•    En programas como alfabetización encuentra su mejor expresión la vocación social de la universidad pública: Alfonso Esparza Ortiz


•    Concluye Campaña 2019: participaron cerca de 100 estudiantes, se atendieron 23 poblaciones, 243 personas aprendieron a leer y escribir y 189 más acudieron a los talleres.


En los últimos 13 años, a través del CUPS, la BUAP ha alfabetizado a 6 mil 662 habitantes y más de 10 mil se han beneficiado con los conocimientos impartidos en diversos cursos.   
 

- ¡Qué preciosidad leer y saber escribir! Estudiando nos damos cuenta de varias cosas: qué dice, qué pasa, cómo fue.

-Yo no sabía juntar las letras; ya sé escribir mi nombre con letras mayúsculas.

-Aprendimos también las cuentas; del plástico, lo que tarda en pudrirse; el vidrio, para qué sirve...sobre la basura.

Son Juanita Méndez, Juana Ofelia Muñoz y Julia Cacique, mujeres de más de 80 años, a quienes, entre otros, el Rector Alfonso Esparza Ortiz entregó reconocimientos por haber concluido el Programa de Alfabetización 2019.

     Es media mañana y los cerros asoman tímidamente entre vaporosas nubes que surcan el cielo. En la explanada de la escuela primaria de la Junta Auxiliar de Santa Cruz Cuautomatitla, del municipio de Tochimilco, se ha reunido la comunidad. Hay alegría.  Como en muchas otras, allí se ha manifestado la vocación social de la universidad pública y sus bondades con la formación integral y humanista de sus estudiantes, los alfabetizadores, quienes portan la leyenda “Aprendí enseñando”.

    Allí el rector Alfonso Esparza entregó reconocimientos a los alfabetizadores y alfabetizados y anunció la construcción de un nuevo Kali: centro comunitario cuyas actividades se rigen por cuatro líneas de trabajo: Educación para la vida, Salud y bienestar comunitario, Economía social y Ciencia, arte y cultura. Para reforzar la iniciativa de las escuelas comunitarias que atienden a niñas, niños y adolescentes que no asisten a la escuela regular e incluir al resto de los pobladores, se abrió el primer Kali en Cerro del Marqués, en la ciudad de Puebla, en 2017.

      A través del nuevo Kali que se edificará frente a la presidencia auxiliar de Santa Cruz Cuautomatitla, el primero fuera de la capital poblana, la BUAP tendrá una presencia permanente en beneficio de los pobladores, dijo el Rector, quien con ello garantizó el retorno de los estudiantes alfabetizadores a esa comunidad que los acogió durante siete semanas para “aprender enseñando”.

      Esparza Ortiz recordó que la Campaña de Alfabetización 2019 atendió a 23 poblaciones de los municipios de Honey, Zacatlán, Tochimilco y Pahuatlán: 243 personas aprendieron a leer y escribir y 189 más participaron de otras actividades como los cursos de regularización escolar, con la participación de casi 100 estudiantes de preparatoria, en su mayoría, pero también algunos de licenciatura.

    Y es que en este año, por primera ocasión, el Programa de Alfabetización multiplicó sus beneficios con la labor simultánea de las brigadas de trabajo comunitario. En total, informó el Rector de la BUAP, se impartieron 357 talleres, en beneficio de 4 mil 131 personas.

   Por ello, externó su reconocimiento y gratitud a los estudiantes y a la maestra Mirta Figueroa Fernández, directora del Centro Universitario de Participación Social (CUPS) de la BUAP, “por su incansable entusiasmo para conducir estos esfuerzos”.

     En medio de expresiones emotivas, lo mismo el júbilo que las lágrimas, dio a conocer que, en los últimos 13 años, el CUPS ha alfabetizado a 6 mil 662 personas y más de 10 mil se han beneficiado con los conocimientos impartidos en talleres de lectura, divulgación de la ciencia, arte y cocina, en los cuales han participado mujeres y hombres de todas las edades.  

    “Mi gratitud a los alfabetizadores por su gran valía y corazón. Gracias a ellos muchos adultos pueden acceder al conocimiento. Han cambiado la vida de muchas personas, pues con su labor generan nuevos horizontes”, afirmó el Rector Alfonso Esparza, quien se comprometió a seguir impulsando la vocación social de la Universidad, con programas que la BUAP pone al servicio de las poblaciones más vulnerables.

       En ese poblado, subrayó el interés de la Institución en la formación integral y humanista de los estudiantes y su compromiso con la calidad académica, para que sus egresados sean profesionistas con ética y conciencia de ser beneficiarios de la educación pública.

    Ante la mirada oculta del volcán Popocatépetl, en una mañana nublada y de vientos ligeros, en mantas y cartulinas colocadas en la escuela primaria quedó constancia del paso de los alfabetizadores: “No mentir / no copiar / no empujar / no hacer desorden / dejar la basura en su lugar / no pelear / respetar entre nosotros...Así también, huellas, manos, nombres y más nombres con el trazo titubeante de sus escribientes, quienes en comunión con los alfabetizadores emprendieron la aventura de compartir experiencias, saberes y sentires.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 4 de agosto de 2019.


A través de pláticas y talleres buscan concientizar a los habitantes que viven al borde de los ríos Alseseca y Atoyac.


De acuerdo con el Atlas de Riesgos Naturales del Municipio en Puebla existen más de 17 mil 500 viviendas en zonas de riesgo, en las que habitan casi 60 mil personas. Ante esta situación, estudiantes y docentes de la Facultad de Arquitectura realizan una gestión preventiva para disminuir la vulnerabilidad y el riesgo de asentamientos urbanos ubicados al borde de los ríos Alseseca y Atoyac, ante posibles desastres.  

          María de Lourdes Flores Lucero, profesora investigadora de esta unidad académica, señaló que el objetivo es orientar a las personas que viven en estas zonas, a través de diferentes proyectos urbanos y la realización de talleres participativos en los que se busca sensibilizarlos y concientizarlos acerca del riesgo al que están expuestos.  

          En la actualidad prevalece la idea de entubar los ríos, o bien poner taludes de concreto hidráulico; sin embargo, esto propicia que cuando llueve se intensifique la velocidad del agua y se impida la absorción de la misma, aumentando la posibilidad de provocar desastres, advirtió.

          “Es por eso que mediante acciones colaborativas entre los habitantes, funcionarios públicos y la Universidad buscamos replantear las soluciones a esta problemática, para pasar de una visión de resistencia y de control a una de adaptación, que permita impulsar una sociedad resiliente ante situaciones de riesgo”, expresó.

          La Hacienda, Clavijero, Encinar, Ixtla y Santa Bárbara Almoloya son algunas de las colonias donde los universitarios trabajan con los habitantes en la implementación de soluciones técnicas que se adapten mejor a los propios procesos naturales de las zonas, como por ejemplo muros de aluvión, taludes con vegetación y el mejoramiento de espacios verdes, entre otros.

          También se han realizado talleres para niños y niñas de primaria, a quienes mediante dibujos, videos y pláticas se les enseña lo qué es el riesgo y lo que significa estar en una situación de vulnerabilidad ante una posible inundación; esto con el fin de influir en futuras generaciones para que tengan conciencia de su situación de riesgo, de las acciones que pueden hacer para no incrementarlo y para que no se establezcan en una zona de riesgo.

          La experta, quien es doctora en Gestión Urbana por la Universidad Politécnica de Cataluña, España, mencionó que otra problemática es que las zonas de riesgo de pequeña escala, como las cercanas a los ríos, están invisibilizadas en materia de prevención, por lo que solamente son tomadas en cuenta cuando se presenta alguna situación de desastre.

          “Al no ser prioritarias para la agenda pública no hay proyectos preventivos para estas zonas, razón por la que nosotros nos damos a la tarea de trabajar con la gente de forma gratuita, con el fin de enseñarles y ayudarlos a gestionar procesos útiles para sus comunidades”.

          Hasta el momento se ha logrado incidir en el fortalecimiento de la organización vecinal de algunas colonias, ya que al estar informados sobre su situación han participado en diversas acciones, como la protección de sus espacios públicos, así como en campañas de reforestación y limpieza.

          “Urbanísticamente sabemos que la vegetación cumple un papel fundamental, por eso procuramos que en los espacios públicos, como parques y calles, existan suficientes árboles y arbustos, ya que estos reducen la intensidad de la velocidad  de la lluvia, lo que disminuye la erosión al llegar al suelo; aunado a esto los pavimentos permeables también contribuyen a la absorción del agua, además de permitir la recarga de mantos freáticos”, precisó.

          Los universitarios también participan en mesas de diálogo con regidores, miembros de Protección Civil e integrantes de sectores públicos, con el fin de presentarles los proyectos que llevan a cabo y plantearles alternativas menos costosas y más duraderas que las convencionales para disminuir el riesgo y vulnerabilidad de los habitantes.

          “De esta forma también buscamos crear una conciencia en los sectores públicos para que se evite la autorización de uso de suelos y construcción en zonas de riesgo. Asimismo, queremos que con estas acciones se cambie la forma en la que los estudiantes observan, analizan y dan respuesta a los problemas sociales”, subrayó Flores Lucero.

          En esta labor participan integrantes del Cuerpo Académico Planeación y Gestión Territorial Sustentable, de la Facultad de Arquitectura, junto con estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado. También han colaborado profesores de otras áreas, como Biología e Ingeniería Civil, así como estudiantes de la Universidad de Montreal, Canadá, y de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 1 de agosto de 2019.


Investigadores del Instituto de Fisiología observaron que ratas de laboratorio con síndrome metabólico y ratones con diabetes mellitus tienen una mayor variabilidad en su frecuencia cardiaca   


A lo largo de su vida una persona presenta cambios en su frecuencia cardiaca por emociones como perder a un ser querido, apasionarse en un partido de fútbol y enamorarse, entre otras. Estas situaciones provocan alteraciones en el funcionamiento del corazón y para adaptarse este órgano remodela su actividad eléctrica, con el fin de compensar y mantener su función. Sin embargo, padecimientos metabólicos alteran su actividad eléctrica.

           Un grupo de investigadores del Laboratorio de Fisiopatología Cardiovascular, del Instituto de Fisiología de la BUAP, observó que las ratas de laboratorio con síndrome metabólico y ratones con diabetes mellitus tienen una mayor variabilidad en su frecuencia cardiaca, efecto que de persistir desencadena arritmias y paros cardiacos.

          El doctor Julián Torres Jácome, responsable de esta investigación, explicó que los cambios en el metabolismo (en este caso, la utilización de glucosa como fuente de energía) generan la disminución de la densidad de corriente en el corazón y ello produce alteraciones en el electrocardiograma.

          Por consiguiente, en un diabético el primer órgano dañado es el corazón. “Como este se remodela para mantener su función, no se aprecian estas modificaciones”, comentó el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt.

          Además, los modelos animales jóvenes utilizados con estas patologías en el estudio (de dos a cuatro meses de edad) presentaron la misma variabilidad de frecuencia cardiaca que los ejemplares en etapa senil, en condiciones control (con ocho a nueve meses de edad). “Por eso planteamos que la diabetes mellitus y el síndrome metabólico envejecen”.

          De acuerdo con proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030. Asimismo, un estudio realizado en varios países determina que 50 por ciento de los pacientes diabéticos muere de enfermedad cardiovascular, principalmente cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC).

¿Cómo cuantificar la variabilidad cardiaca?

Con la idea de buscar biomarcadores no invasivos, Julián Torres Jácome, físico-matemático de formación y doctor en Ciencias Fisiológicas, propuso una fórmula para medir la frecuencia cardiaca en los ejemplares de estudio. De esta manera, se cuantificaron las “manchas” apreciadas en los diagramas de Poincaré de los intervalos RR, de los electrocardiogramas de modelos animales diabéticos, y correlacionaron con la edad del animal, de acuerdo con la variabilidad de tiempo entre latido y latido. En este estudio se comprobó que la variabilidad en la frecuencia cardiaca era menor, en comparación con el grupo control.

          El académico del Instituto de Fisiología expuso que a mayor edad, menor frecuencia y aumento de variabilidad. Entonces, “nos dimos cuenta que midiendo esa variabilidad podríamos decir cuánto tiempo llevaba el ratón con el padecimiento, antes de que tuviera una alteración en el riñón; es decir, se determinó la cronicidad del padecimiento”.

          La doctora Alondra Albarado Ibañez, colaboradora en el Laboratorio de Fisiopatología Cardiovascular, indicó que los problemas metabólicos influyen en el sistema nervioso, lo cual coincide con la variabilidad del ritmo cardiaco. “Un diabético envejece más rápido, en comparación con una persona normal, por lo que te vuelve senil”.

          Actualmente, no existe un marcador biológico para medir la cronicidad de la diabetes, de ahí la relevancia de este trabajo de investigación de académicos y estudiantes del Instituto de Fisiología de la BUAP.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 30 de julio de 2019.


Con esta información es posible identificar transmisores de patógenos, estratificar áreas de riesgo y capacitar a médicos en el diagnóstico de estas enfermedades
 

Tras cuatro años de investigación, integrantes del Laboratorio de Artropodología y Salud, de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB), identificaron especies de insectos no reportadas en el estado, algunos de los cuales están implicados en la transmisión de patógenos.

          César Antonio Sandoval Ruiz, investigador de esta unidad académica, dio a conocer que al inicio de la investigación, enfocada en los mosquitos, en el estado de Puebla había 26 especies registradas y en los últimos cuatro años la cifra aumentó a 38, como resultado del trabajo realizado en la ciudad de Puebla y en la Mixteca poblana.

          En la Sierra Norte, en Cuetzalan, encontraron nuevos tipos de jejenes (insectos pequeños, no más grandes que la cabeza de un alfiler), lo que aumentó la cifra de 11 a 16 especies registradas. Mientras que en el suroeste del estado, una investigación sobre los tábanos reportó al inicio solo seis especies, y más adelante 17. Actualmente se encuentran en proceso de descripción de una especie nueva para la ciencia.

         Los resultados de esta investigación proporcionan información sobre qué especies están implicadas en la transmisión de ciertos patógenos, en qué épocas del año es más factible encontrarlas y en qué ambientes se presentan, de tal modo que a partir de estos es posible generar estrategias de intervención y de control, así como capacitar a médicos en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades causadas por los insectos.

           Sandoval Ruiz dio a conocer que en la Mixteca poblana también han trabajado con flebotominos, conocidos como papalotillas, que son transmisores de leishmaniasis, enfermedad desatendida de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) que afecta principalmente a zonas marginadas.

          “Gracias a los muestreos que llevamos a cabo, no solo encontramos especies que anteriormente no estaban reportadas para el estado o el país, sino que al consultar la literatura encontramos que desde hace 50 años no se realizaban trabajos de este tipo en Puebla y la región centro de México”, señaló el investigador.

           De acuerdo con la OMS, la leishmaniasis puede presentarse en cuatro formas clínicas: cutánea localizada, produce lesiones ulcerosas que dejan cicatrices de por vida y son causa de discapacidad grave; visceral, caracterizada por episodios irregulares de fiebre, pérdida de peso, hepatoesplenomegalia y anemia, y puede ser mortal si no es tratada; mucocutánea, conduce a la destrucción parcial o completa de tejido cartilaginoso de nariz, boca y garganta; y cutánea difusa, donde se presentan lesiones nodulares, dolorosas al tacto en todo el cuerpo.

          El académico, quien es doctor en Ciencias por el Instituto de Ecología, A.C., mencionó que la enfermedad es curable mientras el diagnóstico y tratamiento sean en etapas primarias. Sin embargo, este padecimiento es de difícil diagnóstico porque puede confundirse con otros, como micosis.

          Por ello, subrayó que a raíz de estos proyectos de investigación se están generando otros trabajos enfocados en medir los conocimientos de los médicos con respecto a enfermedades transmitidas por artrópodos, e incluso llevar a cabo cursos en lo que se capacite al personal de la salud sobre la identificación de insectos y los padecimientos que pueden desarrollar.

          En este sentido, cabe señalar que el doctor Sandoval formó parte de los docentes de la FCB que capacitaron a los médicos del Centro Antivenenos del Hospital Universitario de Puebla, para identificar picaduras de animales venenosos, los síntomas y el tipo de antídoto requerido.

          Finalmente, comentó que en los proyectos realizados en el Laboratorio de Artropodología y Salud participan egresados de la FCB, quienes actualmente realizan estudios de posgrado en instituciones de prestigio nacional e internacional. Allí se estudian además cuestiones de ecología para generar modelos predictivos enfocados en las enfermedades transmitidas por insectos, para identificar y delimitar áreas de riesgo, así como el efecto del cambio y uso de suelo sobre la diversidad de insectos.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 29 de julio de 2019.


El próximo 5 de agosto inician actividades alumnos de licenciatura
 

Personal administrativo y estudiantes de las seis preparatorias de la BUAP en la capital poblana y dos más en el interior del estado, así como sus respectivas sedes regionales, además del Bachillerato

Internacional 5 de Mayo, el Bachillerato Tecnológico en San José Chiapa y los técnicos en Música y Podología, reanudan actividades este lunes 29 de julio. A estos alumnos se suman más de 7 mil jóvenes de nuevo ingreso en el nivel medio superior. Con ello, se inician labores del ciclo escolar Otoño 2019.

Los estudiantes de posgrado iniciarán cursos el jueves 1 de agosto, y los de licenciatura, modalidades semestral y cuatrimestral, de nuevo ingreso y de matrículas anteriores, el próximo 5 de agosto.

Son más de 23 mil jóvenes quienes se incorporan a la comunidad universitaria de la Máxima Casa de Estudios de Estudios en Puebla en el nivel superior, en los dos periodos de ingreso establecidos: agosto y enero, con el fin de favorecer la mayor inclusión de los jóvenes a los programas educativos que se ofrecen en la Institución.

En total alrededor de 33 mil alumnos de nuevo ingreso, de los niveles medio superior y superior, ingresarán en agosto próximo y en enero del 2020.

Para este Proceso de Admisión 2019, la oferta educativa del nivel medio superior de la BUAP, por solicitud, está conformada por tres programas de preparatoria escolarizada, los cuales incluyen al Bachillerato Internacional 5 de Mayo, el Bachillerato Tecnológico y la preparatoria escolarizada, así como un Técnico en Música y en Podología.

En el nivel superior, 85 programas de licenciatura presencial, cinco en modalidad semiescolarizada, ocho en modalidad a distancia, dos en modalidad abierta y cuatro técnicos Superior Universitario.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 28 de julio de 2019.


Serán atendidos en promedio dos mil jóvenes cada tres horas
 

Este miércoles 24 de julio inició la recta final del Proceso de Admisión BUAP 2019, con la inscripción de los estudiantes de nuevo ingreso al nivel superior, quienes se incorporan a la comunidad estudiantil de la Institución. Son tres días programados, del 24 al 26 de julio, para la recepción de documentos de los alumnos aceptados en una de las 85 opciones profesionales, así como en las modalidades abierta, semiescolarizada, a distancia y en Técnico Superior Universitario.

          El personal de la Dirección de Administración Escolar (DAE), así como un grupo de universitarios capacitados para este efecto (monitores de diferentes licenciaturas y con los promedios más altos), registrarán a más de 23 mil estudiantes que ingresarán a la Universidad tanto en el periodo Otoño 2019, como en Primavera 2020. La única sede de registro es la Arena BUAP, en Ciudad Universitaria, en horario de 8:00 a 17:00 horas. En promedio se atenderán 2 mil jóvenes cada tres horas.

          Para este Proceso de Admisión, la BUAP incrementó su matrícula 11 por ciento, con relación al ingreso del año pasado, lo que significa que hay un cupo disponible para más de 33 mil estudiantes en los niveles medio superior y superior. Este crecimiento de la matrícula es el resultado de una reingeniería de espacios impulsada desde el año anterior en todas las modalidades, niveles de estudio y sedes en el estado.

          La oferta académica del nivel superior, de acuerdo con la demanda, está conformada por 85 programas de licenciatura presencial, cinco en modalidad semiescolarizada, ocho en modalidad a distancia, dos en modalidad abierta y cuatro técnicos Superior Universitario.

          Además, el próximo 30 de julio será el único día para que los jóvenes que presentaron los exámenes de admisión y que por razones de cupo no fueron aceptados en la opción profesional de su elección, inicien su procedimiento para ocupar lugares disponibles que la Institución dio a conocer mediante una convocatoria.

          Son mil 900 lugares disponibles, en preparatorias regionales y opciones profesionales. Para ello, los interesados deberán acudir a la Arena BUAP, en horario de 10:00 a 14:00, presentar el formato de asignación con fotografía cancelada por el holograma de seguridad de la BUAP o una identificación oficial. Los lugares serán otorgados a los aspirantes con los puntajes más altos, dependiendo del cupo disponible. Más información en www.admision.buap.mx.

          El inicio de clases para licenciatura y técnicos Superior Universitario será el próximo 5 de agosto y para quienes ingresan en Primavera 2020, el 2 de enero.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 25 de julio de 2019.



Más de siete mil jóvenes de nivel medio superior y técnico acudieron a la Arena BUAP

A partir de las 8:00 horas en la Arena BUAP comenzó el proceso de inscripción de los estudiantes de nuevo ingreso de preparatorias, nivel técnico, Bachillerato Tecnológico y Bachillerato Internacional 5 de Mayo. En esa jornada se recibió a un aproximado de siete mil 300 jóvenes, quienes acudieron a Ciudad Universitaria para entregar su documentación correspondiente.

          Para llevar a cabo este proceso se contó con la participación de 200 personas, entre monitores y personal administrativo de la Dirección de Administración Escolar (DAE). Además, se instalaron 48 máquinas para realizar de forma rápida cada trámite por alumno, en un tiempo aproximado de 15 minutos.

          En rueda de prensa María Elena Ruíz Velasco, titular de la DAE, dio a conocer que del 24 al 26 de julio se realizará el proceso de inscripción de estudiantes de nuevo ingreso para licenciatura y Técnico Superior Universitario, en el que se espera recibir a alrededor de 23 mil 800 jóvenes.

En total son más de 31 mil estudiantes de nuevo ingreso para este proceso de admisión, en nivel medio superior y superior, cifra que corresponde a un aumento en la matrícula del 11 por ciento, en comparación con el año anterior, notificó.

          Los documentos requeridos para la inscripción de preparatorias, nivel técnico, Bachillerato Tecnológico y Bachillerato Internacional 5 de Mayo fueron certificado de preparatoria, formato de asignación, acta de nacimiento reciente, póliza de inscripción pagada y formato de consentimiento para tramitar datos personales.

          Los estudiantes del nivel medio superior y técnicos, tanto de nuevo ingreso como de periodos anteriores, iniciarán clases el próximo lunes 29 de julio; mientras que los de nivel licenciatura y Técnico Superior Universitario el 5 de agosto.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 23 de julio de 2019.


La información puede consultarse en la página www.resultados.buap.mx, que apareció el pasado 6 de julio

Además, se emitió una convocatoria adicional, este martes 9, para Técnico en Enfermería, en la ciudad de Puebla, y Licenciatura en Gestión Territorial e Identidad Biocultural, en Cuetzalan.   


Para completar el cupo de 31 mil 151 lugares correspondientes al Proceso de Admisión 2019, la BUAP publicó el pasado 6 de julio la disponibilidad de casi mil 900 lugares en los niveles medio superior y superior, en campus regionales y en la ciudad de Puebla, en la página www.resultados.buap.mx, para aquellos aspirantes que aprobaron el examen pero no ingresaron a la oferta académica de su elección por razones de cupo.

      Este martes 9, la Máxima Casa de Estudios en Puebla emitió una convocatoria adicional para la carrera de Técnico en Enfermería, de la Facultad de Enfermería, en la ciudad de Puebla, en la cual hay 58 lugares, y 34 en la Licenciatura en Gestión Territorial e Identidad Biocultural, en el campus de Cuetzalan.

     Los lugares disponibles son, entre otros, para preparatorias regionales y el bachillerato tecnológico en San José Chiapa; licenciaturas en el área de Ciencias Exactas en la ciudad de Puebla; las ingenierías de Materiales y Textil; en Ciencias Sociales, en los campus de Teziutlán y Tehuacán -22 lugares en Psicología y 26 en Derecho, respectivamente-, así como en el área económico-administrativo. Esta información puede consultarse en la página www.resultados.buap.mx.

   El próximo 30 de julio es el único día para inscribirse, en Arena BUAP, en Ciudad Universitaria, en un horario de 10:00 a 14:00 horas, para lo cual deben presentar el formato de asignación de examen. Este resultado se publicará el 2 de agosto.

      Por otra parte, la inscripción para los aceptados en la oferta académica de su elección, para ingresar en otoño (agosto 2019) y primavera (enero 2020), iniciará este 23 de julio con el nivel medio superior -preparatorias, bachillerato tecnológico y Bachillerato Internacional 5 de Mayo, así como técnicos-, y los días 24, 25 y 26 para licenciaturas en todas sus modalidades.

           Conforme a lo publicado, el nuevo ingreso a la BUAP correspondiente al Proceso de Admisión 2019 será de alrededor de 31 mil 151 estudiantes: cerca de 22 mil en licenciaturas y poco más de 9 mil en el nivel medio superior y técnico.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 11 de julio de 2019.

La BUAP ofrece casi mil 900 nuevas oportunidades de ingreso. (Especial)


Francisco Tenorio Martínez presentó su Tercer Informe de Resultados al frente de esta unidad académica
 

Por su trabajo a favor de la calidad académica y la formación de egresados competentes y eficientes, la Facultad de Contaduría Pública de la BUAP es sinónimo de calidad, así lo demuestra la reacreditación de la Licenciatura en Contaduría Pública, por parte del Consejo de Acreditación en Ciencias Administrativas, Contables y Afines (CACECA), indicó el rector Alfonso Esparza Ortiz, en el Tercer Informe de Resultados de Francisco Tenorio Martínez al frente de esta unidad académica.

          Además, este programa de estudios posee el reconocimiento de calidad del Consejo de Acreditación de Ciencias Sociales, Contables y Administrativas en la Educación Superior de Latinoamérica, mientras que su modalidad semiescolarizada se ubica en el nivel 1 de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES).

          El rector Alfonso Esparza señaló que este logro es resultado del trabajo conjunto de su comunidad, esfuerzos que derivan en la oferta de programas pertinentes con las necesidades del mercado laboral. En este sentido, informó que la Facultad de Contaduría Pública será la primera unidad académica de la Institución en ofrecer salidas terminales.

          “Esta es una propuesta plasmada en el Plan de Desarrollo Institucional 2017-2021, para aquellos que no puedan concluir la carrera en los cinco años previstos, obtengan un certificado que los capacite para ejercer y después regresar a concluirla. Este proyecto se encuentra en revisión por la Vicerrectoría de Docencia y se espera que en otoño se tenga a la primera generación en técnicos en Contaduría Pública”, expuso Esparza Ortiz.

          Tras entregar la reacreditación de la Licenciatura en Contaduría Pública, Eduardo Ávalos Lira, presidente del CACECA, organismo reconocido por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (Copaes), subrayó que al obtener un puntaje de 950 puntos, de un total de mil, la Facultad de Contaduría Pública de la BUAP se ubica entre las mejores nueve facultades del país en impartir este plan de estudios.

          Por lo tanto, esta unidad académica cumple con criterios de calidad educativa, a la par de asegurar la pertinencia social del plan de estudios. Lo anterior, permitirá iniciar diálogos para buscar programas de doble titulación, además de impulsar la movilidad de estudiantes y académicos, refirió.

Un año de logros

Con respecto al Tercer Informe de Resultados de Francisco Tenorio Martínez, el rector Esparza Ortiz señaló que el último año marcó importantes logros para esta facultad, entre ellos un incremento del 24 por ciento en la matrícula de las licenciaturas en Administración y Dirección de PyMES, y en Dirección Financiera, ambas en su modalidad presencial, y en la Licenciatura en Contaduría y Finanzas Públicas, en modalidad a distancia. Ello revela que estos programas son atractivos para los estudiantes y pertinentes con las necesidades de la sociedad.

          Asimismo, dio a conocer la aprobación de nuevas formas de titulación: un total de 12 opciones que contribuyeron a elevar en 25 por ciento el número de egresados titulados y 77 por ciento de eficiencia terminal. A esto se suma la inclusión de la asignatura de Emprendimiento, que responde a las inquietudes de los jóvenes y es una optativa para la titulación.

           Además, el Rector agregó que la facultad elaboró un catálogo de buenas prácticas que le valió conseguir el refrendo del Distintivo de Responsabilidad Social Universitaria que otorga la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), con lo que se fortalece la formación integral del estudiante.

          Ante el Consejo de Unidad Académica, Tenorio Martínez destacó la mejora de la oferta educativa, el incremento de opciones de titulación, la generación de espacios adecuados de aprendizaje y la inclusión de las asignaturas de Emprendimiento y Matemáticas para negocios, impartida a distancia, entre otros aspectos que permitirán que esta facultad sea una referente para las instituciones de educación del área económico-administrativa.

          Más tarde, por medio de un video se notificó que la planta académica está conformada por 152 docentes, 20 por ciento con estudios de doctorado, 24 por ciento con perfil Prodep, 75 cuentan con alguna certificación y 106 son tutores.

          Se tienen seis cuerpos académicos, de estos tres son consolidados y tres en consolidación, en ellos participan 74 docentes; además, hay 17 proyectos de investigación y 21 líneas de aplicación del conocimiento. Los resultados de las investigaciones en el área, en el último año, se plasman en 46 publicaciones en revistas indizadas, seis libros y siete capítulos de libros.

Seguridad para la comunidad universitaria

Previo al informe, acompañado de los directores de Infraestructura Educativa (DIE) y de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU), Jorge Rodríguez y Morgado y Christian Steger Schmidt, respectivamente, el rector Alfonso Esparza inauguró el acceso número 4 a Ciudad Universitaria, el cual coincide con el paso a nivel sobre Bulevar Valsequillo y está cerca de la entrada a la Facultad de Contaduría Pública.

          Este proyecto de infraestructura tiene un área cubierta para el tránsito de personas y una caseta de vigilancia. Con ello, se atiende la seguridad de los alumnos, docentes y personal no académico.

          La remodelación de este pórtico se realizó con concreto reforzado. Son 35 metros cuadrados de construcción, de estos 13 corresponden a la caseta y 22 al pórtico.

Puebl@Media
Puebla, México
Domingo 7 de julio de 2019.



La Máxima Casa de estudios del estado, informó que 60 mil jóvenes presentaron examen de admisión

El 6 de julio, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) publicará los resultados del examen de admisión y la convocatoria de inscripción.

Desde esta fecha, se podrán verificar en la página de internet: resultados.buap.mx.

La Máxima Casa de estudios del estado, informó que 60 mil jóvenes presentaron examen de admisión, de los cuales podrán ingresar aproximadamente 31 mil 155 estudiantes.

Este 2019, la matrícula creció 11 por ciento y las licenciaturas con mayor demanda fueron: ciencias de la salud, derecho y contaduría.


UN1ÓN Puebla
Puebla, México
Viernes  05/07/2019.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter