La escultura ecuestre de Carlos IV fue entregada a la ciudadanía después de tres años y 9 meses. Foto: Iván Stephens / Foto: Yadin Xolalpa La escultura ecuestre de Carlos IV fue entregada a la ciudadanía después de tres años y 9 meses. Foto: Iván Stephens / Foto: Yadin Xolalpa


Después de tres años y 9 meses, la escultura ecuestre de Carlos IV volvió a ver la luz.

La secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, encabezaron esta mañana la develación de la escultura conocida como El Caballito, después de que en 2013 fuera dañada con ácido nítrico durante una fallida intervención.

La cubierta blanca que desde el domingo envolvía a la obra de Manuel Tolsá fue retirada ante la presencia de los representantes de los medios de comunicación.

Después de la develación, en el Patio de los Leones del Museo Nacional del Arte, las autoridades destacaron los trabajos de restauración que realizaron los especialistas durante siete meses.

María Cristina García Cepeda aplaudió la recuperación de esta escultura que, dijo, es un símbolo de la capital y que "ha sido testigo de la historia de México, de la vida cotidiana".

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, señaló que con la recuperación de esta escultura dañada en 2013 por una empresa contratada por el gobierno capitalino se da realce al patrimonio de la Ciudad. Su restauración, dijo, permitirá a la Plaza Tolsá tener gran convocatoria de la ciudadanía.

En la obra se realizó el hallazgo de una cápsula del tiempo introducida en los 70 para dar fe del traslado de la escultura de su vieja glorieta a la plaza Tolsá, en la calle de Tacuba. Monedas de la época, documentos y planos de la Ciudad de México forman parte de los objetos que resguardó la pieza y que se deterioraron por las filtraciones de agua que tuvieron los cilindros en que se introdujeron los materiales.

Pasaron más de 3 años del inicio de su restauración para que la obra de Manuel Tolsá regresara a la ciudadanía. Los trabajos de conservación tuvieron un costo de 7.5 mdp.

Tras una estabilización, los documentos antiguos reposarán junto con nuevos documentos y objetos que atestiguan la intervención hecha entre 2016 y 2017.

El equipo interdisciplinario del INAH realizó una serie de análisis y estudios que permitieron obtener un diagnóstico del estado de los componentes de la obra y su tratamiento posterior.

El monto de inversión para la restauración de la obra de Manuel Tolsá fue de 7.5 millones de pesos. En 2013 tuvo una intervención inadecuada con ácido nítrico que afectó a la estatua.

La Escultura Ecuestre de Carlos IV ha sido restaurada a partir de la atención puntual de la pieza metálica, el núcleo del basamento y el recubrimiento pétreo del pedestal.

La restauradora Liliana Giorguli Chávez y el arquitecto Arturo Balandrano Campos, titulares de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos (CNMH), no dudan en calificar este proyecto como ejemplar y paradigmático, de modo que se constituye como un precedente a nivel nacional e internacional.

Estrena escultura de El Caballito iluminación especial

La estatua de Carlos IV y su caballo que esta mañana volvió a ver la luz luego de que en2013 fue dañada con ácido nítrico, resaltó con las luces que el gobierno de la Ciudad de México colocó en la Plaza Tolsá para darle realce a la pieza.

De acuerdo con Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH, esta iluminación será temporal y que en unas semanas colocarán una propuesta mejorada. "Para el evento de inauguración autorizamos un proyecto que se pudo hacer rápidamente en las últimas tres semanas para tener hoy en la noche una plaza iluminada, este proyecto lo consideramos como temporal, que debe mejorarse por la calidad de la pieza escultórica, queremos tener un proyecto emblemático", señaló hoy por la mañana, en conferencia de prensa después de la ceremonia de entrega del Caballito.

La Secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, encabezaron esta mañana la develación de la escultura conocida como El Caballito, después de que en 2013 fuera dañada con ácido nítrico por trabajadores contratados por el gobierno capitalino.

Siete meses después de que especialistas del INAH comenzaron el proceso de restauración y con una inversión de 7.5 millones de pesos, la escultura volvió a integrarse al entorno de la Plaza Tolsá.

Para su recuperación, especialistas del INAH trabajaron desde julio de 2016 desarrollando el diagnóstico y los estudios técnicos y científicos. A partir de noviembre de ese año comenzó la restauración de la escultura.

También fue sometido a limpieza el pedestal realizado en 1852 por el arquitecto Lorenzo de la Hidalga.

Durante los trabajos de limpieza del pedestal, los especialistas hallaron una cápsula del tiempo que fue colocada en 1979 cuando la escultura fue trasladada de la glorieta de Bucareli a la Plaza Tolsá. Contenía monedas de la época, documentos y planos que presentaban daños por las filtraciones de agua. Las piezas fueron restauradas y repuestas en el contenedor. Al volver a sellar la caja, colocaron documentos y objetos que atestiguan la intervención que se hizo en estos últimos años. “No vamos a decir qué es, para que cuando se haga la siguiente intervención la encuentren”, sostuvo Arturo Balandrano.

El Universal
Abida Ventura
Ciudad de México
Miércoles 28 de junio de 2017.

Rate this item
(2 votes)

42 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter