Naturalista italiano, se hizo pasar por inmigrante sin papeles para viajar de Guatemala a EE UU y contarlo en 'El camino de la bestia'


Quien recuerde Cabeza de turco —la experiencia de Günter Wallraff, que se hizo pasar por inmigrante turco para padecer y retratar sus duras condiciones de vida en la Alemania de los ochenta— entenderá bien El camino de la bestia, un libro de simulación y pesadilla como el que hizo vibrar a Europa en 1985. Flaviano Bianchini, italiano nacido en 1982, decidió despojarse de su identidad, sus documentos y su ropa y se inventó a Aymar Blanco, un falso peruano que emprende desde Guatemala el camino ilegal para llegar a Estados Unidos. Tardó 21 días en atravesar México escondido en trenes, encarcelado a veces, refugiado otras, dormido en contra de su voluntad cuando le vencía el sueño, saqueado en el camino y mareado en el desierto, pero más de tres años en escribirlo ante el bloqueo que sufrió por una experiencia que “escribía, borraba, reescribía y borraba otra vez porque no lograba ponerle sentido”.

- Usted siempre podía abandonar, proclamar que era italiano y evitar la cárcel, las torturas que sufrió. ¿Fue difícil mantener ese engaño a sus compañeros de viaje?

- No, porque empecé el viaje disfrazado de Aymar Blanco, pero lo acabé como Aymar Blanco. Cuando me encarcelaron, por ejemplo, podía haber abandonado mi papel, decir que era italiano y salir. Cuando crucé Ciudad de México también. En una hora podía haberme sentado a tomar una cerveza. Pero no lo hice y después ya no había vuelta atrás. Entré tanto en el personaje que ya era uno de ellos. La idea de engañarles ni siquiera se me ocurrió porque yo era Aymar Blanco y lo que podía quitarles en comida que les correspondiera se lo he devuelto con un documento que creo que puede ayudar.

Bianchini habla perfectamente español con retazos de varios acentos americanos. Su trabajo como especialista en daños a la salud en la ONG Source International le ha llevado a defender comunidades indígenas de Honduras, Guatemala y Perú afectadas por la llegada de empresas mineras. Pero este libro le ha situado en otro sitio. “La experiencia te cancela, te anula toda forma de humanidad”, explica en conversación por Skype.

La primera regla del migrante es no fiarse de nadie porque detrás de cualquier otro puede haber un ladrón, alguien que te va a vender a las mafias o, en el mejor de los casos, que va a correr más que tú si la policía asalta el tren. “Es la regla número uno y todo inmigrante la viola porque es innatural”. Surgen entonces pequeñas alianzas, inconstantes y momentáneas para buscar un refugio u otras vías, pero entonces llega el otro riesgo del que también hay que huir: y es tomarle cariño a los demás. “Perdimos a dos personas en el trayecto final en el desierto, de noche, creo que eran dos mujeres embarazadas, pero era mejor no saberlo porque no puedes hacer nada, no puedes volverte a buscarlas”. Los migrantes pierden hermanos, amigos, novias por el camino “y siguen adelante cuando lo humano sería pararse a irles a buscar”.

“Aunque construyan más muro no van a evitar el paso, simplemente requerirá mayor organización”

Pero volver atrás significa perder al grupo, perder a un guía que no frena y quedarse vagando sin norte en el desierto. “Te vuelves animal: hay que comer, beber, esconderse, escapar y ya”.

En la zona fronteriza no solo la oscuridad y la inmensidad amenazan a los inmigrantes, sino los pozos envenenados por los “minutemen”, los estadounidenses blancos que esperan armados a los extranjeros y que han cimentado la victoria de Donald Trump. “Aunque construyan más muro no van a evitar el paso, simplemente requerirá mayor organización”. Bianchini recuerda que siempre hubo frontera, los mexicanos pasaban a hacer la cosecha y volvían a casa en invierno pero “desde que está el muro ya no vuelven”. “Lo único que va a parar la inmigración es un mejoramiento de la situación”.

“Perdimos a dos personas en el desierto, creo que eran dos mujeres embarazadas pero era mejor no saberlo porque no puedes hacer nada"

El camino de la bestia (Pepitas de Calabaza) nos deja las reglas de un migrante para sobrevivir, pero sobre todo nos arroja las verdaderas reglas que rigen un mundo sin aliados ni defensas. “Aunque Jesús era en el fondo un hijo de migrantes, hasta Dios se ha olvidado de ellos”, dice en el libro.

Bianchini concluye con la contradicción más angustiosa que vivió en su inmersión: “Ese tren es la metáfora de este mundo de extremos: los bananos viajan legalmente, las personas no. El banano tiene más valor que el ser humano que viaja encima de él y para mí eso representa el mundo de hoy, los bienes materiales tienen más valor que los seres humanos”.

El País
Berna González Harbour
Madrid, España/Cd. de México
Jueves 12 de enero de 2017.


Washington.- La promesa de campaña del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de que México pagaría la construcción de un muro fronterizo, es una cortina de humo y un argumento que da risa, considera el diario The Washington Post.

En un editorial titulado; “México pagara por el muro… ¿eventualmente?”, el influyente diario estadunidense matiza que “siempre llego al borde de la risa” la propuesta de Trump de construir la “Gran Muralla” en la zona limítrofe y que el costo sería sufragada por los mexicanos.

A unos días de que inicie su mandato de cuatro años, el 20 de enero, el Washington Post apunta que ahora Trump, en un giro de posición, sabe que “serán los contribuyentes estadunidenses y no los mexicanos, quienes abrirán sus carteras para pagar la Gran Muralla”.

La admisión de Trump de que no serán los mexicanos quienes paguen por la construcción del muro en la frontera común, se basa en la solicitud presupuestal que hará al Congreso federal para dicho proyecto de infraestructura fronteriza.

En su cuenta personal de la plataforma de Twitter, Trump calificó de “deshonesta” a la prensa que reporta la realidad del pedido presupuestal para la muralla, e insistió en que México eventualmente reembolsaría los gastos de infraestructura.

“Marean los detalles de hacerlo realidad, a un costo que puede oscilar entre los 20 mil o 25 mil millones de dólares”, subraya el editorial del Washington Post.

La propuesta presupuestal que Trump enviará al Capitolio en febrero, tendría que ser aprobada en abril.

El periódico de la capital estadunidense anota que los republicanos están listos para respaldarlo, pero que los demócratas también lo están para impedirlo. “Prepárense”, advierte el Washington Post en referencia al pleito legislativo que se viene por la muralla fronteriza, entre republicanos y demócratas.

“Una mayoría de los estadunidenses dice que no quiere el muro en la frontera, mientras que los republicanos lo justifican bajo el argumento de que Estados Unidos no cubrirá el costo”, agrega el editorial.

El Washington Post destaca a su vez que Trump no ha explicado cómo lograría que México reembolse eventualmente el gasto de la construcción del muro en la frontera. “Es un juego de tontos esperar que un candidato cumpla todas sus promesas de campaña”, subraya el Washington Post, para exponer que es posible que el próximo mandatario pretenda justificarlo imponiendo aranceles más altos a las importaciones mexicanas, o con meterle mano a las remesas para afirmar que con ello se reembolsó la inversión de infraestructura fronteriza.

“Es tonto suponer que México no tomara represalias contra Estados Unidos imponiendo aranceles dolorosos, cuotas, problemas a los visados, o impedimentos que compliquen más una variedad de temas bilaterales y de cruce fronterizo cuyo éxito recae en la cooperación mexicana”, concluye The Washington Post.

Proceso
J. Jesús Esquivel
Ciudad de México
Lunes 9 de enero de 2017.

   
Ciudad de México.- Ante las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y replantear el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), México tendrá un aliado en Asia.

Así lo manifestó el embajador de China en México, Qiu Xiaoqi, quien aseguró que su país y México están en su mejor momento histórico.

“Estamos dispuestos a aumentar esfuerzos junto con la parte mexicana para inyectar nueva energía en el desarrollo de estas relaciones en los próximos años y estamos convencidos de que la cooperación va a fortalecerse mucho”, aseguró el diplomático.

Y al referirse a Estados Unidos, dijo que “esta relación va a tener muchos frutos y no está en contra de ningún tercer país, por eso estas relaciones van a tener muchos frutos para la tercera parte”.

El embajador recalcó que China está dispuesta a promover un libre comercio en todo el mundo, siendo participante y promotor destacado del proceso de liberalización entre las naciones.

“Porque estamos profundamente convencidos de que el libre comercio y la globalización económica son cosas que van a beneficiar a todos los países”, puntualizó.

El TPP fue signado por México, Japón, Brunéi, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, EU, Australia, Perú, Vietnam, Malasia y Canadá; en el Senado mexicano está pendiente su ratificación.

China apoyará a México ante Trump

El embajador de China en México, Qiu Xiaoqi, aseguró que su país y México están en su mejor momento histórico y señaló que ante las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y replantear el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), México tendrá un aliado en Asia.

"Estamos dispuestos a aumentar esfuerzos junto con la parte mexicana para inyectar nueva energía en el desarrollo de estas relaciones en los próximos años, estamos convencidos de que la cooperación entre nuestros dos países va a fortalecerse mucho”, puntualizó.

En este sentido, el diplomático destacó que México y China han desarrollado una cooperación muy estrecha en los campos político, económico, comercial, científico y tecnológico, lo que los posiciona como socios estratégicos de mucha importancia el uno para el otro.

Además, el funcionario chino acentuó que la relación bilateral entre China y México es mutuamente benéfica y está convencido que la cooperación entre los dos países va a fortalecerse mucho en los próximos años.

"Esta relación va a tener muchos frutos mutuamente beneficiosos y no está en contra de ningún tercer país, por eso yo creo que estas relaciones van a tener muchos frutos para la tercera parte”, afirmó Xiaoqi al referirse a Estados Unidos.

El TPP fue signado en octubre de 2015 por México, Japón, Brunei, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Estados Unidos, Australia, Perú, Vietnam, Malasia y Canadá, con el objetivo de concretar un acuerdo comercial que reduciría las barreras arancelarias y establecería estándares comunes para esas naciones; sin embargo, está pendiente la ratificación en el Senado mexicano y estadunidense y corre el riesgo de no concretarse frente a la transición del gobierno norteamericano.

Ante este panorama, el embajador recalcó que China está dispuesta a promover un libre comercio en todo el mundo, siendo participante y promotor destacado del proceso de liberalización entre las naciones.

"Porque estamos profundamente convencidos que el libre comercio y la globalización económica son cosas que van a beneficiar a todos los países”, puntualizó.

En este sentido, recordó que el presidente de China, Xi Jinping, visitó hace unas semanas Ecuador, Perú y Chile, tres países latinoamericanos en donde expresó en reiteradas ocasiones la posición de apertura al libre comercio.

"Podemos sacar la conclusión de que China va a continuar esta política, que va a promover la cooperación con todos los países”, sostuvo el diplomático en conferencia de prensa.

Por otro lado, al anunciar los festejos en el 2017 sobre el Cuadragésimo Quinto Aniversario de Relaciones Diplomáticas México-China y el “Año de Cultura China” en México, el embajador acentuó que su país está abierto al comercio internacional.

"Estamos dispuestos a promover un libre comercio en todo el mundo, China desde el comienzo siempre (ha sido) uno de los participantes y ahora uno de los promotores más importantes del proceso de libre comercio en el mundo”.

Respecto al festejo de las relaciones diplomáticas, precisó que será con ferias del libro, conciertos, exposiciones, espectáculos y degustaciones gastronómicas, que se conmemorarán las más de cuatro décadas de cooperación.

Excélsior
Ciudad de México
Domingo 4 de diciembre de 2016.


La muralla, que según Trump sería financiada con las remesas que envían los mexicanos que viven en Estados Unidos.

El mexicano Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) podría vender materiales para el muro fronterizo que ha prometido construir el presidente electo de Estados Unidos Donald Trump, con el que busca impedir el ingreso de migrantes ilegales, dijo este martes el director general de la compañía.

La muralla, que según Trump sería financiada con las remesas que envían los mexicanos que viven en Estados Unidos, recorrería un vasto desierto y montañas a lo largo de la frontera más transitada del mundo, de unos 3,200 kilómetros de longitud.

En una entrevista, Enrique Escalante, dijo que la empresa, donde el gigante Cemex tiene una participación indirecta de un 23% que planea vender, podría tomar parte en la obra suministrando a los constructores parte del concreto y el cemento necesarios para su ejecución.

"No podemos ser selectivos", comentó el directivo de GCC, que tiene su sede en el fronterizo estado mexicano de Chihuahua. "Somos un productor importante en esa zona y tenemos que respetar a nuestros clientes en ambos lados de la frontera", añadió.

Según Escalante, la firma también podría beneficiarse de las promesas de Trump de impulsar otros importantes proyectos de infraestructura y energía en el mercado estadounidense -donde GCC tiene tres plantas- y que supone un 70% de sus ventas totales. El 30% restante proviene de México.

"Para el negocio en el que nosotros estamos, Trump es un candidato que favorece bastante la industria", dijo el ejecutivo, que ve otro elemento a su favor en la caída del peso mexicano, que se hundió a un nivel mínimo histórico tras la victoria del magnate inmobiliario.

 GCC anunció que una de sus filiales en Estados Unidos había cerrado la adquisición de varios activos de Cemex en estados fronterizos de Estados Unidos por US$306 millones. Las acciones de la compañía ganaban un 1.59% en la bolsa local a $64.0 mexicanos, su precio más alto desde enero del 2008.

Reuters
Ciudad de México
Jueves 24 de noviembre de 2016.


"Mientras aumenta la controversia en EU y México por el plan del presidente electo Donald Trump de construir “un muro” a lo largo de la frontera entre los dos países, una firma israelí se posiciona para tener un auge con nuevos negocios."

Mientras aumenta la controversia en Estados Unidos y México por el plan del presidente electo Donald Trump de construir “un muro” a lo largo de la frontera entre los dos países, de manera silenciosa una compañía israelí se posiciona para tener un auge con nuevos negocios.

Magal Security Systems, el proveedor de tecnología de seguridad perimetral más grande del mundo, dice que disfruta de un aumento en la demanda de sus productos, sobre todo, pero no solo en EU. Los inversores lo reconocieron con un incremento de dos dígitos en el precio de sus acciones, después de la elección del populista de derecha la semana pasada.

Saar Koush, director ejecutivo de la empresa, dijo al Financial Times, que Magal espera suministrar a EU los sensores, cámaras y otros equipos para la frontera si el presidente electo cumple con su promesa de construir un muro.

“Sin entrar en política, contamos con la tecnología más prestigiosa y probada en todo el mundo en materia de seguridad fronteriza”, dijo Koursh en una conferencia sobre seguridad nacional en Tel Aviv. “Si Trump construye una valla o un muro, creemos que definitivamente nuestra tecnología será un beneficio”.

Durante la campaña, Trump destacó la experiencia que tiene Israel en la construcción de muros en las fronteras como un ejemplo a seguir. Si el proyecto sigue adelante y se elige a la compañía israelí como vendedor, Magal probablemente participe como proveedor para un grupo de defensa de EU más grande.

Magal es más conocida por su papel en la construcción de la polémica barrera de seguridad de Israel, que se extiende a lo largo y a través de Cisjordania y el este de Jerusalén, al igual que la barrera que se encuentra en la frontera de la Franja de Gaza. Los palestinos llaman a los muros de Cisjordania “muro de separación” y “muro de apartheid”, por las restricciones que impone al tránsito y a la vida diaria.

Magal también es proveedor de sensores que se usan en la “valla inteligente” a lo largo de la frontera de Israel con Egipto, que redujo el flujo de migrantes y refugiados africanos a un puñado desde que se construyó en 2013. Su tecnología incluye sensores de fibra óptica, sistemas de video de reconocimiento facial y dispositivos móviles de control fronterizo que pueden recorrer a lo largo de la cima de la cerca, con lo que se reemplaza la necesidad de las patrullas tripuladas.

La compañía, que cotiza en el Nasdaq, afirma que tiene 10 por ciento de un mercado global de nicho de seguridad perimetral, el cual Koursh calcula que tiene un valor de alrededor de 500 mdd anuales. EU es el mayor mercado, y entre sus clientes se encuentran el Departamento de Defensa, el Servicio Secreto y minoristas que quieren atrapar a ladrones. Es proveedor del aeropuerto de Múnich, con vigilancia en video, y compite por un contrato para construir un muro en la frontera de Kenia con Somalia.

“Vemos que la demanda aumenta, principalmente en EU, y vemos más en los próximos meses”, dijo Koursh. “Sobre todo con el cambio de gobierno, creemos que habrá más presupuesto para la seguridad”.

La división en EU, de Elbit Systems, el grupo de defensa más grande de Israel, ya construye un sistema de alta tecnología de control fronterizo con un valor de 145 millones de dólares para el Departamento de Seguridad Nacional de EU en el sur de Arizona.

El precio de las acciones de Megal subió cerca de 20 por ciento desde la sorpresiva victoria de Trump el 8 de noviembre.

Las brillantes perspectivas de la compañía destacan el grado al que las empresas de defensa de seguridad cibernética de Israel, que aprovechan la simbiosis con el ejército y la inteligencia del Estado judío, disfrutan de un creciente negocio en un mundo cada vez más inseguro y autosuficiente. Israel reportó que las exportaciones de su industria de defensa fueron de 5 mil 700 mdd el año pasado.

“Nos enfocamos mucho en el mercado internacional y en la promoción de tecnologías”, dice Paul Friedberg, subdirector de Sibat, la agencia del Ministerio de Defensa responsable de promover las exportaciones. “Las tecnologías israelíes salvan vidas y combaten el terrorismo diariamente”.

Las autoridades militares mueven las unidades de inteligencia de las fuerzas de defensa de Israel, que son incubadoras claves de nueva tecnología, a Beer Sheva, en el sur de Israel, en un intento por cultivar la ciudad y su universidad de Ben Gurion como un centro global de seguridad cibernética. “En Israel tenemos un ecosistema único, que involucra a las Fuerzas de Defensa de Israel, la industria y la academia”, dijo Friedman.

Benjamin Netanyahu, el líder derechista de Israel, repetidamente rechazó las críticas del extranjero por la ocupación de Israel de tierras palestinas, al decir que al mundo solo le interesa tres cosas: “la tecnología israelí, la tecnología israelí y la tecnología israelí”.

Friedman y Koursh hablaron con FT en la conferencia HLS & Cyber 2016 en Tel Aviv esta semana, a la que asistieron 5 mil personas, incluidos mil 600 visitantes de más de 60 países.

Entre los visitantes extranjeros se encontraba una delegación de Turquía —país con el que Israel recientemente concilió una amarga división política— y representantes de las policías de Múnich e Italia. Un funcionario italiano dijo que el aeropuerto de su país cooperó con sus contrapartes de Israel responsables de la seguridad en la terminal Ben Gurion de Tel Aviv.

“Obviamente, ese es un país en el que la seguridad ocupa el primer lugar, porque el nivel de amenaza que tiene es muy alto”, dijo Franco Gabrielli, director de la policía italiana. “Han podido desarrollar tecnología y equipo muy efectivo”.

Financial Times
John Reed
Londres, Inglaterra
Domingo 20 de noviembre de 2016.


Parte de las cosechas de un colectivo legal que cultiva marihuana en las colinas cercanas a Clearlake Oaks, California


Ciudad de México.- Uno de los enunciados de la “ley de la frontera” entre Estados Unidos y México dice que la droga viaja hacia el norte y el dinero hacia el sur. Pero, en el caso de la marihuana, esa verdad inmutable se está resquebrajando.

California, Nevada, Maine y Massachusetts votaron el martes la legalización del uso recreativo del cannabis. Con estos cuatro nuevos miembros son ocho los estados de Estados Unidos —más Washington, D. C.— que han regulado el consumo de la droga ilegal más popular del país (y más de la mitad su uso medicinal). Al norte de la frontera, el gran consumidor del continente está creando una industria para abastecer su enorme demanda; en México, el mayor productor de marihuana del continente, la planta se persigue sistemáticamente y continúa en manos de los traficantes.

Según un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad en 2012, durante la primera ola legalizadora en Estados Unidos —Washington, Alaska y Oregón—, los carteles ganan más de dos mil millones de dólares al año con las exportaciones de marihuana hacia Estados Unidos, su segunda fuente de ingresos en el vecino del norte, detrás de la cocaína. El producto mexicano, de menor calidad pero con precios más competitivos, representa entre el 40 y el 67 por ciento del mercado en Estados Unidos.

Medir en números el impacto que este nuevo amanecer con más cannabis legal puede tener en un negocio clandestino es complicado, pero el informe del IMCO concluía que “perder esa fuente de ingresos sería el cambio más estructural en el narcotráfico desde la llegada masiva de la cocaína” entre finales de los 80 y principios de los 90.

California, uno de los cuatro estados que limitan con México, el más poblado y rico del país, se ha convertido en el gran game changer, como lo define Beau Kilmer, codirector de políticas de drogas del centro de estudios RAND: “La prohibición a nivel federal sigue creando muchos problemas, pero la votación ahí es un gran avance, generará mucha presión a nivel interno y externo”.

Hace 20 años California fue el primer estado que aprobó el uso medicinal de la marihuana. Ahora se ha convertido en el símbolo de quienes sostienen, como Armando Gudino, responsable de políticas públicas en California de Drug Policy Alliance, que “la gente está cansada de una guerra que lo único que ha traído es el encarcelamiento de 1,5 millones de personas al año, sobre todo de jóvenes latinos y afroamericanos”.

La onda expansiva californiana, coinciden los expertos, llegará a México amplificada, además, si Canadá aprueba en 2017 una regulación nacional.  El cómo y el cuándo se desconoce.

“Esto va a poner muchísima presión porque le va a hacer evidente al ciudadano común que en México estamos persiguiendo una sustancia a toda costa, incluso a costa de la vida humana, que una vez cruzando la frontera va a ser perfectamente legal. Nos pone en una contradicción evidente pero el gobierno mexicano vive en la contradicción de forma natural”, dice Lisa Sánchez, directora del programa de política de drogas de México Unido contra la Delincuencia.

Aún bajo un régimen de total prohibición, en México el tráfico de drogas se administró más que se combatió hasta que la guerra estalló en 2006 bajo el gobierno de Felipe Calderón. En un país azotado por la violencia (150.000 muertos y 28.000 desaparecidos en una década de Guerra contra el Narcotráfico), la postura del gobierno presidido por Enrique Peña Nieto ha sido muy continuista.

Peña Nieto apoyó de manera genérica el uso de la marihuana medicinal el pasado abril durante la celebración de la Sesión Especial de las Naciones Unidas sobre política de drogas (UNGASS por su sigla en inglés), pero no especificó si implementaría ese apoyo ni cómo lo haría.

En el senado se debate levantar la prohibición a la importación de medicamentos derivados del cannabis y el aumento de la cantidad de marihuana que una persona puede poseer sin que se considere delito (actualmente de 5 gramos).

“Los políticos dirán sí a la marihuana medicinal, pero no a la de ‘doña Chole’, solo si el medicamento viene de las farmacéuticas canadienses que cabildean en el congreso. Ese sería el más terrible de los escenarios”, dice Catalina Pérez Correa, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

“En total se han presentado 16 iniciativas y ninguna ha pasado”, añade Pérez Correa, que este año publicó un estudio en cárceles federales que concluye que el 60 por ciento de los presos por delitos de drogas están en prisión por posesión de marihuana. La investigadora advierte que si la marihuana viaja menos hacia el norte se quedará en México, aumentará la oferta local, bajará el precio y subirá el consumo entre los mexicanos.

“Lo ideal sería legalizar, pero si no al menos México debería hacer la vista gorda, el equivalente al don´t ask, don´t tell que ha seguido Obama en los estados que han legalizado. Lo que es absurdo es la guerra de Calderón-Peña, que sigamos sacrificando vidas y recursos en quemar sembradíos y poner retenes cuando cruzando la frontera del estado más importante de la Unión Americana la marihuana es legal”, dice Jorge Castañeda, intelectual y exsecretario de Relaciones Exteriores del gobierno de Vicente Fox.

A diferencia de Estados Unidos, en México los mayores cambios se han producido en los tribunales. El año pasado un juez concedió un amparo a los padres de Grace, una niña que sufre el síndrome Lennox-Gastaut, para que pudieran importar aceite derivado del cannabis prohibido en México. Los padres habían probado todo tipo de medicamentos para que su hija dejara de tener hasta 400 convulsiones epilépticas al día.

Unos meses después la Suprema Corte de Justicia también amparó a los integrantes del colectivo SMART, que pedían autocultivo y consumo de la marihuana. La sentencia indicaba que los artículos de la Ley General de Salud impugnados por los querellantes ocasionaban “una afectación muy intensa al derecho al libre desarrollo de la personalidad en comparación al grado mínimo de protección a la salud y al orden público”. Otros tres amparos colectivos siguen actualmente ese camino.

Ahora, bajo el abrigo de la regulación en California, varias organizaciones civiles lanzarán una iniciativa ciudadana para que la marihuana en México salga de la clandestinidad.

 “Estados Unidos ha avanzado porque se ha hecho mucha presión desde abajo y aquí tenemos que hacer lo mismo”, dice Zara Snapp, consultora sobre política de drogas y autora del Diccionario de Drogas. El objetivo de la propuesta es reunir 120.000 firmas para llevarla al senado. “La idea es otorgar diferentes clases de permisos y privilegiar a los pequeños y medianos productores. Por otro lado, habrá inversores mexicanos interesados en un nuevo mercado. También habrá un fondo de reparación para pacientes, usuarios y las víctimas de la militarización”, explica Snapp.

Con los cambios votados en Estados Unidos, una quinta parte del país vivirá en estados en donde es legal el uso recreativo de la marihuana. Para Alejandro Hope, analista en seguridad, el Sí en California es el principio de un proceso de largo plazo que acabará con la regulación también en México, aunque después de sortear varios obstáculos sobre cómo deben funcionar esos mercados.

“La experiencia con la marihuana en México sigue siendo un fenómeno marginal. La opinión pública es muy adversa y la regulación no tiene mucha tracción política, tanto porque hay mucha desconfianza en la capacidad regulatoria del Estado como porque buena parte de las consecuencias del crimen no están asociadas a la marihuana”.

Otro de los apartados de la “ley de la frontera” dice que Estados Unidos pone los consumidores y México las drogas y los muertos. En este caso, el impacto del cannabis no debería afectar esa regla: al sur de la frontera, la marihuana es una de las muchas fuentes de financiación de los carteles mexicanos, que desde hace años se han diversificado más allá del tráfico de drogas. Las organizaciones también lucran de la extorsión, el secuestro, el tráfico de recursos naturales o la trata de personas.

“No podemos minimizar el impacto positivo ni tampoco exagerar los beneficios. La regulación de la marihuana no solucionaría el problema de la financiación del crimen, pero sí solucionaría las leyes de drogas”, dice Lisa Sánchez, de México Unido contra la Delincuencia.

En México, explica, la leyes “se hicieron para ser duros con el crimen pero agarrando a esos eslabones más débiles que siempre se reponen. Se pensó que eso acabaría con la inseguridad y hoy la percepción de inseguridad es mayor que hace diez años. Le debemos justicia a mucha gente”.

The New York Times
Credit Jason Henry
Alejandra S. Inzunza y
José Luis Pardo Veiras
New York City / Estados Unidos
Viernes 10 de noviembre de 2016.


El presidente electo de Estados Unidos puede frenar la tercera fuente de divisas más importante para México; para este año BBVA Bancomer espera que las remesas sumen 27,000 mdd.

Las remesas que envían a sus familiares los mexicanos que radican de forma ilegal en Estados Unidos corren riesgos importantes tras el triunfo de Donald Trump en la presidencia de ese país.

El republicano ha prometido frenar las remesas si México no paga la construcción de un muro en la frontera entre ambos países, con un pago único de entre 5,000 a 10,000 millones de dólares (mdd).

Una de las propuestas del candidato republicano a la presidencia de EU es recortar las transferencias de los dólares de inmigrantes indocumentados que envían a México.

Para esto, economistas ven dos medidas posibles a través de las cuáles podría hacerlo: imponer una restricción total y la otra, una cuota al envío de remesas, que representan 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

“La medida de la restricción es inminente, puede solicitar un requisito legal para que las remesas solo sean enviadas por alguien con un estatus legal”, dice Juan José Li, economista senior de BBVA Bancomer.

Ante esto el economista prevé que los migrantes envíen una mayor cantidad de dinero a sus familiares en México antes de que Trump tome posesión, con lo que, según el grupo financiero, las remesas cerrarían el 2016 en un máximo de 27,000 mdd, 9.3% más que en 2015.

De enero a septiembre de este año las remesas sumaron 20,046 mdd, traducido en pesos, equivale a unos 367,085 millones de pesos.

Estos recursos representan la tercera mayor fuente de divisas para el país después de la extracción de petróleo y del turismo, por lo que tienen una importante incidencia en el consumo de México

“El gobierno puede confiscar las remesas lo que sería una forma de expropiación, o podría implementar un mecanismo más sofisticado (de impuestos)”, dice el director de Moody’s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño.

Con un impuesto de 5% al envío de remesas de mexicanos ilegales, Trump podría captar alrededor de 1,300 mdd anuales, de acuerdo con estimaciones del economista de BBV Bancomer, quien indica que de los casi 12 millones de mexicanos que radican en Estados Unidos, entre cinco y seis millones no cuentan con un estatus legal.

Pero los mexicanos no serían los únicos afectados con estas medidas, pues contribuyen con 4% del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos. En este escenario los sectores de ese país más afectados serían el agrícola y el de construcción que emplean a gran número de mexicanos.

Los estados que tienen una alta dependencia de las remesas son Michoacán, en donde las remesas aportan 9.9% a su PIB, seguido por Guerrero y Oaxaca con 7.8 y 7.4%, respectivamente.

Expansión
Carmen Luna
Ciudad De México
Viernes 11 de noviembre de 2016.


De Oakland a Nueva York, de Seattle a Phoenix, en más de 20 ciudades de Estados Unidos miles de personas salieron a las calles para protestar contra la elección de Donald Trump como Presidente.

Entre gritos de "No al fascismo", "no al Ku Klux Klan", "No es mi presidente" y "No al muro", jóvenes marcharon en decenas de ciudades.

En Pennsylvania, cientos de estudiantes de la Universidad de Pittsburgh protestaron por las calles, y algunos entre la multitud exhortaron a la unidad. El Pitt News, el periódico estudiantil del campus, tuiteó acerca de un evento titulado "Reunión de emergencia: Unámonos para detener al Presidente Trump''.

La información sobre las protestas se difundió a través de las redes sociales. En Twitter, el hashtag "NotMyPresident'' ("NoEsMiPresidente'') ha sido utilizado más de medio millón de veces.

Aunque la mayoría de las manifestaciones están siendo pacíficas, en algunas localidades se reportaron incidentes.

Manifestantes molestos por la elección de Donald Trump como Presidente destrozaron ventanas y le prendieron fuego a botes de basura en el centro de Oakland, California.

En Oregon, decenas de personas bloquearon el tránsito en el centro de Portland y obligaron a que los trenes en dos vías férreas se demoraran.

En Seattle, unos 100 manifestantes se reunieron en el vecindario del Capitolio, bloquearon caminos y le prendieron fuego a un depósito de basura.

Pero, el incidente más grave se produjo en California, cuando una mujer fue arrollada por un automóvil y resultó herida de gravedad luego de que los manifestantes se metieron a una carretera, indicó la Patrulla de Carreteras de California.

Protestas en varias ciudades de EE UU tras la victoria de Trump

Miles de personas salen a la calle en Nueva York, Filadelfia, Seattle, Chicago, Oakland, Washington y Boston

La fina lluvia que durante la tarde bañó la isla de Manhattan no impidió que varios centenares de neoyorquinos, como la profesora Julia Dunn, se echaran a la calle en varios puntos de la ciudad de los rascacielos para expresar su frustración con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Cuenta que llevaba varios días nerviosa y que esperaba que ese estrés se hubiera aliviado viendo a Hillary Clinton romper el techo de cristal. La imagen se replicó en una decena de ciudades del país, donde el descontento, el miedo y la ansiedad cobró la forma de un gran grito de liberación por las calles.

Los manifestantes neoyorquinos, muchos de ellos simpatizantes de Bernie Sanders, empezaron a congregarse a hora punta de salida del trabajo en dos puntos simbólicos de la metrópoli. El primero, el más pequeño, lo hizo en Columbus Circle, en la puerta de entrada a Central Park que mira al rascacielos Trump International. El segundo, más concurrido, lo hizo en Union Square, desde donde inició una marcha por la calle Broadway hasta la Trump Tower en la Quinta Avenida, el cuartel general del magnate y centro de su imperio.

“No es mi presidente”, gritaban los participantes durante la movilización, que transcurrió sin incidentes más allá del trastorno en el tráfico. También había activistas del movimiento “Black lives matter” y de la Answer Coalition. “Trump es racista, sexista y anti-gay”, comentaba una de las participantes. “Pensé que íbamos a celebrar la victoria de Hillary”, comentaba Mario, incrédulo. El magnate, pese a ser el segundo presidente nacido en Nueva York, no es querido.

En el metro, el único lugar en la ciudad donde realmente no hay diferencias de clases ni de ideologías, se pudo respirar el aire tenso que se adueñó la madrugada del miércoles de Nueva York. Muchas caras largas mientras pegaban incrédulos los ojos en las pantallas de los móviles. Los residentes se hacen una pregunta. ¿Y ahora qué?. La respuesta, como dicen los manifestantes, “es apoyarnos los unos a los otros para intentar dar sentido a esta locura”.

La protestas tomó la intersección de la calle 57 con la Quinta Avenida. “Estaremos aquí hasta que haga falta”, comentaba una joven que expresaba su miedo por un espiral del racismo y de las deportaciones de inmigrantes, “me aterroriza lo que está pasando en este país”. No compra el discurso de Donald Trump, en el que decía que había llegado el momento de consolidar la unidad de todos los estadounidenses y de sanar las heridas abiertas durante la campaña electoral.

Hillary Clinton se impuso a Donald Trump en todos los condados de la ciudad de Nueva York, salvo en Staten Island. La demócrata también ganó en el conjunto del Estado por un margen de dos a uno. La presencia policial estos días es importante en los edificios que lucen el nombre del magnate por todo Manhattan. La Trump Tower es literalmente un bunker. También esta mañana, estudiantes de varias universidades en las dos costas de los Estados Unidos, como las de Connecticut y California.

Las protestas se replicaron en las ciudades de Filadelfia, Washington, Boston, Seattle y Oakland. También en el centro de Chicago, donde varios centenares se congregaron frente al hotel de Trump al grito de “No Ku Klux Klan, No racismo en EE UU”. Como en Nueva York, la policía se vio obligada a cerrar varias calles para intentar dirigir a la masa. Durante la mañana del miércoles, un grupo de estudiantes latinos se plantó ante la escalinata del ayuntamiento de Los Ángeles.

“Los inmigrantes han hecho América grande”, se podía leer en las pancartas. Por el momento no se ha informado de detenciones o violencia. En torno a unas 400 personas, se manifestaron este miércoles en las calles de Austin, capital de Texas, en contra del resultado electoral de ayer. Los manifestantes, en su mayoría estudiantes de la Universidad de Texas en Austin (UTA), recorrieron la capital tejana desde el campus hasta el Capitolio Estatal, por la avenida Congress, coreaban consignas como: "Trump es racista", y la frase en español "Sí se puede, sí se puede".

Como comentaban los manifestantes en Nueva York, "es increíble que en un país como EE UU esté pasando algo como esto". Horas después de que se conocieran los resultados, el área de la Bahía de California registró protestas durante la madrugada. Manifestantes quemaron una imagen de Trump, rompieron vitrinas e incendiaron basura y neumáticos en el centro de Oakland, situada en el área de la bahía de San Francisco. A pocos kilómetros, estudiantes de la Universidad de California en Berkeley realizaban protestas en el campus.

La confusión de los ciudadanos, en un país tan diverso, es enorme. También había manifestaciones en la Universidad de California en Davis, donde los estudiantes bloquearon calles y marcharon, entonando consignas contra Trump y diciendo "Tú no eres Estados Unidos, nosotros somos Estados Unidos", según publicaciones en Twitter. Un manifestante en Oakland fue golpeado por un vehículo durante el bloqueo de una autopista, según reportes de medios locales.

Reforma / El País
Ciudad de México / Nueva York EU
Miércoles 09 de noviembre de 2016.


El candidato republicano supera a Hillary Clinton, los medios y las encuestas y será el presidente número 45 de Estados Unidos

La demócrata no ha concedido la victoria en público, pero ha llamado a Trump para felicitarle.

Tras su victoria, Trump llama a reconstruir la unidad del país después de unos comicios que dejan a Estados Unidos partido en dos.

En una noche de sorpresas, Donald Trump consiguió lo que pensaban que podía hacer y Hillary Clinton terminó asumiendo el papel que todos creían que interpretaría Trump, el del perdedor que se niega a aceptar su derrota. Cuando el candidato republicano estaba a unos pocos pasos de convertirse en presidente –al darle varios medios la victoria en Pennsylvania–, la campaña de Clinton tomó la inesperada poco después de las dos de la mañana, hora de Nueva York, de no reconocer la derrota.

El presidente de la campaña de Clinton, John Podesta, subió al escenario del Centro Javits para anunciar que quedan votos por contar y que todos deberían irse a dormir. Ella no ha acabado, dijo refiriéndose a Clinton, y por lo tanto no iba a reconocer la derrota.

En ese momento, Trump estaba a seis votos electorales de la victoria que le convertiría en presidente. Pocos después, obtuvo uno más del Estado de Maine –que separa sus votos por distritos a diferencia de los demás estados–, mientras que los otros tres fueron para Clinton. Todos pensaban que era cuestión de minutos hasta que Arizona o New Hampshire concedieran la victoria a Trump. Incluso cabía la posibilidad de que Michigan también lo hiciera.

La decisión de Clinton aplaza ese momento, pero a menos que decida convertir las elecciones en una interminable pelea jurídica, como ocurrió en el año 2000 entre Bush y Gore a cuenta de Florida, sus opciones son casi inexistentes. Quizá quiso negar a Trump la satisfacción de celebrar esta misma noche su triunfo.

Victoria de la xenofobia

Donald Trump, un millonario absorbido por su ego que desprecia a las mujeres y se ha casado tres veces, será probablemente el 45º presidente de Estados Unidos, aunque ahí hay que colocar de momento un asterisco. Donald Trump, que desde el primer momento basó su campaña en un mensaje xenófobo y ultranacionalista, será el jefe de Estado de un país –que cuenta con una sociedad multirracial– que se construyó en el siglo XIX con la llegada de inmigrantes de todo el mundo. Donald Trump, un personaje de nulo bagaje político y conocido en todo el país por su presencia en un reality televisivo, superó así a Hillary Clinton, el Partido Demócrata, casi todos los medios de comunicación y las empresas de encuestas.

Antes en las primarias, había derrotado al Partido Republicano y a la presentadora más popular de Fox News. No ha vuelto a crecer la hierba allá por donde ha pasado Trump, nacido hace 70 años en el distrito neoyorquino de Queens.

Al igual que tras la presidencia de Bill Clinton, los demócratas dejaron escapar una victoria que creían tener asegurada. También como entonces, la primera mirada se dirigió hacia el derrotado, en este caso, Hillary Clinton. Los demócratas lo prepararon todo para que fuera coronada en 2008, pero un desconocido Barack Obama aguó la fiesta al aparato del partido. Ocho años después, lo volvieron a intentar y lo consiguieron, pero las urnas le reservaban un destino amargo. Clinton era tan impopular como Trump, pero lo que a él no le mató en las urnas, a ella la destrozó en zonas que llevaban votando a los demócratas en las presidenciales desde finales de los 80.

Una derrota de todas las élites

El desenlace fue tan sorprendente para los analistas de todos los medios que la explicación tiene que ir más allá de las carencias contrastadas de Clinton como candidata. Hay cuestiones sociológicas y económicas más profundas. El rechazo a las élites políticas, económicas y culturales presente desde hace tiempo en las zonas más conservadoras del país se extendió a lugares donde los demócratas se sentían seguros en elecciones presidenciales. En el Medio Oeste, escenario de una perenne crisis industrial, la clase trabajadora blanca sin estudios universitarios –así aparece siempre descrita en detalle por los medios norteamericanos– giró hacia los republicanos en lugares como Pennsylvania, Michigan y Wisconsin.

Trump ganó en Ohio y Florida, pero al final eso no importó. El día anterior a las elecciones, la campaña del republicano reconocía que necesitaba una victoria en estados como Pennsylvania y Michigan, donde la última vez que ganó su partido en unas presidenciales fue en 1988. No lo tenía imposible, pero sí tremendamente difícil. La realidad colmó y superó sus expectativas.

eldiario.es
Iñigo Sáenz de Ugarte
Nueva York, Estados Unidos
Martes 9/ Noviembre /2016.

Moscú, Rusia.- El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aseguró hoy que el poder establecido en Estados Unidos no permitirá al candidato republicano Donald Trump convertirse el próximo martes en presidente del país.

"A Trump no le dejarán ganar ¿Por qué lo digo? Porque tiene a todo el poder establecido en su contra", dijo Assange en una entrevista difundida hoy por el canal de televisión ruso RT.

Assange, que colabora desde hace años con RT, uno de los pilares de la máquina de propaganda del Kremlin que emite en inglés, español y árabe, destacó que Trump cuenta con el respaldo de un solo grupo de poder, los evangélicos, "si se les puede llamar así".

"Los bancos, los servicios de inteligencia, las compañías de armamento, el capital exterior, etc, están todos unidos tras Hillary Clinton", señaló.

Assange agregó que "los medios de comunicación también" apuestan abiertamente por la victoria de la candidata demócrata en las elecciones presidenciales.

"Los propietarios de los medios y los mismos periodistas también", precisó.

En un adelanto de la entrevista divulgado el viernes el fundador de WikiLeaks exculpaba al Kremlin del ataque cibernético que permitió la publicación de los correos electrónicos de Clinton.

"Clinton ha declarado, falsamente, en numerosas ocasiones que 17 agencias estadounidenses consideran que Rusia es la fuente de nuestras publicaciones. Esto es falso", dijo.

Assange acusó a la antigua secretaria de Estado y sus asesores de "proyectar una histeria neomacartista de que Rusia es responsable de todo".

"Podemos decir que el Gobierno de Rusia no es la fuente", dijo Assange desde la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra refugiado desde hace cuatro años.

En los últimos meses WikiLeaks ha publicado más de 30,000 correos electrónicos de Clinton de un servidor privado que empleó cuando era secretaria de Estado y más recientemente la correspondencia confidencial de John Podesta, el jefe de campaña de la candidata demócrata.

El portal también divulgó cerca de 20,000 correos electrónicos enviados y recibidos por miembros del Comité Nacional Demócrata (DNC), en los que queda en evidencia la actitud despectiva de la cúpula del partido hacia Bernie Sanders durante las primarias.

Desde un principio, Clinton y sus asesores acusaron a Rusia de piratear sus correos y de estar detrás del ciberataque cometido contra el DNC con el objetivo de suministrar munición a WikiLeaks y beneficiar a Trump.

En respuesta, Putin ha acusado a Clinton de intentar "desviar la atención" sobre el contenido de dichos mensajes y los "problemas reales" que aquejan a la sociedad norteamericana con cortinas de humo como las "histéricas" acusaciones de ciberataques rusos.

"¿Acaso Estados Unidos es una república bananera? EU es una gran potencia ¿Cómo puede Rusia influir en la elección del pueblo estadounidense?", afirmó.

EFE
Moscú, Rusia
Sábado 5 de noviembre de 2016.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter