'La gente no es tonta'

En 2012, Chumel comenzó a llamar la atención en redes sociales por un tuit en el que se burlaba de una propuesta de AMLO, su mensaje se convirtió en tendencia nacional. Foto: Iván Serna En 2012, Chumel comenzó a llamar la atención en redes sociales por un tuit en el que se burlaba de una propuesta de AMLO, su mensaje se convirtió en tendencia nacional. Foto: Iván Serna


Hace cuatro años, José Manuel Torres era un simpático ingeniero mecánico que comenzó a grabar videos para subirlos a YouTube. Hoy, es una de las figuras más influyentes de las redes sociales, conduce su propio show en HBO, tiene presentaciones en vivo y acaba de publicar un libro de historia mexicana. Él es Chumel Torres, el autoproclamado príncipe de los nerds.

¿Qué es un influencer?
Me choca la palabra, pero es alguien que con sus opiniones o sus gustos puede recomendar o no alguna cosa. En redes sociales funciona mucho y la parte padre del influencer en internet es que es alguien popular que no nació ni de la tele ni de los medios masivos.

Todo súper poder implica una gran responsabilidad, ¿cómo usas el tuyo?
Ha habido tres notas en ciertos periódicos que dicen que me paga ¡el Partido Verde!; o que el PRI me da 50 mil dólares por nota. La verdad es que, de manera muy personal, lo que hago es procurar que el mensaje que demos sea el más responsable posible y que esté lo mejor investigado que podamos.

Pero hubo un momento en que, de pronto, te diste cuenta de que eras famoso, que tenías poder, que los políticos te buscaban...
Sí, pero al final del día hacemos el programa los mismos güeyes que lo empezamos haciendo. Procuramos no presionarnos por eso. Haz de cuenta que somos Wayne's World y si nos da risa a nosotros, le va a dar risa a alguien más.

Pero un retuit tuyo bastará para salvarme, ¿no?
¡Quién sabe! Depende. Ahí está Peña Nieto diciendo que todos los días toma Coca Light. No sabes si le perjudica o le beneficia.

Sin embargo, sí es negocio hacer menciones en tus redes sociales...
Fui a ver Split, dije "¡Increíble película!" y me pagaron cero pesos. Dije que hay que verla porque está chida. Hace poquito fui a un restaurante japonés que me encantó y, sí, un tuit de esos costaría una lana, pero no soy un anuncio espectacular ambulante.

¿Si algo no te gusta lo dices?
También eres una persona y a todos los que te siguen les dices: "¿Sabes qué? Piérdete Moonlight. Es aburrida, me dormí". Tienes que ser honesto, la gente se da cuenta.

¿Cuál es el secreto de tu éxito?
No sé, yo creo que es ser yo mismo. Sí, suena bien hippie, pero no me presiono demasiadísimo a hacer una sola cosa. Yo era ingeniero hace cuatro años, lo fui por 10 años. Amaba ser ingeniero y ahora hago esto que está divertido, pero no soy más feliz o menos feliz.

¿No te preocupa que el éxito sea temporal?
Conozco gente que analiza medios y me dicen: "no le hemos visto el final a esto todavía". Pew Die Pie sigue siendo número uno, Werevertumorro no ha caído, Yuya... no ha caído. Esto te lleva a pensar que si le sigues echando ganas al contenido, la gente lo va a recibir bien. Un día eres Adal Ramones y tienes a Latinoamérica en la mano, pero de un martes a un miércoles ya nunca regresó. Entonces ¿qué es más efímero?, ¿trabajar en Televisa o trabajar en YouTube?

¿Los periódicos están destinados al fracaso?
No al fracaso porque todavía siguen siendo la fuente. Hasta que lo ves en el periódico, lo sientes validado. El problema viene cuando cachas a los periódicos diciendo algo muy distinto a lo que todos vimos en el streaming y entonces dices: "¡uh!".

¿Cómo defines tus programas?
No somos periodistas y nunca vamos a serlo. Es un programa de comedia que habla de política.

Pero mucha gente te toma en serio, te cree...
Acaba de salir una encuesta y los medios impresos, la tele, las radios y los noticieros están en su punto más bajo en el mundo. Pero eso no es porque Chumel Torres diga las cosas de neta, es porque estos güeyes están pagando sus pecados. La gente no es tonta. Si leen una columna de Sanjuana Martínez, van a decir: "está loca esta señora".

¿Ahora eres historiador?
No, claro que no. Este libro es como un muy mal Rius. Cuando estaba en la secundaria mi papá me trajo un librito de Rius sobre el sida y no podía dejar de leerlo, pero no era tanto por el tema, sino porque era un libro que me hablaba casi en mi lenguaje, como yo hablaba con mis amigos. Y eso es justo lo que intento con La Historia de la República.

¿Qué aprendiste de la historia de México en este libro?
Que ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. También que los mexicanos somos bien traidores. Por ejemplo, cuando Hernán Cortés viene a conquistarnos, eran como 300 españoles y tres mil tlaxcaltecas. ¡Era nuestra banda! Por eso no existe la figura que todo México ha esperado siempre: del caudillo que es súper recto, tipo Superman. En realidad, nuestros héroes o nuestros villanos son mitad Superman y mitad Lex Luthor.

¿Qué es lo que no hemos aprendido los mexicanos de nuestra historia?
Que sí hay muchas cicatrices en la historia que hay que ver y revisar, como el 68, pero que hay más esperanza que cosas malas.

¿Quién fue el último héroe mexicano?
Andrés Bustamante cuando entrevistó al Subcomandante Marcos.

No incluiste a los normalistas de Ayotzinapa en tu libro.
No. Nos quedamos justo hasta que Peña toma posesión. A Peña Nieto hay que juzgarlo a la distancia.

¿Hay temas vetados para el humor en México?
Para el humor no, para mí sí. Yo nunca hablo del crimen organizado, jamás, porque me encanta estar vivo.

¿No te censuras, pero sí te auto controlas?
Va a sonar paradójico, pero prefiero dejarlo decente. Digo muchas groserías, pero no es indecente porque no se burla de la mujer, de los gays, de los pobres. Es chistoso simplemente.

¿Qué te hace reír?
Alguien inteligente me hace reír.

¿Qué te hace llorar?
No llorar, pero me ponen muy triste las inconsistencias. Me pone triste la falta de diálogo que hay en los mexicanos: somos de ultraderecha o somos chairos, y nunca nos podemos juntar.

¿Qué dejó la ingeniería en tu forma de ser?
La facilidad de comunicarme con diferentes tipos de personas. Cuando era manager de proyectos, tenía que darle los números al ultra presidente de la vida y también tenías que pedirle la llave de tuercas al técnico, y a los dos tratarlos con igual respeto. Eso me dejó: la habilidad de poder manejar esos dos mundos.

¿Cuál será tu epitafio?
El amor es bailar, como la canción de Café Tacvba.

¿Qué libro le recomendarías a Enrique Peña?
Le recomendaría La región más transparente, porque es el mejor libro que se ha escrito en el territorio mexicano. Peña: léete uno de esos, poquito a poquito, date tu tiempo, está bien padre.

Si fueras Presidente, ¿cuál sería tu primer decreto?
La abolición del PRI.

¿Ya sabes por quién vas a votar?
No, pero no por el PRI.

¿A qué santo le tiene que rezar el PAN para regresar a Los Pinos?
No sé, a San Alianza, yo creo.

¿Mancera es iluso o es optimista?
Es una oportunidad desperdiciada.

¿Crees que López Obrador es un peligro para México o para sí mismo?
Es una persona muy inteligente que ya raya en la obsesión.

¿Qué tendría que hacer el PRI para ganar las elecciones?
Cambiar de nombre y de plataforma.

¿Cómo pasará a la historia Enrique Peña Nieto?
Como un Presidente que tuvo el peor porcentaje de aceptación en la historia de México.

Dime la verdad, ¿cuándo veremos a Chumel de candidato?
¡Jamás! Es más padre estar señalando a las ratas que ser una de ellas.

¿Donald Trump es una amenaza o un chiste?
Al principio me parecía un chiste, ahora me parece una amenaza. Es como Kanye West: un chiste que llegó demasiado lejos.

¿Quién puede destronar al príncipe de los nerds?
La princesa de los nerds -tú sabes quién eres-. Yo no sé quién eres, pero ven por mí.

CINCO DATOS

1. Su canal en YouTube tiene un millón 833 mil suscriptores. En Twitter tiene 677 mil seguidores y en Facebook 480 mil.

2. El Pulso de la República se dio de alta en YouTube en diciembre de 2012. Se transmite lunes y jueves, a las 11:00 horas. Sus 308 videos han sido vistos 207 millones de veces.

3. Su red favorita es Twitter. Facebook, dice, es la de sus tías.

4. En 2012 comenzó a llamar la atención por un tuit en el que se burlaba de una propuesta de AMLO que se convirtió en tendencia nacional.

5. De acuerdo con el diario La Vanguardia, un influencer con más de 500 mil seguidores puede cobrar hasta 3 mil dólares por un solo tuit.

Reforma
Miguel de la Vega
Ciudad de México
Lunes 13 de marzo de 2017.

Rate this item
(2 votes)

5 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter