Monsanto reclutó a académicos para defender modificaciones genéticas

Monsanto lleva años canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora está echando mano de los académicos.  (The New York Times) Monsanto lleva años canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora está echando mano de los académicos. (The New York Times)

El debate sobre los alimentos biodiseñados ha alcanzado el nivel de una multimillonaria guerra en la industria alimentaria.

Washington.- En Monsanto, las ventas de semillas genéticamente modificadas estuvieron aumentando en forma sostenida. Pero a los ejecutivos de la empresa con matriz en St. Louis en secreto les preocupaban los ataques contra la seguridad de sus productos.

Por lo tanto Monsanto, la mayor compañía de semillas en el mundo, y sus socios de la industria reorganizaron su estrategia de cabildeo y relaciones públicas con el fin de hacer hincapié en un depurado grupo de activistas: los académicos, traídos debido al brillo de la imparcialidad y el peso de la autoridad implícitos en el currículum de un profesor universitario.

“Los maestros/investigadores/científicos poseen un amplia reputación universitaria en este debate y con apoyo en sus estados, desde el de políticos hasta el de productores”, dijo mediante e-mail dirigido a un profesor de la Universidad de Florida Bill Mashek, vicepresidente de Ketchum, empresa de relaciones públicas contratada por la industria de la biotecnología. “¡Manténganla a la vista!”

Y la industria lo ha hecho.

Las corporaciones llevan décadas canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora el debate sobre los alimentos biodiseñados ha alcanzado el nivel de una multimillonaria guerra en la industria alimentaria. Compañías como Monsanto están enfrentándose a empresas orgánicas grandes como Stonyfield Farm, el fabricante de yogurt, y ambos bandos han reclutado agresivamente investigadores académicos, según evidencian e-mails obtenidos mediante la ley de transparencia.

Los mensajes electrónicos arrojan una rara luz sobre la estrategia y las tácticas de una campaña de cabildeo que ha transformado en poderosos actores a las élites de las universidades de prestigio. El hecho de que ambos bandos recurran a científicos de terceras partes, y a sus supuestamente estudios imparciales, contribuye a explicar la razón de que el público estadounidense con frecuencia se halle confuso al procesar la información contradictoria.

La presión se ha intensificado ahora que el Senado se prepara a fin de abordar este otoño iniciativas respaldadas por la industria que el Congreso ya aprobó y que prohibirían a los estados adoptar leyes que exijan dar a conocer los alimentos producidos con ingredientes genéticamente modificados.

Los esfuerzos han contribuido a producir importantes frutos, incluyendo la aprobación que reguladores federales dieron a semillas genéticamente modificadas luego de que expertos académicos intervinieran a favor de la industria ante el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, muestran los e-mails.

Charla Lord, portavoz de Monsanto, señaló que la asociación que desde hace largo tiempo la compañía sostiene con miembros del mundo académico contribuyó a desmitificar a la ciencia.

“Para los académicos constituye un asunto de interés público participar con credibilidad, no sólo ante los consumidores sino también con actores como legisladores y reguladores”, dijo.

The New York Times
Eric Lipton
Washington, DC. EU
Lunes 7 de septiembre 2015.

Monsanto lleva años canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora está echando mano de los académicos.  (The New York Times)

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter