Manuela Cecilia Lino Bello, falleció este fin de semana; en 2009 fue considerada como ‘Tesoro Viviente del estado de Puebla’. (Especial) Manuela Cecilia Lino Bello, falleció este fin de semana; en 2009 fue considerada como ‘Tesoro Viviente del estado de Puebla’. (Especial)

La artista nahua de Hueyapan fue galardonada por el INBA.

A los 74 años de edad falleció la maestra Manuela Cecilia Lino Bello, Premio Nacional de Artes y Literatura 2016, en la categoría de Artes y Tradiciones Populares, originaria de Hueyapan, Puebla.

Nacida en 1942, la maestra artesana dedicó gran parte de su vida a la preservación, promoción y desarrollo de tejidos y bordados con fibras de lana. A pesar de haber perdido la visión, siguió compartiendo sus conocimientos a las nuevas generaciones.

En su cuenta de Twitter la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, escribió: "Con el telar atado a su cintura urdió una colorida tradición que hoy se convierte en gran legado. Lamento el deceso de Manuela Cecilia Lino".

La maestra Lino Bello estudió hasta el cuarto año de primaria, se casó muy joven. Junto con su esposo sacó adelante a sus hijos: un abogado, otro sacerdote, y su hija Cecilia quien tiene Maestría en Pedagogía, y se ha dedicado a la elaboración de piezas textiles tradicionales.

La creadora dejó un legado a la cultura textil en México. Su pasión por combinar colores y bordar comenzó en 1949, a los siete años, iniciándose en las artes del tejido en telar de cintura.

Fue promotora del rescate de técnicas y diseños tradicionales. Recibió numerosos premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Destaca el galardón por su trayectoria artesanal, recibido en 2016 por el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, así como el reconocimiento como Tesoro Viviente del estado de Puebla en 2009.

Una de proyectos de doña Manuela Cecilia Lino Bello fue la creación de la organización Tamachichíjhuatl, en la que logró congregar hasta 200 mujeres nahuas a fin de rescatar las técnicas de tintura, bordados y de piezas tradicionales de Hueyapan, como el tomicotón y el chal. Fue la presidenta durante 12 años.

La historia de esa organización inició en 1979, cuando personal del Instituto Nacional Indigenista (INI) de Teziutlán, reunió a las bordadoras de Hueyapan, Puebla, para darles ideas sobre la comercialización de sus prendas y capacitarlas, evitando a los acaparadores.

Con los conocimientos adquiridos y al buscar nuevos mercados, Manuela Cecilia Lino Bello y otras mujeres bordadoras conocieron en la Ciudad de México a la señora María Teresa Pomar Aguilar, directora del Museo Nacional de Artes e Industrias Populares del INI, quien las entusiasmó para organizarse como bordadoras y rescatar las técnicas de tintura, de bordados y de piezas tradicionales de Hueyapan, como el tomicotón y el chal.

Con los conocimientos que le habían transmitido su abuela y su mamá, sobre todo en cuanto a los tintes, no fue difícil para doña Manuela estar entre las más aventajadas y entusiastas. Al poco tiempo formaron la organización Tamachichíjhuatl.

El Siglo de Torreón
Ciudad de México
Domingo 23 de abril de 2017.

Rate this item
(2 votes)

31 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter