El célebre chef estadounidense, quien falleció este viernes, era un vocal defensor de los inmigrantes latinos, a quienes consideraba el corazón de la industria culinaria de su país


El mundo culinario llora la pérdida del célebre chef estadounidense Anthony Bourdain, que entre otras muchas cosas, era un enamorado de México y su cocina.

Bourdain se quitó la vida en Francia, donde grababa un episodio de "Parts Unknown" (Partes desconocidas), el programa de viajes y gastronomía de la cadena CNN en el que hacía gala de su espíritu irreverente y aventurero.

Con la noticia de su muerte este viernes las redes se inundaron de mensajes de elogio a su persona y también a su activismo a favor de causas como el #MeToo y los derechos de los inmigrantes.

De hecho, esa era una de las cosas sobre las que era más vocal, ya que era un gran defensor de la inmigración latina en Estados Unidos.

En particular, Bourdain era un defensor de los mexicanos, a los que consideraba el corazón de la industria culinaria estadounidense.

Para estrenar la novena temporada de "Parts Unknown", en 2017, realizó un programa desde Los Ángeles que estaba exclusivamente dedicada a la cocina latina.

En sus comentarios sobre el episodio señaló: "Pasé la mayor parte de mi vida como cocinero trabajando con mexicanos (...) En casi todas las cocinas en las que tropecé, desorientado y temeroso, fue un mexicano quien me cuidó y me mostró cómo hacer todo".

"Las recientes expresiones vertidas en mi país en las que los mexicanos son llamados violadores y traficantes de drogas me dan ganas de vomitar de la vergüenza", afirmó en ese momento.

Carta de amor

La cuenta de Twitter de Bourdain está llena de comentarios en los que, a lo largo de los años, defendió a los mexicanos y a la comida mexicana, y alertó sobre cómo ambos son menospreciados.

Pero quizás el símbolo más fuerte de su postura sea lo que escribió en el blog de su programa en mayo de 2014, cuando realizó un episodio (el cuarto, de la tercera temporada) basado en México.

En BBC Mundo te compartimos algunos párrafos de ese texto, que bien podría ser considerado una carta de amor a México y los mexicanos.

Los estadounidenses aman la comida mexicana. Consumimos grandes cantidades de nachos, tacos, burritos, tortas, enchiladas, tamales y todo lo que parezca mexicano.

Nos encantan las bebidas mexicanas y tomamos enormes cantidades de tequila, mezcal y cerveza mexicana cada año. Nos encantan los mexicanos, ciertamente empleamos a enormes cantidades de ellos.

A pesar de nuestras actitudes ridículamente hipócritas hacia la inmigración, exigimos que los mexicanos cocinen un gran porcentaje de los alimentos que comemos, que cultiven los ingredientes que necesitamos para hacer esa comida, que limpien nuestras casas, corten nuestro césped, laven nuestros platos, cuiden a nuestros hijos.

Como cualquier chef les dirá, toda nuestra industria de servicios -el negocio de los restaurantes tal como lo conocemos- colapsaría de la noche a la mañana en la mayoría de las ciudades estadounidenses sin trabajadores mexicanos.

A algunos, por supuesto, les gusta afirmar que los mexicanos están "robando empleos estadounidenses". Pero en dos décadas como chef y empleador nunca me pasó que un chico estadounidense entrara por mi puerta y solicitara un puesto de lavaplatos, de portero o incluso un trabajo como cocinero de comida precocinada.

Los mexicanos hacen gran parte del trabajo en este país que los estadounidenses, de manera demostrable, simplemente no harán.

México. Nuestro hermano de otra madre. Un país con el cual, queramos o no, estamos inexorablemente comprometidos en un cercano, aunque frecuentemente incómodo, abrazo. Míralo. Es hermoso. Tiene algunas de las playas más deslumbrantemente bellas del mundo. Montañas, desiertos, selvas.

Una bella arquitectura colonial y una trágica, elegante, violenta, absurda, heroica, lamentable y descorazonadora historia. Las zonas vinícolas de México compiten con la Toscana en hermosura. Sus sitios arqueológicos, los restos de grandes imperios, sin paralelo en ninguna parte.

Y, por mucho que pensemos que la conocemos y amamos, apenas hemos rasguñado la superficie de lo que realmente es la comida mexicana. NO es queso derretido sobre una tortilla. No es simple ni fácil.

Una verdadera salsa de mole, por ejemplo, puede requerir DÍAS para hacer, un balance de ingredientes frescos (siempre frescos), meticulosamente preparados a mano. Podría ser, debería ser, una de las cocinas más excitantes del planeta.

Si prestamos atención. Las antiguas escuelas de cocina de Oaxaca hacen algunas de las salsas más difíciles y con más matices de la gastronomía. Y algunos en las nuevas generaciones, muchos de los cuales han sido entrenados en las cocinas de Estados Unidos y Europa han regresado a su país para llevar a la comida mexicana a nuevas y emocionantes alturas.

En los años que llevo haciendo televisión en México, este es uno de los lugares donde nosotros, como equipo, somos más felices cuando termina el día de trabajo. Nos reuniremos alrededor de un puesto callejero y pedimos tacos suaves con salsas frescas, brillantes y deliciosas.

Bebemos cerveza mexicana fría, sorbemos mezcal humeante, escuchamos con ojos húmedos a las canciones sentimentales de los músicos callejeros. Miraremos alrededor y destacaremos por centésima vez, qué lugar extraordinario es este.

BBC Mundo
México/ Estados Unidos
Sábado 9 de junio de 2018.


El cocinero se ha suicidado a los 61 años, según la CNN, cadena para la que trabajaba

El famoso chef y estrella de la televisión estadounidense Anthony Bourdain ha muerto a los 61 años, ha informado la CNN, cadena para la que trabajaba. El cocinero se ha suicidado, según ha informado la cadena. Se encontraba en Estrasburgo (Francia), trabajando en el próximo episodio de su programa Parts Unknown, sobre comida y viajes. Su amigo Eric Ripert, chef francés, lo encontró sin conocimiento en su habitación de hotel.  

Bourdain (Nueva York, 1956) era uno de los cocineros más importantes del mundo, estrella televisiva gracias a sus programas de cocina. "Con enorme tristeza, podemos confirmar la muerte de nuestro amigo y colega, Anthony Bourdain", ha informado la CNN en un comunicado emitido este viernes. "Su amor por la aventura, los nuevos amigos y la buena comida y bebida y sus historias extraordinarias sobre el mundo lo convirtieron en un narrador único", prosigue la cadena, que ha destacado que los "talentos" de Bourdain "nunca" dejaron de sorprenderles. "Lo extrañaremos mucho. Nuestros pensamientos y oraciones están con su hija y familia en este momento increíblemente difícil", finaliza el texto.

Un artículo suyo publicado en 1999 en The New Yorker, Don't Eat Before Reading This (No coma antes de leer esto), introdujo a los lectores en las cocinas de Nueva York, en las que Bourdain trabajó durante años. Solo un año después publicó su autobiografía, Confesiones de un chef (2000) que lo sacó de los fogones para convertirlo definitivamente en un cocinero mediático.

El programa Parts Unknown se emitía desde 2013 y el espacio, fuertemente marcado por la personalidad del chef, ganó cinco premios Emmy. Pero Bourdain ya era una estrella de la televisión antes incluso de incorporarse a la CNN, en 2012. Su programa No Reservations, sobre comida y viajes, se emitió durante ocho temporadas en Travel Channel.

Bourdain describía las cocinas de los restaurantes como si fueran barcos de piratas en pleno abordaje. Largos cuchillos incluidos. Luego se dedicó a escribir sobre gastronomía y a viajar para recabar experiencias que luego retrataba en los reportajes en sus programas de cocina.

En una entrevista en EL PAÍS en 2007 dijo: "Soy un gran admirador de Juan Mari y Elena Arzak, tienen uno de los mejores restaurantes del mundo. Son admirables como personas y como profesionales. Me gusta cómo combinan lo nuevo sin olvidar la tradición vasca. Lo que hace distinto a Ferran Adrià, y lo que lo hace distinto de todos los que lo copian, es que, siendo una cocina increíblemente creativa, no pierde de vista la comida catalana como fuente. Una de las cosas que les encanta a los que hacen la gran excursión a El Bulli es asombrarse y pasear antes o después por el mercado de La Boquería, en Barcelona. Se enamoran de los ingredientes españoles. Los chefs de todo el mundo están respondiendo muy positivamente a la seducción de todos esos ingredientes españoles, más que al interés por la propia cocina creativa".

Recelaba de los críticos gastronómicos. "No te puedes fiar de alguien que se queja de que un plato tiene muchas trufas. Después de muchos años en lo mismo pierdes el sentido de la novedad", dijo también a EL PAÍS en 2010.

El País
Nueva York
Viernes 8 de junio de 2018.

 
El presidente de EU se reúne con el presentador para la serie 'Parts Unkown'

El presidente Barack Obama cenó en Hanoi, Vietnam, el lunes con el chef y presentador de CNN Anthony Bourdain, cuyo programa "Parts Unknown" es una de las series más populares del canal.

Bourdain se reunió con Obama para discutir el propósito del viaje del presidente estadounidense a Asia y su interés en la gente, la comida y la cultura de Vietnam, dijo CNN.

Una multitud se reunió fuera del restaurante Bun cha Huong Lien donde cenaron y ovacionaron al presidente cuando salió. Obama le dio la mano a muchas personas e hizo varios saludos antes de irse en una caravana.

Bourdain tuiteó después que la cena costó seis dólares y que él pagó la cuenta.

El programa de Bourdain ha estado en CNN desde 2013. En cada episodio el chef viaja a diferentes partes del mundo para explorar su cultura, especialmente al compartir la cocina tradicional de la zona.

La entrevista con Obama estará incluida en la novena temporada de "Parts Unknown" que comenzará en septiembre.

Agencias
Nueva York, Estados Unidos
Lunes 23 de mayo de 2016.

Bourdain anunció la muerte del chef poblano Carlos Llaguno a través de Twitter diciendo "descansa en paz mi hermano".

Nueva York.- La muerte de Carlos Llaguno, chef mexicano del famoso restaurante francés Brasserie Les Halles, ha puesto sobre el tapete la falta de reconocimiento hacia los miles de inmigrantes que trabajan largas horas en las cocinas de los restaurantes de Estados Unidos.

Ahora, estos mexicanos y centroamericanos han encontrado un abanderado en la personalidad televisiva Anthony Bourdain, quien fue mentor y amigo de Llaguno.

"La verdad es que la industria entera de los restaurantes, no sólo en Nueva York sino en todo el país, colapsaría de repente si no fuera por la fuerza laboral mexicana y centroamericana que tiene detrás", dijo Bourdain durante una entrevista con The Associated Press.

Agregó que "es todo una gran mentira, una hipocresía. Si eres un joven blanco de los suburbios que estudias en un instituto culinario y entras a un restaurante, la persona que te lo enseñará todo no será el chef sino el cocinero mexicano que lleva años allí. Y también es muy probable que el chico blanco sea promovido pronto, por encima de ese cocinero mexicano". Un tema que, según Bourdain, "me enfurece".

Llaguno, originario del estado mexicano de Puebla, logró destacarse y ser valorado en Les Halles, es decir, fue la excepción a la regla. La del mexicano es una historia de reconocimiento y éxito en un restaurante de Manhattan, pero sus inicios fueron los de cualquier inmigrante.

Bourdain explicó que Llaguno empezó a trabajar en Les Halles como limpia platos durante la década de 1990, cuando tenía 17 años. El mexicano quien llegó al país ilegalmente en 1994, dormía en el suelo en apartamentos de Queens y hasta en el tren subterráneo, dijo Bourdain. Poco a poco subió de categoría y pasó a ser cocinero, hasta convertirse en el chef principal.

Tras más de 10 años en Estados Unidos Llaguno logró regularizar su situación migratoria. Murió el miércoles de cáncer a los 38 años.

Bourdain, quien fue chef de Les Halles, viajó con Llaguno a Puebla e incluyó a éste en uno de los episodios de su afamado programa de televisión "No Reservations". En él ambos exploraron un mercado local en el que comieron tacos de carne con salsa.

Llaguno "fue alguien que nunca recibió un entrenamiento formal como cocinero. Nació con una habilidad natural para intuir lo que un chef francés haría", dijo Bourdain, quien calificó a su amigo mexicano de "extraordinario".

Bourdain anunció el miércoles la muerte de Llaguno a través de Twitter diciendo "descansa en paz mi hermano".

Según un estudio de la organización de ayuda a trabajadores de restaurantes Restaurant Opportunities Centers United, existen más de dos millones de puestos de trabajo de sueldo mínimo en ese sector en Estados Unidos.

Aunque los trabajadores de color, es decir no blancos, representan un 45% de todos los empleados en la industria, éstos sufren discriminación y casi no ocupan puestos de cara al cliente, en los que el sueldo es mayor, denunció el informe publicado en octubre.

AP / Puebl@Media
Nueva York, Estados Unidos
Viernes 13 de febrero de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter