El Cultural Ollin Yoliztli verá renovada su fachada en 2017. Desaparecerán los colores ocre, verde y azul oscuro que cubren sus muros exteriores desde hace casi una década a raíz de la intervención del artista Raymundo Sesma (San Cristóbal de las Casas, 1954) para dar paso a una nueva paleta de colores.

Detrás del cambio de cromática hay una razón práctica: facilitar el mantenimiento del edificio. Sesma ya tiene avanzada la propuesta de la nueva imagen en un 90 por ciento. Si en la primera intervención los colores fueron dictados por el contexto: las casas y los edificios de los alrededores, ahora Sesma vira hacia los tonos azules, grises y blancos. Busca la asociación directa con el cielo. "Modifica la arquitectura volumétrica, y, espacialmente hablando, será un lugar limpio y transparente", adelanta el artista chiapaneco.

La superficie será limpiada por completo, salvo unos trazos pre-existentes en la parte trasera del estacionamiento, libres de humedad, que, precisa, es posible recuperar. Sesma hace hincapié en que se trata ahora de la oportunidad de hacer las cosas bien. En la primera intervención, la superficie no fue preparada de manera adecuada; no se impermeabilizó bien. Y los problemas de humedad han sido constantes. "Si se hubiera hecho bien, hubiera aguantado 10 años", asegura Sesma. Propone recuperar los trazos sin problemas de humedad, y, todo lo demás, limpiarlo por completo. Volver a empezar.

En la primera intervención participaron cien personas y terminaron en cuatro meses. Era un trabajo metódico, la escala de dibujo era más pequeña. Ahora los trazos o volúmenes geométricos son enormes, señala el artista. Y al ser superficies más grandes y al simplificar el dibujo, se reduciría el tiempo de ejecución, calcula, a aproximadamente unos 30 a 45 días. "Cuando lo vean, van a pensar que es otro edificio. Va a estar más cercano a una estética del siglo 21".

De acuerdo con Martín Levenson, asesor en la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, el inicio de la obra se prevé para enero. Se cuenta con una inversión general de 49 millones de pesos, presupuesto con el que también se atenderán las instalaciones eléctricas, de aire acondicionado e hidrosanitarias, así como el mantenimiento arquitectónico del conjunto y el aislamiento acústico de la Sala Silvestre Revueltas.

La duración de todos los trabajos será de seis a ocho meses. "Son 18 mil metros cuadrados de construcción. Se le dará un buen jalón como en mucho tiempo no se le ha dado", promete Levenson.

Reforma
Erika P. Bucio
Ciudad de México
Sábado 7 de enero de 2017.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter