•    Consejeros dicen al mandatario que presentar su renuncia es el camino menos traumático

•    Partidos de la alianza gubernamental amenazan con no aprobar reformas que exige la banca

La semana termina con Brasil a las puertas del colapso absoluto. El jueves pasado la fiscalía general de la unión solicitó al Supremo Tribunal Federal, por conducto del procurador general, Rodrigo Janot, que se abran investigaciones contra el presidente Michel Temer. Edson Fachin, ministro de la Corte Suprema encargado de deliberar, lo autorizó.

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, acusó formalmente ayer a Temer de corrupción y obstrucción de la justicia, de acuerdo con una investigación difundida el viernes por el Supremo Tribunal Federal. En un acuerdo con la fiscalía dado a conocer como parte de varios documentos que dicho tribunal dio a conocer, un importante empresario ofreció pruebas grabadas de una conversación con Temer, en la que se constata que el gobernante recibió sobornos por 1.5 millones de dólares.

Con eso Brasil es, desde ayer, gobernado por un presidente surgido a raíz de un golpe institucional, que llegó al poder atropellando los 54 millones 500 mil votos de la destituida presidenta Dilma Rousseff. Ahora es investigado por la instancia máxima de justicia del país.

Pesan contra Temer acusaciones de intentar obstruir la justicia, corrupción pasiva e integrar una organización criminal. Además, filtrar información confidencial y otras pesadísimas cositas más.

Empieza a terminar de esa manera lo que quizá no debió haber iniciado jamás: su gobierno. Hasta aliados cercanos, quienes participaron activa y decisivamente para derrocar al gobierno electo y la consecuente asunción de Temer, comenzaron a abandonar un barco que está a la deriva y da muestras de un naufragio inminente.

Todo empezó de la manera menos esperada, a través de una voluntaria y ultrasigilosa propuesta de delación premiada, iniciativa que permite, acorde con la legislación brasileña, que un investigado negocie reducciones o hasta anulación de sentencia a cambio de confesiones. Esta acción partió de los hermanos Batista, del grupo JBS.

Los dos tienen nombres raros: Joesley Batista y Wesley Batista. Controlan JBS, empresa que nació en 1953 como un pequeño frigorífico de carne de res y creció de manera sólida y bajo el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y su política de fomentar las gigantes nacionales. Recibió gordísimas inyecciones de recursos públicos, lo que le permitió transformarse en la segunda mayor productora y la más grande exportadora de carnes del planeta, además de extender sus tentáculos a sectores que no tenían nada que ver con su objetivo inicial, como ingresar en el mercado de energía eléctrica.

Informado de que estaban bajo investigación de la Policía Federal y de la fiscalía, Joesley Batista, hermano mayor y controlador del grupo, decidió tomar la iniciativa. Grabó conversaciones con altísimas personalidades del gobierno de Temer, pidió apoyo a la Policía Federal para pinchar teléfonos de elevadas autoridades y grabar imágenes de entrega de robustísimas cantidades de dinero, lo que incluyó a emisarios de Temer, con chips en las valijas y números de serie de billetes anotados y controlados. Además, grabó conversaciones telefónicas con el principal cabecilla del golpe, ejecutado por el ex presidente de la Cámara de Diputados y actual prisionero Eduardo Cunha, el senador Aécio Neves, del mismo Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, y un número todavía desconocido de políticos que controlan el gobierno surgido con el golpe.

El resultado fue positivo para los hermanos Batista, quienes obtuvieron garantía de inmunidad –lo cual significa que no serán recluidos, pero están en espera de grandes multas, que ahora son negociadas– y permiso para salir de Brasil y residir en cualquier parte del mundo.

Al mismo tiempo, ese resultado ha sido irremediablemente devastador no sólo para Michel Temer, sino para el grueso de sus aliados.

Neves, por ejemplo, fue alejado de su escaño. No perdió, por ahora, el mandato, lo que le asegura un foro jurídico privilegiado. Pero no puede salir del país ni reunirse con ningún otro investigado (lo que, en su caso, significa un aislamiento casi total), vio liquidada su carrera política y, peor, cómo su hermana Andrea, verdadero cerebro detrás de cada uno de sus pasos, era conducida a una celda.

La devastación del terreno habitado por Temer recién empezó. Para que se tenga una muestra de lo que Joesley Batista entregó a la Policía Federal y, al mismo tiempo, a la justicia, vale mencionar que un emisario de Temer, debidamente autorizado por el presidente, negoció una semanada, que es como en Brasil se llama al pago que los padres suelen dar a sus hijos adolescentes, de 500 mil reales –unos 160 mil dólares– por semana a lo largo de 20 años (eso: unos 160 millones de dólares, que seguramente serían compartidos con aliados de diversos partidos), a cambio de irregularidades que favorecerían al grupo JBS.

El jueves, día siguiente a la noticia bomba, un Michel Temer visiblemente furioso hizo una breve declaración –cuatro minutos, 54 segundos– a la prensa y a los brasileños y brasileñas. Aseguró que no presentaría su renuncia, que estaba indignado, e instó a los responsables de la fiscalía general y de la Corte Suprema a que aceleren las investigaciones para que pueda comprobar su inocencia.

Al día siguiente apareció un artículo del columnista Bernardo Mello Franco, del diario Folha de Sao Paulo, voz disonante en un periódico que respaldó enfáticamente el golpe contra Dilma Rousseff, trazando un paralelo concreto entre sus indignadas palabras y las de un igualmente indignado Richard Nixon meses antes de verse forzado a renunciar a la presidencia de Estados Unidos. Y pasó el día viendo cómo se acumulaban golpes y más golpes, casi cada dos horas, ahora con la divulgación del contenido de la delación premiada del más joven de los hermanos: Wesley Batista.

Basada en las grabaciones telefónicas realizadas por la Policía Federal, la fiscalía general de la unión denunció indicios estridentes de que Neves y Temer maniobraban para retrasar avances de la operación Lavado rápido que afectaran a sus respectivos partidos.

Pero hay más elementos, muchos más, para complicar no sólo a Temer. También el mismo proceso parlamentario que destituyó a Dilma Rousseff: en su delación, los hermanos Batista dicen haber distribuido unos 5 millones de dólares a diputados para que votaran en contra de la mandataria.

La semana termina con un país envuelto en nubes de profunda incógnita. Al menos dos partidos de la alianza gubernamental han saltado del barco, dejando dudas concretas sobre la posibilidad de aprobar, en el Congreso, las tan mencionadas reformas exigidas por la banca y el empresariado, que son, en última instancia, el único sostén de Temer.

Al mismo tiempo, aliados y consejeros tratan de convencer a Temer de que la renuncia sería el camino menos traumático. Dos de los sostenes básicos de su gobierno, la revista semanal Veja y, principalmente, las organizaciones Globo (revistas, emisoras de radio, televisión por cable y especialmente Tv Globo) piden su dimisión.

Sondeos de opinión pública, cuyos resultados fueron divulgados este viernes, revelan que 98 por ciento de entrevistados piden elecciones inmediatas.

Michel Temer no está en la más absoluta soledad, porque lo acompaña un nutrido batallón de denunciados.

La Jornada
Eric Nepomuceno /Especial
Río de Janeiro, Brasil
Sábado 20 de mayo de 2017.


Hace casi un año, los legisladores brasileños votaron para suspender a la presidenta Dilma Rousseff del cargo, lo que desencadenó una caída dramática para la primera mujer en liderar Brasil. Rousseff, exguerrillera que fue torturada durante la dictadura militar de los setenta, fue expulsada formalmente en septiembre.

Su remoción marcó también el fin de trece años de mandato de la izquierda con el Partido de los Trabajadores (PT) y un cambio de nivel sísmico en la trayectoria política del país. Entrevisté a Rousseff el fin de semana pasado durante la conferencia sobre Brasil organizada por Harvard y MIT, en la cual dio un discurso desafiante en el que advirtió que la democracia brasileña está en peligro. A continuación, un fragmento de la conversación, con ediciones ligeras.

¿Cómo ha sido su rutina diaria desde que fue enjuiciada?

He leído mucho. También me ejercito diario, practico ciclismo y levantamiento pesas. Es bueno para el cuerpo y para la mente. Hago, en promedio, 50 minutos de ciclismo al día.

¿Cuál ha sido el mejor libro que ha leído desde su destitución?

¿Puedo decir varios? Makers and Takers: The Rise of Finance and the Fall of American Business de Hana Foroohar. También me gustó Homo Deus: A Brief History of Tomorrow, por Yuval Noah Harari. Leo muchos géneros literarios, de otro modo me canso. Estoy en una edad en la que también releo algunos libros. He releído El evangelio según Jesucristo de José Saramago y Gran sertón: veredas (Grande sertão: veredas) por João Guimarães Rosa. Es verdaderamente hermoso.

Y ¿qué ha aprendido de sí misma durante este periodo?

Lo que la vida nos exige es tener coraje. Con coraje uno puede enfrentar la adversidad. Obviamente, estoy lidiando con dificultades. Durante mi vida, tuve que enfrentar dos golpes: uno militar y el otro por parte del congreso. Ambos fueron extremadamente difíciles. En uno estaba la amenaza física de ser arrestada y torturada; en el otro, una amenaza todavía mayor para toda la población brasileña, para los derechos de sus ciudadanos y la democracia.

Si pudiera regresar en el tiempo, ¿qué haría distinto?

Esa no es una pregunta que me haga a mí misma normalmente. Desafortunadamente, no podemos regresar las manecillas del reloj. Pero puedo responder de manera hipotética. Una cosa que no habría hecho es avalar recortes extensos a los impuestos. Lo hice creyendo que las empresas invertirían más y generarían más empleos. Pero eso no es lo que sucedió: las compañías aumentaron sus ganancias sin invertir más. Tampoco me di cuenta lo suficiente de que el “centro”, esa parte crucial del cuerpo democrático que fue esencial para la lucha contra la dictadura militar, se estaba moviendo hacia la derecha. Se convirtió en una oposición a mi gobierno. Es como la historia del caballo de Troya, que así entra el enemigo a la ciudad. No darme cuenta de ello fue un error.

Eduardo Cunha, el legislador que impulsó el proceso en su contra, fue condenado recientemente a 15 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero. ¿Eso le provoca un cierto sentimiento de vindicación?

No creo que la condena de Eduardo Cunha deba considerarse una venganza personal. Antes de ser sentenciado había un movimiento en varios sectores del gobierno para salvarlo. La condena de Cunha no repara el hecho de que esta persona corrupta lideró el juicio político en mi contra. Es la persona detrás de la escena dantesca que sucedió el 17 de abril del año pasado.

Después de ser destituida, su sucesor, el presidente Michel Temer, nombró a un gabinete compuesto exclusivamente de hombres blancos. ¿Qué le pareció esto?

Hombres blancos, viejos y ricos. Es un gobierno sumamente antimujeres. Me entristece, me desanima. Primero que nada, hubo un elemento muy misógino en el golpe en mi contra. Había dobles estándares para los hombres y para las mujeres. Me acusaron de ser dura y severa; a un hombre lo habrían considerado firme y fuerte. O decían que era muy emocional y frágil, pero a un hombre lo habrían considerado sensible. Fui vista como alguien obsesionada con el trabajo y un hombre habría sido visto como muy trabajador. También se usaron palabras muy groseras. Me llamaron vaca como seiscientas mil veces.

En algunos meses, cuando la presidenta chilena Michelle Bachelet deje su cargo, todos los jefes de Estado del hemisferio occidental serán hombres. ¿Qué dice eso sobre el empoderamiento político de las mujeres?

No es coincidencia. En la política, las mujeres no son tratadas del mismo modo que los hombres. Las mujeres enfrentan una discriminación desproporcionada. Eso no significa que las mujeres sean débiles. Al contrario, son muy resilientes y capaces.

¿Cree que el PT pueda regresar al poder en las elecciones presidenciales del año siguiente?

Tenemos una reunión con la democracia en 2018. No importa quién gane con tal de que el juego sea limpio y de que esta persona traiga estabilidad política y económica, así como el regreso del crecimiento. Pero tiene que haber una elección. No es vergonzoso perder una elección; lo que sí lo es es una persona que no sabe cómo perder una elección y aceptarlo. No puedes cambiar las reglas del juego mientras estás jugando.

Cuando escriban su obituario, ¿qué aspecto de su legado espera que sea destacado?

Seremos recordados por las políticas sociales que creamos. Fue durante mi gobierno que vencimos la pobreza. Fue durante mi mandato que consolidamos la red de protección social. Todas estas políticas sociales fueron establecidas para reducir la desigualdad. Ahora, la población sabe que “ellos pueden”. Comprobamos que una de las mayores fuentes de riqueza brasileña es su pueblo.

The New York Times
Ernesto Londoño
Cambridge, Massachusetts
Viernes 14 de abril de 2017.


Se investiga un soborno de esa empresa a una "paraestatal" mexicana por más de 10 millones de dólares

Petróleos Mexicanos informó que hace públicos cuatro contratos con la constructora brasileña Odebrecht, investigada por dar sobornos en gran parte del continente, incluidos México y una empresa estatal.

Según la investigación en los Estados Unidos, esta empresa dio sobornos a una paraestatal mexicana por más de 10 millones de dólares. Aunque el nombre de Pemex no aparece explícitamente en la indagatoria, la propia Pemex ha inciado denuncias ante PGR por este tema.

Mediante un comunicado, la empresa productiva del Estado informó que pone a disposición versiones públicas de los contratos con la constructora.

Se trata de:

a) Un contrato de suministro de Etano del 19 de febrero de 2010,

b) Otro por acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el proyecto de aprovechamiento de residuales para la Refinería Miguel Hidalgo Tula I, del 15 de febrero de 2014

c) Uno más por un proyecto conversión de residuales de la Refinería de Salamanca del 6 de noviembre de 2014 y

d) Otro por Construcción de accesos y obras externas para el proyecto de aprovechamiento de residuales para la Refinería Miguel Hidalgo, Tula II del 12 de noviembre de 2015

Dijo además la empresa que el lunes pasado la PGR notificó a Petróleos Mexicanos el requerimiento para que comparezcan diversos funcionarios y ex funcionarios de Pemex en calidad de testigos, a fin de continuar con el desahogo de las investigaciones.

"Dada la naturaleza de la investigación que se sigue y en atención al debido proceso, los nombres de las personas no podrán ser revelados por ahora", refiere.

El Universal
Mario Dorantes
Ciudad de México
Miércoles 5 de abril de 2017.


Los pagos eran realizados a cambio de “permisos” para actuar en los territorios dominados por la guerrilla colombiana


Marcelo Odebrecht admitió que le dio dinero a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante los últimos 20 años, a cambio de “permiso” para actuar en los territorios dominados por ellos. La información la revela el medio brasileño Veja.com.

Los pagos comenzaron a ser realizados en la década de 1990, en US$ 50.000 y US$ 100.000 por mes, según informaron las autoridades de Brasil. Las investigaciones sobre el caso apenas comienzan.

Este nuevo capítulo suma al escándalo protagonizado por la multinacional brasileña Odebrecht. Ya se había conocido que la compañía pagó en 12 países para quedarse con contratos de infraestructura y energía. El Departamento de Justicia de EE UU y las fiscalías suiza y brasileña hablan de 439 millones de dólares en sobornos, de los cuales 11,2 se habrían pagado en Colombia. Pero esa suma puede aumentar porque el periodo indagado es solo del 2009 al 2014 y Odebrecht llegó al país en los 90 con el mismo esquema de sobornos.

Van 76 ejecutivos de la multinacional en el listado de colaboradores de la justicia de Brasil en donde hay 80 presos, incluido Marcelo Odebrecht, cabeza de la organización y 50 políticos señalados.

Evidencia enviada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y obtenida por la Fiscalía de Colombia señala que políticos, altos exfuncionarios del gobierno colombiano, congresistas activos, cuatro funcionarios de la Agencia Nacional de Infraestructura de Colombia, empresarios y miembros de la rama judicial, participaron en el entramado de sobornos.

La Fiscalía en Colombia empezó a citar a ex funcionarios y congresistas mencionados dentro de la investigación para establecer el paradero de los sobornos, los nombres de otros involucrados y revelar el 'modus operandi' de la contratación corrupta de la firma brasileña.

El Tiempo / GDA
Bogotá, Colombia
Domingo 5 de marzo de 2017.


La investigación en Brasil sobre los sobornos que el gigante de la construcción Odebrecht para obtener contratos millonarios, conocido como caso “Lava Jato” alcanzó al expresidente Felipe Calderón, según una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).


Ciudad de México. - La investigación que lleva a cabo la justicia de Brasil sobre los sobornos que el gigante de la construcción Odebrecht repartió en América Latina y dos países africanos para obtener contratos millonarios, conocido como caso “Lava Jato” alcanzó al expresidente Felipe Calderón, según una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Según un reportaje realizado por los periodistas Raúl Olmos y Daniel Lizárraga, una de las evidencias que involucra a México es un correo electrónico entre dos ejecutivos de Odebrecht: Roberto Prisco Ramos y Alexandro Alencar, quienes gestionaron una reunión entre Calderón y el entonces presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva como parte de su estrategia de negocios en Pemex.

El mensaje, que forma parte del expediente al que MCCI ha tenido acceso, está fechado el 8 de diciembre de 2009, justo a la mitad del gobierno calderonista y cuando estaba por cerrar un negocio con Braskem, filial de Odebrecht, que le dejaría ventas estimadas en dos mil millones de dólares anuales: la planta Etileno XXI, que se encuentra en Coatzacoalcos, Veracruz.

Pemex le cedió a Braskem y a la compañía mexicana IDESA la construcción de la planta Etileno XXI. A cambio de esta inversión, México dejaría de importar polietileno y habría empleos, según las estimaciones oficiales.

Además, Pemex canceló tres proyectos de infraestructura propios, para no competir con la inversión de Odebrecht. A partir de 2010 la empresa dejó de invertir nueve mil 644 millones de pesos, para darle prioridad al proyecto Etileno XXI.

El mensaje entre Prisco y Alencar y que involucra a Calderón en el caso dice textual:

“Querido tricolor.
Necesito tu ayuda con respecto a este tema:
Hacer un esfuerzo para que LILS acepte una invitación especial de Calderón de ir a México a principios de febrero.
Cuando puedas, me llamas, para hablar al respecto.
Abrazo
R.”

“LILS”, es el acrónimo del expresidente Lula y era utilizado frecuentemente en los correos recuperados para el caso “Lava Jato”. Roberto Prisco Ramos, quien envió este mensaje y firmó como “R”, en ese momento era director de Braskem, la filial de Odebrecht que estaba por cerrar el negocio por la planta de Etileno XXI, en Veracruz.

Las relaciones políticas de Odebrecht en México le facilitaron llegar hasta la residencia oficial de Los Pinos.

El 23 de febrero del 2010, Calderón y Lula tuvieron un encuentro privado en México dentro de la Cumbre de la Unidad Latina y del Caribe organizada en Quintana Roo. Habían pasado dos meses y medio del correo entre Roberto Prisco Ramos y Alexandro Alencar quienes buscaban esa reunión.

Al final de la reunión los entonces mandatarios emitieron un comunicado en el que se felicitaron por la inversión de dos mil 500 millones de dólares que realizaría el grupo mexicano IDESA y la brasileña Braskem para la construcción de un complejo petroquímico en Veracruz.

Ese no fue todo el apoyo que recibió Odebrecht durante el gobierno de Calderón. Dos bancas de desarrollo otorgaron créditos a Braskem: Nacional Financiera (Nafin) les prestó 280 millones de dólares y el Banco Nacional de Comercio Exterior(Bancomext) otros 120 millones de dólares.

Para la edificación del complejo petroquímico de Etanol XXI, el exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera, hizo una gira de trabajo a Sao Paulo, Brasil, durante la cual tuvo reuniones con Marcelo Odebrecht.

De acuerdo con los testimonios de ejecutivos de Odebrecht difundidos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos –de quienes no se conocen sus nombres-, los sobornos en México por 10.5 millones de dólares se repartieron en dos momentos distintos.

Primero fueron 4.5 millones de dólares entre los años 2010 y el 2012, en el último tramo del gobierno calderonista y posteriormente entregaron seis millones de dólares, entre 2013 y el 2014, ya con Enrique Peña Nieto habitando Los Pinos.

En octubre de 2011, un año y medio después de la reunión en la Riviera Maya, el entonces director de Odebrecht fue invitado a comer a la residencia oficial de Los Pinos.

Calderón encabezó una reunión del Consejo de Administración de la división petroquímica de Odebrecht, que en forma excepcional se realizaba fuera de Brasil. Ahí, el expresidente pidió que se investigara el papel que jugó Odebrecht en México durante su gobierno y aseguró que sus reuniones con los ejecutivos de este consorcio fueron parte de la agenda habitual de Los Pinos con inversionistas extranjeros, sin que ello implicara “compromisos indebidos”.

En aquella reunión, Odebrecht le compartió a Calderón los avances en Etileno XXI, proyecto que es señalado en el juicio que se lleva en Brasil, como resultado de un posible tráfico de influencias que involucra al expresidente Lula da Silva, según un comunicado de Los Pinos y el expediente del caso “Lava Jato”.

Calderón estuvo acompañado en esa uno de sus colaboradores de mayor confianza: Jordy Herrera Flores, quien en distintas etapas fue su secretario particular, y ya instalado en la presidencia, Calderón lo colocó como director de Pemex Gas y Petroquímica Básica en 2010. Luego lo nombró Secretario de Energía, y con esa investidura acudió a una reunión con Marcelo Odebrecht en octubre de 2011.

En febrero de 2010, los entonces presidentes de Brasil y de México, Lula da Silva y Felipe Calderón, atestiguaron la firma del convenio de Pemex con la división petroquímica de Odebrecht.

Los sobornos

Según la investigación de MCCI, Roberto Prisco Ramos, uno de los personajes mencionados en el intercambio de correos que involucraban a Lula, también negoció años después el pago de sobornos desde México.

La Policía Federal de Brasil tuvo acceso a los correos electrónicos en los que Prisco Ramos le pedía a un ejecutivo de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas Alves da Silva Filho (a quien llama ‘Tío Bel’), la entrega de más de 50 ‘acarajés’, que es el nombre coloquial con el que llamaban a los sobornos, y que hace referencia a unos panecillos típicos de Brasil, elaborados con frijol y rellenos de distintos ingredientes.

“Tío Bel, ¿puede usted conseguirme más de 50 acarajés el día 4 (de febrero) por la tarde (alrededor de las 15 horas) en la oficina de OOG en Río?”, preguntó Prisco en un mensaje enviado el 27 de enero de 2014, a las 14:33 horas. “Estoy en México, pero vuelvo por la mañana del día cuatro”.

“OK programado. Sus acarajés llegaron calientes”, respondió el ‘Tío Bel’.

Prisco Ramos estaba de visita en México en la supervisión de la planta Etileno XXI, construida y operada por la empresa Braskem, en la que él era directivo.

A partir de los mensajes que envió desde México, la Policía Federal de Brasil inició la ‘Operación Acarajé’, enfocada a detectar el pago de sobornos.

Otros dos de los principales personajes de la mayor trama de corrupción de Latinoamérica, actualmente presos en Brasil, extendieron su red de operaciones a México, según expedientes judiciales del caso consultados por MCCI.

Glauco Colepicolo Legatti, quien durante 35 años trabajó para Petrobras –la empresa petrolera de Brasil-, confesó que intervino como gestor de la empresa Odebrecht ante autoridades mexicanas.

En su declaración rendida el 9 de noviembre de 2016 ante la Policía Federal brasileña, reveló que había recibido siete millones de dólares en sobornos entre 2001 y 2014 de parte de Odebrecht, a cambio de contratos, asesoría e información privilegiada. Y al menos uno de sus servicios consistió en recomendar a Odebrecht en México, aunque no reveló el pago recibido esa vez ni los funcionarios mexicanos a los que contactó.

La obra en México a la que hizo referencia Legatti en su declaración, al parecer es Etileno XXI, la planta petroquímica que Odebrecht opera en Veracruz gracias a un contrato de suministro de gas etano a 20 años firmado con Pemex el 23 de febrero de 2010, ante los entonces presidentes de México, Felipe Calderón Hinojosa, y Luiz Inacio Lula, de Brasil.

La planta fue inaugurada en junio del año pasado, con una capacidad anual de un millón de toneladas de petroquímicos, con la que se proyecta sustituir el 40% de las importaciones totales de polietilenos.

La meta anual de ventas propuesta era de dos mil millones de dólares y para alcanzarla Pemex debía suministrar 66 mil barriles diarios de gas etano a “precios preferenciales”, canalizados a la planta Etileno XXI.

Sin embargo, desde aquellos años el precio del gas etano es un secreto y así permanecerá por 20 años con posibilidad de prorrogarse por cinco más, al haberse clasificado como “información reservada”, según una respuesta oficial de Pemex ante una solicitud de acceso a la información hecha por MCCI.

El argumento para mantener en secreto la fórmula del precio del etano, es que si se hace público se causaría un daño comercial a Odebrecht y a su socia mexicana.

Además, un juzgado de distrito emitió sentencias, en las que concedió amparo a favor de Braskem e IDESA, para que se mantenga en secreto la información contenida en el contrato de suministro de etano suscrito con Pemex, y la fórmula del precio del gas.

Y en otro juicio promovido por la filial de Odebrecht, también se otorgó suspensión definitiva para que el IFAI se abstenga de requerir a Pemex a entregar información sobre el contrato y el precio del etano.

Tras una serie de solicitudes de acceso a la información, señaló MCCI, Pemex elaboró una versión pública del contrato, pero censuró toda la información sobre el precio al que vende el gas a Odebrecht, así como el volumen que suministra, las condiciones y características de las entregas programadas, el pago de costos, los términos de pago, y las obligaciones de compra-venta.

Proceso
Ciudad de México
Jueves 2 de marzo de 2017.


Un tribunal peruano dicta 18 meses de prisión preventiva contra el exmandatario y emite una orden de captura internacional


El juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional de Perú, dictó 18 meses de prisión preventiva contra el expresidente Alejandro Toledo Manrique. La solicitud fue presentada por el fiscal Hamilton Castro, cabeza del equipo especial encargado de investigar las ramificaciones del caso Lava Jato en Perú.

Toledo es acusado de recibir 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para favorecerla en la licitación de la Carretera Interoceánica Sur, que une Perú y Brasil. La audiencia que decidió su suerte comenzó a las 10.00 horas de este jueves, en el Cercado de Lima. Se le imputan los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

El fiscal Castro inició su intervención reseñando los datos recopilados en sus investigaciones, a partir de las revelaciones hechas por Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en Perú, convertido en colaborador de la Fiscalía peruana. A finales de 2014, Toledo y su amigo íntimo Joseff Maiman —un empresario que habría facilitado sus cuentas en Londres para el depósito de los sobornos— se reunieron en un hotel de Brasil con Barata. Según Castro, aquella vez se pactó que la empresa pagara 35 millones de dólares al expresidente.

Las condiciones de aquella negociación cambiaron con el tiempo, y al final el soborno se redujo a 20 millones de dólares. Hasta ahora, se ha logrado identificar casi la mitad de este dinero, entregado en 18 pagos y repartido en las cuentas de tres empresas offshore que Maiman tiene en Londres, lo que lo convierte en testaferro de Toledo.

Para Castro, la detención del expresidente se justificaba por su falta de arraigo familiar y laboral en el Perú —pasa la mayor parte del tiempo en Estados Unidos, porque trabaja en la Universidad de Stanford—, y por argumentar que el proceso judicial es, en realidad, una "persecución política".

Alejandro Toledo estuvo representado por los abogados Paolo Aldea y Heriberto Benítez. Aldea había adelantado que pediría la prescripción del delito de tráfico de influencias, y Benítez cuestionó la solicitud de prisión preventiva, exigiendo que primero se concluya la investigación.

Finalizados los alegatos de la Fiscalía y la defensa, el juez Concepción aseguró que Odebrecht obtuvo la licitación de la Carretera Interoceánica gracias a un cambio en las reglas de juego de la concesión, y que Alejandro Toledo no mantuvo su neutralidad como presidente de la República. Además, señaló que existe la posibilidad de que sostuviera un acuerdo ilícito con Jorge Barata, con la participación de Maiman como testaferro. También defendió que no estaba claro su arraigo en el Perú y que las múltiples declaraciones que dio en los últimos días constituían un desafío a la justicia, además de una muestra de su poca voluntad de comparecer ante ella.

A continuación, desestimó la petición de arresto domiciliaria, porque no garantiza la continuidad de Toledo en el proceso. Finalmente, dictó los 18 meses de prisión preventiva y dispuso una orden de captura nacional e internacional contra el expresidente.

De continuar las cosas como hasta ahora, Alejandro Toledo podría convertirse en el segundo presidente peruano preso, después de Alberto Fujimori, quien gobernó de 1990 a 2000 y está prisión desde 2007 por delitos contra los derechos humanos y corrupción. Aunque participó en las elecciones generales de 1995, Toledo alcanzó notoriedad en los años finales del fujimorismo, al que enfrentó en las urnas y las calles, enarbolando las banderas de la democracia y la honradez. Con ese capital político, ganó la presidencia en 2001, tras el desmoronamiento del régimen de Fujimori.

El País
Raúl Tola
Lima, Perú
Jueves 9 de febrero de 2017.

Brasilia. - Notificada de su suspensión al frente de la Presidencia de Brasil, Dilma Rousseff denunció en su último acto en el Palacio del Planalto el proceso de destitución al que será sometida como "frágil, jurídicamente inconsistente, injusto y desencadenado contra una persona honesta e inocente".

Acompañada por sus ahora ex ministros, parlamentarios y colaboradores, Dilma dijo que "cuando una presidente electa es apartada por un delito que no cometió, el nombre que se da a eso en un ambiente democrático es golpe".

"Ya sufrí el dolor invisible de la tortura, ahora sufro nuevamente el dolor de la injusticia, lo que más duele es la injusticia", declaró.

Dilma alertó sobre lo que consideró el riesgo de que "un gobierno de los sin voto" se vea tentado a reprimir movimientos reivindicatorios.

Acompañada por Luiz inácio Lula da Silva, la suspendida mandataria consideró que hubo una especie de "elección indirecta" para que el vicepresidente Michel Temer asumiera el poder.

Dilma, también, habló de "un momento trágico" y dijo que la "joven democracia brasileña está siendo blanco de un golpe". También dijo que "puedo haber cometido errores, no delitos".

Michel Temer pone en funciones gabinete sin negros ni mujeres

El presidente interino Michel Temer prácticamente completó el diseño de su gabinete de ministros, que será el primero sin mujeres desde la década de 1970.

Temer, un abogado de 75 años y ex presidente de la Cámara de Diputados, tampoco nombrará, al menos inicialmente, a ministros negros en un país con la mayor población negra del mundo fuera del continente africano.

La siguiente es la lista divulgada:

Gilberto Kassab: ministro de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones. Ex alcalde de Sao Paulo y fue ministro de Dilma Rousseff.

Raul Jungmann: ministro de Defensa. Diputado, fue ministro de Fernando Henrique Cardoso.

Romero Jucá: ministro de Planificación. Es senador, fue ministro de Lula y líder oficialista del gobierno de Dilma en el Senado.

Geddel Vieira Lima: ministro jefe de la Secretaría de Gobierno. Fue ministro de Lula.

Sérgio Etchegoyen (militar, secretario general del Ejército): ministro jefe del Gabinete de Seguridad Institucional.

Bruno Araújo: ministro de Ciudades. Diputado.

Blairo Maggi: ministro de Agricultura. Senador y ex gobernador.

Henrique Meirelles: ministro de Hacienda. Ex presidente del Banco Central (gobierno Lula)

Mendonca Filho: ministro de Educación y Cultura. Ex gobernador de Pernambuco y diputado.

Eliseu Padilha: ministro jefe de la Casa Civil. Fue ministro de Dilma y ministro de Fernando Henrique Cardoso.

Osmar Terra: ministro de Desarrollo Social y Agrario. Diputado.

Leonardo Picciani: ministro de Deportes. Diputado.

Ricardo Barros: ministro de Salud. Diputado.

José Sarney Filho: ministro de Medio Ambiente. Diputado y ex ministro de Fernando Henrique Cardoso.

Henrique Alves: ministro de Turismo. Fue ministro de Dilma.

José Serra: ministro de Relaciones Exteriores. Senador. Ex ministro de Fernando Henrique Cardoso, ex alcalde y ex gobernador de Sao Paulo. Ex candidato presidencial.

Ronaldo Nogueira de Oliveira. ministro de Trabajo.

Alexandre de Moraes: ministro de Justicia. Secretario de Seguridad de Sao Paulo.

Mauricio Quintella: ministro de Transportes, Puertos y Aviación Civil. Diputado.

Fabiano Augusto Martins Silveira: ministro da Fiscalización, Transparencia y Control.

Brasil 247
Brasilia, Brasil
Jueves 12 de mayo de 2016.

Dilma alertó sobre lo que consideró el riesgo de que "un gobierno de los sin voto" se vea tentado a reprimir movimientos reivindicatorios. (247)


Marcelo Odebrecht está implicado en una trama de corrupción de la petrolera estatal

El juez Sérgio Moro, responsable por la Operación Lava Jato, que investiga desvíos de dinero en la estatal, considera a Odebrecht culpable de crímenes de corrupción, lavado de dinero y asociación criminal. Según Moro, Odebrecht formó un "club" con otras compañías para conseguir licitaciones fraudulentas con Petrobras. "Los contratistas acordaban previamente quiénes se llevarían los contratos, manipulando los precios durante la licitación. Conseguían, sin competición real, contratos al precio más alto posible", afirma la sentencia.

El magistrado califica el sistema de lavado de dinero que usaba Marcelo Odebrecht de "sofisticado", con cuentas en el exterior de Brasil, y lo acusa de realizar pagos ilícitos por valor de 108 millones de reales (28,7 millones de dólares) y 35 millones de dólares a empleados de Petrobras. Los sobornos servían para que los trabajadores "no obstaculizaran el funcionamiento de la trama y los ajustes fraudulentos de las licitaciones", según Moro.

Marcelo Odebrecht presidió entre 2008 y 2015 el grupo de ingeniería y construcción creado por su abuelo Norberto. Dejó el cargo en junio de 2015, cuando entró en prisión preventiva por el escándalo de Petrobras. El empresario es uno de los pocos acusados en la operación Lava Jato que no ha aceptado un acuerdo de delación premiada (confesiones a cambio de rebajas en la condena) con la Justicia.

Su abogado, Nabor Bulhões, ha calificado la sentencia de "equivocada e injusta". Según él, "todos los delatores eximieron a Marcelo, así como los 97 testigos oídos en el proceso (...). Los acusados [en el mismo proceso] interrogados en juicio no se refieren a él a no ser para decir que no tienen conocimiento de que él participara de actos ilícitos". Odebrecht aún puede recurrir la sentencia.

Entre 2001 y 2014, Odebrecht participó en 120 concursos de licitación para Petrobras, de los que se llevó el 10%. Uno de los delatores de la trama de corrupción de la estatal, el presidente de la constructora Camargo Corrêa (también implicada en la red) Dalton Avancini aseguró que Odebrecht lideraba el "club de las constructoras", como llamaba a las 23 empresas que supuestamente conseguían licitaciones de Petrobras de forma fraudulenta.

El grupo empresarial que heredó Marcelo Odebrecht abarca la construcción, la ingeniería, la petroquímica, la energía, la industria naval y la defensa. Sus negocios, que prosperaron durante la dictadura militar de Brasil (1964-1985) y el llamado milagro brasileño, incluyen la construcción de la sede central de Petrobras, una universidad, un aeropuerto y una central nuclear. Hoy, con 168.000 empleados, opera en 28 países y en 2014 facturó 107.000 millones de reales, según datos de la corporación.

El País
Gil Alessi
Marina Rossi
São Paulo
Martes 8 de marzo de 2016.


La investigación a Lula reaviva las peticiones de destituir a Rousseff

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha afirmado este viernes que la operación realizada por la policía en su contra solo buscaba ofrecer un "espectáculo" a los medios de comunicación, ya que, si un juez quería escucharlo, solo necesitaba enviarle una notificación.

La policía ha registrado este viernes su domicilio en las inmediaciones de São Paulo y se lo ha llevado a declarar como sospechoso de haber participado en una trama corrupta en la petrolera estatal Petrobras. Su interrogatorio ha durado tres horas.

"Estamos viviendo un proceso en que la pirotecnia vale más que cualquier cosa, lo que vale más es el espectáculo que se le ofrece a los medios que la investigación seria y responsable de la policía o la Fiscalía, que son instituciones que respeto", ha dicho el exmandatario ante militantes del Partido de los Trabajadores, en una rueda de prensa que ha ofrecido en la sede de la dirección nacional de la formación. Allí se ha reunido con la cúpula del partido en el Gobierno para tratar esta crisis.

"Si el juez [Sergio] Moro [responsable del caso de corrupción en Petrobras] o la Fiscalía querían escucharme, tan solo necesitaban mandarme un oficio porque yo nunca me negué a prestar declaración", ha afirmado Lula tras haber sido liberado. "No debo nada ni temo a nada", ha añadido. El exmandatario ha alegado que la policía no tenía por qué conducirlo hasta una comisaría porque nunca se negó a comparecer ante cualquier autoridad para dar explicaciones. "Ya fui a dar varias declaraciones ante el Ministerio Público [Fiscalía] y ante la Policía Federal. El enero pasado estaba de vacaciones y no me negué a ir a Brasilia a declarar ante la policía", ha indicado.

El expresidente ha afirmado que se sintió "prisionero" cuando la Policía Federal entró en su casa para llevarlo a la comisaría. Se ha declarado "indignado" por la llegada de los agentes y ha tildado de "lamentable" la actuación del "Poder Judicial". Además, ha calificado la actitud de la Fiscalía como "muy grave" y ha agregado que tenía una clara motivación política.

"De cualquier forma, nada de eso disminuye mi entusiasmo [con la lucha política]. Por el contrario, ellos encendieron aún más la llama dentro de mí", ha asegurado.

En una rueda de prensa en que ha dado detalles de la operación, el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, responsable de la investigación del caso de Petrobras, ha afirmado que la Fiscalía optó por obligar a Lula a comparecer en una comisaría en lugar de citarlo en una fecha determinada para evitar manifestaciones.

El mismo fiscal ha dicho que el conjunto de indicios de que el exmandatario pudo haberse beneficiado de los desvíos de Petrobras es "bastante significativo".

Según Dos Santos Lima, el Instituto Lula y una empresa usada por el ex jefe de Estado para cobrar por conferencias recibieron cerca de 30 millones de reales (unos 7,5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.

"Está claro que las donaciones pueden ser hechas por diversos motivos, pero tenemos que investigar si eso tiene alguna relación con los desvíos de Petrobras", ha afirmado.

El País
GIL ALESSI
São Paulo, Brasil
Viernes 4 de marzo de 2016.

El mexicano ganó en la prueba de trampolín de 3 metros individual

El clavadista mexicano Rommel Pacheco se llevó la medalla de oro en la prueba de trampolín de tres metros individual de la Copa del Mundo de Clavados que se realiza en Río de Janeiro.

Y aunque no sonó el Himno Nacional durante la premiación por la suspensión que la FINA impuso a la Federación Nacional, el yucateco lo entonó tras besar el metal áureo. Tampoco ondeó la bandera tricolor.

El seleccionado terminó con un puntaje de 504.50 unidades tras seis ejecuciones superando al jamaicano Yona Knight (459.25) y al estadounidense Kristian Ipsen (547.60), plata y bronce respectivamente.

Es la segunda medalla para Rommel quien unos días antes consiguió el bronce en la prueba de sincronizada junto con Jahir Ocampo.

El Universal
Hugo García
Río de Janeiro, Brasil
Lunes 22 de febrero de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter