El Copred asegura que no ha recibido denuncias de abuso de menores en familias homoparentales o lesboparentales. (Especial) El Copred asegura que no ha recibido denuncias de abuso de menores en familias homoparentales o lesboparentales. (Especial)

Los niños son completamente felices dentro de estas familias (homoparentales
 o lesboparentales): L’Hoist.

El 17 de mayo, el presidente Enrique Peña Nieto, en el marco de la celebración del Día de la Lucha contra la Homofobia, propuso una adhesión al Artículo 4° constitucional, en donde se eliminan los términos y preceptos discriminatorios que definen al matrimonio como la unión entre un hombre y mujer. En esta iniciativa, también se plantean ciertas modificaciones al Código Civil Federal, para que se pueda expedir una nueva acta en pro del reconocimiento de la identidad de género, así como agregar orientación sexual y/o identidad de género con igualdad en condiciones de adopción.

Con motivo de esta iniciativa, el Frente Nacional por la Familia, quien según su pronunciamiento es pacífico y no busca promover la discriminación contra la comunidad LGBT, promovió una serie de manifestaciones a lo largo del país, difundiendo como mensaje principal que “el matrimonio se refiere solamente a la unión entre un hombre y una mujer, por lo que trastocarlo afectaría también a los niños”.

Frases como: “No queremos educación sexual en las escuelas” y “Las familias homosexuales no son naturales” fueron difundidas en estas manifestaciones, en donde se promueve la definición de familia como padre, madre e hijos.

Sin embargo, la definición jurídica de matrimonio en México se describe como una institución social, reconocida como legítima por la sociedad, que consiste en la unión de dos personas para establecer una comunidad de vida.

Según datos del Inegi, de un total de 28 millones 700,000 hogares, 11 millones 700,000 (40.7%) están conformados por parejas heterosexuales casadas y con hijos. Los hogares restantes incluyen parejas en unión libre, personas que viven solas, familias donde los jefes de familia son otros familiares, así como hogares en los que sólo existe uno de los padres, lo que pone en evidencia la gran diversidad que existe en nuestro país en lo que a la familia refiere.

La iglesia como promotora

La postura de la Iglesia ante esta situación es en apoyo al Frente Nacional por la Familia, a pesar de que su máximo representante, el papa Francisco, en repetidas ocasiones ha expresado que “la gente no debe ser definida por sus tendencias sexuales” y que antes que nada viene la persona individual en su totalidad y dignidad.

En México, la iglesia se ha manifestado en repetidas ocasiones en contra del matrimonio igualitario, describiéndolo como un “falso derecho”, en voz de algunos de sus representantes, como el cardenal Norberto Rivera.

Familias diversas no ponen 
en riesgo a nadie

En entrevista con El Economista, Jacqueline L’Hoist, presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred), calificó como conductas discriminatorias las realizadas por el Frente Nacional por la Familia, además de especificar que su campaña y mensaje estaban repletos de mentiras y argumentos “ridículos”.

“Muchos de los argumentos y mensajes difundidos por el Frente Nacional por la Familia faltan completamente a la vedad. Es falso que las familias homoparentales y lesboparentales ponen en riesgo a las familias heterosexuales. En la Ciudad de México llevamos viviendo así ya seis años; (hay) más de 7,600 matrimonios y 9 adopciones, de las cuales hasta la fecha no se ha recibido ni una sola denuncia de abuso sexual a niñas y niños adoptados. Los niños son completamente felices dentro de estas familias e incluso ha mejorado el tejido social”, indicó L’Hoist.

Los seguidores del Frente Nacional por la Familia han difundido en redes sociales un par de videos en los que aparecen jóvenes contando su experiencia al tener padres homosexuales y la forma liberal en que fueron educados. En contraposición, en el marco legal no existe, hasta el momento, alguna queja de estas personas.

Ante estas manifestaciones y protestas en contra de la iniciativa de Peña Nieto, L’Hoist opina que el matrimonio igualitario llegó para quedarse, “y no hay manera de que estas personas con sus manifestaciones logren hacer algo”, mencionó la presidenta del Copred, debido a una resolución vinculatoria de la Suprema Corte de Justicia, donde se lee que los estados en donde se diga que el matrimonio es entre personas heterosexuales con objetivos de la procreación estarán violando el artículo 1 de la Constitución, en referencia al trato igualitario y la no discriminación.

“Verdaderamente, la petición del Frente por la Familia es imposible, porque a nivel constitucional y a nivel de atribuciones de la Suprema Corte, sus resoluciones son vinculatorias y sobre todo obligatorias”.

Un México en familia

Después de tener la primera ciudad de América Latina en aceptar el matrimonio igualitario, tener un acuerdo como ciudad gay friendly y contar con destinos incluyentes para la comunidad LGBT a nivel mundial, México parece encontrarse en un momento de fanatismo y represión contra las uniones entre personas del mismo sexo.

Cabe recordar que México es un país laico que se rige por una Constitución en la que cada ciudadano tiene garantizado el cumplimiento de sus derechos, sin importar preferencias, religión, color, raza u otras situaciones. En este sentido, las personas que pertenecen a la comunidad LGBT son ciudadanos con derechos como cualquier otro y la unión entre personas del mismo sexo es ya una realidad.

El Economista
Javier Cisneros
Ciudad de México
Jueves 15 de septiembre de 2016.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter