2017.


Emerge rechazo a EPN en la marcha: “La amenaza está en Washington, pero el enemigo está en Los Pinos”

Mensajes de repudio al presidente Enrique Peña Nieto surgieron entre los reclamos que miles de personas manifestaron durante la marcha contra Donald Trump denominada “Vibra México”, que se llevó a cabo hoy en esta capital.

Contrario a lo previsto y a la amplia convocatoria, relativamente pocas personas marcharon hoy: según la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, 18 mil 500 ciudadanos acudieron a la manifestación, la cual contó con un fuerte respaldo institucional.

Es más, el Ángel de la Independencia lució medio vacío a las dos de la tarde, cuando se entonó el Himno Nacional con el que culminó la marcha.

Más de 80 organizaciones de la sociedad civil, así como de integrantes de la élite empresarial e intelectual del país, entre ellas Claudio X. González y Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), convocaron a la movilización.

Ciudadanos advirtieron a lo largo de la semana pasada que participarían en la marcha para refrendar su inconformidad con el gobierno federal y evitar que el acto fuera interpretado como un respaldo al gobierno de Peña Nieto.

Miles de familias -de la clase media acomodada, en general- siguieron las instrucciones de la convocatoria: vistieron de blanco y agitaron las banderas de México en el Paseo de la Reforma.

La marcha, que partió del Auditorio Nacional a mediodía y arribó al Ángel de la Independencia menos de una hora después, se llevó a cabo en calma e incluso en relativo silencio. A excepción de los cantos “México, México”, pocos contingentes o grupos gritaron consignas.

En el contingente de vanguardia iban el empresario Alejandro Martí así como los intelectuales León Krauze y Héctor Aguilar Camín.

Algunos grupos pidieron la renuncia de Trump, expresaron su rechazo al muro fronterizo que el magnate pretende construir, y exigieron respeto a la dignidad y la soberanía de México.

En las escaleras del Ángel de la Independencia, los organizadores erigieron y luego desmantelaron un muro simbólico cuyos ladrillos contenían mensajes de repudio al racismo y la corrupción.

Manifestantes esparcidos en los contingentes elevaron banderas pidiendo la renuncia de Peña Nieto, mientras otras mantas señalaban la responsabilidad del gobierno mexicano en la crisis que atraviesa el país.

“La amenaza está en Washington, pero el enemigo está en Los Pinos”, se podía leer en una manta. Otra decía: “Autoengaño: el peor enemigo vive aquí”.

De igual manera, ciudadanos se expresaron contra el gasolinazo, la corrupción y la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Dos problemas, dos casas blancas”, decía un cartel mientras otro rezaba: “Apoyo a México, no a Enrique Peña Nieto”.

Una pareja sostuvo una amplia tela negra con la leyenda “México unido… ¡¡FAKE NEWS!!”, en referencia a los exhortos del gobierno federal a la unión nacional para enfrentar la amenaza de Trump.

Pocos estudiantes acompañaron a Enrique Graue en el contingente de la UNAM, en la primera marcha a la que convoca y acude un rector de la universidad más grande del país en las últimas cinco décadas.

Al llegar al Ángel de la Independencia, profesores y trabajadores de la UNAM desplegaron mantas para exigir la verdad en el caso de Ayotzinapa y manifestaron su rechazo a la convocatoria de Graue, deplorando que la decisión del rector fue arbitraria y unilateral.

Miles de mexicanos marchan por la unidad nacional ante ataques de Trump

Miles de mexicanos salieron hoy a las calles de distintas ciudades del país para expresar su repudio al presidente de EE.UU., Donald Trump, y sus políticas contra México, en una muestra de unidad nacional que también incluyó críticas contra el Gobierno del país.

"A México se le respeta", "Unidos somos invencibles" y "Duro contra el muro" rezaron algunas de las pancartas visibles en las manifestaciones en Ciudad de México, plagadas de banderas mexicanas y en las que se escucharon cánticos espontáneos como el "Cielito lindo", muestra de su talante pacífico.

Algunos manifestantes blandieron también carteles en inglés con mensajes como "Friends, no borders" (amigos, no fronteras), en respuesta a los planes de Trump de construir un muro en el límite con México y hacérselo pagar al país latinoamericano, y de deportar a millones de inmigrantes mexicanos en EE.UU.

En declaraciones al diario El Universal durante la marcha, el historiador Enrique Krause aclaró que la protesta "no es en contra de Estados Unidos ni del pueblo americano".

"Es una marcha en contra del absurdo, la injusticia y del atropello que nuestros paisanos en Estados Unidos y sus familias, y en general todo el pueblo de México, están siendo víctimas" de parte de "este monstruo que por un accidente histórico ocupa la Casa Blanca", señaló Krauze.

Un punto de vista coincidente con una pancarta en la que Trump era tildado de "Narcisista y psicópata", y en otra que lo comparaba con Adolf Hitler.

La marcha, en la que participaron muchas familias y la mayoría vistió de blanco, fue convocada por las redes sociales con el emblema de "#VibraMéxico" en Ciudad de México, Mérida (Yucatán), Villahermosa (Tabasco), Guadalajara (Jalisco), Monterrey (Nuevo León), Hermosillo (Sonora), Colima (Colima), León e Irapuato (Guanajuato) y Morelia (Michoacán).

La acción, iniciada en el Auditorio Nacional y que culminará en el Ángel de la Independencia del emblemático Paseo de la Reforma, pretende expresar "rechazo e indignación ante las pretensiones del presidente Trump, a la vez de contribuir a la búsqueda de soluciones concretas ante el reto que ellas implican", según los organizadores.

El movimiento se define como "apartidista, pacífica y respetuosa los derechos de todos de exigir un buen gobierno y celebrar el orgullo de ser mexicano".

Entre las más de setenta organizaciones que se han sumado a la iniciativa están Amnistía Internacional o la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Junto a #vibraméxico, otro movimiento bautizado "Mexicanos Unidos" salió también a las calles en contra del "muro de Trump" y por la "dignidad" y los "derechos" de los inmigrantes mexicanos en EE.UU.

Este grupo esta formado por 35 organizaciones civiles como Alto al Secuestro y ganadores del Premio Nacional de Derechos Humanos, como Enrique Morones o Juan Manuel Estrada Juárez.

Además del repudio a Trump en las marchas pudieron verse consignas como "Amo a mi país pero rechazo a su Gobierno" o "Fuera Peña", contra el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

 EFE
Proceso
Ciudad de México
Domingo 12 de febrero de 2017.


Juan Francisco Patrón y 11 sicarios fueron abatidos desde el aire. Un enfrentamiento posterior dejó tres muertos más

Pocos días después de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump cuestionara el valor y la capacidad del ejército mexicano para terminar con los “bad hombres”, la marina de México respondió con una espectacular operación por tierra y aire que terminó con uno de los capos más buscados, Juan Francisco Patrón, líder del cártel de los Beltrán Leyva, y once sicarios más. Otras tres personas fallecieron al enfrentarse con marinos en las inmediaciones del aeropuerto de Tepic, confirmaron a El Universal fuentes de la Fiscalía.

Conocido como ‘H2’, Patrón era una pieza importante de la organización del Cártel de los Beltrán Leyva en el trasiego de droga en las zonas de Nayarit y Jalisco, en el Pacífico mexicano.

El que encabezaba aspiraba a reconquistar también Sinaloa, tierra natal de su antiguo compadre, Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán de quien se había separado, y que ha sumido al estado norteño en una ola de violencia que no cesa desde que fue recapturado

El operativo para la captura del 'H2' comenzó acorralando al capo en una vivienda de la periferia de Tepic, capital de Nayarit. Al verse rodeado sus escoltas respondieron como mejor saben; a balazos y lanzando granadas contra los militares.

Finalmente, la vivienda fue ametrallada desde el aire por un helicóptero tal y como muestran las impresionantes imágenes grabadas por los vecinos. En las únicas imágenes conocidas hasta ahora sobre el resultado final se ve al orondo criminal abatido con el rostro ensangrentado y deformado por los impactos de bala.

Su muerte ha permitido al Gobierno de Peña Nieto revirar con las impactantes imágenes, el reproche del vecino del norte. Desde su llegada al poder en 2012 Peña Nieto se fijó 122 capos cuya detención eran objetivo prioritario para el Ejecutivo. Con la muerte del H2 son ya 107 los que abrían sido detenidos o abatidos en cuatro años.

Sin embargo, el 'H2' se había convertido en los últimos meses en una obsesión para el ejército mexicano tras el artero ataque contra un convoy militar en Culiacán, Sinaloa. A él lo responsabilizan de la muerte de cinco soldados y otros diez heridos el pasado 30 de septiembre cuando escoltaban una ambulancia de la Cruz Roja que trasladaba a otro poderoso narcotraficante Julio Óscar Ortiz, ‘El Kevin’.

Actualmente el Cártel de los Beltrán Leyva controlaban cinco municipios de los 18 que hay en Sinaloa incluidos Guasave y Ahome, donde fue reaprehendido el ‘Chapo’ en enero de 2016.

Los Beltrán Leyva surgieron como cartel independiente hace nueve años, cuando los hermanos, Héctor y Arturo, se separaron del Cártel del Pacífico, tras romper con el ‘Chapo’ Guzmán al que acusaron de entregar al ‘Mochomo’ al Ejército para posteriormente extraditarlo a Estados Unidos. Hasta entonces ambos habían sido socios y amigos del ‘Chapo ‘desde la cuna, con quien se criaron en Badiraguato de donde eran originarios.

Con la detención de Héctor en 2014, en San Miguel de Allende (Guanajuato) y la muerte de Arturo, el ‘Jefe de Jefes’, abatido por la marina en Cuernavaca (Morelos) en 2009, el ‘H2’ había subido a lo más alto del cártel. Una escalada delictiva que terminó la noche del jueves desde el aire.

El País
Jacobo García
Tepic, Nayarit, México
Viernes 10 de febrero de 2017.


Ciudad de México.- Un grupo de organizaciones civiles convocaron para este domingo en varias ciudades de México marchas ciudadanas en defensa de la unidad nacional, la soberanía y contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Con el emblema de "#VibraMéxico", distintas entidades sociales han anunciado manifestaciones en Ciudad de México, Mérida (Yucatán), Villahermosa (Tabasco), Guadalajara (Jalisco), Monterrey (Nuevo León), Hermosillo (Sonora), Colima (Colima), León e Irapuato (Guanajuato) y Morelia (Michoacán).

Según explica en su página web: "Es momento de que los ciudadanos sumemos esfuerzos y unamos voces para manifestar nuestro rechazo e indignación ante las pretensiones del presidente Trump, a la vez de contribuir a la búsqueda de soluciones concretas ante el reto que ellas implican".

Además, la marcha buscará expresar de manera "apartidista, pacífica y respetuosa los derechos de todos de exigir un buen Gobierno y celebrar el orgullo de ser mexicano".

Más de 70 entidades se han sumado a la iniciativa, entre ONGs, instituciones educativas y asociaciones empresariales como Amnistía Internacional, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Según los organizadores, la iniciativa también se replicará en ciudades de Estados Unidos y de Alemania, aunque no dan detalles.

En la Ciudad de México, donde se prevé el evento más multitudinario, la marcha arrancará a las 12.00 hora local (18.00 GMT) en el Auditorio Nacional y concluirá en el monumento del Ángel de la Independencia del Paseo de la Reforma.

Desde ese mismo punto, a las 12.00 hora local (18.00 GMT) se ha convocado a una marcha similar que lleva por nombre "Mexicanos Unidos".

Esta protesta se anuncia como una "marcha ciudadana" contraria al "muro de Trump" y "por nuestra dignidad, nuestros derechos y nuestros migrantes".

Unas 35 organizaciones civiles llamaron a participar en esta manifestación, entre ellas Alto al Secuestro, así como ganadores del Premio Nacional de Derechos Humanos, como Enrique Morones y Juan Manuel Estrada Juárez.

"Trump no valora todo lo que México y los mexicanos hacemos por su país. Hemos sido retén contra la violencia, inseguridad y paso de drogas. En el tema del narcotráfico, Estados Unidos pone los consumidores y México pone la sangre y los muertos", denunciaron los organizadores en un boletín.

Por ello, remarcó que la nación "debe estar unida y exigir respeto", ya que la soberanía y la estabilidad del país "están siendo amenazadas, así como nuestros paisanos".

México y Estados Unidos viven un tenso momento en su relación bilateral por el tono agresivo con la nación latinoamericana de Trump, que ordenó endurecer el control migratorio, construir un muro en la frontera y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Esta situación ha llevado a políticos y ciudadanos mexicanos a exaltar la unidad y la soberanía nacional, apelando a la defensa de los valores e intereses del país.

EFE
Ciudad de México
Miércoles 8 de febrero de 2017.

 
Cuando muchos están por ir a dormir, suena el despertador de Roger Medina. Es medianoche, salta de la cama, toma rápido un café y corre a la frontera, mientras su esposa e hija de 11 meses aún duermen.

Es uno de los miles de campesinos mexicanos que cruzan diariamente a Estados Unidos para trabajar.

Medina, de 23 años, vive en Mexicali y trabaja en la vecina Calexico, del lado estadounidense. Debe llegar temprano al control migratorio para evitar filas de dos o tres horas antes de comenzar su dura jornada recolectando lechugas para una conocida marca en el californiano Valle Imperial, una de las áreas agropecuarias más productivas del mundo.

Trabaja como "pisquero" o recolector de frutas y verduras, un oficio mecánico y tedioso, que muchas veces se hace bajo temperaturas extremas y por el que, en esta ocasión, cobra 11,5 dólares la hora.

En las plantaciones se ven prácticamente solo mexicanos, a quienes el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, ha llamado "'bad' hombres", "criminales" y "violadores", y a los que ha acusado de robar el trabajo de los estadounidenses.

Pero es que "un 'gringo' no aguanta esto", dice a la AFP este joven entre risas. "No es vida este trabajo", añade ya serio, diciéndose asimismo "asqueado" del discurso del mandatario.

"Si Trump quiere cerrar la frontera, que venga él y coseche. No creo que el presidente sepa quiénes somos, el trabajo que representa la ensalada que se come", expresa por su parte José Luis Carrillo, de 35 años, mientras recoge lechugas con una velocidad que solo dan 17 años de experiencia.

"Racista pero no tonto"

Según la autoridad fronteriza, casi 55.000 personas cruzan entre estas ciudades hermanas, la mayoría para trabajar en el Valle Imperial, como Medina, aunque no hay una estadística oficial de cuántos van al campo.

Medina puede descansar un poco en casa de su madre Patricia, que vive en Calexico y también trabaja como jornalera. Otros no tienen la misma suerte, cruzan muy temprano y mientras esperan a que llegue el bus que los lleva al campo, duermen en un banco en la plaza.

En esta región, a diferencia de muchas otras zonas rurales, la mayoría tienen papeles, ya sea permiso de trabajo o la doble nacionalidad mexicana-estadounidense. Si no, no podrían cruzar la frontera todos los días.

Calexico y Mexicali ya están divididos por una cerca metálica. Trump ordenó la construcción de un muro en los 3.200 km de frontera con México, que asegura pagarán los mexicanos, y quiere deportar a millones de indocumentados.

"Es racista y todo, pero no es tonto, nos necesita para mantener la agricultura, para cumplir sus promesas de mejorar la economía", expresa Antonio Hernández, de 50 años, en una cosecha de apio.

"La gente que trabaja en los campos son muy valorados, sin ellos nuestros productores no podrían cosechar", dijo por su parte Linsey Dale, directora ejecutiva de la patronal agrícola del condado Imperial, que registró una producción valorada en 1.925 millones de dólares en 2015.

Unos 540.000 mexicanos trabajan en los campos de Estados Unidos, según Pew Research Center. No está claro cuántos de ellos son indocumentados.

"Hasta que Dios me lo permita"

En el campo donde están los Medina, una radio toca música en español para amenizar la jornada.

El trabajo requiere coordinación absoluta en la línea de producción. Es una coreografía en la que uno corta la lechuga y la embolsa, otro le pone un precinto y la coloca en la caja, que al llenarse se va por una correa a un camión rumbo a un refrigerador para control de calidad. Y así una y otra vez.

Después de tres horas llega la hora del "lunch" o almuerzo y Medina se sienta a comer con su madre, que no llega a los 50 años. Ella se quita un pañuelo blanco que le protege el rostro y saca de una heladerita tortillas y carne "como para un regimiento", bromea su hijo, que comenzó a trabajar a los 17.

"No quiso ir a la escuela", dice la señora Medina dejando entrever un pequeño reclamo, y ahora este chico no tiene otro plan que el de seguir levantándose a la media noche, trabajar todo el día y regresar con su esposa e hija con la espalda dolorida para repetir lo mismo al día siguiente.

México no es una opción, la hora se paga a 3,5 dólares, mucho menos que los 10,5 que están garantizados en Estados Unidos. Y como tiene residencia "trabajaré aquí hasta que Dios me lo permita", dice recostado del bus, comiendo.

AFP
Calexico
Domingo 5 febrero de 2017.

Página 1 de 5

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter