Para éxito de Frente Opositor, candidatos internos deben declinar: Dante Delgado

Dante Delgado, durante la entrevista. MC. Dante Delgado, durante la entrevista. MC.


El político presume del crecimiento de su organización, que podría ser clave en las presidenciales de 2018

En las pasadas elecciones locales de junio, Movimiento Ciudadano (MC) no tuvo candidatos en dos de los tres Estados que eligieron gobernador. Este partido creado en 1999 bajo el nombre de Convergencia —y que sufrió una transformación en 2011— no contó con abanderados en las entidades más importantes en juego: el Estado de México y Coahuila. El puesto también estuvo desierto en los comicios de 2016 en Aguascalientes, Quintana Roo, Puebla y Durango. Dante Delgado, el coordinador de la organización, lo explica sencillamente: “No teníamos un candidato fuerte y sólido. No se trata de llevar candidaturas que no sean competitivas”.

A pesar del antecedente, Delgado asegura que es “un hecho” que Movimiento Ciudadano tendrá candidato en las elecciones presidenciales de 2018. El partido está estudiando varias posibilidades de presentarse a los comicios del próximo año. Hasta el momento, el dirigente no descarta sumarse al Frente Opositor, una aglutinación de varias fuerzas políticas con el PAN (derechas) y PRD (izquierdas) como guías. “Para que el Frente tenga éxito debe haber una verdadera declinación de las candidaturas internas”, señala Delgado en una entrevista con EL PAÍS. El político también considera que la viabilidad de este proyecto depende de una “candidatura ciudadana e independiente” sin que esté consolidada en los partidos políticos tradicionales.

Delgado fue gobernador interino de Veracruz (1988-1992) y militante del PRI hasta 1995. Fue víctima de una vendetta política que lo llevó a prisión acusado de peculado en 1996. Tres años después inició una nueva vida en la oposición. Su partido, Convergencia por la Democracia, con una tendencia al centro izquierda, nunca ha acudido solo a una elección presidencial. En 2000 formó parte de la coalición que impulsó a Cuauhtémoc Cárdenas, el fundador del PRD. Y en las elecciones presidenciales de 2006 y 2012 acompañó los intentos de Andrés Manuel López Obrador de llegar al poder.

Delgado afirma haber regalado una silla con un águila republicana a López Obrador. El objeto, tallado en Misantla en Veracruz, era una clara referencia a Benito Juárez, un referente histórico que ambos políticos comparten. A pesar de esto, el acompañamiento de Movimiento Ciudadano a una nueva candidatura del líder de Morena está en duda por el momento. “Las instituciones deben ser sacudidas y la única forma es con un cambio de régimen. Se tiene que construir con una visión colectiva. No puede ser una visión individual”, asegura el político. Esto frustra, hasta ahora, una nueva coalición de izquierdas. “Él pide a quienes deseen sumarse que se suban a un proyecto solamente para estampar su firma. Yo creo que la transformación del país no debe ser un camión adonde la gente se sube o se baje”.

A pesar de haber conformado alianzas en las últimas tres elecciones presidenciales, el coordinador de Movimiento Ciudadano presume que el partido no ha integrado coaliciones desde hace cinco años. “Eso nos distingue frente a otros que lo mismo hacen alianzas con unos que con otros”, dice Delgado. La organización se ha enfocado en fortalecerse en algunas regiones del país en lugar de encapricharse en tener presencia en todo el país. Esto le ha permitido crear bastiones importantes.

En Jalisco, al oeste, el grupo tiene mucho poder gracias a Enrique Alfaro, el alcalde de Guadalajara, la capital. El fenómeno de este presidente municipal, que no milita en el partido, podría darle a MC 1.5 millones de votos el próximo año. En Michoacán, esta organización apostó por candidaturas sui géneris nominando a miembros de las autodefensas al Congreso en 2015. Su agenda legislativa también se ha enfocado a temas populares con los ciudadanos como la revocación de mandato, participación ciudadana, transparencia, la eliminación de la inmunidad a los funcionarios públicos locales y la acotación del financiamiento a los partidos.

Delgado dice que su influencia es todavía mayor. “Casi 7% de los votos según los términos reales de la elección federal de 2015”, matiza. Esos potenciales cuatro millones de votos seducen mucho a los grandes partidos rumbo a 2018, una elección que podría definirse por los votos aportados por los partidos pequeños. Delgado dice que su organización es la fuerza política que más crecimiento ha tenido en los últimos años en México.

Los cortejos ya han comenzado. Este jueves, Alejandra Barrales, presidenta del PRD, celebró que Movimiento Ciudadano esté debatiendo la idea de sumarse al Frente Opositor. Delgado piensa, sin embargo, que el PRD ha perdido “independencia y autonomía” en sus alianzas con el PAN. “Recordemos los juegos de los niños, el caballito. Siempre hay alguien que juega de caballito y otro de jinete. En esas coaliciones, el PAN se acostumbró a ser jinete y llevar de caballito al PRD”.

Movimiento Ciudadano, que tomará una decisión sobre su futuro político el próximo 3 de agosto, parece más interesado por el proyecto Por México Hoy, una plataforma política de izquierdas encabezada por antiguos miembros del PRD como Cuauhtémoc Cárdenas y Alejandro Encinas.

El País
Luis Pablo Beauregard
Ciudad de México
Domingo 2 de julio de 2017.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter