El país requiere de un enfoque del desarrollo social más amplio que sólo el abatimiento de la pobreza. (Especial) El país requiere de un enfoque del desarrollo social más amplio que sólo el abatimiento de la pobreza. (Especial)


Los grupos indígenas, mujeres, jóvenes y adultos mayores requieren de políticas públicas más amplias, sugiere el organismo

Pese a la reducción de las carencias sociales registradas hasta 2015, prevalecen los rezagos en poblaciones vulnerables como los grupos indígenas, mujeres, jóvenes y adultos mayores, advirtió el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Al dar a conocer el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2016, el organismo destacó que estos grupos requieren de políticas públicas más amplias que consideren sus particularidades para que puedan contar con oportunidades económicas, políticas y sociales, a fin de impulsar su desarrollo; indicó que se requiere de un enfoque del desarrollo social más amplio que sólo el abatimiento de la pobreza.

El documento señala que en 2014, 7 de cada 10 personas indígenas se encontraban en pobreza, de las cuales 3 de cada 10 se encontraban en pobreza extrema. Entre 2010 y 2014 se registró un aumento en el número de la población indígenas en condiciones de pobreza de 8.5 a 8.7 millones de personas.

Sobre las mujeres, el Coneval resalta que en los cambios económicos, sociales y culturales de los últimos 20 años han generado que seis de cada diez hogares sean dirigidos por mujeres, el grupo de edad donde más mujeres se hacen cargo de los hogares es el de 65 años o más.

El organismo advierte que el ser jefas del hogar, limita el desarrollo de las mujeres en otros espacios, lo cual no permite que muchas continúen sus estudios o ingresen a empleos en mejores condiciones; sólo el 31.6% de las mujeres ha contribuido alguna vez a la seguridad social, mientras que en los hombres este porcentaje asciende a 47.2%

Respecto a los jóvenes, el Coneval resalta que el aumento de la pobreza en este grupo de edad ha sido mayor que en el de los adultos, puesto que entre 2010 y 2014 se registró un incremento en el número de jóvenes en condición de pobreza, al pasar de 46 a 47.1%; esto es un aumento de 16.8 a 17.5 millones de personas y si se compara con la población de entre 30 y 64 años, que ha mantenido su índice de pobreza alrededor de 40 % en el mismo periodo.

La situación de pobreza empeora en el caso de jóvenes indígenas, en 2014 72.8% eran pobres, mientras solamente 44.1% de jóvenes no indígenas se encontraron en esta condición.

El Coneval enfatizó que la población juvenil enfrenta dificultades con su “inserción al mercado laboral, la violencia que los rodea, la deficiente formación y desarrollo de habilidades y la insuficiente educación sexual que suele desencadenar embarazos adolescentes”.

Sobre los adultos mayores menciona que el rezago educativo sigue siendo significativo, pues mientras entre la población menor de 65 años el rezago fue de 15.2%, entre los adultos mayores fue de 60.7% en 2014.

La pobreza en los adultos mayores se agrava a partir de la acumulación de desventajas. Mientras el porcentaje de población mayor de 65 años en pobreza es de 45.9%; al diferenciar entre hombres y mujeres de la misma edad 46.3% de las mujeres mayores de 65 años se encuentra en esta situación. La cifra aumenta a 75.5% de mujeres indígenas mayores de 65 años en condición de pobreza.

El Universal
Astrid Rivera
Ciudad de México
Martes 18 de abril de 2017.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter