Ante juez declaró que US$30 millones eran de Odebrecht y casi US$4 millones de Camargo Correa. Precisó que al exjefe del Estado solo llegaron US$21 millones

Ante el juez Richard Concepción Carhuancho, el empresario israelí Josef Maiman Rapaport confirmó ayer que las constructoras brasileñas le entregaron en total US$34 millones para el expresidente Alejandro Toledo.

Esta es la primera vez que Maiman declara ante el Poder Judicial. Antes solo lo había hecho al fiscal José Domingo Pérez, del equipo especial Lava Jato.

El empresario declaró –por videoconferencia desde Israel– en una audiencia de prueba anticipada, dirigida ayer por el juez Concepción. La diligencia buscó asegurar su testimonio ante un futuro juicio oral a Toledo por el Caso Odebrecht.

En la audiencia, Maiman respondió preguntas de Pérez y de Roberto Su, abogado del exmandatario. También contestó las interrogantes de la defensa de Abraham Dan On, quien fue asesor de seguridad del exjefe del Estado.

—Entregas—

Maiman declaró que las entregas de dinero de Odebrecht comenzaron en el segundo semestre del 2006. “Barata me indica que va a empezar el proceso, yo se lo comunicó a Toledo y empiezo a recibir los fondos. Cuando empiezo a recibir, los comienzo a transferir a las cuentas costarricenses que ellos me dijeron”, sostuvo.

El empresario ratificó que entre Odebrecht y Camargo Correa recibió entre US$34 millones y US$35 millones, “pero toda la documentación fue entregada y certificada por los bancos, era el acuerdo de pago a Toledo”. Especificó que de Odebrecht recibió en sus cuentas “alrededor de 30 y 31 millones”, mientras que de Camargo Correa recibió US$4 millones.

En su última declaración ante la fiscalía, en junio del 2019, precisó las cifras. Como informó este Diario, Maiman declaró que Odebrecht entregó US$30’268.386. El monto de Camargo Correa fue de US$3’984.335. Estas cantidades suman US$34’252.721, según lo revelado por el empresario.

Sin embargo, casi al finalizar la audiencia, Maiman indicó que de los US$34 millones recibidos en sus cuentas, solo US$21 millones fueron para Alejandro Toledo. Sostuvo que el resto del dinero correspondía a una compensación de Odebrecht por la ruptura del contrato de un proyecto en Colombia, que no se llegó a concretar. Dijo que se ha comprometido a devolver ese dinero.

El 26 de diciembre pasado, el Poder Judicial aprobó el acuerdo de colaboración eficaz suscrito entre Josef Maiman, el equipo especial de la fiscalía y la procuraduría ad hoc del Caso Lava Jato. En el convenio, Maiman se comprometió a devolver unos US$14 millones al Estado Peruano, entre repatriación de dinero y pago de la reparación civil.

—Coordinó con Barata—

Maiman también relató que a fines del 2004 Toledo le mencionó su interés por desarrollar un “plan político”, y que para ello esperaba recibir contribuciones de brasileños. El empresario le respondió que estaba dispuesto a ayudarlo con la recepción de fondos.

Maiman señaló que en noviembre del 2004 recibió a Barata en su departamento de Barranco. Ahí, el exejecutivo de Odebrecht le entregó un borrador de un contrato ficticio para justificar las transacciones para Toledo.

“Yo no le pedí permiso a Toledo para tener la reunión, pero después de la reunión le debo haber reportado que sí me reuní con Barata, él tuvo conocimiento de las reuniones que sostuve con Jorge Barata”, dijo.

Para el fiscal Pérez, lo dicho por Maiman confirma la declaración de Barata sobre el trato al que llegó con Toledo respecto a los sobornos por la licitación de la carretera Interoceánica.

Roberto Su, abogado de Toledo, consideró que Maiman miente y no ha podido explicar el destino del dinero que no se habría entregado al expresidente que está detenido en EE.UU.

—Situación de Toledo—

La fiscalía investiga a Toledo por tres casos: los presuntos sobornos de Odebrecht por los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur, las presuntas coimas de Camargo Correa por el tramo 4 de la misma obra y por el Caso Ecoteva.

Actualmente, hay un proceso para extraditar a Toledo de Estados Unidos por el Caso Odebrecht. El 30 de enero está prevista una audiencia en la que se revisará un pedido de su defensa por documentos incluidos en los acuerdos de colaboración de Maiman y Barata.

El 5 de febrero se revisará la apelación de Alejandro Toledo al fallo que confirmó su detención mientras se sigue el proceso de extradición.

El Comercio
María Isabel Álvarez
Lima / Estados Unidos
Domingo 26 de enero de 2020.


El Ministerio Público de Perú informó que "el exmandatario se encuentra en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas".

El expresidente peruano Alejandro Toledo Manrique fue arrestado la mañana de este martes en EE.UU., por pedido de Perú, que lo ha solicitado en extradición.

El Ministerio Público de Perú informó que "el exmandatario se encuentra en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas", como parte del proceso orientado a lograr su retorno al país.

Ministerio Público

@FiscaliaPeru


 #Urgente | El Ministerio Público, a través de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional, informa que el expresidente, Alejandro Toledo Manrique, fue arrestado esta mañana por mandato de extradición, en Estados Unidos.

Toledo se encuentra prófugo de la Justicia peruana, donde está acusado por los delitos de lavado de activos, colusión y tráfico de influencias.

En abril de 2017, un juez ordenó "prisión preventiva" para Toledo y su esposa Eliane Karp. Meses antes, se había librado una primera orden de captura para el exmandatario, tras ser acusado de recibir un soborno de 20 millones de dólares por parte de Odebrecht durante su mandato (2001-2006), a cambio de obras como el Corredor Vial Interoceánico Perú-Brasil.

El empresario de Odebrecht, Jorge Barata, durante una entrevista con AFP, el 18 de septiembre del 2015. Los presuntos sobornos de Odebrecht a expresidentes de Perú explicados por su antiguo director
Antes de hacerse efectiva su captura, el expresidente huyó a EE.UU., y reside en California desde entonces. En mayo de 2018, el Gobierno peruano pidió oficialmente a EE.UU. su extradición.

Además de este caso de Odebrecht, en junio pasado, el fiscal superior Rafael Vela formalizó su acusación, con fines de extradición, contra Toledo y Karp, esta vez por el caso Ecoteva.

En este caso se le juzga por las costosas adquisiciones de inmuebles a nombre de su suegra Eva Fernenbug a través de Ecoteva Consuting Group.

Ecoteva es una empresa fundada en Costa Rica por Fernenbug, presuntamente a pedido del expresidente. En esa firma se usaron dos cuentas en el banco ScotiaBank de Costa Rica, en el que presuntamente se movilizó dinero que recibió de Odebrechet.

RT
Washington/Lima
Martes 16 de julio de 2019.


Un tribunal peruano dicta 18 meses de prisión preventiva contra el exmandatario y emite una orden de captura internacional


El juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional de Perú, dictó 18 meses de prisión preventiva contra el expresidente Alejandro Toledo Manrique. La solicitud fue presentada por el fiscal Hamilton Castro, cabeza del equipo especial encargado de investigar las ramificaciones del caso Lava Jato en Perú.

Toledo es acusado de recibir 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para favorecerla en la licitación de la Carretera Interoceánica Sur, que une Perú y Brasil. La audiencia que decidió su suerte comenzó a las 10.00 horas de este jueves, en el Cercado de Lima. Se le imputan los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

El fiscal Castro inició su intervención reseñando los datos recopilados en sus investigaciones, a partir de las revelaciones hechas por Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en Perú, convertido en colaborador de la Fiscalía peruana. A finales de 2014, Toledo y su amigo íntimo Joseff Maiman —un empresario que habría facilitado sus cuentas en Londres para el depósito de los sobornos— se reunieron en un hotel de Brasil con Barata. Según Castro, aquella vez se pactó que la empresa pagara 35 millones de dólares al expresidente.

Las condiciones de aquella negociación cambiaron con el tiempo, y al final el soborno se redujo a 20 millones de dólares. Hasta ahora, se ha logrado identificar casi la mitad de este dinero, entregado en 18 pagos y repartido en las cuentas de tres empresas offshore que Maiman tiene en Londres, lo que lo convierte en testaferro de Toledo.

Para Castro, la detención del expresidente se justificaba por su falta de arraigo familiar y laboral en el Perú —pasa la mayor parte del tiempo en Estados Unidos, porque trabaja en la Universidad de Stanford—, y por argumentar que el proceso judicial es, en realidad, una "persecución política".

Alejandro Toledo estuvo representado por los abogados Paolo Aldea y Heriberto Benítez. Aldea había adelantado que pediría la prescripción del delito de tráfico de influencias, y Benítez cuestionó la solicitud de prisión preventiva, exigiendo que primero se concluya la investigación.

Finalizados los alegatos de la Fiscalía y la defensa, el juez Concepción aseguró que Odebrecht obtuvo la licitación de la Carretera Interoceánica gracias a un cambio en las reglas de juego de la concesión, y que Alejandro Toledo no mantuvo su neutralidad como presidente de la República. Además, señaló que existe la posibilidad de que sostuviera un acuerdo ilícito con Jorge Barata, con la participación de Maiman como testaferro. También defendió que no estaba claro su arraigo en el Perú y que las múltiples declaraciones que dio en los últimos días constituían un desafío a la justicia, además de una muestra de su poca voluntad de comparecer ante ella.

A continuación, desestimó la petición de arresto domiciliaria, porque no garantiza la continuidad de Toledo en el proceso. Finalmente, dictó los 18 meses de prisión preventiva y dispuso una orden de captura nacional e internacional contra el expresidente.

De continuar las cosas como hasta ahora, Alejandro Toledo podría convertirse en el segundo presidente peruano preso, después de Alberto Fujimori, quien gobernó de 1990 a 2000 y está prisión desde 2007 por delitos contra los derechos humanos y corrupción. Aunque participó en las elecciones generales de 1995, Toledo alcanzó notoriedad en los años finales del fujimorismo, al que enfrentó en las urnas y las calles, enarbolando las banderas de la democracia y la honradez. Con ese capital político, ganó la presidencia en 2001, tras el desmoronamiento del régimen de Fujimori.

El País
Raúl Tola
Lima, Perú
Jueves 9 de febrero de 2017.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter