Un espacio donde la gestión, conservación y difusión de materiales fotográficos, sonoros y audiovisuales de la vida cotidiana sirven para rescatar la memoria y contribuir al conocimiento científico a partir de la imagen


En una sociedad globalizada la tecnología permite al usuario tener acceso inmediato a una gran cantidad de imágenes, esto quizá evite reflexionar sobre lo que comunican, su durabilidad, la importancia de conservarlas y el vínculo que guardan con la memoria y la construcción de un futuro. En la BUAP, estos temas son materia de interés científico y académico que se demuestra en el trabajo que desarrolla el Laboratorio Universitario de Imagen y Memoria (LUIM).

          Desde su creación en 2016, en la gestión, conservación y difusión de materiales fotográficos, sonoros y audiovisuales, vinculados al patrimonio cultural material e inmaterial de distintos grupos socioculturales de Puebla y el resto de Latinoamérica. Uno de sus propósitos es preservar la memoria a partir de la imagen cotidiana como una forma de fortalecer nuestra identidad.

          Al respecto, el titular de este laboratorio, el doctor Iván G. Deance Bravo y Troncoso mencionó que el LUIM fue diseñado junto con investigadores de distintas unidades académicas de la BUAP, así como con colegas del Instituto Nacional de Antropología y del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

           “Aprovechamos la coyuntura que hay entre la imagen y la memoria para crear un grupo de investigación transdisciplinaria que se interesa por la fotografía, la imagen audiovisual, sonora y otros elementos. Nos enfocamos en la conservación, preservación y difusión de la imagen, para la mejor comprensión de diversos fenómenos socioculturales, además de generar la memoria para el futuro”.

          En esta construcción, los investigadores de LUIM retoman temas de la vida cotidiana que en algunos años quizá no tengan exposición digital, ya que lo común es preservar la imagen histórica de elementos que tradicionalmente son “importantes” y no aquellos que dan cuenta del día a día de la gente, de la cotidianidad familiar que da forma a una construcción social que nos ofrece una  memoria para el futuro.

          Iván Deance, junto con su equipo formado por los doctores Verónica Vázquez Valdés, Mónica Medina Cuevas, Alejandro Jiménez Arrazquito, Isuki Castelli Olvera y Luis Fernando Gutiérrez Domínguez, junto con otros colaboradores, trabajan bajo lineamientos establecidos por la UNESCO en el Programa Memoria del Mundo, la Asociación Internacional de Historia Oral (IOHA) y el código de ética del Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales (CEAS). Gracias a su perfil y a la capacitación que han tenido en instituciones extranjeras innovan al combinar la fotografía analógica y los formatos digitales.

Preservar el presente con técnicas del pasado

Parte del trabajo que se desarrolla en este laboratorio se vincula a la digitalización de la imagen, ya sea de fondos históricos, donaciones o de gráficos que generan de la vida cotidiana. Esta labor la realizan con cámaras digitales de alta resolución, pero también llevan a la práctica procesos tradicionales, es decir, con fotografía analógica.

          Este trabajo se realiza en una de las unidades especializadas con las que cuenta el LUIM, la de procesos digitales que destaca por su metodología. Ahí no recurren al escáner para reproducir la imagen, sino a fotografías de alta resolución, ya que son más rápidas y ágiles que los escáneres de cama plana. En este proceso, detalla el investigador, se cuida el perfil de color y se calibra tanto la cámara como los monitores procurando evitar que los objetivos de la cámara generen aberración cromática u otros efectos no deseados.

          La cámara de alta resolución se acompaña de luces con temperatura de color especial y lámparas retroiluminadas que permiten digitalizar los negativos y diapositivas. Una vez digitalizadas se hace una revisión del enfoque, así como de otros procesos en la computadora, a fin de obtener un negativo digital de la fotografía a la que se le pueden sumar diversos metadatos.

          Iván Deance mencionó que su metodología de trabajo responde a que los formatos digitales tienen una vida efímera, curiosamente impuesta por el propio ritmo que mantienen las actualizaciones tecnológicas, que implican continuamente nuevos estándares de resolución.

           “Los soportes de fotografía química también nos apasionan por sus posibilidades de preservación. En el caso de la fotografía digital hay que pensar que un disco duro tiene una vida útil de 3 a 5 años, y después empieza a fallar por pérdida de sectores y otros errores. Es probable que las fotos digitales de hoy, en diez años no sirvan para la edición y para los nuevos estándares de resolución, es por eso que aunque tomamos fotografías digitales, también lo hacemos con fotografía química pues estas podrán ser observadas posteriormente con la misma calidad y resolución con la que fueron elaboradas”.

Unidades especializadas

Otra de las unidades con la que cuenta el LUIM es la de procesos químicos, donde realizan limpieza física y química de los materiales, así como revelado y ampliación de fotografía. En este espacio también desarrollan diversas técnicas no tradicionales para llevar a cabo el trabajo requerido con estrategias más sostenibles como el revelado fotográfico con café.

          Una vez que el acervo está limpio y restaurado se ubica en la unidad de catalogación para después ser almacenado en la bóveda de conservación, una unidad con temperatura y humedad controlada para mantener en condiciones óptimas los materiales históricos y contemporáneos de fotografía química, audiovisuales, cintas magnéticas, entre otros.

           “Lo que hacemos es conservarlos con guardas especiales que fabricamos con un papel libre de ácido con reserva alcalina de carbonato de calcio, que reduce la posibilidad de que la imagen se deteriore. Así guardamos los negativos que cortamos, limpiamos y digitalizamos en la bóveda a menos de 50 por ciento de humedad ambiental relativa y por debajo de 18 grados centígrados de temperatura para garantizar décadas de conservación. Todas nuestras unidades atienden recomendaciones generales y un reglamento específico homologado con estándares internacionales para el cuidado de los materiales”, mencionó Iván Deance.

Proyectos, vínculo entre Universidad y comunidad

Actualmente el LUIM trabaja con un fondo fotográfico y sonoro del antropólogo norteamericano Ralph Harland Cake, quien vivió cerca de Atlixco y registró oficios, costumbres, así como el entorno de la población de diversos municipios a mediados del siglo XX. Con este material, compuesto por más de 20,000 imágenes, se trabaja una exposición que conmemorará el aniversario 440 de la fundación de Atlixco, entre otros proyectos, explicó la doctora Verónica Vázquez.

           “A futuro buscamos difundir este material porque no solo hay imagen de Atlixco, también de otros lugares de Puebla. Hay imágenes de mujeres lavando en el río, hombres trabajando en el campo,  de niños comiendo dulces, etc. También hay bocetos, escritos y todo esto servirá para dar contexto a la exposición para que la gente identifique los lugares comunes y a las personas, a fin de que nos brinden más información y se pueda enriquecer la investigación que hacemos”, señala la investigadora.

          Además de la exposición de Atlixco, el LUIM ha participado en otros proyectos como la filmación de un audiovisual documental que coordinó la doctora Mónica Medina junto con el maestro Alejandro Jiménez, en el que se registró la restauración del retablo mayor del templo de Santa Inés, en Zacatelco, Tlaxcala y el significado que tiene este elemento religioso para la comunidad. También han montado un archivo digital fotográfico, a partir de material donado por habitantes de la comunidad ítalo-mexicana de Chipilo, un trabajo financiado por la SEP, PRODEP y BUAP.

           “Se trata de una experiencia muy interesante porque con nuestros estudiantes abordamos los procesos de la memoria que fueron pasando por pueblos y regiones que han quedado en el olvido por esta vorágine de imágenes que en internet nos colma de ideas acerca de cómo se construye la realidad. Necesitamos rescatar y seguir actualizando los cambios y continuidades en la fotografía, acercarnos a las personas, este laboratorio está abierto para conservar sus materiales, sus álbumes, porque la fotografía siempre detona la memoria y es un gran testimonio del paso del tiempo”, concluyó Vázquez Valdés.

Puebl@Media
Ciudad  de Puebla
Jueves 19 de septiembre de 2019.


A través de su infraestructura y oferta deportiva, la Universidad fomenta estilos de vida saludables


Comprometida con una educación integral, en la cual el deporte es una parte fundamental,  en los últimos seis años la BUAP ha incrementado significativamente la infraestructura deportiva, principalmente en Ciudad Universitaria, el campus que alberga a la mayoría de la matrícula de pregrado, pero también en cada una de las unidades académicas.   

          Desde el inicio de la actual administración, en 2013 y hasta la fecha, se han construido 72 mil 209.11 metros cuadrados, lo cual representa un incremento del 68.64 por ciento, en comparación con los 42 mil 818.52 metros cuadrados construidos entre 2009 y 2013.

          Asimismo, en los últimos seis años se ha brindado mantenimiento a un total de 634 mil 453.87 metros cuadrados de áreas deportivas. Al momento, tanto las obras de mantenimiento como las construidas, representan una inversión de más de 232 millones de pesos, y ya está en marcha la construcción de nuevos espacios deportivos.

          Entre los inmuebles remodelados se encuentra la Arena BUAP, edificio icónico de la Universidad que ahora puede ser escenario de eliminatorias –internas, estatales y nacionales- de equipos en distintas disciplinas, como box, lucha libre o partidos de Grand Slam de tenis. Este inmueble dispone de vestidores, camerinos, consultorio, enfermería y áreas de servicios, así como sistemas de voz y datos, de seguridad y vigilancia. Tiene 3 mil 213 butacas y capacidad para 3 mil 631 personas.

         Otras obras beneficiadas fueron canchas de basquetbol, futbol americano, hockey y voleibol, así como el gimnasio infantil y el estadio de beisbol.

Un semillero de deportistas

La BUAP, a través de la Dirección de Cultura Física (Dicufi), es una de las 303 instituciones que forman parte del Consejo Nacional del Deporte de la Educación (Condde) A.C, por lo que cada año 5 mil atletas de esta casa de estudios participan en las más de 20 disciplinas integradas a este consejo, con miras a llegar a la máxima competencia deportiva del país, la Universiada Nacional.

          Jorge Osio y Cervantes, asesor deportivo de la Dicufi, informó que la primera etapa de este recorrido es la competencia Intramuros en la que participan jóvenes de todas las unidades académicas de la BUAP, en ajedrez, atletismo, basquetbol, beisbol, boxeo, esgrima, futbol rápido, futbol bardas, gimnasia aeróbica, handball, judo, karate do, levantamiento de pesas, lucha universitaria, rugby, softbol, taekwondo, tenis, tenis de mesa, tiro con arco, tochito bandera, voleibol de sala y voleibol de playa.

          Los clasificados de la fase Intramuros continúan en la estatal y los mejores llegan a la regional, dependiendo del deporte, o directamente a formar parte del equipo que participa en la Universiada Nacional. En la edición de este año, Karla Córdova García destacó en la disciplina de boxeo al obtener la medalla de plata en la prueba de 69 a 75 kilogramos.

          Además de esas disciplinas, la Dicufi también cuenta con otras actividades que pueden ser cursadas por todo el público como belly dance, capoeira, clavados, crossfit, escultismo, frontenis, futbol americano, gap (glúteo, abdomen, pierna), hockey sobre ruedas, kendokick boxing y full contact, krav magá (defensa personal), lobo hit (entrenamiento funcional), natación, pádel, pilates, spinning, squash y stretching, entre otras.

Acercar el deporte a los más pequeños

Para inculcar la disciplina del deporte desde temprana edad, la Dicufi tiene el programa de Escuelas Infantiles de Iniciación Deportiva, para público de 5 a 17 años de edad.

          Jorge López Hidalgo, coordinador de Cultura Física de la Dicufi, informó que las escuelas infantiles ofrecen una amplia variedad de actividades para los pequeños, las cuales son: ajedrez, atletismo, baloncesto, beisbol, boxeo, clavados, esgrima, futbol americano equipado, handball, hockey sobre ruedas, judo, karate y kobudo, kendo (iaido, jodo, naguinatado), luchas asociadas, natación, softbol, taekwondo, tenis, tiro con arco y tochito bandera.

          Actualmente, 400 menores participan en las diferentes disciplinas. Las actividades son realizadas por la tarde e impartidas por maestros con gran experiencia, muchos de ellos egresados de la Facultad de Cultura Física.

          “Nuestro objetivo es fomentar la actividad deportiva entre los más pequeños, así como entre sus familiares para que también se motiven y identifiquen con la Universidad; además queremos incentivar un estilo de vida más saludable entre las personas”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 20 de septirembre de 2019.


•    Estudian y prueban en la Facultad de Ingeniería materiales innovadores para seguridad estructural de inmuebles

•    En el Laboratorio de Estructuras garantizan que materiales de construcción tengan la resistencia necesaria para enfrentar sismos


Es común encontrar en la industria de la construcción nuevos materiales que desafían los métodos tradicionales de edificación, por eso la importancia de garantizar su calidad, seguridad y resistencia, un trabajo que realiza el Laboratorio de Estructuras de la Facultad de Ingeniería de la BUAP.

            En entrevista, el doctor Juan Pablo Hidalgo Toxqui, responsable de este laboratorio, mencionó que todos los productos innovadores de la construcción requieren de pruebas que certifiquen su resistencia y comportamiento, un servicio que la Universidad puede brindar sobre todo en Puebla, un estado destacado en la producción de prefabricados.

            Como parte de los servicios que ofrece este laboratorio está la revisión en clasificación de mamposterías, determinación de la capacidad de elementos estructurales de concreto y acero, además de elementos no estructurales o que no pertenecen al área de construcción, como paneles, tarimas o cualquier elemento de acero para máquinas, entre otros.

            “Por ejemplo, ahora estamos analizando un nuevo material de refuerzo para durmientes utilizado en sistemas ferroviarios, el cual está hecho con polímeros reforzados con fibra de vidrio que son más durables por no tener corrosión como las varillas de acero de refuerzo convencional. Este tipo de material es apropiado en regiones costeras, donde las condiciones climáticas atacan agresivamente al acero y el concreto”.

            En el Laboratorio de Estructuras también han realizado servicios a empresas que fabrican mamposterías de junta fría, cuya principal característica es que ya no emplean mezclas como aditivo aglutinante y solo se ensamblan piezas de tabiques para formar muros. Lo que en este laboratorio se hace son pruebas de comportamiento y resistencia que sirven para garantizar la calidad de estos materiales y sistemas constructivos.

Aprender con la práctica

Hidalgo Toxqui explicó que en este laboratorio los estudiantes aprenden aspectos de la ingeniería estructural, una división de la ingeniería civil, la cual se encarga de velar por la seguridad de las estructuras durante la vida diaria y durante eventos catastróficos como los sismos.

            La elección de la capacidad adecuada de los materiales para garantizar la seguridad estructural se determina una vez que se realiza un ensayo, el cual consiste en la aplicación de fuerzas hasta alcanzar su resistencia final. Aunque también se toma en consideración la ubicación geográfica, la actividad sísmica y otros factores que puedan afectar una estructura, explicó el académico.

            Al hablar de materiales innovadores, Toxqui destacó los refuerzos con varilla de fibra de vidrio, mamposterías de junta fría y lozas prefabricadas tipo T invertida ─la cual no necesita cimbra para el elemento aligerante ─, por mencionar algunos materiales, muchos de ellos utilizados en la construcción de la vivienda de interés social.

            El Laboratorio de Estructuras cuenta con un equipo que sirve no solo para ofrecer servicios a externos, vinculando a la Universidad con el sector industrial, también en este espacio los estudiantes realizan pruebas de distintos elementos estructurales, esto mediante el “Marco de reacción” cuya función principal es mandar una carga a un elemento para llevarlo a su colapso.

            La estructura de este “Marco de reacción”, detalló Juan Pablo Hidalgo Toxqui, está compuesta por columnas que soportan la carga, además de vigas, gatos hidráulicos de 100 y 200 toneladas, así como equipo de adquisición de datos para constatar las deformaciones y las cargas que resisten los elementos.

            Esta maquinaria puede hacer pruebas en sistemas de loza completas que van desde los 2.5 hasta los 6 metros, así como elementos pequeños como cilindros o cubos de mortero, muestras con las que se revisa si las propiedades de los materiales son correctas.

             “Lo que hace básicamente la maquinaria es medir la resistencia del elemento estructural a través de la aplicación de una fuerza directa. Esto da pie también para medir la deformación de los elementos con los equipos de adquisición de datos”, añadió.

            Al equipo de adquisición de datos hay que sumar el trabajo que se realiza en el Laboratorio de Ingeniería Sísmica, donde analizan modelos a menor escala en una mesa vibradora, para probar materiales y fuerzas dinámicas. Estos laboratorios atienden diariamente a más de 40 estudiantes de ingeniería civil y arquitectura, quienes realizan servicio social y prácticas profesionales.

            La seguridad estructural ha retomado una importancia crucial en la industria y más para un estado como Puebla, donde se han registrado sismos que no solo han ocasionado pérdidas económicas, sino también humanas; en este sentido, la Universidad orienta sus esfuerzos para formar estudiantes con visión innovadora al servicio de la sociedad.

Puebl@Media
Ciudad  de Puebla
Jueves 19 de septiembre de 2019.


Fue invitado al inicio de los cursos del ciclo escolar 2019


Al agradecer ser invitado al inicio de cursos del ciclo escolar 2019 de la Casa del Estudiante “Hermanos Serdán”, cuyos integrantes de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR) lo recibieron con calidez y entusiasmo, el rector Alfonso Esparza Ortiz ratificó su compromiso con la educación, pues apoyarla –afirmó- significa impulsar el progreso de México.

         “Me siento muy honrado con esta invitación de los que conforman esta agrupación, quienes son artífices de esta casa del estudiante, un gran ejemplo: aquí todos participan. Muchas gracias por este gran recibimiento; tenemos un compromiso mutuo para seguir trabajando juntos en beneficio de la sociedad a la que nos debemos y para defender la autonomía de la BUAP”, expresó en medio de porras y muestras de afecto.

         Con la participación de  alrededor de 600 alumnos de prepas y facultades de la BUAP, así como de los líderes nacional y estatal de la FNERRR, Isaías Chanona Hernández e Isolda Morán Reyes, y los dirigentes del Movimiento Antorchista, Soraya Córdova Morán y Juan Celis Aguirre, en esta reunión el Rector Esparza refrendó su compromiso para dotar a los estudiantes de las herramientas necesarias para concluir sus estudios.

         Allí reiteró su convicción de impulsar una educación integral, en la cual se sumen la academia, el deporte y la cultura para formar mejores profesionistas y seres humanos.  “Ustedes son los cimientos de la educación que necesita el país para tener mejores resultados, son la esperanza para el sistema educativo; estamos plenamente convencidos que apoyar la educación es apoyar el progreso de México”.

          En su discurso, el líder estudiantil Isaías Chanona agradeció al Rector Esparza el trabajo en beneficio de los estudiantes de escasos recursos, pues aseguró que sin su apoyo muchos de los logros de la Casa del Estudiante “Hermanos Serdán” y “Macuil Xóchitl BUAP” no hubieran sido posibles; así también a los lideres antorchistas y a los jóvenes fenerianos por  gestionar y velar por los intereses de los estudiantes.
          Al reforzar los vínculos con la BUAP, el rector Alfonso Esparza adelantó que apoyará a las casas de estudiantes, donde se alojan alumnos de la Institución, con dotación de libros, estanterías para bibliotecas y mesas para el comedor, entre otras necesidades que apreció en un recorrido por las instalaciones de la “Hermanos Serdán”. Así también, anunció el establecimiento de un módulo de Lobobici para que se transporten a Ciudad Universitaria.

          “Ustedes representan este México que amamos. Estamos seguros que vamos a tener estudiantes mejor equipados para enfrentar el entorno complejo que nos rodea; tenemos fe en el trabajo conjunto para dar sentido a la educación, una educación integral para hacer del estudiante un mejor ciudadano”, señaló.

         Los jóvenes a su vez confirmaron su compromiso para trabajar juntos y defender la autonomía que debe prevalecer en la BUAP. En este evento, los integrantes de la Casa del Estudiante “Macuil Xóchitl BUAP” presentaron un programa cultural, con poesía, danza, coro y mariachi.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 18 de septiembre de 2019.


Entregó reconocimientos a 17 entrenadoras y entrenadores, así como a 71 atletas BUAP que han destacado
 

Al reconocer a 17 entrenadoras y entrenadores que dedicaron su vida a impulsar el deporte en la BUAP, algunos incluso con más de 50 años de antigüedad, así como a 71 atletas destacados este año, el rector Alfonso Esparza Ortiz aseguró que el deporte es parte esencial de una formación integral. “Creo, firmemente, que este contribuye a formar mejores personas, porque requiere de constancia, buenos hábitos, disposición, entrega, solidaridad y compañerismo. Nos enseña, incluso, a saber ganar o perder con honra”.

          El rector Esparza reconoció que los galardonados son dignos representantes de la Institución y un ejemplo a seguir, pues para sobresalir han necesitado de tenacidad y determinación; han sufrido lesiones, derrotas y decepciones, pero han sabido sobreponerse y luchar para seguir adelante.

           “Deseamos que los reconocimientos que hoy les entregamos sean un aliciente para que conquisten nuevas metas y sepan que los seguiremos acompañando y alentando”.

            Su gestión –dijo- se ha propuesto ayudar a todas las disciplinas, para que dispongan de espacios dignos de práctica. “Nos hemos propuesto involucrar al mayor número de universitarios en una cultura física que les permita alcanzar niveles óptimos de bienestar y también impulsamos a los atletas de alto rendimiento para potenciar sus capacidades”.

          En el teatro del Complejo Cultural Universitario, el rector Alfonso Esparza expresó su gratitud a entrenadoras y entrenadores que han dado su energía en la formación de los atletas, para aconsejarlos, apoyarlos y aprovechen al máximo sus capacidades.

           “Es preciso reconocer la labor de entrenadoras y entrenadores, quienes transmiten sus conocimientos, tácticas y técnicas para formar deportistas capaces de conseguir logros de alto nivel. De esta manera, se integran duplas o bien equipos de jóvenes con gran talento, quienes con el apoyo de los instructores y preparadores físicos se dedican diariamente a entrenar para perfeccionar su desempeño y alcanzar las metas que se fijan”.

          Asimismo, valoró la labor de los atletas universitarios, quienes han participado en competencias nacionales e internacionales representando dignamente a esta Máxima Casa de Estudios. “Cuando suben al podio, es gratificante saber que la BUAP forma parte de este logro”.

          Con el mismo empuje y determinación que llevan a cabo sus desafíos y participan en diferentes certámenes, los invitó a promover los beneficios de la práctica deportiva entre sus compañeros, amigos y familiares, para que a través del ejercicio se prevengan enfermedades causadas por el sedentarismo y se reduzcan los comportamientos nocivos.

          En su intervención, Gabriela Monge Ortega, directora de Cultura Física, expresó que la entrega de estos reconocimientos significa la renovación del compromiso de la Institución para avanzar con sus deportistas.

          A nombre de los atletas, Karla Stefania Córdova García, practicante de boxeo, agradeció al rector Alfonso Esparza su compromiso por brindarles espacios deportivos. “Gracias por darnos un dojo, un campo, una cancha. Gracias por su compromiso con el deporte”.

          En la ceremonia se reconoció la destacada trayectoria de 17 entrenadoras y entrenadores, así como el desempeño de 71 deportistas en las disciplinas de ajedrez, boxeo, esgrima, futbol americano, gimnasia aeróbica, halterofilia, judo, karate do, kendo, lucha olímpica, natación, taekwondo, tiro con arco y tochito bandera.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 17 de septiembre de 2019.

Presenta Primer Informe de Resultados el director Eduardo Monjaraz Guzmán.

El hecho de que el cien por ciento de los docentes del Instituto de Fisiología cuenten con la máxima habilitación de perfil deseable Prodep -el primero de la BUAP en lograrlo-, más su adscripción al Sistema Nacional de Investigadores, convierten a esta unidad en una referencia en calidad académica, enfatizó el rector Alfonso Esparza Ortiz, durante el Primer Informe de Resultados del director Eduardo Monjaraz Guzmán.

“Es grato escuchar que el cien por ciento de docentes esté ya con perfil Prodep. Habla de que es la única unidad académica hasta el momento que lo logra; además, las máximas denominaciones en el Sistema Nacional de Investigadores hacen del Instituto de Fisiología una referencia obligada en la investigación y la academia. Es la principal prueba de que aquí se imparten programas de calidad reconocidos, tanto nacional como internacionalmente”, subrayó.

            Frente a profesores, estudiantes y personal administrativo, quienes atestiguaron la sesión del Consejo de Unidad Académica, Esparza Ortiz agregó que gracias a esa calidad docente y de investigación con la que contribuye de manera importante el Instituto de Fisiología, la BUAP obtuvo una posición relevante en la edición 2020 del ranking de universidades del Times Higher Education, publicación que evalúa anualmente a cerca de mil 400 instituciones de educación superior de todo el mundo.

            Al mismo tiempo, el rector Esparza Ortiz lamentó los recortes económicos realizados por el gobierno federal, que impiden la creación de nuevas plazas, tanto de catedráticos como de personal no académico; y la pérdida de programas especiales como el de ampliación de cobertura, de matrícula o para concursar por fondos adicionales, que ocasionan que el margen de operación para la Universidad sea cada vez menor y que por ello se tengan que trasladar los ajustes financieros a otras áreas, para que ante el escenario restrictivo en materia educativa que se plantea en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, “proyectos de investigación de valor que no son apoyados por el Conacyt, como algunos del Instituto de Fisiología, se puedan hacer con recursos de la Institución”.

            En el marco del informe, el rector de la BUAP reinauguró la Biblioteca de Ciencias “Santiago Ramón y Cajal”, un espacio académico que les permitirá a los estudiantes de pre y posgrado contar con mejores instalaciones y servicios para su formación profesional, y que cuenta con un acervo de más de 3 mil 200 libros, más de 20 mil números de revistas y 2 mil 100 títulos de revistas registradas.

            Durante su Primer Informe de Resultados, el director Eduardo Monjaraz Guzmán recordó que el Instituto de Fisiología oferta dos programas de posgrado: la maestría y el doctorado en Ciencias Fisiológicas, ambos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad del Conacyt (PNPC), con el grado de consolidados y una matrícula de más de 50 estudiantes.

“Esa calidad nos ha permitido mantener una tasa de eficiencia terminal superior al 85 por ciento en los últimos años, y una tasa de deserción en los primeros años de cero por ciento”, añadió.

Monjaraz Guzmán destacó que la planta académica del Instituto de Fisiología posee el grado de doctor en Ciencias, así también la reacreditación en el nivel 1 de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) de la Licenciatura en Biomedicina, ofrecida en conjunto con la Facultad de Medicina. Además, que los investigadores hayan publicado de septiembre de 2018 a la fecha 24 artículos originales en revistas indizadas con arbitraje internacional.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 16 de septiembre de 2019.


CPlantae, iniciativa de estudiantes de la BUAP, participará en la Enactus World Cup 2019, en Silicon Valley


“Ustedes son los que se encargarán de mostrar lo que somos capaces de hacer en todo México y eso nos llena de orgullo y felicidad; después de esto, sus vidas ya no serán las mismas. Ustedes serán los embajadores de la BUAP y de nuestro país ante el mundo en esta contienda”, destacó David Eduardo Pinto Avendaño, director de Innovación y Transferencia de Conocimiento durante la despedida sorpresa que el equipo de Enactus BUAP dio a sus compañeros de CPlantae, una iniciativa que representará a México en la Enactus World Cup, en Silicon Valley, San José California, Estados Unidos, del 16 al 18 de septiembre.

          Entre porras, abrazos y deseos de éxito, los estudiantes se reunieron en el Aula Magna del Centro de Innovación y Competitividad Empresarial antes de partir a la copa en la que participarán 35 países de distintos continentes. El pase a esta etapa lo obtuvo el equipo BUAP al ser galardonado con el primer lugar de la Competencia Nacional Enactus 2019, por lo que representarán a uno de los cuatro países latinoamericanos que participan en Silicon Valley.

           La compañía Cplantae, proyecto con el que participarán, opera como una sociedad de responsabilidad limitada de capital variable que está enfocada en la limpieza de aguas residuales, a través de plantas acuáticas y lombrices. En la actualidad, esta tecnología ha sido aplicada en empresas restauranteras, turísticas y de fabricación de alimentos localizadas en 13 entidades federativas.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 13 de septiembre de 2019.


A unos días de haber cumplido 82 años de edad, falleció el novelista, traductor y estudioso de la lengua y la literatura Raúl Dorra Zech (San Pedro de Jujuy, Argentina, 5 de septiembre de 1937 – Puebla, 13 de septiembre de 2019), dueño de un espíritu crítico y humanista, quien deja como legado una extensa colección de ensayos, textos, artículos y libros sobre el habla, la literatura y la semiótica, en la cual manifestó una inteligencia lingüística capaz de observar, analizar y cuestionar la lengua.

El coordinador del Programa de Semiótica y Estudios de la Significación en la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), uno de los más importantes de su tipo en el mundo, y de la revista indizada Tópicos del Seminario, perteneció a la generación del exilio argentino en México de la que también formaron parte el poeta Juan Gelman; el crítico literario Noé Jitrik; el siquiatra Marcelo Pasternac, introductor de la escuela de Lacan en el país; el filósofo Óscar del Barco; el historiador Guillermo Beato y el periodista Gregorio Selser.

En la UAP fue académico en el Doctorado en Literatura Hispanoamericana y en el Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica, de la Facultad de Filosofía y Letras, así como en el Centro de Ciencias del Lenguaje, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”.

Afincado en México desde 1976, fue un escritor reconocido internacionalmente, autor de ocho libros de estudio y siete de ficciones literarias, el último de ellos titulado Lecturas del calígrafo, que integró los relatos En el sur, Una especie de corpiño mental, De amor y melancolía y Noticias sobre la muerte de Gregorio Samsa. También destacó su labor de traductor.

Fue merecedor en 2018 de la medalla Francisco Javier Clavijero, máximo galardón que la UAP otorga a sus académicos. En su discurso de aceptación, Dorra Zech llamó a repensar la vida académica de las universidades para que, más allá de tener a los estudiantes como su centro de acción, abran su quehacer hacia la comunidad.

“Soy una persona de gustos antiguos”, dijo Dorra entrevistado en la UAP, y aseguró que la primera música para él es la palabra, y que prefería escuchar cómo hablaban y entonaban las personas, a la par de que consideraba que las conversaciones eran la mejor parte del día.

“Yo he aprendido que los afectos son también susceptibles de un aprendizaje, tal vez el aprendizaje de lo social por excelencia. Adentrándose en ellos, ejercitándolos, la convivencia humana puede encontrar una superación. Querer a alguien, ser querido, educándose para estos estados de conjunción, hace la vida siempre más satisfactoria, más deseable. También por ese camino puede descubrirse que el intelecto, el universo de lo inteligible, tiene un fuerte componente afectivo. Lo sensible y lo inteligible son un solo universo, contemplado desde dos perspectivas opuestas, pero complementarias”.

Al hablar sobre sus aportaciones, señala: “La semiótica considera al sentido como su propiedad intrínseca y fundante. El sentido va tomando forma en un proceso de articulaciones y se expresa como lenguaje. Puede hablarse de una jerarquía de lenguajes, en la que el verbal sería el primario y los otros derivados. Son las palabras las que en última instancia dan razón de los otros lenguajes y los sostienen. El verbal ofrece las matrices para la formación de otros lenguajes. Si algún aporte pude, o puedo, hacer yo al conocimiento está vinculado al estudio del lenguaje verbal”.

“Dentro de este lenguaje, sin restringirme, me he dedicado con más intensidad a la poesía, tanto por inclinación natural como por entender que en la poesía se muestra la palabra con todo su valor y su potencia. Me he dedicado, pues, al estudio de la poesía y de sus proyecciones en el gesto, en la voz, en el ritmo, en las emociones del cuerpo. Los temas que trabajo son varios, pero todos se relacionan con un centro productor del conocimiento y promotor del entusiasmo necesario para emprender cada tarea. Ése es mi aporte y ojalá este aporte alcance a dar sus frutos”.

La Jornada de Oriente
Paula Carrizosa
Ciudad de Puebla, Mex.
Viernes 13 de septiembre de 2019.


El rector Alfonso Esparza Ortiz disfrutó, en compañía de los universitarios, de la música popular, los antojitos, el baile y los juegos mecánicos


En un ambiente de música, fiesta tricolor y alegría, la comunidad universitaria celebró, acompañada por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, las fiestas patrias conmemorativas por la Independencia de México, en la explanada de la Arena BUAP en Ciudad Universitaria. Allí, Ciudad Universitaria se mimetizó en paisaje mexicano con el colorido del papel picado y la variedad de antojitos mexicanos de la verbena popular.

         Al ritmo de canciones populares mexicanas, los universitarios disfrutaron de la gracia y el folclor de las interpretaciones de la Compañía del Ballet Folklórico del CCU, quienes orgullosos portaron trajes típicos de Jalisco, Puebla y Veracruz.

         En la misma explanada, más tarde el grupo norteño Los Pecadores puso a bailar a los universitarios, incluido el Rector Esparza, quien demostró con entusiasmo y a ritmo de la canción “Cómo me duele”, que la música es un lenguaje que no sólo proporciona gozo, también identidad.

         Fue así como desde temprana hora, hasta avanzada la tarde, los universitarios abarrotaron los puestos de antojitos tradicionales: chanclas, tostadas, tacos dorados, elotes, esquites, tacos al pastor y árabes, cemitas, tortas, tamales, aguas frescas, refrescos, botanas, dulces mexicanos, lobopozole, pambazos, papas fritas y las tradicionales chalupas poblanas, fueron parte del menú que todos los presentes degustaron.

         Otra de las zonas donde también se concentraron muchos universitarios fueron los juegos mecánicos; ahí las risas y la audacia se dejaron sentir al momento de poner a prueba el vértigo por las alturas y el movimiento.

         En su recorrido, Esparza Ortiz no perdió oportunidad para acercarse a los estudiantes, quienes con gusto y orgullo le pedían posar para la selfie. Asimismo, el Rector aprovechó la ocasión para participar en juegos de feria como tiro con dardos o tiro al cesto.

         La verbena siguió durante horas, muchos jóvenes no solo se deleitaron con la comida tradicional o la venta de artesanías, algunas parejas no perdieron la oportunidad de casarse en los “registros civiles” típicos de las ferias tradicionales. Los juramentos de amor “eterno”, entre risas, quedaron pactados por una promesa.

         Con esta tradicional kermés, la comunidad universitaria de la BUAP no solo disfrutó sino que fortaleció sus lazos de unidad e identidad en una fecha que recuerda el valor de la autonomía e independencia.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 12 de septiembre de 2019.


Incrementó sus puntajes en investigación y enseñanza
 

Al incrementar sus puntajes en investigación y enseñanza, la BUAP mejoró una posición en el THE World University Rankings 2020, al pasar del octavo al séptimo lugar entre las 17 instituciones de educación superior de México incluidas en este ranking de la revista Times Higher Education, el cual evalúa 13 indicadores relacionados con la producción científica, la enseñanza y el panorama internacional, entre otros.

          En la publicación de este año fueron incluidas y evaluadas mil 400 universidades de 92 países, un universo más amplio que el del año pasado, cuando fueron mil 258 universidades de 86 países.

          Mientras que en el THE World University Rankings 2019, la BUAP se ubicó en el octavo lugar entre 17 instituciones de educación superior de México, en el del 2020 subió una posición para colocarse en el séptimo lugar, al mejorar la evaluación en investigación y enseñanza, al pasar de 7.6 a 7.9, y de 13.3 a 16, respectivamente.

          México mantuvo su participación en el contexto de América Latina y el Caribe –10 países incluidos- con 17 universidades. Estas son, las federales UNAM, Universidad Autónoma Metropolitana e Instituto Politécnico Nacional; la única privada, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey; y las trece restantes, públicas estatales, las universidades autónomas de Puebla, Querétaro, Baja California, Estado de Hidalgo, Nuevo León, San Luis Potosí, Estado de México, Yucatán, Guanajuato y Sinaloa; además, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Universidad de Sonora.

           Así, debido a la calidad de su enseñanza e investigación, entre los indicadores más importantes, en el THE World University Rankings 2020, la BUAP se ubica en el top ten de las universidades mexicanas, entre las 63 incluidas de América Latina y el Caribe, y en la posición 1001 del contexto internacional, donde los tres primeros lugares son para la University of Oxford, California Institute of Technology y University of Cambridge.

          Para alcanzar estas calificaciones, las universidades evaluadas por este ranking debieron presentar indicadores de desempeño relacionados con la academia, su producción científica y el impacto de esta reflejada en la cuantificación de las citas que otros investigadores han hecho de ella, así como la implementación de modelos de internacionalización que abarcan lo relativo a la movilidad de alumnos, profesores e investigadores.

            Los organizadores del ranking, además, evalúan el prestigio académico de las instituciones a través de encuestas aplicadas a especialistas y empleadores en diferentes partes del mundo.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 12 de septiembre de 2019.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter