Tiranías


Jorge Volpi

"La historia no se repite, pero instruye", afirma Timothy Snyder en el prólogo a su muy necesario Sobre la tiranía (2017). Publicado para contrarrestar el advenimiento a la Presidencia de Donald Trump, el pequeño libro -o panfleto- del experto en nacionalismos ofrece una serie de recomendaciones, inspiradas en las experiencias totalitarias del siglo XX, para tratar de detener el avance del autoritarismo en Estados Unidos, aunque resulta aplicable a cualquier otra parte del mundo.

Hoy, no sólo la demagogia de Trump, sino también la vena dictatorial de Nicolás Maduro, representan claras amenazas a los valores centrales de nuestro tiempo. Que el primero intente presentarse como feroz enemigo del segundo no lo ubica, en cualquier caso, entre los demócratas: baste recordar la enemistad entre Hitler y Stalin para saber que los tiranos suelen ser rivales implacables. Si en estos días se impone confrontar a Maduro, no hay que hacerlo con los argumentos de Trump, a quien no debemos concederle tregua alguna. Por otro lado, en países como México, tampoco nos vendría mal seguir el recetario de Snyder: la tentación autoritaria ha sido parte integral de nuestra tradición política.

La primera recomendación de Snyder, "No obedecer por adelantado", es un recordatorio del talante crítico que ha de mantener el ciudadano frente a sus gobernantes, previniéndonos a no colaborar con ellos por temor o inercia. La segunda, "Defender las instituciones", resuena claramente entre nosotros. Siempre que alguien denuncia que hay que destruir las instituciones porque son corruptas o disfuncionales, vale la pena escudriñar con atención su verdadero objetivo; y aún si esto es cierto, mejor tratar de reformarlas que simplemente "mandarlas al diablo".

"Cuidado con el partido único" es algo que en México conocemos bien y que en la Venezuela de Maduro ha conducido, si no a la extinción de los demás partidos, sí a su empeño por volverlos irrelevantes: no es otra la vocación de la Asamblea Constituyente. "Toma responsabilidad frente al mundo", recomienda Snyder: no te acostumbres a los símbolos de la discriminación y no los dejes pasar. Y no sólo los símbolos: las palabras, como las que Trump emplea a diario contra individuos y grupos. "Recuerda la ética profesional": una admonición a abogados y jueces para no dejarse intimidar, tan válida en México como en Venezuela.

Clave es "Ten cuidado de los paramilitares": siempre son estos quienes empiezan por subvertir la legalidad, sea en nuestro país o en Venezuela, degradando el orden político. "Reflexiona si tienes armas": aplica por igual a la policía y al Ejército: a los militares venezolanos que enfrentan a la oposición y a los militares mexicanos que combaten el narcotráfico. "Resiste" es quizás una de las recomendaciones más arduas, pero, como dice Snyder, "alguien tiene que hacerlo". "Sé prudente con el lenguaje" implica, sobre todo, no repetir las consignas de los otros: de nuevo, distinguirse frente a las expresiones de discriminación u odio.

En la supuesta era de la posverdad, Snyder aún afirma: "cree en la verdad". Y, por ende, denuncia las mentiras de Trump, de Maduro, de Peña, de cualquier gobierno. De ella se desprende la siguiente: "Investiga" por tu cuenta y paga los medios que lo hacen profesionalmente. En el reino de las redes sociales, léelo todo y sé responsable de cuanto compartes. "Mira a los demás de frente y habla con ellos": la empatía se multiplica y evita la discriminación. "Practica la política corporal": para quienes se hartan de las marchas y manifestaciones, éstas son las únicas que en verdad sacuden a los gobiernos, sea para denunciar a Trump o Maduro o para protestar por Ayotzinapa. "Ten una vida privada": es decir, auténticamente privada: cuídate de Internet y lo que compartes en redes.

Las siguientes son fáciles de entender: "Contribuye a las buenas causas": sí, con dinero o trabajo o ambas. "Aprende de tus pares en otros países". "Escucha las palabras peligrosas" y no te dejes manipular por ellas: "terrorismo" y "extremismo", pero también "imperialismo", "narco" o "delincuentes". "Ten calma cuando ocurre lo terrible": no te dejes manipular por las reacciones al terror. Y, en fin, "sé patriota", pero no nacionalista. Y "sé tan valiente como puedas".
 
@jvolpi

Reforma
Jorge Volpi
Ciudad de México
Sábado 12 de agosto de 2017.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter