Gilda Melgar      

Cuando ocurrió el terremoto de 1985 tenía apenas 19 años. Y aunque padecí el hecho y sus consecuencias, quedando “traumada” como cualquiera de mis contemporáneos, entonces yo era sólo una estudiante hija de familia.

El pasado 19 de septiembre, desde el momento en que la tierra brincó con fuerza y junto con otras personas traté, infructuosamente, de bajar rápidamente desde un tercer piso en la colonia Del Valle, mi cabeza daba vueltas pensando alternadamente, por un lado, que tenía que salir viva de ahí por mis hijos (que aún me necesitan), y por el otro, que seguramente esos eran los últimos momentos de mi vida, por lo que ésta se me reveló completa en cuestión de segundos.

Unas semanas después, sostuve una reunión catártica con la familia y los amigos más cercanos, en la que nos abrazamos, lloramos y compartimos no sólo las anécdotas de ese martes, sino también las reflexiones de lo que se estaba viviendo en la ciudad, especialmente sobre la actitud solidaria de los jóvenes y la capacidad de ”darse” de toda la gente.

Algunas filosofías budistas señalan que cuando sucede un temblor de gran magnitud, es porque de las entrañas de la tierra está surgiendo también un gran “ser trascendente” que viene a mover nuestras conciencias para que “despertemos” y “enmendemos” nuestras vidas para “ir por el camino correcto”.

No importa si esto es cierto o no. La verdad es que yo recordé esa analogía porque este sismo –en la medianía de mi vida– me sacudió más allá de lo físico.

Así que, reflexionando con una amiga acerca del sismo emocional que el S19 dejó en nosotras y en nuestros seres queridos, nos preguntamos cuáles serían las lecciones o decisiones más importantes para la mayoría de las personas, a partir de ese día.

Por supuesto que cada cabeza es un mundo, pero llegamos a la conclusión de que, quizás esa nueva conciencia que el terremoto nos dejó, oscila entre dos extremos. Por un lado, están lo que pensaron “sólo se vive una vez” y, por lo tanto, decidieron llevar a cabo con prontitud algunos planes postergados como viajar, casarse, tener hijos, comprar una casa, etcétera, porque “no vaya a ser que mañana tiemble otra vez y me arrepienta de no haber tenido el valor”.

Por el otro, están los precavidos. Los que se preocuparon por el mañana y “su futuro”, y decidieron ya no gastar más. Ahorrar, guardar, y apretarse porque “no vaya a ser que tiemble otra vez y me quede en la calle, sin techo, ni nada que ofrecer a mi familia”.

Nos pareció curioso y hasta divertido que, en algún punto, esos extremos se juntan en un mismo sentimiento: ofrendar-se. Darse con locura, sin medida y disfrutar los placeres de la vida, o bien, darse a la templanza, procurando lo que hay para los suyos.

Yo creo estar entre los primeros, pero no importa si uno decide despilfarrar o guardar. Lo único importante es darse a los demás, así como nos dimos todos en la emergencia, ayudando como cada quien quiso y pudo.

Por mi parte, decidí retomar mis “horneadas” y ofrendarme a los míos con lo que más me gusta hacer. Desde entonces, de mi cocina surgen pasteles, panqués, muffins, tartas y mermeladas.

Ignoro si, justo por la sensibilidad que me dejó el sismo, esta semana que vi “Coco” y su increíble recreación de la ofrenda del Día de Muertos, lloré sin parar, no sólo por los que este año se fueron en la familia y por todo el dolor post temblor, sino también porque su significado y gran lección me permitió confirmar que debo seguir ofrendándome a mis vivos, no vaya a ser que tiemble otra vez y no pueda más endulzarles la vida.

*Gilda Melgar

Diplomada en Pastelería y Panaderí­a. Gilda Melgar está siempre en busca del gozo culinario. Pone el ojo y el diente en nuevas propuestas para disfrutar y compartir su saber a través de los placeres de la mesa. A través de la literatura y del cine, evoca sensaciones y memorias gastronómicas que liga con sus recomendaciones.

Puebl@Media
Gilda Melgar
Ciudad de México
Miércoles 25 octubre 2017.

Tradición, color, misticismo y ambiente de magia multicolor es el que se vive en el Municipio de Chignahuapan durante la celebración del Día de Muertos.

Como parte de los festejos y en el marco de la 22ª Feria Nacional del Árbol y la Esfera, ayer se llevó a cabo el Festival de la Luz y de la Vida, evento de talla internacional considerado ya Patrimonio Cultural Intangible del Estado de Puebla.

fue el presidente municipal de Chignahuapan, Juan Enrique Rivera Reyes, quien, acompañado de autoridades municipales, dio inicio con las actividades al inaugurar la Ofrenda de las Mil Luces -instalada en la Capilla de La Resurrección-, realizando también un recorrido en el tapete de aserrín alusivo a la celebración del Día de Muertos, elaborado por habitantes de los barrios de Ixtlahuaca y Tenextla.

Posteriormente, las autoridades encabezaron la Marcha de las Antorchas, en la que cientos de personas iluminaron la Calzada de las Almas en su camino hacia la laguna, para continuar con el Festival de la Luz y de la Vida.

Este espectáculo de danza, luz, sonido y pirotecnia, basado en la cosmogonía náhuatl, narra las nueve pruebas que el alma de un guerrero debe enfrentar para llegar al Mictlán, lugar del descanso eterno.

Durante este recorrido, el espíritu del fallecido es acompañado por el dios Xólotl, quien le seguirá para ayudarle a enfrentar los temores propios del ser humano, hasta arribar al sitio donde descansará después de la vida.

La belleza y misticismo de este espectáculo, que ha rebasado fronteras, cada vez atrae a más turistas nacionales y extranjeros, logrando reunir ayer a alrededor de 7 mil personas.

Para la representación de hoy, 2 de noviembre, se espera el arribo de alrededor de 3 mil personas, en esta segunda fecha en la que se realizará el Festival de la Luz y de la Vida.

Puebl@Media
Chignahuapan, Pue.
Jueves 2 noviembre 2017.

Flor de cempasúchil, incienso y copal fueron los aromas que invadieron el tercer patio del Edificio Carolino. El color naranja predominó en los altares, en los que la vida rindió culto a la muerte. Se trató del concurso de ofrendas para celebrar el Día de Muertos, en el cual participaron estudiantes de 15 unidades académicas de la BUAP.

Jóvenes de preparatoria y licenciatura dieron vuelo a su imaginación. A nivel del suelo, en varios niveles o en formas poco convencionales, los altares cobraron vida.

Semillas de calabaza, granos de maíz, arroz y frijol, vainas, cañas y aserrín dieron forma a místicas deidades, entre estas Quetzalcóatl. En otros se representaron los nueve niveles para ascender al Mictlán, “El lugar de los muertos”.

El Benemérito de las Américas, Emiliano Zapata, Roberto Gómez Bolaños, Sergio Beltrán López -pionero de la computación en México-, los personajes de La Divina Comedia de Dante Alighieri, periodistas asesinados y personas fallecidas en el sismo del pasado 19 de septiembre fueron recordados este 30 de octubre.

El papel picado cubrió las columnas, mientras el aire ondeó algunos que colgaron del techo. Retratos no faltaron. Las velas condujeron el camino y las calaveritas de azúcar invitaron al banquete de tamales, mole, hojaldras, dulce de calabaza, atole y otras bebidas.

De manera breve, los jóvenes explicaron al jurado el motivo de su ofrenda y las características de los elementos y niveles de esta. En su exposición, cada uno de ellos enfatizó la importancia de continuar estas tradiciones.

El jurado estuvo integrado por un académico de la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales (Arpa) y personal del Complejo Cultural Universitario y de la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura. La ofrenda “más gustada” correspondió a la de estudiantes de Arpa; la Preparatoria Lázaro Cárdenas del Río y la Facultad de Filosofía y Letras obtuvieron el primer y segundo lugar, así como mención honorífica, respectivamente.

Puebl@Media
Puebla, México
Lunes 30 de octubre de 2017.

A fin de conservar y promover una de las tradiciones más representativas de México, la BUAP realizó -como cada año- su concurso de altares y ofrendas alusivas al Día de Muertos. Tras felicitar a los estudiantes de los 15 equipos que participaron, el rector Alfonso Esparza Ortiz destacó su creatividad e imaginación y los invitó a seguir siendo entusiastas al compartir sus ideas, para hacer de esta manifestación cultural algo perdurable.

En el tercer patio del Edificio Carolino, lugar en donde los equipos representativos de 15 unidades académicas de la BUAP instalaron sus ofrendas, Esparza Ortiz hizo entrega de los premios al primer, segundo y tercer lugar, por un monto de 10 mil, 5 mil y 3 mil pesos.

Contagiado del ambiente y el compromiso de los participantes para contribuir en la preservación de una de las tradiciones más arraigadas de la cultura mexicana, catalogada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, el rector de la BUAP concedió el premio del tercer lugar al resto de los grupos participantes.

“Dado el talento de todos, considero justo que los equipos tengan un incentivo equivalente al premio del tercer lugar, es decir, la cantidad de 3 mil pesos”, comentario que derivó en manifestaciones de agradecimiento por parte del estudiantado ahí presente.

El primer lugar lo ganó la Facultad de Ingeniería Química, con la ofrenda “Entierro tradicional de Morelos”, seguida de “A los niños de la calle” de la Facultad de Arquitectura. El tercer lugar lo obtuvo la Facultad de Artes, que presentó la ofrenda “Costa chica”.

En su intervención, el encargado del Despacho de la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura, Flavio Guzmán Sánchez, destacó que para la BUAP las tradiciones y costumbres de México son elementos importantes que contribuyen a la formación integral de los estudiantes. En ese sentido, dijo, se realiza este concurso de altares y ofrendas, fomentando la integración y la identidad universitaria, a través de una muestra en la que las diversas unidades académicas comparten y expresan su visión de esta celebración.

Los naranjas de Sol y otoño de la cempasúchil abren camino en el histórico Carolino

Es mediodía. El sol abraza con su paternal calor, acoge con sus maduros rayos la representación de una nación. Es México. Es el centro y los vestigios de que en algún momento de su historia fue colonia. Y es Puebla como fragmento de este país y una diminuta parte de sus habitantes, reunidos en la simbólica Casa de Estudios del estado, la BUAP, con sus más de 400 años de historia. Es el tercer patio del Carolino.

El ambiente se muestra todo lleno de festividad. Estudiantes de la BUAP participan en el concurso de altares y ofrendas por el Día de Muertos, como expresión de dos símbolos culturales que atienden al sentido de pertenencia: uno a la identidad mexicana, otra a la universitaria.

Símbolos: una fotografía al centro con cara lánguida y pensativa, y sobre ella la intimidad con que el espectador se pregunta sobre la vida del personaje.

Símbolos: una serie de números y nombres y la reflexión sobre el historicismo de los hechos y la necesidad de agregarlos a esta tradición.

Símbolos: un retrato familiar a la mirada y por ello motivo de regocijo al ser sabedor de ese conocimiento.

Símbolos: todas las manos que trabajan, que enmarcan a cada uno de los signos estacionados en el espacio, en el tiempo, en dispersos espacios aunque sea el mismo patio, pues el patio es enorme, atravesado por diversos tiempos, reunidos en simbólico edificio de simbólica universidad.

Las manos de estudiantes y académicos destellan los naranjas de Sol de otoño de la cempasúchil, de un Sol que cae a plomo sobre las cabezas de los asistentes al ritual cultural. Todo es posible por el tributo como pretexto para hacerse parte de esta tradición. Pensaron en el camino de aserrín enmarcado con flores naranjas y el equilibrio entre los aromas de copal y ajonjolí impregnado de azar, de pan de día, de pan de muerto para los vivos. Seguramente pensaron en la mandarina, en el tabaco, en la caña, en la América de las plantaciones y en la canasta básica como problema económico entre las familias. Pensaron en su héroe.

Quince ofrendas de igual número de unidades académicas de la BUAP en exhibición, cada una con sus elementos que le dan vida al Día de Muertos, según lo representado, según el personaje que quisieron sublimar. La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales dedica su ofrenda a Belisario Domínguez Palencia, en contraposición con la Facultad de Filosofía y Letras que enmarca en alto la fotografía de Angelo Altieri. La Facultad de Administración, a su vez, la ofrece a la memoria de Edith Yaneli Roque, quien perdiera no hace mucho la vida de forma violenta; el Bachillerato 5 de Mayo no exalta otra figura más que la del gran luchador “El Santo”.

Y en esta lluvia de símbolos y representaciones, el rito cultural vuelve a ser motivo para reunir a diversas unidades académicas, para las cuales el sentido de pertenencia es celebratorio.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 30 de octubre de 2016.

Ciudad de México.- El Desfile del Día de Muertos rebasó las expectativas al convocar a 250 mil personas, según informó la Secretaría de Gobierno capitalina, a lo largo del recorrido del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, y cautivó al público por el gran colorido al que recurrieron los artistas en sus disfraces y bailes alusivos a la muerte.

Desde niños hasta adultos mayores, así como extranjeros, se unieron para seguir este gran espectáculo que inició en el Ángel de la Independencia, aunque destacó la parte del desfile de calaveras que formaron parte de la película "Spectre", que fue filmada en el Centro Histórico.

Con motivo del Día de Muertos, el desfile fue dividido en tres segmentos: "Viaje al Mictlán", "La Muerte Niña" y "Pal´ Panteón", que sintetizan el culto a la muerte y su celebración en México desde la época prehispánica hasta la actualidad.

El viaje a lo prehispánico inició con el abanderamiento de un ciclista con una catrina, después le siguió un catrín, una pareja de novios, danzantes con sus penachos, danzantes con trajes negros y danzantes pintados como grandes guerreros.

Ante la presencia de Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura capitalino, seguían pasando los danzantes y al final con una parte de una pared de utilería, se asomaban calaveras en lo ancho de la pieza que era cargada por los propios danzantes.

El espectáculo seguía con hombres que en lugar de sombreros, llevaban parte de alebrijes pequeños, y caminaban en ese contingente de artistas.

El público no perdía momento alguno, aunque uno que otro trataba de rebasar la reja puesta en Reforma, sacaban sus cámaras fotográficas y sus celulares para tomar imágenes de este desfile multitudinario.

La segunda parte continuó con mujeres vestidas de novias, otras vestidas de negro y cantando, acompañadas por carros alegóricos que traían algunos a la propia muerte.

Los zanqueros se hacían presentes a los lados donde pasaba la caravana de bailarines y en la tercera parte del desfile, destacaron hombres disfrazados de calaveras que hacían acrobacias, para dar paso a otro grupo de artistas cuyo disfraz consistía en cartas de juego.

Para continuar con la fiesta emotiva, pasaron niños y bandas en alusión a alguna comunidad de provincia, y al final pasaron las grandes calacas que formaron parte de la película de James Bond, "Spectre", que con sus marionetas de gran tamaño atraparon la mirada de los asistentes que ovacionaron a todos los participantes en el desfile.

En el recorrido participaron mil 028 voluntarios; 40 danzantes tradicionales, tres marionetas gigantes, 30 marionetas, tres alebrijes, dos mojigangas, un monolito, dos carros empujables, un carro alegórico y seis grupos musicales.

El Universal
Ciudad de México
Sábado 29 de octubre de 2016.


En un ambiente de fiesta, música y color, calaveras, catrinas y catrines, y muchos otros personajes que refieren a la fiesta del Día de Muertos, se reunieron en la Palafox y Mendoza y 4 Sur para caminar entre las calles del centro histórico de la ciudad y evocar siglos de tradición.

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, dio el banderazo de salida al contingente, un pasacalles que formó parte del Festival “Con los pies por delante”, que organizó la Universidad en coordinación con el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP).

En este jolgorio, cuyo propósito es perpetuar una de las celebraciones más representativas de México, desfilaron miembros de la comunidad universitaria, así como del IMACP y otras instituciones educativas.

El grupo partió de la Casa de la Bóveda y continuó por el Bulevar 5 de Mayo, las calles 7 Poniente y 3 Sur, para finalizar en el punto de salida.

El evento también fue presidido por la directora de dicho organismo municipal, Anel Nochebuena Escobar, y el encargado del Despacho de la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura de la BUAP, Flavio Guzmán Sánchez.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Sábado 29 de octubre de 2016.

Esta segunda emisión del festival contará con más de 30 actividades

La Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura (VEDC) y la Coordinación Administrativa de Rectoría, en colaboración con el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), presentan el festival Con los pies por delante 2016, el cual tendrá lugar del 24 de octubre al 2 de noviembre, con la finalidad de preservar las tradiciones mexicanas relativas al Día de Muertos.

Dentro de los festejos conmemorativos del 60° aniversario de la Autonomía Universitaria, las más de 30 actividades se llevarán a cabo en sedes como el Edificio Carolino, la Concha Acústica en Ciudad Universitaria y la Casa de las Bóvedas. En este último recinto podrá apreciarse una ofrenda monumental dedicada a José Antonio Jiménez de las Cuevas, fundador de la antigua Academia de Bellas Artes de Puebla.

De forma paralela, se presentarán obras teatrales como Noviembre principia con lluvia, del poblano Ricardo Pérez Quitt, dirigida por Adonai Palacios y montada por Faramalla Teatro; Ahí viene la muerte, a cargo del Ballet Folkitze, y Diego, estoy sola. Diego, ya no estoy sola: Frida Kahlo, basada en un texto de Elena Poniatowska y dirigida por Luis Eduardo Cuanal Almazán, quien destacó el apoyo y cobijo que la VEDC brinda a este tipo de expresiones artísticas.

Dentro de las actividades programadas para el viernes 28 de octubre, el tradicional Pasacalles, recorrido de catrinas y público en general por el centro de Puebla, se realizará a las 17:30 horas en colaboración con la instancia municipal.

Para consultar el programa completo, así como mayor información, visitar el sitio www.cultura.buap.mx

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 20 de octubre de 2016.

Con el propósito de rescatar la tradición de celebrar a los muertos en la región mixteca de Puebla, el presidente municipal de Izúcar de Matamoros, Manuel Madero González, anunció el Festival Tomiccailhuitl, que en náhuatl significa “Nuestra fiesta de muertos”.

Este municipio se localiza en la zona sur del estado de Puebla y es la entrada a la región mixteca, donde es conocido por los altares monumentales para honrar la memoria de sus muertos, tal como ocurre en el municipio vecino de Huaquechula.

En conferencia de prensa comentó que al ser uno de los principales municipios expulsores de migrantes, para esta fiesta de Todos Santos se espera la llegada de un importante número de paisanos, quienes con sus remesas contribuyen a mantener estas tradiciones y montar en sus hogares altares de muertos con un costo en promedio de 10 mil pesos.

Este festival, dijo, inicia este 28 de octubre, a las 18:00 horas con actividades como cuenta cuentos y leyendas, obras de teatro y proyecciones de cine con temas alusivos a la celebración de la muerte.

Para el 29 de octubre, con motivo de la celebración del 190 aniversario como elevación a título de ciudad, se espera que a las 8:00 horas se lleve a cabo un repique monumental de campanas con la participación de 22 templos religiosos de los barrios y colonias de la ciudad.

También habrá ceremonias cívicas y la develación de una placa conmemorativa en Casa Colorada, que es la sede del gobierno municipal.

Después será una sesión de Cabildo especial al aniversario, y el día concluirá con la presentación de la Filarmónica 5 de Mayo, la cual ofrecerá un concierto en el ex convento de San Agustín.

Para el día 30 de octubre se llevará a cabo la elaboración de una ofrenda monumental a cargo del Sistema DIF Municipal, en los pasillos de Casa Corolada, y una más estará montada en el zócalo. Ambas estarán integradas de los principales elementos como comida prehispánica, bebida, mole, velas, pan, incienso y flores de cempaxúchitl.

La celebración, comentó también incluye la elaboración de catrinas monumentales de cerca de 6 metros de altura. Estos trabajos se podrán admirar el 31 de octubre, a través de un recorrido que se ha diseñado para los pobladores y visitantes en el primer cuadro de la ciudad.

El edil Madero González comentó que se espera poco más de 25 mil visitantes y una derrama económica de poco más de 1 millón de pesos en este festival que se desarrollará del 28 de octubre al 2 de noviembre.

Agregó que el municipio cuenta con poco más de 400 cuartos de hotel con precios que van desde los 200 pesos por noche hasta mil 800 pesos por noche.

Notimex
Izúcar de Matamoros, Puebla
Martes 27 de octubre de 2015.

Puebla es catalogado como el principal productor de la flor de Cempasúchil

Entre 300 y 600 pesos gastarán las familias poblanas en promedio para adquirir diversos artículos y colocar una sencilla y tradicional ofrenda, consideró el presidente de la Canacope en Puebla, Octavio Corvera Álvarez.

El líder de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) en Puebla señaló que se podría esperar un incremento promedio de un 10 por ciento en el costo de algunos productos y servicios respecto al año pasado.

Indicó que los artículos que se venderán son la flor de Terciopelo que puede ir de los 10 a los 110 pesos el rollo, en tanto que en el caso de la flor emblemática de esta temporada, como lo es Cempasúchil, va de los 10 a los 100 pesos el rollo.

Refirió que Puebla es catalogado como el principal productor de la flor de Cempasúchil, aunque de igual forma se cultiva la Celosía conocida como Terciopelo y la Gladiola.

Agregó que en el caso del papel china es desde los 50 centavos hasta los tres pesos, pero en el papel picado va de los 2.50 pesos a los 20 pesos.

Asimismo, refirió, para completar la ofrenda o para consumir las tradicionales hojaldras o Pan de Muerto se pueden adquirir desde los cinco hasta los 100 pesos.

El representante del Comercio en Pequeño indicó que las guías de papel o plástico van de los 10 a 40 pesos, las figuras de papel decorativas tienen un costo de cinco a los 50 pesos, mientras que para adquirir un portavelas las familias tendrán que erogar de cinco a 40 pesos y el costo de un quemador para incienso es de 10 a 40 pesos.

En cuanto a las figuras de azúcar como son las calaveras, alfeñiques que son indispensables para las ofrendas estas van desde uno hasta los 70 pesos y las veladoras tienen un precio de los siete a los 40 pesos.

Entre los giros implicados con previsión de mayor venta están las papelerías, florerías o comerciantes con venta de flor, panaderías, dulcerías, venta de velas y venta de frutas, quienes preparan su mercancía hasta con un mes y medio de anticipación.

Corvera Álvarez subrayó que por dicha temporada las autoridades municipales deben incrementar, reforzar y mantener los operativos y el diálogo para evitar la colocación de ambulantes en las calles, a fin que el comercio legalmente establecido no se vea afectado en sus ventas por competencia desleal.

El líder del Comercio en Pequeño de Puebla estimó un repunte de un 18 a un 20 por ciento, esto al ser una tradición arraigada en los mexicanos.

Indicó que de los comercios beneficiados serán las florerías, papelerías, recauderías, panaderías, de ahí, que un 35 por ciento de los negocios afiliados participen de dicha época del año.

Corvera Álvarez mencionó que en la actualidad los Pueblos Mágicos llevan ganado terreno, en donde el sector turístico se va ver beneficiado y con ello tener un incremento en ventas de un 20 por ciento.

Esto, precisó, a pesar que en el mismo periodo de 2014 el porcentaje fue un cinco por ciento más, es decir, de un 25 por ciento.

Enfatizó que se prevé alcanzar una derrama económica general de 365 millones de pesos para la entidad, en donde para la zona de Puebla capital, calculan una posible derrama de 98 millones de pesos.

Notimex
Ciudad de Puebla
Lunes 26 de octubre de 2015.

El 2 de noviembre los creyentes esperan a Todos los Santos para convivir por última vez

Puebla.- En las regiones de Mesoamérica, desde México hasta Nicaragua, no hay altares tan espectaculares dedicados a los muertos como los de Huaquechula, en Puebla, donde una ofrenda requiere de una inversión que va desde 30 mil hasta 100 mil pesos.

Edwin Mora Caballero, presidente municipal de Huaquechula, recordó que las celebraciones en esta población comenzaron desde el 28 de octubre, cuando los creyentes colocan la ofrenda a los accidentados, es decir, a las personas que fallecieron a causa de un accidente.

El día 29 de octubre se recuerda a los ahogados, muertos por frío o que los alcanzó un rayo. El 30 de octubre para los niños mayores de tres años, porque son niños que ya pueden comer, y a la ofrenda se viene a comer.

Para el día 31 de octubre las ofrendas se colocan en memoria de los niños que ya murieron. El 1 de noviembre, a las 14:00 horas, se lleva a cabo el toque de campanas para marca el encuentro entre las ánimas de los fieles difuntos y sus familiares vivos.

El 2 de noviembre los creyentes esperan a Todos los Santos para convivir por última vez en el año con los amigos y familiares que ya se fueron a otro plano de la vida. Por ello, los habitantes del pueblo acuden desde el alba a los panteones a enflorar y sahumar las tumbas de sus familiares, vistiéndolas de pétalos y flores de cempasúchil, romero y laurel.
Las familias -dijo- durante todo el año se preparan para levantar los altares para sus difuntos o con la ayuda de familiares migrantes en Estados Unidos. Lo hacen desde la preparación del altar, el cual es armado por artesanos que se dedican al oficio de armar estructuras de hasta seis metros de alto. Se visten con metros y metros de tela como satín en blanco o azul cielo.

Los altares se colocan de tal tamaño porque es el primer año en que su familiar ya no está con ellos, pero el segundo año se hace una ofrenda un poco más austera.
Los altares son de tres niveles, que enmarcan la creencia consecuencia de la fusión prehispánica y colonial, y cada nivel representa el camino que debe recorrer el alma del difunto, desde lo mundano a lo espiritual.

Silverio Reyes Sarmiento, director de Turismo del municipio de Huaquechula, dijo que este año en Huaquechula se colocaron dos altares dedicados a dos personas que murieron por accidente, dos más fueron para niños que fallecieron durante 2014 y 18 altares más para las personas que fallecieron por muerte natural.

Los visitantes que recorren estos monumentales altares de muertos son recibidos por los moradores de la vivienda, quienes por tradición ofrecen chocolate de agua y pan a los visitantes; y si hay más confianza entonces se les invita a comer mole y pipián. El arqueólogo Eduardo Merlo Juárez explicó que el ofrecer el chocolate tiene un significado.

Antiguamente en el mundo prehispánico al morir la persona lo primero que le hacían era bañarlo, ya sea hombre o mujer, y guardaban el agua del baño último para hacer un delicioso chocolate e invitar a los que iban al funeral.

Los visitantes entonces sabían que estaban bebiendo un poco del cuerpo del muerto y compartirían así un poco de las virtudes del que falleció. En recuerdo de esa acción hoy en día se sigue sirviendo chocolate y pan a los visitantes.

Silverio Reyes Sarmiento recordó que en Huaquechula fue declararon en 1997 como Patrimonio Cultural del Estado de Puebla por sus Monumentales Altares de Muertos, pero en este municipio también existe uno de los conventos más antiguos que existen en todo el país, así como las primeras obras del artista Cristóbal de Villalpando.

En la víspera, el gobernador Rafael Moreno Valle anunció una inversión 21 millones de pesos para la rehabilitación del Centro Histórico y del Museo del Ex Convento, con ello detonar el potencial turístico de Huaquechula. Señaló que este municipio, ubicado a 30 kilómetros de la capital del estado, tiene potencial para ser un destino turístico permanente, por ello hay que impulsarlo para generar riqueza.

Los altares monumentales que elaboran las familias de Huaquechula a sus difuntos son ofrendas que causan admiración en todo el país, por ello cada año se estima recibir a poco más de 70 mil personas, nacionales y extranjeros.

Notimex
Ciudad de Puebla
Domingo 2 de noviembre de 2014.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter