Los dirigentes de la izquierda reunidos en Buenos Aires celebran la libertad de Lula da Silva



Alberto Fernández tuvo su baño de izquierdas. Como anfitrión en Buenos Aires de la segunda reunión del Grupo de Puebla, el presidente electo de Argentina recibió la “antorcha del progresismo latinoamericano”, como le dijo el expresidente de Colombia, Ernesto Samper. Lo arropaban otros exmandatarios, entre ellos Dilma Rousseff y el paraguayo Fernando Lugo. Las estrellas que dominaron la escena política regional durante el inicio del siglo están de vuelta. Y llenos de optimismo, después de “años en los que estábamos agobiados porque pensamos que el conservadurismo había llegado para quedarse”, afirmó Fernández, proa de un giro ideológico que avizoran indetenible tras la llegada al poder de López Obrador en México y, ahora, del kirchnerismo en Argentina. La apertura, este sábado, de las reuniones del Grupo Puebla tuvo también un protagonista ausente, el recién liberado Lula da Silva. El brasileño envió un saludo grabado desde Brasil, en el que insistió en que su compromiso será ahora “construir una América Latina grande”.

El Grupo de Puebla se presenta como una comunión de 32 dirigentes que “se representan a ellos mismos y buscan acuerdos regionales”, explicó el exdiputado chileno Marco Enríquez Ominani, uno de sus principales promotores. “No somos un grupo de activismo político, pero tampoco somos un grupo de reflexión monástica; no estamos en un monasterio. Queremos actuar para desarrollar una agenda progresista en América Latina”, aclaró Samper. Mucho ha pasado desde aquel primer encuentro en Puebla, México, en julio pasado. El segundo en Buenos Aires encuentra a Chile y Ecuador movilizados y a Bolivia, en un proceso electoral repudiado por la oposición.

La libertad de Lula da Silva en la víspera le dio un impulso inesperado. La sintonía entre Fernández y Lula es inocultable. El líder peronista lo visitó en la cárcel durante la campaña, incluso contra aquellos que le advirtieron de los riesgos de azuzar la ira del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. “Estuve una hora con Lula. Venían los guardias para decir que se acababa el tiempo y Lula los retaba. Me dijo dos o tres veces “Voce tem que ganhar na Argentina”. Cumplí, Lula, gané en Argentina y vamos a poner a Argentina de pie. Feliz estoy de que Lula esté libre”, afirmó Fernández.

El brasileño devolvió el cumplido a la distancia: “Cuando vi que Fernández había ganado, sentí que yo había ganado en Brasil (…) Estoy libre, con muchos deseos de luchar. Tengo el objetivo en la vida de constituir una integración regional muy fuerte”. La expresidenta Dilma Rousseff destacó la importancia política de esta nueva conjunción de líderes. “Lula libre, pudiendo andar por Brasil, puede construir la vuelta a la democracia y la paz. Y la elección de Alberto cambia las condiciones, porque revierte la ola conservadora” en la región.

Hasta donde se detendrá esa ola es por ahora fruto de especulaciones. El Grupo de Puebla considera que las revueltas en Chile son evidencia de un pueblo “que se levantó contra la desigualdad”, pero al mismo tiempo considera que Bolivia enfrenta a “una clase dominante que no resiste que el poder esté en manos de un presidente que se parece a los bolivianos”, como dijo Fernández. Será clave la relación entre Argentina y Brasil, condicionada por el apoyo público que el presidente electo de Argentina da a Lula.

En la previa de la reunión, el colombiano Samper consideró que es posible una integración regional, las dos palabras que más sonaron este sábado en Buenos Aires, que prescinda de Brasil. “Brasil ha decidido bailar con otra”, apuntó, en referencia a Estados Unidos. Pero la dependencia económica que tiene Argentina con su socio mayor del Mercosur supone un límite al optimismo del colombiano. Fernández puso más tarde blanco sobre negro. “La unidad entre Brasil y Argentina es indisoluble, ningún gobierno de coyuntura lo puede arruinar, es el eje de la unidad de América del sur, entre los dos tenemos el 70% del PIB sudamericano”, aseguró.

Alberto Fernández reveló que en la mañana del sábado había mantenido una “espléndida” conversación de “casi una hora” con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. “Hablamos de los problemas del continente. Y sentí que Macron entendía lo que pasaba en Bolivia, y le conté lo que pasa en Chile, y le dije que el milagro chileno es que no se hubiesen rebelado antes”, dijo Fernández. La conversación fue la respuesta natural a una carta que Macron envió a Fernández el 30 de octubre, donde lo felicita por su triunfo electoral y le dice que le “complacería mucho recibirlo en Francia en cuanto su agenda lo permita”. “Su visita será una oportunidad para destacar la riqueza que entraña la relación entre nuestras dos naciones”, escribió el presidente francés. El viaje a París está en agenda, aunque dependerá de que se pueda encontrar un hueco en el calendario antes del cambio de mando, previsto para el 10 de diciembre.

La publicidad que Fernández dio a su comunicación con Macron es un dato político. Más allá de la gran integración regional que promueve el Grupo de Puebla, el nuevo Gobierno argentino deberá resolver cuestiones relacionadas con el Mercosur, el mercado común que mantiene con Brasil, Paraguay y Uruguay. Bolsonaro ha amenazado con dinamitar el Mercosur como parte de la guerra que ha declarado a Fernández, todo con el telón de fondo del acuerdo de libre comercio que el bloque sudamericano cerró este año con la Unión Europea.

El presidente de Brasil puso en duda la disposición argentina de honrar ese pacto, firmado por Mauricio Macri en el ocaso de su mandato, pero si Fernández logra una buena sintonía con Macron fortalecerá su posición ante Brasilia. Es justamente en Francia donde el acuerdo Mercosur-Unión Europea, pendiente de su aprobación en los respectivos parlamentos nacionales, encuentra más reparos.

El Pais
Federico Rivas Molina
Buenos Aires, Argentina
Domingo 10 de noviembre 2019.


El presidente electo fue entrevistado por el exmandatario ecuatoriano, quien también forma parte del Grupo de Puebla. Más tarde ofreció una clase magistral para estudiantes de la UNAM titulada "Desafíos de América Latina".


La agenda de Alberto Fernández en México en el marco de su primer viaje como presidente electo continuó este martes con un encuentro con el exmandatario de Ecuador, Rafael Correa, y una conferencia ante estudiantes de la Universidad Autónoma de México (UNAM) que tuvo como título “Desafíos de América Latina”.

Un día después de visitar al presidente local en el Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador, y de cenar con empresarios mexicanos, Fernández fue entrevistado por Correa en la previa de la charla que ofrecio frente a cientos de personas en el el Antiguo Colegio de San Ildefonso, en el marco de un ciclo organizado por la UNAM.

Correa, que reside junto a su familia en Bélgica, viajó especialmente a México para grabar un capítulo de su programa de entrevistas televisivas con Fernández como invitado, cuyo triunfo electoral definió como un "vendaval de esperanza" para América Latina.

Tanto el ecuatoriano como el argentino se hospedan en el mismo hotel, Camino Real, y el encuentro entre ambos fue gestado por el excandidato presidencial de Chile Marco Enríquez Ominami, uno de los fundadores del Grupo de Puebla.

Al igual que Fernández, Correa integra el Grupo de Puebla, el foro de líderes progresistas de América Latina de reciente aparición, que nació en contraposición al "Grupo de Lima", donde confluyen gobernantes de orientación más liberal.

El ecuatoriano fue invitado al encuentro del Grupo de Puebla que tendrá lugar en la Ciudad de Buenos Aires entre el 8 y el 10 de noviembre (se desconoce si será de la partida), y es uno de los dirigentes latinoamericanos que defiende al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en medio de los fuertes cuestionamientos que recibe por la crisis política y social que enfrenta ese país desde hace varios años.

El Grupo de Puebla, que también integra el ecuatoriano, reúne a los líderes regionales que buscan hacer frente al "neoliberalismo" a través del impulso al "progresismo", al tiempo que pretende que la situación venezolana sea resuelta pacíficamente, sin una intervención directa de otros Estados ni con un bloqueo económico.

El encuentro de este Grupo en Buenos Aires contará con la presencia de Fernández, de la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff, el exmandatario colombiano Ernesto Samper, el excandidato presidencial brasileño Fernando Haddad y el el chileno exsecretario general de la OEA José Miguel Insulza.

También están invitados el expresidente uruguayo José "Pepe" Mujica, el candidato presidencial del Frente Amplio de ese país, Daniel Martínez, el expresidente paraguayo Fernando Lugo, y el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera.

En la conferencia, el presidente electo consideró que los líderes de América Latina tienen que "todo para darle al continente la igualdad que no tiene".

"La primera bocanada de aire fresco que hubo en América Latina fue el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, que volvió a mirar al sur", consideró el referente del Frente de Todos.

En el evento organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fernández expresó: "Nosotros fuimos distintos, como México, porque les dimos derechos a los que estaban postergados".

"No miren al norte, miren a Europa, debemos estar unidos en economías regionales. Voy a trabajar incansablemente en unir a América latina en un solo continente. Se que no estoy solo", remarcó el mandatario electo.

Además, volvió a pedir por la libertad de Luiz Inácio Lula Da Silva, y señaló: "Lula quizás esté preso porque consiguió que más de la mitad de los brasileños sean parte de la clase media. Hasta entonces predominaba la pobreza y un sector muy chiquito concentraba la riqueza".

"A Cristina (Kirchner) la salvaron una serie de cosas: no pudieron avanzar porque las pruebas eran inexistentes, porque el pueblo la eligió y le dio fueros y porque detrás estaba el peronismo", subrayó Fernández sobre la vicepresidenta electa.


Alberto Fernández a Correa: "Tal vez México y Argentina puedan construir un eje que reviva de vuelta la unidad de Latinoamérica"


Este nuevo capítulo de 'Conversando con Correa' ha resultado ser la primera entrevista que ha dado el presidente electo de Argentina a un medio internacional.
En el nuevo episodio del programa 'Conversando con Correa', el exmandatario ecuatoriano ha entrevistado al presidente electo de la República de Argentina, Alberto Fernández, con quien ha discutido un amplio abanico de temas que incluyeron la situación social y económica en Argentina, la historia y actualidad del peronismo, así como varios problemas que enfrenta la región, en general, a día de hoy.

El peronismo contra el antiperonismo
Discutiendo por qué el camino del desarrollo económico de Argentina no ha resultado ser tan exitoso como el de algunos países occidentales, como Australia, cuyo ingreso per cápita a inicios del siglo XX era casi similar, Alberto Fernández ha subrayado que se debe a "un debate de muchos años donde se enfrenta una sociedad que quiere crecer y una sociedad que se conforma con el statu quo logrado: cierto patriciado, cierto sector dominante de las sociedades que lo que más necesitan es que nada cambie porque allí está su ventaja".

El presidente electo ha indicado que en Argentina hasta el día de hoy "sigue la pelea" entre el peronismo ("los que queremos una sociedad más igualitaria") y el antiperonismo ("los que quieren preservar sus privilegios" y sus "ventajas").

En este sentido Fernández se ha hecho eco del libro de Alejandro Grimson '¿Qué es el peronismo?', donde el autor plantea la idea de que el día que nació el peronismo, nació el antiperonismo. "Y mientras el peronismo viva va a ser siempre una amenaza para ciertos sectores de la sociedad que se van a abroquelar (defender) tratando de preservar sus privilegios", ha indicado, agregando que "el peronismo gana, pero siempre hay un tercio de la Argentina que reacciona contra el peronismo". "Lo acabamos de ver con Macri", ha subrayado.

"El milagro de Chile es la paciencia de los chilenos"
Dicho dilema tiene lugar no solo en Argentina, sino que "el debate sigue siendo exactamente el mismo [...] en muchos lados de América Latina", señala Fernández. "Es lo que uno ve en Chile", donde "los dirigentes más progresistas […] no podían resolver el problema de la igualdad", por lo que "en verdad el ingreso chileno quedaba concentrado en muy pocas manos", ha indicado.

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
El 'milagro chileno' no es la economía de Chile, el milagro de Chile es la paciencia de los chilenos
Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
"Y solo falta que el 1% de Chile se lleve el 30% del ingreso para que Chile explote", ha aseverado, señalando que durante "todos estos años […] uno miraba la desigualdad que había en Chile, y decía: 'El 'milagro chileno' no es la economía de Chile, el milagro de Chile es la paciencia de los chilenos'".

El presidente electo ha reiterado que la razón de las protestas antigubernamentales que vive estos días la nación chilena "no fue el aumento del [pasaje del] metro, fue la enorme desigualdad que hay".

La Argentina que deja Macri
El nuevo mandatario electo ha constado que la situación económica de Argentina está bastante grave y la nación enfrenta "problemas que jamás se nos ocurrió que podríamos tener". Esto se debe a las políticas del actual jefe de Estado, Mauricio Macri, quien desde el 2015 infló la deuda externa nacional del 38% del PIB (el 13% en dólares), hasta el 95% del PIB.

"El Fondo Monetario Internacional le prestó a Macri 57.000 millones de dólares, que representa el 60% de lo que tiene prestado al mundo", ha denunciado Fernández, agregando que el FMI lo hizo "para que Macri pudiera sostenerse".

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
El FMI le prestó a Macri 57.000 millones de dólares, el 60% de lo que tiene prestado al mundo
Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
"La campaña política más cara de la historia de la humanidad es la de Macri. A los argentinos nos costó 57.000 millones de dólares", ha insistido el mandatario electo y ha reiterado que "el estado en el que estamos tiene culpa Macri y tiene culpa el FMI".

Fernández ha recordado que Argentina siempre ha pagado sus deudas: entró en el FMI en 1957 y en el 2005 pagó el 100% de los 9.800 millones de dólares prestados.

"Nos sacamos de encima ese tema", pero luego solo "en un año Macri tomó [prestado del FMI] casi 60.000 millones de dólares", ha reiterado el presidente electo para que "la comunidad de naciones libres vea lo que ha pasado" en Argentina y "que no es un capricho de Alberto Fernández decir lo difícil que enfrentamos".

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
Nosotros no somos como Macri, nosotros no mentimos. Y nosotros no podemos pagar en las condiciones que está la economía argentina

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
"Porque Argentina siempre ha hecho honor a sus deudas. Inclusive cuando fuimos al 'default' nosotros dimos un plan de pagos, no dijimos: 'No pagamos más'. Y salimos pagando, y ahora debemos hacer lo mismo", ha indicado Fernández, pero sostiene que lo que "el mundo tiene que entender es que nosotros no somos como Macri, nosotros no mentimos. Y nosotros no podemos pagar en las condiciones que está la economía argentina".

"La economía argentina se tiene que recuperar, tiene que volver a producir, tiene que volver a exportar y de ese modo tendrá dólares para hacer frente a sus obligaciones", ha aseverado, lamentando que "hoy nada de eso ocurre".

"Macri va a dejar 5 millones de nuevos pobres, el 40% de la población argentina debajo de la línea de pobreza. Ese es el resultado de Macri", ha señalado Fernández, añadiendo que tiene "muchas expectativas" de que Argentina va a poder salir adelante. "Básicamente porque tenemos la verdad. Y porque todos saben que han sido cómplices, que el Fondo [Monetario internacional] ha sido cómplice de lo que ha pasado", ha declarado.

El presidente electo ha indicado que en el 2015 Macri pudo ganar las elecciones, porque el campo popular desde el año 2013 empezó a dividirse. No obstante, "después de que Cristina [Fernández de Kirchner] perdiera las elecciones [legislativas] de octubre del 2017, volví a hablar con ella", ha recordado Fernández, "y en esa primera reunión le dije: 'Nosotros no podemos seguir divididos, porque eso solo es hacerle un favor a Macri'. Y favorecer a Macri es lastimar a los argentinos. Y empezamos el trabajo de la unidad".

"Empezamos un trabajo con Cristina de convocar a todos, y todos tuvieron la buena voluntad de acercarse y de volver a sumarse. Y todos entendimos que la no unión nuestra conducía una vez más a la derrota del campo popular", ha concluido.

Hacia la integridad de Latinoamérica
En el marco de la discusión acerca de la situación en la región, el presidente electo de Argentina ha lamentado que "América Latina vive un proceso de desintegración creciente" con múltiples "acuerdos regionales que ninguno se respeta", entre ellos el Acuerdo del Pacífico, el Pacto Andino, el Mercosur y la Unasur.

"Está todo disperso, nos han dividido peligrosamente", ha aseverado. Con ello, Fernández indicó que está dispuesto a usar el tiempo que le haga falta para volver a construir la Unasur —de cuya destrucción "se hicieron cargo los poderes dominantes"— porque, dice, la unidad del continente es el modo que tiene América Latina para enfrentar la globalización. "No hay otro modo", ha asegurado.

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
Nosotros más que nunca tenemos que trabajar en ese proceso integrador
Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
En este contexto, el presidente electo ha revelado que en el marco de una "muy buena y muy larga reunión de 4 horas" que recientemente mantuvo con el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, la integridad de la región fue el tema central.

"Tal vez el país más norteño de la América Latina y el país más al extremo sur de América Latina puedan construir un eje que reviva de vuelta la unidad", ha compartido sus planes Fernández, ampliando que para ello hay que trabajar en ese proceso integrador y que "México vuelva a mirar al sur".

Intentos de hacer política a través de los juzgados
Durante la entrevista, Alberto Fernández, que es profesor de Derecho Penal, ha compartido su punto de vista acerca de los intentos de varias partes de influir en la política de Latinoamérica a través de la persecución judicial o la guerra jurídica.

"Mi padre era juez de la Cámara del Crimen. […] Y yo aprendí de mi padre la importancia de la justicia", ha revelado el político.

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
Para mí, en el Estado de derecho, el respeto a las libertades, el respeto al debido proceso y una justicia independiente son reglas absolutas
Alberto Fernández, presidente electo de Argentina
En este sentido, Fernández destacó que en Latinoamérica fracasaron tres cosas:

La justicia dejó de ser independiente y empezó a ser manipulada por el poder
Fracasó el debido proceso legal que exige que uno tenga un juicio transparente donde se pueda probar la inocencia en libertad
La prisión preventiva se convirtió en regla
"Y finalmente, la justicia, por todo esto, dejó de ser independiente y empezó a servir al poder de turno" en varios lugares de América Latina, incluido Chile, "pero hay tres focos", donde resalta este deterioro del sistema judicial: Brasil, Argentina y Ecuador, ha aseverado Fernández.

Así, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, "ha sido acusado de tener un departamento que supuestamente le dio una empresa constructora, subsidiaria de Odebrecht", pero no existe ni una prueba documental "que diga que efectivamente Lula compró ese inmueble", dice Fernández.

De acuerdo con el político, el uso indebido de la justicia "en Ecuador, en Brasil y en Argentina se ha visto con toda claridad", pero en Brasil se ha manifestado de una forma "escandalosa". "El juez que condena a Lula, diciendo que aunque no tiene pruebas fidedignas, tiene la íntima convicción de que Lula era el dueño, así lo condenan; ese juez hoy es ministro de Justicia de Bolsonaro", ha resaltado Fernández.

"[El presidente de Brasil, Jair] Bolsonaro yo sé que está enojado conmigo porque yo pido por la libertad de Lula, pero lo lamento mucho: yo soy un hombre de derecho, y donde veo una injusticia, la marco. Eso lo aprendí de mi padre", subraya.

Prensa en Argentina
En el contexto de la libertad de prensa y de cómo influye en la opinión pública, el presidente electo ha indicado que gracias a un debate social muy fuerte que hubo cuando se estableció la Ley de Medios en época de Cristina Fernández de Kirchner "los argentinos hoy sabemos, cuando leemos o cuando escuchamos, quién está detrás del que está hablando o escribiendo".

El político ha subrayado que a pesar de que esta ley posteriormente fue derogada virtualmente por Macri y pasaron los años, "sabemos qué interés está detrás del diario 'tal, tal' y del diario 'tal'". "Esto en Argentina está muy claro", lo que representa "un gran avance", ha aseverado.

En consecuencia, aunque en la prensa durante 4 años de mandato de Macri "dijeron de Cristina las peores cosas", Fernández y sus partidarios lograron ganar las elecciones, "porque no se puede engañar a todos todo el tiempo".

RT
Ámbito.com
Ciudad de México
Jueves 7 de noviembre 2019.


Con los primeros datos oficiales a partir de las 9:00 de la noche, el candidato del Frente de Todos se impone y, por ahora, evita el 'balotage'.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se impone en las elecciones presidenciales de Argentina con el 47,24 % de los votos frente al mandatario Mauricio Macri, quien obtiene el 41,37 % según el conteo provisorio, y de esta forma el dirigente peronista ganaría los comicios en primera vuelta.

En efecto, para evitar el 'balotage' la oposición debe obtener al menos el 45 % de los sufragios afirmativos, o el 40 % y una diferencia superior a los diez puntos con su contrincante más cercano.

Miles de personas frente al centro de campaña de Alberto Fernández, en el barrio de Chacarita, Ciudad de Buenos Aires (Argentina), el 27 de octubre del 2019. / Leandro Lutzky / RT
Así, se acorta la brecha obtenida en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, cuando Fernández logró el 49,49 % del apoyo popular, mientras que Macri obtuvo tan solo el 32,93 %. Sin embargo, por ahora no le alcanza al oficialismo para conseguir la segunda vuelta.  

Los números momentáneos se dieron a conocer recién a partir de las 21 (hora local), cuando se levantó la prohibición de publicar encuestas y proyecciones sobre el resultado electoral. Por el momento, se cargó la información del 73,03 % de las mesas.

Provincia de Buenos Aires

En el distrito más poblado del país, el kirchnerismo obtiene un abultado triunfo: el candidato a gobernador Axel Kicillof logró el 52,05 %, mientras que María Eugenia Vidal solo consiguió el 38,67 %.

Ciudad de Buenos Aires

En la capital argentina, un distrito históricamente adverso para la centroizquierda, el postulante macrista para ocupar nuevamente la Gobernación, Horacio Rodríguez Larreta, acumula el 55,44 % del apoyo, mientras que el candidato del peronismo, Matías Lammens, logra tan solo el 35,47 %.

RT
Buenos Aires, Argentina
Domingo 27 de octubre 2019.


En el Congreso Internacional de la Lengua Española, Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica (FCE), alertó contra "la fuerza demoniaca" del neoliberalismo y afirmó que está en busca de que mediante libros baratos se lleve a la realidad el sueño bolivariano guevarista.

"Se los recomiendo, compañeros argentinos, sálganse rápidamente del neoliberalismo, el neoliberalismo es una fuerza demoniaca que destruye países, ciudadanos, sálganse de ahí. Lo hemos vivido en México y no saben lo rico que se siente salirse de la lógica del neoliberalismo en materia del mundo el libro y hacer la búsqueda de una trasnacional latinoamericana que convierta el viejo sueño bolivariano guevarista en la nueva realidad", afirmó.

Taibo II, presentado como nacido en España, pero nacionalizado mexicano en 1984, participó en una mesa sobre "Lengua e interculturalidad", en donde expuso una historia del influjo que tuvo en México la industria editorial de Cuba, España y Argentina, pero que decayó por las crisis económicas y por la dictadura, la argentina, y porque se metió a los libros a las leyes del mercado.

"El precio de los libros se ha vuelto prohibitivo para masas enormes de lectores jóvenes que no tienen capacidad de acceso al libro. No es la decisión insularizar una decisión voluntaria, es que no les funcionan las reglas del mercado; por lo tanto, tenemos que salirnos del encuadre neoliberal rápidamente", afirmó entre aplausos de los argentinos que continuamente se quejan del mal camino de la economía.

En la mesa también participaron los escritores Benjamín Prado, de España, y Alonso Ruiz, de Perú.

La moderadora, la argentina Marcela Romano, le preguntó a Taibo sobre el proyecto de edición de libros a bajo costo en una serie titulada "Vientos del pueblo".

"La pensé hace 50 años y a la mínima oportunidad la edité", afirmó antes de precisar que costarán menos de 40 pesos argentinos (menos de un dólar) y que serán distribuidos en este país.

'No tengo ningún conflicto con España'

Paco Ignacio Taibo II, de origen español, director del Fondo de Cultura Económica, afirmó que no tiene ningún conflicto con España, a quien el Gobierno mexicano ha urgido que pida perdón por los crímenes de la Conquista.

"Mi héroe en lo que se ha dado en llamar la Conquista es Gonzalo Guerrero, que naufragó en las playas equivocadas de Yucatán, lo capturaron los mayas y terminó peleando de lado de los indígenas y esa es mi posición. No tengo ningún conflicto con ella, no me vas a sacar más que eso", afirmó antes de participar en el Congreso Internacional de la Lengua Española.

"Mi problema no consiste entrar en estos debates ni en estas definiciones", sostuvo.

Reforma
Ciudad de México
Córdoba, Argentina.
Lunes 01 de abril de 2019.


Reuters.- La selección francesa de fútbol aprovechó el sábado una brillante actuación de Kylian Mbappé, quien marcó dos goles para que su equipo derrote 4-3 a Argentina y clasifique a los cuartos de final del Mundial.

En la instancia de los ocho mejores, Francia chocará con el ganador del partido que más tarde el sábado disputan Uruguay y Portugal.

Francia abrió el marcador a los 13 minutos gracias a un tiro penal que Antoine Griezmann ejecutó bajo y con precisión tras una falta de Marcos Rojo sobre Mbappé.

El elenco europeo dominó el balón durante el primer tiempo y Argentina no lastimaba, pero a los 41 minutos el elenco “albiceleste” igualó con un golazo de Angel Di María, quien sacó un potente remate al ángulo desde fuera del área tras recibir el balón sin marca.

Gabriel Mercado puso el 2-1 a los 49 minutos al conectar un remate de Lionel Messi en el área.

Francia igualó a los 57 con un tremendo remate desde fuera del área de Benjamin Pavard.

Mbappé marcó el tercer gol francés a los 63 minutos al definir con un zurdazo cruzado tras recoger un rebote en un rival de un remate de un compañero.

Y el joven atacante puso el 4-2 cinco minutos después un una jugada que empezó en el área propia. Entró en diagonal y definió cruzado con un remate que dejó sin reacción al arquero Franco Armani.

Sergio Agüero descontó para Argentina de cabeza a los 93 minutos.

Reuters
Moscú, Rusia
Sábado 30 junio 2018.


Moscú.- La “Albiceleste” está al borde del abismo tras la derrota de 3-0 ante Croacia y ahora depende de lo que hagan Islandia y Nigeria

Ciudad de México.-Argentina está al borde de la eliminación del Mundial de Rusia 2018, luego de caer 3-0 ante Croacia en actividad del Grupo D.

Wilfredo Caballero equivocó su despeje y Ante Robic lo aprovechó para marcar un golazo al 53’, luego de una tremenda volea.

Después, Luka Modric realizó otra joya de gol al 80' con un disparo desde media distancia, mientras que Ivan Rakitic sentenció el encuentro al 90+1' al aprovechar la falta de respuesta de la zaga "albiceleste".

Con este marcador, Croacia llega a seis unidades sella su pase a Octavos de Final y Argentina se queda con un punto, dejando su futuro en las manos de Islandia y Nigeria.

Excélsior
Moscú, Rusia
Jueves 21  junio 2018.


•    La corrupción inhibe las inversiones extranjeras en América Latina porque compañías transnacionales o de otras regiones optan por no involucrarse

•    Instancias de transparencia y rendición de cuentas son pilares para que las economías puedan crecer, los países de la región tienen que fortalecer esos sistemas


México.- Los recientes escándalos relacionados con la constructora brasileña Odebrecht es una muestra de que América Latina aún afronta grandes desafíos de la corrupción sistemática.

"Es una pena escuchar cada semana un nuevo escándalo en algún país latinoamericano por algún político relacionado con Odebrecht", sostuvo el investigador Jorge Sánchez Tello, de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), un centro del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En entrevista con Xinhua, el experto dijo que los sobornos de Odebrecht en una decena de países de América Latina, un caso originalmente destapado en Brasil por una pesquisa anticorrupción llamada "Lava Jato", exhibieron que la región carece de un Estado de derecho robusto.

En Perú, el mayor escándalo de corrupción en la región de los últimos años ya derivó en una orden de arresto contra el ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006), y llevó a la cárcel preventiva al ex presidente Ollanta Humala (2011-2016) y su esposa, Nadine Heredia, por imputaciones de recibir 3 millones de dólares de Odebrecht para su campaña electoral.

La semana pasada el actual vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue condenado a seis años de cárcel luego de que la Fiscalía lo acusó de haber recibido sobornos por 13,5 millones de dólares para beneficiar a Odebrecht con contratos del Estado en cinco proyectos de sectores estratégicos, mientras hay pesquisas en curso en Colombia, Venezuela y México, entre otros.

"Esto se debe justamente a que en América Latina no se ha construido el Estado de derecho, es la principal causa", expresó Sánchez Tello.

"América Latina ha tenido gobiernos de izquierda, derecha, centro, populistas, tecnócratas, pero la corrupción sigue porque no ha existido alguien en los últimos 50 años que realmente quiera crear instituciones para aplicar la ley", lamentó.

El investigador consideró que la debilidad institucional abre la puerta a que políticos o funcionarios aprovechen su cargo para beneficiarse con negocios ilícitos, una situación que en México ha quedado demostrada con varios casos de ex gobernadores encarcelados o buscados por presuntamente desviar recursos públicos.

La constructora brasileña contaba incluso con un departamento especializado en los sobornos a funcionarios de los países a cambio de obtener negocios en infraestructura, recordó.

Sánchez Tello expuso que es común que empresas accedan e incluso estén acostumbradas a pagar dádivas en los países de la región para trámites o permisos, como licencias para construcción, porque es algo que piden funcionarios de cualquier nivel de gobierno.

La corrupción inhibe las inversiones extranjeras en América Latina porque compañías transnacionales o de otras regiones optan por no involucrarse, además de que a la par dificulta la recaudación debido a que la población desconfía que sus impuestos sean destinados a servicios, subrayó.

Al respecto, el director de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México, Hugo Beteta, señaló que el fortalecimiento del Estado de derecho y las instituciones es fundamental para un desarrollo de la economía.

Instancias de transparencia y rendición de cuentas son pilares para que las economías puedan crecer, por lo que los países de la región tienen que fortalecer esos sistemas, agregó en entrevista con Xinhua.

"Las instituciones de combate a la corrupción son fundamentales para la inversión, para el crecimiento y para el funcionamiento y la sostenibilidad social de las políticas", expuso Beteta.

En tanto, para el investigador adjunto del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, Guo Cunhai, la "corrupción en América Latina ya no es un fenómeno esporádico, sino sistemático".

"La serie de escándalos de corrupción en América Latina agudizará las perturbaciones políticas de la región, lo cual dificultará la configuración de nuevas políticas económicas destinadas a estimular el desarrollo latinoamericano y seguramente dejará un impacto negativo a la economía de América Latina", expresó a Xinhua.

Guo agregó que "si bien muchos países latinoamericanos cuentan con un marco jurídico relativamente completo, la aplicación de la ley todavía es bastante débil en algunos países".

Por su parte, el analista argentino Rosendo Fraga dijo a Xinhua que la lentitud de la Justicia argentina para abordar los casos de corrupción, con procesos que demoran en promedio 14 años, genera escepticismo en la opinión pública, la que termina relegando la importancia de ese tema por detrás de cuestiones "urgentes", como la economía y la inseguridad.

Algo similar ocurre en Perú, donde la justicia ha procesado desde 2012 a 12.000 funcionarios de diversos niveles de la administración pública por presuntos actos de corrupción y de ese total ha admitido denuncias contra 1.500, según informó recientemente el contralor general del país, Nelson Shack Yalta.

"En el período 2009-2017, durante el gobierno de los dos contralores que me han antecedido, se procesaron ante la Justicia penal más de 16.000 funcionarios; de éstos, solo 61 fueron condenados", anotó el funcionario.

Xinhua
Luis Brito, Pei Jianrong y Juan Manuel
Ciudad de México
Viernes 22 de diciembre de 2017.


Cuatro vehículos no tripulados ya rastrillan en la profundidad. Además, 6 barcos y 3 aviones recorren la zona. Los detalles.

Submarino desaparecido ARA San Juan

Una explosión. Eso fue lo que comunicó hoy a la mañana, en su primer parte oficial, el vocero de la Armada, Enrique Balbi. Como había hecho ayer, cuando anunció que se había encontrado una "anomalía hidroacústica" y luego aseguró que se trataba de "un ruido", el funcionario militar se sirvió de varias palabras para describir el fenómeno: "Se detectó un evento anómalo singular corto violento no nuclear consistente con una explosión". Al final de su conferencia de prensa, cuando le preguntaron si se trataba de una explosión, Balbi reconoció: "De acuerdo a este informe, sí".

Ocurrió el miércoles 15 a las 10.31, tres horas después de que el submarino ARA San Juan, con 44 tripulantes a bordo, se comunicara por última vez. Fue en una zona del océano que coincide con la ruta que la nave debía realizar hacia Mar del Plata. La Armada no confirmó ni descartó que esa explosión proviniera del submarino, pero, minutos después del anuncio, Itatí Leguizamón, esposa de uno de los tripulantes, aseguró: "Ya no tengo esperanzas".

La detección de la explosión fue tras una investigación en el Atlántico Sur de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, que tiene sede en Austria. Rafael Grossi, embajador argentino en Viena, le comunicó el hallazgo durante la madrugada de hoy al Canciller Jorge Faurie, quien lo transmitió al ministro de Defensa, Oscar Aguad, y a las máximas autoridades de la Armada.

Antes de que Balbi diera el parte, los familiares de los tripulantes recibieron la información en la base naval de Mar del Plata: algunos se abrazaron, algunos gritaron, otros forcejearon con los oficiales que intentaban contenerlos, una chica se tiró en el pasto para llorar.

Según detalló Balbi, la explosión informada desde Austria coincide con la "anomalía hidroacústica" -el ruido- informado desde Estados Unidos el martes: ocurrieron a la misma hora. La zona también es coincidente: unos 48 kilómetros al norte del último lugar en el que el submarino logró comunicarse, a la altura del golfo San Jorge, a 432 kilómetros del continente. Ese punto es el que centraliza una búsqueda que tiene 125 kilómetros de radio.

Hay seis buques, entre argentinos y extranjeros que realizan un "mapeo" del fondo marítimo; tres aeronaves rastrean la presencia del submarino a través de sensores de sonoboyas; y tres destructores y una corbeta, con sus sonares y teléfonos sub-acqua, también intentan detectar el ARA San Juan.

Ya trabajan en la zona cuatro vehículos sumergibles a control remoto de la Marina estadounidense. Uno de ellos puede rastrear hasta los 1.500 metros de profundidad. El fin de semana llegará también un mini-submarino que se sumerge hasta 600 metros. El vocero de la Armada sostuvo que, en el radio de búsqueda, hay zonas en la plataforma continental en las que la profundidad promedio es de 200 metros, y otras, más allá del talud, en las que alcanza los 1.000, 2.000 y hasta 3.000 metros.

"Más allá del talud, no se puede encontrar el submarino. Si un submarino cae más allá de la plataforma continental es porque su tripulación llegó sin vida o inconsciente o incapacitada para largar el lastre antes de ese momento. Si no, se reemplaza el peso que ejerce el agua en los tanques que el submarino llena para poder hundirse y flota. Y si eso falla, se libera de contrapesos mecánicos como fierros para lograr emerger", explicó a Clarín Fernando Morales, perito naval y vicepresidente de la Liga Naval Argentina. Según detalló, por tratarse de embarcaciones militares, los submarinos no tienen caja negra "porque eso implicaría un peligro en caso de caer en manos enemigas". En ese sentido, no hay una pieza específica que permita descifrar un peritaje.

"Sería bueno encontrar los compartimentos de las baterías del ARA San Juan, eso permitiría saber qué pasó", aseguró. Ese fue el compartimento averiado, según comunicó el comandante del submarino antes de que se perdiera su rastro. Según Morales, "puede haber una explosión en el cuarto de baterías, que se no es de gran fuerza y no parte el submarino al medio, pero elimina gas cloro, que es letal; a la vez, un incendio en el área de baterías puede generar la explosión de un tanque de combustible". En ambos casos, sostuvo el perito, la onda expansiva y el ruido de esa explosión puede ser registrada por la tecnología dispuesta en el océano.

En su última comunicación oficial, hoy a la tarde, el vocero de la Armada insistió en que "se mantiene la búsqueda hasta localizar al ARA San Juan y a nuestros 44 tripulantes" y aseguró que "ninguna unidad de la Armada zarpa o decola si no es en condiciones operativas normales". Consultado por las reacciones de los familiares de la tripulación, dijo: "Los entendemos, pero la Armada está haciendo lo humanamente posible".

El Clarín
Buenos Aires, Argentina
Jueves 23 de noviembre de 2017.


La remota aldea donde el revolucionario argentino fue ejecutado se ha convertido en una atracción turística.


El 3 de noviembre de 1966, un empresario uruguayo de mediana edad llamado Adolfo Mena González aterrizó en la ciudad boliviana de La Paz. En un hotel, el hombre se alojó en una suite con vista a los picos nevados de la montaña Illimani y se sacó una foto frente al espejo en la que se le veía con sobrepeso, calvo y un cigarrillo encendido en la boca.

Ese hombre era nada menos que Ernesto "Che" Guevara, el revolucionario argentino que ayudó a derrocar al dictador cubano que apoyaba EEUU, sermoneó desde un atril de la ONU a EEUU, escribió tratados sobre marxismo y tácticas guerrilleras y pensó en exportar el socialismo a todo el mundo.

Once meses después, otra imagen de Guevara recorrería el mundo: la de su cuerpo delgado y sin vida sobre una camilla, la frondosa cabellera y la barba desaliñadas, y sus ojos completamente abiertos.

" Decían que se veía como Cristo", dice Susana Osinaga, de 87 años, una enfermera jubilada que ayudó a lavar la suciedad y los restos de sangre del cuerpo de Guevara. "La gente todavía le reza a San Ernesto. Dicen que hace milagros".

Se cumplen 50 años de la muerte de Guevara, ocurrida el 9 de octubre de 1967. En Bolivia, el actual presidente de izquierda, Evo Morales, ha programado varias actividades para celebrar el acontecimiento, entre ellas, un "relanzamiento de la lucha antiimperialista".

No todo son celebraciones

Pero la fecha también provoca reflexiones menos triunfalistas sobre el legado de Guevara en una época en que la izquierda latinoamericana (guerrilleros y demócratas por igual) se encuentra en franca retirada.

Tras una fallida expedición al Congo en 1965, Guevara aterrizó en Bolivia, el país que iba a servir como plataforma de lanzamiento de la revolución, primero regional y luego global. "En retrospectiva, uno puede percibir cierta dosis de ingenuidad, un idealismo casi burdo", asegura a The Guardian Jon Lee Anderson, autor de la biografía definitiva Che Guevara: una vida revolucionaria (1997).

Pero en la febril atmósfera de los años 60, todo parecía posible. "Si hubo una época en la era moderna en que se podía hacer algo así, fue esa", afirma Anderson.

Al Che y a su columna de 47 hombres las cosas se les complicaron desde que llegaron a la árida y dificultosa región de Ñancahuazú. Perdieron la comunicación por radio con Cuba y los suministros escaseaban. Las enfermedades y los voraces insectos los asediaban.

A los soldados bolivianos les molestaba recibir órdenes de los aguerridos cubanos. Entre los campesinos, la propaganda gubernamental diseminaba el miedo a los intrusos extranjeros. EEUU recibió noticias de la presencia de Guevara rápidamente y envió agentes de la CIA y asesores militares para ayudar al régimen de René Barrientos.

El 31 de agosto, una emboscada del ejército boliviano acabó con la mitad de las fuerzas del Che. En un intento desesperado por salir de la trampa, los que quedaban marcharon penosamente hacia las montañas.

Agotado por el asma, el Che llegó a lomos de una mula hasta la remota aldea de La Higuera. Un granjero local los delató. En medio de un tiroteo frenético, una bala destruyó el cañón de la carabina de Guevara. Herido, se rindió ante un batallón de comandos (entrenados por los boinas verdes de EEUU) bajo las órdenes del capitán Gary Prado, de 28 años.

" No disparen, soy el Che. Para ustedes, valgo más vivo", dicen que dijo Guevara.

En una entrevista con the Guardian, Prado recordó ese momento. "Sentí lástima por él, porque se veía tan pobre, tan cansado y tan sucio... No podías darte cuenta de que era un héroe, de ninguna manera".

Guevara y su camarada, Simeón "Willy" Cuba Sarabia, fueron escoltados a La Higuera y retenidos en habitaciones separadas dentro de la escuela. Prado tuvo varias conversaciones con Guevara y dice que le llevó comida, café y cigarrillos. "Siempre lo tratamos con respeto. No teníamos nada en su contra, aunque habían muerto varios de nuestros soldados".

Cuando Guevara preguntó qué pasaría con él, Prado le dijo que le había dicho a los guerrilleros que tendría que enfrentar una corte marcial en la ciudad de Santa Cruz. Según Prado, "le pareció interesante la idea de tener una oportunidad ante la corte".

Ese juicio nunca ocurrió. Prado recuerda que al día siguiente llegaron las órdenes de "deshacerse de él".

Encontrar sus restos llevó 30 años

Un sargento de 27 años, Mario Terán, se ofreció como voluntario para ejecutar la orden. Con dos ráfagas de ametralladora terminó con la vida de Guevara. Después de ser llevado en helicóptero a la cercana ciudad de Vallegrande para su exhibición ante la prensa mundial, el cuerpo del Che (salvo sus manos) y el de sus compañeros fueron enterrados en tumbas sin identificar. Tardarían 30 años en encontrar los restos.

Aunque Prado insiste en no haber participado de ninguna manera en la muerte de Guevara, sostiene que esa forma de actuar era común en la época. Y cita como ejemplo las ejecuciones supervisadas por Guevara tras la revolución cubana. "Guevara fue ejecutado, eso es reprochable. Pero hay que pensar sobre lo que pasó en el contexto en el que ocurrió… En ese momento, estaba justificado", defiende.

En la actualidad, las balas marcan las rocas donde la mayoría de los camaradas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Guevara fueron asesinados. La piedra tras la que se parapetó el Che está cubierta de grafitis.

Los aperos de los campesinos se oxidan en medio del descuidado follaje. La cabaña de una anciana que el Che menciona en su diario (hoy guardado en una bóveda del Banco Central de Bolivia) está en ruinas. Alguna vez, en esta aldea vivieron 75 familias. Hoy solo quedan 15.

Cleto Zárate, que en 1967 era un muchacho de 14 años, recuerda que tapaba la puerta de su casa con colchones cuando las columnas del Che acechaban el camino cercano. Las balas de los guerrilleros estaban envenenadas, insiste.

" Nos dijeron que ellos iban a violar a las mujeres, robar a los niños y matar a todos los ancianos", recuerda Cresencia Zárate, que en aquel entonces tenía 15 años y estaba recién casada. Alcides Osinaga (73) vio como un Guevara ya capturado pasaba delante suyo cubierto de harapos y suciedad, con la cabeza gacha y sangrando por las heridas.

A pesar del hostil recibimiento que le dieron en aquella época, esa fugaz presencia del Che en la aldea hace 50 años ha generado una forma de sustento en La Higuera, donde se han abierto media docena de hostales. "Si el Che no hubiera venido, ninguno de nosotros tendría trabajo", explica un cuidador de la restaurada escuela donde ejecutaron al Che. Dentro, cada una de las superficies está cubierta de ofrendas y recuerdos de peregrinos de todas partes del mundo.

En Vallegrande también se ha desarrollado una pequeña industria en torno al Che. Los guías llevan a los turistas al lavadero del hospital donde se exhibió el cuerpo y a la tumba sin identificación donde fue enterrado junto a sus camaradas.

Gonzalo Guzmán, un guía local, formó parte del equipo que descubrió los restos del Che durante una búsqueda que comenzó con la biografía de Anderson. "En ese momento, no sabía quién era el Che. Los investigadores cubanos nos dijeron: ‘Ahora, ustedes son parte de la historia’", recuerda Guzmán en el nuevo mausoleo construido sobre las tumbas.

Llegarán miles de personas a La Higuera

Este pequeño río de turistas internacionales se convertirá estos días en una inundación. Se calcula que llegarán cerca de 10.000 personas a La Higuera y a Vallegrande, entre los que se espera a activistas de causas sociales, líderes regionales, funcionarios cubanos y los hijos del Che.

En la pista de aterrizaje abandonada se está instalando una infraestructura digna de un festival. Los trabajadores preparan el recientemente construido Centro Cultural Che Guevara y, en plena carrera contra el tiempo, mejoran el tendido eléctrico de La Higuera, donde un médico y una enfermera cubanos vuelven a pintar los monumentos al Che.

El aniversario encuentra a los herederos políticos del Che en un mal momento. Vienen de cinco años de gobiernos progresistas siendo derrotados por gobiernos de centroderecha, uno detrás del otro, incluidos los de Argentina, Brasil, Perú y Paraguay.

Venezuela, cuyo difunto presidente Hugo Chávez revivió el sueño guevariano de un continente unido y socialista, está sitiada por el hambre, con escasez de productos básicos y una altísima tasa de homicidios.

El camino de violencia de Guevara para conseguir la justicia social también está pasando de moda. Tras 53 años de conflicto armado (y otras actividades menos nobles), el mayor ejército rebelde de la región, las FARC, depuso sus armas a principios de este año.

El movimiento Zapatista mexicano dejó atrás la violencia en agosto mientras los líderes maoístas de la agrupación peruana Sendero Luminoso siguen en la cárcel. En las últimas décadas de Brasil, Uruguay y América Central, los antiguos líderes guerrilleros cambiaron las balas por votos.

Y los antiguos camaradas de armas de Guevara sucumben irrevocablemente ante un enemigo más implacable que Washington: la vejez. Fidel Castro, el duro operador político detrás del impulsivo visionario que era Guevara, murió a finales de 2016. Su sucesor y hermano, Raúl Castro (89), prometió dejar el cargo a principios del año que viene.

El papel de EEUU

La actitud cambia con los tiempos. Aunque la imagen de Estados Unidos en la región ha empeorado desde la asunción de Donald Trump al poder, según el Pew Research Center, sigue siendo más fácil encontrar a latinoamericanos de entre 18 y 29 años con opiniones favorables sobre la superpotencia norteamericana: el 72% de los jóvenes brasileños tuvo una visión favorable de EEUU durante el 2017.

El aniversario sucede en un punto de inflexión para Bolivia. Tras una década de crecimiento y rápida reducción de la pobreza, la caída en el precio del crudo y una serie de equivocaciones políticas le han quitado algo de apoyo a Morales.

Según el guía turístico Guzmán, los políticos locales en Vallegrande, opositores de Morales, han hecho poco por promover el turismo relacionado con el Che. En un evento social, dos semanas antes del aniversario, una edil de la región enumeró una lista de figuras prominentes locales. "No tenemos que mirar hacia afuera", dijo en una clara referencia al Che. Miembros del ejército boliviano también han protestado por verse forzados a homenajear guerrilleros que alguna vez fueron sus acérrimos enemigos.

Pero para algunos, ni el Che ha perdido nada de su encanto ni su lucha en el este de Bolivia fue en vano. "Todo depende de cómo se mida el éxito", dice Héctor Urdaeta, coautor de un libro sobre el ELN de Bolivia y líder del  movimiento guevarista del país. "No descartamos la lucha armada en un futuro", dice.

Guzmán también defiende el legado del hombre cuyos restos ayudó a encontrar. "No se puede menospreciar al Che", dice mientras camina entre los naranjos, aguacateros y chirimoyas que ahora cubren el desfiladero donde el revolucionario argentino luchó su última batalla. "Para nosotros, es un héroe".
Traducido por Francisco de Zárate

The Guardian
Laurence Blair / La Higuera
Dan Collyns / Santa Cruz
Domingo 15 de octubre de 2017.


Hasta que se topó con el escándalo de IBM, Pinetta había vivido bien del periodismo. Viajó como enviado especial a medio mundo, publicó algunas exclusivas y escribió varios libros.

En la estación Carlos Gardel del metro de Buenos Aires, con la frente marchita y la mente todavía luminosa, Santiago Pinetta, de 83 años, se acerca la mano a unos ojos afectados por cataratas para ver bien el billete que le acaba de dar un pasajero. Dos minutos después, una joven le ofrece un cafecito en un vaso de plástico. "La solidaridad de la gente es impresionante", comenta antes de relatar cómo cambió su vida tras la divulgación en 1994 de uno de los mayores escándalos de corrupción de Argentina: el caso IBM-Banco Nación. Una revelación que le costó cuatro atentados y una progresiva marginación profesional que le arrojó a la indigencia.

Con una carrera periodística brillante en los principales medios de comunicación argentinos, a Pinetta le cambió la vida el descubrimiento de las irregularidades en la licitación realizada por el Banco Nación (la principal entidad financiera pública del país) para informatizar sus más de 500 sucursales. La multinacional IBM logró un jugoso contrato de 250 millones de dólares gracias, según la investigación de Pinetta, a las coimas (sobornos) millonarias que entregó a altos cargos del banco y a funcionarios del gobierno del peronista Carlos Menem. Pinetta fue avisado de los chanchullos en la concesión por una fuente interna del Banco Nación. Con todos los detalles a punto para armar su "noticia bomba", el reportero escribió un libro, La nación robada, que ninguna editorial quiso publicar. Tuvo que recaudar fondos entre sus amigos para que una imprenta modesta sacara a luz el libro. Ningún medio importante lo reseñó. Curiosamente, la mancha negra de la corrupción sólo obtuvo espacio en una revista llamada Humor. El periodista puso sus pruebas en manos de la Justicia y con el paso de los años varios funcionarios fueron procesados por fraude y condenados a penas reducidas. Ninguno de los implicados pisó nunca una cárcel. La Justicia recuperó sólo una pequeña parte de los 37 millones de dólares pagados en sobornos. Quien no levantaría cabeza nunca más fue el héroe de la historia.

"Los sicarios de IBM me hicieron cuatro atentados después de mis denuncias. Me dieron palizas, me atropelló un taxi y hasta me grabaron en el cuerpo las siglas IBM con un estilete", cuenta Pinetta a EL MUNDO en el pasillo de la estación Carlos Gardel, en el tanguero barrio del Abasto porteño.

Hasta que se topó con el escándalo de IBM, Pinetta había vivido bien del periodismo. Viajó como enviado especial a medio mundo, publicó algunas exclusivas y escribió varios libros. Su suerte cambió en 1994 tras la publicación de La nación robada: "Los colegas no me daban trabajo; tuve que hipotecar un hermoso departamento para salir adelante. Luego sufrí un accidente cerebro vascular". Sin trabajo y a las puertas de la jubilación, Pinetta entró en un agujero negro del que todavía no ha logrado salir. Vive en un pequeño estudio en Buenos Aires que le alquila uno de sus nueve hijos vivos, y por las tardes se deja caer unas horas por el metro para extender la mano y llevarse unos pesos a casa. La exigua pensión de 6.000 pesos (unos 350 euros) no le alcanza para llegar a fin de mes. Sólo el gasto en medicamentos (padece una enfermedad coronaria, artrosis y cataratas) se lleva buena parte del presupuesto.
La Casa Rosada movió los hilos para despojarlo de los aportes a la Seguridad Social que había realizado durante años. Su futuro también estaba hipotecado.
Sus revelaciones no cayeron nada bien en los círculos de poder. La corrupción en el gobierno de Menem era moneda corriente. La Casa Rosada -denuncia Pinetta- movió los hilos para despojarlo de los aportes a la Seguridad Social que había realizado durante años. Su futuro también estaba hipotecado.

Hijo de un reconocido periodista y de una poetisa, Santiago Pinetta recibió de sus padres una educación exquisita. "La cultura que me dieron mis padres fue extraordinaria", comenta. Y se lanza a recitar extractos del Ricardo III de Shakespeare. "Hoy en día hemos perdido los valores de la educación y la cultura. Y sigue habiendo corrupción", se lamenta. A sus 83 años, Pinetta es consciente de que le queda poco tiempo para revertir su situación. Pese a los sinsabores que ha sufrido en las últimas dos décadas, asegura que no se arrepiente de haber revelado el escándalo de IBM-Banco Nación. "Gracias a mi investigación se salvó el banco más importante de Argentina. Yo sabía que cuando presentara el libro, aparecerían los sicarios de IBM. El propio fiscal encargado de la denuncia me dijo que no siguiera adelante, pero nunca me rendí. Con el tiempo, no me quedó más remedio que pedir la ayuda de la gente".

Hace unas semanas Pinetta fue "resucitado" públicamente al aparecer en un reportaje de televisión. Su caso volvió a ocupar algún espacio en los medios de comunicación. Tal vez por ello -cuenta el octogenario reportero- recibió hace unos días la llamada del actual presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, nombrado recientemente por el gobierno conservador de Mauricio Macri: "Espero que me den alguna compensación para que pueda vivir con dignidad". A finales de marzo recibió un homenaje en el Congreso por parte de los periodistas parlamentarios. En el metro de Carlos Gardel no hay nadie que le aplauda o le entregue diplomas. Muchos transeúntes apenas se fijan en ese viejo enjuto que mendiga unos pesos. Una sombra con un pasado de novela: "Estuve en el bombardeo de la Plaza de Mayo en el 55, en Indochina, en Hiroshima y Nagasaki... Todo para llegar a este triste final. Pero todavía tengo esperanzas. Soy príncipe y mendigo".

El Mundo
César G. Calero
Buenos Aires, Argentina
Jueves 24 de mayo de 2017.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter