Integrantes del grupo de divulgación científica y tecnológica de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), Hipercubo, diseñaron un piano con sensores ultrasónicos cuya función es permitir que niños con discapacidad visual comprendan el fenómeno físico de la onda y desarrollen su sentido auditivo mediante sonidos programados.

De acuerdo con Daniel Mocencahua Mora, investigador de la FCE, durante un taller de divulgación de la ciencia este instrumento fue aplicado en  menores con discapacidad visual. “Lo primero que hicimos fue explicarles el concepto de onda y frecuencia, junto con sus características. Luego, hicimos que acercaran sus manos a un ultrasonificador, el cual detectaba la proximidad de los objetos que tenían enfrente y con base en la distancia emitía una determinada frecuencia de sonido”, explicó.

Durante esta actividad se les pidió a los niños que alzaran sus manos a diferentes distancias del sensor y que brincaran para obtener una mayor intensidad de las frecuencias, todo ello para que entendieran de qué forma se emite una onda sonora.

Posteriormente, se colocó a los menores en una línea recta, con su torso dirigido hacia el piano, a cierta distancia de los sensores ultrasónicos, los cuales emitieron un determinado sonido al detectar los diferentes movimientos que realizaban.

El académico explicó que cuando algunos infantes daban un paso hacia adelante y otros hacia atrás, los sensores emitían una melodía diferente, en dos escalas de Do a Do, esto con el objetivo de tocar la canción de “Estrellita”.

“Durante las demostraciones se les pidió a los niños caminar junto a los sensores para que identificaran cómo cambiaban las notas musicales conforme seguían avanzando”, agregó.

El investigador, quien es doctor en Matemáticas por la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP, comentó que a través de este tipo de talleres se pretende llenar un vacío social con respecto a la enseñanza y divulgación de temas científicos a menores invidentes.

El piano nota por nota

El “piano humano”, como también lo llaman sus creadores, está conformado por 14 sensores ultrasónicos encargados de emitir una onda de sonido, con una frecuencia tan alta que resulta imperceptible al oído humano, la cual es recuperada por efecto de rebote.

Cuando alguno de los sensores detecta una presencia u objeto enfrente, a una distancia de entre 20 y 50 centímetros, se envía una señal a una placa de desarrollo basada en un microcontrolador (Arduino), que es el cerebro del sistema cuya función es emitir una nueva señal para que se reproduzca la nota musical, según el número del sensor que se activó.

El doctor Mocencahua Mora afirmó que el Arduino, además de designar la nota musical, determina a cuántos ciclos por segundo se reproduce (Hertz). En una etapa final se hicieron las configuraciones necesarias para asegurar que la salida del audio fuera la adecuada para emitir los sonidos del piano.

Mediante este tipo de instrumentos y su aplicación en niños con discapacidad visual, se busca inculcar la idea de que una limitación física no significa una limitación de vida, así como dar a conocer que en la BUAP se desarrollan tecnologías importantes y de alto impacto para beneficio de los diferentes grupos sociales.

El piano con sensores ultrasónicos es un ejemplo de la labor de divulgación científica de Hipercubo, grupo que en el 2016 cumplió 15 años de haberse formado y que gracias a su amplia trayectoria ganó la Presea Estatal de Ciencia y Tecnología “Luis Rivera Terrazas”.

En la creación de dicho instrumento participaron Alejandro Torija Méndez, José Jacob Ascencio Ortiz, Viridiana Ramírez Tendilla, César Alonso García Romo, Isidro Pale Córdoba, Mayra Gerónimo Cruz, Mariana Álvarez Chávez, Javier González Pérez y Salomón Junior Tobón León, estudiantes de la FCE e integrantes de Hipercubo.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 15 de enero de 2017.

Los dolores en la columna vertebral son muy frecuentes e incapacitantes dentro de la vida productiva de una persona, más de lo que se cree, al constituir el 25 por ciento de las incapacidades laborales de adultos y jóvenes, señaló Carlos Marín Moreno, coordinador de la Clínica del Dolor del Hospital Universitario de Puebla (HUP) de la BUAP, quien agregó que quienes sufren más de dolores de espalda son las mujeres.

Según el médico, esta situación puede llegar a ocasionar la pérdida del empleo para los trabajadores, ya que el dolor en ocasiones es tan fuerte que no les permite reincorporarse a sus labores cotidianas, lo que a su vez, representa grandes pérdidas económicas para las empresas.

Esta problemática se agrava con la edad: se ha encontrado una asociación entre el dolor y algunas de las enfermedades más frecuentes en adultos mayores, como son las enfermedades articulares propias de la edad, la cardiopatía isquémica, el cáncer, las neuropatías y las fracturas, que pueden variar según el tipo de padecimiento.

Añadió que, en casos de depresión, baja socialización, trastornos del sueño y disminución en la funcionalidad, que son propios de las personas de edad avanzada, se han presentado síntomas de dolor principalmente en la espalda baja.

Explicó que dentro de las neuropatías –enfermedades del sistema nervioso-, están las provocadas por las hernias de disco, que pueden ser causadas por una afección osteomuscular que afecta las articulaciones y los músculos de la columna, lo que se convierte en un dolor que llega a ser incapacitante para la persona que lo padece.

Según datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), en el año 2000, la población de 65 años o más representaba el 4.6 por ciento de la población total en el país, es decir, alrededor de 4.6 millones de personas. Se estima que para 2050 será del 21.3 por ciento -aproximadamente 27.5 millones-, lo que hace necesario que quienes padezcan algún tipo de dolor en espalda o articulaciones sean atendidos de manera oportuna y con tratamientos adecuados para evitar que las cifras se incrementen.

En diferentes estudios realizados, los especialistas señalan que las cifras de prevalencia en sujetos mayores de 65 años han aumentado debido al ritmo de vida actual y la mala alimentación; incluso existe un incremento de este padecimiento en personas de más temprana edad, agravando el problema, pues en algunos casos incapacita de forma permanente.

Es importante que las personas que padecen dolores en la espalda sean atendidas por especialistas, con el objetivo de conocer su origen y causas, lo anterior permitirá evitar que en edad adulta el daño sea irreversible y el paciente se acostumbre al mismo, limitando sus actividades y disminuyendo su calidad de vida.  

El coordinador de la Clínica del Dolor del Hospital Universitario de Puebla (HUP) de la BUAP exhortó a quienes padecen de algún tipo de dolor acudan con especialistas, a no auto-medicarse y evitar soluciones caseras, ya que esto suele complicar y agravar los padecimientos.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Sábado 14 de enero de 2017.


Como alumno de excelencia y comprometido activista social califican profesores y amigos cercanos a Luis Enrique Bruno Vázquez, pasante de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Puebla, quién fue atropellado durante una marcha contra el gasolinazo.

En estos momentos el estudiante se debate entre la vida y la muerte por la fractura de tórax, lesión al corazón y la contusión cerebral que le causó la embestida del pasado miércoles 11 de enero por parte de un sujeto a bordo de un automóvil Volkswagen Golf, que aún no ha sido encontrado por las autoridades policiales de Puebla.

Mientras Bruno convalece, en coma inducido por el trauma cerebral en terapia intensiva del Hospital Universitario, a las afueras del inmueble se reúnen amigos, compañeros de escuela y de causa a esperar el parte médico, correspondiente a las primeras 72 horas de haber sido intervenido.

Sus amigos cuentan que en 2010, a los 20 años, Bruno Vázquez decidió dejar su tierra natal, Teziutlán, para viajar a la ciudad de Puebla para estudiar Derecho en la máxima casa de estudios de la entidad.

Carlos Figueroa, académico de la UAP y conocido defensor de derechos humanos en Puebla, reconoce a Bruno Vázquez como "estudiante ejemplar, desde hace algún tiempo me buscó para que lo ayudara a poner sus conocimientos jurídicos al servicio de gente de escasos recursos".

Indicó que desde hace poco más de un año, Bruno Vázquez, con un grupo de compañeros, conformó una organización que apoya en temas de litigio laboral a gente de escasos recursos.

Bruno, luego de perfeccionar sus estudios en Derecho Penal, también apoya a otros organismos civiles para brindar asesoría legal a internos en los centros de reclusión de la capital del estado y la zona metropolitana que no cuentan con los recursos para defenderse.

Otra de sus amigas y compañeras de causa, Zvezda Ninel Castillo, quien conoce a Bruno desde 2012, lo describe como una persona culta y muy comprometida con causas sociales como el despojo de tierras de campesinos e indígenas para la instalación de proyectos relacionados con la extracción minera y de energéticos.

Incluso, Zvezda reveló que Bruno fue uno de los primeros organizadores del movimiento #YoSoy132 de la UAP, al formar la célula de esta agrupación estudiantil en la Facultad de Derecho, donde, asegura, figuró por su entusiasmo y compromiso.

"Es muy apreciado, en su Facultad y desde las Asambleas del #YoSoy132 y después que formamos un frente contra la reforma energética. Este fue un frente amplio de organizaciones estudiantiles en el que él era de los más activos señalando las cuestiones legales e hizo hincapié en cuestiones de justicia como la privatización del agua en Puebla; estaba sumamente activo en todas las movilizaciones de peso y apoyó situaciones en las que, a lo mejor él no estaba tan directamente involucrado pero siempre mostró respaldo en temas como el medio ambiente y la defensa de la cultura".

Uno de los principales temas de su activismo fueron las privatizaciones y los despojos, sin embargo, el principal punto de su activismo "fue buscar la unidad de los poblanos respecto a las cuestiones sociales y tuvo mucha sensibilidad, en especial hacia los 'proyectos de muerte' en la sierra de Teziutlán".

Además del compromiso social, el activismo y el amor por su tierra, Zvezda indicó que Bruno tiene una afinidad por la lectura que los identificó, más allá de la lucha por las causas sociales en la entidad.

"Es ciertamente un estudiante magnífico, pero la relación que logramos de amigos fue más por cierta afinidad que tenemos a ciertas lecturas; es un gran lector de autores rusos, de autores francés, es un leninista y marxista, con mucho conocimiento e interés por ello; es sumamente culto".

Indicó que previo a la marcha donde fue atropellado, hace un par de semanas tuvieron una reunión, con música sinfónica de fondo, en la que hablaron de libros y el entorno geopolítico actual.

"Él estaba leyendo todo el tiempo, nuestras pláticas giraban en torno a nuestra visión de geopolítica porque además no era sólo la cuestión local; platicamos sobre autores rusos, hablamos de Dostoyevsky; hemos platicado muchísimo también sobre Víctor Hugo, 'Los miserables' que es una obra que tuvimos en común, pero en general yo diría que sus favoritos eran los humanistas y las lecturas clásicas".

Finalmente lo describió como un joven "con mucho arraigo a su comunidad y a su familia; platicaba sobre su casa y su familia".

El Universal
Edgar Ávila / corresponsal
Ciudad de Puebla, México
Viernes 13 de enero de 2017.

En la Institución se pretende establecer programas para atender a los estudiantes DACA

Ante el posible retorno de casi 750 mil jóvenes registrados en el programa Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), también conocidos como Dreamers o soñadores –78 por ciento de origen mexicano-, es necesario que las instituciones de educación superior en México establezcan un frente común para atender tal situación, fue la propuesta planteada por especialistas en una reunión a cargo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), realizada en la primera semana de diciembre en la Casa de la Universidad de California en México.

Junto con otras instituciones, la BUAP se prepara ante la situación de los Dreamers y estudiantes DACA, a quienes se buscará brindar las condiciones adecuadas para su reinserción y acceso a la educación superior. Para ello, se realizarán reuniones con funcionarios de las principales dependencias académicas y administrativas, para acordar la factibilidad de los programas a desarrollar y tener una respuesta institucional concertada.

Por ejemplo, uno de estos proyectos es fomentar competencias en español académico, para que la lengua de jóvenes que han crecido en otro país no sea un factor de exclusión en el ámbito educativo, puesto que en muchos casos este grupo tiene un dominio básico del idioma únicamente en el ámbito familiar. Igualmente, se necesitan programas de inserción culturales en los primeros meses o semestres de su llegada. Otra propuesta es instaurar un programa propedéutico, con la finalidad de prepararlos para lograr su ingreso a los programas de la BUAP.

Además y dado que el sistema educativo cursado por estos jóvenes es diferente, será indispensable discutir y en su momento establecer mecanismos para flexibilizar la normatividad y los lineamientos educativos, por ejemplo para el reconocimiento de estudios y trámite de equivalencias.

Asimismo, los diversos programas de acompañamiento y el de Lobomentores, de la Dirección de Acompañamiento Universitario (DAU), tendrán un papel clave en este proceso de reinserción.

Con estas acciones, la Máxima Casa de Estudios en Puebla demuestra su voluntad y capacidad para atender y hacer frente a la potencial situación emergente de retorno de jóvenes connacionales, que buscan continuar con sus estudios y contribuir con sus esfuerzos a la construcción de un futuro mejor. De esta manera, la BUAP se manifiesta nuevamente como una universidad sin fronteras.

Soñadores

Los estudiantes DACA son aquellos que de niños fueron trasladados por sus padres a Estados Unidos y han crecido lejos de su tierra y cultura natal. Se identifican como estadounidenses, tienen un bilingüismo pasivo y aspectos idealizados de su nación de origen.

Para obtener y refrendar su estatus DACA, estos jóvenes han completado sus estudios de preparatoria y un porcentaje considerable ha logrado su ingreso en instituciones de educación superior, cubriendo el costo de sus estudios. Por lo tanto, son considerados como jóvenes valiosos, con dedicación, metas y sueños.

Para apoyarlos, más de 500 rectores de universidades estadounidenses como Harvard, Yale y Georgetown, se sumaron a un pronunciamiento a favor de los estudiantes indocumentados, por lo que piden al presidente electo Donald Trump respetar el programa DACA, el cual se estableció en 2012.

Puertas abiertas en educación

En la reunión “Puertas abiertas en educación: la respuesta mexicana ante Trump”, organizada por el CIDE a través del Programa Interdisciplinario sobre Políticas y Prácticas Educativas (PIPE) y el Programa Interdisciplinario en Estudios Migratorios (CIDE-MIG), alrededor de 80 representantes de instituciones de educación superior y de asociaciones civiles establecieron puntos de acuerdo sobre la respuesta de universidades mexicanas ante la situación de los jóvenes indocumentados.

La reunión fue presidida por la doctora Blanca Heredia Rubio, coordinadora General del PIPE; Mónica Jacobo, investigadora del CIDE, y Jorge A. Schiavo, coordinador General del CIDE-MIG. La mesa estuvo integrada por 12 colaboradores expertos en temas migratorios.

Entre ellos, Jorge Durand, investigador en el Departamento de Estudios sobre Movimientos Sociales de la Universidad de Guadalajara, discutió las diferentes categorías de migrantes por grados de vulnerabilidad ante la deportación, incluyendo como casos más críticos los que residen en estados anti-inmigrantes, así como la inmigración más reciente entre la que se encontrarían connacionales provenientes de Tlaxcala, Puebla y Oaxaca.

La senadora Gabriela Cuevas, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores, expresó que si bien hubo casi 2.8 millones de deportaciones en los últimos años, la diferencia con el nuevo gobierno en Estados Unidos es que cambia “la narrativa” con un discurso más pronunciadamente anti-inmigrante. Por consiguiente, externó su preocupación por el tema de las remesas y la posibilidad de que se afecten a través de sistemas de impuesto y regulación.

Por su parte, el senador Juan Carlos Romero Hicks, quien preside la Comisión de Educación del Senado de la República, presentó algunas propuestas y consideraciones sobre el tema en cuestión. Entre ellas, atender la migración de retorno fomentando tres tipos de reinserción: familiar, laboral y educativa. Con respecto a temas educativos, destacó la necesidad de revisar los procesos de revalidación y establecer equivalencias, con la finalidad de flexibilizarlos y facilitar la reinserción.

Estudiantes del programa DACA, conocidos como Dreamers, visitan la BUAP

Para dar a conocer los diversos programas de la BUAP que podrían atender el posible retorno de jóvenes registrados en el programa Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), también conocidos como Dreamers o soñadores, se realizó el coloquio “Abriendo puertas, estrechando lazos: la universidad pública ante el retorno de estudiantes transnacionales”, al que asistieron 35 alumnos de diferentes universidades de Estados Unidos, principalmente de la zona de New York y New Jersey, todos de origen poblano.

En cuatro mesas de trabajo se presentó una reseña histórica de la Institución, su oferta educativa de licenciatura y posgrado, unidades académicas, matrícula, convenios internacionales y fortalezas en investigación. También, se abordaron temas sobre lengua y sociedad, arte y cultura en México, así como la migración en Puebla, con historia, cifras, acciones y programas.

Rosa Graciela Montes Miró, titular del Centro de Educación Internacional, enfatizó que ante esta situación emergente la Máxima Casa de Estudios en Puebla buscará establecer una respuesta institucional concertada, para tener mecanismos y condiciones de ingreso, reconocimiento de títulos, equivalencias y transferencia de créditos. Además, se desarrollarán programas de preparación para el examen de admisión, español académico y sobre historia y cultura mexicana.

En una de las mesas, María del Carmen Lara Muñoz, directora de Acompañamiento Universitario (DAU), informó a los jóvenes reunidos en el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario los diferentes programas de la dependencia a su cargo enfocados a la atención académica, física y emocional de los estudiantes.

El apoyo académico, dijo, se realiza a través de tutores, mentores y lobomentores, éstos últimos son estudiantes que apoyan a sus pares de nuevo ingreso para facilitarles el inicio de actividades. En cuanto al bienestar físico, se tienen unidades de salud distribuidas en todos los campus. En bienestar emocional se tienen unidades a cargo de psicólogos y psiquiatras; además de una línea de atención telefónica las 24 horas, los 365 días del año.

Otros programas son Convive y Vida Sana, becas alimenticias, diversos talleres permanentes de vida sexual responsable, un club de corredores, por mencionar algunos.

La inauguración del coloquio “Abriendo puertas, estrechando lazos: la universidad pública ante el retorno de estudiantes transnacionales”, estuvo a cargo de René Valdiviezo Sandoval, Secretario General de la Institución. Igualmente, asistió Ygnacio Martínez Laguna, vicerrector de Investigación y Estudios de Posgrado, así como Jesús Pérez, profesor del Brooklyn College, en Nueva York, Estados Unidos.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 11 de enero de 2017.

Esparza Ortiz señaló que, en las Preparatorias de la BUAP, se promueve la formación crítica e integral de los jóvenes a través de diversos programas, entre ellos los culturales y deportivos

Cuetzalan. - Con el fortalecimiento de la oferta educativa de los niveles superior y medio superior al interior del estado, la BUAP se vincula con la sociedad y genera una identidad más cohesionada en cada una de las regiones donde tiene presencia, afirmó el rector Alfonso Esparza Ortiz, al inaugurar aulas y laboratorios de Física, Química y Biología, en la extensión Cuetzalan de la Preparatoria Enrique Cabrera Barroso.

En dicha localidad de la Sierra Norte de Puebla, el rector de la BUAP aseguró que esta unidad académica es una muestra de lo anterior, pues actualmente ofrece educación de calidad a 379 alumnos originarios de éste y otros 10 municipios de la región.

Para continuar con el desarrollo de la preparatoria, prosiguió, se proporcionarán instalaciones adecuadas y suficientes con características similares al de las preparatorias ubicadas en la capital poblana: "Hemos hecho eco al constante crecimiento que refleja esta unidad académica, por lo que se construirán siete aulas más para atender la demanda estudiantil".

En su mensaje, Esparza Ortiz señaló que, en la Preparatoria Enrique Cabrera Barroso, extensión Cuetzalan, se promueve la formación crítica e integral de los jóvenes a través de diversos programas, entre ellos los culturales y deportivos, e infraestructura de servicios, como los bebederos y kioskos sostenibles, al tiempo que se garantiza la seguridad de los trabajadores –docentes y personal administrativo- mediante el otorgamiento de promociones y definitividades.

El rector de la BUAP agradeció el apoyo del presidente municipal Óscar Paula Cruz, a quien invitó a sumarse al proyecto de crecimiento de la preparatoria y de la Unidad Regional Cuetzalan, en la que se imparte la Licenciatura en Administración de Empresas, para ampliar la oferta educativa del nivel superior, así como los espacios educativos y deportivos.

En su intervención, el presidente municipal de Cuetzalan del Progreso destacó que la BUAP es una de las instituciones con más crecimiento en la región y celebró su papel en la formación de los jóvenes serranos: “la educación permite la construcción de una mejor sociedad, por lo que nos sumamos a los esfuerzos de la Universidad a favor de la misma, para así avanzar en la senda del progreso y desarrollo”.

Finalmente, José Jaime Rogelio Sánchez López, director de esta preparatoria, reconoció que Alfonso Esparza Ortiz “es un rector que tiene en el centro de su gestión a los estudiantes, por ello busca otorgarles las mejores condiciones para su formación académica”.

Puebl@Media
Cuetzalan, Puebla
Martes 10 de enero de 2017.


Para responder con pertinencia a las expectativas que demanda el país, es tiempo de mirar la formación desde una nueva perspectiva, enfatizó el rector Alfonso Esparza Ortiz, al tomar protesta a David Raúl Aguilar Moctezuma, como nuevo director de la Preparatoria Regional “Simón Bolívar” de la BUAP, en Atlixco: “apoyemos a los alumnos para que adquieran competencias certificadas y conozcan el abanico de opciones profesionales, a fin de que aporten desarrollo a sus comunidades de origen, sean agentes de cambio”.

Ante la comunidad universitaria de aquel municipio, el rector de la BUAP consideró que para ello es preponderante alentar los talentos de los jóvenes, reconocer sus aptitudes, apoyar su desarrollo y creatividad, pues de esta manera es posible formar egresados competitivos, eficientes y seguros del valor de sus conocimientos. “No basta con lo aprendido en el aula. Hagamos de estos propósitos una prioridad en la tarea educativa, para que podamos responder con pertinencia a las expectativas que demanda actualmente el país”, aseguró.

Por otra parte, el rector de la BUAP afirmó que esta unidad académica registra indicadores alentadores en cuanto a eficiencia terminal e ingreso de sus estudiantes al nivel superior, quienes tienen un alto nivel de aceptación en diferentes licenciaturas. Lo anterior, dijo, demuestra un trabajo coordinado por parte de toda su comunidad universitaria.

“Esta gestión entrante asume nuevos retos y responsabilidades para una mejor formación de los estudiantes, así como generar diferentes contenidos curriculares y de aprendizaje que incorporen el uso de nuevas tecnologías, lo cual permitirá además la formación y actualización de profesores”, refirió Esparza Ortiz, al tiempo de externar su apoyo para atender sus peticiones y dotarlos de las mejores condiciones para lograr los avances planteados.

Después de rendir protesta como director para el periodo 2017-2021, David Raúl Aguilar Moctezuma se comprometió a cumplir la normatividad universitaria para engrandecer a la BUAP y, sobre todo, ubicar a la Preparatoria Regional “Simón Bolívar” como un ejemplo nacional en calidad educativa.

Tras agradecer el apoyo del rector Esparza Ortiz, indicó que el trabajo colegiado de los docentes, alumnos y personal administrativo permitirá alcanzar el nivel 1 en el Sistema Nacional de Bachillerato, pues esta unidad académica se distingue por la calidad de sus egresados y sus altos índices de retención.

Puebl@Media
Atlixco, Puebla
Lunes 9 de enero de 2017.

Lo ideal de los tratamientos contra el cáncer a base de radiación es atacar las células o tumores cancerosos sin dañar el tejido sano que les rodea. Sin embargo, esto no es posible. Por ello, científicos del mundo desarrollan software para planeación e instrumentación en control de calidad a fin de reducir los daños.

Investigadores de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la BUAP parten de estos avances y de la simulación para optimizar los parámetros empleados en este tipo de tratamientos, particularmente en la hadronterapia, y disminuir efectos indeseados.

Desde hace dos años, miembros del Cuerpo Académico de Física Médica de la BUAP colaboran con investigadores de la Universidad de California San Francisco, Estados Unidos, en la optimización y validación de una herramienta de simulación denominada TOPAS (TOol for PArticle Simulation): un software desarrollado por los estadounidenses para aplicaciones en física médica, en específico para hadronterapia.

Eduardo Moreno Barbosa, miembro del grupo de científicos de la BUAP, indicó que gracias a simulaciones basadas en el método de Monte Carlo se puede tener un mejor dominio de la hadronterapia en pacientes con cáncer, debido a que permiten conocer las cantidades más precisas de radiación y sus efectos secundarios, así como para el desarrollo y calibración de detectores para su medición, entre otros aspectos. Es decir, proporciona a los especialistas los parámetros óptimos para que los tratamientos sean más seguros.

“Podemos establecer dosis certeras para no dañar los tejidos sanos próximos al lugar afectado por el cáncer. Esta precisión resulta preponderante cuando se combate células o tumores cancerosos en órganos vitales, como el cerebro”, agregó.

Además, con su esquema de simulación, en el que es posible incluir parámetros como la geometría del sistema de liberación del haz de hadrones, la composición de tejidos de pacientes y tumores, se puede identificar incluso aspectos que de forma física no es posible medir, como las dosis que se liberan en zonas dentro del paciente a las que no se puede introducir algún sensor.

Aunque el empleo de la simulación en tratamientos a base de radiación no es nuevo, el uso del método de Monte Carlo requiere de gran habilidad en programación, una fuerte base teórica y gran capacidad de cómputo, por lo que su uso y desarrollo es restringido.

El software TOPAS, desarrollado originalmente por la Universidad de California San Francisco, el Massachusetts General Hospital y el SLAC National Accelerator Laboratory, rompe con esta restricción permitiendo la creación de simulaciones complejas de manera fácil y rápida, inclusive reduciendo el posible error de usuario.

El egresado de la FCFM de la BUAP, José Ramos Méndez -quien trabaja en la Universidad de California San Francisco y colabora con el equipo mexicano- amplía el número de factores que inciden en la efectividad de los tratamientos, pues su esquema de simulación es capaz de considerar sistemas externos que están fuera del control de los softwares convencionales, como los movimientos del paciente al momento de recibir radioterapia.

“En consecuencia se puede ser mucho más específico y con ello reducir los efectos indeseados de los tratamientos al mínimo posible”, comentó Moreno Barbosa, doctor por la BUAP con más de diez artículos científicos en revistas internacionales indexadas y arbitradas en el área de instrumentación de partículas.

La estadística contra el cáncer

Dada sus capacidades para financiar avances científicos en el área médica, fue en Estados Unidos, Europa y Japón donde se comenzó a desarrollar y utilizar la hadronterapia desde los años setenta. Esta técnica funciona a través de la radiación con hadrones: destruye o lesiona las células en el área que recibe tratamiento, al dañar su material genético y hacer imposible su crecimiento y reproducción.

En un principio, los parámetros eran establecidos a partir de sistemas electrónicos de medición en combinación con simulaciones, pues empatando los resultados de ambos procesos podían verificar la validez de las observaciones de forma recíproca. Lo anterior da cuenta que la simulación y los avances tecnológicos van de la mano, pues se puede validar la eficiencia de la instrumentación con la ayuda de la simulación al comparar ambos resultados y viceversa.

Es así como los científicos de la BUAP han mejorado sus esquemas de predicción y han validado los avances tecnológicos hechos para este fin. Modelan nuevos detectores para encontrar mejores mediciones de dosis y simulan cada avance tecnológico para conocer su impacto en los tratamientos, todo mediante el método de Monte Carlo, que recibe este nombre en referencia al Casino de Montecarlo, Mónaco, por ser considerada la ciudad de los juegos de azar.

“Con TOPAS y el soporte tecnológico que ofrece el Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS) de la BUAP podemos simular en menor tiempo y verificar los tratamientos asignados a cada paciente, que se verán beneficiados de la precisión que ofrece la hadronterapia”, subrayó Moreno Barbosa.

El interés en simular los parámetros de la hadronterapia y hallar su aplicación óptima en cada paciente descansa en que esta técnica, aunque más costosa, permite un mejor control de la radiación en puntos específicos: “es más precisa que las radiaciones convencionales contra el cáncer”. El científico consideró que el uso de la hadronterapia no se ha extendido dado el lento progreso tecnológico y sus costos excesivos, pese a ser una técnica que data de varios años.

Aunque no es un tema nuevo, la infraestructura necesaria y el alto costo económico es lo que ha limitado su uso a países desarrollados. Con los avances que se cuentan al día de hoy, es posible establecer el equipamiento adecuado, “sin embargo, por la naturaleza de los hadrones, se necesitan de instalaciones grandes y complejas. Antes de tener esta infraestructura, se puede conocer los posibles resultados de este tipo de tratamientos, por lo que la simulación tiene un papel fundamental desde antes de la instalación”, concluyó el especialista.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 8 de enero de 2017.

Como un eje transversal de su plan de trabajo, la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la BUAP desarrolla el Proyecto de Eco-eficiencia, en el cual se proponen diversas acciones para el manejo adecuado y cuidado de los recursos naturales. “Se trata de un compromiso que se pretende poner en marcha a favor de la sustentabilidad”, afirmó su director, Óscar Agustín Villarreal Espino Barros.

En colaboración con la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) y Fundación BUAP, la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia instalará una pasteurizadora solar para reducir la presencia de agentes patógenos en mil 400 litros de leche producidos cada día en las instalaciones de la posta zootécnica, zona donde se ubican los módulos de laboratorios. Lo anterior, permitirá pasteurizar la leche y venderla a un precio más bajo, además de darle un valor agregado al producto.

Igualmente, esa unidad académica ubicada en el municipio de Tecamachalco construirá un biodigestor para transformar una tonelada de estiércol en biogás, combustible que servirá para sustituir la energía eléctrica en la operación de la sala de ordeña del módulo de bovinos, en el taller de lácteos y para la pasteurizadora. En el desarrollo de este sistema colabora la FCE y Fundación BUAP.

Por otra parte, está en marcha un proyecto para la captación de agua de lluvia. Esta obra -en colaboración con el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder)- permitirá abatir la escasez de agua en las instalaciones de la facultad y en la posta zootécnica, donde únicamente hay un pozo para obtener entre tres y cuatro pulgadas de agua por segundo, indicó Villarreal Espino Barros. Con ello, se tendrá una reserva extra de este líquido para la alimentación de los animales y la producción de forrajes, como ensilaje de maíz, alfalfa y avena.

Aunado a ello, señaló, se tiene un proyecto de reforestación alrededor de la posta zootécnica, con especies nativas de mezquite, un árbol que aporta múltiples beneficios sociales y económicos a los habitantes de las zonas áridas y semiáridas.

Otra de las estrategias para el uso eficiente de este líquido es la instalación de biofiltros para la reutilización de aguas grises de los lavamanos, las cuales servirán para el riego de áreas verdes. Una propuesta más es el cambio de los mingitorios actuales por otros con funcionamiento en seco y las tasas de baño de 12 litros por ahorradoras de 4.8 litros, además de llaves automáticas.

También, comentó el director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, se establecerá un centro de acopio de residuos para su correcta separación, a la par de generar un programa sobre educación ambiental. Asimismo, se tendrán oficinas verdes en el área administrativa, con reciclaje de papel y manejo electrónico de documentos.

Con estas acciones, se busca la sustentabilidad de la facultad a corto y largo plazo, porque esta unidad académica está comprometida con la producción de alimentos inocuos y el cuidado del medio ambiente, aseguró Villarreal Espino Barros.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 6 de enero de 2017.

Debido a la necesidad de reemplazar los plásticos existentes por productos biodegradables y evitar la contaminación causada por el exceso de éstos, un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP, liderados por el doctor Jorge Raúl Cerna Cortez, a partir de fuentes renovables desarrolla un copolímero, útil en la industria automotriz.

Se conoce que el plástico convencional permanece en el medio ambiente por muchos años, incluso hay materiales plásticos que subsisten por más de 100 años, mientras que los degradables se desintegran con mayor rapidez si su manejo es adecuado. Por ejemplo, el tiempo de degradación de un vaso desechable es de 5 años y el recubrimiento del asiento de un auto entre 25 y 30 años. Así, la acumulación de cualquier tipo de plástico representa un problema ecológico.

Por ello, en el proyecto “Síntesis de copolímeros basados en Poli (ácido láctico) (PLA) para aplicaciones en el desarrollo de fibras automotrices biodegradables”, financiado por la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado de la Institución y en el cual participan estudiantes de licenciatura y posgrado, se busca sintetizar un copolímero para fabricar fibras que sean empleadas, de acuerdo con sus características, en recubrimientos de asientos y tapetes.

Sandra Leticia Castillejos Mosqueda, alumna del Doctorado en Ciencias Químicas de la FCQ, explicó que el polímero principal es poli (ácido láctico). La materia prima para sintetizar dicho polímero se obtiene de la fermentación del bagazo de caña de azúcar y papa.

El PLA es un polímero constituido por moléculas de ácido láctico, que una vez polimerizadas presentan propiedades semejantes a las del poliestireno cristal, el cual es un producto basado en derivados del petróleo. Por lo tanto, es posible fabricar vasos desechables biodegradables y sustituir paulatinamente a los fabricados en poliestireno que no presentan dicha degradación.

Lo que se pretende con la investigación es combinar al PLA con otros polímeros para formar un copolímero -unión de dos o más polímeros-, con la principal característica de degradarse en un menor tiempo.

La investigación se encuentra en la etapa de fabricación de las fibras, por lo que en colaboración con el doctor César Márquez Beltrán del Instituto de Física “Luis Rivera Terrazas”, donde se encuentra equipo de electrospinning o electrohilado, se diseñan y fabrican fibras de tamaño nanométrico. En las pruebas se buscarán las condiciones óptimas de voltaje a utilizar y concentración de los copolímeros prototipo.

Una vez concluida esta etapa, la siguiente fase es determinar la vida útil de la fibra, por lo que se realizarán estudios sobre resistencia, flexibilidad y degradación. En este último aspecto se empleará la norma ASTM 5338, para comparar su descomposición por medio de composta.

En este proyecto, donde se fomenta la formación de recursos humanos de licenciatura y posgrado, se tendrá la colaboración del doctor Francisco Meléndez Bustamante, académico de la FCQ, con quien se realizan cálculos teóricos para modelar el mecanismo de acción del iniciador y catalizador que se utiliza en la síntesis de dichos copolímeros, para tener un mejor entendimiento de éste.

Dicho proyecto adquiere relevancia porque en las últimas décadas se ha incrementado la producción de envases y embalajes plásticos. De ahí la necesidad de establecer mecanismos de producción de los mismos, a partir de fuentes renovables, para garantizar su descomposición en un tiempo menor y evitar el daño al medio ambiente.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 5 de enero de 2017.

Se pretende comercializar con el nombre de Fungi-BUAP

Un equipo multidisciplinario de investigadores del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP) desarrolló un fungicida natural que reduce la presencia de fitopatógenos responsables de infectar la siembra de hortalizas, marchitar los tallos y causar enfermedades en las plantas. Además, la formulación es una alternativa para disminuir el uso de compuestos químicos en los cultivos.

“Utilizamos Trichoderma harzianum, un hongo funcional que es muy común en el suelo, para generar productos biológicos capaces de inhibir y controlar el crecimiento de los patógenos, así como contribuir a que las plantas absorban de una forma más eficiente los nutrientes en el sustrato”, explicó el doctor Omar Romero Arenas, investigador del Centro de Agroecología (CENAGRO) del ICUAP.

A partir de la cepa TH-CA1 de este hongo se realizó una bioformulación en la que se integraron dos compuestos orgánicos como preservantes (almidón de maíz y alga marina) y un ingrediente inerte como soporte (zeolita), responsables de proporcionar ciertas ventajas a T. harzianum al momento de ser inoculado en las plantas.

“Comprobamos que el alga marina presenta cualidades protectoras al secado y compuestos que tienen un efecto osmorregulador, además conserva la hidratación al momento que se comienza a utilizar el producto; la fécula de maíz proporciona al hongo los nutrientes esenciales para desarrollarse en la raíz de las plantas, por su parte la zeolita mantiene la porosidad y los niveles de pH con proporciones de conductividad eléctrica e intercambio catiónico para que las plantas puedan reforzarse o adaptarse a este control biológico”, detalló.

Romero Arenas, doctor en Estrategias para el Desarrollo Agrícola Regional por el Colegio de Posgraduados, campus Puebla, dio a conocer que este método ayuda a contrarrestar el uso de fungicidas químicos para controlar la aparición de fitopatógenos.

“Los hongos contaminantes cada vez generan más resistencia al igual que las bacterias, por lo que en un futuro se necesitarán dosis más agresivas de estos productos que a la larga afectarán el medio ambiente, debido a que pueden expandirse al momento de ser aplicados, llegar a fuentes de agua, mantos acuíferos y cultivos”, señaló.

El académico, nivel I del Sistema Nacional de Investigadores, informó que la bioformulación estimula el crecimiento vegetal en las raíces secundarias, por lo que ya ha sido probada en hortalizas como jitomate, chile y ejote, así como en maíz, frijol, calabaza y plátano, en regiones de Puebla y Veracruz, donde comprobaron una reducción de fitopatógenos presentes en el suelo.

De igual forma, precisó que este año llevaron a cabo un estudio en el cultivo de nopal verdura, donde encontraron la presencia de 17 patógenos como Colletotrichum sp, Fusarium sp, Rhizoctonia sp y Phytophthora sp; posteriormente realizaron pruebas in vitro con T. harzianum y los resultados demostraron la inhibición del crecimiento de todos los hongos presentes en el cultivo.

Una de las ventajas de este proyecto es que las cepas de Trichoderma son nativas de Puebla, obtenidas en la región de Tetela de Ocampo, lo que permite que se adapten con mayor facilidad a las condiciones edafoclimáticas y sean más efectivas al momento de atacar a los agentes biológicos de la región.

En este sentido, indicó que además de trabajar con T. harzianum, también han experimentado con cepas de T. atroviride y T. viride, que son otras especies del género Trichoderma, para generar multiesporados y estudiar sus comportamientos de forma individual y combinada.

El proyecto cuenta con un registro de solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el título “Biopreparado a Base de Trichoderma harzianum Rifai para el Control Biológico de Hongos con Origen en Suelo” y el número MX/a/2016/012860. Asimismo, la formulación se pretende comercializar en forma de polvo, entre los productores poblanos, con el nombre de Fungi-BUAP.

Para la realización de este trabajo se contó con la colaboración de investigadores del ICUAP, los doctores José Antonio Rivera Tapia, del Centro de Investigación en Ciencias Microbiológicas, Manuel Huerta Lara, del Departamento Universitario para el Desarrollo Sustentable, y Miguel Ángel Damián Huato, del CENAGRO, así como de José Luis Amaro Leal, estudiante de la Maestría en Manejo Sostenible de Agroecosistemas del ICUAP.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 4 de enero de 2017.

Página 1 de 62

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter