Ciudad de México.- El actor puertorriqueño Benicio del Toro dijo este lunes que para erradicar la violencia desatada por el narcotráfico y los grupos criminales en la frontera entre México y Estados Unidos se necesita "la visión y la unión" de ambos países.

De visita en Ciudad de México, donde promueve el filme "Sicario: Day of the Soldado" que protagoniza junto al estadounidense Josh Brolin, Del Toro afirmó que aunque la película es ficción, retrata el tema de la violencia como un hecho verídico que necesita solución.

"La violencia conduce a más violencia. Yo diría que hay muchos factores que la provocan: por ejemplo, legalizar una droga no es lo mismo que legalizar otra droga. La marihuana no es lo mismo que la heroína", dijo Del Toro en breves declaraciones a la prensa.

México es sacudido por una creciente ola de violencia que se inició a finales de 2006, cuando el gobierno lanzó una polémica ofensiva militar para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Desde entonces, más de 200.000 personas han muerto, según cifras oficiales que no precisan cuántas de esas víctimas están vinculadas al combate a la criminalidad,

"(México y Estados Unidos) se tienen que organizar de alguna manera", agregó el actor de 51 años.

"Sicario: Day of the Soldado" es la secuela de "Sicario", un filme de 2015 donde Del Toro da vida a Alejandro, un misterioso personaje que es reclutado por el agente Matt Graver (Josh Brolin) para hacer frente a la guerra entre los cárteles de la droga en la frontera entre Estados Unidos y México.

En esta nueva entrega, a estrenarse el 29 de junio próximo y dirigida por el realizador italiano Stefano Sollima, el conflicto se recrudece con el tráfico de terroristas, a lo que se suma el secuestro de la hija de un capo.

"(En el filme) mi personaje empezó con la idea de acabar con el narco, pero en esta película se dará cuenta que no podrá acabar con el narco. En esta película se dará cuenta que es mejor controlarlo", subrayó Del Toro.

"No estamos tratando de resolver el problema, pero sí estamos tratando de traerlo a la luz", dijo por su parte Josh Brolin.

Señaló que aunque la historia de "Sicario" se desarrolla en pueblos fronterizos, retrata "solo una parte de México".

"No todos los mexicanos están en un cartel. Es importante saber que este filme no es un documental, es una película de ficción, muy intensa, pero creo que podemos tener mucha gente hablando de ello", dijo Brolin.

AFP
Ciudad de México
Martes 12 de junio 2018.

“Me viene a la mente lo que pasó en Iguala, en Guerrero, la desaparición de los 43 estudiantes. La investigación se demora, hay sospechas, pero no se da con los culpables”, expresa.

Benicio del Toro (Puerto Rico, 1967), ganador de un Oscar por Traffic, vuelve a estar en el corazón de la lucha contra el narcotráfico en Sicario, el filme de Denis Villeneuve ambientado en la frontera de México que ha presentado hoy en la sección Perlas del Festival de San Sebastián.

“Es muy triste lo que está sucediendo en partes de México, la violencia se ha desbordado”, ha señalado a Efe el actor, casi un habitual del Zinemaldia, donde el año pasado recogió el Premio Donostia.

“Me viene a la mente lo que pasó en Iguala, en Guerrero, la desaparición de los 43 estudiantes. La investigación se demora, hay sospechas, pero no se da con los culpables. Son cosas que nos tocan a todos, especialmente si eres hispano”, ha añadido.

En Sicario, Del Toro interpreta a un consultor que, movido por la sed de venganza y con métodos poco ortodoxos, acompaña a un equipo de inteligencia estadounidense liderado por Matt Graver (Josh Brolin) a la zona fronteriza entre Estados Unidos y México para ayudar en la lucha contra los carteles de drogas.

En el equipo está también Kate Macer (Emily Blunt), una idealista agente del FBI que se enfrenta al clásico dilema de si el fin justifica los medios o si tiene sentido atenerse a las reglas, cuando el enemigo se las salta todas.

“Cuando leí el guión encontré ese ángulo muy interesante, porque es una guerra que la CIA y la DEA llevan 30 años luchando y nadie ha ganado, se mantiene un eterno empate”, señala el actor puertorriqueño.

“Lo que plantea la película, y en particular mi personaje y el de Brolin, es: ‘vamos a hacer un último esfuerzo, a batallar el fuego con fuego, porque llevamos años batallando el fuego con agua y no se apaga”, añade.

Blunt (Londres 1983), una de las actrices del momento, representa la otra cara de la moneda, el personaje que aún cree en la justicia y que tendrá que hacer elecciones difíciles. Un papel que, en algún momento de la preproducción, se sugirió que podría hacer un hombre.

“Lo que pasó es que, cuando aún no estaba cerrada la financiación, un inversionista le dijo al guionista que si el personaje fuera un chico, el trato estaba cerrado. Siendo mujer costó más, pero se mantuvo”, explica Blunt, que próximamente pondrá rostro a la protagonista de la adaptación del éxito de ventas “La chica del tren”.

“Este es un negocio que maneja números todo el rato, y siempre busca ganar más y más, y surge esta cuestión de comercio versus arte. Pero creo que las cosas están mejorando, cada vez hay más mujeres haciendo taquilla, y películas como esta son cada vez más frecuentes”, sostiene Blunt.

Villeneuve, que ya abordó el tema de la violencia en Enemy y Prisoners, sigue indagando en ella en esta cinta que plantea más preguntas que respuestas y que debutó en el circuito de festivales en Cannes en mayo, dejando muy buen sabor de boca.

“La película abraza la idea de que los humanos estamos siempre atrapados en espirales de violencia. Hasta hoy no hemos podido salir de ahí. Para mí el cine es un medio para explorar los miedos y la violencia forma parte del planeta en el que vivimos, nunca termina”, insiste.

El rodaje se llevó a cabo en la zona fronteriza, entre Texas y México. No pudieron rodar en Ciudad Juárez por cuestiones de seguridad, pero Villeneuve encabezó un equipo que viajó unos días a la ciudad para empaparse de ella.

“Yo vengo del mundo del documental, me gusta ser auténtico y saber de lo que hablo, por eso era crucial ir allí, aunque fue una visita muy breve”, explica el que será director de la secuela de Blade Runner.

“Lo que sentí fue mucha tristeza y mucho miedo. Vas caminando por la ciudad y, por un lado ves que todo está muy vivo, pero al mismo tiempo la gente lucha con el miedo. Hay rejas en las ventanas, calles vacías. Sobre todo me impresionó el miedo en las caras de los policías”, dice.

Además, Benicio del Toro reivindicó la voz de los hispanos en las próximas elecciones estadounidenses para combatir los muros con los que algunos políticos quieren enfrentarse al problema del narcotráfico.

“Estoy seguro de que el 99 por ciento de los hispanos que viven en Estados Unidos está en desacuerdo con la idea de esa muralla china”, dijo en referencia al muro en la frontera con México que propone construir el aspirante a la candidatura republicana a la Casa Blanca Donald Trump. Por eso, insistió en que la voz de los hispanos “se oiga de la manera que se tiene que oír”, que es “en las urnas”.

“Ser actor te da la oportunidad de ser un narcotraficante y luego de los que los van buscando en otra película”, dijo en referencia al filme en el que encarnó al capo colombiano del narco. Y señaló que esa violencia en Colombia en la época de Escobar era “similar a lo que está sucediendo ahora en México”. Pero Colombia, añadió, “salió de ese periodo negro, y quizá ahí haya un modelo que se pueda seguir, otros tendrán que estudiar eso.”

Presentada en la pasada edición de Cannes, Sicario está dirigida por el canadiense Denis Villeneuve (Prisoners), que también acudió a San Sebastián junto a la otra protagonista del filme, Emily Blunt. Ésta interpreta a una idealista agente del FBI que une sus fuerzas con un oficial de las fuerzas de élite del gobierno (Josh Brolin) y un oscuro consultor (Del Toro) en la guerra contra el narcotráfico.

EFE
Sin Embargo  
Magdalena Tsanis
San Sebastián, España
Sábado 19 de septiembre de 2015.

Su nueva cinta llega a México

La película "Escobar", dirigida por Andrea Di Stefano y protagonizada por Josh Hutcherson, Claudia Traisac y Benicio del Toro tendrá su estreno a nivel nacional este jueves 15 de enero en salas de cine comerciales.

Con la producción de Dimitri Rassam y el guión de Andrea Di Stefano y Francesca Marciano, la cinta narra cómo un joven surfero canadiense llega a un pequeño pueblo de Colombia para reunirse con su hermano y comienza una relación sentimental con la sobrina de un poderoso capo.

El surfista, quien cree que ahí ha encontrado el paraíso (un sueño idílico hecho realidad, con aguas azules, blancas playas y olas perfectas), se enamora perdidamente de la joven colombiana. Sin embargo, lo que podría parecer perfecto pronto se torna sangriento, ya que tendrá que sobrevivir y salvar la vida de sus seres queridos.

Bajo una atmósfera violenta, la filmografía va develando la doble personalidad de Pablo Escobar, un narcotraficante fundador y líder del cártel de Medellín y uno de los personajes más ricos de su época.

De acuerdo con Andrea Di Stefano, la idea de esta película cobró vida cuando uno de sus amigos de la policía oficial le contó la historia de un hombre a quien Pablo Escobar le confió la misión de guardar su tesoro escondido, antes de ordenar su ejecución.

Fascinado por la historia del tesoro y por esta figura, Di Stefano comenzó a investigar a Escobar y su vida, sus excentricidades, su fe y su relación con los otros.

"Creo que es por demás admirado y odiado por el mundo, en casi la misma medida. Incluso, hoy en día en Colombia la gente ora por él y piensa que él era un buen tipo, mientras que un gran número de personas lo considera como un monstruo", expuso el director, según declaraciones difundidas por una conocida distribuidora de películas que opera en México.

A decir del director de la cinta, su trabajo consistió simplemente en contar una historia y hacer una película con una lectura filosófica pura de este hombre. "Sus actos violentos hablan por él", anotó.

La película Pablo Escobar (Archivo)


Consideró que lo que le gustaría al final de esta coproducción entre Francia-España-Bélgica es que el público sintiera empatía por Nick (el surfista) y María (su enamorada), pero también por Pablo.

"Durante la escena final, me gustaría que tuvieran un poco de compasión por este hombre", expresó.

El largometraje "Escobar" ya ha tenido su estreno en países como Francia, España, Argentina y Uruguay; no obstante, lo ha retrasado en Estados Unidos.

Notimex
Ciudad de México
Miércoles 14 de enero de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter