El sistema es único en el país, tiene una interfaz amigable con el usuario e incluye un software para traducir señales en información procesable por computadora

Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) diseñaron un sistema único en el país, capaz de monitorear y controlar las diferentes funciones de un biodigestor, así como mandar señales para su posterior interpretación y análisis.

Los biodigestores son una tecnología apta para disminuir la contaminación de los residuos orgánicos y generar energía renovable que evite que el gas metano de los residuos se desperdicie y contamine la atmósfera, generando calentamiento global; sin embargo, si los biodigestores no operan de forma óptima podrían producir pérdidas monetarias y causar más polución, señaló el doctor Ricardo Vázquez Perales, quien ha desarrollado este proyecto en equipo con el doctor Luis Armando Moreno Coria y la ingeniera Gabriela O. Gastelum Fernández.

El problema -agregó- es que muchos de estos aparatos no cuentan con un monitoreo de las variables críticas para un buen funcionamiento, por ejemplo, sobre la proporción idónea de desechos orgánicos que entran, de modo que cuando la cantidad no es adecuada la mezcla se torna ácida o alcalina, lo que provoca que los procesos anaerobios se inhiban o que se generen otros gases indeseados.

Tener una visualización y registro de las funciones del proceso interno permite tomar decisiones oportunas en cuanto a la operación del biodigestor; por ello, el propósito de este proyecto es monitorear, mediante dispositivos electrónicos e instrumentación adecuada, tanto la fase líquida, como la gaseosa, dentro del biorreactor.

“Hemos colocado sensores que miden distintos parámetros, como la temperatura, la acidez, la presión del gas, el contenido de metano, dióxido de carbono, ácido sulfhídrico y humedad en la fase gaseosa”.

Además, el prototipo experimental cuenta con un sistema de agitación mecánica del sustrato (mezcla orgánica), que también permitirá realizar distintas pruebas experimentales.

Este sistema electrónico es una creación original de la FCE y en México no se han hecho antes este tipo de desarrollos con un diseño tan original; el sistema integra todas las señales en tiempo real, tiene una interfaz amigable con el usuario e incluye software para traducir dichas señales en información procesable por computadora, que permite visualizar gráficamente los resultados del desempeño del biodigestor, resultando una gran contribución para el sector.

El académico, quien es doctor en Ingeniería de la Energía por el Instituto de Energías Renovables de la UNAM, subrayó que hasta ahora los biorreactores han funcionado como cajas negras, en las que el usuario no tiene conocimiento acerca de qué es lo que sucede dentro de estas, sólo en términos generales. “Con la ayuda de este sistema de monitoreo será posible determinar en tiempo real las condiciones de operación y controlar las variables críticas que permitirán optimizar su funcionamiento, aumentar su productividad y disminuir su ineficiencia”.

Afirmó que los resultados y conclusiones que deriven de esta investigación permitirán avanzar en otras etapas que podrían integrar nuevos subsistemas, “al analizar la operación y los diferentes comportamientos ante cada experimento es posible probar nuevas variantes e hipótesis sobre la operación del biodigestor, de lo cual se derivarán conclusiones para implementar mejoras”.

Asimismo, se tramitará la solicitud del prototipo experimental del sistema de monitoreo electrónico; aunado a esto se presentarán los avances de este trabajo en congresos a nivel nacional y en publicaciones internacionales.

Manejo de residuos e importancia de los biodigestores

El doctor Vázquez Perales dio a conocer que los residuos que tienen un mejor potencial para producir biogás son las excretas, especialmente de ganado vacuno y porcino; en México existe una gran cantidad de biodigestores y hay muchísima ganadería, tanto de mediana como de gran escala, por lo que existe un potencial significativo para producir biogás y así evitar que las heces de los animales contaminen el agua, el suelo y la atmósfera.

“Los residuos orgánicos de la ganadería y del sector pecuario en muchas ocasiones son utilizados como abono, pero no existe un buen manejo de los estiércoles y en la mayoría de los casos estos se gasifican a la atmósfera, se infiltran al suelo por medio de la lluvia o fluyen por la escorrentía, lo que hace que se contaminen los acuíferos, los cuerpos superficiales de agua”, explicó.

El biogás obtenido contiene algunas cantidades significativas de CO2, metano y ácido sulfhídrico, entre otros, por lo que no se considera un gas natural; sin embargo, cuenta con las características para usarse en combustiones en el medio rural o para necesidades básicas, como calentar agua, y si este se filtra puede llegar a ser de muy buena calidad e incluso utilizarse como gas para un motogenerador y así producir electricidad, siempre y cuando se cuente con suficiente materia prima para generar gas en cantidades considerables.

Desde hace muchos años, en México se han utilizado los biodigestores como alternativa para obtener biogás; sin embargo, la mayoría opera sin condiciones óptimas, perdiendo productividad y la posibilidad de generar beneficios cuantiosos.

Por fuera, un biodigestor se ve como un tanque o una bolsa que encierra los residuos que se degradan y se convierten en gas, pero es mucho más que eso, adentro suceden importantes reacciones bioquímicas que requieren condiciones óptimas para biotransformar los residuos en gas.

La ciencia y la tecnología han develado que diversos microorganismos participan generando reacciones bioquímicas en cadena por etapas, hasta que se obtienen un producto gaseoso y otro líquido, conocido como biol, que es un excelente biofertilizante para la producción agrícola.

Puebl@Media
Puebla, México
Miércoles 24 de febrero de 2021.


•    ASF confirma gestión transparente de BUAP en Informe de Resultados al Congreso

•    La Universidad solventó al 100 por ciento la revisión de los recursos asignados en la Cuenta Pública 2019

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) solventó al 100 por ciento las revisiones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó al manejo de los recursos que se le asignaron para el ejercicio presupuestal de 2019; lo anterior según los documentos que el máximo órgano contralor del país entregó el pasado sábado a la Cámara de Diputados.

En específico, en el Informe de la Auditoría de Cumplimiento 127-DS, la ASF concluyó que la BUAP “realizó, en general, una gestión adecuada de los recursos del programa”; puesto que “incurrió en inobservancias de la normativa, en la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios y en la Ley de Adjudicaciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público”.

La mencionada Auditoría corresponde a la revisión de una muestra de 3,360 millones de pesos, correspondiente al 77 por ciento de los 4,372 millones de pesos transferidos a la Universidad; esto mediante el programa de Subsidios para Organismos Descentralizados Estatales.

“Al 31 de diciembre de 2019, la entidad federativa (la BUAP) había devengado el 100.0% de los recursos transferidos y el resto fue reintegrado a la TESOFE”, estableció la ASF en el documento que también se hizo público en la página oficial del órgano contralor, https://www.asf.gob.mx/.

A detalle, durante la revisión completada por la ASF en un periodo de 10 meses, se determinaron un total de nueve resultados; de los cuales, en seis no se detectaron irregularidades y tres fueron solventados plenamente por la Universidad antes del cierre y la emisión del informe final.

De manera adicional, la BUAP solventó también de manera sobresaliente la Auditoría 1039-DE-GF, correspondiente al ejercicio de los recursos de las Participaciones Federales a Entidades Federativas; en la que se revisó el manejo de 2,518 millones de pesos con tan solo una recomendación, atendida puntualmente a través del oficio número CGDCF-0753/2020.

Los resultados entregados al Congreso de la Unión refrendan la transparencia en el manejo de los 6,890 millones de pesos que la BUAP recibió de la Federación para ejercer como parte de la Cuenta Pública 2019; además de que confirman una vez más la adecuada gestión que ha mantenido el Rector Alfonso Esparza Ortiz durante su periodo de Rectoría.

Se recuerda que, en los últimos siete años (2013 a 2019), tanto la ASF como la Auditoría Superior del Estado y la Secretaría de la Función Pública, han practicado 39 auditorías a la Universidad sobre los recursos públicos ejercidos, cuyos informes han sido plenamente solventados, sin tener a la fecha observaciones o recomendaciones pendientes.

En cumplimiento con su deber y compromiso con la transparencia ante la comunidad universitaria, la sociedad y las instancias federales y estatales que han otorgado recursos públicos, la BUAP publica esta información de manera accesible, oportuna, completa y verificable, para transparentar los recursos ejercidos a través de la página: http://auditorias.buap.mx/.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 22 febrero 2021.


Entrega el rector el techado de la cancha de usos múltiples y el área de convivencia en la FCFM
 

A consecuencia de la pandemia de COVID-19, el último año ha sido complicado. Sin embargo, los universitarios no detuvimos la marcha y la BUAP siguió cumpliendo sus actividades sustantivas. Asimismo, continuó con los programas de mejora de la infraestructura educativa, para que la comunidad universitaria disponga de instalaciones adecuadas, afirmó el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Tal es el caso del techado de la cancha de usos múltiples y la entrega del área de convivencia de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM), instalaciones que beneficiarán a 2 mil 500 estudiantes de esta unidad académica, quienes una vez que sea posible reanudar las clases presenciales podrán realizar torneos deportivos y actividades recreativas.

“Nosotros seguimos trabajando. Seguimos haciendo lo necesario para que el regreso de nuestros estudiantes les depare sorpresas y nuevos espacios para que lleven a cabo diversas actividades en las que puedan desplegar sus habilidades, competencias y talentos. En esta ocasión, la cancha techada, sin duda alguna, va a tener una mayor productividad y seguramente un uso permanente”, consideró.

La entrega de estas obras incluye el techado de la cancha de usos múltiples y reparación de los muros, el mantenimiento de los tableros de básquetbol, voleibol y de las porterías; además de la sustitución de redes y la pintura de las guarniciones. Asimismo, en el lado sur de la cancha se realizaron obras en las instalaciones eléctricas y pluviales, para asegurar su correcto funcionamiento. Allí se colocará gradería de aluminio en un futuro próximo.

De esta manera, el rector señaló que la comunidad de Físico Matemáticas dispondrá de espacios adecuados para la práctica deportiva, así como para eventos culturales, artísticos y de esparcimiento. En tanto, la nueva área de convivencia dispone de seis mesas de trabajo y dos de ping pong, bancas y áreas verdes. Igualmente, techado e iluminación.

En su intervención, la doctora Martha Alicia Palomino Ovando reconoció la sensibilidad del rector Alfonso Esparza con la comunidad universitaria de esta unidad académica, al acercarse a ella y conocer sus peticiones y necesidades. “La Universidad está trabajando para nosotros. Nos da gusto que se generen estos espacios de convivencia, porque nos forman y acompañan a todos. Agradezco la sensibilidad del Rector y las autoridades, porque a pesar de las condiciones de contingencia, se están llevando a cabo este tipo de obras y se están dando las condiciones para un mejor regreso a clases”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 21 febrero 2021.

Estudian en BUAP aceite esencial de plantas mexicanas como antioxidante natural para sustituir a los sintéticos

Los químicos artificiales utilizados en la actualidad, BHT y BHA, principalmente, son perjudiciales para la salud
 

Mantener la vida de anaquel de un alimento el mayor tiempo posible requiere, en muchas ocasiones, de agentes antioxidantes; sin embargo, hay fuertes indicios de que los artificiales utilizados en la actualidad (BHT y BHA, principalmente) son perjudiciales para la salud y tienen efectos secundarios, por lo que es necesario buscar una alternativa más natural y saludable.

Lilia Alejandra Conde Hernández, profesora investigadora de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ), señaló que ante la tendencia de sustituir los conservadores sintéticos por extractos de productos naturales con propiedades antioxidantes, en la FIQ se realiza una investigación cuyo objetivo es extraer y estudiar el aceite esencial de tres plantas mexicanas para determinar su uso como antioxidantes naturales.

Muchos aceites esenciales obtenidos a base de plantas mexicanas han sido poco explorados, no se conoce su composición química, por lo que es de gran interés su estudio. En este estudio, mediante procesos de hidrodestilación o destilación por arrastre de vapor, a diferentes condiciones, se extraerá el aceite esencial de las plantas, luego se determinará la actividad antioxidante por dos métodos diferentes y se caracterizarán los compuestos químicos volátiles obtenidos.

“Mediante una revisión bibliográfica se observa que hasta ahora la mayor fuente de antioxidantes es sintética y solamente un porcentaje mínimo se obtiene a partir de hierbas o especias, por lo que surge la idea de aprovechar hierbas o especias de origen mexicano, obtener sus aceites esenciales y probar su actividad antioxidante para ser consideradas una alternativa a los conservadores sintéticos”, comentó.

La doctora en Ciencia de Alimentos dio a conocer que una de las plantas seleccionada es el toronjil de menta, también conocida como toronjil rojo o toronjil de monte, se trata de una especie que posee pequeñas flores rojas, suele presentar una altura de 30 a 80 centímetros. Es una hierba perenne, endémica de los estados de Hidalgo, Guerrero, Oaxaca y Veracruz, que pertenece al grupo de las fanerógamas dicotiledóneas y a la familia de las Lamiaceae.

“Al toronjil rojo se le atribuyen propiedades tranquilizantes, por lo que la población suele consumirla en preparaciones acuosas como remedio para dolencias nerviosas, inducir el sueño y como agente sedante y analgésico. A pesar de su uso intensivo en la medicina tradicional mexicana y que estudios fitoquímicos arrojan la presencia de flavonoides libres y glicósidos, existe poca información acerca de la actividad biológica o la composición de las partes aéreas de dicha planta y ninguna de su aceite esencial”, informó.

Como parte de este trabajo ya se ha obtenido el aceite esencial de toronjil rojo mediante hidrodestilación y destilación por arrastre con vapor. Los resultados mostraron que su rendimiento fue de 1.4 y 1.1 gramos de aceite esencial / gramos de planta seca para hidrodestilación, y de 1.1 y 0.9 gramos de aceite esencial / gramos de planta seca para destilación con arrastre con vapor, para un tiempo de dos y cinco horas respectivamente.

Con respecto a la actividad antioxidante se probaron los aceites esenciales obtenidos y tres antioxidantes sintéticos (ácido ascórbico, BHT y trolox), todos a la misma concentración, para observar qué tan efectivos pueden ser los primeros con respecto a los sintéticos.

Conde Hernández informó que al realizar la determinación de la actividad antioxidante (IC50) se encontró que para la técnica de DPPH, el aceite esencial obtenido por hidrodestilación por cinco horas mostró mayor actividad antioxidante que los tres antioxidantes sintéticos e incluso fue superior en un orden de cinco veces mejor que el ácido ascórbico. Sin embargo, con la técnica ABTS, los antioxidantes sintéticos mostraron mayor actividad antioxidante que los aceites esenciales.

El siguiente paso de la investigación es obtener el aceite esencial de las otras dos plantas seleccionadas mediante los mismos procesos a diferentes condiciones; posteriormente se determinará su composición química a través de cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas (GC-MS) y se realizará la determinación de la actividad antioxidante de los aceites, también por medio de ABTS y DPPH.

En la identificación de las tres plantas mexicanas se cuenta con la colaboración del Jardín Botánico Universitario, además de que esta investigación también forma parte de la tesis de doctorado de Anette Gisela Botello Ojeda.

De acuerdo con la académica, los aceites esenciales, también llamados bioconservadores o químicos verdes, parecen ser una alternativa al poseer buena actividad antioxidante y no ser dañinos para la salud. Dichos beneficios están relacionados con dos características principales: su actividad antioxidante y antimicrobiana, por lo que se usan principalmente en la industria farmacéutica, sanitaria, cosmética, agricultura y alimentaria.

Se han realizado estudios de la adición de aceite esencial de albahaca en el aceite de palma para freír papas fritas, de aceite esencial de cedrón y muña en aceite de girasol, de aceite esencial de cilantro en pastel, de aceite esencial de clavo y canela en chuletas de cerdo, de aceite esencial de limón en aceite de girasol, de aceite esencial de orégano en aceite de oliva, por mencionar algunos de ellos. A nivel industrial se procesan aceites de romero, tomillo, canela, clavo, lavanda, árbol de té, anís, menta, limón, naranja, eucalipto, orégano, para diversos usos.

Puebl@Media
Puebla, México
Sábado 20 de febrero 2021.


Además de impartir una educación con calidad y pertinencia, esas unidades académicas cumplen una función relevante de vinculación social en sus comunidades


Los complejos regionales de la BUAP cobran cada día importancia -algunos con incrementos en sus matrículas por arriba de las de algunas facultades y escuelas de Puebla-, lo cual confirma la pertinencia de su oferta académica, la atención de la demanda educativa de la zona y la calidad de los programas que imparten.  Además, cumplen un papel relevante en la responsabilidad social de la Institución, por su vinculación con el entorno, con las poblaciones y sus pobladores. Así lo afirmó el rector Alfonso Esparza Ortiz al tomar protesta a directores de esas unidades académicas, para el periodo 2021-2025.

En sesión virtual, felicitó a los directores Mariana Vaquero Martínez, Felipe Burgos Morales, Gabriel Pérez Galmiche, José Manuel Alonso y Sergio Díaz Carranza, de los complejos Regional Sur, Norte, Mixteca, Centro y Nororiental, respectivamente, correspondiente a la gestión 2021-2025, a quienes confirmó la confianza en su desempeño para fortalecer la educación media superior y superior en las regiones del estado.

“Reitero mi felicitación y nuevamente mi gratitud por su labor durante mi gestión y que sin duda continuarán en esta gestión que inician”, les expresó al tiempo de recordar que su elección fue el resultado de un proceso por voto electrónico, debido a la pandemia por COVID-19, que aun así registró una gran participación: 15 mil 318 electores, entre estudiantes, profesores y administrativos, emitieron su voto en los cinco complejos.

El rector Alfonso Esparza Ortiz destacó que en los casos de los complejos regionales Centro y Nororiental sufragaron 3 mil 144 y 3 mil 646 electores, respectivamente. En estas cinco unidades académicas del interior del estado la participación representó de 64 a 94 por ciento de los padrones, lo cual muestra, dijo, que el mecanismo aprobado por el Consejo Universitario, por voto electrónico, funcionó con eficiencia y garantizó la legalidad del proceso.

Tras reiterarles su felicitación y agradecimiento, les recordó que el incremento de la matrícula en los complejos regionales es un reto, en el sentido de consolidar la oferta académica, atender la apertura de nuevas sedes y responder a las expectativas de los jóvenes y a las necesidades de cada región.

“Pueden sentirse orgullosos de encabezar las comunidades universitarias de las diferentes regiones del estado y ser partícipes del positivo impacto de la BUAP en los municipios que atiende, y, sobre todo, en miles de estudiantes que no tienen que abandonar sus lugares de origen para recibir una educación de calidad y transformarse en agentes de cambio para sus comunidades”, expresó.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 18 de febrero de 2021.


Entrega el rector Alfonso Esparza 18 nuevas camas a la Unidad de Atención de Enfermedades Respiratorias Agudas del HUP.

Con esto se duplica la capacidad del servicio, con un total de 36 camas y 60 ventiladores en beneficio de sus derechohabientes

En el Hospital Universitario de Puebla (HUP) el servicio médico es oportuno, de primer nivel, cálido y humano, en virtud de estos parámetros hoy el rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró la ampliación de la Unidad de Atención de Enfermedades Respiratorias Agudas con 18 nuevas camas, obra realizada en tiempo récord y que refrenda su compromiso de seguir trabajando en favor de la salud de los universitarios y sus familias.

Con esta ampliación, informó el rector Esparza Ortiz, se suman 18 camas hospitalarias eléctricas, para sumar un total de 36, un número que posteriormente se incrementará a 48 gracias a los trabajos que ya se realizan, como respuesta a las demandas de los derechohabientes.

Estas 36 camas para pacientes con enfermedades respiratorias agudas cuentan con monitores de signos vitales, ventiladores mecánicos, cuatro video-laringoscopios, dos desfibriladores y tres carros rojos, así como sistemas de suministro de gases medicinales y aire comprimido.

“En el tema de ventiladores de nueva generación ya tenemos 60, lo que habla de que seguimos equipándonos y nos mantenemos atentos a los requerimientos del HUP. También hemos tenido comentarios sobre la atención personalizada y eficiente que reciben los pacientes, quienes han expresado su agradecimiento por el servicio que se les brinda”, añadió el rector Esparza.

Esta nueva ampliación es un espacio ocupado anteriormente por la Facultad de Medicina, pero corresponde a los trabajos de remodelación pactados en una segunda etapa y que incluyen equipamiento para veinte laboratorios que serán de gran apoyo en la formación de los estudiantes del Área de la Salud.

De esta forma, frente a directivos del HUP, así como de médicos, enfermeras y administrativos, Esparza Ortiz hizo un reconocimiento a todo el personal del hospital que enfrenta día a día las necesidades que se presentan, en el contexto de la pandemia por el COVID-19.

Por su parte, el director del HUP, Eulalio Morales Palacios, agradeció el apoyo y sobre todo la sensibilidad del Rector para responder de forma oportuna, con hechos y no palabras, a las demandas que impone la contingencia sanitaria que actualmente se enfrenta.

Esta ampliación está aislada del resto del hospital para prevenir contagios, además de que cuenta con extracción de aire por medio de “presión negativa” y un sistema de suministro de aire filtrado de grado médico para garantizar que el aire esté libre de impurezas y microorganismos, lo que reduce el riesgo de contraer otras enfermedades.

También dispone de un área de admisión, una para el personal médico, seis salas de terapia intermedia y cinco espacios individuales para pacientes que necesitan estar aislados, además de áreas de servicios generales.

Cabe destacar que estas instalaciones se ajustan a las Normas Oficiales Mexicanas que establecen las características de infraestructura, equipamiento de hospitales y consultorios de atención médica especializada, además de la organización y funcionamiento de las unidades de cuidados intensivos.

Finalmente, desde la creación de esta unidad, en julio de 2020, a la fecha se han recibido a 403 pacientes, mientras que el mes con mayor número de ingresos fue el pasado enero, con 114 pacientes.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 17 de febrero de 2021.


El programa cumple con los estándares de buena calidad por su pertinencia y desempeño de egresados

Gracias a su pertinencia, calidad y desempeño profesional de sus egresados, el programa de estudios Profesional Asociado en Imagenología, modalidad escolarizada, de la Facultad de Medicina de la BUAP, recibió la acreditación por cinco años del Padrón de Programas de Educación Superior Reconocidos por su Buena Calidad, de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES).

Después de un exhaustivo análisis realizado por parte de los CIEES, y con base en las opiniones de los expertos que integran la Comisión de Pares Académicos Externos, le fue otorgada la acreditación con una vigencia de noviembre de 2020 a diciembre de 2025.

De acuerdo con la coordinadora de Profesional Asociado en Imagenología, doctora Karla Lucía Herrera Olvera, dicha certificación requirió de todo un proceso de trabajo dentro de la BUAP, en el que intervinieron dependencias administrativas, de investigación, las diversas coordinaciones de apoyo a los estudiantes de la Facultad de Medicina, sedes hospitalarias receptoras de alumnos para prácticas clínicas, y de manera central, los alumnos, exalumnos, académicos y la coordinación de la carrera.

“La acreditación significa que el programa cumple con los estándares de buena calidad por su pertinencia y operación, y es un referente a nivel nacional para las carreras de licenciatura o técnico superior universitario relacionadas con la Radiología e Imagen. También, la seguridad para los alumnos de estar recibiendo una formación integral y de calidad para su desarrollo profesional y, además, se propicia la mejora del programa educativo en beneficio de estudiantes, instituciones y la sociedad”, explicó.

Para mantener la acreditación es necesario llevar un seguimiento periódico y constante, considerar siempre las necesidades de salud de la población, la opinión de los egresados y empleadores, quienes están activamente en las áreas de trabajo, así como fortalecer la planta docente para que cumpla con el perfil deseable y adecuado para esta carrera, la conservación y mejora de la infraestructura académica y mantener la colaboración con la Facultad de Medicina y todas las áreas de apoyo de la BUAP, refirió.

Es importante recalcar que Profesional Asociado en Imagenología tuvo su primer egreso en el año 2002. La carrera ha sido evaluada por los CIEES en tres ocasiones (2008, 2016 y 2020). En esta última se obtuvo la acreditación por cinco años del Padrón de Programas de Educación Superior Reconocidos por su Buena Calidad de los CIEES, tras evaluar cinco ejes, 12 categorías y 49 indicadores.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 15 febrero 2021.


Egresada de Biomedicina labora en el Departamento de Fisiología y Biología Celular, de la Universidad de Nevada, en Reno, donde se dedica al estudio de la fisiología de la audición

“Cuando me preguntan acerca de mi formación académica, con orgullo digo que estudié en la BUAP, y para mí estar en el extranjero es una forma de representar muy dignamente a mi país, a mi Universidad, que por cierto es pública y con calidad académica competente a nivel internacional”, afirma la doctora María Cristina Pérez Flores, egresada de la Licenciatura en Biomedicina, quien actualmente trabaja en el Departamento de Fisiología y Biología Celular, de la Universidad de Nevada, en Reno.

La doctora Cristina Pérez, quien ha orientado su trabajo a la fisiología del oído interno, mantiene vínculos con la Universidad desde que estudiaba en la Preparatoria Emiliano Zapata, donde aprendió el valor del esfuerzo y la disciplina, lo que le permitió obtener becas de excelencia académica que facilitaron la continuidad de sus estudios.

Como investigadora, actualmente colabora con el doctor Ebenezer Yamoah, a quien conoció durante su posdoctorado en la Universidad de California, en Davis, y con quien trabaja desde hace cinco años en la Universidad de Nevada en el estudio del oído interno, específicamente, la cóclea, el órgano de la audición.

El objetivo es comprender cómo es que el sonido se convierte en señales eléctricas, cómo se codifica y cómo esa información se transmite al cerebro. Una vez que se comprende el funcionamiento, explica, lo que buscan es responder porqué ciertas mutaciones genéticas causan la pérdida auditiva.

“Hablamos de mutaciones en proteínas o canales iónicos; por ejemplo, en las células que forman parte del oído hay proteínas que tienen una importancia trascendental, pero si alguna de ellas tiene una mutación pierde su funcionalidad y el oído no es capaz de compensar esa falla, esto se muestra en el individuo como una pérdida de la audición o sordera. La identificación de estructuras, proteínas y genes esenciales durante la etapa de desarrollo y en el oído interno maduro ayudará a sugerir objetivos farmacológicos y al desarrollo de estrategias de terapia génica para la restauración de la audición”, señala la investigadora.

Biomedicina, un camino directo a la ciencia

El camino que siguió la doctora Pérez Flores tiene como antecedente una inclinación humanista: el espíritu de servicio. Desde que era niña, recuerda que se sintió atraída por las ciencias, especialmente por las Matemáticas, la Física y la Biología. Cuando concluyó sus estudios en la Preparatoria Emiliano Zapata pensó en estudiar Medicina, pero fue en una feria de profesiones donde se enteró de la apertura de una nueva carrera, Biomedicina, el plan de estudios representaba un pase directo a la ciencia y la investigación.

“Previamente quería estudiar Medicina y después especializarme en virología, porque tenía el interés en desarrollar vacunas, pero me enteré de la carrera en Biomedicina y supe que ofrecía interaccionar más rápidamente con la actividad científica, por eso opté por esta carrera. Me parece que el plan de estudios de Biomedicina está muy bien diseñado porque tiene un tronco común muy pertinente que te da las herramientas clínicas necesarias para iniciar con la investigación”.

En los últimos años de la carrera, Cristina Pérez optó por el eje de fisiología, lo que le permitió tomar cursos en el Instituto de Fisiología de la BUAP, una formación que calificó de alta calidad. “El conocimiento está proporcionado por investigadores de alto nivel, por eso como alumnos de Biomedicina, la instrucción que se recibe corresponde a nivel de maestría, esto me permitió adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para ingresar al doctorado directo en la UNAM”.

En la licenciatura la doctora Cristina Pérez estuvo bajo la tutela de los doctores Enrique Soto y Rosario Vega, en el Laboratorio de Neurofisiología Sensorial del Instituto de Fisiología de la BUAP, con ellos realizó su tesis sobre fisiología del sistema vestibular, el cual proporciona información sensorial sobre el movimiento, el equilibrio y la orientación espacial del cuerpo.

“Estudié básicamente algunas propiedades eléctricas de las neuronas aferentes vestibulares, específicamente sobre una corriente de potasio que regula la excitabilidad de estas células”.

Posteriormente, ingresó al doctorado en Ciencias Biomédicas en la UNAM, donde le permitieron que el doctor Enrique Soto siguiera como su tutor, por eso espera colaborar en un futuro con él de forma directa en el estudio de las neuronas aferentes vestibulares.

El valor de estudiar en la BUAP

“Sin duda la BUAP es reconocida internacionalmente por todos sus egresados, porque nos brinda una educación de alta calidad. También me dio apoyo económico desde la preparatoria hasta la carrera, a través de becas por excelencia estudiantil, eso tiene un valor porque vengo de una familia de nivel socioeconómico medio y gracias a ese impulso y al apoyo de mis padres no tuve la necesidad de trabajar para pagar mi formación, me pude dedicar cien por ciento al estudio y eso me permitió tener buenas calificaciones, ingresar a un doctorado y ahora estar donde estoy”.

La doctora Cristina Pérez atesora sus años en la Universidad como un complemento a la propia formación que le dieron sus padres y de quienes, asegura, aprendió el valor del trabajo y la educación, porque siempre la motivaron para ir por más.

Orgullosa egresada BUAP, madre de dos hijas que ahora son su principal motor, la doctora Cristina Pérez, quien ha publicado en prestigiosas revistas como Journal of Neuroscience y Science advances, entre otras, concluye afirmando que su experiencia en la Universidad define en gran medida los logros académicos obtenidos hasta ahora.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 14 de febrero de 2021.


Diversas actividades tendrán lugar del 10 al 12 de febrero, no sólo para reconocer su trabajo; también para fortalecer su inclusión


Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, este 11 de febrero, la BUAP ha programado una serie de actividades con las cuales reconoce el papel fundamental de las mujeres en la ciencia y la tecnología, además de fortalecer su participación en estas comunidades, en las cuales aún son minoría. El programa reúne a científicas de México y Estados Unidos, del 10 al 12 de este mes, cuyas exposiciones serán transmitidas en vivo, a través de la página de Facebook de Radio BUAP (https://www.facebook.com/search/top?q=radio%20buap).

Si bien las conferencias inician el miércoles 10, será al día siguiente cuando se lleve a cabo la inauguración formal de estas actividades, en las cuales participa la destacada científica Carole Heilman, ex directora de la División de Microbiología y Enfermedades Infecciosas (DMID), en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), cuya especialidad es el desarrollo de vacunas, quien desempeñó un papel fundamental en la dirección de los esfuerzos del NIAID en áreas de investigación como influenza, malaria, tuberculosis, biodefensa y enfermedades infecciosas emergentes, incluida el Ébola.

Así también Gail H. Cassell, doctora Honoris Causa por la BUAP, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, una distinguida científica en enfermedades infecciosas en Eli Lilly and Company. Su investigación se centra en las especies de Mycoplasma y en el tratamiento de la tuberculosis multirresistente. Es integrante de la Academia Nacional de Ciencias y Medicina y de comités de varias agencias, incluidos los institutos Nacionales de Salud (NIH), los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

En el primer día de actividades participan la doctora María del Jesús Rosales Hoz, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN); la secretaria de Salud del estado de Veracruz, Aurora Parissi Crivelli, quien impartirá la conferencia “Perseverancia, inteligencia y entereza de las investigadoras”, y Silvia Giono Cerezo, prestigiada académica del Instituto Politécnico Nacional, formadora de varias generaciones de microbiólogos mexicanos.

Al día siguiente, además de la inauguración formal, la directora del Centro de Detección Biomolecular de la BUAP, Lilia Cedillo Ramírez, impartirá la ponencia “¿Por qué la ciencia es algo metiche?”; posteriormente la doctora Carole Heilman compartirá “Todo lo que una mujer puede aportar a la investigación”, y para continuar las doctoras Gail H. Y Cynthia Cassell.

Además, un conversatorio que reúne a las doctoras Gloria Tirado Villegas y Lilia Meza Montes, de la BUAP, y Belinka González Fernández, de la Ibero Puebla, con unas participantes especiales.

El viernes 12, último día de actividades, la doctora Guadalupe Soto, de la Facultad de Medicina de la BUAP, disertará sobre la terapia génica en la enfermedad de Parkinson, para dar paso a la doctora Elizabeth Herrera Saldívar con la conferencia “Entre la medicina y la investigación”.

Entre otras destacadas participantes se encuentran las doctoras Karla Margarita Gámez Pérez, egresada del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT; Yanin Chávarri Guerra, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Médica y Nutrición Salvador Zubirán; Tania Castillo Marenco del Instituto de Biotecnología de la UNAM; María Soledad Beatriz Villegas González, de la División de Cardioneumología y cirugía cardiovascular, IMSS Puebla; Ana Elena Posada Sánchez de Facultad de Ingeniería, BUAP; Miriam Carrillo Barragán del Departamento Vocaciones Científicas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y Natalia Summerville, egresada del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT.

A esta conmemoración también se suma la Facultad de Ingeniería con el Primer concurso en línea de Innovación de Prototipos; y la Dirección de Acompañamiento Universitario (DAU) compartirá actividades especiales para las preparatorias de los complejos regional Norte, Nororiental y Sur, el 10 y 11 de febrero.

Para consultar todas las actividades del programa, ingresar a la página https://buff.ly/3a1tc4T , además de las redes oficiales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 8 de febrero de 2021.


Su investigación actual es el estudio de mecanismos de acción y sitios de unión de diversos compuestos sobre canales iónicos relacionados con isquemia cerebral y dolor


•           Es autora de cuatro artículos indizados y una solicitud de patente en conjunto con la BUAP


Originaria de San Antonio Cuaxomulco, Tlaxcala, un pueblo de alrededor de 5 mil habitantes enclavado en las montañas, la doctora Audrey Magdalena Ortega Ramírez, investigadora postdoctoral en el Hospital Universitario (Uniklinik) de la Universidad RWTH de Aachen, en Alemania, nunca imaginó que su amor por la ciencia la llevaría a ser una científica de talla internacional.

“Mis padres me dijeron que mi única herencia era el estudio y sería tan grande como yo lo quisiera. Y sí, fue grande”, responde mientras sus ojos se iluminan.

La joven científica se define como “meramente BUAP”. Estudió la Licenciatura en Biomedicina, así como la Maestría y el Doctorado en Ciencias Fisiológicas. “Sabía que sería científica y eso me emocionaba muchísimo”. Actualmente ha publicado cuatro artículos de investigación en revistas indizadas y tiene una solicitud de patente en conjunto con la BUAP: “Fabricación de una matriz de electrodos de silicio aleatoriamente distribuidos para el registro de la actividad eléctrica de tejido cerebral”, cuya aplicación se enfoca al estudio de la epilepsia.

Con la firme convicción de que la ciencia es multidisciplinaria, asevera que las colaboraciones con otros expertos, como físicos, matemáticos y programadores, enriquecen una investigación y brindan otras perspectivas. Así surgió la solicitud de patente mencionada, resultado del Cuarto Concurso Estudiantil “Prototipos de Innovación Tecnológica”, organizado por la BUAP en 2018, que obtuvo el segundo lugar, en la categoría “Alta tecnología”.

“Su fabricación es fácil y barata. Primero hicimos el trabajo de biocompatibilidad para ver si esta matriz de electrodos de silicio era compatible con el tejido cerebral y después sembramos neuronas encima para estimular de un lado y registrar del otro. A la par se diseñó un software para leer el electroencefalograma en cuestión, definir el tipo de epilepsia y sugerir propuestas de neurólogos”.

Casualidad o destino

Durante su estancia en la Máxima Casa de Estudios en Puebla, Audrey Ortega Ramírez estudió la electrofisiología de las células ciliadas del ámpula vestibular, los ganglios de la raíz dorsal y los canales iónicos ASIC (del inglés Acid Sensing Ion Channels) que se activan con cambios de pH en el cuerpo humano, los cuales se relacionan con procesos fisiológicos, como la percepción del dolor, memoria-aprendizaje y patologías como la isquemia cerebral, epilepsia y adicciones.

Esta última área de investigación la atrapó por completo, tanto que se volvió fan del profesor Stefan Gründer, uno de los científicos más importantes en el estudio de canales iónicos ASICs. “El primer paper que leí de canales ASICs fue de él. Me gustó tanto que anhelé algún día trabajar con él”.

Fue tan grande su deseo, que el Universo conspiró a su favor. “Estaba por terminar el doctorado y me becaron para asistir a un curso de Biofísica en Erice, Italia. Allí compartí cuarto con una postdoctorante del doctor Gründer. No lo podía creer, casi le pedía su autógrafo”, narra con emoción.

Tras este encuentro se enteró de una plaza de estancia postdoctoral en el laboratorio del doctor Gründer, en el Instituto de Fisiología de la Universidad RWTH de Aachen. Sin pensarlo demasiado compitió por este lugar y fue aceptada. Su investigación actual es el estudio de los mecanismos de acción y sitios de unión de diversos compuestos sobre canales iónicos relacionados con isquemia cerebral y dolor.

“A largo plazo buscamos modular estos canales para inhibir la muerte de neuronas por isquemia cerebral, lo cual daría paso a la propuesta de nuevos fármacos. Si estos canales se bloquean o modulan el daño puede ser 60 o 70 por ciento menor, lo cual podría revertir daños neurológicos, como la pérdida del lenguaje y movilidad. Sabemos que existen endorfinas que actúan sobre estos canales, por lo que nos interesa saber específicamente en qué sitio intervienen y cómo”. Para ello utiliza métodos de electrofisiología, análisis in silico de modelaje de proteínas y técnicas de biología molecular, como Western blot.

Un clic inmediato

¿Cómo empezó todo esto? Se pregunta la doctora Ortega Ramírez. Fija la mirada al techo para rememorar a la joven Audrey de 18 años, quien soñaba con ser médica y que rechazó a otras dos universidades por estudiar Biomedicina en la BUAP, una carrera con la cual tuvo un clic inmediato en cuanto conoció su plan de estudios. “Siempre tuve curiosidad por saber cómo funcionaba el cuerpo humano, por qué pensamos, por qué sentimos y el plan de Biomedicina era eso, era perfecto”.

En ese entonces, relata, era complicado ser aceptado porque se necesitaba un alto puntaje para entrar y había pocos lugares. “Fue una fortuna quedarme”. Con la buena noticia, sus padres apoyaron con entusiasmo su decisión. Dejó su lugar de origen para trasladarse a la ciudad de Puebla. Cambió la tranquilidad de las mesetas y llanuras por el bullicio de la urbe. “Ser foráneo siempre es un reto. Aprendes desde valerte por ti mismo, hasta ahorrar dinero”.

“Cuando elegí Biomedicina sabía que sería científica y eso me emocionaba muchísimo”. Tras cursar el tronco común de su carrera en la Facultad de Medicina, optó por especializarse en el área de Fisiología. En el Laboratorio de Neurofisiología Sensorial del Instituto de Fisiología, los doctores Enrique Soto y Rosario Vega inculcaron en ella la pasión por la ciencia y el interés por descubrir otras formas de investigación en el mundo. “Gran parte de lo que soy ahora y he logrado ha sido por ellos”.

Por consiguiente, realizó estancias de investigación en el Laboratorio de Medicina Genómica en el Hospital General “Primero de Octubre” y en el Departamento de Neurociencia, de la Escuela de Medicina de la Universidad Federico II de Nápoles, Italia. Asimismo, asistió a cursos internacionales como el de la 44ta. Escuela Internacional de Biofísica “Antonio Borsellino”, en Erice, Italia, y “Métodos in silico para la predicción de complejos biomoleculares y diseño de fármacos”, en Aachen, Alemania.

Regresar a México

Dentro de algunos años, la doctora Audrey Ortega Ramírez, quien también es integrante de la Society for Neuroscience, espera tener su propio laboratorio de investigación y le encantaría regresar a México, sobre todo a Puebla, “porque de ahí salí”.

“La BUAP además de brindarnos herramientas para competir, personalmente me brindó herramientas para colaborar, un pensamiento crítico y la capacidad de proponer ideas”, asegura convencida.

Por lo tanto, invita a las generaciones futuras a no tener miedo de las cosas nuevas y aprovechar las opciones de crecimiento que brinda la Universidad. “No se cierren solamente a una cosa, traten de buscar y ampliar su perspectiva lo más que puedan para crecer en todos los ámbitos”.

Al final de la videollamada confiesa entre risas que no quería ser entrevistada. ¿Qué cambió? “Al final creo que es importante para los jóvenes que se den cuenta de que hay otras cosas, de que pueden salir. Yo con mi doctorado de la BUAP no solamente puedo competir, sino también proponer nuevas investigaciones”.

“Valoren lo que tienen y aprovéchenlo, porque muchas veces las oportunidades están ahí y no te das cuenta de lo que tienes. No es fácil, hay momentos en donde dices yo creo que esto no va a ser para mí, ya no puedo, creo que mejor me regreso a mi casa. Pero lo importante, es creer en sus propias aptitudes y sean cooperativos”. La doctora Audrey Ortega Ramírez es ejemplo de este esfuerzo y constancia.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 7 de febrero de 2021.

Página 1 de 83

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter