México vuelve a subir las tasas de interés ante la escalada inflacionista

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. GINNETTE RIQUELME REUTERS El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. GINNETTE RIQUELME REUTERS


El precio del dinero pasa del 5,75% al 6,25% después de que los precios repuntasen un 4,7% en enero


México repite estrategia para contener la escalada inflacionista. El instituto emisor del país norteamericano ha decidido este jueves aumentar en 50 puntos básicos el tipo de referencia y suma ya un incremento de 300 puntos en el último año. La medida, que fija el precio del dinero en el 6,25% busca atajar el alza de precios y sostener el tipo de cambio del peso, una de las monedas más vapuleadas en 2016. Horas antes, la oficina estadística mexicana había confirmado el repunte de la inflación en enero: aupados por una moneda débil, que encarece las importaciones, y la subida de los combustibles, los precios al consumo aumentaron un 4,7%. Tanto el alza en las tasas de interés decretado este jueves como el dato de inflación van en línea con lo que pronosticaba una mayoría de casas de análisis.

La reacción en el mercado de divisas ha sido inmediata: 20 minutos después de que el Banco de México hiciese público el aumento, el peso mexicano recuperaba un 0,7% frente al dólar y más de un 1% frente al euro, las dos monedas internacionales de referencia. "El mercado ya había descontado parte del alza", apunta Gabriel Pérez del Peral, director de la carrera de Economía de la Universidad Panamericana. Sin embargo, cree que la senda de incrementos se irá suavizando a medida que vaya avanzando el año. "No habrá más incrementos de 50 puntos base", pronostica. "Seguirá el camino que marque EE UU".

Tres efectos del aumento de tipos en el día a día

Peso algo menos débil. La moneda mexicana, fuertemente golpeada en los últimos meses por el temor al efecto que las políticas de Donald Trump puedan tener sobre la economía del país norteamericano, toma algo de aire. En la práctica, esto abarata las importaciones y hace que las ventas mexicanas al exterior (y el sector turístico) pierdan parte de la competitividad ganada recientemente.

Crédito más caro. Con las recientes alzas de tipos, la última de ellas este mismo jueves, los préstamos y las hipotecas tienden a encarecerse. Aunque hasta ahora los bancos han optado por absorber buena parte del incremento del último año, antes o después los prestatarios acabaran pagándolo en sus cuotas.

Barrera de contención para los precios. Cualquier aumento en el precio del dinero tiende a enfriar la economía –aunque el mecanismo de transmisión de la política monetaria es, en el caso mexicano, algo menos directo que en otros países– y a ralentizar la subida de precios al consumo. Esto es especialmente importante en un momento en el que la inflación pica al alza y se ha convertido en uno de los principales problemas para el ciudadano de a pie de calle, que ve mermado su poder adquisitivo.

La Reserva Federal estadounidense decidió hace dos semanas mantener las tasas de interés, dejando –indirectamente– algo más de margen de maniobra a su par mexicano. La decisión de pausar la normalización de la política monetaria iniciada en diciembre de 2015 frenó momentáneamente el encarecimiento del dólar frente al resto de divisas y permitió al peso vivir una de sus mejores semanas en varios meses. Sin embargo, el instituto emisor que preside Janet Yellen mantiene su idea inicial de tres incrementos a lo largo del año en curso, que podrían ser más si el giro prometido por Trump (más inversión en infraestructuras, impuestos más bajos y, en definitiva, más déficit) recalienta la economía y las expectativas de inflación se disparan. En ese caso, el banco central estadounidense se vería obligado a endurecer aún más su política monetaria y presionaría más si cabe al Banco de México.

Aunque desde la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, el pasado 20 de enero, el tipo de cambio del peso ha insuflado algo de oxígeno sobre la segunda economía más grande de América Latina —la divisa mexicana ha recuperado un 5% en estos poco más de 15 días, lo que le sitúa como la moneda que más se aprecia frente al dólar en el periodo—, los especialistas coinciden en que no se puede dar por concluida la senda de la depreciación.

Alza de precios en casi todos los rubros

Las economías latinoamericanas están más acostumbradas a convivir con tasas altas de inflación que sus pares europeas. El Banco de México fija un rango objetivo de alza de precios de entre el 2% y el 4%, frente al 2% de, por ejemplo, el Banco Central Europeo. Sin embargo, cuando esa horquilla se supera con holgura, como ha ocurrido en el primer mes del año, se empiezan a encender las alarmas. En enero, además, la inflación subió con fuerza en casi todos los grupos de productos: la única excepción fueron las frutas y verduras, que se abarataron un 6% respecto al mismo mes de 2016.

El rubro que más se encareció en los 30 primeros días del año fue el de los productos energéticos, cuyo precio repuntó un 16,3% interanual arrastrado por el encarecimiento de los combustibles decretado para enero por el Gobierno federal (entre un 14% y un 20%). En febrero, esta tendencia debería moderarse después de que las numerosas protestas y saqueos llevasen al Ejecutivo de Enrique Peña Nieto a suspender el alza previsto para la primera mitad del mes. "El Gobierno seguirá manipulando la inflación conteniendo el alza de los combustibles", pronostica Pérez del Peral, de la Universidad Panamericana. "Intenta que los precios no se les vayan de las manos". El índice subyacente, que mide la inflación sin tener en cuenta los componentes más volátiles como la energía y los alimentos, también subió con fuerza en el primer mes de 2017 (+3,8%), aunque se mantiene dentro de los objetivos del Banco de México.

El consenso de las casas de análisis prevé que el alza de precios general supere el 5,3% en el conjunto del año, tasa que debería relajarse en 2018 hasta el 3,75%. Hacer pronósticos a tan largo plazo, sin embargo, es complejo en el contexto en el que se desenvuelve la economía mexicana. Con la amenaza constante de la nueva Administración estadounidense, que ha abogado por renegociar o romper el tratado de libre comercio que une a ambos países y Canadá desde 1994, imponer un arancel del 20% sobre los productos mexicanos e incluso gravar las remesas, México ha entrado en terreno desconocido. "La volatilidad seguirá aumentando y la rebaja de la calificación [rating] de la deuda mexicana está próxima", cierra Pérez del Peral.

El País
Ignacio Fariza
Ciudad de México
Jueves 9 de febrero de 2017.

Rate this item
(3 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter