110 periodistas asesinados en 2015; México a la cabeza

México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas. (Especial) México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas. (Especial)

En el Balance anual de RSF, México figura como uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas; las amenazas y los asesinatos a manos del crimen organizado –incluso de las autoridades corruptas– son cosa de todos los días.

Paris.- Reporteros sin Fronteras (RSF) registró que al menos 67 periodistas fueron asesinados en el ejercicio de su trabajo o debido a él. La organización lamenta la falta de respuesta de ciertos Estados en la protección de periodistas y pide una “reacción a la altura de la situación de urgencia”.

En 2015 Reporteros sin Fronteras (RSF) registró que 110 periodistas fueron asesinados debido a su labor o perdieron la vida en circunstancias sospechosas. En 67 de estos casos nuestra organización puede afirmar de manera formal que los periodistas fueron asesinados debido a su profesión o mientras la ejercían –con lo que la cifra total de periodistas asesinados por este motivo asciende a 787 desde 2005–. En los otros casos se sospecha que su oficio pudo ser la causa. A esta cifra hay que agregar 27 periodistas ciudadanos y 7 colaboradores de medios de comunicación asesinados. Esta preocupante situación puede atribuirse a la violencia ejercida de forma deliberada contra los periodistas y muestra el fracaso de las iniciativas para protegerlos.

Entre los países más mortíferos para los periodistas en 2015 un país europeo, Francia, se encuentra en tercer lugar, después de Siria e Irak. El ataque perpetrado en enero contra Charlie Hebdo contribuyó a que la tendencia de 2014 se invirtiera. Ese año dos tercios de los casos de reporteros asesinados en el mundo se registraron en zonas de conflicto. En 2015, por el contrario, dos tercios de los periodistas asesinados perdieron la vida en países que se dice están “en paz”. El Balance es objeto de un informe completo que puede consultarse aquí.

“Es imperativo establecer un mecanismo concreto para que se aplique la legislación internacional en lo relativo a la protección de periodistas”, señaló Christophe Deloire, Secretario General de nuestra organización. "Hoy en día grupos no estatales perpetran ataques dirigidos contra ellos, mientras que numerosos Estados no cumplen con sus obligaciones. Los asesinatos de estos 110 reporteros deben suscitar reacciones a la altura de la situación de urgencia: debe nombrarse lo antes posible a un representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la protección de periodistas”.

En el Informe anual sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, publicado el 6 de agosto de 2015, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, afirmó: “Me preocupa mucho que no se logre reducir la frecuencia y la magnitud de la violencia dirigida contra los periodistas, así como la impunidad casi absoluta de ese tipo de crímenes”. Como respuesta a la persistencia y la diversidad de los peligros que enfrentan los periodistas, RSF publicó el 15 de diciembre de 2015, en colaboración con la UNESCO, una edición completamente revisada y corregida de su Guía práctica de seguridad de los periodistas.

El Balance anual de los ataques contra periodistas, creado hace 20 años por RSF, se basa en datos precisos, recabados gracias al trabajo de vigilancia de RSF. El "Comité para la Protección de los Periodistas" (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, publicó su Balance el mismo día.

Balance de RSF 2015: 54 periodistas secuestrados en el mundo

Reporteros sin Fronteras (RSF) publica el martes 15 de diciembre su Balance anual de periodistas secuestrados, desaparecidos y detenidos en el mundo.

Según cifras del Balance de RSF, 54 periodistas profesionales –entre ellos una mujer– se encuentran secuestrados actualmente en el mundo, lo que representa un alza de 35% respecto a 2014. No es una sorpresa: Siria es el país en donde el número de periodistas que están en manos de grupos no estatales es mayor (26). Tan sólo el grupo Estado Islámico retiene a 18 de ellos, principalmente en Siria e Irak.

"En ciertas zonas de conflicto se ha desarrollado una verdadera industria de rehenes", señaló Christophe Deloire, Secretario General de RSF. "No podemos sino alarmarnos por el aumento del número de reporteros que se encuentran secuestrados en el mundo en 2015. Este fenómeno está relacionado sobre todo con la explosión de los secuestros de periodistas en Yemen: en 2015, 33 periodistas fueron secuestrados en este país por milicias hutíes y Al Qaeda –frente a los 2 casos que se registraron en 2014–; 13 aún se encuentran como rehenes", añadió.

En cambio, el número de periodistas que actualmente se encuentran encarcelados (153) disminuyó respecto al año pasado (-14%). A esta cifra hay que sumarle 161 periodistas- ciudadanos y 14 colaboradores de medios de comunicación. China sigue siendo la mayor prisión del mundo para los periodistas. Le sigue Egipto, donde hoy en día 22 profesionales de los medios de comunicación están tras las rejas.

En 2015 ocho periodistas desaparecieron. Los periodistas desaparecen sobre todo en las zonas de conflicto, donde a la inestabilidad del lugar se suma la dificultad de llevar a cabo investigaciones para encontrarlos –cuando se realizan investigaciones–. Libia, donde cada vez es más difícil obtener información confiable, es el país más afectado por ello. Este año desaparecieron allí cuatro periodistas libios y un camarógrafo egipcio del canal privado Barqa TV. Frente a la magnitud y la diversidad de los peligros que enfrenta el gremio periodístico, RSF decidió publicar una edición completamente revisada y corregida de su Guía práctica de seguridad de los periodistas, en colaboración con la UNESCO, dirigida a los reporteros que van a trabajar a zonas peligrosas. Esta guía ofrece numerosos consejos prácticos para sortear los peligros en el lugar de los hechos e insiste en la importancia de una buena preparación antes de emprender el viaje. Este manual de seguridad se encuentra disponible tanto en versión impresa como en línea, en francés, inglés, español y árabe.

Reporteros sin Frontera / México

México es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas; las amenazas y los asesinatos a manos del crimen organizado –incluso de las autoridades corruptas– son cosa de todos los días. Este clima de miedo, junto con la impunidad que prevalece, genera autocensura, perjudicial para la libertad de información.

La elección de Enrique Peña Nieto a la presidencia de México en 2012 –que marcó el retorno al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y puso fin a la ofensiva federal emprendida bajo la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012) – no cambió en nada la situación de la libertad de información en el país.

México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas. En la última década han sido asesinados más de 80 periodistas y 17 han desaparecido. Asimismo, ciertos medios de comunicación frecuentemente son blanco de ataques armados y de amenazas, en especial en el norte del país. ¿Quiénes están detrás de estas intimidaciones? Los cárteles de la droga, que se preocupan por hacer callar a los periodistas y blogueros que informan sobre las actividades del crimen organizado y la violencia ligada a ellas.

Las intimidaciones también provienen de las autoridades federales y estatales. A inicios del año 2013, en San Luis Potosí, varios periodistas del diario Pulso fueron víctimas de una “campaña de odio anónimo” en las redes sociales, atribuida al Gobierno del Estado, tras la publicación de textos “incómodos” para el gobierno. A las intimidaciones, se suma el hecho de que en 2013 el gobierno federal habría establecido un acuerdo con algunos gobiernos estatales para que no se divulgue información sobre hechos de violencia, con el objetivo de reducir el sentimiento de inseguridad general.

La impunidad sigue siendo la regla en la inmensa mayoría de los casos de asesinato y de desapariciones. Las investigaciones con frecuencia se cierran de prisa o se frenan debido a la lentitud burocrática. La impunidad también se explica por la colusión entre el crimen organizado y las autoridades políticas y administrativas –a menudo corruptas y en las que incluso se han infiltrado los cárteles– a todos los niveles.

Este clima de violencia e impunidad ha obligado a numerosos periodistas a exiliarse para huir de las amenazas que enfrentan ellos y, con frecuencia, sus familias. Numerosos medios de comunicación han renunciado a abordar el tema del narcotráfico por temor a represalias violentas, de allí un clima de autocensura perjudicial para la libertad de información. Las redes sociales se han convertido en ocasiones en las únicas fuentes de información sobre los estragos ligados a los cárteles de la droga, que no dudan en tomar como blanco a los blogueros que intentan romper la espiral de silencio.

En el plano jurídico, en febrero de 2006 se creó la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Contra la Libertad de Expresión. Desde entonces, su trabajo sólo ha dado como resultado una condena. En 2012 el Senado de la República aprobó una reforma constitucional que permitía a las autoridades federales atraer bajo su jurisdicción los crímenes y delitos que atentan contra la libertad de informar o el ejercicio del periodismo. Esta reforma permitió la creación del Mecanismo para la Protección de Periodistas y de defensores de los derechos humanos, que sigue siendo criticado por sus deficiencias.

¿Uno de los raros avances? La despenalización de los delitos de prensa a nivel federal, promulgada en 2007.

Finalmente, existen lazos muy fuertes entre las autoridades y los medios de comunicación que son perjudiciales para la independencia y la transparencia de estos últimos. El paisaje mediático mexicano también se caracteriza por su falta de pluralismo, ya que Televisa y TV-Azteca poseen 90% de las concesiones de televisión abierta (gratuita) y de paga. Respecto a las numerosas radios comunitarias, a menudo siguen careciendo de una frecuencia legal (licencia para transmitir) y sufren persecuciones. (Ficha reactualizada en junio de 2013)

Reporteros
Sin Frontera / Paris, Francia
Martes 29 de diciembre de 2015.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter