Ciudad de México, 29 dic (Xinhua) -- El peso mexicano, una de las monedas más transadas entre los mercados emergentes, terminó 2017 con una ligera ganancia, en un período marcado por la fuerte volatilidad que llegó a disparar su valor hasta un máximo de 22,04 unidades por dólar.

La moneda mexicana cerró la sesión de hoy viernes, la última del año, en 19,66 unidades por dólar, una leve ganancia con respecto a los 19,69 pesos de la apertura, de acuerdo con su valor para el mercado interbancario mayorista difundido por el central Banco de México.

El nivel del cierre del viernes representa una ganancia anual del 5,14 por ciento, en un año en el que observó un mínimo de 17,45 unidades por dólar y un máximo de 22,04 pesos por billete verde, de acuerdo con datos del banco de inversión Base.

De 2013 a 2016, la moneda mexicana registró cierres anuales con pérdidas frente al dólar.

En la última parte del año, la moneda mexicana se vio presionada por la incertidumbre vinculada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos y la proximidad de las elecciones presidenciales en México.

"Existe una alta probabilidad de que los factores de riesgo para México repercutan en una alta volatilidad" en 2018, dijo la directora de Análisis Económico-Financiero del banco Base, Gabriela Siller, en un reporte especial sobre el cierre del peso.

En el primer trimestre del año el mercado cambiario estará sujeto al desenlace de la renegociación del TLCAN, cuya sexta ronda de actualización se llevará a cabo del 23 al 28 de enero en la ciudad canadiense de Montreal.

En caso de que se alcance un resultado favorable entre los negociadores de Canadá, Estados Unidos y México, el peso puede descender hasta un nivel de 18,5 por dólar, calculó Siller.

En la segunda mitad del año, los inversionistas del mercado cambiario estarán más atentos al desarrollo del proceso electoral de julio en México, sobre todo en las posturas de los aspirantes a la Presidencia en torno al futuro de las reformas estructurales puestas en marcha a finales de 2012 por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

"En caso de que el candidato que vaya al frente dé su respaldo a la continuidad de las reformas estructurales, en particular la energética, el peso podría cotizar por debajo de 18 pesos por dólar", aseveró Siller.

No sólo el peso cerró el año en zona de ganancias.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), o el índice S&P/BMV IPC, concluyó 2017 con su mejor rendimiento de los últimos cinco años.

El referencial índice avanzó 1,01 por ciento, a 49.354,42 puntos, pese a la sesión caracterizada por un bajo volumen de negocios por el feriado de año nuevo.

"Ahora, el reto que tendrá en puerta es consolidar este rompimiento (de 48.930 puntos) para no perder la posibilidad de buscar el siguiente objetivo clave que identificamos en 49.650 puntos", dijo el subdirector de Análisis Técnico del banco Banorte Ixe, Víctor Hugo Cortés, en una nota a sus clientes.

El acumulado anual del IPC representa una ganancia superior a 8 por ciento, su mejor desempeño desde 2012, según la BMV.

El IPC cerró diciembre con una ganancia mensual de 4,7 por ciento, su mejor desempeño para un período similar desde abril de 2016, dijo en un reporte el banco mexicano BX+ (Ve por Más).

Los mercados financieros de México estarán cerrados el lunes debido al feriado de Año Nuevo.

Xinhua
Ciudad de México
Sábado 30 diciembre 2017.


     MEXICO, 26 dic (Xinhua) -- Las autoridades económicas de México consideraron hoy martes que la volatilidad en el mercado cambiario local ha propiciado un deterioro de las operaciones, por lo que anunciaron que inyectarán más recursos para fomentar su corrección.

     "Durante los últimos días el mercado cambiario en nuestro país ha registrado episodios de alta volatilidad acompañados de un deterioro de las condiciones de operación en dicho mercado", señaló un comunicado difundido por la Comisión de Cambios, integrada por el central Banco de México y la Secretaría (ministerio) de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

     La comisión venderá a partir de este martes coberturas cambiables en el mercado por 500 millones de dólares, como parte del mecanismo establecido desde el 21 de febrero pasado por un total de 20.000 millones de dólares.

     "El Banco de México renovará la totalidad de los vencimientos de estas operaciones hasta que la Comisión de Cambios lo considere pertinente", agregó la entidad.

     La medida busca propiciar mejores condiciones de liquidez, un mejor descubrimiento de precios y un funcionamiento ordenado del mercado de cambios, agregó.

     Indicó que desde que comenzó el programa en febrero, se han realizado subastas por un monto de 5.000 millones de dólares en el mercado de cambios y los vencimientos que hasta el momento se han presentado han sido renovados en su totalidad.

     El 25 de octubre pasado, las autoridades financieras anunciaron también medidas de apoyo a la moneda mexicana, que atraviesa por un periodo de depreciación por la incertidumbre en torno al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

     Otros factores de inestabilidad cambiaria se atribuyen a la recién promulgada reforma fiscal en EEUU y a las próximas elecciones presidenciales que tendrá México en julio de 2018.

     El peso mexicano cerró la semana pasada con una depreciación del 3,27 por ciento, la mayor caída semanal desde el periodo comparable del 11 de noviembre de 2016, tras conocerse la victoria electoral del actual presidente estadounidense, Donald Trump.

     La moneda mexicana cotizaba este martes en alrededor de 19,57 pesos por dólar, con una apreciación de 0,9 por ciento o 17,8 centavos con respecto al cierre del lunes, de acuerdo con el banco de inversión Base.

     La moneda alcanzó el lunes un máximo de 19,8 pesos por dólar en un contexto de poca liquidez, ya que la mayoría de los mercados financieros permanecieron cerrados por el feriado de Navidad, explicó Base.

Xinhua
Ciudad de México
Martes 26 diciembre 2017.

El peso mantiene su caída; se cotiza hasta en 19.05 por dólar

El peso mantuvo su caída. Este mediodía se cotizó hasta en 19.05 unidades por dólar, 25 centavos más que el cierre del miércoles, a pesar de que los precios del petróleo ofrecieron un repunte.

De acuerdo con cifras de Banamex, la moneda estadunidense se vende en 19.05 pesos tanto en ventanillas bancarias como en casas de cambio y se compra en 18.25 pesos.

Mientras, el tipo de cambio en el mercado interbancario cotiza en 18.71 pesos a la venta.

Por la mañana, las casas de cambio del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) ofrecían el dólar hasta en 18.94, 14 centavos más que al cierre de la jornada del miércoles pasado.

A la compra la moneda estadunidense se ubica en 17.74 pesos en promedio en casas de cambio del aeropuerto.

En tanto, el euro se cotiza en 20.90 pesos a la venta y su precio más bajo a la compra se ubica en 19.21 pesos.

El miércoles pasado el dólar alcanzó un nuevo máximo histórico al cerrar en 18.80 unidades en ventanillas interbancarias.

El tipo de cambio fue impactado por el dato del Producto Interno Bruto (PIB) de China, que confirmó un menor crecimiento durante el 2015, además del continuo desplome de los precios internacionales del petróleo.

Proceso
Ciudad de México
Miércoles 21 de enero de 2016.

El euro registra una cotización máxima a la venta de 19.80 pesos, una ganancia de 15 centavos respecto al término de la víspera, y el yen se ofrece hasta en 0.155 pesos.

Este viernes, el dólar libre abre hasta en 18.20 pesos a la venta, es decir 17 centavos más respecto al cierre de ayer, y se compra en un mínimo de 17.13 pesos en bancos de la Ciudad de México.

El euro registra una cotización máxima a la venta de 19.80 pesos, una ganancia de 15 centavos respecto al término de la víspera, y el yen se ofrece hasta en 0.155 pesos.

De acuerdo con Grupo Financiero Ve por más, la moneda estadounidense presenta ganancias frente a la mayoría de divisas tras conocerse que se adicionaron mayores nóminas a las esperadas por el consenso.

Por otra parte, expuso: “Esperamos que la semana termine con una ligera recuperación en las principales divisas después de observar una caída importante en la primera semana del mes en diferentes monedas”.

Para este viernes Ve por Más espera que el tipo de cambio cotice en un rango de entre 17.70 y 17.79 pesos por dólar.

En el Diario Oficial de la Federación, el Banco de México (Banxico) informa que el tipo de cambio para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera pagaderas en el país es de 17.6568 pesos.

Asimismo, señala que las Tasas de Interés Interbancarias de Equilibrio (TIIE) a 28 días se mantuvieron en 3.5600 por ciento, mientras que a 91 días se ubica en 3.5900 por ciento, con una ganancia de 0.0008 puntos porcentuales.

 

BANCO ______________ COMPRA _________ VENTA

BANAMEX

DÓLAR

Libre__________________17.40 ____________18.20

Interbancario__________17.84 ____________17.85

EURO____ _____________19.13 ____________19.68

YEN___________________0.148 ____________0.154

BANCOMER

DÓLAR

Libre__________________17.13 ____________18.08

Interbancario__________17.84 ____________17.85

EURO__________________18.47____________19.80

YEN____________________0.144____________0.155

Notimex
Ciudad de México
Viernes 8 de enero de 2016.

La depreciación del peso y el desplome del crudo adelgazan el colchón mexicano a falta de una semana para cerrar el año

La depreciación del peso en su baile cambiario con el dólar y el desplome del petróleo han provocado una fuerte reducción del volumen de reservas de México. A una semana de cerrar el año, el colchón ha adelgazado en 16.886 millones de dólares con respecto a 2014, según el último estado de cuenta semanal publicado por el Banco de México. A falta de conocer la fotografía de la última semana, las arcas mexicanas registran la mayor caída en 21 años.

Hay que remontarse a 1994 para encontrar una disminución tan severa. En aquel año convulso para México, los motivos se escondían detrás de la inestabilidad política provocada por el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, que serviría a su vez de antesala para el pinchazo de la burbuja de crédito y la fuerte crisis financiera de mitad de la década. El panorama, en todo caso, no es comparable ya que en términos relativos, la disminución interanual de reservas representa ahora apenas el 10%, mientras que la caída del año 1994 supuso una diferencia del 76%.

La bajada interanual representa ahora apenas el 10%, mientras que en 1994 supuso un 76%
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, que ha elevado recientemente las tasas de interés en una respuesta casi automática al alza de tipos en EE UU, no tiene entre sus focos de preocupación el nivel de reservas internacionales. Los 176.000 millones de dólares con los que aproximadamente cerrarán las arcas mexicanas este año duplican el monto de hace una década.

Con este colchón, que en cada intervención pública se afana en calificar como “adecuado”, Carstens ha impuesto una política intervencionista en el mercado cambiario a través del bombeo periódico de dólares para garantizar la liquidez y taponar la hemorragia de la divisa mexicana.

El peso, como el resto de monedas de economías emergentes, acumula una fuerte depreciación en lo que va de año –más del 20%– debido a la progresiva recuperación de la economía estadounidense. El último pico se registró a mediados de este mes, cuando agravada a su vez por la caída a plomo del precio del petróleo, la paridad se situó en 17,65 pesos por cada billete verde.

México lleva meses inyectando dólares en el mercado a través de subastas especiales y a tipos más bajos con la esperanza de que a mayor oferta, la presión cambiaria se suavice. La iniciativa, que no es nueva, ha logrado amortiguar levemente el golpe a costa de reservas por valor de 24.000 millones de dólares, según los cálculos de la casa de análisis GBM. Las previsiones apuntan en todo caso a una larga temporada de dólar caro y peso barato

El segundo motivo para la pronunciada caída de reservas es el desplome del precio del crudo, que ha estrangulado a Pemex justo en el año de la apertura del sector energético mexicano a manos privadas. La petrolera estatal, que atraviesa el peor bache de su historia, es tanto la principal fuente de financiación pública –más de un tercio de los presupuestos del Estado provienen del crudo– como de acumulación de reservas.

El País
David Marcial Pérez
Ciudad de México / Madrid
Miércoles 30 de diciembre de 2015.

México, además, vive días de incertidumbre ante la inminente subida de tipos por parte de la Reserva Federal (FED), prevista para septiembre.

Ciudad de México.- El peso mexicano vive sus horas más bajas. Otra vez. Este miércoles, la moneda nacional se situó con un valor de 16,40 pesos ante el dólar estadounidense, según la estimación del Banco de México, después de que hace dos semanas la moneda de EE UU alcanzara un máximo histórico resultado de la tensión alrededor de la crisis de la deuda griega. México y otros países emergentes se encuentran sufriendo el nerviosismo que esta situación provoca entre los inversionistas internacionales. Éstos prefieren refugiarse en monedas más estables como el dólar mientras la situación en Europa toma un rumbo más definido.

Desde que empezó el año la moneda mexicana comenzó a resentir la recuperación de la economía de Estados Unidos y el fortalecimiento de su dólar. En enero, el tipo de cambio superó la barrera de los 15 pesos por dólar y el martes la paridad se acercó a los 16 pesos por dólar. Aunque la depreciación de la moneda mexicana ha sido gradual, ya está afectando el panorama previsto para los próximos meses. Algunos bancos en la Ciudad de México ya vendían este miércoles la moneda estadounidense por encima de los 16 pesos por dólar.

México, además, vive días de incertidumbre ante la inminente subida de tipos por parte de la Reserva Federal (FED), prevista para septiembre. El dinero está volviendo al norte y deja a la economía mexicana con los saldos. “Mientras no se resuelvan estos temas, creo que vamos a seguir viendo esta volatilidad”, señala Carlos Serrano, economista jefe de BBVA Bancomer.

La previsión de crecimiento del país ha sido recortada en los últimos meses y es posible que México consiga entre un 2,5% y 3,5% más en su PIB. La inflación se ha mantenido estable entre el 2,8% y 3%. El sube y baja del tipo de cambio, en estas condiciones, se refleja en:

Los inversionistas prefieren refugiarse en monedas más estables como el dólar mientras la situación en Europa toma un rumbo más definido
Turismo. Un dólar más caro desalienta a los mexicanos a viajar al extranjero, sin embargo, es un incentivo para que los turistas extranjeros encuentren en México una opción asequible para sus vacaciones. La industria turística de México ha crecido significativamente en los últimos años y ha sido la ganadora en esta volatilidad. En 2014, el turismo internacional creció un 4,7%, según la Organización Internacional de Turismo.

Exportaciones. México como país exportador encuentra beneficios en que el tipo de cambio se eleve. La venta de los productos manufacturados en el país adquieren un importante valor en el comercio internacional cuya moneda es el dólar estadounidense. El pujante sector automotriz, por ejemplo, consigue cierta estabilidad a pesar de que el mercado estadounidense no ha mostrado un crecimiento sobresaliente en la demanda de automóviles.

El peligro de inflación. México importa una buena parte de insumos, lo que produce una cadena que encarece a distintos productos. Sin embargo, Serrano señala que las condiciones actuales y estables de la economía mexicana sirven para evitar que la subida en el tipo de cambio impacte en la inflación. “No esperamos que vaya a subir la inflación. Hay holgura en la economía y en estas condiciones es muy difícil trasladar la fortaleza del dólar a este indicador. Además, hay una amplia credibilidad en el Banco de México porque ha sabido manejar las políticas restrictivas”, comenta.

La evolución del tipo de cambio en los últimos años. / BANCO DE MÉXICO

Deuda de empresas trasnacionales mexicanas. Algunas firmas mexicanas han adquirido deuda en dólares en los últimos años, incentivadas por los bajos intereses y el buen momento de la economía mexicana. Serrano indica que aquellas que operan en la moneda estadounidense no tendrán mayor problema, pero aquellas que necesiten convertir la moneda en sus operaciones —las menos— podrían estar en aprietos.

Ahorros. Los ahorros de los mexicanos en pesos no pierden su valor, asegura Serrano, siempre y cuando la inflación no se vea afectada por el alza del dólar. México está creciendo por debajo de su tasa potencial, estimada en un 3%, por lo que los efectos de la subida del tipo de cambio todavía no generan una cadena que impacte directamente al bolsillo mexicano. “Esperemos que la incertidumbre se disipe antes de que se levante el crecimiento”, apunta el economista.

El País
Sonia Corona
Ciudad de México
Miércoles 22 de julio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter