Tras 258 días recluido aquí en el Cefereso 9, el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera fue entregado ayer a Estados Unidos.

Elementos de la Marina, Ejército y Policía Federal lo sacaron del penal alrededor de las 3:00 de la tarde a bordo de un helicóptero que lo llevó al hangar del aeropuerto local, en donde la DEA lo esperaba para trasladarlo a Nueva York.

El avión partió de aquí aproximadamente a las 3:31 de la tarde y llegó a NY cerca de las 7:30 de la noche, en donde al parecer lo recluyeron en el Centro Metropolitano de Detenciones de Brooklyn.

La extradición se realizó en medio de un operativo ‘exprés’ y con total hermetismo, del que no informaron ni a sus abogados, según denunciaron. Las primeras imágenes de la entrega del narcotraficante se difundieron horas después y por medios extraoficiales, aunque las fotos traen la marca de agua de la PGR.

‘El Chapo’ se fue de Juárez portando su uniforme color café claro –como lo hacían todos los presos del Cefereso 9– y con una expresión muy particular en su rostro.

Tras la extradición de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, sus abogados mexicanos informaron que se coordinarán con el equipo jurídico que lo representa en Estados Unidos para defenderlo.

José Refugio Rodríguez Núñez argumentó que la entrega se realizó de manera arbitraria, ya que la defensa no fue notificada.

Señaló que, de acuerdo con los procedimientos, a los abogados se les debió notificar que el Quinto Tribunal resolvería ayer la solicitud de revisión de los amparos, indicó.

“La regla es que cuando un asunto se va a listar, lo anuncian tres, cuatro o cinco días antes y si ayer llegó el recurso a la Suprema Corte (que lo rechazó), quiere decir que ya lo tenían resuelto desde hace tiempo”, señaló.

El asunto puede complicarse en Estados Unidos por el cambio de gobierno, agregó.

Le negaron amparos

En sesión pública, el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, confirmó la negativa de un juez federal a concederle la protección de la justicia federal para evitar su entrega.

El presunto narcotraficante había promovido dos amparos en contra de los acuerdos de la SRE, emitidos el 20 de mayo de 2016, que conceden su entrega para ser procesado por diversos delitos en Texas y California.

El Tribunal consideró “que dichos acuerdos cumplieron con las normas constitucionales, los requisitos establecidos en el tratado bilateral y demás disposiciones legales vigentes para su emisión y que no fueron, ni han sido vulnerados, sus derechos humanos en los procedimientos instaurados”, informó la cancillería en un comunicado.

“En consecuencia –agregó–, para dar cumplimiento a los acuerdos de extradición, esta dependencia del Gobierno federal puso a disposición de la Procuraduría General de la República a Joaquín Guzmán Loera, y a través de la misma, el Gobierno de la República el día de hoy (ayer) entregó al señor Guzmán Loera a las autoridades los Estados Unidos de América”.

Por su parte, el Consejo de la Judicatura Federal dio a conocer que el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, con residencia en la Ciudad de México, resolvió los recursos de revisión 302/2016 y 306/2016.

Las peticiones interpuestas por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera contra las sentencias emitidas en los juicios de amparo 644/2016 y 645/2016, respectivamente, del Juzgado Décimo Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México.

“El Quinto Tribunal Colegiado resolvió por unanimidad de votos en ambos asuntos, confirmar las sentencias recurridas que sobreseyeron en el juicio y negaron la protección constitucional al quejoso contra las resoluciones de 20 de mayo de 2016, emitidas por la Secretaría de Relaciones Exteriores”, indicó.

En esa fecha, el Gobierno federal concedió al de los Estados Unidos de América la extradición internacional de Guzmán Loera, para ser procesado en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas y en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California por diversos delitos.

Enfrenta 14 cargos en El Paso

Guzmán Loera es acusado en la Corte federal para el Distrito Oeste de Texas, con sede en El Paso, de 14 cargos relacionados con delincuencia organizada para importar y distribuir cinco kilogramos o más de cocaína y una tonelada o más de mariguana, además de lavado de dinero, así como posesión de armas de fuego para fomentar actividades ilícitas y homicidio.

El caso fue presentado el 11 de abril de 2012 en ese tribunal.

El segundo procedimiento se refiere a la petición de una Corte Federal para el Distrito Sur de California, con sede en San Diego, que requiere a Guzmán Loera desde 1996 bajo cargos de asociación delictuosa para importar y distribuir cocaína en Estados Unidos.

En octubre, el juez Décimo Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México, Jesús Alberto Chávez Hernández, negó la protección de la justicia federal a Guzmán Loera para evitar su entrega a Estados Unidos.

En respuesta presentó un recurso de revisión a la negativa de ampararlo, ante el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, donde además solicitó que el caso sea atraído por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

De acuerdo con Rodríguez Núñez, solicitaron la realización de un ejercicio de convencionalidad entre la jurisprudencia de la SCJN y la Corte Interamericana de Derechos Humanos en materia de extradición, a fin de que su cliente sea juzgado en México.

Sin embargo, los ministros de la Primera Sala de la SCJN rechazaron el martes 18 de enero ejercer la facultad de atracción del caso.

Quejas por tortura

Desde su detención, a través de sus abogados, ‘El Chapo’ se ha quejado de maltrato y su esposa, Emma Coronel, presentó denuncias ante la CNDH y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por presuntos actos de tortura en su contra.

Él afirma que se estaba volviendo loco por la supuesta incomunicación en la que se encontraba, de acuerdo con su defensa jurídica.

El 19 de octubre, José Alberto Rodríguez Calderón, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, informó que un juez federal ordenó aplicar el Protocolo de Estambul a Guzmán Loera, para determinar si el interno es víctima de tortura psicológica.

El examen se realizó a finales de noviembre, pero no se informó el resultado.

Limpian el penal

El operativo de seguridad continúo por varias horas afuera de la cárcel que administra el Gobierno federal, los agentes de la PF continuaron custodiando las inmediaciones con las patrullas formadas en hilera, una unidad blindada atravesada en el camellón de la carretera y con vigilancia en la parte posterior del edificio e incluso los federales encendieron una fogata para aguantar el viento frío y las bajas temperaturas.

En tanto que los militares mantuvieron presencia, pero después de las 5 de la tarde empezaron a recoger los conos color naranja, los costales de arena y las barricadas que instalaron a la entrada del penal.

Reforma/El Diario
Ciudad de México
J. Pérez /B. Carmona
Sábado 21 de enero de 2017.


Raúl Torres Salmerón

Cada determinado tiempo, ex agentes de la DEA acusan sin pruebas --y si dicen tenerlas no las presentan--, a don Manuel Bartlett Díaz, ex gobernador de Puebla y actual Senador de la República por el Partido del Trabajo.

La causa de los ataques es muy simple: el poblano es un personaje incómodo para los Estados Unidos.

Don Manuel Bartlett Díaz se ha convertido en el legislador crítico más incómodo del gobierno. Su cercanía con el dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador --desde ahora el puntero en las encuestas presidenciales—provoca miedo, desazón y preocupación principalmente en los Estados Unidos.

Las acusaciones sin fundamento surgen en momentos en que don Manuel brilla en el firmamento político de México. El poblano siempre ha rechazado los cargos que se le hacen.

La historia de Camarena

La historia es la siguiente: Enrique alias “Kiki” Camarena Salazar, mexicano de nacimiento y estadounidense por naturalización, fue un agente encubierto de la DEA (Drug Enforcement Administration).

En 1981 fue asignado a la DEA en Guadalajara, México. Se infiltró en el cártel de Guadalajara, y actuó con éxito en golpes contra el narcotráfico. Después, fue descubierto y Miguel Ángel Félix Gallardo ordenó el secuestro de Camarena en 1985, realizado por agentes corruptos de la Dirección Federal de Seguridad. Camarena fue torturado hasta la muerte. Estuvo presente Rafael Caro Quintero. Su cuerpo fue encontrado en el estado de Michoacán.

Desde entonces a través de la cuestionada figura de testigos protegidos, personas desconfiables y generalmente ex sicarios, la DEA ha inventado historias.

Un grupo especial de agentes de la DEA encargado de la Operación Leyenda, decidió destruir la imagen del entonces Secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz, por su gran influencia política en México y evitar que llegara a la Presidencia de la República.

La primera acusación

En 1988 con motivo de la sucesión presidencial, versiones periodísticas de Estados Unidos, a través de ex agentes y voceros oficiosos de la DEA lo culparon del caso de su agente Enrique Camarena, mencionándolo en la misma lista donde aparecieron el ex Procurador General de la República Enrique Álvarez del Castillo y el Secretario de la Defensa Nacional, general Juan Arévalo Gardoqui.

La información fue propalada por los entonces precandidatos presidenciales, sobre todo el entonces Secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas de Gortari.

Un par de meses antes de la toma de posesión como gobernador del estado de Puebla, el entonces priísta, en diciembre de 1992 surgió nuevamente la acusación del asunto de la muerte de Camarena.

En una conferencia de prensa, el gobernador electo explicó sus razones, como escribió el periodista Alejandro Manjarrez: “Bartlett habló fuerte, seguro y enérgico. Se le notaba convencido de lo que decía”.

Cuestionado por el asunto del caso DEA fue inquirido sobre su calidad moral y respondió tajante: “¡Claro que tengo la calidad moral para gobernar a los poblanos!” y vaya que lo demostró en los hechos siendo hasta la fecha el mejor gobernante que ha tenido el estado en muchos años.

Fue en esa histórica reunión de medios cuando puso de moda el viejo dicho “Al que no le guste el calor, que no se meta a la cocina”. Por cierto, esa misma frase copiada a don Manuel la repitió el Senador de la Republica panista Javier Lozano Alarcón en abril de 2013, en entrevista radiofónica cuando hablo de lo difícil que es la profesión de la política. También lo escribió en El Universal.

Cuando don Manuel pretendió por segunda vez aspirar a la Presidencia de la República, luego de ser gobernador de Puebla, en el año 2000 volvieron los ataques de la DEA.

En 2014 volvieron a aparecer los mismos ataques. Bartlett era la figura principal en el Congreso de la Unión y se opuso a la Reforma Petrolera.

La ultima acusación fue el 7 de julio de este año, a través de la agencia china Xinhua, el ex agente de la DEA y encargado de la llamada Operación Leyenda, Héctor Berrellez, dijo a Xinhua que está dispuesto a colaborar y aportar evidencias a México que implican al Senador mexicano Manuel Bartlett Díaz en el secuestro, tortura y asesinato del policía estadounidense Enrique Camarena a manos del capo Rafael Caro Quintero en 1985. También dijo tener pruebas de que asesinó al periodista Manuel Buendía.

Berrellez siempre asegura tener pruebas y nombres, pero nunca las ha presentado. Solamente se dedica a acusar sin pruebas a don Manuel Bartlett.

Respecto al crimen del periodista Manuel Buendía en 1984. Fue consignado José Antonio Zorrilla Pérez, como autor intelectual y Juan Rafael Moro Ávila como autor material. Zorrilla era entonces director de la Dirección Federal de Seguridad.

Algunas precisiones

Poco se ha dicho de don Manuel, que cuando se desempeñó como Secretario de Gobernación, se encargó de transformar a la antigua Dirección Federal de Seguridad, organismo corrompido y asociado con narcotraficantes hasta el tuétano, en el actual CISEN (Centro de Investigación Seguridad Nacional), organismo al que incorporaron, psicólogos, analistas de información, y todo tipo de expertos. Se exigió entonces realizar exámenes psicológicos, médicos, físicos a los que quisieron reincorporarse.

Asimismo, que los embajadores de Estados Unidos en México, John Anthony Golenor, mejor conocido como John Gavin, John Dimitri Negroponte y Jeffrey S. Davidow, avalaron su conducta.

Viajó, acompañado del embajador Negroponte a Estados Unidos para demostrar aquella falacia que iba a ser detenido en cuanto pisara Estados Unidos, como les sucedió a Rubén Zuno Arce y Humberto Álvarez Machain.

Sin duda alguna, como escribió Alejandro Manjarrez, respecto a Bartlett y otros políticos, al que no le guste el calor, que no se meta a la cocina.

En fin, como dicen las coplas Herencia para un hijo gaucho de José Larralde:

Por eso, si abarco ancho
¿me va a decir que está mal
 porque a usted no le gusta?
A mí tampoco me gusta el frío.
pero no me arrime leña,
yo tengo la mía.

--

Perdone mi hijo, y no crea,
que le voy a dar consejo,
solamente en el reflejo
de un parecer sin pasión,
quiero darle la ocasión
de verle el alma a su viejo.

--

Si el perro mueve la cola
el perro sabe lo que hace,
nunca se meta ni pase
por juez de problema ajeno,

el rancho suyo está lleno
de cosas por arreglarse.

Sin Límites
Puebl@Media
Raúl Torres Salmerón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Viernes 24 de julio de 2015.

•    La fuga de la prisión de 'Gotham' de 'El Chapo' Guzmán

•    México vive perplejo ante la huida de unos de los hombres más peligrosos del país

•    El país se ha blindado para evitar la salida de Guzmán del país

La fuga de Joaquín Guzmán, El Chapo, ha dejado en sus primeras horas todo un reguero de comentarios e informaciones sobre la figura del criminal más famoso y buscado de la aldea global. Estados Unidos, quién había reclamado su extradición a México, ha ofrecido su ayuda para intentar recapturar al narcotraficante. Todos los responsables de los partidos políticos de la oposición exigen responsabilidades ante lo sucedido. México vive perplejo de nuevo su enésimo bochornoso capítulo relacionado con temas de seguridad.

A esta hora, de hecho, no es difícil imaginar la cara que tendrá el presidente, Enrique Peña Nieto, de viaje oficial en Francia, y que ha reaccionado ya sobre el sonoro bofetón que le ha dado el narcotraficante más famoso del mundo y la joya de la corona de los numerosos narcotraficantes que ha conseguido meter los últimos meses entre rejas. "Estamos al tanto de un hecho muy lamentable, indignante y que me tiene consternado, la fuga de uno de los criminales más buscados en México y en el mundo. Confío en que las instituciones estén a la altura para reprender a este delincuente. Para tal propósito, he estado en comunicación con los responsables de seguridad y he instruido para que se coordinen las acciones para reprender a este delincuente".

"He pedido también que se refuercen las medidas de seguridad de los penales del país y a la Procuradora General de la República le he dado instrucciones para que se haga una investigación a fondo para determinar si ha habido servidores públicos del penal involucrados en esta fuga", ha declarado el presidente.

Peña Nieto, tras enterarse de los sucedido mandó de vuelta a México a su número dos y secretario de Gobernación, Osorio Chong, para intentar apagar el inmenso incendió al que se enfrenta su gabinete mientras el sigue con su viaje oficial en Francia que entre otras cosas servirá para lucir al Ejército mexicano por las calles de París en Día Nacional francés. El mismo Ejército que detuvo en febrero de 2014 al Chapo.

El que sí ha hablado ha sido Alfredo Guzmán, alias 'Chapito' e hijo de Joaquín Guzmán, que publicaba en su cuenta de Twitter que "a mi apá no más le pega en gana y se fuga de la prisión". Los medios especulan, ante lo pronto de su reacción, pocas horas después de producirse la fuga, si tendría el vástago información privilegiada sobre la fuga de su padre.

Mientras, México intenta blindarse para evitar una salida del país del Chapo y se suceden controles de carreteras y aeropuertos para intentar localizar al narco. Interpol, tras emitir México la preceptiva alerta internacional, ha colocado de nuevo a Guzmán entre sus objetivos prioritarios en busca y captura. También las oficinas de inmigración centroamericanas están alerta ante la fuga del Chapo. Las autoridades contemplan como probable "su salida del país", aunque también se le busca en el inmenso DF.

Responsabilidades

Por ahora hay ya también 18 detenidos, todos funcionarios del penal del Altiplano que trabajaban en el momento de la fuga, que han sido conducidos a las dependencias de Subprocuraduría Especializada de Delincuencia Organizada (Seido) para ser interrogados. En este momento, en todo caso, todos los funcionarios del Altiplano son sospechosos. En la anterior fuga carcelaria del Chapo, entonces en 2001 en Jalisco, acabaron siendo detenidos 15 funcionarios que colaboraron con el escape.

Mientras, la propia Fiscal General, Arely Gómez, se ha trasladado al penal para comenzar las investigaciones y controlar que se mantenga el orden en un presidido donde están encerrados todos los grandes criminales mexicanos. La que podría compararse con la prisión de ficción Blackgate, de la ciudad de Gotham, aquella en la que en los cómics de Batman se acumulan villanos que el hombre murciélago mete entre rejas, tiene una completa colección de criminales con miles de muertos a sus espaldas.

Narcos tan famosos como La Tuta, líder de los Caballeros Templarios; Omar Treviño, líder los Z; José Tiburcio, jefe del Cártel del Golfo; El Ingeniero, líder del Cártel de Tijuana; el Menchito, 'número dos' de Jalisco Nueva Generación; José Luis Abarca, el alcalde de Iguala responsable de la famosa matanza de los estudiantes de Ayotzinapa; Héctor Beltrán Leyva, el "H"; Édgar Valdez, el sanguinario "la Barbie"; o el secuestrador Daniel Arizmendi, el Mochaorejas, nombre que ganó por su costumbre de cortar las orejas de sus víctimas, son algunos de los villanos del presidio de alta seguridad.

La hasta ahora inexpugnable prisión cuenta con un circuito cerrado de cámaras y hasta sensores de movimiento. "Tiene una capacidad instalada para recluir a 724 internos y ocupa una extensión aproximada de 260 mil metros cuadrados, de los cuales 27.900 componen las instalaciones de la prisión. El resto se utiliza como área de seguridad, y para las instalaciones diversas como son el centro de apoyo a la seguridad y guarda, rondín perimetral, sala de espera y estacionamientos", afirma el periódico Universal.

El Mundo
Javier Brandoli
Especial para EL MUNDO
Ciudad de México
Domingo 12 de julio de 2015.

Raymundo Riva Palacio
     
Esta semana se dio una de esas noticias que suelen pasar desapercibidas pese a lo importante que son. Un juez federal en el estado de México sentenció a 20 años de prisión a Juan José Escandón Paz, acusado de ser el principal distribuidor de pseudoefedrina –utilizado para la fabricación de las metanfetaminas–, de la organización criminal que encabezaba Zhenli Ye Gon, un empresario que nació en Shanghai, que se encuentra en Estados Unidos en espera de ser deportado a México, donde adquirió la nacionalidad.

Importante en su momento, hoy se recuerda poco de ese caso que comenzó en 2006, cuando se decomisaron 20 toneladas de pseudoefedrina en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, cuya investigación llevó a la casa de Ye Gon en la ciudad de México al año siguiente. No estaba ahí, pero encontraron en un cuarto 250 millones de dólares y 18 millones de pesos, en efectivo. Ye Gon fue detenido por la DEA, según la versión oficial, en un restaurante en Silver Spring, Maryland, un suburbio al norte de Washington, a finales de julio de 2007. La captura, sin embargo, no fue ahí.

Hasta hoy no se sabe con precisión dónde y cómo fue detenido Ye Gon, pero antes de que reapareciera en Silver Spring, estuvo dos meses en una casa de seguridad en Vancouver, Canadá, donde lo interrogó la CIA, según ex funcionarios mexicanos. El entonces subprocurador José Luis Vasconcelos, viajó a esa ciudad para hablar con Ye Gon y ampliar la investigación mexicana, pero lo encontró inservible como testigo. La CIA lo había secado, dijo Vasconcelos poco antes de morir en un accidente de aviación. Mucha de la especulación en México del porqué no lo extraditaban se centraba en la información que podía estar dando sobre sus relaciones con funcionarios. En realidad, lo que buscaba la CIA era la red de contactos en China, que le permitían importar desde Hong Kong la pseudoefedrina.

Aquella fue la primera vez que apareció China en el radar del narcotráfico en México. Ye Gon trabajaba con el Cártel del Pacífico –antes de Sinaloa–, y de manera directa con el Cártel del Milenio y el grupo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que recogía el precursor en Lázaro Cárdenas y lo llevaba por tierra hacia los laboratorios de Jalisco por Tepalcaltepec, la zona donde empezaron los grupos de autodefensa civil en Michoacán, con la ayuda de los hermanos Juan José y Uriel Farías Álvarez, “El Abuelo” y “El Paisa”, fundadores de los paramilitares.

Una de las vertientes investigadas por la CIA era la red de contactos dentro del aparato militar y político chino, sin cuyo involucramiento era imposible que fluyera el negocio criminal. Ye Gon y el Cártel de los Valencia fueron los pioneros de esa ruta asiática, retomada por Los Caballeros Templarios años después. Hasta ahora se sabía que el cártel michoacano exportaba hierro a China, que obtenía de las minas bajo su control en ese estado, y generadora de envidias por sus altos márgenes de utilidad. Una de las motivaciones de los paramilitares, en especial del ex líder José Manuel Mireles, era quitarle ese negocio a Los Caballeros Templarios. Fuera de ese, no se sabía de otro tipo de negocio templario en China.

Documentos decomisados a los líderes Templarios en el último año, revelan que los negocios con los chinos eran mucho más amplios de lo que jamás se habían imaginado las autoridades mexicanas. Las áreas de inteligencia de la Policía Federal continúan analizando toda la documentación en su poder, que muestra a un cártel que se expandió y abrió mercado para sus drogas en otras partes de China. No está claro aún cuáles fueron los mercados que abrieron los Templarios, pero un funcionario federal dijo que no era Hong Kong –donde se encuentra una de las mejores policías asiáticas, y que enfatiza al mismo tiempo el nivel de contactos de Ye Gon–, sino que buscaron otras grandes ciudades chinas.

Se conoce poco en México que el consumo de drogas en China ha crecido de manera importante en los últimos años, principalmente en las regiones costeras y fronterizas alrededor, precisamente, de Hong Kong. Las áreas de mayor consumo y negocio de droga, según la Oficina de Drogas de Naciones Unidas, son Cantón (Guangdong), que es vecina de ese puerto, Guangxi, que hace frontera con Cantón y Vietnam, y Yunnan, que tiene puentes fronterizos con Laos, Mianmar y Vietnam –el viejo Triángulo Dorado del opio–, además de Tíbet.

Un funcionario federal con acceso a la documentación, dice haber quedado muy sorprendido por la diversificación de Los Caballeros Templarios y la forma como estaban expandiendo su negocio en Asia. Los cárteles mexicanos controlan el mercado en Estados Unidos, pelean el centroamericano y han abierto rutas hacia África occidental. En China sólo se tenía el registro de la adquisición de los precursores para las metanfetaminas por parte de la organización de Ye Gon, compras de piratería de Los Zetas, y los precarios intentos del Cártel de Sinaloa desde 2011 para entrar al mercado asiático con su cocaína a través de Hong Kong. Pero en ningún caso, de acuerdo con funcionarios federales, se había nadie percatado de la visión empresarial y criminal de Los Caballeros Templarios, frustrada inopinadamente, por su cacería y desmantelamiento durante 2014.

Eje Central
Raymundo Riva Palacio
Ciudad de México
Sábado 21 de marzo de 2015.

Agentes del FBI y la DEA juegan un papel de apoyo, según estas mismas fuentes.

Ciudad de México.- Agentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, disfrazados como militares de la Marina y armados, participan en operativos antinarcóticos en México, reporta el Wall Street Journal.

Los agentes estadounidenses participan en estas misiones armadas de la Marina unas cuatro veces al año, en las cuales visten uniformes mexicanos y portan armas militares locales, para ocultar su papel.

Estos especialistas son del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, agencia del Departamento de Justicia, según fuentes con conocimiento citadas por el Journal.

Agentes del FBI y la DEA juegan un papel de apoyo, según estas mismas fuentes.

Ambos gobiernos han reconocido la participación de agencias estadounidenses en aportar inteligencia a sus contrapartes mexicanas en operaciones antinarcóticos, pero aseguran que su papel se limita a la asistencia y no a la participación directa en estos operativos.

Las misiones secretas son aprobadas por altos funcionarios del Servicio de Alguaciles y por líderes dentro de la Marina mexicana.

No queda claro quién más en el Gobierno ha otorgado autorización, señala el Journal.

Un alto oficial estadounidense informó que las misiones son aprobadas por altos niveles del Gobierno mexicano.

Sin embargo, la embajada de México en Washington negó que el gobierno de México otorgue permiso a las agencias estadounidenses para participar en operativos armados.

El Wall Street Journal dice que es probable que las nuevas revelaciones provocarán preocupación en México, ya que la presencia de agentes estadounidenses armados en su territorio siempre ha sido un tema controversial.

Las operaciones del Servicio de Alguaciles en México se llevan a cabo por un pequeño grupo de agentes en misiones breves y específicas, con el objetivo de ayudar a México a encontrar y capturar a objetivos de alto valor de los cárteles.

Una de estas operaciones brindó un gran éxito: la captura de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, aunque no queda claro si los alguaciles estaban disfrazados de militares mexicanos el día en que fue capturado.

En julio de este año, integrantes del Servicio de Alguaciles, junto con miembros del FBI y la DEA, se reunieron en Sinaloa para preparar un operativo contra el cártel de Beltrán Leyva.

Un grupo de especialistas alguaciles se vistieron como integrantes de la Marina mexicana y portaron armas militares nacionales.

Pero un agente de los alguaciles fue herido. Fue transportado a Culiacán, para después ser trasladado a Texas.

Funcionarios estadunidenses buscaron cómo mantener en secreto el incidente, y un alto funcionario estadounidense en México instruyó a los otros agentes estadunidenses que “se olvidaran que habían estado aquí”.

El enfrentamiento de julio no ha modificado la postura de la agencia respecto a estas operaciones, según gente con conocimiento del tema.

En semanas recientes, el Servicio de Alguaciles ha estado planeando otra misión encubierta en México, informaron.

La Jornada
Ciudad de México
Sábado 22 de noviembre de 2014.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter