El candidato panista de Peña


Germán Martínez Cázares

No sabemos a quién decida destapar el presidente Peña como su candidato a sucederlo en el PRI; pero en el PAN ya tiene un favorito: Rafael Moreno Valle.

¿Nuño, Osorio, Narro, Videgaray? Al Presidente le falta tumbar "los candados"; esos requisitos de triunfo electoral o militancia probada, que los priistas pusieron en sus reglas internas, para medir la "autenticidad tricolor" de sus personajes; cláusulas de raigambre y compromiso que, sin duda, cumple a cabalidad el expriista y exgobernador poblano Moreno Valle.

Sin embargo, Moreno Valle quiere ser candidato del PAN; y lo mismo reparte regalos en Nuevo León, hace reuniones en Michoacán con funcionarios que le presta el gobernador perredista Silvano Aureoles, apapacha a Manuel Velasco en Chiapas, o se fotografía con Enrique Ochoa. Todo vale para "salir en la foto". Con todos se luce, con todos "queda bien". ¿Algún rumbo de país? ¿Alguna idea? ¿Alguna crítica al gobierno de Peña Nieto? ¡Nada! Moreno Valle hace carrera política con la apariencia, la fachada, es un candidato cosmético. Un maquillaje parlanchín.

Además el poblano, con desmemoria e incongruencia, exige una "elección abierta" para definir al abanderado presidencial panista. No existen las "presidencias plurinominales", grita, en franca alusión a Margarita Zavala. ¿Cree olvidado el dedazo a su amigo y alfil José Antonio Gali Fayad para convertirlo en gobernador? ¿También será "gobernadora plurinominal" su esposa, Martha Érika Alonso, al lograr la candidatura y dejar tirado en el camino a Javier Lozano? Pero en el colmo del cinismo, ¿olvida Moreno Valle aquella convención poblana en 2006, cuando se eligieron candidatos al Senado y la ganaron Ángel Alonso Díaz-Caneja y Humberto Aguilar, pero una negociación con la maestra Elba Esther Gordillo lo colocó en primer lugar y así obtuvo su escaño? Moreno Valle puede dar lecciones de combinar los colores de su corbata, pero en materia de democracia tiene que ajustar sus reclamaciones a lo mínimo.

Critica también a Ricardo Anaya por su conducción del partido, sin reparar en la horca y cuchillo que mostró en su administración frente al panismo poblano. Persiguió con amenazas de cárcel a sus compañeros disidentes, y ordenó inhabilitar políticamente al exalcalde panista de la capital, Eduardo Rivera, sólo por competirle el liderazgo a su esposa.

El gobierno de Moreno Valle es un rosario de cuentas pendientes. Desde el robo de gasolina por los huachicoleros metidos "debajo de la alfombra" para no dañar su imagen, hasta funcionarios relacionados en notas con secuestros. Las acusaciones de espionaje son serias y graves; y la opacidad en la contratación de deuda pública morenovallista es una "bomba de tiempo" que estallará en la cara de los candidatos panistas.

Moreno Valle no debería estar buscando desde la Comisión Política del PAN la candidatura presidencial, sino rindiendo cuentas del dinero con el que pagó su campaña de espectaculares, radio y televisión, en la Comisión de Anticorrupción que preside Luis Felipe Bravo Mena. Algo deben saber los diputados azules de Puebla, pues votaron ¡con el PRI y contra todos los panistas! el presupuesto de gasto 2017.

Pocos panistas representan tan claramente la podredumbre del sistema clientelar y paternalista que el PRI fundó y reprodujo con maestría, donde se obtienen cargos públicos con dinero y artificios, para cebar nuevos rebaños de electores y ordeñarlos en "elecciones abiertas". Moreno Valle sabe que cuenta con otras manadas y jaurías alquiladas de Nueva Alianza, del Partido Verde, de su amigo Osorio Chong; por eso quiere que voten hasta los que hicieron fraude en el Estado de México y Coahuila ¡para decidir la candidatura del PAN!

Si Ricardo Anaya y Margarita Zavala no paran esa intentona ¡ya!, tarde o temprano lo lamentarán. Buscar el voto de todos porque, sencillamente "hay billete" para comprarlos, es un ofensa oprobiosa a la historia de libertad política que un tiempo buscó Acción Nacional.

Si Rafael Moreno Valle es candidato del PAN, el PRI hará fiesta; y si no es, le tendrán preparado y dispuesto un partido, para intentar jugar el triste papel que hizo Juan Zepeda en el Estado de México... pero ahora contra el PAN. ¡Candidato habemus!

Reforma
Germán Martínez Cázares
Ciudad de México
Jueves 3 de agosto de 2017.

Rate this item
(2 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter