El promedio per cápita a 2016 es el más alto de la historia; en menos de 15 años, el monto casi llegó a duplicarse.
    
El nivel de la deuda pública concierne a la población mexicana en vista de que es pagada con sus contribuciones por multas, impuestos, explotación y venta de recursos naturales.

Si en este momento se tuviera que liquidar la deuda pública federal y de los estados, cada mexicano tendría que pagar 87,586 pesos en promedio, estima la organización México Evalúa con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esa cantidad es la más alta de los últimos 16 años, considerando la evolución del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, que representa el total de la deuda, al cierre de 2016, según información del micrositio La Caja Negra de dicha organización.

De 2012, año en que inició la actual administración federal, al cierre del año pasado, el monto de la deuda total per cápita, incrementó 39%. En ese año el monto de la deuda por persona era de 63,000 pesos. En el 2000 fue de 44,360 pesos.

“La emisión de una mayor deuda no se ha traducido en inversión para impulsar el crecimiento económico, incluso se dio en un contexto de bajo crecimiento”, comentó Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público de México Evalúa.

Los datos también son un reflejo del deterioro en la calidad del gasto y la poca transparencia en su ejercicio.

La inversión física cayó 15% --23,000 mdp-- en términos reales en mayo de 2017 con respecto a mayo de 2016. Sin embargo, en el mismo periodo el gasto de operación del gobierno solamente se redujo 4 %, señaló la experta.

Solo en 2016, el presupuesto ejercido superó en más de 500,000 millones de pesos el aprobado por el Congreso.

El tema genera controversia pues el gasto público es producto del pago de impuestos de la población, junto con la renta petrolera.

 “Los impuestos no se justifican, dentro de una economía si no sé su fin. El artículo 73, fracción octava de la Constitución, establece que la deuda pública debe utilizarse para constituir activos, como obra pública, generar más ingresos públicos y así mantener finanzas públicas equilibradas”, comentó Jorge Alejandro Chávez Presa, especialista en finanzas públicas.

Campos reconoció que la situación de las finanzas públicas del gobierno federal mejoró en los primeros cinco meses del año pues el balance total mostró un superávit de 331,000 mdp, en buena parte por los remanentes que recibió de Banco de México por 321,000 mdp.

Expansión
Dainzú Patiño
Ciudad de México
Sábado 15 de julio de 2017.

   
Ciudad de México— En el país, 16.3 millones de personas viven en municipios con alta y muy alta marginación.

Según el Índice de Marginación 2015 del Consejo Nacional de Población (Conapo), difundido a principios de este mes, el 13.7 por ciento de los mexicanos habita en mil 55 municipios donde hay dificultad para acceder a oportunidades sociales básicas.

Ahí, los mexicanos son más vulnerables a nueve formas de exclusión: analfabetismo, primaria incompleta, hacinamiento, bajos ingresos y viviendas con piso de tierra, sin drenaje, agua potable ni energía eléctrica.

En la sierra Tarahumara de Chihuahua se encuentra Batopilas, el Municipio más marginado del País.

En dicho "pueblo mágico" de 11 mil habitantes, la mitad es analfabeta, tiene la primaria incompleta, vive hacinada y no tiene acceso a servicios en la vivienda.

En el ranking le siguen otros municipios con población predominantemente indígena: Mezquital, Durango; Cochoapa el Grande, Guerrero; Del Nayar, Nayarit, y Carichí, Chihuahua.

A nivel estatal, permanece la desigualdad entre el norte y sur del País; la brecha es más amplia en las mediciones de educación.

Los estados del norte registran índices de marginación baja y muy baja, mientras que el sur predominan índices medio y alto.

La Ciudad de México es la mejor calificada en todas las categorías.

Por la cantidad de municipios marginados en su territorio, Chiapas, Oaxaca y Guerrero son las únicas tres entidades con índice de marginación muy alto.

Desde 2010, las carencias sociales en todo el País disminuyeron: el hacinamiento se redujo en 8.1 por ciento, la población mayor a 15 años con la primaria incompleta en 3.4, y las viviendas sin agua entubada en 3.2.

Sin embargo, como también lo reveló la medición de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), fue marginal la reducción de personas ocupadas que reciben ingresos menores a los dos salarios mínimos.

En los últimos cinco años, sólo disminuyó en 1.3 por ciento, por lo que el 37.4 por ciento de los mexicanos viven con ingresos insuficientes para cubrir sus necesidades básicas y mejorar su nivel de vida.

Además, se mantuvo en 28.9 por ciento la cantidad de personas que viven en localidades con menos de 5 mil habitantes, las cuales son más propensas a sufrir de aislamiento e inexistencia de servicios básicos.

El índice, calculado desde 1990 con base en las encuestas censales del Inegi, es utilizado para la asignación de recursos de programas públicos.

Reforma
Ciudad de México
Sábado 26 de marzo de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter