Amenazan demócratas al Pentágono por financiar muro fronterizo

En su presupuesto para 2020, el presidente de EU, Donald Trump, solicitó recortar gasto social para asignarlo a seguridad fronteriza. Foto: Reuters

Washington.- La Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó la una solicitud del Departamento de Defensa para destinar mil millones de dólares a la construcción del muro fronterizo con México.

El Comité rechaza esta solicitud. El Comité no aprueba el uso de fondos del propuesto por el Departamento de Defensa para construir barreras adicionales y carreteras, e instalar luces en las proximidades de la frontera de Estados Unidos”, señaló la institución en una carta enviada al Pentágono.

Este documento es la respuesta a la decisión anunciada por el Departamento de Defensa, de autorizar el desvío de mil millones de dólares de partidas previamente aprobadas para la construcción del muro fronterizo.

Esta medida se produjo como parte de la emergencia nacional decretada el pasado mes de febrero por el presidente Donald Trump, con el objetivo de conseguir fondos adicionales para la construcción de su promesa electoral.

El Departamento de Defensa está intentando burlar al Congreso y al pueblo estadunidense, que se opone a emplear el dinero de los contribuyentes para la construcción de un muro innecesario, y el Ejército está pagando el precio”, agregó la Cámara, de mayoría demócrata.

Esto cierra una de las opciones de Donald Trump para financiar la construcción de la valla.

Adam Smith, jefe del Comité de Fuerzas Armadas del Congreso (izq.) y Patrick Shanahan, secretario de Defensa, de Estados Unidos. Fotos: AP y Reuters

Se mantiene la emergencia

La Cámara de Representantes de Estados Unidos no reunió los votos necesarios para anular el primer veto del presidente Donald Trump. Lo que mantiene la declaratoria de emergencia en Estados Unidos, vigente desde el 17 de febrero pasado.

Los legisladores votaron 248 a favor y 181 en contra de anular el veto, pero faltaron 38 votos para alcanzar la mayoría necesaria de dos tercios. El resultado permite a Trump avanzar en la recaudación de recursos para el muro.


Amenazan demócratas al Pentágono por financiar muro fronterizo


El presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes amenaza con no autorizar el presupuesto del Pentágono debido a la existencia de una partida destinada a financiar el muro con México
Amenazan demócratas al Pentágono por financiar muro fronterizo.

La propuesta presupuestaria para el año fiscal 2020 presentada por el jefe del Pentágono, que asciende a 750 mil millones de dólares, contempla una partida de unos 9 mil 200 millones de dólares para la construcción de infraestructuras, que podrían ser empleados para financiar el muro con México.

Washington.- Los demócratas del Congreso de Estados Unidos advirtieron este martes al Pentágono de que no aprobarán su presupuesto para el año próximo debido a la existencia de una partida destinada a financiar el muro con México que pide el presiente Donald Trump.

El presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Smith, hizo la advertencia al secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, en una audiencia celebrada este martes para revisar el presupuesto del Pentágono.

Este presupuesto no va a ser aprobado", aseguró Smith durante la audiencia.

La propuesta presupuestaria para el año fiscal 2020 presentada por el jefe del Pentágono, que asciende a 750 mil millones de dólares, contempla una partida de unos 9 mil 200 millones de dólares para la construcción de infraestructuras, que podrían ser empleados para financiar el muro con México.

De este montante, 3 mil 600 millones servirían directamente para erigir el muro -un proyecto que defiende la Casa Blanca pero al que se opone el Congreso- y otros 3 mil 600 millones para "la financiación de otras emergencias", explicó el secretario de Defensa.

El presidente Trump ya decretó el pasado 15 de febrero una emergencia nacional en la frontera sur con el objetivo de obtener de la cartera de Defensa los fondos que el Legislativo le había negado.

Con esta medida, Trump buscaba alcanzar 8 mil millones de dólares desviando unos 6 mil 600 millones previamente aprobados para el Pentágono y el Departamento del Tesoro.

Financiar el muro fronterizo con fondos del Departamento de Defensa es increíblemente irresponsable (...). Da igual lo que cada uno piense del muro, considerar al Pentágono como una hucha socava su credibilidad", denunció el congresista.

Smith acusó a Shanahan, también presente en la audiencia, de que su maniobra contable busca permitir al Pentágono "argumentar" que, en el momento en que destine fondos a la construcción del muro, se está ciñiendo al presupuesto cuando, en realidad, está empleando esos fondos como si se tratara de una ‘caja chica’.

El Ejército no es la única manera de disuadir a nuestros adversarios, podemos colaborar con nuestros socios, podemos recurrir a la diplomacia; podemos hacer muchísimas cosas sin tener que recurrir a Defensa, pero con este presupuesto no será posible", agregó.

La advertencia del legislador demócrata se produce un día después de que el Pentágono autorizase una primera partida de mil millones de dólares para construir 57 millas de muro de 18 pies de altura en los sectores de Yuma (Arizona) y El Paso (Texas), fronterizo con Ciudad Juárez (México).

EFE
Washington, EU
Martes 26 de marzo 2019.


Videgaray, Kushner y Bannon conspiraron para traer a Trump y hacerlo lucir, dice Kushner, Inc


Kushner Inc, el nuevo libro de la periodista de investigación Vicky Ward, revela  las conversaciones secretas entre el ex Canciller mexicano Luis Videgaray Caso y Jared Kushner, asesor y yerno de Donald Trump, a lo largo de tres años.

El texto exhibe cómo Videgaray ayudó al yerno del Presidente de Estados Unidos a violar protocolos. La periodista Dolia Estévez, autora de este texto, además detalla que el entonces titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores viajó 29 veces a Washington, la mayoría en aviones de la Semar y el Estado Mayor Presidencial.

Washington, D.C.– Kushner Inc., el explosivo nuevo libro de Vicky Ward, periodista de investigación de larga trayectoria, revela conversaciones inéditas y tramas secretas entre el ex Canciller Luis Videgaray y Jared Kushner, asesor senior y yerno de Donald Trump, a lo largo de tres años. Con detalles y citas textuales, producto de más de doscientas entrevistas, el libro exhibe las mentiras en torno a uno de los sucesos más polémicos del sexenio de Enrique Peña Nieto: la invitación de Donald Trump a Los Pinos en plena campaña electoral de Estados Unidos en 2016.

El viaje a México, que puso nervioso a Trump por temor a un posible atentado, lo planeó Videgaray en “conversaciones secretas” con Kushner, dice Ward. Sin embargo, ante la indignación del gobierno de Barack Obama y de la entonces candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, Videgaray trató de ocultar su favoritismo por el republicano ante la Embajada de Estados Unidos en México alegando que se habían girado invitaciones simultáneas y paralelas a ambos candidatos, pero que sólo Trump había aceptado.

De acuerdo con Kushner Inc., Avaricia. Ambición. Corrupción. La extraordinaria historia de Jared Kushner e Ivanka Trump, la idea del viaje surgió de una conversación entre Kushner y Steve Bannon, el estratega e ideólogo de la campaña de Trump en el verano de 2016.

“Hacia finales de agosto –dice la autora–, Kushner pidió a Bannon reunirse con él e Ivanka en el Club de Golf Nacional Trump en Bedminster [Nueva Jersey] el viernes. Bannon llegó para encontrarse una escena bucólica: Ivanka y Kushner jugando con los niños. Kushner se separó para hablar. ‘¿Qué piensas de ir a México?’, Kushner preguntó: ‘Joder, me encanta [I fucking love it]’. Bannon respondió. ‘Tenemos que quitarle el micrófono a los conductores de noticias. Tenemos que ponerlo en grandes escenarios donde se vea presidenciable'”.

Bannon preguntó a Kushner si tenía a “alguien allá”, es decir en México. “Se vería mal si simplemente nos presentamos”, apuntó. Kushner le confió que tenía “conversaciones secretas” con Videgaray, entonces Secretario de Hacienda, “a quien había estado cultivando como un aliado” en relación al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El libro exhibe cómo Videgaray ayudó al yerno del Presidente de Estados Unidos a violar protocolos y detalla que viajó 29 veces a Washington, la mayoría en aviones de la Semar y el Estado Mayor Presidencial. Foto: SRE

En conferencia telefónica, Kushner, Bannon y Videgaray acordaron que el viaje a México, sería el 31 de agosto de 2016. “El plan era que Trump se reuniera con el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto y que los dos tuvieran una amigable conferencia de prensa en la que se discutiera la importancia de la alianza EU-México y se calmaran las tensiones creadas por la constante verborrea de Trump de ‘construir un muro’ y hacer que México pague por él. Prometieron que no se dirían ni una palabra sobre cómo se pagaría por el muro desde el estrado en este viaje”, dice Ward.

A Trump le gustó la idea del viaje, pero se puso nervioso. “No voy a trasladarme en automóvil del aeropuerto (en la Ciudad de México)”, dijo, “temiendo por su seguridad”. Se sugirió que se desplazara en helicóptero. “Cualquiera puede derribar un helicóptero”, replicó Trump. El avión privado de Trump, con su enorme logo, fue descartado pues era un blanco obvio. Pidieron prestado el avión del multimillonario de Las Vegas Phil Ruffin, que tenía menos cupo que el de Trump, así que Bannon ofreció quedarse. El gobierno mexicano mandó el helicóptero presidencial al aeropuerto a recoger a Trump “para que pudiera sentirse seguro”.

Mientras, en Estados Unidos, Bannon vio por televisión la conferencia de prensa con “enorme satisfacción”. Trump “caminó en el estrado acompañado de Peña Nieto. A Bannon le fascinó el efecto visual. Trump es mucho más grande que el tipo [Peña Nieto]”, pensó, según la autora. Bannon se comunicó con Hope Hicks, portavoz de la campaña. “Esto se ve increíble”, Bannon le dijo. Sin embargo, el corresponsal de la ABC Jonathan Karl le preguntó a Trump si México se había comprometido a pagar por el muro. “Trump empezó a responder la pregunta”.

Relata Ward: “Bannon llamó a Hicks. ‘¿Qué diablos está pasando?’ Hicks estaba frustrada. ‘No puedo hacerlo parar’, dijo. Kushner se levantó de su silla, aparentemente para suprimir la pregunta. Los reporteros le gritaron, ‘Siéntate’. Trump continuó hablando”.

Aunque Ward no lo dice, Trump respondió al periodista que sí había discutido con Peña Nieto el tema del muro, violando así el acuerdo entre Videgaray, Kushner y Bannon. Pero Peña Nieto lo desmintió. “Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”, dijo vía Twitter horas después.

Imagen de la portada del libro Kushner Inc., Avaricia. Ambición. Corrupción. La extraordinaria historia de Jared Kushner e Ivanka Trump. Foto: Especial.

México es mío

El libro no dedica un capítulo sobre México sino que el tema Videgaray surge en diferentes contextos a lo largo de 293 páginas. En el capítulo sobre “Sto. Rex”, Ward habla de la rivalidad entre Rex Tillerson, quien fue Secretario de Estado en 13 meses en el gobierno de Trump, y Kushner.

Tillerson, ex CEO de la petrolera ExxonMobil y quien fue confirmado como Secretario con el menor número de votos en medio siglo, sabía que Kushhner estaba metido en temas de su cartera, pero creyó que una vez asumiera el cargo iba a desistir. No fue así. Kushner le dijo que “retrocediera” y que dejara a México en sus manos “porque iba a tener [la renegociación] del TLCAN terminada para octubre” de 2017. Se concluyó un año después.

El libro narra un incidente inédito que muestra la manera en que Videgaray violó protocolos institucionales para hacerle el juego a la política brincatrancas de Kushner. “Tillerson quedó sorprendido cuando llegó con su esposa a cenar al Café Milano en Georgetown en Washington, D.C. [lugar icónico frecuentado por las élites washingtonianas y la diplomacia internacional] y se encontró que Luis Videgaray comía allí. No sabía que su contraparte mexicana estaba en la ciudad”.

Ward explica que el “protocolo normal” dicta que los dos secretarios sean el primer punto de contacto cuando viajan al país del otro. “Tillerson se acercó para saludarlo después de que terminó de comer. “La próxima vez, sí se pone en contacto conmigo”, le dijo a Videgaray, quien le explicó que estaba en Washington para ver a Kushner. “Tillerson fue cortes ante el desaire, pero comentó con colegas que [el comportamiento de Videgaray] había sido inapropiado”.

En noviembre de 2018, Jared Kushner, yerno y asesor del Presidente estadounidense Donald Trump, fue condecorado con la Orden Mexicana del Águila Azteca. Foto: Presidencia México.

La autora cita a un ex alto funcionario de la Casa Blanca que no identifica: “Rex Tillerson creyó que era el Secretario de Estado… no entendió que la maquinaria del caos de Trump y la maquinaria de lealtad de la familia Trump eran más grandes que la Constitución de Estados Unidos”.

Ward cuenta que personal de alto nivel de la Casa Blanca creía que Kushner se metía en “todo”, por lo que se ganó el epíteto no oficial de “Secretario de Todo”. Gary Cohn, el ex banquero de Goldman Sachs quien presentó a Videgaray con Kushner durante la época que compartieron en Wall Street, había sido nombrado director del Consejo Nacional Económico de la Casa Blanca, por lo que asumió que se haría cargo de los acuerdos comerciales. Sin embargo, no había tomado en cuenta a Kushner.

“Luis Videgaray, quien para entonces era Secretario de Relaciones Exteriores de México, era visto con frecuencia en la oficina de Kushner, y éste decía a todo mundo: ‘Estamos avanzando enormemente con el TLCAN, nos estamos poniendo de acuerdo en todo’. Dos personas que escucharon esto se preguntaron si Kushner sabía que el TLCAN era un acuerdo de varias miles de páginas, cuya renegociación implicaría negociaciones jurídicas con los representantes comerciales de Estados Unidos”, escribe Ward.

Méritos Inflados

A pesar del optimismo, la “trama” de Kushner sufrió un revés casi inmediato. Kushner y Videgaray planearon un “acercamiento público” entre Trump y Peña Nieto sobre comercio y la propuesta de muro de Trump en la Casa Blanca.

“Una persona recuerda que el plan era que Peña Nieto viniera a Washington, se tuviera una enorme ceremonia en la Casa Blanca, y luego Trump y otros volaran a México donde harían lo mismo. Kushner, dijo esta persona, ‘estaba más absorto en la pompa y circunstancia del decir tenemos un acuerdo que en lo que era el acuerdo’. Tenía mayor interés en los encabezados que en la sustancia de lo que venía”.

Pero la “artimaña” de Kushner y Videgaray sobre el muro nunca tuvo posibilidades. “Peña Nieto dijo públicamente que no iba a pagar por el muro. Videgaray estaba en la Casa Blanca cuando Trump tomó represalias tuiteando que ‘Si México no está dispuesto a pagar por el muy necesario muro, entonces será mejor cancelar la inminente reunión'”. Kushner se quedó “lívido”. La periodista no lo dice, pero Videgaray canceló todas sus citas en Washington y regresó de inmediato a la Ciudad de México en un avión de la Secretaría de Marina en febrero de 2018.

El incidente hizo dudar a Videgaray respecto al verdadero poder de Kushner para controlar a su impredecible suegro. Videgaray conocía bien a Cohn pues trabajaron juntos cuando éste era ejecutivo de Goldman Sachs y él Secretario de Hacienda. “‘Simplemente estoy perdiendo totalmente mi tiempo con Jared, ¿o no?'”, Videgaray le preguntó a Cohn. “No sé si estas perdiendo el tiempo, pero no vas a tener un acuerdo comercial terminado”.

Hacia el final del libro, Ward minimiza el papel que jugó Kushner en la conclusión de la renegociación del TLCAN2, anunciada en octubre de 2018. A nivel público, tanto Robert Lighthizer, representante Comercial de la Casa Blanca, como Videgaray dan crédito a Kushner por haber hecho que los países llegaran a un acuerdo. “El acuerdo se rompió más de una vez y en cada ocasión, una persona siempre encontró la manera de volver a armarlo: Jared Kushner”, dijo Videgaray en agosto pasado.

Pero, sostiene Ward, la verdad es un tanto diferente. Dos personas cercanas al proceso dijeron que Lighthizer “hizo todo el trabajo pesado” en la negociación. “Jared era el compinche de Lighthizer y no tuvo gran cosa que contribuir. Pasó cientos de horas participando en reuniones y haciendo todo lo posible por ayudar”, dijo una persona. “Merece crédito parcial”. El libro no lo dice, pero ese “crédito parcial” fue suficiente para que Videgaray lo condecorara con el Orden del Águila Azteca en una polémica ceremonia en Buenos Aires a unas horas de concluir el sexenio peñista.

Los protagonistas centrales del libro, que salió a la venta el martes, son Jared e Ivanka, la hija mayor del mandatario, a quienes la autora describe como el “Príncipe y la Princesa” de Estados Unidos. Bajo los auspicios de la Casa Blanca de Trump, ambos han amasado un poder extraordinario que muchos consideran peligroso. La autora disipa el mito que se ha creado de la pareja como personas moderadas y compasivas para retratar a dos individuos infinitamente ambiciosos y ávidos de poder y dinero.

Hasta ahora, nadie ha desafiado la veracidad del libro de Ward, sustentado en 220 entrevistas anónimas y para atribución, y en la asistencia de 70 verificadores de datos profesionales.

En la imagen se observan al Presidente de EU, Donald Trump, junto con Jared Kushner y los ex secretarios mexicanos de Economía, Ildefonso Guajardo, y Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, en el marco de las negociaciones del T-MEC. Foto: SE

Canciller itinerante

Luis Videgaray Caso fue el único extranjero en la corte imperial de Jared Kushner; el cortesano del “Príncipe” con derecho de picaporte; el criollo que entraba y salía del despacho de su aliado a unos pasos de la Oficina Oval; el forastero a quien Donald Trump llamaba simplemente “Luis”; el Canciller itinerante que pasó más tiempo en la capital del imperio que cualquiera de sus contrapartes. Con Jared, pactó arreglar todo: muro fronterizo, migración, el tratado comercial y Venezuela; con Jared, se fue por la libre. Convenció a sus interlocutores con un mensaje seguro y conciso: soy el poder detrás del trono. Tenía buen porte. Vestía fino. Impresionó su dominio del inglés y trato afable. Así se operó Videgaray en esta ciudad.

A lo largo de 22 meses en 2017 y 2018, Videgaray viajó a Washington, D.C. 29 veces, habiendo permanecido en la capital estadounidense un total de 70 días. Diez y seis de esos vuelos fueron a bordo de aviones del Estado Mayor Presidencial, seis en aeronaves de la Secretaría de Marina (SEMAR) y el resto en aerolíneas comerciales, de acuerdo con la bitácora de la SRE, obtenida mediante la Plataforma Nacional de Transparencia.

El número de visitas, un récord en la historia de la relación bilateral, representó un gasto de 20,929.39 dólares por concepto de hospedaje, y 24,129.60 dólares en pasajes por los vuelos comerciales (United, Aeroméxico y Luthansa).

Sin embargo, se desconoce el costo incurrido por concepto de combustible, personal, hospedaje, honorarios, servicio de aterrizaje, uso de hangar (la mayoría aterrizó en el Aeropuerto Internacional Washington-Dulles) y mantenimiento de los 22 viajes en aviones del Estado Mayor Presidencial (EMP) y la Semar.

Tanto la Marina, como la Secretaría de la Defensa Nacional, que presuntamente absorbió al EMP, negaron información sobre los vuelos que documentó la SRE.

“Se le notifica que, el Canciller Luis Videgaray Caso no realizó vuelos en aviones de esta Secretaría de Marina a Washington D.C., en los años 2017 y 2018”, sostuvo el Contralmirante Lázaro Cornejo Olivares, jefe de la Unidad de Transparencia. “Después de haber realizado una búsqueda de los archivos de esta Secretaría, no se localizó evidencia documental que dé respuesta a su requerimiento…”, secundó el Gral. de Brig. Jorge Ramírez Zúñiga de la Sedena en carta aparte.

La primera visita de Videgaray a esta capital en calidad de Canciller fue el 24 de enero de 2017, cuatro días después de la toma de posesión de Trump. Se reunió con Kushner, el yerno de Trump con quien formó una cofradía que los llevó a dominar el trato bilateral hasta el último día del peñismo. Luego de dos noches en la capital estadounidense, Videgaray regresó el 26 de enero en avión del EMP para darle la buena a Peña Nieto de que había arreglado con Kushner una llamada telefónica con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

La idea era concretar un encuentro presidencial lo antes posible. Pero la conversación, el primer contacto entre ellos desde que Trump visitó Los Pinos como candidato en 2016, fue un desastre. Trump insultó a las Fuerzas Armadas mexicanas, acusándolas de ineptas, y sugirió enviar tropas estadounidenses a México para frenar a los “bad hombres”.

Peña Nieto respondió que México no pagaría por el muro. La conversación terminó en choque. Los planes para un primer encuentro presidencial se vinieron abajo.

Videgaray regresó a Washington el 7 de febrero para tratar de limpiar el tiradero que dejó la confrontación telefónica. En lacónico comunicado, la SRE informó que había venido a reunirse con Tillerson y el Secretario de Seguridad Nacional John Kelly para tratar temas considerados “prioritarios”.

El tercer viaje tuvo lugar el 8 y 9 de marzo. El código dicta que los cancilleres del mundo traten con el Secretario de Estado, su contraparte e interlocutor natural. Pero abusando de su derecho de picaporte, Videgaray violó códigos y costumbres y fue directamente a la Casa Blanca a ver a Kushner y a Gary Cohn, asesor económico de Trump.

El vocero de Tillerson dijo no saber nada sobre la visita de Videgaray. El Canciller mexicano se justificó diciendo que volvería a Washington “en dos semanas” para reunirse con su contraparte nominal. En comparación a los casi 30 viajes de Videgaray a Washington, Tillerson estuvo en México dos veces: en febrero de 2017 y de 2018.

El cuarto viaje de Videgary a Washington fue el 4 y 6 de abril de 2017. Videgaray no informó a la prensa sobre su encuentro con Kushner cuando hizo un resumen detallado de sus actividades durante una rueda de prensa en la Embajada de México. Ante la pregunta explícita de esta corresponsal de si había visto a Kushner, dio a conocer la reunión, pero le restó importancia diciendo que había sido “breve”, por la “tarde-noche” del miércoles 4 de abril. ¿Cena? “No, no fue cena. Fue en la Casa Blanca”. Esta vez, dijo, no vio a Cohn.

En 2017, Videgaray viajó a Washington 12 veces. En 2018, con la renegociación de TLCAN, intensificó su peregrinar con 17 viajes. En agosto de 2018, durante la etapa final de la renegociación, hizo cuatro viajes, permaneciendo 20 días en total. A veces le tocaba quedarse los fines de semana.

Según versiones, fue invitado una decena de veces a la residencia privada de Kushner e Ivanka. Su último viaje como Canciller fue el 11 de noviembre de 2018 cuando comunicó a Kushner la decisión del “Estado Mexicano” de honrarlo con el Orden del Águila Azteca.

Acordaron que la ceremonia de condecoración se celebraría en Buenos Aires, en el marco de la Cumbre del G-20, a la que asistieron Trump y Peña Nieto, y donde también firmaron el TLCAN2, hoy conocido como TMEC. La distinción a Kushner se debe, dijo Videgaray, a sus “significativas contribuciones” durante la renegociación del TMEC y al “papel fundamental” que jugó a lo largo de todo el proceso.

Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

Sin Embargo
Por Dolia Estévez
Ciudad de México
Jueves 21 de marzo de 2019.

   
Paul Manafort, exjefe de la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es sentenciado a 47 meses de cárcel por fraude fiscal y bancario.

La condena contra Manafort no tiene relación con las actividades que desempeñó como jefe de la campaña de Trump, aunque es producto de la investigación sobre la trama rusa que encabeza el fiscal especial Robert Mueller.

Manafort, de 69 años, enfrentaba hasta 24 años de cárcel por los delitos de fraude fiscal y bancario por los que fue condenado, pero el juez del caso, T.S. Ellis, con tribunal en Virginia, afirmó que esa cifra hubiese sido excesiva.

Por su parte, el que fuera jefe de campaña de Trump entre junio y agosto de 2016, dijo antes de recibir la condena que se sentía "humillado y avergonzado" y pidió a Ellis que fuera benévolo.

Manafort fue puesto en arresto domiciliario tras su imputación el 30 de octubre de 2017, pero el 15 de junio del año pasado se decretó su ingreso en prisión al ser acusado de intentar influir en las declaraciones de otros testigos.

La condena recibida está relacionado con el trabajo de Manafort para Gobiernos extranjeros entre 2006 y 2017, por el que no cotizó al erario público.

De hecho, Manafort tuvo que dimitir como jefe de campaña de Trump tras descubrirse que había ocultado a las autoridades un pago de 12,7 millones de dólares que recibió por asesorar al depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014).

Además de su proceso por fraude fiscal y bancario, Manafort aún tiene pendiente otro caso, ese sí vinculado a la investigación de Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, por haber mentido a los fiscales tras alcanzar un acuerdo de colaboración con ellos para recibir una condena reducida.

Está previsto que Manafort reciba esa segunda condena el próximo miércoles, 13 de marzo.

Mueller y sus fiscales investigan la supuesta injerencia del Kremlin en los comicios presidenciales de 2016, así como los posibles contactos entre miembros de la campaña de Trump y funcionarios rusos.

AP-EFE
ALEXANDRIA, EUA
Jueves 07 de marzo 2019.


Trump ataca a California por demanda contra emergencia


El fiscal general de California anuncia que el estado y 'una docena' más  interpondrán una demanda contra el presidente de EU para bloquear la declaración de 'emergencia nacional'


Entre los estados que se sumarán a la querella están Nevada, Nuevo México, Nueva York, Oregon, Hawai, Minnesota, Colorado y Nueva Jersey.


Washington.- Las autoridades de California interpondrán este lunes una demanda contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para bloquear la declaración de 'emergencia nacional' con la que el mandatario busca reunir fondos para construir el muro en la frontera con México, sin el visto bueno del Congreso.

El fiscal general de California, el demócrata Xavier Becerra, confirmó hoy esa inminente demanda y adelantó que "una docena de estados" se sumarán a la querella, entre ellos Nevada, Nuevo México, Nueva York, Oregon, Hawai, Minnesota, Colorado y Nueva Jersey.

Presentaremos (la demanda) en algún momento de hoy", dijo Becerra en una entrevista con la cadena televisiva CNN.

Resulta raro decir que en el Día de los Presidentes vamos a demandar al presidente de Estados Unidos, pero a veces es lo que hay que hacer", añadió el fiscal en referencia al festivo nacional que hoy se celebra en Estados Unidos, y que conmemora el nacimiento de George Washington, el primer mandatario del país.

La demanda iniciaría un proceso judicial que probablemente se alargará durante varios meses, durante los cuales se espera que el decreto de Trump permanezca bloqueado, por lo que la Casa Blanca no podría utilizar fondos que ha identificado para construir la barrera fronteriza.

Vamos a intentar evitar que el presidente viole la Constitución y la separación de poderes, que robe a los estadunidenses y a los estados un dinero que el Congreso había aprobado legalmente", indicó Becerra.

La declaración de 'emergencia nacional' permite a los presidentes de Estados Unidos acceder temporalmente a una potestad especial para hacer frente a una crisis, y Trump la firmó el pasado viernes al asegurar que hay una "invasión" de drogas y criminales en la frontera con México que justifica medidas extraordinarias.

Con ese decreto, Trump pretende reunir 6 mil 600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros mil 375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza.

La oposición demócrata considera esa medida una interferencia "ilegal" en la potestad exclusiva del Congreso para determinar los presupuestos, y el mandatario ya pronosticó el viernes que la batalla por el tema llegará hasta el Tribunal Supremo.

La organización independiente Unión Estadunidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés) también planea demandar a Trump por su declaración, según adelantó el pasado viernes.

Mientras, la oposición demócrata planea impulsar una resolución destinada a invalidar el decreto de Trump, pero el mandatario podría vetarla a no ser que los legisladores reúnan una mayoría de más de dos tercios en ambas cámaras.

El grupo activista Move On organizó hoy protestas en todo el país para urgir al Congreso a que frene la medida de Trump, y, en Washington, decenas de personas se concentraron ante la Casa Blanca para gritar "ni muro ni miedo, este país es nuestro hogar".

Trump ataca a California por demanda contra emergencia

En Twitter, el presidente de EU critica al gobernador de California, Gavin Newsom y lo acusa de desperdiciar más dinero de lo que cuesta el muro fronterizo
19/02/2019 09:18

California encabezó una demanda de varios estados en contra de Trump por declarar emergencia nacional para poder construir un muro en la frontera con México.

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó el martes a California por encabezar una demanda de varios estados en su contra por declarar emergencia nacional para poder construir un muro en la frontera con México.

En Twitter, el mandatario destacó la decisión del gobernador californiano, Gavin Newsom, de cancelar una línea ferroviaria entre Los Ángeles y San Francisco, afirmando que el proyecto sufrió “déficits récord” y “era cientos de veces más caro que el Muro desesperadamente necesitado”.

Trump despotricó contra la demanda entablada en un tribunal federal de San Francisco.

California y otros 15 estados presentaron el litigio el lunes, afirmando que la declaración del estado de emergencia viola la Constitución.

Trump declaró el estado de emergencia para obtener recursos financieros públicos más allá de lo aprobado por el Congreso.

EFE / AP
Washington, DC, EU.
Martes 19 de febrero de 2019.


El presidente de EE. UU. declaró este viernes emergencia nacional para financiar la construcción


Apelar a un decreto de emergencia nacional para construir el muro en la frontera con México, un procedimiento a través del cual se saltaría al Congreso para desbloquear fondos, es la más reciente jugada de Donald Trump para cumplir una de sus promesas de campaña

"Todo el mundo sabe que los muros funcionan", lanzó, evocando una "invasión" de inmigrantes en situación ilegal, así como de drogas y delincuencia. Esta medida le permitirá teóricamente sortear al Congreso a fin de desbloquear los fondos para construir su prometida obra contra la inmigración clandestina.

Trump usará su autoridad para gastar más de 8.000 millones de dólares en la construcción de la barrera a lo largo del límite fronterizo, según un funcionario de la Casa Blanca citado por la agencia Bloomberg.

El presidente estadounidense redireccionaría cerca de 7.000 millones de dólares aprobados para otros propósitos. A esto se le agregaría 1.375 millones ya destinados para 55 millas de cerca fronteriza.

Estas son las claves para entender ese mecanismo, que podría desatar una larga batalla judicial:

¿Qué es una emergencia nacional?

Es una declaración que otorga temporalmente al presidente de EE.UU. un poder especial para hacer frente a una crisis.

La ley de Emergencias Nacionales de 1976 autoriza a los mandatarios a declararla, pero establece pocos parámetros. Solo hay dos condiciones: el presidente solo puede usar prerrogativas que ya le haya otorgado el Congreso, y tiene que precisar cuáles son. Por tanto, "Trump tendrá que especificar qué herramientas planea usar, bajo su decreto de emergencia, para conseguir los fondos para el muro", presumiblemente desviándolos de otras partidas presupuestarias, explicó el profesor de Gestión Política de la Universidad George Washington, Matthew Dallek.

¿Qué justifica el recurso a una emergencia nacional?

La ley permite emitir esa declaración cuando el país está "amenazado por una crisis, exigencia o circunstancias de emergencia" que no sean guerras o desastres naturales, según un informe de 2007 del servicio de investigación del Congreso.

Trump tendrá que argumentar, por tanto, que la llegada de inmigrantes indocumentados y narcóticos a Estados Unidos por la frontera con México supone una crisis que requiere medidas urgentes y extraordinarias.

¿Es legal su uso para la construcción del muro?
Los expertos difieren en cuanto a este punto. Algunos creen que la autoridad ejecutiva del presidente no tiene límites, pero otros, como Dallek, opinan que esa medida "no tiene precedentes" y genera serias dudas legales, porque "esquiva al Congreso y usurpa el poder (prerrogativa)" exclusivo de la rama legislativa para determinar los presupuestos del Gobierno federal.

¿Qué otras crisis han motivado una declaración de emergencia?

Desde que se firmó la ley de 1976, se han declarado 58 emergencias nacionales, de las que 31 continúan activas hoy. La gran mayoría respondía a problemas internacionales -como la crisis de los rehenes en Irán en 1979 o el lavado de dinero estadounidense por parte de carteles de Colombia en 1995- y estaban destinadas a justificar la imposición de sanciones.

En 2015, el entonces presidente, Barack Obama, desató una gran polémica al proclamar que la situación en Venezuela suponía una " emergencia nacional" para la seguridad de EE.UU. Ese mensaje alarmista era, en realidad, un mero trámite para dar base legal a nuevas restricciones económicas para los funcionarios venezolanos.

Trump no es el primer presidente que recurre a esa medida para un asunto nacional: Obama lo hizo durante la epidemia de gripe A en 2009, igual que George W. Bush tras el huracán Katrina en 2005. "Pero ninguno ha usado una declaración de emergencia de forma tan osada, como respuesta a su fracaso a la hora de obtener fondos del Congreso para una de sus prioridades domésticas", indicó Dallek.

Ninguno ha usado una declaración de emergencia de forma tan osada, como respuesta a su fracaso a la hora de obtener fondos del Congreso para una de sus prioridades domésticas

¿De dónde saldrán los fondos para el muro?

Bajo la emergencia nacional, Trump podría desviar los fondos de otras partidas presupuestarias ya autorizadas por el Congreso y dedicarlos a su proyecto fronterizo. Las leyes existentes permitirían, por ejemplo, que se usaran fondos del Pentágono para construir el muro, si se justifica como necesario para la defensa nacional.

Según informes de prensa, la Casa Blanca también evalúa recurrir a fondos de ayuda para desastres aprobados para California y Puerto Rico, algo controvertido dado que esta isla aún se recupera del impacto del huracán María en 2017.

¿Se saldrá Trump con la suya?

Todo apunta a que los tribunales tendrán la última palabra. Los líderes demócratas en el Congreso han definido los planes de Trump como "un abuso flagrante de los poderes presidenciales", y varios grupos progresistas preparan demandas judiciales para invalidar la declaración de emergencia.

El gran interrogante es qué ocurrirá si el tema llega al Tribunal Supremo, donde hay una mayoría de jueces conservadores, dos de ellos nominados por Trump. El pronóstico de Dallek: "Los tribunales bloquearán su medida y el tema tardará en resolverse muchos meses, quizá años, y el muro no se construirá".

EFE/AFP
Bloomberg
Washinton DC EU
Domingo 17 de febrero de 2019.


Los términos contemplan, para evitar un nuevo cierre administrativo, la construcción de barreras por una cuarta parte del dinero solicitado por el presidente para el muro


Los congresistas estadounidenses alcanzaron el lunes por la noche un principio de acuerdo para evitar un nuevo cierre parcial del Gobierno, cuatro días antes de que expire el plazo de tres semanas dado por Donald Trump, al concluir el que fue el bloqueo administrativo más largo de la historia del país. El compromiso sobre seguridad fronteriza, muy lejos de lo que exigía el presidente, entraña un desafío a Trump, que deberá optar entre aceptar una derrota o asumir la responsabilidad de un nuevo cierre. “No puedo decir que esté contento”, reconoció.

El pasado 26 de enero, el presidente cedió a la presión y acordó que la administración abriera temporalmente, después de 35 días en los que más de 800.000 funcionarios federales estuvieran sin cobrar por la exigencia de Trump al Congreso, rechazada por los demócratas, de 5.700 millones de dólares para financiar el muro en la frontera con México.

El principio de acuerdo alcanzado este lunes, según fuentes del Congreso citadas por Associated Press, contempla la construcción de 88 kilómetros de nuevo vallado en la frontera con México (frente a los 345 kilómetros que la Casa Blanca pedía en diciembre), y el dinero destinado sería apenas una cuarta parte de la cantidad que reclama el presidente para el muro: una cifra de algo menos de 1.400 millones, frente a los 5.700 millones que reclama Trump. Se trataría, además, según las mismas fuentes, de una valla construida con alguno de los diseños existentes, como barras de metal, y no de un muro de hormigón como el que prometía Trump al principio.

“No puedo decir que esté contento [con el principio de acuerdo]”, reconoció ayer el presidente, sin aclarar si utilizará su derecho de veto. Pero anunció, sin mayor detalle, que realizará “añadidos” e insistió en que construirá “un muro bello, grande y fuerte”. La gestación del preacuerdo apunta a una situación insólita: se trataría de la primera vez que los legisladores republicanos actúan de espaldas al presidente, en un tema central de su agenda política.

“No creo que vayamos a ver un nuevo cierre administrativo”, dijo Trump, que no descartó una declaración de emergencia, controvertida fórmula que le permitiría conseguir los fondos para su muro sin pasar por el Capitolio. Un nuevo cierre podría ser muy perjudicial para los republicanos, a quienes la mayoría de los estadounidenses, según los sondeos, veía como responsables del anterior.

El presidente estudiaba a primera hora de la tarde de ayer todas sus posibilidades. Primero, firmar o no el acuerdo, y borrar del escenario, o no, el cierre administrativo. A continuación, adoptar o no una orden ejecutiva, o una declaración de emergencia, que le permita cumplir su promesa electoral, posibilidades ambas que desencadenarían muy probablemente una batalla en los tribunales.

Los demócratas, según los términos del preacuerdo difundidos, cederían en sus demandas sobre la limitación del número de camas en los centros de detención de la frontera. El principio de acuerdo autoriza la financiación de 40.000 camas o plazas en los centros de detención de Texas, Arizona y California. Se trataría de una reducción respecto al número actual de 49.000 y se acercaría a los niveles de la época anterior a Trump. Pero la letra pequeña del acuerdo, según The New York Times, permitiría financiar de facto hasta 58.000 camas, algo que los republicanos podrán vender como una victoria.

El presidente se enfrenta en cualquier caso a un baño de realidad, algo a lo que no ha estado acostumbrado durante la primera mitad de su mandato: la necesidad de compromiso, de flexibilidad, a la que obliga la nueva realidad de poder dividido que estrenó el país tras las elecciones legislativas de noviembre, que dieron el control de la Cámara de Representantes a los demócratas. Los congresistas republicanos, temerosos de los efectos de un nuevo cierre gubernamental entre sus votantes, han hecho lo que Trump no quiso hacer: negociar con los demócratas, cuya perseverancia deja a los republicanos muy lejos de los deseos expresados por Trump.

Como en todo compromiso, los términos difundidos difícilmente satisfarán a los legisladores más beligerantes, a izquierda y derecha. El descontento no tardó en aflorar entre los comentaristas de derechas. "Cualquier republicano que apoye este compromiso basura deberá dar explicaciones", advirtió Sean Hannity, forofo trumpista de Fox News. "Esto no representa ni una fracción de lo que el presidente ha prometido al pueblo estadounidense", declaró el congresista republicano Mark Meadows, según The Washington Post.

Al tiempo que los negociadores anunciaban su principio de acuerdo, el presidente se encontraba en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, donde dio su mitin más importante desde la campaña de las elecciones legislativas de noviembre, que entregaron la Cámara de Representantes a los demócratas. Los gritos de "¡Construye el muro!" con los que las miles de personas congregadas le interrumpían a cada rato sugieren que Trump tendrá difícil vender a sus votantes el principio de acuerdo alcanzado en el Congreso como algo parecido al gran muro en la frontera que les vendió.

"TERMINAR EL MURO"

En el mitin de Trump en El Paso, el lunes por la noche, el clásico “construir el muro”, eslogan que adorna indefectiblemente los encuentros del presidente con sus fieles, se convirtió en “terminar el muro”. Una sutileza terminológica que Trump no respetó desde el atril: "Para que lo sepáis, vamos a construir el muro en cualquier caso", dijo. Y reiteró, una vez más, su discutible afirmación de que construir un muro a lo largo de la frontera detendría un supuesto aumento en delitos violentos y tráfico de drogas a cargo de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos. "Las drogas que se derraman por la frontera matan a decenas miles de estadounidenses. Tendríamos un enorme recorte en esos números si tuviéramos un muro", dijo el presidente.

Trump puso la semana pasada a El Paso, que tiene una barrera física con México desde 2008, como ejemplo de cómo levantar un muro puede solucionar la criminalidad. “La ciudad fronteriza de El Paso tenía índices extremadamente altos de crímenes violentos, unos de los más altos de todo el país, y era considerada una de las ciudades más peligrosas de nuestra nación. Ahora, inmediatamente desde su construcción, con la presencia de una poderosa barrera, El Paso es una de las ciudades más seguras de nuestro país”, dijo Trump en el discurso sobre el estado de la Unión.

Una vez más, los hechos no amparan al presidente: El Paso era la segunda más segura de 20 ciudades de similar tamaño antes de que se levantara el muro hace 11 años, y continuó siéndolo después. Alcanzó su pico de crímenes violentos (6.500) en 1993, y ha bajado sostenidamente desde entonces, al mismo ritmo antes que después de que se construyera el muro. Ni siquiera aquel pico fue tan alto: Washington, ciudad de tamaño parecido, registró en ese mismo año 16.600 crímenes violentos.

No es la primera vez que una comunidad fronteriza se veía en el medio del polarizador debate nacional sobre inmigración. El pasado 10 de enero, en medio de lo que se convertiría en el cierre gubernamental más largo de la historia, el presidente eligió McAllen, otra ciudad texana de la frontera con México, para un televisado encuentro con agentes fronterizos que le ayudaran a convencer al país de la necesidad de levantar el muro para terminar con una supuesta ola de crímenes. Un teatro local le recibió con un elocuente cartel en la fachada: “Bienvenido a McCallen, la séptima ciudad más segura de Estados Unidos”.

El País
Pablo Guimón
Washington EU
Martes 12 de febrero 2019.


Washington.- La cadena televisiva estadunidense CNN demandó el martes al gobierno de Donald Trump por suspender la acreditación de su corresponsal jefe en la Casa Blanca, Jim Acosta, tras un airado intercambio con el mandatario durante una rueda de prensa.

"CNN presentó una demanda contra la Administración Trump esta mañana en la Corte de Distrito de Washington DC", indicó la cadena informativa en un comunicado, señalando que "la revocación ilícita" de la acreditación de Acosta viola derechos garantizados en la Constitución estadounidense.

"La revocación equivocada de estas credenciales viola los derechos de libertad de prensa de la Primera Enmienda de la CNN y de Acosta, y sus derechos de la Quinta Enmienda al debido proceso", señaló.

CNN dijo que pidió al tribunal federal una orden de restricción inmediata que requiera la devolución del pase de Acosta.

Según la cadena, de no presentarse la demanda, las acciones de la Casa Blanca crearían un "peligroso" precedente para cualquier periodista que cubra a funcionarios.

La Casa Blanca suspendió el pase de Acosta después de un altercado ocurrido el miércoles pasado con el presidente, quien calificó al periodista de "persona grosera y terrible" después de que éste rechazó sus órdenes de entregar el micrófono durante una rueda de prensa.

Acosta siguió preguntando, mientras una joven pasante de la Casa Blanca intentó en vano quitarle el micrófono, y el gobierno de Trump calificó de "comportamiento indebido" de parte del periodista.

Sarah Sanders, la portavoz de la Casa Blanca, aseguró que el periodista "colocó sus manos" en la joven y publicó un video editado de tal manera que dramatiza la escena.

AFP
Washington, DC. EU
Martes 13 noviembre 2018..


Los estadounidenses votan en gran número este martes en unas elecciones de medio mandato determinantes, la primera prueba electoral para la controvertida presidencia de Donald Trump, quien se arriesga a perder la mayoría en el Congreso.

Cualquier pivote del electorado que lleve a un avance de la oposición puede hacer trastabillar el programa de gobierno de Trump, por lo que hay mucha expectación en la decena de distritos que pueden determinar si son los demócratas o los republicanos quienes se quedan con las cámaras legislativas.

Las cadenas de televisión mostraban largas colas de personas que esperaban para sufragar en algunos centros de votación. Un indicio del interés que generan estos comicios es que al menos 38 millones de votos anticipados ya habían sido emitidos en los estados que permiten esta modalidad, un 40% más que en las elecciones de medio mandato en 2014, según el experto de referencia Michael McDonald, de la Universidad de Florida.

Las cifras de la participación no están centralizadas por una única autoridad electoral, pero en Texas, Nueva York o en Maryland los electores o escrutadores interrogados por la AFP parecían sorprendidos por la afluencia.

Si bien el nombre de Trump no figura en las papeletas, estas elecciones se consideran una suerte de referéndum sobre su presidencia.

En los comicios están en juego las 435 bancas de la Cámara de Representantes, 35 escaños en el Senado, 36 gobernaciones, además de varios cargos locales como alcaldes, jueces y sheriffs.

Consciente de los riesgos, Trump organizó mítines hasta la hora última de la campaña. "La agenda republicana es el sueño americano", dijo el lunes en Misuri.

Eloísa Álvarez, una votante de Miami destacó que esta elección era "muy importante".

"Creo, que como lo han estado diciendo las cadenas de la tele, se trata de un referéndum sobre la presidencia de Trump", explicó Álvarez.

Contento por el crecimiento económico y la caída del desempleo, James Gerlock, de 27 años, votó por los republicanos en Chicago.

"A mí me encanta la desregulación y lo único que quiero es que todo siga moviéndose así", dijo.

- Sondeos favorables para los demócratas -

Para los demócratas esta es una oportunidad de frenar el poder de un presidente al cual acusan de provocaciones racistas y de atizar las divisiones con tal de ganar votos.

En casi dos años de gobierno desde su sorpresiva victoria en 2016, el caótico e imprevisible Trump ha contado con mayoría en las dos cámaras del Congreso.

Pero eso podría cambiar si se cumplen los pronósticos y los demócratas se quedan con el control de la Cámara de Representantes, mientras que se prevé que los republicanos conservarán la mayoría en el Senado.

Desde hace dos años, "la gente se manifestó, se movilizaron, pero esta es su primera oportunidad de expresarse", explicó Diane Vogel, una votante demócrata que emitió su sufragio en Arlington, en las cercanías de Washington.

- Una "invasión" de migrantes -

La campaña estuvo marcada por violentos incidentes: el envío de paquetes con explosivos a prominentes líderes opositores y la masacre en una sinagoga en Pittsburgh donde murieron 11 personas.

Para consternación de muchos de sus correligionarios republicanos, en la última semana el mandatario -en lugar de destacar sus logros- prefirió centrarse en un duro discurso -que algunos califican de racista- en el que ha denunciado la inmigración ilegal como una "invasión".

A pocos días de las elecciones, Trump envió a más de 4.800 efectivos a la frontera con México y sugirió que si los migrantes centroamericanos que marchan por miles en caravanas hacia Estados Unidos tiraban piedras a los agentes, éstos podrían responder con tiros, aunque después se retractó.

En medio de la expectación, las agencias de inteligencia y seguridad emitieron una advertencia frente a la amenaza de las injerencias extranjeras, asegurando que hasta ahora no había ningún indicio de que la infraestructura electoral hubiera sido comprometida.

- ¿Cómo se comporta el electorado latino? -

Estas elecciones también marcan el debut de nuevos rostros que han irrumpido como grandes promesas en el panorama político.

Una de ellas es la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, que se encamina a convertirse en la mujer más joven en ser electa para la Cámara de Representantes.

Dejó a todos boquiabiertos cuando se impuso sorpresivamente en las primarias demócratas en septiembre en el distrito del Bronx y de Queens, y ahora la joven de origen puertorriqueño, que se define como socialista, se transformó en el símbolo de una ola de mujeres demócratas pertenecientes a minorías que están revolucionando a la élite del partido.

En estas elecciones, la comunidad latina, que constituye la minoría más grande del país con 59 millones de personas, podría batir récords de representación.

La interrogante es cómo se comporta este voto, de unos 29 millones de personas, ante la retórica contra la inmigración de Trump, que en las elecciones de 2016 fue apoyado por un 30% del electorado latino.

AFP
Washington, DC, EU
Martes 6 de noviembre de 2018.


El tiroteo deja seis heridos al margen del atacante, cuatro de ellos policías

La policía arrestó este sábado a un hombre que abrió fuego en una sinagoga de Pittsburgh, una de las principales ciudades del Estado de Pensilvania, y mató a al menos 11 personas, según anunciaron las autoridades. Hay seis heridos, dos de gravedad. El centro religioso El árbol de la vida celebraba el sabbat, el día sagrado en la semana judía, cuando comenzaron los disparos. El presidente Donald Trump denunció el "acto antisemita" y defendió un endurecimiento de las leyes relacionadas con la pena de muerte. La fiscalía presentará cargos contra el tirador por cometer un delito federal de odio.

Las autoridades identificaron al atacante como Robert Bowers, una persona sin antecedentes delictivos. No revelaron su edad, pero fuentes policiales citadas por medios de comunicación informaron de que es un hombre blanco de 46 años. El tirador tiene heridas de bala, pero su condición es estable.

Bowers entró a la sinagoga a las 9.54 de la mañana (hora de la costa Este estadounidense) equipado con un rifle de asalto y tres pistolas. Entre los fallecidos, no hay ningún menor, según las autoridades. El tirador estuvo alrededor de 20 minutos en el centro religioso. Cuando iba a marcharse, fue confrontado por la policía, que logró detenerlo. Hubo un intercambio de disparos. Cuatro agentes resultaron heridos.

“Se estaban celebrando servicios en la capilla cuando oímos un ruido muy fuerte en la zona del vestíbulo”, explicó Stephen Weiss, de 60 años, al periódico local Tribune-Review. La sinagoga, con capacidad para más de un millar de personas, se encuentra a unos 10 minutos del centro de Pittsburgh, en un barrio de clase media llamado Squirrel Hill donde reside un gran número de miembros de la comunidad judía que quedó en estado shock. Todos los vecinos fueron llamados a permanecer en casa. El tirador se atrincheró en la sinagoga e intercambió disparos con la policía, pero acabó entregándose, según explicó Erika Strassburger, concejal de distrito.

En un evento con granjeros en Indianápolis, Trump calificó el tiroteo de un “acto antisemita”. “No pensaría que esto podría ocurrir”, dijo. “Condenamos el antisemitismo y cualquier otra forma de mal. Nos juntamos como un solo pueblo estadounidense”.

“Los sucesos en Pittsburgh son bastante más devastadores de lo que parecía en un principio. He hablado con el alcalde y el gobernador para informales de que el Gobierno está y estará a su lado todo el tiempo”, había escrito antes Trump en su cuenta de Twitter. Antes de partir hacia Indiana, se digirió a la prensa para defender la pena de muerte ante situaciones como esta. “Deberíamos trabajar en reforzar las leyes relacionadas con la pena de muerte”, dijo el presidente de EE UU, y añadió: “Cualquiera que haga algo así a personas inocentes que están en un templo o en la iglesia debería pagar el máximo precio por ello”.

"Estoy viendo los acontecimientos que están ocurriendo en Pittsburgh (Pensilvania). Las fuerzas de orden público están en la zona. La gente de la zona de Squirrel Hill [el barrio de la sinagoga] deben permanecer bajo techo. Parece que hay muchas víctimas. Cuidado con un francotirador en activo. ¡Que Dios bendiga a todo el mundo!"

Trump también recalcó su postura habitual ante tiroteos masivos como el de este sábado y es que el fácil acceso a las armas que tienen los ciudadanos en EE UU no es responsable de estos sucesos. Al revés, resaltó el hecho de que las víctimas no estaban protegidas. “Quizá las cosas hubieran sido distintas si hubiera habido alguien armado”, subrayó. “Ver este tipo de tiroteos desde hace tantos años es una pena”. “Es algo terrible, terrible, lo que está pasando en nuestro país con el odio. Hay que hacer algo”, añadió.

Creciente polarización

El tiroteo supone otra sacudida en la campaña de las elecciones legislativas que EE UU celebra el 6 de noviembre y que están marcadas por la polarización política y social en el país. El ataque de Pittsburgh tuvo lugar al día siguiente de que la policía detuviera al sospechoso de haber enviado alrededor de una docena de paquetes bomba a destacados demócratas y otras personalidades detestadas por la ultraderecha estadounidense.

La matanza de Pittsburgh encendió las alertas por el auge del antisemitismo. La policía de Nueva York ordenó desplegar agentes para vigilar los centros judíos y las sinagogas en la ciudad. Los judíos son año tras año el grupo religioso más castigado en los crímenes de odio, según las estadísticas que elabora el FBI. El último informe, de noviembre de 2017, señaló que los judíos sufrieron más de la mitad de los delitos del año anterior relacionados con la religión. Otro estudio, de mayo pasado, realizado por el Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la Universidad de California, señaló que los judíos sufrieron el 19% de todos los crímenes de odio contabilizados en 2017.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se declaró desolado por el suceso y expresó la solidaridad de todo Israel con la comunidad judía de Pittsburgh. El gobernador del Estado de Pensilvania, Tom Wolf, calificó el suceso de “tragedia absoluta”. “Mis pensamientos ahora mismo están con las víctimas, sus familias y en asegurar que las fuerzas del orden disponen de todos los recursos que necesitan”, dijo.

El País
Amanda Mars
Washington DC
Sábado 27 de octubre de 2018.


 Tegucigalpa. -  Honduras vive una de sus peores crisis migratorias, la más álgida desde que el pequeño país latinoamericano retornó a la democracia en la década de 1980, tras férreos gobiernos militares y azotado por fenómenos naturales como el huracán Fifí en 1974, que dejó entre 3.000 y 10.000 víctimas y que obligó a muchas familias a huir del país.

Lo que parecía una tímida convocatoria de caminata hacia la frontera con Guatemala en redes sociales y grupos de WhatsApp, que inició con 160 personas la mañana del 12 de octubre, luego aumentó a 800 y al día siguiente a 1.200, acabó siendo una auténtica y azarosa aventura migrante de hondureños hacia el norte el continente, dejando detrás una vida de peligros, hambre, enfermedad y criminalización.

Ahora la caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano y que poco a poco ha sido mermada por el hambre, la enfermedad y la desilusión.

El tema migratorio cobra singular relevancia en Estados Unidos donde el 6 de noviembre se celebran elecciones de medio término y donde, sin duda, ambos partidos quieren sacar ventaja de la actual situación.

Donald Trump ha hecho lo imposible amenazando en Twitter a los gobernantes de Centroamérica con cortar la ayuda económica si no hacen algo al respecto y fortaleciendo su dura postura ante la inmigración.

Analistas consideran que el control republicano de la Cámara de Representantes, y quizás del Senado también, luce vulnerable ante las deprimentes imágenes en la frontera, que podrían incidir decisivamente en la campaña.

Al salir desde la localidad de San Pedro Sula el 13 de octubre, los migrantes eran impulsados por su deseo de alejarse de la pobreza y la violencia que sufren en su país de origen, según dijo a Xinhua, Bartolo Fuentes, un periodista y exdiputado del Partido Libertad y Refundación (Libre) quien está en el ojo del huracán y sobre quien pesa una seria acusación por organizar la caravana, lo cual podría llevarlo a la cárcel.

"No soy coyote (traficante de personas), soy un periodista, participé en marzo o abril pasado en México de una caravana de migrantes, era una actividad organizada por mexicanos, ellos orientaron a la gente y me sumé", dijo.

Fuentes confesó que posteó algo en el Facebook a finales de septiembre para que en vez que la gente se vaya en pequeños grupos como sucede a diario en Honduras, esté atenta a que es mejor que abandone el país en grupos grandes, para evitar asaltos y otros peligros en el camino.

"No estamos tan tranquilos, aquí le hacen a uno un cocodrilo de un conejo, son terribles. Hay una actitud de la policía que trata como criminal al que se va y a la gente que les ayuda", acotó en una entrevista telefónica con Xinhua.

A 13 días desde que partió de Honduras, 4.353 personas han retornado a Honduras, los últimos 270 en un vuelo que llegó a San Pedro Sula la noche del jueves, según cifras oficiales ofrecidas por el propio gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández.

Cerca de 1.700 han solicitado asilo en México y otros siguen su travesía, pese a las llagas en sus pies, las enfermedades, deshidratación y de tener su piel curtida por el largo camino.

Hasta ahora los intentos de frenar la caravana no han resultado del todo exitosos, pero sin duda los puestos de control en las fronteras, los campamentos utilizados para descansar entre Honduras y Guatemala y sobre todo el cansancio han hecho que muchos decidan regresar a su patria.

Sin embargo, en Honduras el caldo de cultivo sigue siendo el mismo que impulsa a más personas a organizar nuevas caravanas: pobreza, violencia, falta de empleo y temor a las pandillas.

El gobierno de Estados Unidos y el de Honduras han afirmado que existen grupos radicales de la oposición detrás de las caravanas, sin que hasta ahora haya pruebas contundentes y se abra un nuevo frente de confrontación con partidos políticos.

Pese a todo, la idea de unirse a nuevas caravanas o marcharse de forma individual está en la mente de muchos hondureños que desde décadas sueñan con un futuro mejor y con romper el círculo de pobreza que predomina en miles de sus hogares.

Xinhua
Olman Manzano
Tegucigalpa, Honduras
Sábado 27 de octubre de 2018.

Página 1 de 12

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter