Dispone de mil 750 metros en dos carriles de circulación


Con la inauguración de una ciclovía, de mil 750 metros en dos carriles de circulación, en el Complejo Regional Mixteca, se benefician a los estudiantes de preparatoria y licenciatura en la sede de Atlixco, quienes ahora disponen de otra alternativa de movilidad de este campus al centro histórico del municipio.

          Además de impulsar una cultura ambiental, se cumple con el compromiso de brindar una nueva vía de movilidad y acceso. “Hace un tiempo se planteó la propuesta de aportar recursos con el fin de que tuvieran una vía para llegar al centro. Una alternativa es que pudieran traer su bicicleta y llegar seguros al campus”, indicó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, quien a la vez enfatizó: “Pueden estar seguros que seguiremos atendiendo sus demandas para garantizar una formación académica pertinente y de calidad”.

          Como parte de esta obra, el ayuntamiento de Atlixco realizó trabajos de demolición parcial de guarniciones y banquetas, adecuaciones para permitir la correcta accesibilidad al campus, incluidos rampas y señalamientos.

          Los jóvenes que utilicen la ciclovía dispondrán de dos estacionamientos techados con capacidad para 24 bicicletas, uno en la zona de licenciaturas y el otro en la preparatoria.

          Asimismo, con inversión de los gobiernos municipal y estatal y la BUAP, se instaló una línea de alimentación de la red de agua que parte del cruce del boulevard Emiliano Zapata, continúa por la prolongación del mismo y llega hasta el campus. El suministro de agua no solo mejorará la infraestructura educativa, sino que representará un ahorro económico considerable, al omitir la compra de 16 pipas al mes.

          Dado que el campus ya dispone de una planta de tratamiento de aguas residuales, se asegura la adecuada disposición del líquido, con una menor afectación ambiental.

          Por otra parte, el rector Alfonso Esparza agradeció a José Luis Galeazzi Berra, presidente municipal de Atlixco, por apoyar los esfuerzos de la Institución, para que esta sede se distinga como una de las de mayor prestigio en la región.

          En su intervención, Gabriel Pérez Galmiche, director del Complejo Regional Mixteca, recordó que hace tiempo se consideró la posibilidad de transformar la imagen de este campus, a través de la mejora de servicios. De este planteamiento se desarrollaron dos obras fundamentales: la ciclovía y la red de drenaje, ambas en beneficio de la comunidad universitaria. En el caso de la primera, dijo que esta es parte de un sello distintivo de la Institución, obra que también fomenta la convivencia sana.

          Más tarde, en compañía de José Luis Galeazzi Berra, Gabriel Pérez Galmiche y David Raúl Aguilar Moctezuma, director de la Preparatoria Regional Simón Bolívar, el Rector Alfonso Esparza dio el banderazo de salida de esta ciclovía y realizó un recorrido por la misma.

Puebl@Media
Puebla, México
Domingo 14 de octubre 2018.


Participarán más de 6 mil 500 estudiantes en 28 disciplinas deportivas
 
El deporte es una actividad fundamental para la Institución, pues permite aprovechar la capacidad del ser humano para alcanzar un pleno desarrollo, afirmó el rector Alfonso Esparza Ortiz al poner en marcha la Universiada BUAP 2018, en la que participarán más de 6 mil 500 estudiantes de licenciatura de las diversas unidades académicas, en 28 disciplinas deportivas.

          Con porras, mantas, papel picado y al ritmo de los tambores y silbatos, los jóvenes desbordaron energía en las canchas de futbol rápido, lugar de la ceremonia donde el rector de la BUAP los invitó a extender este entusiasmo al resto de la comunidad universitaria. “Que prevalezca ante todo el espíritu deportivo y el juego limpio, los cuales contribuyen a la formación integral de los participantes”, expresó.

          De esta competencia –dijo- se seleccionarán los atletas mejor clasificados, quienes representarán a la Institución en las etapas regional y nacional del Consejo Nacional del Deporte de la Educación (CONDDE). Este es el primer paso para llegar al Mundial Universitario que se celebrará en Nápoles, Italia, el próximo año.

          Los deportistas de la BUAP destacan en karate, taekwondo, boxeo y lucha grecorromana; así como en futbol rápido y tiro con arco. Esparza Ortiz indicó que para fortalecer su preparación se realizan esfuerzos constantes para acondicionar los diferentes espacios deportivos, con el fin de apoyar las capacidades físicas y cualidades atléticas de los estudiantes, al tiempo de alentarlos a que continúen con esta práctica.

          Por otra parte, se inauguró también la etapa de clasificación para los preparatorianos que participarán en las competencias convocadas por el Consejo Nacional para el Desarrollo del Deporte en la Educación Media Superior (CONADEMS), en enero de 2019.

          De igual manera, el rector Alfonso Esparza entregó los trofeos correspondientes a los ganadores de la Universiada BUAP 2017. En el nivel medio superior, los tres primeros lugares fueron para las preparatorias Alfonso Calderón Moreno, Emiliano Zapata y Benito Juárez García, en ese orden. En el nivel superior destacaron las facultades de Cultura Física, Ingeniería y Medicina.

          En su intervención, José Marún Ibarra Doger, titular de la Dirección de Cultura Física, destacó que la Institución se ubica entre los primeros 10 lugares a nivel nacional en materia deportiva. En esta nueva edición de la Universiada intramuros, la número 28, se busca fortalecer los equipos representativos de la Institución y elegir a los mejores de cada deporte, con miras a llegar a la etapa estatal.

          El año pasado rompió récord de asistencia en el número de atletas; este año no será la excepción, por lo que invitó a los participantes a dar su mejor esfuerzo en la cancha.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 11 de octubre 2018.


Del 8 al 14 de octubre, la BUAP albergará a más de 2 mil personas dedicadas a la física, entre ellas el Nobel 1997

Al dar la bienvenida a más de 2 mil participantes del LXI Congreso Nacional de Física (CNF), la actividad académica más relevante de esta ciencia en México, el rector Alfonso Esparza Ortiz destacó el prestigio y la amplia trayectoria de la BUAP en la consolidación de una disciplina “que nos permite interpretar  conceptos fundamentales de la materia, la energía, el tiempo y el espacio, con aplicaciones relevantes en la vida cotidiana e innumerables oportunidades”

           Tras señalar que la física ha logrado importantes avances en el estudio de la naturaleza, al desentrañar y comprender fenómenos del mundo subatómico, recordó que la Escuela de Física, hoy Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) fue la segunda en su tipo en el país y el primer posgrado de la BUAP se impartió en el área de física del estado sólido.

           “Con satisfacción podemos afirmar que de las unidades académicas de la Institución, como la FCFM y los institutos de Física y de Ciencias, provienen muchos de los más reconocidos investigadores del país”, comentó. Su trascendencia es evidente si se considera  que el progreso descansa en la generación de conocimiento y que la física contribuye a ello, al entender y controlar diversos fenómenos en beneficio de la tecnología que mueve al mundo actual, expresó.

           Desde hace cuatro décadas, en reiteradas ocasiones la BUAP ha sido sede de congresos, encuentros, reuniones y talleres relacionados con la física, gracias al notable avance de esa ciencia en la Institución, dijo. Por ello, celebró la realización del LXI Congreso Nacional de Física, “una gran oportunidad para entablar nuevas colaboraciones y reforzar las existentes, además de exponer y discutir los avances más recientes, para ampliar y diversificar la tarea científica”.

        Durante su inauguración, a cargo de Ignacio Alvízar Linares, secretario de Educación Pública de Puebla, y a la cual asistieron el presidente de la Sociedad Mexicana de Física (SMF), Darío Núñez Zúñiga, y la directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, Julia Tagüeña Parga, se entregaron los galardones Premio al Desarrollo de la Física en México y Premio a la Investigación Científica, de la SMF, a José Luis Carrillo Estrada, investigador de la BUAP, y a Germinal Cocho Gil, de la UNAM, respectivamente.

         Del 8 al 12 de octubre, en el Complejo Cultural Universitario se abordarán temas relacionados con materiales, plasmas, óptica, astro partículas, altas energías y algunas áreas tecnológicas, como la física médica, la nanotecnología, la fotónica y la información cuántica. Además del Nobel de Física 1997, William Phillips, impartirán conferencias magistrales destacados científicos del mundo, como Álvaro de Rújula, del CERN; Christy Holland, del Heart, Lung and Vascular Institute; y Marcos Dantus, de Michigan State University.

La BUAP y Puebla en el progreso de la Física en México

Al disertar sobre la física en México, Tagüeña Parga destacó el papel de la BUAP y de Puebla en su crecimiento. Actualmente, 2 mil 807 físicos pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y la Máxima Casa de Estudios en el estado ocupa el tercer lugar con más especialistas en esta área en el país, después de la UNAM y el IPN.

           “De las 90 redes temáticas que apoyamos, siete están totalmente dedicadas a esta área, lo que implica que 15 por ciento de los investigadores en dichas redes (de un total de 9 mil 318) son físicos”, precisó al tiempo de citar los grandes proyectos internacionales en los que estos científicos participan, como el el Gran Colisionador de Hadrones del CERN, donde colaboran 39 científicos mexicanos, entre ellos de la BUAP.

           Ante la comunidad científica reunida en el teatro del Complejo Cultural Universitario, Tagüeña Parga destacó el papel de Puebla como un polo de desarrollo de la física, pues el estado es sede de dos proyectos internacionales:  el Observatorio HAWC cuyo objetivo es estudiar los ambientes más grandes y extremos del Universo; y el Gran Telescopio Milimétrico, en la Sierra Negra, parte de un experimento para fotografiar el hoyo negro masivo que predijo Einstein, en el centro de la Vía Láctea.

          En entrevista, Martha Palomino Ovando, directora de la FCFM de la BUAP e integrante del comité organizador, destacó que esta jornada -la 61 en la historia de la física del país- “dio un gran salto”, pues de la edición anterior a esta se incrementó el número de trabajos aceptados, al pasar de 800 a mil 750 ponencias las que se presentarán durante la semana.

         De forma paralela, en esa misma sede, se realizan el V Congreso Latinoamericano de Física, el Seminario Enzo-Levi, el Taller de Innovación de la SMF, la Reunión Anual de Física de Plasmas, el Taller Anual de Polarimetría, el Congreso Nacional de Astronomía y Astrofísica, y los Encuentros Nacionales sobre Ciencia y Género.

           De igual manera, pero en las instalaciones del ITESM campus Puebla, se realiza el XXXIII Encuentro Nacional de Divulgación Científica, organizado por la SMF para comunicar de forma accesible el conocimiento científico a público no especializado, sobre todo para alentar a niños y jóvenes a vislumbrar su futuro en la ciencia.  Participan más de 150 talleristas de diversas instituciones.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 8 de octubre 2018.


Destacan logros de la BUAP en el Primer Informe de Labores de la gestión 2017-2021
 

Innovar es apostar por el futuro de nuestro país; por la formación de los jóvenes. Apostar por la vida de los mexicanos dentro de 20 años, y la BUAP, con sus fortalezas y creatividad, tiene un papel central en este proceso, enfatizó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, en su Primer Informe de Labores, de la gestión 2017-2021, en el que se destacaron resultados alcanzados por la comunidad universitaria, con un denominador común: la innovación.

          “Innovar no solo es crear el tren más veloz o el último teléfono celular, no solo es llegar a las estrellas. Es acercar las oportunidades a todos los seres humanos”, sostuvo en dicha sesión solemne.

          Ante el Consejo Universitario, la comunidad académica y estudiantil, autoridades, funcionarios y representantes de los tres niveles de gobierno y los poderes ejecutivo, judicial y legislativo, así como miembros de los sectores civil y privado, el Rector Alfonso Esparza Ortiz informó los resultados más significativos en cuatro ejes fundamentales: docencia, investigación, vinculación, cultura y deporte, y gestión y responsabilidad social.

          Al señalar que los países con mayor índice de desarrollo humano y crecimiento económico son los más innovadores, instó a los presentes a hacer de la BUAP, la Universidad del futuro, una institución vinculada a la investigación “que trasciende las publicaciones y dé respuestas concretas a los retos que la sociedad plantea”.

          En un mundo en el que las oportunidades de trabajo cada día son más difusas, continuó el Rector de la BUAP, se deben brindar herramientas para que los jóvenes construyan su propio camino. La solución reside en el emprendimiento y la capacidad de cada joven para definir su futuro. “Los invito a creer en ustedes mismos y no escuchar a quienes les dicen que no pueden. Busquen su propio camino, porque la próxima generación de empresarios e investigadores está aquí sentada, la respuesta al futuro del país está aquí”.

           Durante su mensaje, Esparza Ortiz refirió al problema de la inseguridad que vive México. Manifestó su preocupación: “Cualquier cosa que afecte a los estudiantes, es mi problema. Sea dentro o fuera de la Universidad es nuestro problema”.

            El Rector finalizó su intervención con un exhorto: “Tenemos la responsabilidad de hacer algo por la sociedad, por el progreso, por nosotros mismos. Es el momento de luchar por lo que cada uno de nosotros queremos, por lo que necesitamos. Si cada uno de nosotros hacemos lo que nos corresponde, un mejor futuro nos espera”.

La BUAP en cifras

Previo a este mensaje, a través de un video se presentaron logros y resultados de la gestión 2017-2021. La oferta educativa, sólida y acorde con las necesidades de la población, la integran cuatro programas de bachillerato, 88 licenciaturas y 86 posgrados. La ampliación de la oferta e infraestructura educativa en los últimos cinco años permitió el crecimiento de la matrícula a 100 mil 569 estudiantes.

          En calidad académica, la Universidad mantiene el 100 por ciento de sus programas de licenciatura acreditados. La BUAP es innovación, por ello se incorporó la materia de emprendimiento desde el primer año de bachillerato hasta el último semestre de licenciatura, con la finalidad de desarrollar en el estudiante competencias blandas y cognitivas.

          En apoyo a los estudiantes, también se estableció la Titulación por Memoria de Experiencia y se otorgaron 12 mil 474 becas. Al personal docente se benefició con 918 plazas de nueva creación y mil 139 promociones. Del total de los académicos, 96 por ciento cuenta con perfil deseable PRODEP y hay 214 cuerpos académicos.

          Ante la comunidad universitaria, reunida en el auditorio del CCU, se notificó que los resultados de las acciones realizadas para mejorar las funciones administrativas de la Institución se reflejan en las auditorías a cargo de calificadoras internacionales, como Moody's, Fitch Ratings y Standard and Poor's. De igual manera, la BUAP fue la primera institución a nivel mundial en lograr la migración de la Norma ISO 9001:2008 y su personal académico y administrativo ha obtenido 604 certificaciones CONOCER.

          Por otra parte, más del 50 por ciento de la infraestructura que tiene la Universidad se construyó en esta gestión, más de 308 mil 959 metros cuadrados construidos y 284 mil 90 metros cuadrados intervenidos. Entre los edificios más representativos están 22 multiaulas, seis multilaboratorios, Arena BUAP, Centro de Convenciones en Ciudad Universitaria, la nueva sede de la Facultad de Psicología y de la Preparatoria Lázaro Cárdenas del Río, Centro Universitario de Servicios, así como el Laboratorio de Administración Turística en el Complejo Regional Mixteca, con sede en Atlixco, y aulas y laboratorios en el Complejo Regional Centro, para la preparatoria de Acajete.

          En el rubro de desarrollo sustentable, la puesta en marcha de cinco plantas de tratamiento de agua, la recolección de 3 mil 860 kilogramos de residuos plásticos, el reciclaje de basura electrónica, la producción de 40 toneladas de abono orgánico y la disminución de 19 mil 997.4 toneladas de CO2 en la atmósfera. También se instalaron 66 mil 323 luminarias led en Ciudad Universitaria y sembraron 10 mil 500 árboles en el Ecocampus Valsequillo.

           En cuestión de salud, la Máxima Casa de Estudios en Puebla es la primera universidad en el país en adherirse al Acuerdo Nacional de Intercambio de Prestación de Servicios de Salud. Con ello se garantiza la certificación de los servicios médicos del Hospital Universitario de Puebla, así como la acreditación del nosocomio.

           En materia de investigación, en el Primer Informe de Labores del Rector Alfonso Esparza Ortiz, correspondiente a la gestión 2017-2021, se destacó la consolidación del Ecocampus Universitario Valsequillo, que entre otras innovaciones consta del primer panel solar en Latinoamérica: 90 módulos fotovoltáicos con un total de 29.7 instalados, seguidor solar autodireccionable y tecnologías amigables.

         Con un total de 664 académicos en el Sistema Nacional de Investigadores, la BUAP está entre las universidades con más científicos en este sistema en el país. Son 66 planes de estudio en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad, con una matrícula de 3 mil 336 estudiantes. En el Padrón de Investigadores de la Institución son 910 los académicos registrados, 48 más que en 2017. Asimismo, la Máxima Casa de Estudios de Puebla es la pública estatal con el índice de citación más alto del país: 92 mil 502 citas, sin autocitas, en SCOPUS.

         De 2013 a 2018 se registraron 136 solicitudes de patentes, 93 acciones de incubación para empresas de base tecnológica y una población de 4 mil 730 estudiantes y profesores en programas de innovación.

         El LNS, con 84 proyectos de investigación en supercómputo, obtuvo la re-certificación ICREA Nivel III para Supercómputo, así como el Premio Fujitsu Supercómputo y manejo de big data.

          El impulso a grupos de investigación con competencias para trabajar bajo la medición del Marco Europeo de Investigación, para el desarrollo y transferencia de tecnología en la atención de grandes problemáticas globales, es hoy una meta.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 4 de octubre de 2018.


•    También, rector Alfonso Esparza inaugura la muestra "Testimonios de 1968 en México y el Mundo"

•    Participó además en una ceremonia conmemorativa en la Preparatoria 2 de Octubre de 1968.

Al señalar que el movimiento estudiantil de 1968 ha sido el más estudiado del siglo XX y un parteaguas en los sucesos del país, el rector Alfonso Esparza Ortiz subrayó que los jóvenes siempre han sido los protagonistas de la historia: “Son parte de la historia de México y son el motor de la sociedad”.

         Como protagonista, “el joven es aquel que como estudiante no se esconde: denuncia, critica, señala y forma parte la historia. Si bien aquello sucedió hace 50 años, hoy es una batalla que se enarbola en la Institución”, afirmó.

         En la presentación del libro El 68 en Puebla y su Universidad, de la doctora Gloria Tirado Villegas, investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSyH), reconoció la importancia de esta obra que recopila diferentes puntos de vista y fuentes, para tener una interpretación que se nutre con el paso del tiempo.

         Una de las grandes virtudes del libro –precisó- es presentar un retrato de la juventud de esos días y de los estudiantes, los grandes protagonistas del movimiento. Por ello, “el 2 de octubre es un día para honrar”.

         Durante su disertación, acompañado de la autora y del académico Marco Antonio Cerdio Roussell, el rector Esparza consideró que un ingrediente adicional es su enfoque para escudriñar el movimiento que surgió en la BUAP, cuando entonces era una universidad pequeña, que ya enfrentaba el impacto del crecimiento en la matrícula y problemas económicos. Asimismo, situar a los jóvenes en los espacios universitarios en los que llevaban a cabo sus actividades, las lecturas que predominaban entre ellos, sus intereses, expectativas y su opinión sobre los acontecimientos de aquellos días. También analiza la rivalidad entre los llamados “FUA’s” y los “Carolinos”, así como la influencia de las olimpiadas.

         Este movimiento, añadió Esparza Ortiz, se produjo como resultado de diversas circunstancias, entre ellas un mundo acechado por la Guerra Fría, la Primavera de Praga, el mayo francés y otras luchas estudiantiles en Estados Unidos, Polonia, Chile o Gran Bretaña, así como la polarización ideológica y el surgimiento de diferentes corrientes en un mismo grupo político.

         Igualmente, el libro recopila los lamentables sucesos de San Miguel Canoa y la participación de personalidades emblemáticas de la historia universitaria, como Óscar Walles Morales, Luis Rivera Terrazas, Isauro González Méndez, Manuel Beltrán, Manuel Guzmán, Joel Arriaga y Manuel Lara y Parra.

         Ante estudiantes, directores y funcionarios universitarios, reunidos en el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, la doctora Gloria Tirado Villegas comentó que El 68 en Puebla y su Universidad está escrito desde una mirada general y forma parte de los proyectos financiados por la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado de la Institución.

         “Lo escribí pensando en los jóvenes que recrean la ciudad, para que conozcan su capital en aquellos años en los que se esperaba con ansia las olimpiadas, la inauguración del Estadio Cuauhtémoc y donde el Carolino era el corazón de la Universidad”. Estos son algunos de los hechos citados en el libro y que, sin duda, marcaron a los poblanos, aseguró la autora.

         Por su parte, Marco Antonio Cerdio Roussell, académico de la Facultad de Filosofía y Letras, consideró que esta obra responde a la recopilación de distintos matices con visión local, a la par de recuperar espacios y estilos de vida de aquella época y mostrar la solidaridad de los jóvenes con distintos conflictos, con la lucha local en una ciudad extremadamente conservadora.

         “Me hizo regresar a las narraciones de mis padres y ver que el movimiento del 68 también repercutió en el interior del país. México fue otro después del mes de octubre del 68”, finalizó.

“Honrar a los mártires de Tlatelolco con el fruto de la semilla que sembraron”

Hace medio siglo, un numeroso sector de estudiantes mexicanos se sumó a un movimiento global que anhelaba un mundo más justo. Tras una serie de manifestaciones, la jornada del 2 de octubre de 1968 culminó con la masacre de Tlatelolco. A 50 años de este acontecimiento que marcó la historia reciente del país, el Rector Alfonso Esparza Ortiz rindió homenaje a su memoria: “Hoy, a través del fruto de la semilla que sembraron estos estudiantes, honramos este movimiento que nació para exigir espacios de diálogo, oportunidades y nuevos horizontes”.

         Antes de la presentación del citado libro, el rector de la BUAP presidió una ceremonia conmemorativa en la Preparatoria 2 de Octubre de 1968. Allí afirmó que la matanza de estudiantes universitarios es un hecho “que no puede ni debe olvidarse”. Ante estudiantes, académicos y administrativos cuestionó si la sociedad hoy en día es capaz de honrar dicho movimiento. No tanto con huelgas, marchas y manifestaciones, como era entonces, “sino a través del fruto de su semilla”.

        Acompañado del director de la preparatoria, José Rosas Ibarra, el rector Alfonso Esparza colocó una ofrenda floral en memoria de los mártires de Tlatelolco: “Jóvenes que enarbolaron la bandera de la libertad para exigir la liberación de presos políticos, la supresión del delito de disolución social y el cuerpo de granaderos, así como castigo a los servidores públicos que actuaron con violencia en contra de los alumnos”. La semana de actividades conmemorativas que realiza la preparatoria “es un justo homenaje a los participantes de dicho movimiento”, comentó.       

         Agregó que permiten a las nuevas generaciones conocer y valorar los hechos del pasado que cimentaron y fortalecieron la universidad pública. Medio siglo después, cuando es compresible que las nuevas generaciones ignoren muchos aspectos del movimiento del 68, es importante que eventos como este “nos refresquen la memoria, tanto por su reminiscencia histórica, como por la perspectiva que ofrece a la juventud”.

          “Son como un reconocimiento que tienen la finalidad de incentivar en los estudiantes la apropiación crítica y analítica de los hechos históricos, que les permita comprender su impacto en nuestros días”, concluyó.

           Finalmente, el rector Esparza indicó que el carácter de esos universitarios “nos recuerda el compromiso de formar hombres y mujeres que deben trabajar en la construcción de una sociedad con justicia, equidad, democracia, pluralidad y prosperidad. Es decir, lograr que cada día el conocimiento se utilice para el bien de la sociedad”.

Inaugura rector Alfonso Esparza la muestra "Testimonios de 1968 en México y el Mundo"

·         En la Galería de Arte del CCU, donde permanecerá abierta al público hasta el 4 de noviembre

El rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró la exposición "Testimonios de 1968 en México y el mundo", la cual permanecerá abierta al público hasta el 4 de noviembre, en la Galería de Arte del Complejo Cultural Universitario de la BUAP.

          La muestra está conformada por fotografías, recortes de prensa y carteles, así como por una ilustración musical de la época y la proyección de la película El Grito. Los horarios de visita son de martes a domingo, de 10:00 a 19:00 horas.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 2 de octubre de 2018.


En honor a Harold V. McIntosh, pionero de la computación en el mundo, el rector Alfonso Esparza inaugura acervo bibliográfico


Harold V. McIntosh fue uno de los grandes pioneros de la computación en el mundo y uno de los académicos más influyentes de México y en la historia de su disciplina. Reunir en la Biblioteca Central Universitaria su colección de libros y revistas “nos llena de satisfacción y orgullo, pues así se cumplirá su deseo: hacer que el conocimiento alcance una amplia apropiación social”, expresó el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Al inaugurar la colección homónima de este matemático estadounidense –de más de 2 mil 400 títulos y 4 mil 600 revistas científicas-, Esparza Ortiz subrayó que así se rinde homenaje a un destacado académico que dejó una profunda huella en la BUAP, sobre todo en quienes trabajaron con él. “Harold V. McIntosh fue una persona de contagioso amor por la ciencia”, refirió, al hablar de su vocación por la enseñanza.

Labor docente que en palabras del Nobel de Física, Sheldon Lee Glashow, “fue tanto más importante que lo aprendido en curso alguno que hubiera tenido”, sobre el conocimiento que dejó en él durante su licenciatura en Cornell University.

Al acto inaugural asistieron funcionarios, directores, académicos y estudiantes de la BUAP, así como amigos del investigador, entre ellos Alberto Licona Anaya, ex alumno del IPN, quien donó a la Universidad un cuadro de su ex profesor, pintado por el artista Luis Alanís, durante un simposio que la FCC realizó con motivo del segundo año de su fallecimiento. “La imagen fue pintada a partir de una fotografía de él, cuando tenía 43 años y recién había fundado la Escuela de Computación”, indicó.

Primero en el IPN, más tarde en la BUAP, McIntosh legó una gran influencia producto de su genio: fue uno de los fundadores de la Escuela de Computación, hoy Facultad de Ciencias de la Computación (FCC), académico por más de cuatro décadas, periodo en el que dirigió múltiples tesis, muchas de ellas reconocidas en el mundo científico, y creador de hardware y software, entre los que destaca el diseño de una computadora personal llamada CP-BUAP, que poseía un banco de memoria propio e interfaces de video y de discos.

 También fue responsable de ensamblar las primeras computadoras de la BUAP. La Licenciatura en Ciencias de la Computación es una de las mejores del país, gracias a sus contribuciones.

Antes de cortar el listón inaugural de este acervo, ubicado en el tercer piso de la Biblioteca Central, el rector Esparza afirmó sobre el investigador, cuya muerte ocurrió en 2015: “Para la BUAP es un honor haber contado con su presencia, desde 1975, y haber recibido los frutos de su talento”.

Desde que llegó a México, en la década de los sesenta, acostumbró adquirir libros sobre física, matemáticas y computación, así como el hábito de compartirlos con sus amigos, colegas y alumnos. De este modo, parte de su material bibliográfico se encontraba en el Centro Nacional de Cálculo (CeNaC), del IPN, y, posteriormente, en el Centro de Cálculo de la FCC. Gran parte de esos materiales se encuentran en la nueva colección abierta a todo público.

“Sus amigos más cercanos lo recuerdan como afable, pero disciplinado, capaz de enojarse y discutir en la defensa de sus teorías. Su nombre se vincula ineludiblemente con el desarrollo de la computación y el de nuestra Institución. Tal es el paradigma que cumplía el doctor Harold V. McIntosh al apoyar el talento de los jóvenes y considerar el conocimiento como un campo abierto a todas las posibilidades”, concluyó el rector de la BUAP.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 01 octubre 2018.


El equipo fue comprado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos


Con el mastógrafo recién donado por el Comando Norte del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, gracias a la gestión del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), la BUAP tiene la posibilidad de reducir los casos de esta enfermedad, señaló el rector Alfonso Esparza Ortiz, quien agradeció al director de esta institución, Abelardo Meneses García, por su permanente apoyo para hacer que la Clínica de Prevención y Detección Oportuna del Cáncer cumpla su cometido: ser un referente en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

“Con la entrega de este mastógrafo que resultó del apoyo solidario del INCan, que se encargó de gestionar la donación, se fortalecerán los servicios que se ofrecen en la Clínica de Prevención y Detección Oportuna del Cáncer, la cual cumple un año de funcionamiento”, refirió el rector de la BUAP, en el Hospital Universitario de Puebla (HUP).

A la fecha, en esta clínica se han brindado más de 2 mil consultas, de las cuales 52 por ciento fue de primera vez, 80 por ciento mujeres, la mayoría entre 40 y 65 años. Destaca que 70 por ciento de los casos fueron personas que acudieron por prevención y 30 por ciento por tener antecedentes familiares de la enfermedad. Se realizaron además 365 mamografías y se diagnosticaron seis casos de cáncer de mama y uno de linfoma de Hosgking.

“Estos datos revelan la importancia de la prevención y la detección oportuna de la enfermedad, por lo que es satisfactorio contar con dos mastógrafos: uno donado por el patronato del INCan, hace un mes, y el que hoy se recibe”, apuntó Esparza Ortiz, quien estuvo acompañado también por Jaime de la Garza, ex titular de dicho instituto y Doctor Honoris Causa por la BUAP.

El dispositivo donado cuenta con tecnología 2D, 3D y tomosíntesis, una forma avanzada de mamografía que utiliza dosis bajas de rayos X y que detecta el cáncer de forma temprana y reduce, por tanto, las posibilidades de remisión. El artefacto ofrece una calidad de imagen superior y un índice de detección del cáncer invasivo superior del 40 por ciento, además que reduce en esa misma proporción los falsos positivos.

En su intervención, Meneses García celebró la creación de esta clínica y su vínculo con la Clínica de Cáncer Hereditario, pues permitirá que el diagnóstico de esta enfermedad, que ocurre en su mayoría en etapas avanzadas, sea temprano. “Siete de cada diez personas que acuden a nuestras instituciones, llegan en etapa avanzada. Tenemos que virar este porcentaje”, apuntó.

Por ello celebró que de esta forma, la sociedad de Puebla podrá acceder a un diagnóstico temprano de esta enfermedad. “Pocos estado lo tienen. Aprovechen estos espacios”, instó Meneses García, tras mencionar que este caso puede servir como ejemplo para la prevención de otras enfermedades crónico-degenerativas no transmisibles y reducir su mortalidad.

La BUAP, sede de la Quinta Reunión Nacional del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer

El progreso de la medicina provee nuevos métodos para la atención y remisión del cáncer. Sin embargo, debemos insistir en la importancia de la prevención y el autocuidado de la población, en su corresponsabilidad para reducir factores de riesgo y hacer revisiones oportunas, enfatizó el rector Alfonso Esparza Ortiz, al inicio de la Quinta Reunión Nacional del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer, el encuentro de mayor relevancia nacional en temas de investigación básica y clínica, el cual se realiza por segunda ocasión en la BUAP.

Previo a la entrega del mastógrafo, el rector de la BUAP intervino en el acto inaugural de esta jornada académica. En el teatro del Complejo Cultural Universitario, Esparza Ortiz destacó que la detección temprana favorece la curación de miles de pacientes y que la Institución asume esta responsabilidad al albergar la Clínica de Prevención y Detección Oportuna del Cáncer.

Gracias a sus instalaciones y equipamiento, esta clínica es líder en el país, apuntó el rector, quien agradeció la asesoría del INCan en su creación. Ahí se ofrecen consultas de valoraciones, análisis clínicos y de gabinete, y apoyo para mejorar hábitos alimenticios, manejo de tabaquismo y alcoholismo.

Entre los objetivos de la reunión está cerrar las brechas entre las medidas de prevención, el diagnóstico y los tratamientos de la enfermedad. En este evento también estuvo Jaime de la Garza, ex director del INCan y pionero en la utilización de tratamientos innovadores. En su honor se instauró la cátedra magistral homónima.

“Los avances científicos aportan inimaginables oportunidades para mejorar nuestra salud. El trabajo de los investigadores resulta esencial para el desarrollo social con más posibilidades de progreso. Sabemos que el combate de esta enfermedad es prioritario y por ello celebramos ser sede de la reunión”, afirmó el rector Esparza, ante la comunidad médica y científica ahí reunida.

Y es que hizo un breve análisis de la situación que implica el padecimiento. El cáncer es una de las principales causas de muerte a nivel mundial, la tercera en México. La OMS estima que en 2015, 8.8 millones de personas perdieron la vida por algún tipo de cáncer. En México se detectan alrededor de 195 mil casos y ocurren 80 mil fallecimientos por este mal.

“Estos datos hacen evidente la importancia de llevar a cabo actividades académicas y científicas, como este encuentro, intercambiar opiniones, dar a conocer los avances de la investigación y compartir experiencias exitosas en la prevención y vigilancia del padecimiento.

Al tomar la palabra, el director del INCan destacó que por los niveles de mortandad y de costos públicos que el cáncer implica, es necesario hacer investigación, preferentemente en dos sentidos. El primero, hacia la prevención. Por ello, la creación de la Clínica del Cáncer Hereditario, donde se buscan factores de riesgo para disminuirlos. El segundo, hacia la medicina traslacional, es decir, que todo lo que se realiza en investigación básica tenga una repercusión en el paciente. Por ello la presencia de 15 especialistas invitados del más alto nivel mundial.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 27 de septiembre de 2018.


El rector Alfonso Esparza entregó 146 certificados de competencias laborales CONOCER a docentes y administrativos
 

Con el compromiso de capacitar, evaluar y acreditar funciones productivas para la mejora de los procesos y servicios, 146 trabajadores de la BUAP recibieron certificados de competencia laboral, en seis estándares, por el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER), lo cual refleja el compromiso de la Institución con la calidad y fortalecimiento de la capacitación de docentes y administrativos para mejorar su desempeño.

En la entrega de certificados, el rector Alfonso Esparza Ortiz informó que desde 2013 en la Institución se han llevado a cabo procesos de certificación de competencias laborales CONOCER, en diferentes estándares, con el personal administrativo y docente, logrando la certificación de 604 trabajadores hasta la fecha. Además, se cuenta con la medición y análisis de los resultados en la satisfacción de los usuarios.

De igual manera, se han capacitado a instructores en dicho estándar y en el de impartición de cursos de formación de capital humano. En algunas unidades académicas, precisó, están programando recursos para certificaciones de docentes y estudiantes.

En el auditorio de la Facultad de Contaduría Pública, lugar de la entrega simbólica de certificados, el rector Alfonso Esparza refirió que, dada la solicitud de estándares alineados a las funciones productivas de ciertas empresas, como Petróleos Mexicanos y Audi, que no figuran en el Registro Nacional de Competencias Laborales, se integrará un comité para el desarrollo de tales estándares que permitan mejorar la empleabilidad, a partir de competencias transversales.

En este sentido, la certificación de competencias se valora como una modalidad de titulación, ya que permitirá a los egresados acceder a mayores oportunidades de empleo. Entre los estándares que se consideran necesarios a desarrollar son los de gerencia, supervisión, liderazgo de equipos de alto desempeño, dirección estratégica, ingeniería, contaduría, fiscal, automotriz, turismo, educación, salud y sector público.

De esta manera, “responderemos al compromiso institucional de contribuir a la construcción de una sociedad más competitiva, mediante la formación de recursos humanos eficientes”, señaló el Rector.

Por su parte, Jaime Meneses Guerra, director de Recursos Humanos, reconoció el trabajo del personal administrativo y docente, que por su actitud, trabajo y disposición fue más allá de las funciones marcadas en su categoría laboral y se sumó a los esfuerzos para continuar con el compromiso social de la Universidad. “Todo se ha logrado con el trabajo colectivo, basado en el trabajo individual”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 26 de septiembre de 2018.


“La BUAP es un decisivo bien de la cultura y nuestra obligación es asumir conscientemente la responsabilidad que eso significa”, expresó el escritor y estudioso de la palabra.

Las palmas de las manos, acompasadas, en el aplauso repetido, entonaron la primera música. Una pluralidad de pie –académicos, amigos, estudiantes, familiares e investigadores de las más diversas disciplinas del saber- saludó la entrada de Raúl Dorra, coordinador del Programa de Semiótica y Estudios de la Significación, uno de los más importantes de su tipo en el mundo, y de la revista indizada Tópicos del Seminario, quien recibió de manos del rector Alfonso Esparza Ortiz la Medalla “Francisco Javier Clavijero”, con la cual ingresó a la academia de profesores distinguidos de la Institución.

         En el Paraninfo del Edificio Carolino, el rector de la BUAP señaló: “La medalla que hoy le entregamos es una muestra de nuestro reconocimiento a su valiosa trayectoria académica y es, a su vez, un homenaje a quien en lo cotidiano ha hecho de su vida una constante experimentación y de quien cree que la utopía debe encaminar nuestros pasos”.

         En sesión solemne del Consejo Universitario, expresó que Raúl Dorra -dos veces condecorado con la Medalla “Gabino Barreda” de la UNAM y quien dice ser “antes que nada un escritor, un hombre de letras, que se siente situado en la confluencia de lo inteligible con lo sensible”- encarna el paradigma del espíritu universitario: investigación del conocimiento, libertad, respeto a la pluralidad, esfuerzo intelectual, carácter humanista, rigor científico y humildad.

         Nos encontramos –dijo- frente a un gran intelectual y humanista, autor de innumerables ensayos, artículos y libros sobre el habla, la literatura y la semiótica; un narrador, poeta y traductor; un estudioso de la palabra, en todas sus expresiones y contextos. “Una inteligencia lingüística que encuentra en la poesía su expresión personal predilecta y que explora en el estudio de todas las manifestaciones de la palabra”.

          En la ceremonia de entrega del máximo galardón de la Institución, el Rector Esparza precisó que hablar de Raúl Dorra es referirnos a una vida dedicada al análisis del lenguaje, así como a la formación de estudiantes y escritores, aportaciones que le han valido ser miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Academia Mexicana de la Lengua, así como nivel III del Sistema Nacional de Investigadores.

         “La vocación docente y el espíritu científico del doctor Dorra no podrían ser de otra manera. Ha generado el aprecio, la admiración y el respeto de sus colegas, alumnos, amigos y de todos los que lo han conocido. Nada inesperado para quien considera que los afectos son también susceptibles de un aprendizaje: una sociedad, un salón de clases, un equipo académico siempre será mejores si ejercitan un mejor intercambio de afectos, una acción en la que persona y grupo se construyen”.

          Durante la entrega de la Medalla “Francisco Javier Clavijero” al investigador de la Facultad de Filosofía y Letras, quien en 2015 fue seleccionado como Miembro del Consejo de Administración de la Fédération Romane de Sémiotique (FRS), Esparza Ortiz reiteró su gratitud y señaló que para la BUAP es un orgullo contar con una figura académica de tan alto nivel: “Este amante de la vida, la amistad y la palabra, es, también y en esencia, un maestro”.

No soy, estrictamente, un científico; soy, antes que nada, un escritor

Al recibir el máximo galardón que otorga la Institución, el escritor, traductor y estudioso de la palabra, Raúl Dorra, nacido en San Pedro de Jujuy, Argentina, residente en México desde 1976, año en el cual ingresó a la BUAP, expresó: “Alguien favorecido por una ceremonia como la que aquí tiene lugar no puede experimentar otro sentimiento que el de gratitud”.

        En su discurso, afirmó que hoy las políticas educativas centralizadas han ido ganando terreno y con estas las evaluaciones cuantitativas, los criterios estadísticos, la carrera por el puntaje y la atención focalizada en el resultado. “Ansiosos por exhibir resultados, los ideólogos del mundo contemporáneo nos enseñan a cerrar los ojos ante el proceso que ha llevado hasta tales resultados y que es lo que mejor explica. Ahora se atiende casi exclusivamente a lo que puede describirse como logro, a eso que, con una tortuosa fórmula lingüística, en nuestro medio se conoce como ‘eficiencia terminal’”.

         Agregó que en medio de tantas transformaciones se debe aspirar a recuperar o consolidar plenamente la voz de la comunidad universitaria, con las características propias de las circunstancias actuales:

        “Hay una política global de la que no podemos evadirnos, pero también hay opciones locales que es posible aprovechar. Creo que la presente administración es sensible a este respecto y ha buscado moverse equilibradamente en esa dirección, aunque sin duda esto no es fácil para una universidad pública de la magnitud de la nuestra, que crece en complejidad hacia adentro y hacia afuera dejando su impronta más allá de los salones de clase”.

         Sin dejar de ser una institución educativa, afirmó, “la BUAP es ahora un decisivo bien de la cultura y nuestra obligación, la de todos nosotros, es asumir conscientemente la responsabilidad que eso significa. Debemos, pues, elaborar un nuevo concepto –más amplio y más complejo- de comunidad universitaria y trabajar para que sea cada vez más una realidad dinámica. Avanzar en distintas direcciones con un objetivo común”.

         La obra de Raúl Dorra comprende una extensa colección de ensayos, textos, artículos y libros sobre el habla, la literatura y la semiótica. En sus investigaciones indaga en los procesos fónico-fonológicos, en las transformaciones semánticas y en los fenómenos sintácticos del verso, así como en la distribución espacial de las grafías sobre la página. A través de la semiótica ha entendido cómo se relacionan las cosas para formar sistemas significantes.

         En la Máxima Casa de Estudios en Puebla ha sido académico en el Doctorado en Literatura Hispanoamericana y en el Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica, de la Facultad de Filosofía y Letras, así como en el Centro de Ciencias del Lenguaje, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”.

         Al referirse a la citada distinción, promovida por la Facultad de Filosofía y Letras, el fundador del Programa de Semiótica y Estudios de la Significación, en 1998, donde se creó, en 1999, la revista Tópicos del Seminario, publicación de excelencia registrada en el Conacyt y en Latindex, entre otros índices, dijo: “Es hora de comentar, sin falsa modestia, que creo haber sido merecedor de ella por la decisión y alegría con que he contribuido a desarrollar los valores de la educación pública”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 25 de septiembre de 2018.


El rector Alfonso Esparza asiste a la IX Asamblea General de Rectores de la Red de Macro Universidades de América Latina y el Caribe
 

El rector Alfonso Esparza Ortiz participó en la IX Asamblea General de Rectores de la Red de Macro Universidades de América Latina y el Caribe, a la que acudieron representantes de más de 20 instituciones de educación superior, quienes acordaron consolidar el intercambio de estudiantes de posgrado y coincidieron en la necesidad de aportar recursos propios y buscar financiamiento externo para el logro de esta estrategia.

        La reunión tuvo como sede la Torre de Rectoría de la UNAM, donde los rectores y representantes de las instituciones participantes conocieron un reporte del Programa de Movilidad de Posgrado de la Red, además una encuesta de satisfacción a 250 beneficiarios de 2016 y 2017, en la que 65 por ciento dijo que el programa es excelente, y 35 por ciento, bueno.

       Además de Esparza Ortiz y el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, participaron los rectores de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro; de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara; y de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, José Andrés Suárez Fernández; así como el secretario General de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL), Roberto Escalante, entre otros.

        Asimismo, a la IX Asamblea General de Rectores asistieron las titulares de la Universidad Nacional de Colombia, Dolly Montoya Castaño; de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Emma Polanco Melo; y de la Universidad Nacional del Nordeste, María Delfina Veiravé. Así también, el secretario de Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, Gabriel Capitelli.

         La siguiente Asamblea General de Rectores se realizará en la Universidad de Chile, en septiembre de 2019, para analizar las políticas de equidad de género dentro de las instituciones de educación superior.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 24 de septiembre 2018.

Página 1 de 56

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter