La obra del fotohistoriador es una referencia obligada, con aportes de primer orden a la historiografía contemporánea de México

El contexto histórico conforma una manera de ser y una manera de ver; nuevos contextos, entonces, pueden definir otras maneras de mirar y actuar en el mundo. Tal premisa se convierte en afirmación en la vida de John Mraz, autor de 200 artículos, entrevistas y reseñas publicadas en nueve idiomas, sobre la historia en relación con los medios modernos –fotografía, cine, video y digitalización–, quien confiesa que de no haber sido por la universidad y un profesor marxista, se hubiera embarcado, sin titubeos, en las filas del ejército de Estados Unidos para combatir en Vietnam.  Tal cambio de rieles torció el destino del fotohistoriador, un “gringo” nacionalizado mexicano, residente en el país desde 1981.

Académico del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, de la BUAP, desde 1984, es nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, autor y coautor de más de una docena de libros, director de 11 películas y 20 audiovisuales históricos, algunos con premios internacionales y distribución en América Latina, Estados Unidos y Europa, editados en español, inglés, francés, catalán, coreano, portugués, italiano, alemán, gallego y chino.

Estudiar la historia, afirma, es fundamental para comprender que somos producto del periodo histórico en el cual hemos vivido.

“Si hubiera hecho la historia desde otro enfoque, hubiera sido un historiador mediocre”

Originario del sur de California, John Mraz nace en el seno de una familia acomodada y conservadora. No obstante, sus años de juventud fueron un tanto erráticos. Tras su primer fracaso en la universidad, en 1961, de donde salió “por mala influencia” -dice-, ingresa  voluntariamente al ejército de Estados Unidos, en 1963, lo que le permitió vivir tres años en Italia, donde se casó con una sueca influenciado por un anuncio publicitario.  A su regreso a su país,  trabaja en la construcción de una presa y en una fábrica de acero.

A la universidad retorna en 1967 para estudiar la Licenciatura en Historia.  “Yo iba a ser médico, pero no pude con la Química y la Historia me pareció interesante por ser un campo donde tú opinas según tus investigaciones. Decidí estudiar la historia de América Latina porque me gustó vivir en México, adonde vine por primera ocasión en 1962”.

 El joven John, de malas calificaciones en sus primeras universidades, consolida su vocación y se convierte en un estudiante de buenas calificaciones. Al entrar en 1970 a la Maestría en Historia realiza su primer audiovisual, en la Universidad de California, en Santa Bárbara (UCSB). Luego, continúa su formación en el Doctorado en Historia en la Universidad de California, en Santa Cruz, no sin antes dar varias batallas por enfocarse en la cultura visual como objeto de estudio en esta disciplina.  

 “Yo soy muy necio, si hubiera hecho la historia desde otro enfoque, hubiera sido un historiador mediocre. Cuando hice mi primer audiovidual, me dije: 'ya estoy enganchado, esto es lo que voy a hacer: estudiar la Historia desde y con los medios modernos'. En Santa Bárbara peleé por hacer mi tesis como una película sobre la Decena Trágica; tuve la enorme suerte que mi asesor de tesis fue Jesús Chavarría, un marxista fundador del primer departamento de chicanos; él me formó académica y políticamente.

Cuando me echaron de la UCSB con una maestría ‘terminal’, Jesús habló con David Sweet en la Universidad de California, en Santa Cruz, y Sweet le dijo: 'mándalo aquí'. Allí empecé a estudiar el cine, aunque ya había hecho tres películas en super 8, sobre los años sesenta, los años cincuenta en Estados Unidos y una sobre México: Todo es más sabroso con… A Film-Essay on the Continuity of Neocolonialism in Mexico, cuyo nombre lo tomé de un anuncio de Pepsi. Además había publicado sobre el cine cubano, al analizar la representación de la historia en Lucía”.

Investigar, un ejercicio de autonomía

El autor de los libros México en sus imágenes y Fotografiar la Revolución Mexicana. Compromisos e íconos, llega a México en 1981, luego de su paso por San Francisco, donde realiza videos sobre huelgas obreras, para educación multiétnica y sobre la guerrilla en El Salvador, entre otros. A la BUAP ingresa en 1984 y dos años más tarde concluye el doctorado sobre la representación de la historia en el cine cubano.  

La segunda mitad de los ochenta es el inicio de una trayectoria que no dará marcha atrás, de gran producción y creatividad en el cine, la fotografía y la historia gráfica, de quien ha sido investigador invitado en instituciones como Princeton University, Oxford University, Duke University, Dartmouth College, University of California at Santa Cruz, Universitat de Barcelona, Universidade Federal Fluminense (Brasil), Universidad de Keio (Japón), University of Auckland (Nueva Zelanda), University of Connecticut, San Diego State University,  INAH y UNAM, entre otras.

Ya en la BUAP, John Mraz, también autor de Nacho López y el fotoperiodismo mexicano en los años cincuenta y La mirada inquieta: nuevo fotoperiodismo mexicano, 1976-1996 -este último, el libro más fotocopiado en la Biblioteca del Centro de la Imagen al agotarse tan pronto vio la luz-, viaja a Nicaragua para la realización de una cinta sobre el movimiento sandinista, a sugerencia del ex rector Alfonso Vélez Pliego. Más tarde dirige otra producción sobre los ferrocarrileros mexicanos. Ambas llegan a tener un alcance internacional, se distribuyen en América Latina, Europa y Estados Unidos, ganan un premio internacional y son subtituladas en inglés.

Investigar requiere de autonomía, afirma. El Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la BUAP le brinda tales condiciones al curador, colaborador y asesor de 20 exposiciones fotográficas expuestas en América Latina, Estados Unidos y Europa.

“Venir a México fue muy importante porque yo tuve mucha autonomía por parte de Alfonso Vélez Pliego y los directores del instituto, eso te permite hacer investigación en el extranjero; ser nivel III del SIN exige también publicar”.

“Los mexicanos siempre han sido una parte importante de la cultura gringa; yo soy nacionalizado mexicano”

Más situado en la fotografía, Mraz estudia la obra de los Hermanos Mayo –el colectivo español cuyo archivo es de 5 millones de negativos-, la fotografía de Nacho López y el nuevo fotoperiodismo en México, de los años setenta en adelante. La fototeca y hemeroteca le abrieron sus puertas para realizar tales proyectos, algunos de ellos con una década para concluirlos.

 De aquí surgen su libro Fotografiar la Revolución Mexicana. Compromisos e íconos, publicado en español en 2010 y en inglés en 2012, y la exposición fotográfica en el centenario de ese acontecimiento, quizá el más fotografiado del mundo, la cual circuló en al menos 30 sitios del país y otros tantos del extranjero.

Una de las obras más importantes de John Mraz es México en sus imágenes, inicialmente titulada Looking for Mexico, Modern Visual Culture and National Identity, un encuentro con la identidad nacional a partir de la cultura visual realizada por mexicanos y extranjeros, pues para Mraz, la fotografía, el cine y la historia gráfica son fuentes fundamentales y complejas de la época que las produce.   

No hay nada neutral en como vemos al mundo

John Mraz nos recibe en su casa de Atlixco para la entrevista. Ha enviado un croquis e indicaciones para no perdernos. Una cerrada conduce a su residencia y de esta a la luz que irradian altos y frondosos árboles. Antes, pregunta si se filmará video…a nuestra llegada, pide tiempo para afeitarse. No más de unos minutos y él está sentado frente a la cámara.  Una vez iniciada la conversación nadie puede detenerlo: ha iniciado un soliloquio, hurgando en el laberinto de sus recuerdos.  

-¿Cuáles son las contribuciones de John Mraz a más de 30 años de hacer historia, desde y con los medios modernos?

-Lo más importante es la alfabetización visual. Vivimos en un mundo hipervisual y controlan nuestros vidas a través de nuestros deseos; por ejemplo, plantean el consumismo en nuestras mentes, cuando compras no compras algo con dinero, sino con el tiempo que tuviste que invertir para comprar algo, y lo único que no se puede comprar es el tiempo.  Es importrante entender cómo nos controlan a través de la imagen. Mi primera esposa fue una sueca, con la cual me casé influenciado por un anuncio sobre una crema para rasurar. En Italia conocí a una mujer güera, bella, nos casamos y fue un error enorme; pasamos 10 años difíciles intentando que aquello funcionara. Eso vino de un anuncio que implantaron en mi cabeza. Eso es importante, yo me hubiera ido a Vietnam en ese tiempo, sin pensarlo tanto.

-¿Por qué es fundamental la alfabetización visual?

-Cuando yo hablo de la historia a través de los medios modernos, no es simplemente un nuevo campo; lo importante es el elemento político, social, económico. Nosotros tenemos que tomar el control de nuestra manera de ver; la manera en que vemos nos parece obvia, pero nosotros no vemos de manera natural, vemos a través de categorías a priori que están en nuestras cabezas y vienen de la clase, género y raza a las que pertenecemos y del periodo histórico en el cual estamos viviendo.

No hay nada neutral en cómo vemos el mundo, es fundamental estar consciente que nuestra visión ha sido estructurada por un sistema socioeconómico, racial, genérico, en el cual hemos crecido. Esto es lo mas importante.

-Así, su trabajo ha contribuido a construir una nueva mirada…

-Claro. La mejor manera de saber cómo mirar es hacer películas, te vuelves muy consciente de cada corte, de cada emplazamiento de la cámara, y eso es lo importante porque las grandes universidades no tienen programas de estudios sobre fotografía en el mundo. Hay dos países con planes de estudio sobre foto, México, en la BUAP, el Instituto Mora y  el Departamento de Estudios Históricos de la ENAH; y Brasil, en la Universidad Federal Fluminense y la Universidad de Sao Paulo, con estudios dedicados a desarrollar crítica a medios modernos que controlan la vida.

-En esta tarea de despertar, de abrir ventanas a nuevas formas de mirar,  la universidad pública se convierte en el espacio natural de estos trabajos críticos…

-Por supuesto. Las universidades públicas son el espacio natural donde circulan. La universidad pública es fundamental, sobre todo en un país como México: debe existir para que uno aprenda a pensar y no para entrenarte para saber hacer ciertas cosas, porque el mundo va muy rápido y pronto caducan estos saberes. Es fundamental estudiar la historia: entender que somos producto del periodo histórico en el cual hemos vivido.

-¿Cuál es la lectura?

-Si el contexto histórico conforma una manera de ser y ver, entonces nuevos contextos pueden formar nuevas personas. Vivimos un presentismo, pensamos que siempre ha sido así, y entonces cómo entender que hay muchos pobres, pocos ricos, no siempre ha sido así. Las luchas sindicales de los 30 cambiaron la vida de los obreros. Estamos entrando a otro periodo, AMLO ganó con más del 50 por ciento del voto, es extraordinario, ningún presidente mexicano ha ganado así; los mexicanos nos hartamos de la corrupción.  México es un país rico, capaz de ser autosuficiente, ¿por qué tenemos tanta pobreza?

Para John Mraz, ponente en más de cien congresos internacionales y en instituciones de  Estados Unidos, Europa, América Latina, Japón, Nueva Zelanda, Singapur y Canadá, el país vive un momento de efervescencia, como aquellos que dieron cuenta los muralistas, Tina Modoti, el cine de Eisenstein, la cintas Lucía y Memorias del subdesarrollo. Se trata de una coyuntura en la cual podemos ser parte.

En su opinión, los mexicanos “siempre han sido importantes en la cultura gringa”. Abrir esta “ventana” es la contribución de la exposición que sobre los braceros mexicanos hoy circula en diversas universidades de Estados Unidos. Tal material fue reunido a partir de una entrevista de 4.5 horas con Julio Mayo, de la cual también surgió un corto de 20 minutos, Julio Mayo, un bracero con cámara. La exposición la conforman 38 fotografías que viajan en imagen digital. Tan solo en la Universidad de Washington ha sido visitada por alrededor de 7 mil 200 personas.      

Hoy la obra de Mraz es una referencia obligada, con aportes de primer orden a la historiografía contemporánea de México.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 20 de agosto 2018.


•    A menos de un año del sismo, esa unidad cuenta con un edifico rehabilitado, dos áreas interconectadas, instalaciones deportivas y espacios adecuados para la enseñanza


A menos de un año de los daños causados por el sismo del pasado 19 de septiembre, los casi 3 mil estudiantes de la Facultad de Psicología de la BUAP cuentan con una nueva sede, el Edificio Silos, en 3 Oriente 1413: un inmueble con más de 3 mil metros cuadrados, con dos áreas interconectadas, instalaciones deportivas y espacios adecuados para la enseñanza-aprendizaje, equipados con sistemas de seguridad y de ahorro energético.

Al inaugurar este edificio, totalmente rehabilitado, el rector Alfonso Esparza Ortiz destacó que estas instalaciones responden a las necesidades de esta comunidad universitaria, al tiempo de respetar la infraestructura original de la antigua harinera que allí se asentaba. Al cumplir con este propósito, “la Institución reafirma su compromiso con la conservación de la riqueza arquitectónica de la ciudad”, expresó.

El nuevo inmueble tiene cuatro niveles, terraza, 25 aulas, sala de cómputo, biblioteca, cafetería, enfermería, áreas administrativas y de servicios, así como un elevador panorámico. Los espacios están amueblados y equipados, con luminarias led, sistemas de voz y datos, alarmas, detector de humos y sensores de movimiento, así como aire acondicionado en las aulas. El vestíbulo interior dispone de iluminación, a través de tragaluces. En su rehabilitación se respetó el acabado de los muros y el estilo arquitectónico original.

La biblioteca dispone de 15 mil 46 títulos y 11 mil 254 volúmenes, además de computadoras de acceso a diversas plataformas y tres bases de datos científicas de la American Psychological Association.

“La reutilización de este tipo de construcciones permite su mejor conservación y aprovechamiento como parte de la infraestructura educativa de la Universidad, y se asegura que sea un edificio vivo”, enfatizó Esparza Ortiz.

Por otra parte, el rector de la BUAP comentó que el edificio conocido como Colegio San Jerónimo, en la 3 Oriente 403, seguirá siendo parte de las instalaciones de la Facultad de Psicología, el cual, una vez restaurado y adecuado con todas las medidas de seguridad, será destinado para el posgrado.

En compañía de funcionarios universitarios que se dieron cita en esta inauguración, el director de esta unidad académica, Vicente Martínez Valdés, externó su agradecimiento al rector Alfonso Esparza, por la entrega de este inmueble funcional, acorde a las necesidades de la facultad.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 20 de agosto de 2018.


·         Iniciará el 31 de agosto y concluirá el 1 de diciembre.

Dirigido a gestores culturales que deseen actualizar conceptos, ampliar conocimiento y generar debates en la construcción de nuevos proyectos culturales o en la consolidación de proyectos existentes, el Complejo Cultural Universitario de la BUAP abre el Diplomado en Gestión y Promoción Cultural.

Avalado por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Secretaría de Cultura federal, el diplomado se llevará a cabo del 31 de agosto al 1 de diciembre, los viernes de 16:00 a 21:00 horas y los sábados de 9:00 a 14:00 horas.

El Diplomado en Gestión y Promoción Cultural está organizado en seis módulos: La cultura: aproximaciones al debate; Políticas, administración y gerencia cultural; Planeación cultural; Promoción y gestión cultural; Cultura sustentable; y Elaboración de proyectos.

El diplomado, cuenta con certificación SEP, la cual se otorga con el 80% de asistencia. Podrán participar creadores artísticos, promotores culturales, estudiantes relacionados con la educación y cultura, personal administrativo, municipios, centros y casas de cultura.

Los interesados en participar deberán realizar su registro del 24 al 30 de agosto, en Educación Continua del CCU BUAP (edificio norte 2, planta baja) en un horario de lunes a viernes de 10:00 a 15:00 horas. Mayores informes al teléfono 2295500 extensiones 2654 y 2640. Consulta la convocatoria completa en www.complejocultural.buap.mx.

Puebl@Media
Puebla, México
Lunes 20 de agosto 2018.


Participaron equipos del ITESM, UDLAP,  Ibero, UPAEP y Tecnológico de Puebla


Los universitarios de la BUAP saben ahorrar tiempo. En un concurso organizado por la empresa Schaeffler Group se les retó a reducir a 45 minutos el tiempo de un proceso industrial que usualmente implica más de cuatro horas, incluso ocho. No solo alcanzaron la meta, sino que la superaron con creces: lo lograron en 25 minutos. Esto, entre otros aspectos evaluados, llevó al primer sitio del Move Challenge 2018 al equipo integrado por alumnos de la Facultad de Ingeniería.

Este concurso, también conocido como Reto Luk, es organizado cada año por la empresa Schaeffler Group, con el propósito de vincular los sectores industrial y académico de Puebla, mediante la asignación de proyectos de optimización a estudiantes de últimos semestres.

En este año participaron, además de la BUAP, los equipos de las universidades Popular Autónoma de Puebla, de las Américas Puebla, Iberoamericana de Puebla, y de los institutos Tecnológico de Puebla y Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Puebla.

A Francisco Javier Velarde Gutiérrez, Sebastián Sotres Olavarría, de la Licenciatura en Ingeniería Industrial, y Eduardo Orea Hermenegildo, de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, se les encargó reducir el tiempo de ajuste en la máquina de inducción 352, en el departamento de tratamientos térmicos de Luk, a través de la herramienta DMAIC (acrónimo de los pasos Definir, Medir, Analizar, Mejorar -Improve en inglés- y Controlar) de la metodología Seis Sigma, que es empleada en los últimos años a nivel mundial.

Karina Martínez Morales, coordinadora del Colegio de Ingeniería Industrial de la BUAP, afirmó que con este tipo de concursos la empresa busca reducir costos y optimizar sus procesos, a través de proyectos de mejora asignados a los universitarios de diversas instituciones.

Por su parte, Guillermo Flores Martínez, coordinador del Colegio de Mecánica y Eléctrica, comentó que los estudiantes resultaron victoriosos no solo por cumplir la meta, pues el resto también lo logró, sino por haber dado el extra: formatos que podrían estandarizar los otros procesos de la empresa. “Fue una competencia bastante reñida; todos tenían un alto nivel”, expresó.

Los universitarios coincidieron en que a las empresas les agrada ver la intención de aportar nuevas ideas que sirven para mejorar sus procesos. Eso fue lo que les ayudó a ganar en este reto, pues además de reducir el tiempo, dejaron bases al personal operativo y gerencial sobre cómo asignar parámetros de ajuste de la máquina, a fin de que los tiempos logrados se mantuvieran.

Como resultado de su desempeño, los ganadores tendrán una serie de entrevistas con gerentes de diversas áreas de Luk, para identificar cuáles son de su interés y a partir de su decisión incorporarse al mundo laboral. “Queríamos dejar en alto a la BUAP, decir que independientemente de pertenecer a una institución de paga o no, la universidad da conocimientos. Nos queda la satisfacción de que los usamos y obtuvimos buenos resultados”, comentaron.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 19 de agosto 2018.


Para fortalecer la educación media superior, el rector Esparza Ortiz y Tony Gali inauguran infraestructura en municipios de Puebla


Se trata de la remodelación de un edificio en Tlatlauquitepec y la inauguración de uno más para la preparatoria de Acajete


Consciente de la importancia de la educación media superior, así como de la necesidad de ponerla al alcance de los estudiantes de todas las regiones de Puebla, el rector Alfonso Esparza Ortiz realizó una gira de trabajo por el interior del estado, acompañado del gobernador Antonio Gali, durante la cual se constató la remodelación de un edificio de la preparatoria de Tlatlauquitepec, del Complejo Regional Nororiental, e inauguró un inmueble más para la preparatoria de Acajete, del Complejo Regional Centro.

         De esta forma, el rector afirmó que la BUAP avanza en el cumplimiento de llevar educación media superior “en las mismas condiciones de estudio de los estudiantes de la capital”, mediante un esfuerzo coordinado con autoridades municipales y el gobierno de Gali Fayad, a quien le reconoció su interés por fortalecer la educación de los jóvenes de Puebla.

          En su intervención, el mandatario estatal ratificó el compromiso de su gobierno con la Universidad. “Me da orgullo ver cómo la BUAP sigue creciendo no sólo en la zona metropolitana de Puebla, sino en donde se necesita. Puebla tiene siete regiones y hay que trabajar por igual en todas, como lo hace la BUAP: sin escatimar esfuerzos ni recursos, buscando el beneficio social mediante el crecimiento de la matrícula”.

          Asimismo, reconoció el avance de la BUAP: “Se ha construido como un referente de excelencia académica y científica en el país, colocándose entre las 10 mejores instituciones públicas de educación superior a nivel nacional, según la última clasificación del ranking de mejores universidades México 2018”.

          Por ello, aseveró Gali, “estoy plenamente convencido que junto con la BUAP seguiremos acercando la educación a todos los rincones del estado”.

          Durante esta gira, el rector de la BUAP recordó su participación en la reunión reciente de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), cuyos integrantes dialogaron con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador sobre cómo fortalecer la educación en México, y este manifestó su interés en abatir la deserción en el nivel medio superior, mediante el otorgamiento de becas universales.

           En Tlatlauquitepec, acompañados del titular de la SEP del estado, Ignacio Alvízar Linares, y del alcalde José Ángel Pedro Guerrero, el rector y el gobernador entregaron la remodelación del edificio TLA1, un inmueble con valor histórico de más de cuatro siglos, hoy cuenta con nueve aulas, biblioteca, laboratorios de lengua extranjera, cómputo y ciencias. Estos últimos con instalaciones especiales de vacío, aire comprimido, agua, drenaje en mesas y regadera de emergencia con lavaojos.

          Los más de 230 alumnos de esta preparatoria disponen de cubículos, salas de orientación educativa y de tutoría, auditorio, salón de autoacceso, oficinas y áreas de servicio, “aspectos didácticos y docentes para ofrecer a los jóvenes las mejores condiciones de estudio, como las que tienen en la ciudad de Puebla”, subrayó el rector Alfonso Esparza, tras informar que todo lo anterior representó una inversión de más de 8 millones de pesos.

Más instalaciones para la prepa en Acajete

Al entregar un nuevo edificio para la preparatoria en Acajete, una de las tres que forman parte del Complejo Regional Centro, el rector Alfonso Esparza Ortiz enfatizó que los bachilleratos de la BUAP se distinguen por su calidad, ya que además de atender la cobertura del nivel medio superior, ofrecen a los alumnos conocimientos y habilidades para continuar con estudios superiores o desempeñarse laboralmente.

          Este inmueble permitirá a esta preparatoria incorporarse al nivel II del Padrón de Calidad del Sistema Nacional de Educación Media Superior, pues dispone de aulas, laboratorios de ciencias y cómputo, cubículos para maestros y sistemas de voz, datos y de seguridad, lo cual garantiza cumplir con los requerimientos establecidos por los evaluadores externos, en cuestión de calidad de aprendizaje.

          La entrega de este edificio es posible gracias a la conjunción de recursos del municipio, del subsidio estatal y la Universidad, en una clara muestra de colaboración a favor de la educación, la cual es reconocida como factor de desarrollo y movilidad social, resaltó el rector de la BUAP, acompañado del gobernador Tony Gali, el secretario Ignacio Alvízar Linares y el alcalde de Acajete, Antonio Aguilar Reyes.

          Por otra parte, Esparza Ortiz indicó que esta preparatoria -una de las de mayor demanda y crecimiento en todo el estado, con una matrícula de 300 estudiantes- responde a las necesidades educativas de los jóvenes de la región, donde la instalación de la firma automotriz Audi y otras empresas proveedoras generan empleos que requieren de técnicos y profesionales especializados.

          En el caso de Acajete, dijo el rector, la copiosa demanda estudiantil plantea a la Institución el reto adicional de generar opciones para quienes egresen de la preparatoria, mediante programas de Técnico Superior Universitario y de licenciaturas pertinentes con la problemática y contexto socioeconómico de la región.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 16 de agosto de 2018.


Los rectores le entregaron un documento denominado Visión y Acción 2030

Con la descentralización de la Secretaría de Educación Pública (SEP), cuya nueva sede será Puebla, se avizora un panorama optimista para el estado, con una mayor presencia, así como para la BUAP que ha puesto en marcha políticas educativas exitosas, como los edificios Multiaulas y Multilaboratorios, el ingreso semestral, mayor oferta educativa, complejos regionales de acuerdo con la vocación de la zona, salidas terminales y acompañamiento de pares, entre otras, que permitieron en su gestión duplicar la matrícula y ampliar la cobertura, señaló el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Lo anterior, luego de participar en la reunión del presidente electo Andrés Manuel López Obrador con los integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), quienes le entregaron el documento Visión y Acción 2030, en el que se establece un diagnóstico del contexto global de la educación superior, su situación actual, propuestas para los próximos 12 años y la gestión del cambio.

En lo que fue la XXVIII Sesión Extraordinaria de la Asamblea General de la ANUIES, realizada en la Ciudad de México, sus integrantes y el presidente electo dialogaron sobre las estrategias que el nuevo gobierno impulsará, con el objetivo de fortalecer la educación superior en el país, como garantizar el presupuesto indexado para 2019. A la reunión asistió también un grupo de funcionarios que se desempeñarán en la SEP durante la nueva administración federal, encabezados por Esteban Moctezuma Barragán, quien será el titular de esta secretaría.

Al finalizar la reunión, Esparza Ortiz celebró que uno de los temas principales que López Obrador refirió fue en torno a las becas, las cuales “serán universales en el nivel medio superior”. Con este anuncio, sostuvo, no existirá impedimento económico para que los alumnos no concluyan su bachillerato. Destacó que, en la BUAP, en este nivel, hay una eficiencia terminal alta, gracias a programas de apoyo.

Se congratuló además con el programa de becas para educación superior, así como el de empleo que permitirá que al año los jóvenes obtengan un certificado de habilidades. Recordó que en la BUAP se han realizado acciones que han permitido duplicar la matrícula durante su gestión, mediante la creación de nuevos programas educativos y campus regionales, con lo cual se ha equilibrado educación de calidad y cobertura, un planteamiento del presidente electo durante la citada reunión.

Puebl@Media
Ciudad de México
Miércoles 15 agosto 2018.


Se entregaron certificados a 37 dependencias universitarias que conforman el Sistema Integral de Gestión Institucional
 

Gracias al trabajo del personal de 37 dependencias universitarias para migrar a la nueva norma de calidad e incorporar los procesos que corresponden a las instancias de primer nivel, la BUAP recibió la certificación de gestión de calidad bajo la norma ISO 9001:2015, por parte de la empresa AJA Registrars. Este reconocimiento posiciona a la Máxima Casa de Estudios en Puebla como la primera institución pública de educación superior en obtenerlo a nivel mundial.

          En el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, el rector Alfonso Esparza Ortiz reconoció el esfuerzo de las 37 dependencias universitarias que conforman el Sistema Integral de Gestión Institucional (SIGI), mismas que trabajaron de forma coordinada para obtener dicha certificación. “Estamos convencidos de que la planeación es un ejercicio dinámico que posibilita a las organizaciones plantearse nuevas metas con miras al futuro”, expresó.

          En este proceso, el rector de la BUAP informó que se desarrolló una metodología propia para implementar la norma ISO 9001 en los procesos administrativos, la cual distingue a la Institución como un referente entre las universidades del país y el exterior.

          Este compromiso con la mejora continua se orienta a la creación de valor y a un desempeño que responde a los lineamientos del Plan de Desarrollo Institucional, para brindar servicios ágiles y eficientes. Por ello, se amplió el alcance del SIGI y el impacto de los procesos certificados en beneficio de estudiantes, profesores y otros usuarios de los servicios universitarios, subrayó.

          La mirada externa de los evaluadores ayudó a identificar áreas de oportunidad, emprender políticas que respondan a los retos y orientar los esfuerzos a favor de la formación integral de los estudiantes, señaló el Rector Alfonso Esparza.

          Armando de Ita y Rivero, auditor de la casa certificadora AJA Registrars, reconoció el avance de esta norma en la Institución: “Por medio de las auditorías he sido testigo del desarrollo y avance del sistema de gestión de calidad, con la norma ISO 9001, establecido e integrado con el SIGI. Es muy satisfactorio observar cómo la Universidad, a través del SIGI, ha logrado ser para nuestra empresa la primera institución a nivel mundial en lograr la certificación con la norma ISO 9001:2015, lo cual los distingue y ubica en un plano de referencia en los sistemas de gestión de calidad entre las universidades, a nivel nacional e internacional”.

          Por su parte, Rosendo Martínez Granados, coordinador General Administrativo de la Institución, expresó que el citado certificado consolida los logros alcanzados y representa una oportunidad de mejorar los procesos, logrando con ello mantener el reconocimiento obtenido de instancias certificadoras externas. “En un ambiente de colaboración corresponsable creamos valor público y nos convertimos en un aliado estratégico de toda esta estructura organizacional institucional”, enfatizó.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 14 de agosto de 2018.


Luz del Carmen Gómez Pavón, directora de esta unidad académica, presentó su Tercer Informe de Labores
 

Tras escuchar el Tercer Informe de Labores de Luz del Carmen Gómez Pavón, directora de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP, el rector Alfonso Esparza Ortiz destacó que esta unidad académica se distingue por una educación de calidad y la transversalidad del conocimiento, para fortalecer la formación de sus estudiantes, quienes ponen en alto el nombre de la Institución.

          “Han demostrado capacidad y calidad en el estado y el país, con reconocimientos como el mejor proyecto extranjero del área de ingeniería y tecnología en la Expocytar, en Argentina; el primer lugar en el concurso de videoclip de la Academia Mexicana de Ciencias; y la medalla de bronce en la competencia nacional Enactus 2017, que han puesto en alto el nombre de la Máxima Casa de Estudios en Puebla”, expresó.

          A estos logros sumó el compromiso institucional de la FCE, con la ampliación de la oferta educativa, la atención de las necesidades de su comunidad y su participación en campañas de reforestación.

          En el auditorio de esa facultad, Alfonso Esparza Ortiz afirmó que la BUAP está preparada para enfrentar los retos que implican la masificación de la educación y la incorporación tecnológica en los procesos educativos.

         “Los aspectos tecnológico, electrónico y de computación son, sin duda, uno de los proyectos a consolidar. Ahí la FCE tendrá un papel protagonista y de liderazgo. En este sentido, se apuesta por la transversalidad del conocimiento mediante la colaboración entre unidades académicas de la División de Estudios Superiores”.

          En su informe, Gómez Pavón destacó la solidez de los programas de estudio de pregrado y posgrado de la FCE, en proceso de acreditación por parte del Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI) y el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), respectivamente.

          Notificó que se fortaleció la capacitación a los docentes, a través de diferentes cursos que abonaron a la formación profesional de los 55 perfiles Prodep, 30 académicos adscritos al SNI, cinco nuevos profesores de tiempo completo y 37 en el Padrón de Investigadores de la Institución.

          De acuerdo con el citado informe, en esa unidad académica hay siete cuerpos académicos: seis consolidados y uno en consolidación, además de tres grupos de investigación, actualmente en evaluación. Este año se aprobaron 19 proyectos de investigación.

          En un recuento de logros en los últimos tres años, Gómez Pavón dio a conocer los esfuerzos para incrementar el índice de titulación, la oferta educativa –con la creación de la Licenciatura en Gestión de Ciudades Inteligentes y Transiciones Tecnológicas y el Doctorado en Investigación Aplicada a la Industria- y el número de tutores -que pasó de 66 a 102. Así como mejorar los procesos administrativos, entrega de definitividades, promociones y plazas de nueva creación, firma de convenios, solicitudes de patentes y adecuación de espacios educativos.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 13 de agosto de 2018.


Algunas de sus investigaciones arrojan soluciones a problemas arquitectónicos y urbanos del país
 

Eloy Méndez Sainz, doctor en Urbanismo por la UNAM, es investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la BUAP. Durante más de tres décadas ha acumulado 38 reconocimientos y distinciones, entre estos, el premio “Francisco de la Maza”, del Conaculta-INAH, dos veces otorgado: a mejor investigación y mejor obra, en el área de Conservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico, en 2005 y 2000, respectivamente. Es autor de más de 25 libros bajo el sello de editoriales de prestigio académico, arriba de 50 artículos en revistas especializadas y cerca de 70 capítulos de libros.

        El estudio del patrimonio y el turismo, desde la perspectiva del imaginario de la ciudad, es la línea de investigación que actualmente cultiva el académico de origen sonorense, nivel III del SNI. Este campo de estudio está reflejado en la línea terminal Patrimonio y Turismo, del Doctorado en Estudios Socioterritoriales y la Maestría en Territorio, Patrimonio y Turismo. Asimismo, en el proyecto que desarrolla desde hace ocho años sobre pueblos mágicos.

        Sus libros más recientes: El imaginario de la ciudad y Narrar la ciudad. En ambos presenta una propuesta metodológica y teórica de cómo abordar el turismo urbano desde el imaginario de la ciudad.

La universidad pública, lugar donde se labra el porvenir de un país

La universidad pública no solo es el claustro del conocimiento; es, también, el lugar desde donde se labran porvenires. Así la evoca Eloy Méndez Sainz, investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, de la BUAP, doctor en Urbanismo por la UNAM, quien afirma que un proyecto de investigación es también un proyecto de vida y por ello este recinto es parte de la vida de sus académicos.

          “La universidad pública es la casa del conocimiento, de la formación, donde se labran porvenires individuales y sociales. El país depende cada vez más del conocimiento y por ello la universidad pública tiene en sus manos el porvenir: allí están los grandes investigadores y los mejores proyectos para labrar el futuro”.

        Originario de Caborca, Sonora, cerca de la frontera con Estados Unidos, en su trayectoria académica Eloy Méndez ha acumulado 38 reconocimientos, premios y distinciones, entre estos, los más preciados para él: las medallas de plata Gabino Barreda de la UNAM, a la mejor tesis de maestría, en 1986 –La conformación de la ciudad de Puebla-, y a la mejor tesis de doctorado, en 1988 –El proyecto novohispano de ciudad. Ambas fueron publicadas en formato de libro, la primera por la UAP y la segunda una coedición UNAM-UAP.

        “Son los primeros reconocimientos, por lo que para mí fueron importantes en su momento, aunque ya después…son historia” -ríe, sin estruendo, porque su risa es similar a su voz, queda, pausada.

         Al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) ingresó en 1988, en el nivel I, y 15 años más tarde alcanzó el III, el más alto de este padrón del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

-¿Qué significa para usted llegar a este nivel?

-Uno dice, ‘qué bien, qué buena onda, qué bonito, qué orgullo tenerlo’, pero por lo mismo es una responsabilidad, se espera que uno hable como SNI III, que imparta una buena cátedra, un buen curso, una buena asesoría, que dé una opinión interesante, creativa…Es una responsabilidad, pues se trata de una trayectoria que uno fue construyendo y por la cual debe responder: hay que producir más y mejor, no quedarse en su lecho de rosas: ‘ya la armé, ya la hice y ahora a vivir de la renta’. No. Un proyecto de investigación es un proyecto de vida.

La ciudad y los imaginarios urbanos

Eloy Méndez es autor de alrededor de 25 libros bajo el sello de editoriales de prestigio académico, más de 50 artículos en revistas especializadas y arriba de 70 capítulos de libros. Asimismo, ha dirigido alrededor de 50 tesis de licenciatura, maestría y doctorado. Está adscrito al Cuerpo Académico (consolidado) Conservación del Patrimonio Cultural, del ICSyH.

         El rescate del imaginario urbano, el turismo y los pueblos mágicos, por ejemplo de Puebla, la metrópoli por antonomasia del Barroco en Latinoamérica, son las investigaciones del sonorense, a través de las cuales registra la cotidianidad de sus ciudadanos y barrios, el turista y las representaciones simbólicas. Así también, el crecimiento de la ciudad y las estrategias de intervención de sus gobiernos.

         “El ciudadano tiene sus propios lugares, sus propios rincones, sus propias vivencias y experiencias y eso es lo que nos interesa descubrir. Él nos pone en contacto y nos sensibiliza y nos dice qué significa. El lugar se representa en términos de la historia oficial, pero lo que significa para el ciudadano no está en esos archivos y eso es lo que registramos”.

          Para el académico, que se ha desempeñado en otras instituciones de educación superior, como la Universidad de Guadalajara, la Universidad de Sonora, la Autónoma de Sinaloa o el Tecnológico de Monterrey, entre otras, “la ciudad podrá modificarse por sismos, cambios en el uso de suelo…pero ¿hasta qué punto el imaginario urbano se modifica o mantiene una riqueza urbana inagotable, nunca descifrada del todo? Vamos por ese rescate”.

          Un pueblo mágico, dice, adquiere nuevas dimensiones al ser nombrado como tal, a partir de allí empieza la construcción de representaciones del imaginario que le subyace y remonta lo explícito; un inmueble adquiere un matiz diferente, ocurren políticas de intervención.

           Estas investigaciones han rendido frutos y sus libros dan cuenta de ello. La conformación de la ciudad de Puebla (1987), y Urbanismo y morfología de las ciudades novohispanas. El diseño de Puebla (1988), son los que le han brindado más satisfacciones. “Con su publicación consolidé la formación académica y mi carta de presentación apareció en formato de libro”, confiesa. Después de estos, dice, vino una serie de proyectos.

           Los textos más recientes son El imaginario de la ciudad, publicado por la Universidad de Guadalajara, en 2016, y Narrar la ciudad, una coedición de la BUAP y Editorial Lirio de 2017. Además de los libros de su autoría, ha participado en una docena de volúmenes colectivos, con cuerpos académicos y colegas, que promueven los temas de los pueblos mágicos, el turismo y en general la arquitectura y el urbanismo.

La arquitectura, donde confluyen las ciencias exactas y el arte

Durante sus años de infancia siguió de cerca la construcción de su casa: “Vi cómo se hacían los adobes, cómo se procesan los corazones secos de los pitayos y sahuaros, enseguida puestos sobre vigas de pino para sostener la cubierta de tierra en los techos”. Este hecho incidió en su decisión de convertirse en arquitecto.

          No obstante, más allá del micro espacio, el interés de Eloy Méndez se centra en la arquitectura como disciplina e instrumento para construir ciudades, una dimensión en la cual confluyen las ciencias exactas y el arte. Con este enfoque ha desarrollado investigaciones no solo para aportar conocimiento, sino también soluciones a problemas arquitectónicos y urbanos del país. Varias de sus investigaciones han sido acreedoras de menciones honoríficas en diversas bienales, en México y el exterior.

         El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, le otorgó el premio “Francisco de la Maza”, a la mejor investigación, por el libro Arquitectura Nacionalista. El proyecto de la Revolución Mexicana en el Noroeste.   

          En su natal Caborca, tierra de viñas, nogales, espárragos, palmeras datileras y olivos, recuerda episodios felices, muchos –dice sin perder la sobriedad- “como cuando jugaba béisbol con un palo de mezquite”.

         Además de observar los corazones secos de los pitayos transformarse, en esa tierra donde el deporte por antonomasia es el béisbol, “todos queríamos ser beisbolistas” –expresa. A falta de recursos, los niños, entre ellos Eloy, sustituían el bate con un palo de mezquite, previamente tallado con sus manos, y la pelota era atrapada al salir disparada del estadio de Caborca.  “Eran días felices…”, evoca.

Puebl@Media
Puebla, México
Lunes 13 de agosto de 2018.


El rector Alfonso Esparza encabezó la ceremonia de bienvenida, donde destacó la importancia de una estancia estudiantil: adquirir una nueva visión del mundo
 

En un ambiente festivo, con banderas de múltiples colores, el Salón Barroco del Edificio Carolino fue testigo de la efervescencia de cientos de jóvenes procedentes de 22 países, reunidos en la bienvenida a estudiantes de intercambio académico, más de 700 en este año, ceremonia presidida por el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Ante el júbilo y energía de los jóvenes, quienes ondearon las banderas y portaron con orgullo las camisetas de sus naciones, el rector de la BUAP destacó la importancia de realizar una estancia estudiantil, ya que permite tener experiencias más allá de las aulas: se forja el carácter, se conocen otras culturas y se adquiere una nueva visión del mundo.

 Para este 2018, la BUAP recibió a 715 alumnos de pregrado, de ellos 352 corresponden al periodo de Primavera y 363 de Otoño; 224 son de 22 países y el resto de varios estados de la República Mexicana.

 El grupo de más de 700 estudiantes de intercambio representa una movilidad de 118 universidades, este indicador “es muestra extraordinaria de un ambiente de multiculturalidad en la Institución”, expresó el Rector Alfonso Esparza, quien agregó: “Nos llena de satisfacción porque implica que estamos haciendo las cosas bien, que hay gente de otros lugares que quiere estudiar en nuestra Institución, quiere compartir y tener esta movilidad como un eje de experiencia”.

 Asimismo, ratificó el compromiso de la Máxima Casa de Estudios en Puebla con este sector estudiantil, con el que se desea mantener una estrecha y sólida relación. “Siéntanse apoyados y en su casa, queremos tratarlos lo mejor posible y que su estancia en la Universidad –una de las mejores del país- sea una de sus mejores experiencias de vida”.

En su intervención, Odorico Mora Carreón, titular de la Dirección General de Desarrollo Internacional, consideró que “recibir a una generación más de embajadores de paz es crear vínculos entre las instituciones, basados en el respeto mutuo. La movilidad no es un asunto menor, implica comunicarse en otro idioma, tomar riesgos, dejar la familia y probar sabores nuevos”. En esta nueva experiencia, los recibe una institución con calidad educativa, con un compromiso sólido y tangible, agregó.

Las facultades con mayor demanda en este intercambio, por parte de extranjeros, son Medicina, Filosofía y Letras y Administración. Los grupos más numerosos los de Colombia, España y los estados de Sinaloa y Sonora. Por primera vez, se recibieron alumnos de Nicaragua.

Mora Carreón informó que dos estudiantes de España participaron en las campañas de alfabetización promovidas por el Centro Universitario de Participación Social de la Institución. Por otra parte, hasta el 24 de agosto se encuentra abierta la convocatoria de movilidad estudiantil, para los estudiantes de licenciatura de la BUAP. Informes en http://www.relacionesinternacionales.buap.mx.

Después de la ceremonia, los cientos de jóvenes de intercambio se trasladaron al tercer patio del Edificio Carolino, para ser partícipes de un festejo, en el cual no faltaron las tradicionales chalupas y otros antojitos mexicanos. El colorido mexicano se mezcló con las banderas de Alemania, España, Colombia, Perú y Japón, por mencionar algunas. Las selfies con el Rector, el intercambio de números y acuerdos de reuniones posteriores, también tuvieron lugar.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 12 de agosto de 2018.

Página 1 de 100

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter