El dibujante e historietista ha fallecido a los 92 años. La muerte se debe a una crisis cardíaca que no tiene relación con el coronavirus, según ha informado la familia

Astérix y Obélix se han quedado huérfanos. Sobre todo Obélix, el chouchou, el preferido, de Albert Uderzo, creador junto con René Goscinny de los dos galos más famosos de la historia y del planeta. El dibujante ha fallecido este martes en su casa en París, a los 92 años, de “una crisis cardiaca sin relación con el coronavirus”, se ha visto obligada a precisar su familia en estos tiempos de epidemia mundial.

Hacía casi una década que Uderzo (Fismes, Marne, 1927) entregó el destino de la aldea gala que había asumido en solitario tras la muerte del guionista y compañero de aventuras y cómics Goscinny en 1977 a Didier Conrad y Jean-Yves Ferri, autores de los últimos cuatro álbumes de Astérix. “Confiar Astérix me desgarró un poco”, reconoció a Le Parisien a finales de 2018, en una de las últimas entrevistas que concedió. No es de extrañar. El pequeño guerrero de rubios bigotes y su orondo amigo pelirrojo repartidor de menhires marcaron su vida durante más de seis décadas, desde que nacieron de sus lápices y de la mente de su amigo y guionista Goscinny una calurosa tarde de verano de 1959 en el salón de su vivienda social en Bobigny, en las afueras de París. Nadie entonces imaginaba que esos personajes publicados inicialmente en la revista Pilote traspasarían lenguas, culturas y generaciones, como lo demuestran los más de 380 millones de ejemplares vendidos en 111 idiomas y dialectos.

¿El secreto de su éxito? Ni él mismo estaba seguro. “Es como si me preguntan por la receta de la poción mágica”, bromeó Uderzo en el diario parisino. Astérix y Obélix es un cómic “transgeneracional, tiene un espíritu independiente. "Reconozco que jamás he conseguido explicarme este éxito. ¡Nunca pensé que duraría tanto. René Goscinny decía: ‘Parecemos idiotas que no saben lo que han fabricado’. Pero no habríamos logrado nada sin trabajo. El éxito es, ante todo, horas y horas de trabajo”, sentenció.

De eso sabía Uderzo un buen rato. Autodidacta y amante de los personajes de Walt Disney, desde muy pequeño este hijo de inmigrantes italianos supo que quería ser dibujante, aunque la Segunda Guerra Mundial retrasó sus planes. Sin embargo, tras el conflicto bélico, Uderzo se mete de lleno en el mundo del cómic y crea sus primeros personajes: Flamberge, Clopinard, Zartan o Belloy el Invulnerable…, que poco a poco van afinando su estilo hasta hacerlo inconfundible, especialmente esos héroes de nariz rechoncha y que parecen “inflados con helio”, como solía decir con cariño de sus creaciones, especialmente Obélix. Tras la guerra, Uderzo trabaja como dibujante para France Dimanche y también para dos agencias de prensa, World Press e International Press, donde se encontrará con otros futuros grandes nombres del cómic francés, como Jean-Michel Charlier o Victor Hubinon. En 1951 propicia también el encuentro con alguien que marcará su destino, René Goscinny. “Yo tengo 24 años, él 25 y queremos rehacer el mundo con toda la inconsciencia y toda la audacia de nuestra juventud”, escribió Uderzo en su autobiografía, publicada en 2008 bajo el título Albert Uderzo se cuenta.

Junto con Goscinny y otros compañeros fundará, ocho años más tarde, la revista Pilote. En la página 20 de su primer número, el 29 de octubre de 1959, aparecen las primeras viñetas de Las aventuras de Astérix el galo. El éxito de ventas, 300.000 ejemplares vendidos el primer día, era una promesa de lo que estaba por venir.

En 1977, sin embargo, llega el gran golpe, personal y profesional. Su compañero y amigo, Goscinny, muere a los 51 años durante una prueba de resistencia en un chequeo de salud. Tras el duelo, Uderzo toma una decisión que generó cierta polémica entre los fans que querían que la serie terminase pero que no le restó un ápice de su éxito comercial: asumir íntegramente —diseño y guion— la serie de Astérix, para lo que crea la editorial Albert René. El éxito ininterrumpido le acabó dando la razón. Solo la entrega 35, la primera sin ninguno de los creadores originales, vendió 5 millones de copias en Francia. En España toda la serie ha pasado de los 24 millones.

Al final, solo la edad pudo con sus ganas de seguir dibujando. “Ya no tengo la mano para ello y eso me aflige”, reconocía, según recuerda Le Monde. Aunque no pudiera dibujar más, tuvo, hasta el final, la última palabra sobre Astérix y Obélix. Una de las últimas ideas que validó Uderzo fue la del “malo” del penúltimo álbum de sus sucesores Ferri y Conrad. Era Coronavirus, el campeón de las carreras de carro romanas al que se enfrentaron Astérix y Obélix en “Astérix en Italia”. El auriga no pudo con los irreductibles galos. Tampoco ha sido el virus del mismo nombre —casualidades de la vida— el que ha acabado con el padre de los héroes de varias generaciones.

Albert Uderzo, un ejemplo de resistencia

Fue un dibujante hiperdotado, capaz de cambiar su estilo con una facilidad apabullante

Unida a la invasión de los romanos puede ser una bonita metáfora de la situación que vive el planeta durante estos días: los coronavirus invasores lo intentan, pero nuestros aguerridos sanitarios nos defienden con la inteligencia y fuerza de Astérix y Obélix. El pequeño galo y su orondo compañero, creados por el guionista René Goscinny y el dibujante Albert Uderzo, son ya iconos de la cultura popular, símbolos para un imaginario colectivo necesitado de referentes.

Con la desaparición de Albert Uderzo, fallecido hoy martes a los 92 años, prácticamente se cierra una época, la de la revista Pilote, ese ejercicio de renovación que comandó junto a Goscinny, Jean-Michel Charlier, Mitacq, Hubinon, Greg o Sempé, por solo citar algunos. Una generación de autores que comandaron una lenta transformación del cómic francobelga hacia nuevas formas de entender la narración y los géneros. Solo por Astérix, Uderzo pasará a la historia del noveno arte como uno de los más grandes, sin duda, pero sería injusto no recordar que fue mucho más que el dibujante del pequeño galo.

Apasionado de Walt Disney, el dibujo animado al que se quería dedicar en sus inicios perdió un gran artista que ganó la historieta, y que se caracterizó por una plasticidad de estilos increíble. Quizás estemos más acostumbrados al trazo más caricaturesco de Astérix, compartido por muchas de las creaciones que desarrolló junto a Goscinny como Oumpah-Pah, Luc Junior, Jehan Pistolet, Poussin et Poussif, La Famille Moutonet o La Famille Cokalane. Pero Uderzo fue un dibujante hiperdotado, capaz de cambiar su estilo con una facilidad apabullante: buen ejemplo puede ser la serie que realizó junto a Charlier, Tanguy y Laverdure, aventura en el más puro estilo de clásicos americanos como Johnny Hazzard o Steve Canyon donde el francés desplegaba un dominio espectacular del dibujo realista, con un sentido de la acción envidiable.

Pero no solo hay que recordar a Uderzo por su arte, sino también por su incansable defensa de la profesión de autor de historietas. Goscinny, Charlier y él mismo fueron los primeros en reclamar que los derechos de autor debían ser respetados también en el cómic, reivindicando modelos existentes en la prensa que entendían que podían ser trasladados el mundo editorial de la bande dessinée, lo que le valió entrar en la lista negra de no pocos editores. Una actitud que volvería a mostrar en el largo pleito con Dargaud por los derechos de Astérix, una lucha que ocasionó no pocas sangrías entre los dibujantes franceses empujados por las editoriales, pero que mostró el camino a muchos otros y cambió las reglas del mercado. La creación de Ediciones Albert René fue también muestra de su evidente olfato empresarial, que ya había demostrado años antes con la creación de la agencia periodística y publicitaria ÉdiPresse/ÉdiFrance.

Y no debemos olvidar su último gesto: al final de su vida tuvo la mirada abierta para entender que sus personajes formaban parte de la memoria de la sociedad y que tenían que seguir más allá de sus creadores.

El País
Silvia Ayuso
Álvaro Pons
Madrid / Paris
Martes 24 de marzo de 2020.

La 36ª entrega de la saga, 'El papiro del César', llegará a las librerías el 22 de octubre

Astérix y Obélix preparan su regreso con un nuevo volumen que llegará a las librerías el 22 de octubre en una quincena de países a la vez, incluida España, donde será publicado por la editorial Bruño. La 36ª entrega de la saga, creada por René Goscinny y Albert Uderzo en 1959, se titulará El papiro del César y resucitará al enemigo más temible y respetado de sus dos protagonistas. La editorial francesa Albert René ha revelado este lunes las primeras viñetas de este nuevo volumen. Su argumento todavía es impreciso, pero se sabe que está inspirado por los siete volúmenes de los Comentarios a la guerra de las Galias, que el propio Julio César firmó de su puño y letra.

En sus crónicas, el líder político y militar romano describió las batallas que acontecieron durante los nueve años que pasó combatiendo a los ejércitos autóctonos que se oponían a la dominación romana de la Galia. Aunque también pudo haber exagerado algunas de sus proezas, como apunta una de las viñetas desveladas ayer. “¿Quiénes de ellos van a protestar? ¡Son todos analfabetos! Tu libro dará fe de que has conquistado toda la Galia y el Senado aceptará financiar tus otras conquistas…”, dice un personaje situado fuera de plano. “Es cierto que Julio César amplificó algunos acontecimientos para favorecer sus intereses ante el Senado romano. Eso pudo haberse vuelto en su contra”, afirmaba ayer Uderzo a Le Figaro, dando pistas sobre la historia.

Detrás de El papiro del César se encuentra el nuevo tándem creativo a cargo de la saga, formado por el dibujante Didier Conrad y el guionista Jean-Yves Ferri, contratados en 2011 tras la venta de la editorial de Uderzo al grupo Hachette. Será su segundo volumen como coautores tras Astérix y los pictos, publicado en 2013, del que se vendieron 5 millones de ejemplares alrededor del mundo. En total, la saga ha sido traducida a 111 idiomas y vendido más de 350 millones de álbumes en el último medio siglo, 24 de ellos en España y Latinoamérica.

El nuevo álbum sigue una regla no escrita en el universo de Astérix: un libro tenía lugar en Armorica y el siguiente, en un país exótico. Tras recorrer los paisajes escoceses en el anterior volumen, El papiro del César tendrá lugar en la irreductible aldea gala de los protagonistas, aunque también contará con numerosas escapadas a la capital del Imperio Romano. Será el vigesimotercer volumen protagonizado por César, presente en la saga desde su primer tomo, Astérix el Galo. El trazo con el que fue dibujado fue transformándose a lo largo de la serie, lo que supuso otro reto para el nuevo dibujante. “Cambió mucho según el álbum. Entre el primer y el último volumen, el tamaño del César prácticamente se multiplicó por dos. He intentado utilizar un estilo intermedio que reagrupe las cualidades de todas las épocas, para que sea reconocible para todo el mundo”, explicaba Conrad este lunes. El dibujante también ha procurado no reírse más de la cuenta de ese villano. “César siempre es representado de forma bastante respetuosa. En la época de Astérix y Cleopatra fue algo más caricaturizado, pero desde entonces Uderzo lo dibujó más digno”, afirma el nuevo ilustrador, para quien César representa “una figura histórica que debe ser respetada”.

Por su parte, Uderzo dice “no haber querido incordiar” a los nuevos responsables de la saga, pese a haberles dado alguna indicación en momentos de duda. “Les hago de brújula y a veces corrijo la posición de algún personaje. Ese es, de ahora en adelante, mi papel”, afirma el dibujante, de 88 años. El papiro del César será también el primer volumen publicado tras la reconciliación de la familia Uderzo, enfrentada en una guerra judicial desde 2007 a causa de la voluntad del visitante de vender su editorial al grupo Hachette y permitir que otros siguieran ideando nuevas aventuras para Astérix tras su muerte.

Su hija Sylvie se opuso durante meses a la transacción, que comparó con “rendirse ante el Imperio Romano”. Terminó aceptando vender sus acciones a Hachette por una cantidad estimada en 12,7 millones de euros, la misma suma que su padre había obtenido meses atrás. Pero, acto seguido, denunció al entorno de Uderzo por “abuso de debilidad”, una acusación que permite proteger a los ancianos y discapacitados en situación de debilidad psicológica. Les acusaba de haber incidido en la decisión de vender la editorial familiar. Uderzo y su esposa denunciaron, a la vez, a su hija y a su yerno por “violencia psíquica". Ambas partes llegaron a un acuerdo en septiembre de 2014.

Uderzo, hijo de inmigrantes italianos que creció en un piso sin agua corriente de la empobrecida periferia de París, contaría hoy con un patrimonio estimado en más de 30 millones de euros. Una cifra que no incluye su archivo de planchas de la saga de Astérix y Obélix. En marzo, uno de sus originales fue vendido por 150.000 euros en una subasta en París. Uderzo contaría con un millar de ellas en sus archivos personales.

El País
Álex Vicente
París, Francia
Martes 4 de agosto de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter