INAH continúa rehabilitación del Mural de Bebedores en Cholula, Puebla

El mural Los Bebedores es conocido como la representación más temprana de un ritual con pulque en Mesoamérica. (Especial) El mural Los Bebedores es conocido como la representación más temprana de un ritual con pulque en Mesoamérica. (Especial)

Cholula.- El delegado del INAH, José Francisco Ortiz Pedraza dio a conocer que para el presente año tienen unos 43 proyectos, en donde uno de los más importantes y que iniciaron el año pasado es la rehabilitación del Mural de Bebedores en Cholula.

En entrevista dijo que de dichos proyectos unos 20 son de investigación y otros de mantenimiento, pero el mural es de los más importantes, esto al ser una pintura mural del primer siglo de la era cristiana.

“Tiene características estéticas muy importantes, por ello se hicieron una serie de estudios bastante complejos durante 2015”, acotó el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

José Francisco Ortiz mencionó que para su rehabilitación se van a usar los mismos materiales, asimismo se va liberar el muro que tiene el Mural de Bebedores, a fin de hacer toda la restauración de la pintura.

Enfatizó que es un trabajo complejo y caro, el cual será en varias etapas, de ahí, que no será de un año, al mismo tiempo de referir que tan sólo para los estudios invirtieron unos 500 mil pesos.

El funcionario federal mencionó que para este año aplicarán unos cuatro millones de pesos; asimismo, que el proyecto a unos tres años en total será de unos 15 millones de pesos.

Refirió que la última etapa de lo que fue esa gran Pirámide de Cholula fue destruida y por eso parece como un cerro, añadió que los túneles que se hicieron fue para encontrar las diferentes etapas, que es lo que permiten ver estos túneles.

Lo anterior al destacar que dicha edificación fue de mil 600 años, considerado que fue un cerro hecho a mano con adobes, esto a través de una generación tras otra.

Por otra parte, ya en entrevista con Notimex dijo que todas las piezas que se han encontrado entorno a la Pirámide de Cholula y la región se les lleva a cabo los estudios correspondientes los cuales comprenden desde la limpieza, en donde es una labor permanente, ya que siempre hay material.

“Entre que se hace rescate, salvamentos y excavaciones se hace el trabajo de gabinete, la clasificación, fichas marcaje, y se van viendo si hay piezas completas para hacer la restauración”, acotó.

Ortiz Pedraza mencionó que además se obtienen la temporalidad de los objetos, así como los estilos, además de ver si son de la zona o llegaron de fuera y la época.

Añadió que los materiales que son de fuera permiten hablar del comercio e intercambios; asimismo, de la época y si son pocos o muchos de la cantidad de intercambio.

Subrayó que en el caso de Cholula hay muchas épocas y periodos más intensos como el posclásico con grandes peregrinaciones con ofrendas, el saber de dónde llegaban y si también se asocia a un entierro.

El delegado del INAH en Puebla resaltó que para los arqueólogos e investigación este trabajo da mucha información aunque no es tan rápido como se quisiera.

Lo anterior al resaltar que la investigación es como la ciencia que se va construyendo y el saber del pasado se tienen nuevos elementos, esto al mencionar que son varios cientos de piezas las que tienen en estudio sólo del año pasado, es decir, desde cacharros, hasta piezas completas y esculturas.

Revierten Deterioro de los Bebedores de Cholula

Tras cuatro décadas de su descubrimiento, algunas de las alucinantes escenas del mural Los Bebedores de la Zona Arqueológica de Cholula, en Puebla, se veían envueltas por un velo blanquecino de sales, una situación que especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) han logrado revertir en 80 por ciento en las áreas de mayor afectación.

La restauradora Dulce María Grimaldi Sierra, responsable de la conservación de esta obra pictórica que data aproximadamente del 200 d.C., dio a conocer los resultados de la aplicación de diversos métodos para rescatar cuatro de las partes con mayor acumulación de sales de este bien cultural que alude a un rito en el que dioses y hombres se conectan por medio de la ingesta del pulque.

Fue a partir de una serie de estudios, realizados en 2009 por expertos de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH, como se definió el tratamiento específico para intervenir este mural de más de 1,800 años de antigüedad, además de aplicar un tratamiento de emergencia en las áreas con mayor riesgo de pérdida.

De esa manera —explicó Grimaldi—, la remoción de la capa de sales que afectaba los murales se realizó mediante la aplicación de carbonato de amonio, en ese sentido, “la eliminación del velo blanquecino en las superficies de las cuatro áreas tratadas y que suman alrededor de 20 metros cuadrados, ha sido de 80 por ciento, a reserva de aplicar el tratamiento varias veces en las mismas partes”.

“Para la consolidación y fijado de la pintura al muro se han empleado las nanopartículas (la milmillonésima parte de una partícula) de hidróxido de calcio; la evaluación también ha sido satisfactoria, lo que ha permitido que la capa pictórica haya recuperado su cohesión, y las escamas que antes se observaban ahora sean mínimas”. En lo que respecta a la reducción de la capa de resinas sintéticas o polímeros que fueron aplicados a Los Bebedores en sus primeras intervenciones hace varias décadas, la especialista del INAH anotó que el uso de microemulsiones (mezcla de solvente) posibilitó la remoción de éstas y otros materiales ajenos a la obra.

El uso de dichas microemulsiones aún se encuentra en fase de prueba debido a que los polímeros están distribuidos irregularmente sobre la superficie, en ocasiones combinados y, por supuesto, con sus propiedades envejecidas. En consecuencia, dijo la experta del INAH, “actualmente se están probando nuevas fórmulas pensadas para la mejor preservación de Los Bebedores. Los resultados de esta intervención seguirán monitoreándose en el futuro para asegurar el desempeño positivo y a largo plazo. Uno de los aspectos en los que hay que seguir trabajando es la estabilización de las condiciones ambientales”.

La atención de los murales cholultecas por parte del INAH cuenta con la asesoría de diversos especialistas, entre ellos los doctores Piero Baglioni y Rodorico Giorgio, de la Universidad de Florencia, quienes han ofrecido opciones para el tratamiento de la pintura mural mediante el uso de la nanotecnología.

Los Bebedores están distribuidos en una superficie aproximada de 120 metros cuadrados, al interior de la subestructura del llamado Patio sur, por lo que tras su descubrimiento en los años 70 se creó un túnel para acceder a ellos sin necesidad de desmontar el edificio prehispánico. A lo largo de 2010 continuaron los trabajos en esta obra, la más característica de Cholula, en el marco del recién anunciado Programa Nacional de Conservación de Pintura Mural Prehispánica, en el que convergen los esfuerzos del INAH, y de las universidades Nacional Autónoma de México y de Florencia, Italia.

Grimaldi abundó que la pintura de Los Bebedores fue ejecutada sobre muros de adobe y tierra, empleando pigmentos de origen mineral aglutinados con un adhesivo natural que se ha perdido con el paso del tiempo. Además, su ubicación por debajo del nivel del suelo provoca la recepción de agua de lluvia y humedad del subsuelo.

Fue a partir de 2004, con la colaboración del Instituto Getty de Conservación, que inició el registro y análisis de las pinturas, a la par que se detectaron los factores de deterioro y se evaluó el desempeño de los materiales sintéticos que se aplicaron en décadas anteriores.

Cuarenta años después de su descubrimiento, “las pinturas muestran un estado de condición variable, hay sectores en donde se observa en un estado similar al registrado en 1970, mientras que otros presentan deterioro que actualmente atienden los especialistas.

El mural Los Bebedores es conocido como la representación más temprana de un ritual con pulque en Mesoamérica, muestra un ceremonial relacionado con la práctica agrícola, en la que una serie de figuras humanas integradas en grupos ingieren dicha bebida en honor de Octli, deidad del pulque. (Modificado el martes, 20 de abril de 2010).

Notimex
Source INAH
Cholula, Puebla
Domingo 17 de enero de 2016.

Rate this item
(3 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter