Con casi dos meses de atraso, finalmente este martes fue reinaugurada la reconstrucción de la Casa del Torno, patrimonio del siglo XVII que fue derrumbada por el gobierno de Rafael Moreno Valle para instalar en su lugar, sin la autorización del INAH, una terminal del teleférico.

El inmueble pasará a formar parte de las oficinas en Puebla de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

El gerente del Centro Histórico, Sergio Vergara Verdejo dijo que los trabajos de rehabilitación se entregarán esta al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y se dotará de material cultural al inmueble colonial, como se observa desde las ventanas de la casona.

La casa ubicada en la 8 Norte 414, en el Barrio del Artista, representa para la comunidad artística y cultural una lucha legal y social ganada contra el gobierno morenovallista, a quien consideran el depredador más grande que ha tenido la historia de Puebla por la destrucción del patrimonio edificado.

Por su parte, la Unesco bautizó a la Casa del Torno con la instalación de sus oficinas, como la Casa de la Reflexión.

En ese sentido, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura se convertirá en un vigilante férreo del edificio catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, como parte del Patrimonio de la Humanidad.

Nuria Sanz, directora y representante de la oficina de la Unesco en México, durante su visita a la alcaldía los primeros días de junio, dijo que los trabajos que se realizan son para ubicar las diversas exposiciones y las oficinas de atención del organismo internacional.

Los recursos destinados al rescate de la edificación sumaron los 15 millones de pesos, pero el dinero se empleó también en la rehabilitación de la zona del Teatro Principal, El Parián y Los Sapos.

Fue la Federación a través del Fonca la encargada de destinar los recursos para la rehabilitación del inmueble.

Las visitas a lo largo de su reconstrucción únicamente las realizaron peritos del INAH y personal de la Unesco.

Por capricho del mandatario poblano, quien busca hoy la candidatura presidencial, el inmueble fue demolido el 7 de noviembre de 2012 para transformarlo en una estación del teleférico, pero ante la reacción de los grupos no gubernamentales se evitó su destrucción total.

Tres años después, en 2015, la Unesco ordenó al gobierno poblano reconstruir la Casa del Torno, bajo la amenaza de retirarle el título de patrimonio de la humanidad, de esa manera el INAH otorgó los permisos para su reconstrucción.

La Jornada de Oriente
Yadira Llaven Anzures
Puebla, México
Miércoles 21 de septiembre de 2016.

La UNESCO demanda la reparación de los daños causados a la Antigua Casa del Torno

Por órdenes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), el gobierno de Puebla tendrá que comenzar con la reconstrucción de la Antigua Casa del Torno, a fin de que antes de que concluya el año presente el plano de restauración de la antigua casona y para febrero un informe puntual de los avances.

El organismo internacional emitió un documento a los tres niveles de gobierno donde puso fechas concretas para que se le informe de la rehabilitación del inmueble histórico que se considera el primer rastro de la ciudad de Puebla.

El gobierno morenovallista –responsable de su demolición– admitió que tardarán cuatro años en reconstruir la casona.

Sin embargo, para la secretaria Ejecutiva de la Fundación Manuel Toussaint, Montserrat Gali Boadella, no se trata de una reconstrucción, pues del inmueble antiguo no quedó nada.

De acuerdo con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), “la reconstrucción de bienes patrimoniales totalmente perdidos o de sus elementos principales no constituye un acto de conservación y no es recomendable”.

En 2011 el gobierno estatal derrumbó el edificio del siglo XVII para construir en su lugar una de sus obras más polémicas del sexenio: una torre de transferencia del teleférico que recorrería inicialmente de la zona de Los Fuertes al Barrio del Artista.

A finales de ese mismo año el proyecto fue suspendido bajo el argumento de que provocaba daños en el patrimonio histórico y que carecía de los permisos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El proyecto tuvo que ser modificado en varias ocasiones, pues no contaba con los permisos del INAH y por lo tanto fue ilegal la demolición del inmueble que estaba protegido por el organismo.

A pesar de ello, el mandatario poblano no fue sujeto a ningún procedimiento tras violar la Ley Federal de Monumentos Históricos.

La Secretaría de Educación Pública federal (SEP), el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) confirmaron oficialmente que la Antigua Casa del Torno se encuentra en el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles, y entregó al Comité de Defensa del Patrimonio Histórico, Cultural y Ambiental de Puebla (CDPHCAP) la clave de registro de ese edificio.

En la Casona del Torno, ubicado en 8 Norte 414, se estableció el primer matadero de carnero en la ciudad, ya que en ese tiempo los ayuntamientos en sociedades coloniales establecían lugares específicos para el sacrificio de este animal.

La reconstrucción estará a cargo del ayuntamiento

Por su parte, el alcalde capitalino Antonio Gali Fayad declaró que una vez que lleguen los recursos del gobierno federal para la reconstrucción el edificio albergará la casa de gestión de la Unesco en Puebla, una sala de artes plásticas y se continuará con la rehabilitación de la zona.

En la “Casa de la Reflexión” de la Unesco se podrán consultar los proyectos culturales de Latinoamérica.

Gali Fayad precisó que la restauración de la casona sería hasta el próximo año debido a que se gestionarán los recursos ante la Federación.

El edil poblano aclaró que el gobierno del estado le otorgó el inmueble al municipio, por lo que ahora el ayuntamiento podrá disponer de la obra.

Sobre el tema, el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Francisco Ortiz Pedraza, se deslindó y dijo que el organismo autorizó la demolición y reconstrucción de la Casa del Torno, toda vez que sea utilizada como espacio cultural.

Sin ofrecer mayores detalles, comentó que la instancia federal autorizó al ayuntamiento de Puebla el proyecto para reconstruir el inmueble.

Además, informó que la reconstrucción del inmueble costará 17 millones de pesos, recursos erogados por el gobierno federal a través del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), que aportará 80 por ciento de los recursos. El resto los aportará la Unesco y el ayuntamiento capitalino.

Exige organismo internacional cambio de ruta del funicular

El Centro del Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, además, solicitó al INAH que exija al gobierno estatal que cambie la ruta del teleférico para no afectar el Centro Histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La información se desprende de una carta de respuesta enviada por Francisco Javier López Morales, director del Patrimonio Mundial del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a Kishore Rao, su par del Centro del Patrimonio Mundial.

El documento fue dado a conocer por Rosalba Loreto, investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, de la Universidad Autónoma de Puebla.

El 24 de enero de 2013, mediante el oficio número 401.E (24) 137.2012–0316, Valeria Valero Pie, directora de Apoyo Técnico del INAH, informó que la constancia como un monumento histórico de la Casa del Torno se encuentra registrado en la clave 211140010185.

Se advierte que “el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles es un instrumento de trabajo que el Instituto Nacional de Antropología e Historia, a través de esta Coordinación Nacional, realiza y utiliza para la identificación de inmuebles con valor patrimonial y es una herramienta de soporte técnico, documental y académico”.

Además, refiere “la Catalogación de los Monumentos Históricos Inmuebles tiene como objetivo primordial conocer cualitativa y cuantitativamente el patrimonio histórico edificado de la nación, lo que constituye una etapa ineludible en el diseño de políticas que permitan lograr su protección, valorización e integración a la comunidad. El Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles no tiene valor jurídico”.

Sin avances, la denuncia ante la PGR por destrucción del inmueble

El proyecto del teleférico, valorado en unos 300 millones de pesos, se detuvo en enero de 2013 debido a que el Juzgado Cuarto de Distrito aceptó el amparo 1962/2012 que tramitó el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint, en defensa de la Casa del Torno.

Tras una serie de señalamientos el teleférico cambio su ruta en infinidad de veces y ahora irá del Centro Expositor en Los Fuertes al mausoleo del general Ignacio Zaragoza. Podría comenzar a funcionar antes de que concluya 2015.

Actualmente, la Casa del Torno es una construcción abandonada, semicubierta por tablas de madera podridas que pretenden esconder su destrucción.

Además de los juicios de amparo, el representante del Centro de Promoción y Defensa de los Derecho Humanos Joel Arriaga Navarro AC, Fernando Cuéllar Muñoz, interpuso una denuncia penal el 13 de febrero de 2014 por la destrucción de la Casa del Torno.

La investigación contra los funcionarios involucrados en la demolición del inmueble –entre los que se encuentra el gobernador Rafael Moreno Valle– está abierta con el número AP153/2014/4PGR/Delegación Puebla.

Sin embargo, a casi dos años de que se inició la averiguación previa la Procuraduría General de la República no ha presentado avances, por lo cual Cuéllar Muñoz interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por omisiones y dilación de la dependencia.

La Jornada de Oriente
Ciudad de Puebla, Mx.
Miércoles 23 de diciembre de 2015.

En 2012 la destrucción fue total, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas ordenó que la casa fuera demolida para que se edificara allí la primera de cinco torres de lo que sería un teleférico.

La fachada de la Casa del Torno era sencilla, una puerta de madera con dos columnas al lado, dos ventanas hacia la calle en la primer planta y tres más en la segunda. Al frente un torno de madera, que le dio el nombre aunque en realidad era un rastro.

El edificio del siglo XVII, ubicado en la calle 8 norte 414, remataba en una pequeña plazuela llamada del “factor” o de los “tornos”. En la casa y en los terrenos aledaños se localizaba un rastro de carneros, aprovechando que en ese entonces pasaba a un lado el río San Francisco.

Hoy no queda nada de la casa. En 2012 fue demolida para construir una torre de concreto y metal a la cual llegarían carros de un teleférico que partiría de la zona de Los Fuertes.

La Casa del Torno es ahora una construcción abandonada, con el óxido de las varillas escurriéndose por los lados, semicubierta por paredes de madera hinchadas por la lluvia, que pretenden esconder el abandono y la destrucción.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) exigió al gobierno del estado -que proyectó el teleférico- la restitución del inmueble y políticas públicas que permitan al centro histórico quedarse en el catálogo de Patrimonio Mundial.

De igual forma pidió un informe para el 1 de diciembre de este año con el detalle técnico del teleférico y su nueva ubicación; en teoría tendría que ir de Los Fuertes al estadio Cuauhtémoc pero llega sólo del otro lado de la calzada Zaragoza.

La destrucción vino de dentro

La plazuela del Torno tuvo una gran importancia en el siglo XVII debido a que era donde se conectaba a la ciudad con el convento de San Francisco, del otro lado del río; y a la ciudad española con los asentamientos indígenas.

A partir del decreto de Zona Monumental para la ciudad de Puebla en 1977, la Casa del Torno ingresó en el catálogo oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como edificio histórico protegido.

Sin embargo el inmueble sufrió un primer embate durante la administración del gobernador Manuel Bartlett Díaz, cuando se destruyó su patio para hacer un puente que conectó la calle 8 norte con el conjunto del Paseo de San Francisco, atravesando el bulevar 5 de Mayo. De nuevo su función fue conectar.

En 2012 la destrucción fue total, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas ordenó que la casa fuera demolida para que se edificara allí la primera de cinco torres de lo que sería un teleférico.

Los vecinos dicen que se excavó a una profundidad de más de seis metros para cimentar la torre de concreto. El ruido y el polvo fueron insoportables para los comerciantes del Barrio del Artista, ya que allí se encuentran varios talleres de pintura, cafés y bares.

Un día a principios de 2013 los trabajadores dejaron de ir, el lugar fue cubierto de manera temporal por paredes de madera que impiden ver lo que ya no es.

Desde arriba parece que los albañiles dejaron todo como para tomar un descanso. Aún se observa material de construcción, cascos, casacas, que fueron dejados dentro y ahora están cubiertos por una capa densa de abandono.

La obra está suspendida, el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint interpusieron el amparo 1962/2012 por la destrucción del edificio catalogado. Salió a relucir que ni el INAH y el ayuntamiento de Puebla dieron permiso para el proyecto.

La historia se pelea en los tribunales

En el siglo XIX con el surgimiento de otros rastros la Casa del Torno y la plazuela se transformaron en un conjunto productivo de obrajes o fábricas artesanales de hilados y productos textiles, donde también se hacían rebozos.

Por su cercanía con el mercado del Parián, donde ahora se venden artesanías, se aprovechó una parte de las casas cercanas al torno como mesones o casas-habitación.

En ese sitio el gobierno del estado decidió construir una torre de concreto en 2012 para que llegaran los carros del teleférico que vendrían de la zona de los Fuertes y cruzando buena parte del centro histórico hasta el Barrio del Artista.

Debido a que las cinco torres -dos en Los Fuertes, la del Torno, una en el barrio de San Francisco y una más en el barrio indígena de Xanenetla-, afectarían al paisaje tradicional, pues las sus 30 metros de metal competirían con elementos históricos como las propias torres de la Catedral o con el templo de San Francisco, el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint iniciaron otros dos juicios de amparo contra la construcción de todas las torres.

Los tres amparos se acumularon en un mismo juicio que quedó asentado bajo el número 490/2013. El Juez Cuarto de Distrito del Centro Auxiliar de la Séptima Región, con residencia en Acapulco, Guerrero, fue quien se encargó de analizar el caso y determinó sobreseer el juicio a principios de 2015.

La oficina de la ONU indicó que las acciones no sólo deben estar centradas en desarrollos que faciliten el turismo, sino que se deben articular las herramientas de conservación con los lineamientos internacionales de conservación para evitar así que los proyectos tengan un impacto negativo.
Por ello el gobierno estatal continuó la construcción del teleférico pero ya no hacia la Casa del Torno, sino de la torre principal a un lado del Centro Expositor en la zona cívica de Los Fuertes a un parque de reciente creación que queda a menos de 300 metros.

PGR investiga el daño al patrimonio

Además de los juicios de amparo el restaurador y representante del Centro de Promoción y Defensa de los Derecho Humanos Joel Arriaga Navarro AC, Fernando Cuéllar Muñoz, interpuso una denuncia penal el 13 de febrero de 2014 por la destrucción de la Casa del Torno.

La investigación contra los funcionarios involucrados en la demolición del inmueble -entre los cuales se encuentra el gobernador poblano Rafael Moreno Valle; el actual alcalde de Puebla, Antonio Gali Fayad, que era entonces Secretario de Infraestructura; el exedil Eduardo Rivera Pérez, y el secretario de Obra Pública municipal, Felipe Vázquez Gutiérrez- está abierta con el número AP153/2014/4PGR/Delegación Puebla.

Sin embargo a más de un año de que se inició la averiguación previa la Procuraduría General de la República (PGR) no ha presentado avances, por lo cual Cuéllar Muñoz interpondrá una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por omisiones y dilación de la dependencia.

–Hay penalidades que sí están bien identificadas porque es un delito federal y no tienen derechos a fianza, entonces aquí la pregunta es ¿por tratarse de un gobernador la Procuraduría (General de la República) valora políticamente su intervención? Dice la constitución que todos somos iguales ante la ley ¿qué tan iguales somos?

Para el restaurador el caso del teleférico también representa un daño patrimonial a las finanzas públicas, ya que se invirtió dinero en la edificación y luego en el posterior desmantelamiento de las torres que estaban dentro del Centro Histórico.

Además de que el INAH podría verse involucrado en la investigación como autoridad omisa por permitir que un edificio catalogado fuera destruido.

–Si la autoridad hace bien su trabajo y acredita la responsabilidad de todos los señalados, las penalidades mínimas son de siete a ocho años (en prisión), como fue hecha por servidores públicos eso es una agravante. No puedes hablar de que es gente que no sabe lo que estaba haciendo o que desconocía.

Unesco pide restitución del inmueble

La Unesco en un reporte del centro histórico de Puebla de 2014, que se puede consultar en su página de internet, advirtió que el proyecto original del teleférico impactaba la calidad de las vistas, debido a que las torres metálicas competirían con los elementos tradicionales del paisaje.

Además mencionó el edificio histórico denominado “Casa del Torno” fue demolido a pesar de que estaba protegido por leyes internacionales.

Dijo que las herramientas de conservación  no se traducen políticas públicas integrales y coherentes en los diferentes niveles de gobierno, situación que pone en riesgo la permanencia del centro histórico de la ciudad en la lista de Patrimonio Mundial.

La oficina de la ONU indicó que las acciones no sólo deben estar centradas en desarrollos que faciliten el turismo, sino que se deben articular las herramientas de conservación con los lineamientos internacionales de conservación para evitar así que los proyectos tengan un impacto negativo.

El director del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, Kishore Rao, pidió más información al INAH sobre el proyecto del teleférico y las acciones a tomarse por la devastación de la Casa del Torno.

Francisco Javier López Morales, director de Patrimonio Mundial del INAH, respondió en febrero de 2014 que el instituto pidió un cambio a la ruta del teleférico para que no se afectara la zona patrimonial, así como que el inmueble histórico se restituyera.

Sin embargo de acuerdo con el portal e-consulta será el ayuntamiento de Puebla quien haga la restitución con un presupuesto de 17 millones de pesos.

La Unesco se comprometió entonces a revisar los detalles técnicos y la locación del teleférico para evitar que impacte en el patrimonio histórico, para ello solicitó al gobierno estatal un reporte para el 1 de diciembre de este año a fin de que sea discutido en la sesión 40 del Comité que se realizará 2016.

Lamentablemente aunque se finquen responsabilidades o se vuelva a construir la casa, el inmueble que en algún tiempo albergó a carneros procedentes de Amozoc para proveer de carne a los poblanos del virreinato se perdió totalmente.

Desde noviembre de 2012 el fantasma del abandono habita la Casa del Torno. En el lugar no queda una piedra de historia, sólo el concreto y el metal.

Lado B
Jerónimo Villa
@Jerome_Vil
Ciudad de Puebla
Lunes 22 de junio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter