Esta especie maravillosa, único mamífero con escamas del planeta, fue señalado como posible transmisor del coronavirus, su comercio y consumo ilegal lo llevó a estar en los mercados de Wuhan

Ciudad de México.- Aunque en días pasados se había señalado al murciélago como el posible animal que habría originado el cornavirus en un mercado de Wuhan, los reflectores se desplazaron hacia el pangolín, un mamífero cuyas escamas tienen altas propiedades medicinales. Un grupo de investigadores chinos puso los reflectores sobre este fantástico animal que muchas veces es confundido por un reptil, pero es un mamífero de piel escamosa. En el estudio, se señalaba que el genoma del virus en este animal coincidía en un 99% con el de los infectados.

La Sociedad Mundial para la Protección de los Animales en un comunicado señaló que el pangolín es el mamífero con el que más se trafica en todo el mundo, víctima del comercio ilegal principalmente con destino a China, «por lo que no es sorprendente escuchar que los pangolines estén implicados en el brote de coronavirus».

El naturalista David Attenborough, lo seleccionó como uno de los diez animales más amenazados. En septiembre de 2016 entró en vigor la prohibición global del comercio de pangolines, norma emitida por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Sin embargo, la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales señaló que entre 2000 y 2013, más de un millón de pangolines fueron asesinados y comercializados. Además, entre 2010 y 2015, se contabilizaron mil 270 incautaciones en 67 países y se requisaron 120 toneladas de partes del cuerpo y escamas, así como 46 mil cadáveres.

Los pangolines son cazados y cruelmente sacrificados para extraer sus escamas y su carne. Éstas se «venden a intermediarios urbanos y pasan al comercio ilegal en Vietnam y China, esto de acuerdo a información de la Sociedad Mundial para la Protección de los Animales. Algunas de las propiedades que se les atribuyen a sus escamas son: la curación de la impotencia y la infertilidad, y la estimulación de la lactancia, entre otras.  

El consumo de animales exóticos en China sigue practicándose por sus supuestos aportes nutritivos y, en algunos casos, curativos. Entre esos animales está el pangolín. La venta de éstos fue temporalmente prohibida tras estallar la epidemia. Aunque se está pidiendo que el veto sea definitivo.

Aunque las ocho especies de pangolines están protegidas por leyes nacionales e internacionales, dos de ellas están incluidas en la categoría de En Peligro Crítico, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Cuatro de las especies viven en África: el pangolín de vientre negro (Phataginus tetradactyla), el pangolín de vientre blanco (Phataginus tricuspis), el pangolín gigante (Smutsia gigantea) y el pangolín de tierra de Temminck (Smutsia temminckii); y las otras cuatro en Asia: el pangolín indio (Manis crassicaudata), el pangolín filipino (Manis culionensis), el pangolín de Sunda (Manis javanica) y el pangolín chino (Manis pentadactyla).

El maravilloso pangolín

El pangolín es el único mamífero con escamas. Es solitario y nocturno. Debido a su aspecto se le conoce como “oso hormiguero con escamas” o “alcachofa con patas”. Posee una capacidad humanoide de erguirse sobre sus patas traseras y con el sustento que le da su cola prensil -cuyas filosas escamas utiliza para atacar-, avanzar bamboleándose. Su coraza tipo armadillo, es de naturaleza ósea, una armadura que le recubre la parte superior de la cabeza, todo el dorso y la cola, no así la cara, la garganta y el vientre, ni la parte interior de las patas, razón por la cual cuando se siente amenazado se enrolla sobre sí mismo hasta transformarse en una bola acorazada.

N22
Ciudad de México
Martes 11 de febrero de 2020.


Los ciudadanos afirman tener un paisaje casi de amanecer posnuclear.

Las calles están vacías, todos usan mascarillas y muchas empresas han preferido que sus empleados trabajen desde casa para evitar el nuevo coronavirus

Beijing, la bulliciosa capital de China, la ciudad que siempre ofrece un lugar abierto para encontrar cualquier cosa, se ha convertido a causa del coronavirus en una megalópolis fantasmal de la que la vida parece haberse esfumado, al igual que sus cerca de 22 millones de habitantes.

Calles desiertas en un gélido aire invernal, locales clausurados por todas partes y los muy pocos viandantes que se atreven a salir cubiertos con mascarillas -cuando no también con guantes de látex para evitar cualquier posible contagio- conforman un paisaje casi de amanecer posnuclear en la antigua capital imperial.

Aunque en Beijing no se ha decretado el total aislamiento de la urbe como en Wuhan, la cuna de la epidemia, la ciudad vive estos días una especie de cuarentena voluntaria de sus habitantes, acentuada más si cabe desde que este lunes concluyeron las festividades del Año Nuevo chino.

La gente no se fía del nuevo virus y en su inmensa mayoría, siguiendo las recomendaciones del Gobierno, ha optado por el teletrabajo desde casa o la prolongación de las vacaciones antes que coincidir en cualquier lugar con otras personas que pudieran transmitir la infección.

“Esta semana es muy importante, aunque en teoría empezábamos a trabajar, tenemos que evitar que el virus se propague más”, comenta a Efe Ting Wang, una empleada de banca en la treintena, que salió a hacer la compra a uno de los escasos supermercados abiertos en el distrito financiero de la capital.

Los supermercados y los pequeños negocios de alimentación -la mayoría por el momento bien abastecidos- son de los pocos locales comerciales que permanecen abiertos en Beijing, donde el Gobierno ha pedido, al igual que en el resto del país, que solo las industrias y servicios esenciales estén en funcionamiento esta semana.

Controles de temperatura en viviendas y en el metro

Los grandes y populares centros comerciales de la ciudad han cerrado sus puertas y en los hoteles semivacíos a los clientes y visitantes se les toma la temperatura al entrar, al igual que se hace en cada estación del casi siempre atestado y hoy desangelado metro pequinés.

Otro tanto sucede a la entrada de los numerosos complejos residenciales de la ciudad, siempre por medio de un t

ermómetro digital que nunca llega a entrar en contacto con la piel del “examinado”.

Si alguien tiene fiebre desde luego no podrá entrar en los edificios, aunque viva allí, y será enviado al hospital más cercano especializado en el tratamiento del virus.

Muchos de estos complejos han puesto todo tipo de vallas improvisadas para clausurar sus entradas, dejando solo un acceso, donde los mensajeros y repartidores de comida a domicilio amontonan sus envíos, que antes de la epidemia podían entregar en la puerta de cada vivienda.

Los repartidores a domicilio de cualquier tipo de mercancía, un signo distintivo de Beijing y de toda China, son casi los únicos que continúan insuflando, a lomos de sus ciclomotores, algún aliento de vida a las calles de la ciudad.

“Muy preocupado por las actitudes contra los chinos"

“La gente está siguiendo las recomendaciones y hace bien. Es un gran desafío para todos nosotros pero ganaremos esta batalla más tarde o más temprano”, afirma Lihui Yang, que ha salido por un momento a la calle para buscar jabón desinfectante en una farmacia.

Esta profesora de instituto, de 42 años, no entiende las actitudes que han mostrado algunos países como Estados Unidos a raíz del brote de coronavirus.

“Estoy muy preocupada por los países que han cerrado sus fronteras o tienen mala

s actitudes contra los chinos, esa reacción es sorprendente desde una perspectiva humana”, dice antes de correr a buscar otra farmacia ya que en ésta, del céntrico barrio de Dongcheng, se han agotado los desinfectantes y también las mascarillas.

Sorprende la conciencia y la disciplina de los pequineses, que siguen a rajatabla las recomendaciones médicas y mantienen una distancia prudencial al hablar entre ellos o con periodistas, aunque todos vayan cubiertos con mascarillas.

A la desoladora imagen de calles vacías y locales cerrados -incluidos cines, teatros, restaurantes, museos, templos o peluquerías- se une la de los carteles que en muchas puertas y escaparates recuerdan las recomendaciones de las autoridades para evitar el contagio.

“Parece que hemos vivido una hecatombe nuclear"

“Ha sido el Año Nuevo más triste de mi vida”, se lamenta Hao Li, un joven informático, que salió también a abastecerse de alimentos, y que tuvo que cancelar su viaje para pasar las fiestas con su familia en el interior del país debido a la epidemia.

A Hao le preocupa que “los pequeños negocios están sufriendo mucho con la situación porque tienen que pagar igual a sus empleados” y se confiesa incapaz de reconocer la ciudad a la que llegó hace cinco años procedente de la septentrional región autónoma de Mongolia Interior.

“Beijing siempre ha sido para mi el lugar de la vida y el bullicio y mírala ahora, parece que hemos vivido una hecatombe nuclear”, afirma mientras señala la gran avenida vacía ante sus ojos, poco antes de disculparse porque también tiene prisa por volver a casa.

Según los últimos datos oficiales, en Beijing se contabilizan hasta el momento un muerto y 253 infectados por el coronavirus, mientras que 24 de los enfermos diagnosticados han conseguido recuperarse.

EFE
Beijing, China
Miércoles 5 de febrero de 2020.


Estados Unidos fue el primer país que evacuó a su personal consular y el primero que ha prohibido la entrada a los viajeros procedentes de China.


El número de muertos en el país asiático alcanza los 361 y los afectados ya son 17.238


Estados Unidos ha adoptado medidas que alientan una reacción de miedo al brote de coronavirus en China, en lugar de ofrecer alguna ayuda significativa, ha asegurado este lunes el Ministerio de Exteriores del país asiático. En una rueda de prensa ofrecida a través de Internet —como parte de las medidas para evitar aglomeraciones y prevenir posibles contagios—, la portavoz del ministerio, Hua Chunying, ha subrayado que Estados Unidos fue el primer país que anunció que evacuaría a su personal consular de Wuhan, la ciudad donde comenzó la epidemia y bloqueada por cuarentena desde el día 23 de enero. Estados Unidos también ha sido el primer país que ha prohibido la entrada a los viajeros procedentes de China, ha agregado.

En cambio, “por lo que yo sé, el Gobierno de Estados Unidos todavía no ha ofrecido ninguna ayuda sustancial a la parte china”, ha insistido Hua. “Todo lo que ha hecho solo puede crear y propagar el miedo”, ha asegurado.

Las acusaciones se producen mientras el número de afectados por el coronavirus de Wuhan en China sigue en aumento. Los muertos suman ya 361, más que el total dejado por el SARS (síndrome respiratorio agudo y grave, por sus siglas en inglés) en 2003 en este país (348), y los infectados son 17.238, según las cifras divulgadas este lunes. El coronavirus 2019-nCoV puede provocar neumonía con síntomas como fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14. Los científicos chinos han confirmado que, a diferencia del SARS, es posible el contagio durante la incubación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado una emergencia internacional por el brote.

A lo largo de las últimas 24 horas se han producido 57 nuevas muertes, todas menos una en la provincia de Hubei, el foco de la epidemia. La otra se produjo en Chongqing, la ciudad más poblada de China con cerca de 30 millones de habitantes y cercana a Hubei. En este plazo se han confirmado también más de 2.500 nuevas infecciones. Entre el total de los contagiados, 2.829 se encuentran graves. Aunque, según las cifras oficiales, los pacientes que han recibido el alta continúan superando el número de fallecidos: 477 han conseguido recuperarse. El número de casos sospechosos en todo el país llega a los 21.558. China mantiene en observación a 152.700 personas.

Este lunes acaban las largas vacaciones del Año Nuevo lunar, prorrogadas por orden del Gobierno cuatro días más como parte de las medidas para evitar una oleada de desplazamientos masivos que pudiera multiplicar los contagios del coronavirus. Vuelven a sus puestos millones de trabajadores, pero para evitar aglomeraciones en una operación retorno de centenares de millones de empleados, las reincorporaciones se producirán de modo gradual. Esta semana lo harán solo aquellos que sus compañías consideren imprescindibles, o los empleados en farmacias y tiendas de alimentación. El resto no lo hará hasta el día 9 o, en el caso de la provincia de Hubei, hasta el 17. Los centros de enseñanza de todo el país no tienen una fecha de vuelta a clase.

Hong Kong reduce a mínimos sus accesos desde China

Hong Kong, que ya había limitado algunos de los accesos a su territorio desde China, ha endurecido aún más el control de su frontera, aunque no la sella del todo. Según ha anunciado la jefa del Gobierno autónomo, Carrie Lam, la antigua colonia británica cerrará todos sus pasos fronterizos con China excepto la bahía de Shenzhen y el puente a Macao y Zhuhai. El aeropuerto también seguirá abierto, aunque se reducirá el número de vuelos.

El anuncio llega cuando este lunes parte del personal médico de los hospitales públicos se ha declarado en huelga para exigir el cierre completo de los accesos. El territorio autónomo chino ha confirmado 15 casos de infección en su suelo.

Caída en las Bolsas

En su reapertura tras las vacaciones, las Bolsas chinas se han desplomado este lunes. Aunque el Banco Central ha prometido una inyección de liquidez de 1,2 billones de yuanes (casi 170.000 millones de euros) para paliar el impacto económico de la epidemia, el principal indicador de la Bolsa de Shanghái, el SSE, cerraba con pérdidas del 7,72%. Era su peor jornada en cinco años. El índice SZSE de la Bolsa de Shenzhen, que llegó a caer hasta un 9,1% durante la mañana, concluyó el día con un descenso del 8,41%.

En una rueda de prensa, el vicepresidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo —el organismo chino encargado de la planificación—, Lin Weiliang, ha reconocido el efecto negativo del virus en la economía, especialmente en el sector del consumo. No obstante, ha asegurado que el impacto será de corta duración y el país, la segunda potencia económica del mundo, tiene los recursos para minimizarlo.

Comienza a operar el hospital construido en diez días

El hospital Huoshenshan (“Montaña del dios de fuego”), construido en 10 días para atender a los infectados por el coronavirus en Wuhan, ha entrado en funcionamiento este lunes y comienza a recibir pacientes. Cerca de 1.400 médicos y sanitarios del Ejército Popular de Liberación chino se encargarán de atender los casos, según el periódico estatal China Daily. El resto de los hospitales de Wuhan, donde comenzó la epidemia, están saturados y escasea el material de protección.

El segundo hospital construido a toda velocidad, el Leishenshan (“Montaña del dios de trueno”), estará completado el miércoles y podrá comenzar a recibir pacientes a partir del jueves.

En la edificación del Huoshenshan, que se ha retransmitido por Internet para un público que ha superado los 40 millones de seguidores, han llegado a participar en un momento dado 4.000 trabajadores y un millar de máquinas de construcción.

Restricciones de entrada en los cruceros

La Asociación Internacional de Cruceros (CLIA) ha prohibido la entrada en los barcos a pasajeros o miembros de la tripulación que hayan estado en China durante los últimos 14 días como medida de protección, y ha modificado o anulado algunas rutas de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias. El organismo agrupa, según su página web, a líneas que representan más del 95% de las plazas de cruceros del mundo.

Las líneas de cruceros realizan controles pasivos y activos de pasajeros y tripulación antes del embarque cuando las circunstancias lo exigen, según un comunicado recogido por Europa Press.

Continúan las repatriaciones de extranjeros de Wuhan

Un total de 243 ciudadanos y residentes permanentes de Australia han sido evacuados de Wuhan —la ciudad origen de la epidemia— este lunes, según ha informado la ministra de Exteriores de este país. Los repatriados, entre los que 89 son menores de 16 años, tendrán que pasar la cuarentena en la remota isla Navidad, en el Índico, en un centro que se construyó para enviar allí a solicitantes de asilo.

También se prepara la salida de más de 200 taiwaneses atrapados en Wuhan por el bloqueo para contener la epidemia. La evacuación de estos ciudadanos se había visto impedida hasta ahora por razones políticas: China considera a Taiwán parte de su territorio y a sus ciudadanos, nacionales chinos, que tienen prohibido abandonar el área. Finalmente, según ha indicado una asociación empresarial taiwanesa en Wuhan, la oficina china de Asuntos Taiwaneses en la ciudad ha dado el visto bueno para la salida, que se espera que pueda ocurrir a lo largo del día.

Tailandia, el país con más casos tras China —19, además de 311 sospechosos a la espera de los resultados médicos —, anunció el domingo que repatriará este martes a más de 100 tailandeses que se encuentran todavía en Wuhan. Una vez en Tailandia, aseguró el viceministro de Sanidad Anutin Chanvirakul, serán puestos en cuarentena, informa Paloma Almoguera.

Lo mismo hará Malasia este lunes, fletando un vuelo para los 132 malasios y sus parejas que se encuentran aún en el epicentro del virus. Camboya, mientras, ha desestimado repatriar a las docenas de estudiantes y diplomáticos camboyanos que permanecen en Wuhan. “No huyáis de los chinos en estos tiempos difíciles. Quedaos y ayudadles”, exhortó el primer ministro, Hun Sen, líder de corte totalitarista de un país cada vez más dependiente de las inversiones de China.

Por su parte, Singapur, que tras Tailandia es el país con más casos (18), ha negado la entrada a 15 personas –entre ellas, un español- desde el sábado, en virtud de la medida puesta entonces en marcha que impide la entrada a todos los viajeros que procedan de China o hayan estado en ese país en los últimos 15 días. La isla mantiene en estricta cuarentena –su incumplimiento puede acarrear penas de cárcel- a 524 personas

Nuevos casos en Vietnam

Vietnam ha confirmado tres casos más de infección por el coronavirus, lo que eleva a ocho el número de contagiados en ese país. Según informa Reuters, los nuevos enfermos parecen haber llegado en el mismo vuelo de Wuhan a Vietnam y mantuvieron contacto con otros tres pacientes cuyos síntomas se detectaron el 30 de enero.

Estados Unidos, por su parte, ha informado de su noveno caso. Hasta el momento, el virus se ha propagado a 27 países de todo el mundo.

El País
Mararena Vidal Liy
Pekín, China/ Madrid
Lunes 3 de febrero de 2020.


Según el informe diario de la Comisión Nacional de Sanidad

   
El número de fallecidos por el nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan en China se elevó hoy hasta los 361 (57 más que el domingo), mientras que la cifra de infectados por esa enfermedad en territorio chino se situó en 17,205 (2,829 más que la víspera).

Según el informe diario de la Comisión Nacional de Sanidad, actualizado a las 04:00 hora local (20:00 GMT del sábado), un total de 147 personas se curaron en las últimas horas y fueron dadas de alta hospitalaria, por lo que el número de afectados por la enfermedad que la han superado asciende a 475.

Casi todas las muertes registradas en las últimas 24 horas, menos una ocurrida en Chongqing, corresponden a la provincia de Hubei, epicentro del virus, mientras que este domingo se conoció el fallecimiento de la primera víctima del coronavirus fuera de China, un ciudadano de Wuhan que perdió la vida en Filipinas.

EFE
Shangai, China
Domingo 02 de febrero 2020.


El brote que comenzó en Wuhan, China, ha dejado hasta ahora 170 muertos y alrededor de 8 mil infectados.


La Organización Mundial de la Salud finalmente declaró este jueves que el coronavirus es una emergencia de salud pública de preocupación internacional, por su brote global, que hasta ahora ha dejado 170 muertes y alrededor de 8 mil infectados.

Tras la reunión del comité de emergencia de la OMS, en un debate que comenzó desde las 13:30 horas tiempo de Ginebra, el director general de la OMS, Tedros Adhanom, indicó que el virus se puede propagar más rápidamente si llega a un país con un sistema de salud débil, por lo que llamó a todos los países a estar preparados y “actuar ahora“.

Agregó que la evidencia apunta a que el virus se expandió a casi una veintena de países. El brote se originó en Wuhan, China, al parecer en un mercado.

Esta enfermedad comenzó a ser diagnosticada en China desde finales de diciembre.

La OMS aseguró que confía en la capacidad de China para contener el contagio de la enfermedad, pero que esta medida es para ayudar al resto del mundo a evitarlo, ya que hay enfermos en 18 países además del gigante asiático.

El comité emitirá recomendaciones que las naciones podrán considerar, como contener sus vuelos a China, aplicar revisiones constantes a quienes han estado en ese país y sobre todo en Wuhan, así como a las formas de prevenir el contagio y de vigilar a los posibles enfermos.

Según anunció la organización internacional, se trabaja en la vacuna, que podrá ayudar a prevenir el contagio, y en el tratamiento de quienes ya han sido confirmados como infectados por este tipo de neumonía.

La OMS declara emergencia internacional por coronavirus.

Comité decide la alerta ante el rápido aumento de los pacientes afectados por el virus originado en China

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró hoy la emergencia internacional ante el rápido aumento de los pacientes afectados por el coronavirus de Wuhan, ya más de ocho mil en cerca de una veintena de países, aunque el 99 % de los casos se han diagnosticado dentro de China.

Un comité de emergencia de 15 expertos, convocado por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró esta alerta, tras haberla descartado hace una semana, ante la aparición de varios contagios entre humanos en países como Alemania, Japón, Estados Unidos o Vietnam, en pacientes que no habían viajado recientemente a China.

Es la sexta ocasión en que la OMS declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

EFE
Notimex
Ginegra, Suiza
Jueves 30 de enero de 2020.


Se han confirmado al menos 2 mil 744 casos


Beijing. - Funcionarios del Gobierno de China anunciaron que extenderán la temporada feriada por el Año Nuevo Lunar para evitar la propagación del nuevo coronavirus, al dar a conocer nuevo balance de al menos 80 muertos y 2 mil 744 casos confirmados.

En este periodo vacacional, que debía terminar el 30 de enero, muchos en el país abandonan las ciudades para regresar a sus pueblos de origen. Las autoridades buscan evitar que los más de 3 mil millones de viajes contribuyan a la propagación del virus.

La extensión será "en la medida adecuada" más allá del 30 de enero, según una declaración del Gobierno después de una reunión dirigida por el Primer Ministro chino, Li Keqiang. De acuerdo con Xinhua, se extenderá al menos hasta el 2 de febrero.

La decisión se produce mientras el Gobierno del Presidente Xi Jinping está bajo presión para combatir un virus que muestra pocas señales de desaceleración.

China continental representa el 98 por ciento de las infecciones globales confirmadas, mientras que más de una docena de países y territorios informaron la enfermedad dentro de sus fronteras.

La Organización Mundial de la Salud dijo que de 29 pacientes con infecciones fuera de China, 26 viajaron a través de Wuhan, epicentro del brote.

Estados Unidos confirmó ya cinco casos, tres de ellos durante el domingo: dos en el sur de California y uno en el condado de Maricopa, Arizona.

Todos los pacientes habían estado recientemente en Wuhan y están hospitalizados.

Detecta EU tercer caso de coronavirus en California

Un viajero proveniente de la ciudad china de Wuhan dio positivo en el virus

Santa Ana. - Un paciente en el sur de California se convirtió en la tercera persona en Estados Unidos a la que se diagnosticó un nuevo virus procedente de China, según las autoridades sanitarias.

Un viajero de la ciudad china de Wuhan -el epicentro del brote- dio positivo en el virus, según anunció antes de la medianoche del sábado la Agencia de Atención Sanitaria del Condado de Orange, citando una confirmación de los Centros estadounidenses de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El paciente estaba aislado en un hospital y en buen estado, señaló la agencia.

El primer caso conocido en California seguía a los diagnósticos en el estado de Washington el 21 de enero y en Chicago el 24 de enero.

Ese paciente contactó con las autoridades sanitarias, que le dieron indicaciones sobre cómo reducir su exposición al público mientras esperaba a tener confirmación de los CDC. La agencia californiana consultó con los CDC y con el Departamento de Salud de California y supervisará a la gente que tuvo estrecho contacto con el paciente, indicaron las autoridades.

Las personas que tuvieron un contacto casual con el enfermo tienen un "riesgo mínimo'' de desarrollar la infección, según las recomendaciones de los CDC. No hay pruebas de que se produjera un contagio de persona a persona en el condado de Orange y el riesgo a contagios locales sigue siendo bajo, señaló el comunicado oficial.

El virus puede causar fiebre, tos, estornudos y neumonía. Forma parte de la familia de coronavirus, similares a los mortales virus SARS y MERS que provocaron brotes en el pasado.

Por su parte, el consulado de Estados Unidos en Wuhan indicó el domingo que retirará a su personal y algunos particulares en un vuelo contratado.

La embajada estadounidense, ubicada en Beijing, señaló que el vuelo directo a San Francisco tendría capacidad limitada. En caso de que no hubiera plazas suficientes, se daría prioridad a las personas con ``mayor peligro ante el coronavirus'', una nueva enfermedad respiratoria que ha afectado a mil 975 personas, de las que 56 han muerto, casi todas en Wuhan.

Pide otro mexicano ayuda para salir de Wuhan

Jesús Daniel Stamatis Portugal pidió a funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores su apoyo para salir vía aérea de China

Ciudad de México. — El mexicano Jesús Daniel Stamatis Portugal pidió a funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores su apoyo para salir vía aérea de Wuhan, China, ante la crisis de salud que mantiene a la ciudad en cuarentena por un nuevo virus.

La alerta de que Estados Unidos enviará un avión para que salgan sus ciudadanos provocó que Stamatis Portugal viera la oportunidad de abandonar el país al que llegó en 2012.

Un hilo de mensajes en su red social sirvió ayer sábado para alertar al presidente Andrés Manuel López Obrador, al canciller Marcelo Ebrard, a la Embajada de México en Estados Unidos y hasta al embajador estadounidense en México, Christopher Landau.

“Embajador (Christopher Landau), no es el tema, pero soy mexicano viviendo en Wuhan. Sé que U.S.A envía avión de rescate para diplomáticos y ciudadanos estadounidenses. ¡Quepo! Tengo visa americana. Ayuda por favor”, tuiteó.

“Embajadora (Martha Bárcena) necesito su ayuda urgente. Estoy en Wuhan, China, y está baneado por lo del virus. Podemos hacer algo para que dejen subirme a ese avión, por favor.

“Presidente Xi Jinping anuncia que virus acelera. Mil gracias”.

Hasta el momento, la única respuesta visible en redes sociales para Jesús Daniel fue la de la embajadora Bárcena y la del embajador Landau.

“Ya está en contacto con la Dirección General de Protección y @EmbaMexChn para ver las opciones para apoyarlo”, dijo Bárcena.

“Déjame checar con mis agregados consulares. ¡Ánimo y saludos!”, le prometió el embajador estadounidense.

Jesús Daniel Stamatis Portugal, cuya abuela es descendiente de inmigrantes chinos que llegaron a Sinaloa, es un arquitecto especializado en construcciones con el bambú como material principal, según lo expuesto en su biografía.

En 2012 recibió la oportunidad del Ministerio de Comercio de la República Popular de China para viajar a Huangzhou y aprender sobre cultivo, procesamiento y utilización del bambú para el desarrollo de países.

“Aquí estoy, un mexicano con sede en China desde 2012 para investigar el bambú como material de construcción”, expuso en su texto.

Ayer sábado, Grupo Reforma publicó que también el mexicano Jorge Vázquez Lujano, estudiante del Doctorado en Ciencia de Materiales e Ingeniería en la Wuhan University of Technology, está inmerso en el epicentro del brote del coronavirus.

Associated Press
Agencias / Reforma
San Francisco, Cal. EU.
Domingo 26 de enero de 2020.

   
El presidente de China, Xi Jinping, dijo hoy que su país enfrenta una “grave situación y rápida propagación” de la epidemia de neumonía por nueva infección por coronavirus y decidió crear un grupo especial para manejar la “crisis” de la infección.

“En la reunión se decidió que el Comité Central del Partido estableció un grupo líder para la respuesta a la epidemia y llevó a cabo su trabajo bajo la dirección del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China”, señala un comunicado difundido por la agencia por Xinhua.

Tras presidir la reunión de este sábado, el mandatario destacó que todos “los departamentos deben poner la vida y la salud de las personas en primer lugar, formular planes exhaustivos [...] para frenar con determinación la propagación de la epidemia”.

Pidió también a la región de Wuhan, donde se originó el virus, “adoptar medidas más estrictas, prevenir la proliferación interna al fortalecer “el aislamiento y el tratamiento de todos los pacientes”, e incluso productos exportados.

De igual manera se unió al llamado de diversas regiones chinas para “reducir los eventos públicos a gran escala”, en referencia al Festival de Primavera.

Tras una reunión del Partido Comunista chino, se reiteró los llamados a la colaboración de “los comités del partido y los gobiernos a diferentes niveles” para hacer planes adecuados que detengan la infección.

La reunión enfatizó la necesidad de anunciar de manera “rápida, precisa, abierta y transparente la situación epidémica y responder a las preocupaciones nacionales y extranjeras”.

Las autoridades sanitarias chinas confirmaron este sábado la muerte de 41 personas y mil 383 casos en el mundo confirmados de neumonía causada por el nuevo coronavirus (2019-nCoV), incluidos 237 en condiciones críticas.

Recientemente se han señalado los informes oficiales por los expertos nacionales pues el antecedente es negativo para China, por lo que se toman con precaución sus datos.

Durante la epidemia del SARS entre 2002 y 2003, la Organización Mundial de Comercio criticó al gobierno chino por haber tardado en dar el alerta y haber querido esconder la envergadura de la epidemia.

Incluso el posible origen del virus que apunta a un mercado de animales exóticos, podría exhibir la falta de controles de las autoridades sobre el comercio ilegal de especies.

Notimex
Beijing, China
Sábado 25 de enero 2020.


Las autoridades cancelaron muchas celebraciones públicas y diversos eventos en Beijing y otras ciudades


BEIJING (AP) — China reportó el sábado un fuerte aumento en el número de personas infectadas con un nuevo virus: 1.287 casos, con 41 fallecimientos, mientras ampliaba una cuarentena para abarcar a 36 millones de personas y erigía un hospital prefabricado con 1.000 camas para la atención de la epidemia.

La Comisión Nacional de Salud dijo que el conteo abarca 29 provincias chinas e incluye 237 enfermos en condición grave. Los 41 decesos han sido todos en China, de los cuales 39 se registraron en la provincia de Hubei, uno en Hebei y uno en Heilongjiang.

Mientras tanto, Australia anunció el sábado su primer caso: un varón chino de cincuenta y tantos años que regresó de China la semana pasada. Francia dijo que tres personas enfermaron por el virus, la primera vez que aparece esta dolencia en Europa. Y Estados Unidos reportó su segundo caso, una mujer de Chicago de poco más de 60 años que fue hospitalizada tras regresar de China.

El brote ha opacado la celebración del Año Nuevo Lunar, la festividad más importante del país, que empieza el sábado. Las autoridades cancelaron muchas celebraciones públicas y diversos eventos en Beijing y otras ciudades.

En Wall Street, las acciones cayeron ante los temores por la creciente crisis: el promedio industrial Dow Jones perdió 170 puntos y el S&P 500 registró su peor día en tres meses. Las compañías de servicios de salud sufrieron pérdidas, al igual que instituciones financieras, aerolíneas y otras empresas relacionadas con el sector turístico y de viajes.

El transporte ha quedado paralizado en Wuhan _una urbe de 11 millones de habitantes en el centro del brote_, y en al menos otras 12 ciudades de la provincia central de Hubei, las cuales suman una población mayor que las de Nueva York, Londres, París y Moscú combinadas.

Los hospitales en Wuhan enfrentaban una oleada de pacientes y falta de suministros. En videos que circulaban en internet podía verse a gran cantidad de personas con mascarillas en el rostro que hacían fila para ser examinadas, y algunas se quejaban de que familiares suyos fueron rechazados por hospitales saturados.

Las autoridades de Wuhan y otras partes solicitaron medicinas, equipo de desinfección, mascarillas, gafas protectoras, batas y otros artículos de protección.

Funcionarios en Wuhan indicaron que están construyendo rápidamente un nuevo hospital para hacer frente a la crisis, el cual será concluido el 3 de febrero. Su diseño estará basado en un hospital contra el SARS, erigido en Beijing en sólo seis días durante el brote de ese síndrome respiratorio agudo grave.

Aún se desconoce qué tan delicada es la crisis.

El nuevo virus proviene de una amplia familia de los llamados coronavirus, algunos de los cuales sólo provocan un resfriado común. Los síntomas causados por el nuevo virus son similares a los de la influenza y el resfriado: tos, fiebre y dificultad para respirar, pero puede complicarse y provocar neumonía.

Pero no está claro qué tan letal es este coronavirus, y ni siquiera si es tan peligroso como la gripe ordinaria, que cada año provoca la muerte de decenas de miles de personas tan sólo en Estados Unidos. Los científicos dicen que tampoco se sabe si se contagia con tanta facilidad como el SARS, su primo genético, que también se originó en China y dejó unos 800 muertos en 2002-2003.

El rápido incremento en los casos reportados no significa necesariamente que la crisis está empeorando. Podría sólo ser reflejo de una mejor vigilancia y de un mejor reporte de los nuevos casos detectados.

AP
Beijing, China
Sábado 25 de enero de 2020.


Inician los trabajos en el inmueble de 25 mil metros cuadrados en Wuhan para concluir en tiempo récord


China inició el viernes la construcción de un hospital destinado a recibir a un millar de pacientes víctimas del coronarivus, a partir del 3 de febrero, informó la prensa estatal.

Según imágenes difundidas en la televisión, la maquinaria se afanaba en preparar el terreno donde se erigirá el establecimiento en Wuhan, el epicentro del brote, una ciudad con 11 millones de habitantes en el centro del país.

Los trabajos concluirán en tiempo récord y el hospital, de 25 mil metros cuadrados, abrirá sus puertas el 3 de febrero, según la agencia Xinhua.

Únicamente aceptará enfermos de la neumonía viral de origen desconocido que ha contaminado desde diciembre a 830 personas, de las que han muerto 26, según el último balance.

El lugar "aliviará la escasez de recursos médicos", precisó la agencia de prensa oficial.

La ciudad de Wuhan, donde se ha registrado la mayoría de los contagiados, quedó el jueves bajo cuarentena pues los habitantes no están autorizados a salir.

Se ha constatado una falta de camas en los hospitales destinados a recibir a los pacientes contaminados por el nuevo coronavirus.

"Movilizamos a todos los obreros que están en Wuhan para trabajar por equipos rotatorios que garanticen el trabajo las 24 horas del día", declaró Zhang Chongxi, jefe de la empresa Wuhan Construction, según la agencia.

China había construido un hospital en tiempo récord --una semana-- durante la epidemia del SRAS en 2003. El lugar parecía un edificio prefabricado.

Según China nueva, el nuevo hospital edificado en Wuhan fue concebido siguiendo el mismo modelo.

AFP / EFE
Yuan Zheng
Beijing, China
Viernes 24 de enero de 2020.


Autoridades asiáticas informan sobre el deceso de 15 personas en la provincia de Hubei


Quince personas murieron como consecuencia del coronavirus en la provincia china de Hubei (centro), donde surgió la epidemia, lo que eleva el número de muertos a 41, anunciaron este sábado las autoridades locales.

Los 15 muertos se registraron en la capital de la provincia, Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes donde se detectó por primera vez el virus, precisó la Comisión de Salud de Hubei.

Wuhan y otras 13 ciudades de la provincia fueron puestas en cuarentena para contener el contagio de este virus mortal que se ha extendido a escala nacional y a otros países.

Además de las 15 muertos adicionales en Hubei, se han registrado 180 nuevos casos en la provincia, 77 de ellos sólo en la ciudad de Wuhan, y la mayoría de los otros en localidades más pequeñas y actualmente confinadas.

Varias de estas ciudades han registrado sus primeros casos del agente patógeno, llamado por ahora "2019-nCoV", según la comisión.

Los 180 nuevos casos se suman a los 830 ya confirmados en China, según el último balance.

Este virus puede causar enfermedades leves en las personas, como un resfriado, pero también otras más graves como el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo).

Hasta ahora se han confirmado casos en Francia, Tailandia, Japón, Taiwán, Corea del Sur, Macao y Estados Unidos, y se ha informado de un caso sospechoso en Hong Kong.

AP
Beijing, China
Viernes 24 de enero de 2020.

Página 1 de 4

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter