Salvador Adame, séptimo periodista asesinado este año en México

26 Jun 2017
2620 times
 El periodista michoacano, Salvador Adame. (Especial) El periodista michoacano, Salvador Adame. (Especial)


Condena internacional tras el asesinato del periodista mexicano Salvador Adame

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió que se investiguen los asesinatos contra el gremio a fin de conocer los verdaderos móviles de los crímenes


La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista de Michoacán, Salvador Adame. El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock y director del portal mexicano La Silla Rota, expresó "tristeza, ira e impotencia ante esta nueva noticia que afecta al periodismo mexicano". Exigió que se investiguen los asesinatos contra el gremio a fin de conocer los verdaderos móviles de los crímenes y se lleven hasta los tribunales a los responsables.

De acuerdo a estadísticas de la SIP, difundidas a través de un comunicado, otros seis periodistas han sido asesinados en México durante 2017: Cecilio Pineda (2 de marzo), Ricardo Monlui (19 de marzo), Miroslava Breach (23 de marzo), Maximino Rodríguez (14 de abril), Javier Valdez (15 de mayo) y Jonathan Rodríguez (15 de mayo).

La embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, también lamentó la muerte del periodista michoacano. "Salvador Adame, dueño y director de 6TV de Michoacán, fue encontrados in vida. Nuestras sinceras condolencias a familia y colegas. #Niunomas", escribió en su cuenta de Twitter esta tarde.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hizo un llamado a los tres niveles de Gobierno para prevenir las agresiones contra los comunicadores mexicanos y evitar la impunidad en los casos que se han desvelado.

"Esta Comisión Nacional llama a las autoridades a intensificar las investigaciones de manera exhaustiva y bien documentada para que el móvil, cualquiera que sea, se corresponda con las evidencias, y no haya lugar a dudas, a fin de evitar caer en precipitaciones, en tanto no haya certeza de los hechos y que permita llegar a la verdad y, en consecuencia, se finquen las responsabilidades correspondientes", expuso a través de un comunicado.

De acuerdo a estadísticas de la CNDH con el homicidio de Adame Pardo se eleva a 128 la cifra de comunicadores asesinados del año 2000 a la fecha, ocho de los cuales han ocurrido en el transcurso del año. Además, se tiene el registro de 20 desapariciones de periodistas y 51 atentados a instalaciones de medios de comunicación.

La CNDH considera que los periodistas deben contar con todas las garantías que les permitan ejercer su profesión sin amenazas ni agresiones, ya que cuando se atenta contra un comunicador, tal ataque se extiende hacia la sociedad y contra la democracia. "Casos como el de Salvador Adame ponen en riesgo la libertad de expresión como bien indispensable de la democracia, por lo cual la sociedad en su conjunto debe rechazar la violencia y exigir que cesen los ataques a comunicadores", agregó.

La Comisión Especial de Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación de la Cámara de Diputados también se sumó a la condena que han expresado periodistas, organizaciones internacionales y diversos actores políticos tras el asesinato del comunicador michoacano.  En un comunicado el órgano legislativo le exigió a la Procuraduría General de la República (PGR), que a través de la Fiscalía Especial para la Atención a Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (Feadle), atraiga el caso y realice las investigaciones correspondientes para castigar a los responsables.

"Hacemos un llamado, nuevamente, al secretario de Gobernación para que se garantice la seguridad de los periodistas. Y al procurador General de la República para que se castigue a los responsables", señalaron los diputados. La presidenta de la comisión, la legisladora Brenda Velázquez (PAN), lamentó que hasta ahora el gobierno del estado de Michoacán no les haya respondido seis oficios que le enviaron solicitando información sobre agresiones a periodistas en esa entidad.

Hallados los restos de Salvador Adame, el séptimo periodista asesinado este año en México

Adame dirigía un canal de televisión en Michoacán, uno de los Estados más violentos del país. El reportero desapareció a mediados de mayo

Investigadores de la procuraduría del Estado de Michoacán han encontrado los restos de Salvador Adame debajo de un puente, junto a una carretera rural. Desaparecido a finales de mayo, la muerte de Adame es la séptima de un periodista en México en lo que va de año. De hecho, en menos tiempo: a los siete los han matado de marzo a junio. Los restos de Adame han aparecido quemados, imposibles de identificar a simple vista, mudos: quién sabe cuánto tiempo llevaban allí.

El pasado 21 de junio, el Ejército detuvo en Michoacán a dos presuntos delincuentes. El procurador estatal, Martín Godoy, explicaba esta mañana en conferencia de prensa que uno de ellos, alias El Cabezas, conocía a Adame. Eran primos. La madre de El Cabezas había criado al reportero. Su interrogatorio permitió a la fiscalía ubicar el lugar, el puente. Los funcionarios se llevaron los restos al laboratorio y ahora, casi una semana después, se sabe que eran de Adame.

Cuando el reportero desapareció, El Cabezas, explicaba Godoy, ubicó al líder de un grupo criminal que opera en la Tierra Caliente de Michoacán, el Chango Peña. Le preguntó que qué sabía de su primo y este le habría dicho el lugar donde abandonaron sus restos. Godoy ha indicado que "el posible móvil del asesinato serían problemas de tipo personal entre la víctima y esta persona. Lo cual podría tener relación con mensajes identificados en el teléfono de Adame, donde recibe insultos, mensajes que siguen siendo materia de investigación".

El hallazgo de los restos de Adame ocurre en medio de la discusión sobre la falta de garantías para ejercer el periodismo en México, sobre todo en los Estados. De los siete reporteros asesinados este año en el país, ninguno vivía en la capital. Cecilio Pineda, asesinado en marzo, vivía en un pueblo de Guerrero; Ricardo Monluí, en una ciudad pequeña de Veracruz; Miroslava Breach en Chihuahua; Maximinio Rodríguez, en Baja California, Javier Valdez en Sinaloa y Jonathan Rodríguez en un pueblo de Jalisco. Adame dirigía un canal de televisión en Nueva Italia, en la Tierra Caliente de Michoacán, región de historial violento, al amparo de los cárteles de la droga y demás grupos delictivos.

Fue precisamente el asesinato de Javier Valdez en mayo el catalizador de la reacción del Gobierno. Ejecutado a plena luz del día en Culiacán, Valdez era un reportero respetado en México y Estados Unidos. La saña y el descaro de los sicarios, que le dispararon en repetidas ocasiones en pleno centro de la ciudad, generaron tal reacción del gremio que obligó al presidente, Enrique Peña Nieto, a anunciar nuevas medidas para la protección de periodistas. Aunque las críticas aparecieron casi al instante, cuando los propios compañeros de Valdez recordaron que el Gobierno ya gestiona un mecanismo de protección de periodistas, y que, visto los visto, no funciona demasiado bien.

El procurador Godoy ha anunciado que las investigaciones continúan. Falta por encontrar al Chango Peña y determinar si actuó solo o acompañado. De momento no hay detenidos, igual que en los casos de Javier Valdez, o Miroslava Breach, los dos más sonados del año. De hecho, las críticas le llegan al Gobierno en gran parte por ese lado, la falta de resultado en las investigaciones. En México, menos del 5% de los delitos acaban con una sentencia.

El País
Pablo Ferri
Ciudad de México
Lunes 26 de junio de 2017.

Rate this item
(1 Vote)

18 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter