Innovación y calidad mantienen a Chignahuapan a la vanguardia en el mercado de esferas

Productores de esferas de Chignahuapan integran nuevos elementos. (Especial) Productores de esferas de Chignahuapan integran nuevos elementos. (Especial)

Las esferas de vidrios soplado, un elemento infaltable en las celebraciones decembrinas, son una artesanía que prevalece de generación en generación en el Pueblo Mágico de Chignahuapan, donde ahora sus productores recurren a nuevos elementos para ofrecer un producto innovador a sus clientes.

El municipio de Chignahuapan es un lugar pintoresco para todo visitante.

Posee paisajes naturales protagonizados por sus bosques y neblina, un quiosco de estilo mudéjar, calles llenas de color, deliciosa gastronomía, y una monumental virgen de 12 metros de alto, tallada en madera, pero sin duda de todo lo anterior sobresale su producción de esferas navideñas.

El Pueblo de la Navidad, como también le llaman quienes lo visitan, conoció de esta artesanía gracias al señor Rafael Méndez Núñez, quien proveniente de Tlalpujahua, Michoacán, se asentó en este pueblo en 1968 y enseñó a los pobladores sobre este maravilloso oficio del vidrio soplado.

Poco a poco y de generación en generación, los poblanos conocieron y perfeccionaron las esferas de Navidad, hasta contar en la actualidad con cerca de 200 casas productoras, desde pequeños talleres hasta grandes empresas, y una producción anual de 70 millones de esferas.

German Lozada Hernández, gerente general de Esnaviso (Esferas Navideñas de Vidrio Soplado) platicó con Notimex sobre los cambios que año con año realizan a las esferas para que sigan siendo elementos esenciales en las fiestas decembrinas, gusten a los clientes, pero principalmente para que Chignahuapan siga siendo el principal productor nacional.

Para la elaboración de la esfera se sigue el mismo proceso, soplar el vidrio para darle la forma y tamaño deseados, pueden ser redondas, en forma de campana o como las más recientes en forma de flores.

Algunas esferas quedan transparentes y otras se metalizan, dependiendo del diseño que se le desea dar.

Para metalizarlas, los productores cuentan con dos procesos, uno es manual con nitrato de plata, y otro es por medio de cámaras donde pieza por pieza se coloca en carros que se introducen al alto vacío.

Se colocan pequeños bastones de aluminio en una resistencia que una vez que se funde el metal, éste se impregna en las esferas éstas salen en tono plateado, listas para pasar al área de pintura y decorado, donde usan lacas, solventes, anilinas y matizantes.

Después las esferas pasan por las etapas de decorado, manualidades, encasquillado, empaque, almacén y exhibición.

López Hernández indicó que todas las etapas son importantes, pero el proceso de pintado y decorado son predominantes porque se conciben desde antes de iniciar la producción año con año, ya que es el momento en que definen los nuevos diseños que presentan a sus clientes.

"Años atrás uno compraba esferas de un sólo color y todas eran de vidrio, pero hemos tenido que innovar para que la gente siga prefiriendo la esfera de vidrio soplado por encima de la de plástico. También se les da un recorrido para que conozcan el proceso y valores cada vez más nuestro trabajo", comentó.

Para este año -dijo- hemos empleado nuevos elementos como lazos, diamantina, botones, tela, madera, forja, luces, y hasta cajas musicales para distinguir la producción 2016 de la que comercializamos el año pasado, pero también tenemos los modelos tradicionales porque hay familias que siguen los modelos clásicos.

En la zona de exhibición de Esnaviso se pueden observar esferas que dan forma a muñecos que con la ayuda de tela, lazos y botones aparentan manos, pies, gorro, bufandas y cinturones de diversos personajes navideños.

Con la ayuda de pinturas los globos de vidrio dan forma a reconocidas caricaturas de televisión. Con la ayuda de energía eléctrica, las figuras estáticas obtienen movimiento mientras que otras lucen sus detalles con focos de colores.

Con madera se forman árboles que tras ser adornados con esferas de colores y ambientados con cajas musicales bien pueden adornar un escritorio de oficina, una pequeña mesa en casa o para lucir en algún aparador comercial.

"El mismo mercado demanda nuevos diseños. Hace 20 años la gente demandaba más la esfera fantasía del número tres, que es la que se usa para adornar el árbol de navidad, pero ahora los clientes piden cosas novedosas, nuevos colores, más brillo, más elementos", comentó.

Refirió que al año crean cerca de tres diseños, mismos que se suman a los más de 600 modelos diferentes que tienen.

Para lograr este resultado, en Chignahuapan los productores de esferas trabajan todo el año.

Hablar de la Navidad nos remonta a diciembre, sin embargo, los visitantes pueden ir a este Pueblo Mágico en cualquier periodo del año y siempre encontrarán gente produciendo esfera navideña.

Antonio Bonilla Hernández, encargada de Procesos de Esnaviso, desde hace 20 años trabaja en esta fábrica y mencionó que cada enero comienzan la lluvia de ideas para obtener el nuevo diseño que oferten para la próxima temporada navideña.

"Es en mayo y junio cuando ya sacamos los nuevos diseños que nos distinguirán en el año y comenzamos con la elaboración de las esferas. En agosto comenzamos con la venta del producto, principalmente a mayoristas y lo que resta del año nos dedicamos a comercializar a mayoreo y menudeo", explicó.

Cerca del 80 por ciento de la población se dedica a esta artesanía, pero en la mayoría de los talleres y fábricas se observa más la mano de las mujeres, debido a la dedicación y paciencia que tienen para cada uno de los procesos.

El Pueblo Mágico de Chignahuapan está ubicado en el norte del estado de Puebla, en la región conocida como Sierra Norte de Puebla, donde pocos de sus productores llegan a exportar, principalmente a mercados de Estados Unidos, donde bajó el envío a raíz del atentado a las Torres Gemelas.

Este trabajo de manos poblanas también es conocido en el viejo Continente, gracias a que en el año 2010 las capillas del Vaticano en Italia fueron adornadas por esferas de vidrio soplado de Chignahuapan durante la temporada decembrina, adornos que pudieron ser admirados por miles de fieles y turistas de diversos países.

Aquel entonces los productores diseñaron y fabricaron más de cinco mil esferas, 10 adornos monumentales, cinco árboles de Navidad hechos de esferas pegadas a estructuras de alambre, un diseño especial para adornar la capilla de la Virgen de Guadalupe, un nacimiento de Cristo en el pesebre, y algunos obsequios personales para el entonces Papa Benedicto XVI.

Notimex
Ángeles González Bretón. Corresponsal
Chignahuapan, Puebla, México
Domingo 18 de diciembre de 2016.

Rate this item
(3 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter