Antonio Lozano Pineda. Foto: Twitter @Katilunga Antonio Lozano Pineda. Foto: Twitter @Katilunga

El presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo (FMAA), Antonio Lozano, fue trasladado al Reclusorio Sur donde más tarde rendirá su declaración preparatoria en la rejilla de prácticas.

Lozano fue detenido por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) la madrugada de este lunes en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, luego de que el juez séptimo de distrito de procesos penales dictó una orden de aprehensión por el probable delito de peculado.

En 2015, el director de la Conade, Alfredo Castillo, inició un procedimiento penal en contra de Lozano a quien acusó de malversar 4.8 millones de pesos que no se gastaron para los objetivos autorizados.

Lozano es el primer presidente de una federación deportiva que es detenido, de al menos cuatro que Castillo anunció que fueron denunciadas ante la PGR.

De acuerdo con un comunicado emitido por la PGR esta mañana, la detención se efectuó en coordinación con elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), derivada de una denuncia formulada por la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), por lo que agentes federales aprehendieron a Lozano Pineda al arribar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, procedente de Mexicali, Baja California.

El detenido fue trasladado a la Subsede de la Zona Centro (Camarones) para la certificación médica y posteriormente quedará interno en el penal mencionado, a disposición del juez que lo requiere.

Proceso publicó en noviembre de 2012 un par de reportajes en el que dio cuenta de cómo a través de una triangulación, Antonio Lozano, Alejandro Cárdenas (entonces subdirector de Calidad para el Deporte de Conade) y el compadre de éste, Jorge Tienda, adquirieron suplementos alimenticios, bebidas hidratantes y equipamiento deportivo.

Los productos fueron comprobados con facturas falsas que presentó Lozano ante Conade y Cárdenas aprobó. El entonces director de Medicina y Ciencias Aplicadas al Deporte, Juan Manuel Herrera, fue el responsable de recibir los productos y supuestamente entregarlos a los atletas, algo que no pudo comprobarse.

El 17 de noviembre de 2012, en la versión impresa, Proceso publicó que el 2 de marzo de ese año el Fideicomiso Fondo Nacional de Alto Rendimiento (Fonade) aprobó un presupuesto de 2 millones 331 mil 600 pesos para que la FMAA comprara 3 mil 900 botes de suplementos alimenticios: 2 mil 400 unidades de la bebida hidratante Endura lima-limón naranja de 1.5 libras y mil 500 unidades de Perfect Protein de 920 gramos, a razón de 435 pesos (1 millón 44 mil pesos totales) y 848 (1 millón 287 mil pesos totales) por unidad, respectivamente.

Estos productos fueron solicitados para que en un periodo de 122 días –de marzo a junio– lo consumieran 16 atletas: Juan Luis Barrios, Yanelli Caballero, Diego del Real, Edwin González, Giovanni Lanaro, Gabriela Medina, Horacio Nava, José Leyver Ojeda, Alejandra Ortega, Ever Palma, Madaí Pérez, Romary Rifka, Juan Carlos Romero, Marisol Romero, Eder Sánchez y Jesús Vega.

De acuerdo con la factura de comprobación presentada ante la Conade, los productos fueron adquiridos en la empresa Comercializadora Hecgue de México S.A. de C.V., que en realidad, al menos en aquel año, vendía materiales para oficinas.

En el documento aparecen dos domicilios: Insurgentes Sur 800 piso 8, colonia Del Valle, en la Ciudad de México, con teléfono 3300-5631 y José San Martín 5049, colonia San Martín, Monterrey, Nuevo León, teléfono 01811648-1417.

El número telefónico de la oficina de la Ciudad de México corresponde, de acuerdo con la información recabada en el 2012, a la empresa Centros Corporativos Regus S.A. de C.V., mientras que el de Monterrey era de un celular que siempre estaba apagado y mandaba de inmediato al buzón de voz.

El corresponsal de Apro en dicha ciudad, Luciano Campos, también acudió a la dirección de esa empresa ubicada en Monterrey, pero en lugar de Comercializadora Hecgue en el local encontró la hierbería La Divina Providencia, negocio en donde se expenden lociones, jabones y sustancias para la buena suerte y vibras positivas. Su propietario, Francisco Hernández Flores, dijo en ese momento al reportero, que el negocio opera en ese lugar desde el 8 de mayo de 2006 y aclaró que no conoce ni sabe nada de la empresa arriba citada.

La factura número 821 entregada por Lozano en el área de comprobaciones de la Subdirección de Calidad para el Deporte de la Conade está fechada el 7 de febrero de 2012; es decir, un mes antes de que quienes administran el fideicomiso Fonade autorizaran los recursos, éstos ya habían sido comprobados.

En entrevista con esta agencia, realizada aquel año, Alejandro Cárdenas comentó que le parecía “muy raro” que las facturas sean falsas, pues Irene Hernández (la empleada responsable de revisar las facturas) es muy exigente con la documentación que presentan las federaciones deportivas para comprobar los gastos.

“Tengo un área de comprobaciones que se encarga de verificar que exista físicamente lo que se adquiere y revisan las facturas. Cada que una federación compra algo hay fotografías del material y la federación debe avisar dónde está ese equipo. También se verifica que la factura sea legal. Yo no lo hago, pero tengo gente especializada”, comentó el funcionario (Proceso 1881).

Una semana después, este semanario descubrió que, además, los productos comprados fueron contrabandeados pues no se adquirieron en la única tienda que cuenta con la licencia de distribución en México y tenían etiquetas en inglés, lo cual viola la normatividad mexicana.

La Conade compró vía la FMAA suplementos alimenticios de la marca estadunidense Metagenics a la empresa Best Performance All Sports (BP Sports), propiedad del exatleta Jorge Tienda Martínez, el compadre de Cárdenas.

Al no contar con permisos de importación ni ser el distribuidor exclusivo de esa firma en México, Tienda introdujo de contrabando esos productos que se adquirieron con dinero del Fideicomiso Fodepar.

La operación se realizó mediante la FMAA con la factura apócrifa de la empresa Comercializadora Hecgue de México, S. A. de C. V.

Tanto Lozano como el subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Alejandro Cárdenas, aseguraron en aquel momento que la factura no era falsa y que esa empresa les vendió la bebida hidratante en polvo, así como los productos Perfect Protein.

No obstante, Proceso publicó la guía de carga aérea nacional número AQ01 1916423, de Aeroméxico, que demuestra que los productos fueron enviados por BP Sports desde Monterrey a la Conade el 12 de marzo de 2012.

En el documento se consigna que el encargado de enviar los productos fue Estuardo Tienda Gálvez, a nombre de la empresa BP Sports ubicada en 15A Ave. No. 4864 Col. Cumbres, primera sección, código postal 64100, en Monterrey, Nuevo León, teléfono 8801-1556.

El embarque iba dirigido a Antonio Lozano, con domicilio en Av. Río Churubusco puerta 9 oficina 301 código postal 08010 y RFC FMD101119R16, que corresponde a la FMAA.

En esa dirección de Monterrey vive Jorge Tienda con su esposa Magdalena Flores García.

La guía también indica que se enviaron 19 cajas con un peso de 260 kilogramos; es decir, ni siquiera fueron los 3 mil 900 botes de suplementos alimenticios adquiridos con recursos del erario.

Esta reportera solicitó en aquella ocasión a Alejandro Cárdenas que le mostrara un comprobante de que los suplementos alimenticios fueron entregados a los 16 atletas para los cuales el Fideicomiso Fodepar autorizó erogar 2.3 millones de pesos.

El funcionario de Conade designado por Cárdenas para demostrar que los suplementos se entregaron a los deportistas fue el doctor Juan Manuel Herrera, quien mostró a la reportera fotografías de los productos, dentro y fuera de sus cajas. También exhibió un listado con nombres de atletas de múltiples disciplinas, y las firmas de que recibieron los botes.

Sin embargo, según esos documentos, no llegaron a la Conade los 3 mil 900 botes de suplementos. Según los registros había 880 botes de Endura, 170 de Perfect Protein y 200 cajas con 12 barras de Protein Fusion cada una. En la solicitud de los recursos federales, así como en la factura falsa no aparecen consignadas esas barras.

De acuerdo con el doctor Herrera entrevistado entonces por Proceso, la indicación que recibió fue que los suplementos debían entregarse a los atletas como parte de su preparación para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Según él, nadie le especificó que eran sólo para quienes practican atletismo.

Proceso
Beatriz Pereyra
Ciudad de México
Lunes19 de diciembre de 2016.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter