El Jardín Botánico de la BUAP es un espacio referente en América Latina

El rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró el Simposio “Jardines Botánicos. (Especial) El rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró el Simposio “Jardines Botánicos. (Especial)


El rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró el Simposio “Jardines Botánicos: su aportación en el desarrollo de la botánica y de la conservación de la flora para la sociedad mexicana”


Por su magnífica área de conservación, producción e investigación, acciones realizadas a lo largo de tres décadas, el Jardín Botánico Universitario de la BUAP es uno de los espacios más importantes de su tipo en América Latina, al albergar más de 45 mil ejemplares, subrayó el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Al inaugurar el Simposio “Jardines Botánicos: su aportación en el desarrollo de la botánica y de la conservación de la flora para la sociedad mexicana”, en el marco del 30 aniversario del Jardín Botánico Universitario, el rector reconoció el papel de estos espacios en la conservación vegetal y de los recursos naturales.

“Históricamente, el hombre ha obtenido de las plantas alimento, vestido, vivienda, medicinas, maderas, herramientas y ornatos, por lo que nuestra vida está íntimamente ligada a la flora. Además, el 99 por ciento de la biomasa de la Tierra proviene de ellas, que son las únicas en captar energía solar y producir el 21 por ciento del oxígeno que necesita el planeta”, indicó.

Esta referencia, precisó, “nos permite darnos cuenta de la importancia de los jardines botánicos y de la trascendencia de contar con este tipo de áreas que preservan la biodiversidad y el equilibrio ecológico”. Adicionalmente, cumplen una función social y educativa, no sólo para los estudiantes, sino para todas las personas que los visitan.

Por lo anterior, Alfonso Esparza Ortiz señaló que el potencial educativo, productivo, científico y ecológico de los jardines botánicos no sólo requiere de atención, sino de un pleno aprovechamiento.

En su mensaje, Paul Smith, secretario General de Botanic Gardens Conservation International (BGCI), resaltó la función social de estos espacios naturales en el contexto global, al tiempo de reconocer el trabajo del rector Alfonso Esparza en la conservación del Jardín Botánico Universitario, el cual pertenece a este organismo.

En su momento, Maricela Rodríguez Acosta, directora del Jardín Botánico Universitario, reconoció la labor de estudiantes de Ciencias Químicas y del CETIS 104, quienes fueron los primeros colectores y tesistas en ese espacio fundado en 1986, hoy patrimonio universitario y nacional al poseer un acervo de más de 45 mil ejemplares, de 31 estados del país y de los 217 municipios de Puebla.

Por su parte, Daniela Migoya Mastretta, delegada estatal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), destacó la importancia de los jardines botánicos por preservar la riqueza y diversidad vegetal, a la par de ser custodios del conocimiento.

De igual manera, informó que el Jardín Botánico de la BUAP está certificado como Centro de Educación Ambiental con Certificado de Calidad, el nivel más alto otorgado por la Semarnat, distinción que da cuenta de la promoción de una cultura ambiental.

En esta ceremonia inaugural que abrió las actividades del 30 aniversario, participaron además Emiliano Sánchez Martínez, presidente de la Asociación Mexicana de Jardines Botánicos, e Ygnacio Martínez Laguna, vicerrector de Investigación y Estudios de Posgrado de la BUAP. Allí se otorgaron reconocimientos a quienes han contribuido con el desarrollo y fortalecimiento del Jardín Botánico Universitario y se plantó un árbol de la especie Albizia occidentalis.

La celebración de los 30 años del Jardín Botánico Universitario es una forma de recalcar su importancia. En sus instalaciones, se realiza el Simposio “Jardines Botánicos: su aportación en el desarrollo de la botánica y de la conservación de la flora para la sociedad mexicana”, 15 y 16 de junio, en el que se imparten conferencias a cargo de destacados especialistas en la materia.

Jardines botánicos, fundamentales para la conservación de la megadiversidad vegetal del país

La conservación de la flora es una de las tareas fundamentales de los jardines botánicos. Además, estos reservorios contribuyen a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aseveró Edelmira Linares Mazari, investigadora del Instituto de Biología de la UNAM, durante la conferencia inaugural del Simposio “Jardines botánicos: su aportación en el desarrollo de la botánica y de la conservación de la flora para la sociedad mexicana”.

En el primer día de esta jornada académica, realizada con motivo del 30 aniversario del Jardín Botánico Universitario de la BUAP, Linares Mazari y su colega Robert Bye Boettler, también del mismo instituto, disertaron sobre el surgimiento de los jardines botánicos en México y su papel en la etnobotánica, así como su aportación al conocimiento botánico y la conservación de la flora en el país, el cual urge de estas acciones debido a su diversidad biológica y ser centro de origen de la agricultura de diferentes especies vegetales.

La conferencista sostuvo que aunque las labores de los etnobotánicos no cumplirán por sí solas los 17 objetivos y las 169 metas de la ODS, sí pueden contribuir a la búsqueda del fin de la pobreza en todas su formas, ayudar a los pueblos indígenas y las comunidades locales a documentar y salvaguardar los conocimientos y prácticas tradicionales, para que permanezcan disponibles para apoyar los usos sostenibles de las plantas, acabar con el hambre, obtener seguridad alimentaria y mejorar la nutrición, así como promover la agricultura sustentable, entre otros beneficios.

Al respecto, enumeró los proyectos y campos de acción en materia de investigación, difusión y educación que diversos jardines botánicos en México realizan en torno a estos objetivos y metas, que al igual que los expertos en esta área, reconocen la interrelación entre desarrollo humano, el medio ambiente, la economía y el contexto político.

México posee alrededor de 23 mil especies de plantas, de las cuales, aproximadamente 2 mil son comestibles y 3 mil medicinales. Además, ocupa el tercer lugar con mayor diversidad cultural en el mundo.

“Pese a que México es considerado un país megadiverso, aún no cuenta con un inventario acabado”, informó la investigadora, quien agregó que la documentación del conocimiento etnobotánico y la conservación de las plantas y los valores biculturales son urgentes: “El tiempo apremia, los ecosistemas se acortan, los idiomas originarios se extinguen y la gente mayor está muriendo”.

Por ello, exhortó a los biólogos, botánicos y profesionales del área a sumar esfuerzos con la iniciativa privada, comunidades locales, organismos del tercer sector y gobiernos, para emprender acciones conjuntas, por ejemplo, en la promoción del consumo de quelites: “Muchos creen que comer quelites es de gente pobre, cuando estos ayudan a mejorar la salud”.

Al respecto, generaron reuniones con chefs y restaurantes para que incorporen estos alimentos en su oferta gastronómica y materiales didácticos basados en estudios etnobotánicos para brindar información a productores, comercializadores y consumidores. “Si más gente comiera quelites, tendría una mejor dieta y salud, lo que empata con uno de los objetivos del ODS: asegurar vidas sanas y promover el bienestar para todos y todas las edades”, destacó.

Puebl@Media
Puebla, México
Jueves 15 de junio de 2017.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter