La UNAM se adhiere a la iniciativa de ONU-Mujeres por la igualdad de género y lanza protocolo. (Especial) La UNAM se adhiere a la iniciativa de ONU-Mujeres por la igualdad de género y lanza protocolo. (Especial)


• Lo anterior nos hará más libres, afirmó el rector Enrique Graue al firmar el convenio de adhesión a la plataforma “HeForShe: movimiento solidario para la igualdad de género”

• El Protocolo de Atención de Casos de Violencia de Género en esta casa de estudios es un mensaje de cero tolerancia ante los actos de violencia de género que afectan la convivencia de nuestra comunidad y contravienen los fines de la institución, dijo la abogada General, Mónica González Contró

• ONU-Mujeres necesita de la Universidad como un motor y acelerador de cambio a favor de la igualdad, pues se estima que llevará 80 años alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres, sostuvo Ana Güezmes, representante de ONU Mujeres en México

Al firmar el convenio de adhesión a la plataforma “HeForShe: movimiento solidario para la igualdad de género” de ONU-Mujeres, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, afirmó que esta casa de estudios respalda la paridad de género porque entiende que es una forma de convivir en sociedad, con justicia, en el mismo nivel de oportunidades y en paz.

Esta estrategia, agregó, es una herramienta para luchar por el acceso irrestricto a los mismos derechos y libertades, el respeto a las distintas preferencias sexuales y para erradicar todo tipo de violencia. Es una lucha que ganará la UNAM, aseveró.

“Lo vamos a hacer porque la Universidad, como gestora del conocimiento, es responsable de la educación de las nuevas ciudadanías y la igualdad de género, en todas sus dimensiones, es su responsabilidad educativa. Lo haremos para ser mejores y más libres”, remarcó.

Ante la representante de la ONU Mujeres en México, Ana Güezmes García, el rector informó que este lunes se publica en Gaceta UNAM (órgano informativo de la institución) el Acuerdo por el que se Establecen Políticas Institucionales para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Casos de Violencia de Género en la UNAM

Ahí se instruye a institucionalizar programas y actividades educativas sobre la identificación y prevención de la violencia de género, diseñar campañas de difusión para erradicar entre la comunidad las distintas expresiones de violencia sexual; también, a adoptar medidas necesarias para conformar un entorno seguro y a seguir el Protocolo de Atención en Casos de Violencia de Género.

El protocolo, prosiguió, recoge las mejores prácticas en la materia, pues para su elaboración se consultaron documentos y propuestas generadas por esta institución entre 2007 y 2015; lineamientos y acuerdos existentes en este ámbito en otras instancias públicas e instituciones de educación superior, tanto nacionales como internacionales; la legislación nacional.

También, opiniones de académicas del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG); del Programa Universitario de Derechos Humanos; de la Defensoría de los Derechos Universitarios; de la Subdirección General de Igualdad de Género de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y de la Comisión Especial de Equidad de Género del Consejo Universitario.

“Las distintas oficinas jurídicas han sido ya instruidas, los orientadores han sido formados y el andamiaje administrativo ha sido ya adecuado. Estamos listos para erradicar la violencia de género”, añadió Graue.

A la reunión, en el auditorio de la Torre de Rectoría, asistieron directores de facultades, escuelas e institutos; integrantes de la Junta de Gobierno; los secretarios generales de la Asociación Autónoma de Personal Académico de la Universidad (AAPAUNAM), Bertha Rodríguez Sámano y del Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), Agustín Rodríguez Fuentes. Ante ellos, el rector pidió dar fiel cumplimiento al acuerdo.

“Es inaceptable e intolerable que en esta casa de estudios existan manifestaciones de violencia de género, en particular hacia el sexo femenino que, lamentablemente, es con gran frecuencia el afectado”, dijo.

Por violencia de género se entenderá el acoso, la intimidación, el hostigamiento y las conductas hostiles basadas en estereotipos de género; discriminación por motivo de género o preferencias sexuales y, por supuesto, todo tipo de abuso físico o violencia sexual.

Este tipo de violencia, añadió el rector, es una vejación a los derechos humanos, perpetúa los estereotipos de género, lacera la dignidad personal, la autoestima, e impide el desarrollo integral de la comunidad. “La violencia sexual, en sus distintas manifestaciones, debe ser erradicada de una vez y para siempre de nuestra universidad”, sentenció.

La abogada General de la UNAM, Mónica González Contró, detalló las características del protocolo y destacó que entre los principales ejes de acción están la debida diligencia, la confidencialidad, y habrá personas orientadoras sobre el combate a la violencia de género en toda la institución, además de que incluyen mecanismos de resolución como la mediación.

“Estamos conscientes del gran aprendizaje que nos espera como comunidad para eliminar la violencia de género. Tal vez venga un periodo de más retos que de soluciones inmediatas; sin embargo, un punto fundamental es que representa en sí mismo un mensaje de cero tolerancia ante los actos de violencia de género que afectan la convivencia de nuestra comunidad y que contravengan los fines de la Universidad”, afirmó.

En su oportunidad, Güezmes expuso que si bien la actual generación se ha visto favorecida por el reconocimiento y ampliación de sus derechos en las constituciones y la reducción en la brecha educativa, todavía tiene que luchar por la igualdad de género, pues se calcula que aún llevará 80 años lograr que sea real entre hombres y mujeres.

“Necesitamos a la Universidad como un motor y acelerador de cambio. La UNAM es hoy un ejemplo de una institución valiente que busca abrir las puertas a la igualdad de género. Es la mejor universidad de México y de las mejores del mundo y una de las de mayor población, por lo que por su empuje y la adhesión a HeForShe, tiene un valor fundamental, da un mensaje para México y el mundo”, señaló.

Con la firma del convenio de adhesión a esta plataforma, prosiguió, la Universidad Nacional establece 27 compromisos en materia de igualdad, cuyos avances revisará en dos años. Además, se une al esfuerzo de otras prestigiosas universidades como las de Oxford, Waterloo, Nagoya, São Paulo y Hong Kong, que reconocen que no es posible el desarrollo de sus comunidades académicas si no ponen a la igualdad de género en la parte superior de su lista de desafíos.

Por su parte, la directora del PUEG, Ana Buquet Corleto, expuso que el Informe 2014 sobre la brecha de género en el mundo, sitúa a México en el lugar 80 entre 142 países, donde se midió la diferencia entre mujeres y hombres en participación económica, educación, salud y poder político.

En las universidades, prosiguió, las académicas también encuentran obstáculos para alcanzar altos nombramientos. Hay concentración de alumnas en carreras consideradas tradicionalmente femeninas, mientras los hombres son mayoría en las ingenierías y las ciencias exactas.

“La adhesión a la plataforma HeForShe refleja la convicción de que tenemos el poder de rectificar el rumbo, a partir de aquí, de nuestra casa”, señaló.

Emite la UNAM el protocolo para la atención de casos de violencia de género

El procedimiento deriva del Acuerdo por el que se Establecen Políticas Institucionales para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Casos de Violencia de Género en la UNAM y donde se manifiesta que habrá cero tolerancia a estos actos

Las quejas podrán atenderse mediante procedimientos formales o alternativos, como la mediación

Se crea la figura de personas orientadoras que de manera voluntaria colaborarán en la estrategia contra la violencia de género y recibirán capacitación sobre igualdad, no discriminación y legislación universitaria

La Universidad Nacional Autónoma de México emitió el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género, que establece el procedimiento para atender las quejas en esta materia, apegado a estándares internacionales.

El documento se deriva del Acuerdo por el que se Establecen Políticas Institucionales para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Casos de Violencia de Género en la UNAM, firmado por el rector Enrique Graue, y el cual señala que toda manifestación de violencia de género es contraria a la legislación universitaria, por lo que se tendrá cero tolerancia ante este tipo de actos y se les sancionará conforme a la normatividad existente.

El protocolo, que puede ser consultado en la dirección electrónica

www.igualdaddegenero.unam.mx indica que esta casa de estudios conocerá de actos de violencia de género ocurridos en sus instalaciones o en otros espacios, siempre y cuando intervengan integrantes de su comunidad, y cuyas acciones vulneren la normatividad, el orden, la disciplina, los principios o valores de los universitarios.

Las denuncias podrán presentarse dentro de los 12 meses posteriores al acto reclamado, y cuando se trate de acciones que atentan contra la libertad y la seguridad sexual de menores de edad, no habrá plazo límite.

Las quejas podrán ser expuestas por las víctimas o terceras personas que tengan conocimiento de los actos de violencia. Y cuando la víctima sea un menor de edad, se deberá dar aviso a su padre, madre, tutor o a la autoridad correspondiente.

De acuerdo a la naturaleza de los casos, éstos podrán atenderse por mecanismos alternativos, como la mediación, o formales–disciplinarios, cuando se trata de alumnas, alumnos y personal académico; de investigación administrativa para el personal sindicalizado, y aviso de sanción para personal de confianza.

No se podrá optar por la mediación cuando las quejas involucren aproximaciones sexuales entre personas desconocidas y/o menores de edad; si se han presentado problemas similares anteriores con el presunto infractor, si hay la posibilidad de que se repitan, o se trate de delitos que se persigan de oficio.

El protocolo también incluye la creación de la figura de personas orientadoras, integrantes de la propia comunidad que colaborarán voluntariamente en la estrategia contra la violencia de género y recibirán capacitación periódica en esta materia, de no discriminación y legislación universitaria, entre otras.

En la investigación de los casos se seguirán principios establecidos en el Manual de Buenas Prácticas para Investigar y Sancionar el Acoso Laboral y el Acoso Sexual en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como el valorar preponderantemente el dicho de la víctima o evaluar la existencia de relaciones de poder, entre otros.

Además, considera la implementación de medidas urgentes de protección previas al desarrollo del procedimiento, a fin de evitar el daño o violación a la integridad física o psíquica de la persona en situación de violencia de género.

Se contempla también que la UNAM dé asesoría y acompañamiento a la persona afectada para levantar una denuncia ante la Agencia del Ministerio Público en caso de que el acto pudiese constituir un delito.

Una vez resuelta la queja, se le dará seguimiento durante seis meses para procurar que se cumplan los acuerdos y se garantice el bienestar de la víctima, se evite la reincidencia o la revictimización.

Finalmente, el protocolo establece que se creará un mecanismo para evaluar el procedimiento de atención a estos actos de violencia y se publicarán estadísticas anuales, mismas que se entregarán a la Rectoría y a la Comisión de Equidad de Género del Consejo Universitario para su análisis.

La Gaceta UNAM publica hoy el Acuerdo por el que se Establecen Políticas Institucionales para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de Casos de Violencia de Género que destaca que la violencia de género, principalmente contra las mujeres, es un problema que ocupa un lugar central en la agenda internacional al tratarse de un fenómeno estructural y debe ser prevenido y atendido conforme a los estándares internacionales de derechos humanos.

Aunque la UNAM cuenta con diversas normas y lineamientos para prevenir, detectar y combatir esta violencia, agrega el Acuerdo, es importante establecer medidas complementarias debido a que la violencia de género persiste en el país y se requieren medidas institucionales para hacerles frente.

Entre las políticas institucionales que las autoridades universitarias deben observar están el prevenir este tipo de violencia a partir de emitir una declaratoria de cero tolerancia ante estos actos; diseñar campañas de difusión y programas de sensibilización para eliminar estereotipos de género y fomentar la cultura de la denuncia.

La Oficina de la Abogada General, continúa el Acuerdo, es la instancia responsable de coordinar la atención a las víctimas y darles acompañamiento en el proceso.

Además, debe emitir un protocolo de atención a los casos de violencia de género, así como concentrar el registro de los procedimientos iniciados.

También dará seguimiento a las sanciones impuestas por estos casos y a los acuerdos tomados entre las partes en casos resueltos conforme a la mediación.

A la Oficina de la Abogada General toca coadyuvar al establecimiento y capacitación de la figura de orientador u orientadora en casos de violencia de género, que habrá en cada entidad universitaria.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 29 de agosto de 2016.

Rate this item
(2 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter