La Navidad en el pueblo más pobre de México

Foto: Reforma Foto: Reforma


Ciudad de México- Las familias de los Santos Reyes Yucuná, localidad con el mayor número de población pobre del país, comerán en la cena de Navidad tacos de frijol, sopa, café y pan.

En esta comunidad de la Mixteca oaxaqueña la festividad no se celebra con júbilo, pues la mayoría de los habitantes viaja a la Ciudad de México y a Oaxaca para vender botanas, dulces y chicles de manera ambulante.

Las fiestas navideñas y de Año Nuevo son temporada alta para el comercio de sus productos, por eso desde principios de diciembre los pobladores salen de Yucuná.

Los comerciantes ahorran su dinero y el 3 de enero regresan a este Municipio, perteneciente a Huajuapan de León, a celebrar la fiesta patronal de los Santos Reyes.

El 24 y 31 de diciembre, en el pueblo se quedan las autoridades municipales, los hombres que prestan un servicio a la comunidad, mujeres, niños, adultos mayores y personas discapacitadas, quienes celebran la Navidad en la iglesia o hacen una cena común.

En las casas se comen principalmente tortillas, frijoles, salsa y sopa, que las amas de casa cocinan con chile seco.

"No voy hacer nada ese día porque no hay dinero. Tengo niños en la escuela. Comemos así normal, así nada más", dijo Felipa Hernández madre cinco niños.

La mujer confió que antes del domingo su esposo llegue de Huajuapan con algo de dinero para entonces sí preparar un caldo de verduras y matar una de sus gallinas que tiene en su corral.

Reyna Ceferina Cruz, quien vende dulces en Oaxaca y regresó a Yucuná a ver a sus hijos, cocinará un kilo de frijol y arroz.

"No vamos hacer nada especial. En otros lugares pues compramos, pero aquí no hay nada para hacer. No hay ni trabajo ni comida", afirmó la comerciante.

La ama de casa, Rosalina Sixto Parra, comentó que esta Navidad hará salsa o sopa, lo que comúnmente come.

"La fiesta se celebra en la iglesia. Ahí sí comemos mole, pero tengo que ir ayudar a preparar la comida. Aquí en mi casa no hacemos nada. Yo hago sopa para mí y para mis hijos".

Hortensia Hernández Amado, ama de casa, planeó hacer un pozole o tamales con café para su papá enfermo y sus dos hijos.

"Aquí no hay nada para hacer. Vamos a la iglesia y nos regalan unas galletas. Mi familia está trabajando en México y no vienen en estas fechas", expuso.

El campesino Armando Hernández comentó en su comunidad la falta de comida es evidente, porque no hay carnicerías ni tiendas para comprar alimentos.

Explicó que desde Huajuapan acude cada semana un carro a vender carne de cerdo y de res, mientras que cada 15 días llega al lugar un camión que vende pescados y mariscos.

En esta localidad hay tres misceláneas que expenden productos como jabón, azúcar, café, papel del baño, refrescos, pan, mezcal y cervezas.

Fiesta en la iglesia

Los habitantes comentaron que la Navidad se festeja en la iglesia del pueblo y para este año se espera que el mayordomo mate un toro, haga mole, regale refrescos, galletas y dulces.

Para apoyar con la comida, los pobladores dieron una cooperación y las mujeres que prestan un servicio a la comunidad son las encargadas de cocinar y atender a los asistentes.

Reforma
Ciudad de México
Lunes 25 diciembre 2017.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter