Propone OMS gravar bebidas con azúcar para combatir la obesidad

Un anaquel con refrescos en un supermercado. Foto: Alejandro Saldívar Un anaquel con refrescos en un supermercado. Foto: Alejandro Saldívar


Como una medida para combatir la obesidad, la diabetes y la caries dental, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó incrementar el precio de las bebidas azucaradas.

Gravar esas bebidas podría ayudar a reducir el consumo de azúcares, lo que proporcionaría beneficios para la salud y más ingresos que los gobiernos podrían reinvertir en sanidad, puntualizó el organismo en un informe de 36 páginas sobre política fiscal y dieta publicado este martes, a propósito del Día Mundial de la Obesidad.

Según la OMS, tiene “pruebas sólidas” de que los subsidios para reducir los precios de las frutas y verduras frescas pueden ayudar a mejorar la dieta. Y una política fiscal que suponga una subida de 20% en el precio de venta de las bebidas azucaradas supondrá un descenso proporcional de su consumo, puntualizó.

No obstante, reveló que empresas refresqueras como Coca y Pepsi compran leyes, organizaciones no gubernamentales e incluso fundaciones para zafarse de la crisis de obesidad.

El doctor Douglas Bettcher, quien dirige el departamento de Prevención de Enfermedades no Transmisibles de la OMS, señaló que el consumo de azúcares libres, incluidos productos como las bebidas azucaradas, “es un factor importante en el incremento de personas que padecen obesidad y diabetes”.

Y si los gobiernos gravan productos como las bebidas azucaradas, añadió, pueden recudir el sufrimiento y salvar vidas.

De acuerdo con el organismo, la prevalencia de la obesidad en todo el mundo se duplicó entre 1980 y 2014, cuando casi 40% de la población mundial tenía sobrepeso.

Los datos aportados por la organización son alarmantes e indican que una de cada tres personas tiene sobrepeso y que 42 millones de niños menores de cinco años entran en esta categoría (11 millones más que en el año 2000). El 11% de los hombres y el 15% de las mujeres de la población mundial son considerados obesos.

Paralelamente, la diabetes tipo 2 se ha multiplicado por cuatro en los últimos 30 años, con 400 millones de adultos con esta enfermedad.

Ante ese panorama, la OMS ha recomendado desde hace tiempo que la ingesta diaria de azúcar por persona sea menor al 10% de sus necesidades totales de energía.

Según responsables del organismo, Chile y México desbancaron a Estados Unidos como los países donde más bebidas endulzadas con azúcar se consumen, y además el organismo detectó un rápido incremento en la ingesta de estos productos en China y África Subsahariana.

Al menos tres de cada cinco adolescentes en países como Chile, Argentina y Argelia consumen refrescos a diario, frente a entre 20 y 40% de Estados Unidos y la mayor parte de Europa, detalló.

Por ello, las políticas fiscales “pueden ser una herramienta muy importante, una entre muchas, pero una muy importante para la reducción de las bebidas endulzadas con azúcar”, señaló Francesco Branca, responsable del Departamento de Nutrición y Salud de la OMS.

Temo Waqanivalu, coordinador del departamento de Prevención de Enfermedades no Transmisibles, sostuvo que hay una “discusión en marcha” con las empresas que fabrican ese tipo de debidas sobre los esfuerzos para reducir la ingesta de azúcar.

Y puso a México como ejemplo de un país donde el gobierno ha tomado medidas para frenar el aumento acelerado de consumo de bebidas azucaradas, mediante el establecimiento, en enero de 2014, de una tasa especial que causó un incremento de 10% en el precio final del producto.

El impacto ya podía medirse a finales de ese mismo año, con una reducción de 6% del consumo general y de hasta 17% en los sectores de menores recursos, detalló Waqanivalu.

Refresqueras compran a organizaciones de salud

Un nuevo estudio reveló ayer que entre 2001 y 2015 las compañías refresqueras Coca-Cola Company y PepsiCo realizaron patrocinios a 96 organizaciones de salud en Estados Unidos con el objetivo de minimizar la concientización sobre el vínculo entre los refrescos y otras bebidas azucaradas y la obesidad, e incluso presionaron en contra de 29 proyectos de Ley de salud pública que buscan reducir el consumo de refrescos.

El documento indicó que entre 2011 y 2014 Coca-Cola gastó más de 6 millones de dólares al año en este tipo de patrocinios, y PepsiCo unos tres millones al año en promedio.

El documento publicado en el American Journal of Preventive Medicine halló que un total de 96 organizaciones de salud en Estados Unidos aceptaron dinero de Coca-Cola y PepsiCo o de ambas. La lista incluye a muchas instituciones médicas y de salud pública que tienen como objetivo la lucha contra la epidemia de la obesidad.

El estudio concluyó que una serie de organizaciones de salud en Estados Unidos se han retirado de su responsabilidad de promover políticas que reduzcan el consumo de refresco, haciéndose a un lado del debate público de políticas que buscan ese objetivo, e incluso oponiéndose a las legislaciones en torno a este tipo de bebidas o colaborando con las empresas para producir materiales educativos conjuntos.

Entre las organizaciones que halló la investigación están 63 de salud pública, 19 médicas, siete fundaciones de salud, cinco gubernamentales y dos grupos e suministro de alimentos. Hay al menos dos organizaciones de la diabetes, como la American Diabetes Association y la Juvenil Diabetes Research Fundation.

Y también se encuentran la Escuela de Medicina de Harvard, la Universidad Médica de Carolina del Sur, y otras relacionadas con las universidades de Washington y la de Georgia.

Proceso
Ciudad de México
Martes 11 de octubre de 2016.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter