Con motivo del Día internacional de los Pueblos Indígenas, el organismo indicó que 3.2 millones de personas indígenas presentaban tres o más carencias sociales

En 2015, seis estados del país concentraban 64.8% de la población indígena: Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Estado de México, Puebla y Yucatán.

Cinco de las cuales tienen niveles de pobreza superiores al porcentaje nacional (43.6%), entre las que destacan Oaxaca y Chiapas con 70.4% y 77.1%, respectivamente.

“La población indígena, sin importar la variable que se elija, registra rezagos importantes respecto al resto de la población. La marginación y precariedad se agravan cuando, además de indígena, es mujer o es adulto mayor, de acuerdo con el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 (IEPDS)”, indicó el Coneval. 

Alertó que persisten los obstáculos para el desarrollo de las personas indígenas, porque, por ejemplo, en 2016, 71.3% del total de esa población ganaba hasta un salario mínimo.

La educación es otro factor en el que ese grupo todavía enfrenta brechas: en 2016, 19.8% de la población indígena entre los 30 y 64 años no sabía leer ni escribir, mientras que sólo 4.3% de la no indígena se encontraba en la misma situación.

Destacó que los niveles de educación de este grupo de población son bajos, por ejemplo, 31.6% presentaba rezago educativo y poco más de 50.3% tenía la primaria terminada como máximo nivel de estudios.

Existen también brechas por sexo y edad, los menores de 18 años presentan un porcentaje de analfabetismo mayor que las personas con 18 años o más, en las personas de 65 o más años, el analfabetismo es de 52.9% y el rezago educativo alcanza 82.4%.

Aunado a lo anterior, las diferencias entre mujeres y hombres es todavía más aguda, dado que la tasa de alfabetización es de 86.3% para hombres y de 76.5% para ellas.

El Coneval indicó que en 2016, más de 30% de las personas indígenas presentaba carencia de acceso a la alimentación, casi 8 de cada 10 no tenía seguridad social y 56.3% no contaba con servicios básicos en la vivienda.

Por esas razones, el Coneval “sugiere transitar a un enfoque de inclusión plena, en el que, cualquier persona del país tenga las mismas oportunidades de desarrollo”. 

Expresó que es necesario “implementar políticas públicas dirigidas a los pueblos indígenas que contribuyan a mejorar sus capacidades para que compitan en el mercado laboral y así, además de impulsar el empleo de calidad, puedan acceder a la seguridad social”.

Planteó que se diseñen políticas públicas que respeten los patrones culturales y tradiciones de los pueblos indígenas y que promuevan sus valores culturales como fuente de identidad.

El Universal
Mariluz Roldán
Ciudad de México
Jueves 9 de agosto de 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter